Page 68

“Me amó y se entregó por mí” - Gal 2, 20

-DOMINGO SANTOOración

.En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén Evangelio de los discípulos de Emaús (Lc 24, 13-16;28-35): «Ese mismo día, dos de los discípulos iban a un pequeño pueblo llamado Emaús, situado a unos diez kilómetros de Jerusalén. En el camino hablaban sobre lo que había ocurrido. Mientras conversaban y discutían, el mismo Jesús se acercó y siguió caminando con ellos. Pero algo impedía que sus ojos lo reconocieran.» A lo largo del camino, hablaron de este profeta que parecía ser el Mesías pero que había sido crucificado. Los discípulos estaban muy decepcionados, pero Jesús les explicó las Escrituras y todo lo que debía atravesar el Mesías. «Cuando llegaron cerca del pueblo adonde iban, Jesús hizo ademán de seguir adelante. Pero ellos le insistieron: «Quédate con nosotros, porque ya es tarde y el día se acaba». Él entró y se quedó con ellos. Y estando a la mesa, tomó el pan y pronunció la bendición; luego lo partió y se lo dio. Entonces los ojos de los discípulos se abrieron y lo reconocieron, pero él había desaparecido de su vista. Y se decían:«¿No ardía acaso nuestro corazón, mientras nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?». En ese mismo momento, se pusieron en camino y regresaron a Jerusalén. Allí encontraron reunidos a los Once y a los demás que estaban con ellos, y estos les dijeron: «Es verdad, ¡el Señor ha resucitado y se apareció a Simón!». Ellos, por su parte, contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.» Los discípulos de Emaús vuelven del encuentro con Jesús con el corazón ardiente. Sin embargo, vuelven a Jerusalén a contarle a todo el mundo lo que han visto, aun cuando los apóstoles se niegan a creerlo y parece ser imposible que haya resucitado. Esta semana nos tocó ser como María, a los pies del Maestro, escuchando lo que tenía para decirnos. Ahora nos llega el momento de ser un poco más como Marta, nos toca salir al mundo. Hoy, todos nuestros corazones arden. Arden de amor y ternura por todo lo que Jesús nos hizo vivir. Salgamos a contarle al mundo lo grande que es este Amor y de lo que es capaz de hacer Jesús. Tal vez, el mundo no nos reciba de la mejor manera, pero si le mostramos este corazón en llamas que tenemos, la gente va a empezar a preguntar qué es lo que nos pasa. El papa nos dice:«El cristianismo no crece por propaganda, crece “por atracción”». Así que cuando nos pregunten “¿qué te pasa?”, respondamos: JESÚS NOS PASA. JESÚS RESUCITÓ.

Trabajo en Grupos

68

Cancionero Pascua Joven 2018  

Cancionero y desiertos de la Pascua del 2018.

Cancionero Pascua Joven 2018  

Cancionero y desiertos de la Pascua del 2018.

Advertisement