Page 1

de Lector vidas

miercolees

William Shakespeare, el genio universal

Sonetos de amor

3

4

No. 11 Mayo 2016

Santiago de Querétaro, Querétaro leer más allá escritores queretanos

La mente del inglés de ingleses

9

Mauricio Caudillo

10

William Shakespeare

Querido Lector, iniciamos Mayo con el número once de L de Lector. Cada vez lo encontrarás en más lugares listo para ser leído. Dicen que un periódico muere tras dos o tres personas que lo tuvieron en sus manos, haciendo así que los escritores como el de este mes, dedicado a Willian Shakespeare, sigan manteniéndose inmortales. El autor del mes, del cual su frase “Ser o no ser, ésa es la cuestión”, que aparece en la primera línea del soliloquio de Hamlet publicado en 1600, en el acto tercero, escena cuarta, llegó a convertirse en una de las citas más famosas de la literatura universal. Muere el 3 de mayo de 1616, según el calendario gregoriano, sin embargo es festejado más el 23 de abril por la fecha del calendario juliano. Para este número, en el MiercoLees seleccionamos diversos sonetos de amor, que emulan a un joven urgiéndole a casarse y a tener hijos, de forma que su belleza pueda transmitirse a la siguiente generación. En Leer más allá Luis Erick nos habla sobre un Shakespeare actor y escritor de drama para teatro, haciéndose famoso con diversas obras como Hamlet, Romeo y Julieta, el rey Lear entre otros. En Escritores Queretanos presentamos al poeta Mauricio Caudillo, con Tres poemas para Paula. En Recomendaciones la Librería Nuevos Horizontes ofrece un descuento en el libro de cuentos de Haruki Murakami titulado El elefante desaparece. L de Lector sigue reciendo gracias a ti, lector. PRT


Mayo 2016 Santiago de Querétaro, Querétaro Dirección editorial Patricio Rebollar

Vidas William shakespeare, el genio universal Héctor Alejo Rodríguez

Asistencia editorial Aline Trejo García

MiercoLees sonetos de amor William Shakespeare

Leer más allá la mente del inglés de ingleses Luis Erick Anaya Suirob

Escritores Queretanos TRES POEMAS PARA PAULA Mauricio Caudillo

Circulación y promoción

Librerías Nuevos Horizontes, Amadeus, Punta del Cielo, La Charamusca, elaboratorio, Dipac, Moser.

Relaciones Públicas Diana Pesquera Colaboradores Patricio Rebollar, Mauricio Caudillo, Héctor Alejo Rodríguez, Diana Pesquera, Aline Trejo García, Marcela Shelley, Librería Nuevos Horizontes, Luis Erick Anaya Suirob.

suscríbete para obtener la versión digital

blogpartres@gmail.com

L de Lector. Mayo 2016, año I, No. 11. Publicación mensual editada por Par Tres Editores, S.A. de C.V., Fray José de la Coruña 243, colonia Quintas del Marqués, 76047, Santiago de Querétaro, Querétaro. Sitio web: www. par-tres.com, blogpartres@gmail.com. Editor Responsable: Patricio Rebollar. ISSN: 2448-5586 tramitado por el Instituto Nacional de Derechos de Autor. Impreso por Hear Industria Gráfica, ubicado en Calle 1, No. 101, Zona Industrial Benito Juárez, 76120, Santiago de Querétaro, Querétaro, este número se terminó de imprimir el 29 de Abril de 2016 con un tiraje de 1000 ejemplares.

Se permite la reproducción parcial de esta obra en lo concerniente al texto del Autor del Mes en virtud de encontrarse libre de Derechos de Autor, en cuanto a las demás secciones de la publicación, se prohíbe su reproducción parcial o total, por cualquier medio, sin la anuencia por escrito de los titulares de los derechos correspondientes.


