Page 17

mos los coletazos, aún por ejemplo emergen los vestigios de la antigua Universidad de Chile. Creo que tras la caída de la dictadura hubo un intento de “comenzar todo de cero” y no recuperar y reposicionar aquello que la dictadura eliminó. Nuestra Cineteca, por ejemplo, que era estatal, recién se reabre en 2008: ¿Le interesaba al Estado reabrir la Cineteca que el mismo Estado —intervenido por militares— cerró? Creo que el gran problema, la gran “cicatriz” pasa por el modelo educacional, el corazón de la sociedad. Por eso la dictadura atacó con tanta violencia a las instituciones educacionales: la Universidad de Chile fue intervenida por militares, fragmentada, con profesores, alumnos y funcionarios exonerados, detenidos y muchos muertos, con unidades clausuradas, con quema de archivos, libros y negligencias que posibilitaron la pérdida patrimonial irreparable. La dictadura atacó al epicentro de la creación, y con eso mantuvo el control del país, le entregó la cultura a la televisión, al mercado, a los privados, a la competencia. La cicatriz es tan grande y la tenemos tan cerca, que aún no podemos verla en su dimensión total. Hace varios años hemos visto en el cine chileno una explosión de nuevas películas y géneros, que se ha tomado la gran pantalla con mucho éxito. ¿Podríamos decir que se ha superado de alguna forma ese stop que puso la dictadura en el cine? Creo que deberíamos definir lo que es éxito. ¿El público? ¿Los premios? Personalmente no creo en las obras exitosas, tampoco en las que se toman las pantallas, creo más bien en aquellas películas que tratan de darle sentido a la realidad, que son capaces de hacer poesía, de cuestionarnos, de provocarnos. En ese sentido el éxito pasaría por la capacidad de conmover que plantea una película, la capacidad de conmoverse también con la realidad. Un público alienado, entregado a la televisión ¿Con qué herramientas cuenta para leer una pieza cinematográfica? Aún así, aún con la censura y el control, para estos 40 años del Golpe de Estado, los programas de TV sobre la memoria, aquellos que empleaban fragmentos de películas de denuncia (por que no las pasan enteras, las editan para tener el control del discurso), marcaban alta sintonía: hay un interés por las personas por acercarse a su historia, a si mismos. La efervescencia del empleo de los archivos es precisamente parte de eso, traer al ahora el ayer, releerlo, resignificarlo, interpretarlo. Muchos cineastas se sobrepusieron al golpe por medio de la realización de películas, por ende quizá no existió nunca un “stop”, quizá hubo una reconfiguración del panorama en varios sentidos, temporalidades y experiencias que se superponen y no tienen por que ser lineales. Veo que ahora hay muchos cineastas que hacen cine comercial y me parece

FanCine  

Fanzine CineClub U. de Chile.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you