Page 1

de Lector vidas

miercolees

leer más allá

Paul, el genio maldito

Poemas

El parnaso contemporáneo

3

4

7

Paul Verlaine

No. 31 Enero 2018 Año III

Santiago de Querétaro, Querétaro OTRAS ARTES escritores queretanos El príncipe maldito Ulises Avendaño

9

10

Estimado lector. Este año iniciamos con muchas ganas y llenos de metas y objetivos para 2018. ¿Tú ya tienes tus metas del año? Te deseamos profundamente disciplina, fuerza y perseverancia para alcanzar esos objetivos. Este mes presentamos a uno de los poetas franceses malditos, considerado el príncipe poeta: Paul Verlaine. Muere el 8 de enero de 1896, con solo 51 años, prematuramente envejecido. En VIDAS, Roberto Delgado nos lleva por la línea corta pero intensa de la vida del autor, nos narra la experiencia de haber dejado a su esposa e hijo para vivir con otro poeta maldito: Arthur Rimbaund. En el MIERCOLEES, presentamos una exquisita selección de los poemas de Verlaine, algunos de los cuales que lo hicieron famoso y le otorgaron el título que antes de morir ostentó. En LEER MÁS ALLÁ, Valeria García nos cuenta sobre el origen de los ideales que nacieron como reacción en contra de los movimientos anteriores, publicados en 1866, bajo tres obras tituladas El Parnaso Contemporáneo, publicadas en Francia. En OTRAS ARTES, Addy Melba nos cuenta sobre el cuadro al óleo elaborado por Henry Fantin-Latour, quien en su cuadro “Coin de table” retrató a Verlaine, para quedarse en la posteridad en el museo de Orsay. En ESCRITORES QUERETANOS presentamos a Ulises Avendaño, poeta queretano con gran trayectoria, con una excelente recopilación de poesía. En RECOMENDACIONES, Jane Eyre, de Charlotte Brontë, el último título publicado por nosotros en 2017. Lee mucho. PRT


Enero 2018 Santiago de Querétaro, Querétaro Dirección editorial Patricio Rebollar

Vidas

PAUL, EL GENIO MALDTIO Roberto Delgado

MiercoLees

poemas Paul Verlaine

Leer más allá

El parnaso contemporáneo Valeria García Origel

Otras artes

EL PRÍNCIPE MALDITO Addy Melba

Escritores Queretanos POESÍA SELECTA Ulises Avendaño

Asistencia editorial Valeria García Origel Relaciones Públicas Diana Pesquera Circulación y promoción Librerías Nuevos Horizontes, Librería Sancho Panza, Amadeus, Punta del Cielo, La Charamusca, Dipac, Moser Kafé. Colaboradores Patricio Rebollar, Diana Pesquera, Valeria García Origel, Addy Melba Espinosa, Roberto Delgado Ríos, Ulises Avendaño.

suscríbete para obtener la versión digital

blogpartres@gmail.com

L de Lector. Enero 2018, año III, No. 31. Publicación mensual editada por Par Tres Editores, S.A. de C.V., Fray José de la Coruña 243, colonia Quintas del Marqués, 76047, Santiago de Querétaro, Querétaro. Sitio web: www. par-tres.com, blogpartres@gmail.com. Editor Responsable: Patricio Rebollar. ISSN: 2448-5586 tramitado por el Instituto Nacional de Derechos de Autor. Impreso por Hear Industria Gráfica, ubicado en Calle 1, No. 101, Zona Industrial Benito Juárez, 76120, Santiago de Querétaro, Querétaro, este número se terminó de imprimir el 2 de Enero de 2018 con un tiraje de 1000 ejemplares.