3 vidas William Shakespeare, el genio universal Tercer hijo de John Shakespeare y Mary Arden, William nació en Stratford-upon-Avon, pequeña población de Warwickshire, Inglaterra, en 1564. Asistió a la escuela de gramática latina (Grammar School) de los 8 a 11 años de edad donde leería a Plauto, Terencio, Virgilio y al resto de los prosistas de la historia antigua. Las Metamorfosis de Ovidio lo influirían en los mundos fantásticos que abundaron en su niñez. En 1582, a los 18 años de edad, contrae matrimonio con Ann Hathaway, ocho años mayor que él y quien presentaba cuatro meses de embarazo. Susanna fue el nombre de su primogénita y tres años después nacerían los gemelos Judith y Hamnet. Vivió un desdichado incidente durante 1584 en el que fue acusado de cazador furtivo en la finca de Sir Thomas Lucy, obligándolo a huir a Londres y abandonar a su familia. Se dice que desempeñó varios humildes oficios como el de cuidador de caballos a las puertas de los teatros londinenses. Consiguió empleo como apuntador en el Black Friars Theatre y en 1587 ya compartía escenarios isabelinos como actor de comedia. Frecuentó las tabernas donde se relacionó con Decker, Symon Forman y Sir Walter Raleigh. Leyó ávidamente a Montaigne y en 1589 escribió el inicio de su primera obra dramática Pericles. La primera parte de Henry VI aparecerían entre 1590 y 1591, la segunda en 1592. William también cultivó otras formas literarias no dramáticas como sus poemas Venus and Adonis (1593) y Lucrece (1594). En tal periodo, entre 1593 y 1598, escribió Richard III, The comedy of errors, Titus Andronicus, The taming of the shrew, The two gentlemen of Verona, A midsummer night´s dream, Romeo and Juliet, Love´s Labour´s Lost,

Por Héctor Alejo Rodríguez

The merchant of Venice, Richard II, The life and death of King John y Henry IV. El éxito lo encuentra, le otorga prestigio y un título de nobleza; el 20 de octubre de 1596 recibe el escudo oficial que distinguirá a su familia. Siete de sus grandes tragedias se construyen a partir de 1599: Julius Caesar, Hamlet, Othello, King Lear, Macbeth, Anthony and Cleopatra y Coriolanus, timon of Athens. También corresponden a este tiempo otras comedias y dramas históricos como Much ado about nothing, Henry V, As you like it, Twelfth night, Merry wives of Windsor, Troilus and Cressida, All´s well that ends well, Measure for measure, Cymbeline, Winter´s tale, The tempest, Henry VIII y Two noble kingsmen; producidas y estrenadas en el Globe Theatre, escenario erigido a las orillas del río Támesis, en unión con otros actores con quienes compartió tablas en estas puestas en escena. Sus obras son aclamadas por la interacción de elementos históricos, cómicos y trágicos, la utilización del verso blanco, la conjugación de la prosa y el sentimiento de escándalo de los espectadores ante la sátira y crítica contra algunos aspectos de la sociedad circundante. La Corona le concede la dirección y explotación del Black Friars Theatre en 1607 y una participación en las ganancias del Globe Theatre, al reconocer su popularidad como el autor más grande de su época. Se retira de la escena como actor en 1611 con la obra The tempest, en la cúspide de su fama y madurez creadora. El incendio del Globe Theatre en 1613 pone fin a su carrera como dramaturgo y autor de una clara arquitectura de palabras. Regresa a su pueblo natal, Stratford, donde lo sorprende la muerte a los 53 años de edad, el 23 de abril de 1616, según el calendario Juliano.


4

Sonetos de amor I

Por William Shakespeare II

De los hermosos el retoño ansiamos para que su rosal no muera nunca, pues cuando el tiempo su esplendor marchite guardará su memoria su heredero.

Cuando asedien tu faz cuarenta inviernos y ahonden surcos en tu prado hermoso, tu juventud, altiva vestidura, será un andrajo que no mira nadie.

Pero tú, que tus propios ojos amas, para nutrir la luz, tu esencia quemas y hambre produces en donde hay hartura, demasiado cruel y hostil contigo.

Y si por tu belleza preguntaran, tesoro de tu tiempo apasionado, decir que yace en tus sumidos ojos dará motivo a escarnios o falsías.

Tú que eres hoy del mundo fresco adorno, pregón de la radiante primavera, sepultas tu poder en el capullo,

¡Cuánto más te alabaran en su empleo si respondieras : - « Este grácil hijo mi deuda salda y mi vejez excusa »,

dulce egoísta que malgasta ahorrando. Del mundo ten piedad: que tú y la tumba, ávidos, lo que es suyo no devoren.

pues su beldad sería tu legado! Pudieras, renaciendo en la vejez, ver cálida tu sangre que se enfría.

