Issuu on Google+

CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

TEMAS DE DESARROLLO DEL CARÁCTER PROPIO


TEMAS DE DESARROLLO DEL CARÁCTER PROPIO

II

CRITERIOS BÁSICOS DE LA ESCUELA LASALIANA ANTE EL PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL Comisión Regional de Pastoral - ARLEP

La

Salle


©

Comisión Regional de Pastoral La Salle – ARLEP* Criterios básicos de la Escuela Lasaliana ante el Pluralismo Religioso-Cultural Temas de desarrollo del Carácter Propio Comisión Regional de Educación La Salle – ARLEP Comisión Regional de Pastoral La Salle – ARLEP

©

ARLEP, 2006 Marqués de Mondéjar, 32. 28028 Madrid

Primera edición: febrero 2006

(*) Componentes: Olimpio García, José Ángel Arrizabalaga, Francesc Closa, Alejandro Pérez, Luis Octavio Solano, Paco Chiva, Fernando González, Eduardo Blasco, Javi Núñez, Jorge Meneses, Nano Pardo, Josep Guiteras, José Ángel Múgica.


CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

CRITERIOS BÁSICOS DE LA ESCUELA LASALIANA ANTE EL PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL1

A menudo, hay quien interpreta determinadas dificultades de convivencia con las minorías étnicas como algo vivido desde un punto de vista estrictamente cultural y religioso, en un supuesto distanciamiento fruto de las diferentes maneras de ser y de vivir. Se tiende a hacer un análisis simplista de la realidad y a construir categorías de personas sin tener en cuenta para nada algo que es esencial: las experiencias individuales y todo aquello que el emigrado puede compartir con el resto de la población. 1

Este documento no pretende dar respuesta a las diferentes realidades culturales de nuestra sociedad. No es tampoco una definición de la escuela La Salle frente a las realidades culturales o religiosas. Se trata de un documento que pretende dar orientaciones sobre el modo de pensar y actuar de la escuela La Salle ante la pluralidad religiosa y las expresiones culturales derivadas de ella.

5


CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

Nosotros, como creyentes y educadores lasalianos, estamos llamados a afrontar el reto de una educación para el diálogo y la convivencia. ¿Cómo podemos los educadores cristianos buscar medios para el diálogo que “lleguen” y ayuden a nuestros alumnos, de tradiciones culturales y religiosas diferentes o no creyentes, a conocerse, a hablarse y a construir paz y convivencia en la escuela lasaliana, la familia y la sociedad en general? El tema del pluralismo religioso-cultural, así como su principal lugar de encuentro como es la inmigración, es una realidad nueva que debe afrontarse desde el ámbito educativo, entre otros. Esta realidad no se puede abordar de modo improvisado, sino con la formación que requiere la relación con personas de diversas religiones2. El nuevo contexto multirreligioso que divisamos en un futuro próximo requiere un cambio de mentalidad en los educadores y un nuevo compromiso de la escuela La Salle. Este documento pretende ofrecer unas líneas de pensamiento y trazar unas orientaciones ante esta nueva realidad multirreligiosa. Creemos que la dinámica propia de la escuela lasaliana puede responder y ofrecer criterios básicos que ayuden a vivir y convivir en medio de una realidad cada vez más multirreligiosa. De hecho, como se anuncia en el 43º Capítulo General de los Hermanos de las Escuelas Cristianas “el carisma lasaliano se vive ya en el contexto de las sociedades pluriculturales y multirreligiosas” porque “los jóvenes de todas las culturas y tradiciones religiosas tienen el derecho y la libertad de vivir el carisma lasaliano y beneficiarse de ello” (43º Cap. Gral. II Evangelización, constatación 6). Será así como la escuela lasaliana podrá ayudar y hacer una aportación que incida en una verdadera sociedad interreli2

Con las palabras “religiones, confesiones o realidades creyentes” nos referimos siempre en el Documento a las confesiones y/o religiones que tienen establecido un acuerdo con el Estado, y por tanto, tienen un currículo propio.

