Issuu on Google+

LA FE QUE BUSCA ENTENDER Creo en Dios Padre Todopoderoso 40. ¿Por qué es importante la revelación del nombre de Dios? Al revelar su Nombre, Dios da a conocer las riquezas contenidas en su misterio inefable: sólo Él es, desde siempre y por siempre, el que transciende el mundo y la historia. Él es quien ha hecho cielo y tierra. Él es el Dios fiel, siempre cercano a su pueblo para salvarlo. Él es el Santo por excelencia, «rico en misericordia» (Ef 2, 4), siempre dispuesto al perdón. Dios es el Ser espiritual, trascendente, omnipotente, eterno, personal y perfecto. Él es la verdad y el amor. «Dios es el ser infinitamente perfecto que es la Santísima Trinidad» (Santo Toribio de Mogrovejo)

de las cosas creadas por Él. 44. ¿Cuál es el misterio central de la fe y de la vida cristiana? El misterio central de la fe y de la vida cristiana es el misterio de la Santísima Trinidad. Los cristianos son bautizados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 45. ¿Puede la razón humana conocer, por sí sola, el misterio de la Santísima Trinidad? Dios ha dejado huellas de su ser trinitario en la creación y en el Antiguo Testamento, pero la intimidad de su ser como Trinidad Santa constituye un misterio inaccesible a la sola razón humana e incluso a la fe de Israel, antes de la Encarnación del Hijo de Dios y del envío del Espíritu Santo. Este misterio ha sido revelado por Jesucristo, y es la fuente de todos los demás misterios.

41. ¿En qué sentido Dios es la verdad? Dios es la Verdad misma y como tal ni se engaña ni puede engañar. «Dios es luz, en Él no hay tiniebla alguna» (1 Jn 1, 5). El Hijo eterno de Dios, sabiduría encarnada, ha sido enviado al mundo «para dar testimonio de la Verdad» (Jn 18, 37). 46. ¿Qué nos revela Jesucristo acerca del misterio del Padre? Jesucristo nos revela que Dios es 42. ¿De qué modo Dios revela que Él es amor? «Padre», no sólo en cuanto es Creador del universo y Dios se revela a Israel como Aquel que tiene un amor más fuerte que el de un padre o una madre por sus del hombre sino, sobre todo, porque engendra eternamente en su seno al Hijo, que es su Verbo, hijos o el de un esposo por su esposa. Dios en sí «resplandor de su gloria e impronta de su sustanmismo «es amor» (1 Jn 4, 8.16), que se da completa cia» (Hb 1, 3). y gratuitamente; que «tanto amó al mundo que dio a su Hijo único para que el mundo se salve por él» (Jn 47. ¿Quién es el Espíritu Santo, que Jesucristo 3, 16-17). Al mandar a su Hijo y al Espíritu Santo, nos ha revelado? El Espíritu Santo es la tercera Dios revela que Él mismo es eterna comunicación de Persona de la Santísima Trinidad. Es Dios, uno e amor. igual al Padre y al Hijo; «procede del Padre» (Jn 15, 43. ¿Qué consecuencias tiene creer en un solo Dios? Creer en Dios, el Único, comporta: conocer su grandeza y majestad; vivir en acción de gracias; confiar siempre en Él, incluso en la adversidad; reconocer la unidad y la verdadera dignidad de todos los hombres, creados a imagen de Dios; usar rectamente

26), que es principio sin principio y origen de toda la vida trinitaria. Y procede también del Hijo (Filioque), por el don eterno que el Padre hace al Hijo. El Espíritu Santo, enviado por el Padre y por el Hijo encarnado, guía a la Iglesia hasta el conocimiento de la «verdad plena» (Jn 16, 13).

«Lo mejor es amar la voluntad de Dios. Allí encontramos la cruz mejor que en ninguna parte. Allí crece este árbol bendito rectamente, sin impedimento, pues es sin la elección nuestra, sin satisfacción alguna. ¿Sientes en tu alma ese amor por la divina voluntad?» ~ Santa Teresa de Los Andes

DIES DOMINI Semanario litúrgico editado por la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Florida, Arquidiócesis de la Santísima Concepción. E-mail: parroquiaflorida@gmail.com. Sitio web: http:// parroquiadelrosario.wordpress.com. Facebook: parroquia.florida

SIN EL DOMINGO NO PODEMOS VIVIR

DIES DOMINI Parroquia Nuestra Señora del Rosario - FLORIDA

Núm. 7 - 14° Domingo Tiempo Ordinario - 8 de julio de 2012

Santa Teresa de Jesús de Los Andes Teresa de Los Andes experimentó desde muy niña la gracia de la comunión con Cristo, que se fue desarrollando progresivamente en ella con el encanto de su juventud, llena de vitalidad y de jovialidad, en la que no faltó, como hija de su tiempo, el sentido del sano esparcimiento y del deporte, el contacto con la naturaleza. Era una joven alegre y dinámica; una joven abierta a Dios. Y Dios hizo florecer en ella el amor cristiano, abierto y profundamente sensible a los problemas de su patria y a las aspiraciones de la Iglesia. El secreto de su perfección, como no podía ser menos, es el amor. Un amor grande a Cristo, por quien se siente fascinada y que la lleva a consagrarse a él para siempre, y a participar en el misterio de su pasión y de su resurrección. Siente a la vez un amor filial a la Virgen María que la inclina a imitar sus v i r t u d e s . Para ella Dios es alegría infinita. He ahí el nuevo himno del amor

