Issuu on Google+

Animación

vocacional

Animación Vocacional SUBSIDIO VOCACIONAL PARA LAS COMUN I DADES

ABRIL DE SALESIANOS E HIJAS DE MARÍA AUXIL IADORA

2010 1.- Ambientación El tiempo pascual nos habla de resurrección, de vida, de proyectos, de nuevas metas y retos. El tiempo pascual nos invita a abrir los ojos para comprobar cuán grande es la bondad del Dios de la Vida. En esta celebración, a la vez que pedimos al Señor obreros para su mies, queremos abrir los ojos a nuestro mundo, a nuestra realidad; para, renacidos en la noche de Pascua, renovar nuestra fidelidad vocacional.

2.- Audición: “Abre los ojos” (Nico) Cerré Cerré Cerré Cerré

los ojos, no te vi, y no te sentí. los ojos, me perdí en la soledad los ojos y mi corazón dejó de latir, los ojos, me adentré en la confusión.

Abrí los ojos, renací, y te encontré Abrí los ojos y te vi y me puse a andar Dejé los miedos a luchar, mi pasividad. Y ahora no hay nada ajeno a mi, todo habla d e ti. DECID I MIRAR LA REALIDAD Y NO DEJARME LLEVAR POR LOS FALSOS DIOSES DE LA GRA N CIUDAD DECID I CAMBIAR LA REALIDAD, Y NO ME DEJÉ ARRASTRAR POR AQUELLOS QUE MANTIE NEN LAS COSAS COMO ESTÁN... Y TE DIGO: ¡ABRE LOS OJOS, TIENDE TU MANO! ¡ABRE LOS OJOS A LA REALI DAD (BI S)...

¡A TU REALI DAD! Fuimos saliendo del guión, de esa “gran verd ad” que nos recuerda que “triunfar” es mirar por ti, que los demás están de más, a no ser que esté


Animación n a nuestros pies, para servir, usar y tirar. Nos empeñamos en cambiar lo que no anda bien nos implicamos más y más... ya no hay march a atrás. y aunque no es fácil navegar siempre a contra mar quien nos empuja fue capaz de andar sobre e l mar. DECID I MIRAR LA REALIDAD…

vocacional

Y TE DIGO: ¡ABRE LOS OJOS, TIENDE TU MANO! ¡ABRE LOS OJOS A LA REALIDAD! ABRE LOS OJOS ¡CRISTO HA VENCID O! ALZA TUS MANOS ¡ALELUYA! ABRE LOS OJOS ¡HA RESUCITADO! ¡TIENDE TUS MANOS A LA REALIDA D... ¡A TU REALI DAD.

3.- Lectura del Nuevo Testamento (Mc 10,46-52) Saliendo Jesús de Jericó, acompañado de sus discípulos y de una gran muchedumbre, el hijo de Timeo (Bartimeo), un mendigo ciego, estaba sentado junto al camino. Al enterarse de que era Jesús de Nazaret, se puso a gritar: «¡Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí!». Muchos le increpaban para que se callara. Pero él gritaba mucho más: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!». Jesús se detuvo y dijo: «Llamadle». Llamaron al ciego, diciéndole: «¡Ánimo, levántate! El Señor te llama». Y él, arrojando su manto, dio un brinco y vino donde Jesús. Jesús, dirigiéndose a él, le dijo: «¿Qué quieres que haga?». El ciego le dijo: «Rabbuní, ¡que vea!». Jesús le dijo: «Vete, tu fe te ha salvado». Y al instante, recobró la vista y le seguía por el camino.

4.- Reflexión evangélica -

Jesús está de salida de Jericó para iniciar el último tramo de su recorrido hacia Jerusalén. Además de sus discípulos hay una gran multitud, seguramente con la expectativa de lo que va a suceder en Jerusalén.