III

IV

Mira a tu espejo, y a tu rostro dile: ya es tiempo de formar otro como éste. Si no renuevas hoy su lozanía, al mundo engañas y a una madre robas.

Derrochador de encanto, ¿por qué gastas en ti mismo tu herencia de hermosura? Naturaleza presta y no regala, y, generosa, presta al generoso.

¿Quién es la bella del intacto seno que tu cultivo marital desdeñe? y ¿quién tan loco para ser la tumba de un amor egoísta sin futuro?

Luego, bello egoísta, ¿por qué abusas de lo que se te dio para que dieras? Avaro sin provecho, ¿por qué empleas suma tan grande, si vivir no logras?

Tu madre encuentra en ti, que eres su espejo, la gracia de su abril, su primavera; así, de tu vejez por las ventanas,

Al comerciar así sólo contigo, defraudas de ti mismo a lo más dulce. Cuando te llamen a partir, ¿qué saldo

aunque mustio, verás tu tiempo de oro. Mas si pasar prefieres sin memoria, muere solo y tu imagen morirá.

podrás dejar que sea tolerable? Tu belleza sin uso irá a la tumba; usada, hubiera sido tu albacea.


V Las horas que gentiles compusieron tal visión para encanto de los ojos, sus tiranos serán cuando destruyan una belleza de suprema gracia: porque el tiempo incansable, en torvo invierno, muda al verano que en su seno arruina; la savia hiela y el follaje esparce y a la hermosura agosta entre la nieve. Si no quedara la estival esencia, en muros de cristal cautivo líquido, la belleza y su fruto morirían sin dejar ni el recuerdo de su forma. Mas la flor destilada, hasta en invierno, su ornato pierde y en perfume vive. VI No dejes, pues, sin destilar tu savia, que la mano invernal tu estío borre: aroma un frasco y antes que se esfume enriquece un lugar con tu belleza. No ha de ser una usura prohibida la que alegra a quien paga de buen grado; y tú debes dar vida a otro tú mismo, feliz diez veces, si son diez por uno. Más que ahora feliz fueras diez veces, si diez veces, diez hijos te copiaran: ¿qué podría la muerte, si al partir en tu posteridad siguieras vivo? No te obstines, que es mucha tu hermosura para darla a la muerte y los gusanos. VII ¡Ve! si en oriente la graciosa luz su cabeza flamígera levanta, los ojos de los hombres, sus vasallos, con miradas le rinden homenaje. Y mientras sube al escarpado cielo, como un joven robusto en su edad media, lo siguen venerando las miradas que su dorada procesión escoltan.

Pero cuando en su carro fatigado deja la cumbre y abandona al día, apártanse los ojos antes fieles, del anciano y su marcha declinante. Así tú, al declinar sin ser mirado, si no tienes un hijo, morirás.

XV Cuando pienso que todo lo que crece su perfección conserva un mero instante; que las funciones de este gran proscenio se dan bajo la influencia de los astros; y que el hombre florece como planta a quien el mismo cielo alienta y rinde, primero ufano y abatido luego, hasta que su esplendor nadie recuerda: la idea de una estada tan fugaz a mis ojos te muestra más vibrante, mientras que Tiempo y Decadencia traman mudar tu joven día en noche sórdida. Y, por tu amor guerreando con el Tiempo, si él te roba, te injerto nueva vida.

XVI ¿Y por qué no es tu guerra más pujante contra el Tirano tiempo sanguinario; y contra el decaer no te aseguras mejores medios que mi rima estéril? En el cenit estás de horas risueñas. Los incultos jardines virginales darían para ti vivientes flores, a ti más semejantes que tu efigie. Tendrías vida nueva en vivos trazos, pues ni mi pluma inhábil ni el pincel harán que tu nobleza y tu hermosura ante los ojos de los hombres vivan. Si a ti mismo te entregas, quedarás por tu dulce destreza retratado.


