Issuu on Google+


HACE MUCHOS AÑOS…

En la prehistoria, antes de que Castro Urdiales se llamase así, en una época denominada el paleolítico, ya moraban gentes en algunas cuevas del lugar. En la cueva del cuco, la de la Lastrilla, S. Juan, cueva Aurelia, la Torca, Juan Gómez, o la cueva de la Riva, en todas ellas existen restos de la presencia humana desde aquellos tiempos.


En todas estas cuevas se encontraron muestras de sus pinturas, algunas representando los animales que habitaban el lugar, como caballos, ciervos y cabras. TambiĂŠn se encontraron huesos de estos animales y moluscos.


En la peña de Sámano se encuentran los restos de un poblado indígena rodeado por una muralla defensiva que data de la edad del bronce. Se sabe que esta tribu llamada los sámanos, ya se dedicaban a la pesca, agricultura y ganadería.


Los romanos llegaron en el año 74, fundando una colonia, llamándola Flaviobriga, en honor al emperador romano Flavio Vespasiano. Se dedicaron a comerciar y explotar las minas, (aún existe el cargadero de mineral de épocas recientes en Dícido, junto a la playa de Mioño). El puerto romano se encontraba en Castro, mientras que portus amanus, estaba en Brazomar, según escritos de Plinio el viejo, Historiador romano.


De la época de los romanos se han encontrado muchos vestigios en Castro y otras poblaciones, como la pátera de Otañes, o una pequeña figura de bronce que se encontró en el monte Cueto y que al parecer representa a Neptuno. “YO ME IMAGINABA CÓMO NEPTUNO DEFENDÍA A LA POBLACIÓN DE TORMENTAS Y TEMPESTADES” También se encontraron varios miliarios romanos en Otañes, como el que se encuentra actualmente en el castillo faro, y en el que se refleja la distancia entre Flaviobriga y Pisoraca, cerca de Valladolid.



¡Que bonito es castro!