-

Pero todo se interrumpe con la presencia de Bartimeo (que traducido puede venir a significar el hijo del honrado o apreciado), quien es descrito con tres características: mendigo, ciego y ubicado junto al camino (no en el camino), lo que contradictoriamente lo hace un despreciado. El que para Dios es el hijo apreciado, es el despreciado para la sociedad. Al ser mendigo es un dependiente de los demás, no tiene autonomía, no ha podido desarrollarse como persona. Al ser ciego es considerado un pecador. Y al estar junto al camino es un excluido.

-

Sin embargo, Jesús se detiene junto al camino. El Dios compasivo y misericordioso nunca es sordo al clamor de su pueblo. Al Jesús detenerse todo se detiene. El que estaba a la vera del camino es invitado por Jesús para que ponga en el camino. Jesús no lo llama directamente sino que busca una mediación, por eso le dice probablemente a alguno de sus discípulos que lo llamen.

-

La pregunta de Jesús “¿qué quieres que haga por ti?” es la misma que había hecho a los hijos de Zebedeo en el texto anterior (Mc 10,36). Mientras los Hijos de Zebedeo le pedían poder (sentarse a la derecha y a la izquierda), el ciego sólo le va a pedir que vea, es decir, que pueda dejar de ser dependiente (mendigo) y pueda ser autónomo, que deje de ser considerado un pecador (ciego) y pueda ser un hombre nuevo y que deje de ser excluido (junto al camino) para estar en el corazón del camino, que es Jesús.

-

Jesús le dice “vete, tu fe te ha salvado”. El milagro no se presenta como un hecho espectacular, sino como el fruto de un proceso de reconocimiento entre Jesús y el ciego. Jesús ha reconocido la fe del ciego y el ciego ha reconocido a Jesús como el Hijo de Dios. El ciego entonces recobra la vista por su esfuerzo (fe) y por la misericordia de Jesús. Los milagros siempre dependen de nosotros.

-

Después de recobrar la vista Bartimeo siguió a Jesús por el camino. El mendigo, ciego y excluido a la vera del camino, ahora está en el camino, pero no en cualquier camino, sino en aquél que sigue las huellas de Jesús.


Animación

vocacional

5.- Testimonio vocacional: “Abrir los ojos a los más necesitados”. Mikel es un antiguo alumno de la Casa salesiana de Deusto, en Bilbao. Es Ingeniero y en las últimas semanas ha viajado a Kenia como voluntario con la intención de trabajar en un orfanato con niños de la calle. Sus vivencias y su reflexión nos pueden ayudar a entender que “abrir los ojos” es mucho más que mirar con atención. “Abrir los ojos” es, para nosotros consagrados, amar con decisión y generosidad. Hola a todos de nuevo desde tierras keniatas. El tiempo pasa deprisa aquí, y ya hace más de diez días desde que llegamos. He tenido que hacer las cuentas y es que aquí la vida va a otro ritmo. Me he acostumbrado a no llevar reloj, como debe ser en vacaciones, y a hacer las cosas sin prisas, dedicando el tiempo que es necesario en cada instante, y lo demás, ya se verá. Y es que ya lo dice la canción: “no siempre lo urgente es lo importante”. En este tiempo, hemos tenido la posibilidad de conocer muchas cosas nuevas. Parecemos niños descubriendo el mundo por primera vez: olemos las plantas y flores que nunca hemos visto, saboreamos cualquier comida con el interés de la primera vez, y descubrimos las historias que hay detrás de cada persona que se cruza en nuestro camino. Cada día trae nuevas experiencias, que tratamos de capturar para siempre. Una vez en Nanyuki, conocimos a la familia con que nos alojamos. Rose es nuestra segunda madre, nuestra madre africana. Ella, que dirige la escuela primaria de Nanyuki y el proyecto Toto Care, nos cuida con mimo y esmero, mostrándonos cuanto hay que aprender y conocer, explicándonos con paciencia y haciéndonos sentir en casa a miles de kilómetros de nuestros hogares. La escuela es un pequeño conjunto de casitas de madera con un suelo inestable lleno de agujeros y tablones sueltos, un techo ondulado de metal, que imposibilita las clases cuando llueve, sin luz ni agua, más allá del cercano río. Tiene una pequeña biblioteca, que sirve de recepción para las visitas, y donde cuelgan algunas fotos que han sufrido el paso del tiempo. En el centro, una zona verde con algunos árboles y flores, donde la hierba tiene dificultades para crecer: en parte por las lluvias intermitentes, en parte por las pisadas de los niños que juegan. Los niños varían en edad desde los 3 años a los 14. El primer día, nos presentan a los niños más pequeños. En sus uniformes rojos, ajados por el paso del tiempo, nos reciben sonriendo, juegan con nosotros, cantan y saltan. Corren a nuestro alrededor, sorprendidos por las evidentes diferencias, hasta agotarnos. Sus fuentes de energía son mucho más profundas que las nuestras, y pronto necesitamos un descanso. Sus grandes ojos, con un cristalino fondo blanco, y sus sonrisas son impagables. Está claro que nos dan más de lo que reciben de nosotros. Cada uno de estos chicos y chicas tienen una historia, un pasado y un presente fuera de la escuela, a menudo desolador. El proyecto Toto Care, que comenzó como una escuela privada, se ha convertido con el tiempo en un lugar que recoge a los niños sin familia, o en condiciones terriblemente difíciles, que no pueden pagar los estudios, único vehículo que puede sacarles un día de la miseria en que se encuentran. Son los hijos de padres aniquilados por el Sida, niños abandonados a su suerte, o niños de familias en la extrema pobreza. Pero nada de eso puede adivinarse en su mirada. Sólo una mirada realista y compasiva, una mirada de fe, puede entender en profundidad su auténtica situación existencial, su necesidad de Dios y de sentido. Mikel Clérigo