Se permite la reproducción parcial de esta obra en lo concerniente al texto del Autor del Mes en virtud de encontrarse libre de Derechos de Autor, en cuanto a las demás secciones de la publicación, se prohíbe su reproducción parcial o total, por cualquier medio, sin la anuencia por escrito de los titulares de los derechos correspondientes.


vidas Paul, el genio maldito “Los largos sollozos de los violines de otoño hieren mi corazón con monótona languidez. Tembloroso, recuerdo esta huida del tiempo que se fue. Evocando el pasado y los días lejanos, lloraré”. Verlaine. La ciudad de Metz se sitúa al noreste de Francia justo donde confluyen los Ríos Mosela y Seille. Justo ahí, en una histórica y bella ciudad muy cercana a territorio alemán nació Paul-Marie Verlaine el 30 de marzo de 1844. Hijo de un capitán del ejército, Paul se mudó con su familia a París donde comenzó a escribir poesía a temprana edad. En 1863, a los doce años, Verlaine logró publicar su primer poema dentro de la revista La Revue du Progres. Tres años después, le editaron una colección de nombre Poemes Saturniens, lo que lo posicionó a los quince años como un poeta prometedor. Experimentó el amor heterosexual con Mathilde Mauté Fleurville con quien se casó en 1870 y emuló a su padre al unirse al batallón 160 de la Guardia Nacional donde casi pierde la vida durante la llamada “semana sangrienta”. Se había convertido en un reconocido poeta, esposo y con cierta experiencia de guerra cuando apenas alcanzaba los veinte años. Es común que la rebeldía de los artistas se manifieste en la mayoría de los aspectos de sus vidas y Verlaine no fue la excepción. Entre más se sumergía en su poesía, más cambiante se volvía su personalidad y toda su esencia quedó trastocada cuando conoció al gran poeta Arthur Rimbaud; un escritor diez años menor, extremadamente bello y con un talento brutal. Un año después de que ambos establecieran comunicación, Paul y Arthur comenzaron a vivir juntos, lo que implicó que el prime-

3 Por Roberto Delgado

ro dejara a su esposa e hijo. La tormentosa relación derivó en el encarcelamiento de Verlaine producto de un balazo que dejó herido a Rimbaud. En un acto de arrepentimiento, Paul se convirtió al catolicismo y su obra se vio fuertemente influenciada por ello. Su trabajo usualmente se etiqueta como “decadente”, un movimiento del siglo XIX que se gestó en Europa Occidental. El estilo se componía de una visión pesimista del mundo. De igual manera, Verlaine bautizó como “poetas malditos” a un grupo de escritores que trabajaban bajo la misma línea oscura como lo fueron Mallarmé, Lautreamont y el propio Rimbaud. Se dice que debemos agradecer aquellos 555 días en que Paul fue interno de una prisión belga dentro de la celda 252 ya que presumiblemente, durante dicha detención, escribió lo mejor de su obra. Se afirma también que Victor Hugo, el gigante de la literatura francesa, le mandó sendas cartas de apoyo. Verlaine es uno de los máximos poetas franceses de todos los tiempos. Así lo confirman compendios poéticos como Las Fiestas Galantes, Antonio y Ahora y Sabiduría. El extraordinario Romanzas sin Palabras fue escrito tras las rejas donde se pueden extraer fragmentos como: “Llora en mi corazón, como llueve en la ciudad. ¿Qué es esta desazón que hiere mi corazón?”. Paul Verlain murió en 1896 a los 51 años en París y fue tanta su influencia que las estrofas con que se inicia esta colaboración fueron la contraseña elegida por los aliados en la Segunda Guerra Mundial para el desembarco de Normandía en 1944. Casi medio siglo después de su muerte, sus sentidos poemas fueron recitados para inspirar complicadas guerras.


4

Poemas Aria de Antaño Lucen vagamente las teclas del piano A la luz del suave crepúsculo rosa, Y bajo los finos dedos de su mano Un aire de antaño canta y se querella En la diminuta cámara suntuosa En donde palpitan los perfumes de ella. Un plácido ensueño mi espíritu mece Mientras que el teclado sus notas desgrana; ¿Por qué me acaricia, por qué me enternece Esa canción dulce, llorosa e incierta Que apaciblemente muere en la ventana A las tibias auras del jardín abierta? Canción de otoño Los sollozos más hondos del violín del otoño son igual que una herida en el alma de congojas extrañas sin final. Tembloroso recuerdo esta huida del tiempo que se fue. Evocando el pasado y los días lejanos lloraré. Este viento se lleva el ayer de tiniebla que pasó, una mala borrasca que levanta hojarasca como yo.

