Issuu on Google+


Marta Monroy


HabĂ­a una vez un ciempiĂŠs que todos, todos los dĂ­as, se levantaba tempranito para hacer ejercicio. Se preparaba poniĂŠndose sus cien botines y daba una larga caminata.


Un día el despertador falló y lo avisó un poco más tarde. Con las prisas y corriendo, se colocó sus cien botines y al dirigirse hacia la puerta de su casa para ir a la calle, vio que cada vez se alejaba más de ella. –¿Qué me ocurre? –Se preguntó asustado– ¡Estoy andando hacia atrás!


hgfhghg


El ciempies que camino al reves