Page 1

路1路


Hemos cambiado el lugar Poemas y relatos cortos

Gelena Knizel LilĂ­ MuĂąoz Alejandro Faus Avella Miguel Fuentes Rojas


© De los textos: sus autores © Caricaturas: Toni Sabater © Diseño de portada y contraportada: Gelena Knizel. Edita:

I.S.B.N.:

Impreso en España Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación ni de su contenido puede ser reproducida, almacenada o transmitida en modo alguno sin permiso previo y por escrito del autor.


Contenido

Gelena Knizel.............................................. 7 Lilí Muñoz................................................... 23 Alejando Faus Avella.................................. 45 Miguel Fuentes Rojas................................. 65


Gelena Knizel


la paz definitiva el día en que abandoné todo con desprecio y pude comprender, al fin, que no se puede afirmar ni negar nada.» ―Omar Jayam

“Entre la fe y la incredulidad, un soplo. Entre la certeza y la duda, un soplo. Alégrate en este soplo presente donde vives, pues la vida misma está en el soplo que pasa» ―Omar Jayam

·9·


La pregunta ¿Es posible cambiar a uno mismo hasta poder erradicar completamente la influencia del pasado a nuestro comportamiento actual, en lo que somos en el presente? ¿O la influencia del pasado es tan fuerte y no se puede eliminar? ¿Cómo convertirse en una persona como una hoja blanca, un individuo sin pasado? No es posible. ¿Es posible rechazar los episodios mentales destructivos que son como abolladuras en un pedazo de arcilla hecha a mano por un artista, episodios mentales que con el tiempo dan al producto una personalidad única ? Tampoco. Somos tan delicados e irrepetibles en este planeta tierra que nadie puede reemplazarnos en ningún momento de nuestra vida.

Qué es la crisis ¿Qué es la crisis económica? Son oficinas vacías. Los enormes cristales hasta el techo cubiertos con una espesa capa de polvo. Las habitaciones amplias abandonadas a toda prisa con las macetas de palmeras secas y árboles alrededor de las cuales hay un montón de hojas muertas. Y el papel, papel, papel... Nadie los quiere. Papeles dejados en las mesas y en el suelo. Y silencio.

· 11 ·


Una manada humana Estos chicas y chicos que siempre van acompañados por dos o tres perros sin raza ninguna, mayoritariamente de tamaño grande. Esta gente tiene una pinta un poco descuidada, con pelo rapado o con rastas largas. Son como una manada de animales, que andan entre otras personas como en una selva. Los perros consideran a su dueño no como tal, si no como el animal fuerte que los guía. Y que protege de diferentes males. En el mismo tiempo el humano crea esta familia, que está formada con los principios del respeto, amor y sacrificio. Están dando la vuelta por la vida con todas sus pertenencias, sin más, dispuestos a seguir hasta el fin del mundo juntos. Este fenómeno ha sido posible por la sencilla razón de que no han encontrado ni familia que da cariño, ni calor entre la gente. Cuanto más encuentran otra manera de llenar el vacío que produce la frialdad humana. El egoísmo que es el símbolo de nuestra época.

· 12 ·


No hay que pensar demasiado sobre sí mismo No hay que pensar demasiado sobre sí mismo. Ni castigar por lo que hemos hecho mal. Sólo hay que asegurarse que lo que estamos haciendo no nos está eliminando como persona. Estoy formando la parte del paisaje urbano. Es una sabiduría básica. Cualquiera tiene su sitio en el cuadro de la vida. Más o menos llenamos con nuestras vidas el vacío sin cambiar realmente el significado de esta palabra. Paredes de color arena, islas rocosas poco hospitalarias, jardines llenos de flores que se marchitan con la mirada brusca de tempestad. Fuentes con agua dulce y pozos con agua que se marchó. Mira el cuadro. Está lleno de cosas de toda clase.