Por Paul Verlaine Grotesco

Sus piernas por toda montura, Por todo bien el oro de sus miradas, Por el camino de las aventuras Marchan harapientos y huraños. El prudente, indignado, los arenga; El tonto compadece a esos locos aventurados; Los niños les sacan la lengua Y las chicas se burlan de ellos. Sin más que odiosos y ridículos, Y maléficos, en efecto, Y tienen el aire, en el crepúsculo, De un mal sueño. Y con sus agrias guitarras, Crispando la mano de los liberados, Canturrean unos aires extraños, Nostálgicos y rebeldes Y es, en fin, que sus pupilas Ríe y llora – fastidiosoEl amor de las cosas eternas, ¡Viejos muertos y antiguos dioses! Id, pues, vagabundos sin tregua, Errad, funestos y malditos, A lo largo de los abismos y de las playas Bajo el ojo cerrado de los paraísos. La naturaleza del mundo se aísla Para castigar como es preciso La orgullosa melancolía Que te hace marchar con la frente alta, Y, vengando en ti la blasfemia De inmensas esperanzas vehementes, Hiere tu frente de anatema


Primavera

De un resorte verdaderamente admirable: Dios… ¡Qué aliento y qué cintura!

Tiernamente la joven mujer de cabello rojizo Conmovida ante tanta inocencia Y tú, querida, por tu parte, Le dijo a la rubia muchacha Qué cintura, qué aliento y Estas palabras en suave voz Qué elasticidad de gacela… “Savia que se eleva; flores que se abren tu juventud es una glorieta permite a mis dedos vagar por la hierba donde se estremece el capullo de la rosa

Al despertar fue, en tus brazos, Pero más aguda y más perfecta, ¡Exactamente la misma fiesta! Serenata

Déjame por entre el herbaje puro Beber las gotas del rocío Que humedece a la tierna rosa,.. De modo que el placer, mi cariño Avive tu rostro Como el amanecer el azul del cielo

Como la voz de un muerto que cantara desde el fondo de su fosa, amante, escucha subir hasta tu retiro mi voz agria y falsa. Abre tu alma y tu oído al son de mi mandolina: para ti he hecho, para ti, esta canción cruel y zalamera.

Su adorado cuerpo bello, armonioso Perfumado, blanco como el blanco Rosa, emblanquecido con pura leche, rosado Como un lirio bajo un cielo púrpura Cantaré tus ojos de oro y de onix puros de toda sombra, Bellos los muslos, enhiestos los pechos cantaré el Leteo de tu seno, luego el Tu espalda, hombros, vientre, un banquete de tus cabellos oscuros. Para los ojos y para las curiosas manos Para los labios y todos los sentidos Como la voz de un muerto que cantara desde el fondo de su fosa, “Pequeña niña, deja ver si tu lecho amante, escucha subir hasta tu retiro tiene aún debajo de la roja cortina mi voz agria y falsa. la hermosa almohada que lleva y las salvajes sábanas. Oh a tu lecho. Después loare mucho, como conviene, A esta carne bendita Cuyo perfume opulento evoco Soñé contigo esta noche... Las noches de insomnio. Soñé contigo esta noche: Te desfallecías de mil maneras Y murmurabas tantas cosas…

Y para acabar cantaré el beso de tu labio rojo y tu dulzura al martirizarme, ¡Mi ángel, mi gubia!

Y yo, así como se saborea una fruta Te besaba con toda la boca Abre tu alma y tu oído al son Un poco por todas partes, monte, valle, llanura. de mi mandolina: para ti he hecho, para ti, esta canción Era de una elasticidad, cruel y zalamera.


Mi sueño

Te ofrezco Te ofrezco entre racimos, verdes gajos y rosas, Mi corazón ingenuo que a tu bondad [se humilla; No quieran destrozarlo tus manos cariñosas, Tus ojos regocije mi dádiva sencilla. En el jardín umbroso mi cuerpo fatigado Las auras matinales cubrieron de rocío; Como en la paz de un sueño se deslice [a tu lado El fugitivo instante que reposar ansío.

Sueño a menudo el sueño sencillo y penetrante de una mujer ignota que adoro y que me adora, que, siendo igual, es siempre distinta a cada hora y que las huellas sigue de mi existencia errante. Se vuelve transparente mi corazón sangrante para ella, que comprende lo que mi mente añora; ella me enjuga el llanto del alma cuando llora y lo perdona todo con su sonrisa amante. ¿Es morena ardorosa? ¿Frágil rubia? Lo ignoro. ¿Su nombre? Lo imagino por lo blando y sonoro, el de virgen de aquellas que adorando murieron.