6.- Oración universal Dios nos sigue pidiendo que abramos los ojos a la realidad, a las necesidades de nuestro mundo, de la gente que comparte camino con nosotros, de nuestros hermanos de comunidad, de nuestros


Animación

vocacional

jóvenes y destinatarios. Sólo una mirada de fe nos ayudará a “ver de corazón”, como Bartimeo, como Mikel, como Don Bosco, como Maín… La Pascua llena de esperanza nuestro mirar y nos anima a orar al Señor por el bien de su Iglesia.

-

Por la Iglesia, para que siga extendiendo el Reino de Dios entre todos los hombres. ROGUEMOS AL SEÑOR.

-

Por todos los Salesianos y Salesianas del mundo, para que vivamos con gozo y alegría nuestra vocación de entrega al Señor, abriendo nuestros ojos a los jóvenes más necesitados. ROGUEMOS AL SEÑOR

-

Por toda la Familia Salesiana, para que viva con alegría su compromiso salesiano y sea ejemplo de vida cristiana para otros hombres y mujeres, jóvenes y niños. ROGUEMOS AL SEÑOR

-

Por aquellos jóvenes que sienten una especial simpatía y admiración por la vocación salesiana. Que el Señor los ilumine y los acompañe, a través de adecuadas mediaciones, en su camino de discernimiento vocacional. ROGUEMOS AL SEÑOR

7.- Padre nuestro 8.- Oración final: “Una mirada de fe, una mirada comprometida”. Jesús, no tienes manos. Tienes sólo nuestras manos para construir un mundo donde habite la justicia. Jesús, no tienes pies. Tienes sólo nuestros pies para poner en marcha la libertad y el amor.

Jesús, no tienes labios. Tienes sólo nuestros labios para anunciar por el mundo la Buena Noticia. Jesús, no tienes medios. Tienes sólo nuestra acción para lograr que todos los hombres seamos hermanos.

Jesús, nosotros somos tu Evangelio, el único Evangelio que la gente puede leer, si nuestras vidas son obras y palabras eficaces.


Oración de Animación Vocacional - ABRIL 2010