6


CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

giosa, donde la desigualdad de oportunidades no sea una realidad entre las personas que pertenezcan a alguna minoría étnica. A la luz, pues, del propio 43º Capítulo General y del Carácter Propio de los Centros La Salle, nuestra escuela está llamada a comprometerse en el diálogo que supone, ante todo, ser testigos más que gestores de la propia fe y estar abiertos a otras realidades creyentes, aunque no sean cristianas, aceptando una diversidad real existente de sistemas culturales y religiosos. Este deseo ha sido expresado con claridad en la Recomendación 13 del 43º Capítulo General, en la que se afirma que “el Hermano Superior General y su Consejo incluyan, entre sus prioridades, la promoción de la misión lasaliana en las sociedades multirreligiosas”. La escuela La Salle es consciente de que la apertura a nuevas culturas y religiones plantea, en general, serios retos a la Iglesia y, en particular, a nuestra escuela. No obstante, también defiende el principio de que “la escuela es un lugar de encuentro en el cual el niño es el centro, cualquiera que sea su religión. Continúa siendo un lugar para la educación humana y religiosa” (43º Cap. Gral. Presencia lasaliana en las sociedades multirreligiosas, Orientación 2). He aquí algunos de los desafíos para la Educación Cristiana en un mundo multirreligioso, con diversas manifestaciones culturales, y las orientaciones y respuestas que la escuela puede ofrecer:

7


CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

1. EL DESAFÍO DE LA PROPIA IDENTIDAD

Al abordar el tema de la educación interreligiosa tenemos presente que no se trata de educar para una vivencia parcial de la propia religión, como si fuera necesario “ceder terreno” de la propia vivencia religiosa para facilitar el encuentro interreligioso. Nada de eso. Cada creyente debe tender a vivir en plenitud su propia fe religiosa. El reto será el encuentro y la convivencia con otras confesiones, mientras se impulsa la vivencia de la propia identidad religiosa. Ese es el sentido que encontramos en este texto eclesial: “El judaísmo, el cristianismo y el islam son las tres grandes religiones monoteístas que profesan su fe en el Dios único: sus respectivas Escrituras (la Torá o la Ley para los judíos, el Evangelio para los cristianos y el Corán para los musulmanes) se fundamentan en Dios; el mensaje que proclaman tiene una misión universal (Dt 7,7-8; Mt 28,19; Corán 6,19) que ha de realizar el judío (observando las normas y preceptos), el cristiano (anunciando

8


CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

el evangelio) y el musulmán (recitando la revelación coránica). Junto a las tres religiones monoteístas existen otras (los sistemas religiosos asiáticos del budismo o del hinduismo, y las religiones africanas y americanas que carecen de revelación escrita). La actitud de la Iglesia católica hacia todas las religiones es de sincero respeto y pide a los cristianos diálogo y colaboración con otros creyentes (NA 2), porque todos tienen igual dignidad de donde brotan los mismos derechos.” (CEE, Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales). La escuela La Salle tiene por misión la educación humana y cristiana de niños y jóvenes, preferentemente los pobres. Por tanto, su Proyecto Educativo está encaminado a realizar tal misión y los valores cristianos inspiran la enseñanza de todas las áreas y el conjunto de la acción educativa. “Todo Centro La Salle fundamenta su acción educativa en la concepción cristiana de la persona y del mundo; participa de la misión evangelizadora de la Iglesia Católica” (Carácter Propio 1, 1). Ante las nuevas realidades multirreligiosas será necesario que nuestra escuela encuentre el punto de equilibrio entre su identidad cristiana y la integración de los alumnos de otras religiones. Esta integración no depende solo de la voluntad de adaptación de las minorías étnicas. No es solo a ellos a quien les corresponde el trabajo de la integración, sino que la escuela La Salle debe asumir, desde su propia identidad, el desafío y la responsabilidad de crear las condiciones indispensables para facilitar, a partir de lo que ella es, esta integración y entendiendo que no existe ninguna legitimidad moral para exigir la sumisión como condición a su reconocimiento. Se trata, pues, de reconciliar el reconocimiento de lo interreligioso y sus manifestaciones culturales con la propuesta explícita del sentido cristiano del hombre y de la historia. Al manifestar con claridad la propia identidad se consigue ser más receptivo a las diferencias.

