Page 9

Por Edwin Vázquez

La Mujer Misteriosa en la Historia del Pueblo de Dios

C

omo extranjeros sometidos a los cananeos, Jeber y su esposa le temían a Sísara y su poderoso ejército tanto como los propios israelitas. En la batalla los israelitas salieron por la puerta ancha y Sísara tuvo que saltar de su carro y huir a pies. Que irónico que este hombre que tanto hizo gala de sus grandes carros de ataque ahora corría en sus propios talones. En su huída el general se refugia en la tienda de Jael después que había corrido un rato en su escapada tras ser perseguido por los israelitas.

Jael sabía que Sísara representaba una grave amenaza, así que se valió de toda su astucia para atraparlo y darle muerte. Luego de entrar a la carpa de Jael ésta le dio de beber y le cubrió, pero le aguardaba una gran sorpresa. Acto seguido el comandante cananeo le replicó Jael que si alguien preguntaba ella mintiera respecto a él. Uyyyy, pero Jael violó la leyes de hospitalidad de su pueblo, las cuales requerían de ella protegiese a un huésped. Sísara dormía como un bebé, entonces Jael como nómada que era, había plantado su tienda en infinidad de ocasiones sabía como manejar un mazo y hundir un clavo en la tierra, en esta ocasión lo hizo en la sien del comandante (Jueces 4:21) propinándole la muerte.

COMENTARIO Las escrituras no presenta a Jael como una mujer mala, el canto de alabanza de Débora la describe como heroína (Jueces 5:24-27). Aunque la escritura no hace comentarios sobre la moralidad personal de Jael, las palabras de Débora aprueban la salvación que ella produjo para una nación. Sin duda, debemos suponer que Dios de alguna manera obró en esta mujer, por que Jael de repente se volvió tan despiadada, solamente podemos suponer que por medio de ella, Dios cumplió la profecía de Débora ante el dudoso general Barac. (Jueces 4:9). Puede que pensemos en los pensamientos y los actos de Jael y nos preguntamos qué dice Dios por medio de ella. Pero cuando miramos el cuadro general, podemos estar seguros de que Dios, tenía el control, protegiendo a su pueblo. Fuera Jael una israelita que se casó con un incrédulo o fuera una extraña para Dios, se convirtió en parte del plan de El. Al igual que Dios actuó para el bien de Israel en el Antiguo Testamento, lo hace también por nosotros en la actualidad.

A pesar de lo ajena y peligrosa que sea nuestra posición, podemos estar seguros de que Dios no nos abandonará jamás. TESOROS EN VASOS DE BARRO 9 Cuando somos íntegros y obedecemos El puede utilizar incluso a una Jael para traer la bendición a nuestra vida, siempre que nos confiamos por completo en manos de El, estamos seguros.

"Mujeres de la Biblia" TESOROS EN VASOS DE BARRO  

Revista Cristiana ONLINE

"Mujeres de la Biblia" TESOROS EN VASOS DE BARRO  

Revista Cristiana ONLINE

Advertisement