XVII ¿Quién creerá en el futuro a mis poemas si los colman tus méritos altísimos? Tu vida, empero, esconden en su tumba y apenas la mitad de tus bondades. Si pudiera exaltar tus bellos ojos y en frescos versos detallar sus gracias, diría el porvenir: «Miente el poeta, rasgos divinos son, no terrenales». Desdeñarían mis papeles mustios, como ancianos locuaces, embusteros; sería tu verdad « transporte lírico», «métrico exceso» de un «antiguo» canto. Mas si entonces viviera un hijo tuyo, mi rima y él dos vidas te darían. XXX Cuando en sesiones dulces y calladas hago comparecer a los recuerdos, suspiro por lo mucho que he deseado y lloro el bello tiempo que he perdido, la aridez de los ojos se me inunda por los que envuelve la infinita noche y renuevo el plañir de amores muertos y gimo por imágenes borradas. Así, afligido por remotas penas, puedo de mis dolores ya sufridos la cuenta rehacer, uno por uno, y volver a pagar lo ya pagado. Pero si entonces pienso en ti, mis pérdidas se compensan, y cede mi amargura. XXXI Los corazones que supuse muertos pues me faltaban, a tu pecho ocupan; en él reinan amor y sus virtudes y los amigos que creí enterrados. ¡Cuánta lágrima pía de mis ojos robó el amor leal por esos muertos

que no son más que seres que han cambiado de lugar y que yacen en ti ocultos! Tú eres la tumba donde vive amor; de mis amores los trofeos te ornan; cada uno te dio mi parte suya y ahora es tuyo el bien que fue de muchos. Veo en ti las imágenes que amé: soy tuyo entero pues las tienes todas. XXXII Si a mis días colmados sobrevives, y cuando esté en el polvo de la Muene una vez más relees por ventura los inhábiles versos de tu amigo, con lo mejor de tu época compáralos, y aunque todas las plumas los excedan, guárdalos por mi amor, no por mis rimas, superadas por hombres más felices. Que tu amor reflexione: «Si su Musa crecido hubiera en esta edad creciente, frutos más caros a su edad le diera, dignos de incorporarse a tal cortejo: pero ha muerto; en poetas más notables estilo buscaré y en él amor». XXXIII He visto a la mañana en plena gloria los picos halagar con su mirada, besar con su oro las praderas verdes y dorar con su alquimia arroyos pálidos; y luego permitir el paso oscuro de fieros nubarrones por su rostro, y ocultarlo a la tierra abandonada huyendo hacia occidente sin ventura. Así brilló mi sol, un día, al alba, sobre mi frente, con triunfal belleza; una hora no más lo he poseído y hoy me lo esconden las aéreas nubes. No desdeñes mi amor: si el sol del cielo se eclipsa, han de velarse los del mundo.


7

más de SHAKESPEARE

Por la editorial SONETOS Willian Shakespeare Los sonetos de William Shakespeare son un conjunto de 154 poemas bajo la forma estrófica de soneto inglés en los que se tratan temas como el amor, la belleza, política y mortalidad. Fueron publicados originalmente en 1609, pero el 138 y 144 fueron publicados previamente en la revista “El peregrino apasionado” en 1599. Los primeros diecisiete sonetos se dirigen a un joven, urgiéndole a casarse y a tener hijos, de forma que su belleza pueda transmitir a la siguiente generación. Los sonetos del 18 al 126 se dirijen también a un joven, pero ahora expresando el amor que siente la voz lírica por él. Los comprendidos del 127 al 152 expresan el amor que siente un joven amante de la voz lírica; abordan temas como la infedelidad, la resolución para controlar la lujuria, etc. Los últimos dos sonetos son alegóricos.

Datos Curiosos

I

En 1592 despertó la envidia de Robert Greene, poeta erudito que deseaba monopolizar las tablas londinenses, quien sintiéndose poco valorado por su trabajo, lo llamó “advenedizo”. Compuso 154 sonetos de notable deli-

II cadeza lírica, dirigidos a un amigo rico

que permaneció anónimo bajo las iniciales W.H.

Los poemas Venus and Adonis y Lucrece fueron impresos por Richard Field y IIIdedicados al Conde de Southampton, Henry Wriothesley. John Heminge y Henry Condell, amigos y actores, publicaron el First Folio, primera colección de obras de ShaIV la kespeare, a siete años de su deceso, en donde incluyeron 36 de sus argumentos teatrales. Casi en todas sus tragedias el tema no es original, la cualidad innovadora de Shakespeare fue la creación de situaV ciones y tramas en contraste con los variados tipos humanos que provocaban el interés sostenido del espectador.