9


CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

La escuela La Salle presenta con claridad su Proyecto de educación humana y cristiana a los padres que soliciten el ingreso de sus hijos en el Centro.

La escuela La Salle oferta la Enseñanza de la Religión Católica a todos los alumnos. No obstante, se preocupa también de que los alumnos de otras confesiones religiosas tengan una adecuada enseñanza religiosa, de acuerdo con el marco legal educativo establecido por el Estado o en su defecto, por las Comunidades Autónomas que tengan competencias propias en este asunto.

La escuela La Salle, atendiendo a su carácter propio, promueve actividades para la formación humana y cristiana de sus alumnos, dentro del horario escolar, respetando e integrando la experiencia religiosa de otras religiones.

La escuela La Salle propone una metodología específica para potenciar, por un lado, el reencuentro con las raíces de la propia identidad cristiana, y por otro, el acercamiento a otras tradiciones religiosas presentes en nuestra sociedad.

CUESTIONES • Ante el fenómeno de la multirreligiosidad, ¿qué ha de tener en cuenta la escuela La Salle al presentar el carácter cristiano del Centro? • Al integrar a alumnos de otras religiones, ¿qué influencia puede tener este hecho en la educación cristiana que ofrece el Centro?

10


CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

2. EL DESAFÍO DE LA APERTURA Y EL DIÁLOGO INTERRELIGIOSO

Una vez más, un texto de la Iglesia Católica invita al diálogo interreligioso como paso previo a toda convivencia y a un encuentro en profundidad con las peculiaridades de cada religión: “El diálogo interreligioso, a diferencia del diálogo ecuménico que persigue como meta la unidad de los cristianos, es un medio de acercamiento de los creyentes, quienes tratan, desde el convencimiento de sus propias creencias y sin persuadir al interlocutor para que cambie de idea o creencia religiosa, de enriquecerse con los valores existentes en otras religiones, y de estimularse en una colaboración conjunta sobre temas que afectan a toda la humanidad. El diálogo interreligioso no es una táctica para alcanzar una única religión, ni trata de defender o confrontar apologéticamente un determinado credo. Si no existe el diálogo interreligioso, no tardará en aparecer el fundamentalismo, que es la mayor negación de la libertad religiosa.” (CEE, Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales).

11


CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

A la luz de la premisa anterior, y como se afirma en el Carácter Propio de los Centros La Salle, “la escuela La Salle se ofrece como alternativa educativa, respetuosa de las convicciones personales; expresa su compromiso por la integración social de las personas de diferentes culturas y religiones que acuden a sus aulas” (Carácter Propio, 1.3). Entendiendo que hace falta algo más que convicciones, la escuela La Salle insta a aplicar una pedagogía de la diferencia y responder a la pregunta: ¿Cómo afrontar el reto de una educación intercultural e interreligiosa? La escuela La Salle quiere vivir la pluralidad como una riqueza y las diferencias, como puentes a cruzar para el encuentro; vivir las divergencias como ocasiones para el debate y el diálogo sereno, objetivo y respetuoso; maravillarse de la parte de Misterio que cada miembro de la comunidad educativa contiene; y abrirnos para ser capaces de descubrir nuestra propia riqueza y ofrecerla a los demás. No podemos obviar que la escuela es un espacio socializador que da legitimidad a las relaciones interculturales e interreligiosas, ya que esta posibilita el intercambio y el contacto desde un plano de igualdad y de mutua colaboración. La escuela La Salle está convencida de que la diversidad de orígenes culturales y religiosos no ha de ser vivida como un problema sino como una oportunidad para educar en determinados valores, y que una educación interreligiosa no ha de ser planteada solo cuando su propia realidad así lo reclama.Toda la escuela lasaliana se plantea estrategias para transmitir valores inherentes a la educación interreligiosa desde la igualdad y potencia actividades que favorezcan la formación de identidades abiertas y flexibles con un tratamiento transversal que implica a toda la comunidad educativa.