Cuando en mis sienes calme la divina [tormenta, Reclinaré, jugando con tus bucles espesos, Como el de las estatuas es su mirar de suave y tienen los acordes de su voz, lenta y grave, Sobre tu núbil seno mi frente soñolienta, un eco de las voces queridas que se fueron… Sonora con el ritmo de tus últimos besos. Tu crees en el ron del café Tú crees en el ron del café, en los presagios, y crees en el juego; yo no creo más que en tus ojos azulados. Tú crees en los cuentos de hadas, en los días nefastos y en los sueños; yo creo solamente en tus bellas mentiras. Tú crees en un vago y quimérico Dios, o en un santo especial, y, para curar males, en alguna oración. Mas yo creo en las horas azules y rosadas que tú a mí me procuras y en voluptuosidades de hermosas [noches blancas. Y tan profunda es mi fe y tanto eres para mí, que en todo lo que yo creo solo vivo para ti.

Datos Curiosos

I

El 10 de julio de 1873, Verlaine dispara dos veces sobre Rimbaund, que resulta herido en una muñeca.​El poeta es condenado por el juez Théodore t’Serstevens a dos años de cárcel, que cumple, primero en Bruselas y, posteriormente en el nuevo penal de Mons. Al salir de prisión, vuelve nuevamente

II a Inglaterra y después a Rethel, donde ejerce como profesor.

En 1883, publica en la revista Lutèce la primera serie de los «poetas malditos» III (Stéphane Mallarmé, Tristan Corbière, Arthur Rimbaud), que contribuye a darlo a conocer. Durante su estancia en la prisión (octubre de 1873 a enero de 1875) Verlaine IV elabora la base de un libro que no verá nunca la luz (Carcelariamente).


7 leer más allá El parnaso contemporáneo Por Valeria García Origel

Una de las montañas más altas de Grecia, el monte Parnaso, toma su nombre de la mitología griega; Parnaso fue hijo de Poseidón y de una ninfa llamada Cleodora. Al pie del monte, se encontraba el óraculo de Delfos que más tarde ocuparía Apolo, una de las divinidades principales de la mitología greco-romana y quien, entre otros atributos, era símbolo de inspiración profética y artística y líder de las musas, inspiración de las artes. Apolo fungía como director de su coro y patrón de la música. El monte Parnaso es considerado la patria simbólica de los poetas. Debido a lo anterior, recopilaciones de célebres obras artísticas y por supuesto literarias se han titulado con el nombre del monte de las musas y los dioses. Enfocándonos en la recopilación que nos concierne, en 1866, tres obras tituladas El Parnaso Contemporáneo, fueron publicadas en Francia. Con ideales contrarios, y de hecho, a manera de reacción en contra de los movimientos anteriores, el romanticismo, el subjetivismo y el realismo literario, surge el parnasianismo. Théophile Gautier sentó las bases del movimiento con su declaración “el arte por el arte”, es decir el arte como forma y no como contenido. Alejando así la expresión de la política, los movimientos sociales e incluso los sentimientos individuales. Destacando un carácter imaginativo y ensoñador, totalmente en contra del dominio burgués y el exceso sentimental del romanticismo. Por ello la poesía parnasiana se deslindaba por completo de los sentimientos personales. Se enfocaba más bien a reflejar la belleza del arte por sí misma.

Al movimiento se unieron más tarde los simbolistas, siendo el simbolismo una evolución de la corriente parnasiana. Verlaine publicó su primer poema Monsieur Prudhomme en La Revista del Progreso, moral, literario, científico y artístico, publicación de poesía científica e ideología progresista, que más tarde fue censurada por tratar temas políticos y económicos sin autorización y, según las autoridades de aquel tiempo, por ultrajar la moral religiosa. Luego de algunos años, en el primer Parnaso Contemporáneo, los Poemas Saturnianos de Verlaine, con influencia clara de Baudelaire, fueron publicados en 491 ejemplares y la tirada no creció hasta veinte años más tarde pues, en un inicio, la publicación no fue bien recibida, tratando, así como el parnasianismo, temas sociales pero, sobre todo, creando el arte por el arte con versos líricos y un tono musical distinto a todo. “Si Baudelaire ha puesto al desnudo psico­ lógicamente su corazón, Verlaine lo ha puesto al desnudo musicalmente. Ninguna palabra es lo que su vecina para lo que no se puede expresar… su verso tiene la in­flexión de las voces que han callado largo tiempo o que no han hablado todavía; no se parece a nada de lo que ha sido hecho antes por él, a nada de lo que se podrá hacer.” Thibaudet.


