Issuu on Google+

SANTA ROSA DE LIMA Santa Rosa de Lima nació el 30 de abril de 1586 en la ciudad de Lima. Su nombre original fue Isabel Flores de Oliva. Era una de los trece hijos de don Gaspar Flores, natural de San Juan de Puerto Rico, con la limeña María de Oliva.


En compañía de sus hermanos, la niña Rosa se trasladó al pueblo serrano de Quives. Allí fue confirmada en 1597 por el Arzobispo de Lima, Santo Toribio Alonso de Mogrovejo, quien efectuaba una visita pastoral.


Santa Rosita se dedicó a cuidar a los enfermos y a los pobres. Para ello recurría siempre a Jesús a quien llamaba “mi Doctorcito” pero sus padres no comprendían y la reprendían por eso.


Santa Rosita se dedicaba a la costura para ayudar a su familia porque eran pobres.

En su casa construy贸 con sus propias manos, una ermita donde pasaba mucho tiempo en oraci贸n con Jes煤s nuestro Se帽or.


Nadie se había dado cuenta de que Santa Rosita se había puesto una corona de espinas en su cabeza.

Ella lo hizo porque sabía lo mucho que sufrió Jesús cuando lo crucificaron y ella quería compartir su sufrimiento y ofrecerlo por tanta gente que ofende a Dios con el pecado.


Su papá quería casarla con un hombre rico pero ella había decidido amar y servir solo a Dios para siempre. Un día que entró a la Iglesia de Santo Domingo, se acercó a una imagen de la Virgen con el niño Jesús. De pronto, el Divino Niño le dijo: “ Rosa de mi corazón, sé mi esposa”.


Cada 30 de agosto, miles de personas van a su casa para pedirle favores. Escriben una cartita y la arrojan en el pozo donde ella arroj贸 una vez la llave de la cadena que se puso a la cintura como muestra de que solo quer铆a amar, servir y pertenecer a Dios.


Gloriosa Santa Rosa de Lima, tú que supiste lo que es amar a Jesús con un corazón tan bueno y generoso, enséñanos tus grandes virtudes. Guíanos para seguir tu ejemplo, y podamos gozar de tu protección en la tierra y de tu compañía en el cielo. Amén.


Santa Rosa