· 13 ·


Mi querida hija La gente es como los árboles. Necesitan tierra natal para echar sus raíces en lo profundo y estar de pie sobre esta tierra de manera sostenible. Los troncos crecen hacia el sol, se fortalecen, se hacen grandes con una densa corona plateada. Cuando llega la hora en las ramas aparecen los brotes y la floración de las flores. Con el tiempo se convierten en frutos o en las semillas que caen en la tierra y alrededor de un árbol empieza a crecer el pequeño bosque. Pronto, es ya un gran bosque, y en él se establecen las aves y las bestias y el bosque se llena de algo muy divertido, los sonidos. Pero en mi bosque ha pasado un incendió y ramas y el tronco se encendieron, y el tocón y las raíces profundas se han quemado en la hoguera. Por lo tanto, me convertí en un pájaro. Y los pájaros no tienen raíces. Se dispersan por los países lejanos. Las aves no se quedan en lugares ajenos por mucho tiempo. A menudo se vuelven al país de origen. Pero allí no sienten paz, porque de nuevo les llama el camino. Toda su vida es una lucha. Contra el sol penetrante y el viento. La amargura de la despedida con los amigos, la conciencia de que tal vez nunca los volverá a ver. Cómo se aprieta el corazón y hace cosquillas en el estómago y en los ojos brotan las lágrimas. Puede parecer que las aves buscan la tranquilidad en un determinado lugar y no encuentran, por lo tanto, de nuevo vuelven al cielo. Pero no es así. Su tranquilidad está en ellos mismos. Su tranquilidad está en que se liberen de la tristeza cuando se han levantado en el aire, cuando están flotando en las nubes, descansando en los flujos de aire con las alas divulgadas. · 14 ·


La tierra para ellos es un peligro. La tierra les recuerda que ellos no tienen raíces y les llena de melancolía. Que te puedo decir mi niña .Te ha tocado nacer pájaro y volar por el mundo en una pequeña bandada. Puede ser que escojas en la tierra algún rincón donde echarás raíces y te convertirás en un árbol dando origen a un nuevo bosque. Quien sabe. Pero sé exactamente que si eliges ser pájaro verás muchas tierras y a ti siempre te acompañará una corriente de viento. Y si quieres convertirte en un árbol darás comienzo a un bosque más bello, donde irán a descansar muchas aves.

Mi mensaje al universo Mi deseo es ser feliz. Querer al hombre que me quiere. Sentir el calor de sus manos. Darle a él mi ternura. Volar entre las nubes como una golondrina. Ver las puestas del sol y sentir cómo el viento está jugando con mi pelo. Quiero dibujar mis cuadros con óleo y tener la ropa manchada de pinturas. Y también escribir mis historias cortas sobre las cosas interesantes. Bailar y sonreír. Soñar. Tener ganas de vivir. Es mi mensaje al universo. Escúchame y dame lo que yo necesito para ser feliz.

· 15 ·


Mi madre Las lágrimas de las mujeres están regando las tierras duras de los corazones. Aquellas que han sufrido, tempestades violentes de la vida regalan las esperanzas y la paz. La piel de la cara de mi madre me recuerda un tronco arrugado de un árbol viejo. Y al mismo tiempo me hace ver el sol que está luciendo un amor eterno.

Mi corazón Estoy vagando por la vida con un bastón llevando sobre hombros toneladas de pensamientos vanos Y me persigue siempre un burlón enano moviendo alas como una hada fingiendo ser mi corazón En mi camino peregrino peligroso adentro del bosque encantado. Allí escondo muy profundo mis pensamientos tan pesados.

· 16 ·


La risa En una tarde agradable me he reído como no he reído mucho tiempo. En mi felicidad de niña me olvidé de las penas de mi vida. Cayeron lágrimas de risa de mis ojos como el rocío refrescante. Y las arrugas en mi cara por primera vez dejaron de molestarme.

El cajón de mis recuerdos. En el cajón de mis recuerdos guardo cosas diferentes. Guantes negros, flores secas cartas viejas del amor. Si pudiera guardaría sensaciones y aromas. Pero tienen vida corta y efímera.

· 17 ·

Hemos cambiado el lugar