8


OTRAS ARTES

El príncipe maldito Paul Verlaine fue uno de los poetas más destacados de su generación y pese a ser nombrado “Prince de Pets” (Príncipe de los Poetas), poco antes de su muerte, su relación con el público y con el resto del mundo literario estuvo llena de altibajos, bastante más bajos que altos y es por ello que no es de extrañarse que su obra sea recordada a la par que las partes más obscuras de su vida. Mientras sus versos se convertían en pilar del movimiento simbolista y modelo del movimiento decadente, su vida se convertía en escándalo incluso para la liberal París. De su vida destaca su relación con otro poeta tan talentoso como rebelde: Arthur Rimbaud. Por él escribió Romances sans parole, por él dejó a su mujer y a su hijo, terminó en prisión y fue el centro del escándalo y rechazo público. Por él, fue inmortalizado como poeta maldito, como genio de la literatura y desafortunadamente, antes incluso que eso, como homosexual. Etiqueta que, en aquel entonces, no era solo cuestión de juzgar. Era considerado crimen y motivo de cárcel en muchos países europeos. Es así como lo vemos retratado por Henri Fantin- Latour en su cuadro “Coin de table” o “Un rincón en la mesa”. El objetivo original del pintor realista francés, era crear un cuadro con escritores de mayor fama y renombre, como Víctor Hugo y Budelaire, para celebrar el quincuagésimo cumpleaños de este último. Sin embargo, los elegidos originales no quisieron posar para el artista quién tuvo que buscar una selección que contara con menos fama. De esa manera llegó hasta nosotros

9

Por Addy Melba la pintura que muestra a Verlaine en la esquina de una mesa, sosteniendo una copa de vino y a su lado su joven amante: Arthur Rimbaud, quién observa al autor como alumno embelesado. La cabeza sobre la palma de su mano y el brazo en posición reflexiva dejando a la imaginación del observador la relación entre estos dos destacados personajes de la literatura francesa. Verlaine no fue al único artista a quién Rimbaud afectó con su conducta desenfrenada y sus vicios fuera de control. Esta obra de Fantin-Latour estaba planeada con la presencia del fotógrafo Etienne Carjat. Él había sido amigo de Verlaine y Rimbaud, incluso formaron parte del grupo “Villains Bonhommes”. Y fue en un evento de dicho grupo donde Rimbaud lastimó al fotógrafo con una vara metálica provocando el fin de su amistad, otro problema para Verlaine y la ausencia de Carjat en el famoso cuadro que hoy se encuentra en el museo de Orsay. Este cuadro pertenece a una colección de 4 retratos de grupo, dos de pintores, uno de músicos y el de escritores. En ellos el pintor buscaba rendir homenaje a los artistas objeto de su admiración. Tal vez por eso decidió dedicar dos óleos a la pintura y solo uno a música y escritura. Y aunque este peculiar grupo no fuese la primera opción del artista, la historia está contada y gracias a ello podemos ver al escritor no sólo a través de su poesía. Podemos imaginar por un momento lo que fue para los parisinos de la época, incluso para el resto de los artistas franceses, contemplar de cerca una vida que se marchitaba a la par que la poesía florecía.