8

CARTELERA CULTURAL (442) 222 70 11 (442) 222 70 97 (442) 356 67 12

¿Ya lo leíste? Dinos de que obra literaria se trata y llévate un libro.

Tenemos un príncipe de Dinamarca soñador, contemplativo y sumido en dudas, queriendo esclarecer la muerte de su padre y deprimíendose ante las circunstancias. Las primeras dos personas que respondan correctamente * a partir del 15 de Mayo ganarán un libro.**

Envía tu respuesta a blogpartres@gmail.com

Felicitamos a Job Isaías Jiménez Pérez y Carlos Alberto Vázquez Santos, por contestar correctamente al ¿Ya lo leíste? de la edición 10; agradecemos a los demás lectores por su decidida participación. La obra del número anterior se trata de Farenheit 451, una novela distópica cuyo título hace referencia a la temperatura en la que arde el papel. Escrita por Ray Bradbury y publicada en 1953.

*Para obtener el premio y no ser descalificado, el concursante deberá enviar en el correo nombre completo, edad y su email. Limitado a un premio por participante cada número.

** El nombre de los ganadores y la respuesta se publicarán en el próximo número de L de Lector. El plazo para enviar sus respuestas es el 31 de Mayo. El plazo para recoger los premios vence el viernes 24 de Junio de 2016.


leer más allá

9

La mente del inglés de ingleses ¿Qué es más noble? ¿Permanecer impasible ante los avatares de una fortuna adversa o afrontar los peligros de un turbulento mar y, desafiándolos, terminar con todo de una vez? Morir es… dormir… Nada más. Y durmiendo se acaban la ansiedad, la congoja y los miles de padecimientos de que son herederos nuestros míseros cuerpos. Es una deseable consumación: Morir… dormir… dormir… tal vez soñar. Ah, ahí está la dificultad. Vivir, tal vez soñar, trasportarnos al sueño que encarna más allá de nosotros, tras bambalinas, quizá en un teatro, quizá en una plaza, quizás solo baste nuestra sala, la inmensidad de un sillón y una bebida por compañera, pérfida la vida se nos va como una comedia, y la comedia nos muestra la vida aun que nos sea ajena, Ser, o no Ser, esa, justo esa es la cuestión. Si la lectura nos sirve de muestra, o sirve de guía al avezado actor, al final, nos transporta, y con el lenguaje más poético, cuidado y victoriano, la mente del inglés de ingleses transfigura lo que hasta antes de él, era impensable, ¡grande sí! Pero grande de ideas, confabulador imagínante que nos presenta en un disfraz, las realidades cotidianas. Que bello y horrible es aventurarse en los haceres de un príncipe danés, quien traicionado por sus sangres ha de cobrarse los pagos pendientes, con el exquisito toque de la gentileza de la lengua tatuada por la pluma del escritor que en Hamlet da cuenta de los momentos más álgidos de la vida del mismo. Obra que del que hoy escribe es favorita, de lectura y puesta en escena (salvo la última puesta en escena, de una compañía queretana de cuyo nombre no deseo recordar, que se hizo en esta ciudad donde en forma bastarda el argu-

Por Luis Erick Anaya Suirob

mento es llevado con el lenguaje más soez y vulgar actuación). De qué manera el amor se ve representado en los ilustres Romeo y Julieta, que por instancias de la rivalidad familiar y el hambre de poder ven en lo imposible fraguar su amor (y que dicho sea, si uno presta cuidadosa atención no pasa de ser la febril y temprana necesidad véase del lexicón hispano-mexicano moderno “calentura”), tragedia del más clásico de los clásicos y que si el amable lector es del gusto musical, podré darme el lujo de recomendar, la puesta en escena de forma de un musical que en Francia llevo a cabo Gérard Presgurvic “Romeó et Juliette, de la haine à l’amour” del cual se puede conseguir el magnífico sound track, Dvd’s, y algún video en la red. No es posible obviar de mis menciones al moro de Venecia, el trágicamente celoso, Otelo con su mal amada Desdémona, quienes darían nombre al síndrome de quien sufre de celos desmedidos, la obra además de lo anterior es notable por el color de la piel del protagonista, inimaginable para un escrito de su tiempo. De la prodiga y certera visión del nuestro autor tenemos a Macbeth, titulo donde por primera vez se habla de una proeza de la medicina, como es la cesárea. No cesaré de recomendar los favoritos que de la pluma prodiga salieron, siendo La Fierecilla domada, el rey Lear, las alegres comadres de Windsor, El Mercader de Venecia, Enrique VI, Los dos hidalgos de Verona y sueño de una noche de verano. Dejemos al mundo con sus sueños, y muramos en la gracia de vida, disfrute estimado lector de la lectura porque aquí “estimado Senado, termina la vida y comienza el teatro”.