12


CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

La escuela La Salle cree que el diálogo interreligioso no es sólo un diálogo entre religiones, sino un diálogo entre personas. El núcleo de toda educación interreligiosa en la escuela lasaliana ha de ser el encuentro. Pero ese encuentro tiene una serie de exigencias que implica: ✓

Fidelidad a uno mismo: el educador lasaliano ha de poder decirse a sí mismo, hablar en primera persona para que el alumno aprenda a forjar su propia identidad y a reconocer la del otro, diferente de la suya: los dos juntos.

El acercamiento cognitivo: exige un esfuerzo de la escuela lasaliana en materia de cultura religiosa para iniciarse en la cultura del otro, en sus tradiciones, en el lenguaje de sus textos, ya que la ignorancia es una causa de intolerancia. Significa mucho más que información, significa dar la palabra, en la escuela, a las religiones, cada una con su particularidad.

El acercamiento existencial: no se trata solo de hablar sobre religiones, sino de acoger al que no piensa o no cree como yo y comprender cómo aquello que cree le hace vivir.

La consideración de la ética humana como ámbito de encuentro, basada en una sociedad donde los derechos y deberes de la persona son asumidos por todas las religiones. • “Fiel a lo que distingue a la Escuela Católica, el Centro La Salle crea en la comunidad escolar un ambiente animado por el espíritu evangélico de libertad y de amor. Considera que el diálogo intercultural e interreligioso es ya una forma de evangelización, por eso lo facilita y promueve con un claro sentido ecuménico” (Carácter Propio, 3.4).

13


CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

• En consonancia con el punto anterior, la escuela La Salle ofrece unos recursos y materiales adecuados para que los alumnos: – Valoren el carácter de las religiones como caminos de salvación y liberación, donde las personas han encontrado sentido a sus vidas. – Descubran los rasgos que unen y diferencian a las principales religiones. – Tomen conciencia del peligro que se deriva del fanatismo, el fundamentalismo, las sectas destructivas y otras corrientes esotéricas que deshumanizan a la persona.

CUESTIONES • ¿Qué nuevos valores puede adquirir la escuela La Salle con la apertura a otras religiones? • ¿Qué medios puede ofrecer la escuela La Salle para favorecer el diálogo interreligioso?

14


CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

3. EL DESAFÍO DE LA BÚSQUEDA DE DIOS Y DE LA CONVIVENCIA INTERRELIGIOSA

La escuela lasaliana cree que educar en el diálogo interreligioso es educar en la búsqueda de Dios, de un Dios dinámico, nunca poseído. Se trata de educar en un sentido crítico tal, que provoque más preguntas que respuestas instrumentales. La verdad sobre Dios va cogida de la mano de la búsqueda, por eso la escuela La Salle quiere educar en el diálogo interreligioso mostrando cómo cada tradición busca a Dios, siempre dentro de situaciones peculiares. “En nuestra sociedad multicultural y multirreligiosa, damos especial importancia a aspectos tales como: el respeto a la diversidad y singularidad de las personas, la participación en el ejercicio democrático, el crecimiento de la amistad, el aprecio de la propia cultura como fuente de enriquecimiento personal y grupal –nunca como causa de exclusión” (Carácter Propio, 2.2 C). 15


CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

Estamos convencidos de que educar en el diálogo interreligioso es creer que el Espíritu de Dios actúa en todas las religiones. Cada una puede hacer oír su voz y proponer un camino a todo hombre y a toda mujer que busca. El reconocimiento del pluralismo religioso no puede significar ni indiferencia ni relativismo con respecto a la realidad divina, que debe ser buscada incesantemente por el ser humano, ni tampoco desánimo del impulso misionero de anunciar la Buena Noticia de Jesucristo. Por tanto, el diálogo interreligiosos es, además, una forma de evangelizar, es decir, de proponer el mensaje evangélico, aunque la evangelización no se identifica con el diálogo interreligioso, ni este es una alternativa a aquella. No obstante, ambos conceptos, diálogo y anuncio, han de ser compaginados y relacionados estrechamente. La nueva realidad multirreligiosa que cada día está más presente en nuestra sociedad exige de la escuela La Salle una respuesta sistemática y decidida. Decididos por una opción de convivencia interreligiosa, toda la comunidad educativa La Salle es consciente de que solo mediante una planificación cuidadosa, con objetivos concretos, con la participación de los alumnos y sus familias, podrá desarrollar auténticos currículos de convivencia interreligiosa. La búsqueda de Dios y la convivencia entre religiones no es el trabajo de un Centro La Salle, sino que debe concebirse como una responsabilidad institucional, en coordinación y en colaboración con todas las comunidades educativas de los Centros La Salle (tanto en su educación formal como no formal) para mantener la coherencia y optimizar los esfuerzos. ✓