10

escritores Queretanos Poesía selecta

Por Ulises Avendaño

Ulises Avendaño ha publicado poesía y reseñas en revistas y suplementos literarios, así como el poemario Claroscuro en la Colección Cuaderno de Escritura, El Hechicero Ediciones y Joan Boldó Editores (1994).- Colectivo de poesía “Arriba de la Torre el Viento Parecía Cantar” con el poemario Palabra Erótica editado por la Universidad Nacional Autónoma de México. Colección El ala del tigre. 2000. Habitaciones editado por el Fondo Editorial de Gobierno del Estado, en la colección Peces Voladores (2003). Antología de poetas en Querétaro nacidos entre 1940 y 1969 Esos que no hablan pero están. De un tajo La poesía se agolpa en el alma como la ola encaramada, como un grito inmenso que rompe las palabras y divide en dos mi estar de cada hora. La poesía de adentro la del silencio que rehace nombres [y apellidos, los grandes poetas nunca mueren, pues se escuchan en la bóveda de su propia historia, en el campanario irónico del amanecer, noche y día confunden sus cuerpos para intentar multiplicarse; ahí viene otra vez la ola, regresa a darme su luz entre las sienes, un torrencial que inunda mi casa de [palabras que se resisten a los pliegues de su [muerte.

Poema insatisfecho De esta luz que cae certera como la disolución del fuego a medio transcurrir se desprende el poema escarchean las palabras yasesecan en el incesante desierto del cual quizás renieguen para renacer secretas. Acompasadamente solas. Casi nada divertirán al ojo para morir en el placer de saberse eléctricas.

Quimera Pienso que en algún otro lugar nos espera la suavidad del mundo

Nudismos Como gotas de agua estrías que empujan cada vez más al prodigio de la naturaleza que pulsa su perfecto ritmo de c a d e r a s.

otro estado establecido de las cosas no pensado menos real y aprensivo menos sospechoso y descomunal.


Pero el misterio no está allí PERO EL MISTERIO NO ESTÁ ALLÍ, donde nosotros creemos, está en miopía-muerte, en su encandescente frescura que se repite ansiosa; duermo, despierto, me veo en el espejo; la lluvia pisotea. Una figura más, una hoja más, un centímetro más de envejecimiento, un deleznable humor que humea, un éxtasis que empieza el lunes y termina el lunes. El ciclo es ciclo y punto, el sueño no ve el fondo de sus espectros, el día los dibuja y la noche los vuelve incontenibles, los enloquece para vomitarlos de nuevo. Tu nombre, partícula furtiva del universo, de mi lenguaje repetido para nombrarte: hoja, cuerpo desnudo, débil, moda ingenua de lo humano. Un acontecimiento UN ACONTECIMIENTO se desgrana aterido en las conjeturas de la mano, sobrecargada del mundo que la habita y la estremece. Así toqué tu piel, extraviado por las lagunas de tus signos, caminé junto a ellos y todo fue aislamiento; palabras eternamente llenas de vacío. Uno dice y se desdice, no se cono la tierra en que se vive, el vocabulario de que está hecha, las más bellas palabras como algo cercano a un puñado de luz condolida de mí.

Biblioteca Digital de Escritores Queretanos Más textos de Ulises En la habitación


12

Recomendaciones Luego de quedarse huérfana, Jane Eyre queda a cargo del señor Reed, hermano de su madre. Poco después muere y los cuidados de Eyre se vuelven responsabilidad de su tía política, la señora Reed quien, junto con sus hijos, se encargan de humillarla y hacerla menos. Con el tiempo, Jane, cansada de dichas injusticias, comienza a rebelarse y es enviada a una escuela para niñas dedicada a la educación de huérfanas. En dicha institución, Jane sufre innumerables descuidos, con el tiempo, la única amiga que logra hacer, muere y sobrelleva el resto de los años pensando en ella. Luego de su mala experiencia, y siendo mucho más madura, Jane logra entrar como institutriz a una mansión, propiedad de un misterioso señor Rochester, quien visita la casa muy pocas veces, por lo que es la ama de llaves quien la acompaña durante su estancia. En el primer recorrido a toda la mansión, Jane escucha una extraña risa que, además de asustarla como nunca nada la había asustado, despierta su curiosidad y no descansa hasta descubrir el secreto que guarda aquel lugar tan extraño. Lugar en el que encontrará desgracia, desesperación, desolación, pero también al amor de su vida y un final feliz.

/ParTresEditores

www.par-tres.com

@ParTresEditores

Profile for Par Tres Editores

L de Lector No. 31 (Enero 2018)  

AUTOR: Paul Verlaine

L de Lector No. 31 (Enero 2018)  

AUTOR: Paul Verlaine

Profile for partres
Advertisement