10

escritores Queretanos Tres poemas a Paula

Por Mauricio Caudillo Mauricio Caudillo (México DF. 1982) Poeta y narrador. Estudió la licenciatura en Estudios Literarios por la UAQ. En 2011 aparece en Besar de lengua: muestra de poetas de Querétaro nacidos entre 1980 y 1993 editado por el IQCA. En 2012 publica la plaquette de poesía Instrucciones de Ulysses a su perro Argos, editado por Herring Publishers. Fue beneficiario de la beca PECDA Jóvenes Creadores 2013 – 2014 por el proyecto de narrativa El poeta perseguido y otros delirios. En 2014 publica el libro de poesía Zyrano, editado por Ediciones el Humo. Actualmente forma parte de la edición de la revista de poesía y fotografía REVARENA. Para Paula. Porque tenemos que reinventar el mundo. I Aunque el mundo parezca una escena de The Figth Club en lo que todo se destruye, nosotros seremos materia orbitando en lo alto de planetas y estratósferas. Reinventamos el amanecer en lugares inhóspitos y prácticamente nuestro silencio se convirtió en la lengua materna de alienígenas y de civilizaciones futuras. Recuerdo mis poemas sumidos en el letargo. Me alimenté de los jugos gástricos más puros hasta que me embarqué en la galaxia que llevas dentro y así logré trazar infinitos mapas de tu pubis. Ahora narro la historia de tu cuerpo en los suburbios de una ciudad desconocida; una raza recorre las calles y yo hablo de tu corazón, de sus aportes al progreso y del incendio forestal de tu nombre. La llanura pasa por tus muslos. Imagina mi cuerpo estancado

en lotes baldíos, imagina mi cuerpo prendido de tu sistema. El día de hoy beberemos vino semejante a la sangre para encontrar nuestro tercer ojo y vislumbrar los ponientes y las tormentas y los desastres naturales de nuestro sueño. Llegaremos con resaca al apocalipsis y no habrá cerveza que reanime nuestras almas, pero te repito, ya estaremos hechos polvo y seremos los cometas que iluminen la catástrofe. Volveremos y el mundo sabrá de nosotros; encontraremos a nuestros hijos trepados de los árboles que ellos mismos inventaron. Hay que reescribir el mundo; nombrar de memoria los millones de continentes en una clase de geografía, señalar en los mapas a los nuevos hombres que viven bajo en fuego, escribir un diccionario de 1000 páginas en el que sólo se defina la palabra


poesía. Algún día lloverá nuestra carne. En las catedrales habrá murales donde exhiban nuestros corazones. II Yo comiendo un Vikingo con una Coca Cola a las tres de la tarde, y pienso en Federico García Lorca y también pienso en ti. A estas horas tú estarás dormida, o viendo una película o preparando la comida para tu hijo. Yo estoy en un parque escribiendo un poema y de vez en cuando observo a la gente que me mira, o me pongo a contar las hormigas que veo sobre el pasto, o simplemente no pienso en nada y de pronto vuelvo a pensar en ti. Ayer que comíamos juntos, imaginé o soñé, o no sé si realmente te decía, que los actos más puros de las personas se reflejaban en la forma de cocinar, en el aroma de la cocina, en lo picoso de la salsa, en la forma de poner la mesa. Vuelvo a escribir y se me ocurre poner frases que evoquen algunos de los momentos más gratos que hemos pasado y sólo escribo palabras sueltas como cuerpo desnudez barbacoa beber atún. Son las cinco de la tarde y vuelvo a pensar en Federico García Lorca. No sé qué pienso pero pienso en él. Cruzando la avenida del parque, hay un local donde venden frituras con verdura. En este momento, a las cinco de la tarde, espero a mi hija y como frituras con verdura. Hay un par de adolescentes tomándose fotografías con sus teléfonos celulares a lado de un árbol de granada. Comienzo a leer el poema que estoy escribiendo y realmente no le encuentro ningún sentido. A veces me pregunto cuál es el verdadero sentido