16

La escuela La Salle cree que el presente y el futuro es multicultural y multirreligioso. Una educación de calidad educa para ese futuro. La escuela La Salle, pues, entiende el ámbito escolar como lugar de acogida, integración y diálogo interreligioso; y considera un rasgo positivo y enriquecedor de su identidad la acogida de niños y jóvenes de otras religiones distintas a la cristiana.


CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

La escuela La Salle brinda en su Proyecto Educativo una oferta de valores éticos que contribuyen a la acogida y la integración de los alumnos procedentes de otras religiones y culturas.

La enseñanza religiosa escolar en la escuela La Salle tiene en cuenta que, aunque la experiencia de Dios es, ante todo, una experiencia personal, es también una experiencia abierta al entendimiento humano y comunicable a los demás.

La enseñanza religiosa escolar en la escuela La Salle favorece que el alumno descubra los signos de la presencia de Dios y de su voluntad a través de las distintas mediaciones religiosas: libros sagrados, ritos, lugares santos, personas religiosas, etc.

CUESTIONES • ¿Qué nuevos retos nos presenta el fenómeno de la multirreligiosidad para la búsqueda de Dios y la vivencia de la fe? • ¿Qué imagen de Dios ha de presentar la escuela La Salle para favorecer la convivencia interreligiosa?

17


CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

4. EL DESAFÍO DE UNA EDUCACIÓN EN LA MULTIRRELIGIOSIDAD

Como decíamos anteriormente, educar en el diálogo ecuménico, intercultural e interreligioso, es educar en la búsqueda de Dios siguiendo el camino del encuentro entre creyentes que meditan la Biblia, la Torá, el Corán,... Es educar en un modelo de sociedad y de relaciones que no busca la disolución de las identidades culturales actuales. Es educar en la capacidad de comprender la complejidad y las posibilidades del diálogo entre personas con orígenes diferenciados. En este camino es muy importante saber conjugar la impaciencia del corazón con la paciencia del tiempo. Destacamos tres miedos que la escuela ha de afrontar: ✓

18

El miedo a perder la propia identidad o el carácter propio por el contacto con los que vienen; perder algo de nosotros


CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

mismos. Miedo a perder, quizás, la fe por efecto de “contaminación”. ✓

El miedo a perder nuestras costumbres y someter a crítica nuestra manera de vivir.

El miedo a la agresión, al terrorismo religioso, al ataque, a la conquista.

El valor de la educación multirreligiosa radica, entre otros elementos, en el hecho de no querer dibujar una realidad acabada sino un proyecto, un horizonte que marque una tendencia. La escuela La Salle es consciente de que la multirreligiosidad no se puede decretar ni imponer, sino que nace de la voluntad consciente de conocer y entender al otro. La escuela La Salle sabe bien que el replegarse, protegerse, ponerse a la defensiva o ir al contraataque frente a las minorías étnicas y su contexto cultural y religioso puede suscitar reacciones que complican la educación en el diálogo interreligioso y provocan resistencias organizadas. La presencia de alumnos extranjeros exige reconocer la identidad religiosa no como un peligro, sino como una riqueza. Se trata de pasar del concepto de lo semejante (todos piensan y hacen lo mismo) al de lo diferente (no todos piensan y actúan del mismo modo, y esto es una suerte y una riqueza). En este sentido, en su Proyecto Educativo debe establecer cauces para que la educación en la multirreligiosidad no quede solo en el terreno puramente religioso y espiritual. La educación interreligiosa ha de ser intercambio y cooperación con todos aquellos que tienen la misión de educar en la responsabilidad de construir una sociedad plural. Sin duda, la realidad es plural y también la comprensión teológica de lo religioso. Cuando sabemos que la aceptación de lo 19


CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

plural no siempre ha sido respetada a lo largo de la historia, sino que ha habido intolerancia e imposición, hoy es tarea primordial que la escuela promueva un auténtico respeto por lo plural. Las religiones, pues, han de actuar juntas para construir un mundo regido por los valores humanos que surgen del mutuo respeto de la sana tolerancia y del esfuerzo conjunto por un mundo más justo y fraterno. “Desde el diálogo intercultural e interreligioso, el Centro La Salle cultiva la educación ética en sus alumnos en la triple dimensión: personal, comunitaria y social. Enraizada en el Evangelio, se orienta a promover la fraternidad, la solidaridad, la justicia y la paz” (Carácter Propio, 3.5). La escuela La Salle cree que la tolerancia puede no ser una virtud en sí misma. A veces revela una actitud altiva o condescendiente. Puede implicar una relación asimétrica de tolerante a tolerado. Podemos tolerar al otro aun a costa de la molestia que supone su presencia y su diferencia. Por eso, la escuela La Salle cree que su labor radica, en este sentido, en una educación desde la pluralidad, que es la actitud que conduce a la convivencia, al encuentro en profundidad y, en definitiva, a la construcción de la paz. La escuela La Salle es consciente de que vivimos en un mundo marcado, en muchas ocasiones, por la violencia y la discriminación hacia el emigrado, por el rechazo frontal hacia los emigrados más pobres, por un cierto incremento del racismo social. El modelo interreligioso que la escuela lasaliana propone debe crear espacios de denuncia contra la vulneración de los derechos fundamentales y evitar la fragmentación social basada en criterios de cultura o de creencia. Por eso la educación interreligiosa en la escuela lasaliana ha de poner un énfasis especial en contribuir al rechazo a toda clase de violencia y discriminación.

20


CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

Como escuela cristiana que es, está convencida de que la contribución de las religiones a la paz requiere un esfuerzo por parte de la escuela lasaliana: promover alternativas claras a la violencia y examinar críticamente las formas en que cada tradición se ha iniciado en la violencia en nombre de la religión. La escuela La Salle promueve acciones y encuentros interreligiosos que favorezcan la convivencia y la participación conjunta de personas de distintas tradiciones religiosas: celebraciones, campañas, días conmemorativos, etc. Para los alumnos que no son cristianos, en la escuela La Salle, tienen carácter voluntario las actividades pastorales específicamente católicas: las celebraciones sacramentales, las convivencias cristianas y la catequesis.

CUESTIONES • ¿Qué miedos o prejuicios pueden surgir al acoger a alumnos de otras religiones? • ¿Qué cuestiones o problemas sociales pueden abordarse desde la educación en la multirreligiosidad?

21


CRITERIOS BÁSICOS de la ESCUELA LASALIANA ante el PLURALISMO RELIGIOSO-CULTURAL

ESQUEMA GENERAL Criterios Básicos de la Escuela Lasaliana ante el Pluralismo Religioso-Cultural

22

1.

El desafío de la propia identidad

2.

El desafío de la apertura y el diálogo interreligioso

3.

El desafío de la búsqueda de Dios y de la convivencia interreligiosa

4.

El desafío de una educación en la multirreligiosidad


“Fiel a lo que distingue a la Escuela Católica, el Centro La Salle crea en la comunidad escolar un ambiente animado por el espíritu evangélico de libertad y amor. Considera que el diálogo intercultural e interreligioso es ya una forma de evangelización, por eso lo facilita y promueve con un claro sentido ecuménico”.

9320371

Carácter Propio de los Centros La Salle, 2,2 C, pag. 9

Comisión Regional de Educación La Salle - ARLEP Comisión Regional de Pastoral La Salle - ARLEP POR LA EDUCACIÓN


Pluralismo Religioso en la Escuela La Salle