del poema o que si necesita tener un sentido, o cuál es el sentido de escribir. Cuando veo a mi hija me dice que tiene sueño, que tiene hambre que se siente decaída que está cansada y que no quiere jugar, lo único que quiere es dormir. Me abraza y me besa y yo no me perturbo. Ella sólo quiere dormir y no puedo hacer más. Estoy en el parque con el estómago crujiendo. Ya son las siete de la tarde y me había acostumbrado a que llegara la noche. Ahora mismo vuelvo a pensar en ti Y espero que no tardes. III Quisiera ser Zygmunt Bauman para hacerte creer que mis mensajes de texto son poemas inéditos. Quisiera ser una flecha fluorescente que señale las llaves perdidas de tu auto. Quisiera ser Cristiano Ronaldo para enseñarte mis cuadríceps cuando corremos juntos. Quisiera ser una USB de 80 G. para almacenar tus ojos en la noche. Quisiera ser la chica de las micheladas para formar parte de tu gastritis. Quisiera ser el gobernador de tu Estado para malgastar espectaculares con tu nombre. Quisiera ser Lars Von Trier para darte todos los papeles de Charlotte Gainsbourg. Quisiera ser un estudiante de astrofísica para volverme loco con tu cuerpo celeste. Quisiera ser una película de terror en la que tú seas la única sobreviviente. Quisiera ser José Alfredo Jiménez para que sientas amor del bueno. Biblioteca Digital de Escritores Queretanos Más textos de Mauricio Cinco poemas del cíclope Tríptico de mujer fumando Me he visto por el telescopio Zyrano Carta boreal La sangre ajena


12

Recomendaciones Una mañana, Antonia una niña bastante extraña, encontró la carta justamente entre Drácula de Bram Stoker e Historia de Amor de Eric Seagal; era una carta, nada más y nada menos, que de amor. Y es el descubrimiento de este secreto, guardado cuidadosamente durante 13 años, el que la llevará, acompañada de su amigo Maxito y de dos curiosas mariposas vampiro, a un viaje maravilloso y plagado de personajes inolvidables. A través de las páginas de la novela, este equipo fantástico deberá resolver un acertijo de tres pistas para llegar a un misterio aún mayor, mientras que en su camino se interpondrán el excéntrico detective Silvestrino y Bruno, un gigantesco perro mastín napolitano. ¿Podrán los jóvenes y las mariposas vampiro resolver el acertijo a tiempo?, ¿valdrá la pena aquello que les espera al final del camino?

EL ELEFANTE DESAPARECE Haruki Murakami

Relatos surrealistas conectados con otras realidades. Universos oníricos, historias que sólo pueden ser posibles en un plano de consciencia alternativo. Cuentos donde realidad y ficción se dan la mano atravesando la delgada línea que separa ambos mundos. Murakami en pequeñas dosis y en estado puro. De este modo podría definirse El elefante desaparece, un volumen que recoge 17 cuentos. Historias que, aunque aparentemente no tienen nada en común, comparten la actitud esperanzada de los protagonistas, confiando en que el azar o el destino actúe y ponga las cosas en su lugar. Un pirómano que confiesa su delito. Una pareja de recién casados que aprovecha la oscuridad de la noche para atracar un McDonald´s. Un enano diabólico y danzarín. Un abogado sin trabajo al que su esposa ha ordenado encontrar a su gato extraviado. Un hombre al que obsesiona la extraña desaparición de un elefante que se encontraba en un zoológico. Estas son algunas de las historias, tan cotidianas como insólitas, que Murakami narra en esta obra. Librerías Nuevos Horizontes te regala un 10%

*Aplican restricciones. Descuento válido en sucursales

www.par-tres.com

www.nuevoshorizontes.mx

Profile for Par Tres Editores

L de Lector No 11 (Mayo)  

Autor: William Shakespeare

L de Lector No 11 (Mayo)  

Autor: William Shakespeare

Profile for partres
Advertisement