cristiano que brota espontáneo del alma de esta joven chilena, en cuyo rostro glorificado adivinamos la gracia de la transformación en Cristo, en virtud de ese amor que es comprensivo, servicial, humilde, paciente. Un amor que no destruye los valores humanos sino que los eleva y transfigura. Sí. Como dice Teresa de Los Andes: "Jesús es nuestro gozo infinito". Por eso la nueva Beata es un modelo de vida evangélica para la juventud de Chile. Ella, que llegó a practicar con heroísmo las virtudes cristianas transcurrió los años de su adolescencia y de su juventud en los ámbitos normales de una joven de su tiempo. Su vida ejemplar se reviste de humanismo cristiano con el sello inconfundible de la inteligencia viva, de la delicadeza premurosa, de la capacidad creadora del pueblo chileno. En ella se expresa el alma y el carácter de vuestra patria y la perenne juventud del Evangelio de Cristo.

«HERMANOS» DE JESÚS Al dogma de María Siempre Virgen se objeta a veces que la Escritura menciona unos hermanos de Jesús (cf. Mc 3, 31– 55; 6, 3; 1 Co 9, 5; Ga 1, 19). La Iglesia siempre ha entendido estos pasajes como no referidos a otros hijos de la Virgen María; en efecto, Santiago y José "hermanos de Jesús" (Mt 13, 55) son los hijos de una María discípula de Cristo (cf. Mt 27, 56) que se designa de manera significativa como "la otra María" (Mt 28, 1). Se trata de parientes próximos de Jesús, según una expresión conocida del Antiguo Testamento (cf. Gn 13, 8; 14, 16;29, 15; etc.).

Beato Juan Pablo II

EL EVANGELIO DE CADA DÍA LUNES 9: Mt 9, 18-26

JUEVES 12: Mt 10, 7-15

MARTES 10: Mt 9, 32-38

VIERNES 13: Mt 18, 1-4

MIÉRCOLES 11: Mt 10, 1-7

SÁBADO 14: Mt 10, 24-33

CEC, 500


SALMO RESPONSORIAL

EVANGELIO

Salmo 122

Aleluia. El Espíritu del Señor está sobre mí; Él me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres. Aleluia.

R. Nuestros ojos miran al Señor, hasta que se apiade de nosotros.

La Santa Misa 14° Domingo del Tiempo Ordinario Color litúrgico: Verde ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 47,10-11. Oh Dios, meditamos tu misericordia en medio de tu templo: con tu renombre; oh Dios, tu alabanza llega al confín de la tierra; tu diestra está llena de justicia. ORACIÓN COLECTA Oh Dios, que por medio de la humillación de tu Hijo levantaste a la humanidad caída; concede a tus fieles la verdadera alegría para que, quienes hemos sido librados de la esclavitud del pecado, alcancemos también la felicidad eterna. PRIMERA LECTURA Lectura de la profecía de Ezequiel (2, 25). Un espíritu entró en mí y me hizo permanecer de pie, y yo escuché al que me hablaba. Él me dijo: Hijo de hombre, Yo te envío a los israelitas, a un pueblo de rebeldes que se han rebelado contra mí; ellos y sus padres se han sublevado contra mí hasta el día de hoy. Son hombres obstinados y de corazón endurecido aquellos a los que yo te envío, para que les digas: «Así habla el Señor». Y sea que escuchen o se nieguen a hacerlo -porque son un pueblo rebelde- sabrán que hay un profeta en medio de ellos. Palabra de Dios. R. Te alabamos, Señor.

Levanto mis ojos hacia ti, que habitas en el cielo. R Como los ojos de los servidores están fijos en las manos de su señor, y los ojos de la servidora en las manos de su dueña: así miran nuestros ojos al Señor, nuestro Dios, hasta que se apiade de nosotros. R ¡Ten piedad, Señor, ten piedad de nosotros, porque estamos hartos de desprecios! Nuestra alma está saturada de la burla de los arrogantes, del desprecio de los orgullosos. R SEGUNDA LECTURA Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto (12, 7-10). Hermanos: Para que la grandeza de las revelaciones no me envanezca, tengo una espina clavada en mi carne, un ángel de Satanás que me hiere. Tres veces pedí al Señor que me librara, pero Él me respondió: «Te basta mi gracia, porque mi poder triunfa en la debilidad». Más bien, me gloriaré de todo corazón en mi debilidad, para que resida en mí el poder de Cristo. Por eso, me complazco en mis debilidades, en los oprobios, en las privaciones, en las persecuciones y en las angustias soportadas por amor de Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. Palabra de Dios. R. Te alabamos, Señor.

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos (6, 1-6a). Jesús se dirigió a su pueblo, seguido de sus discípulos. Cuando llegó el sábado, comenzó a enseñar en la sinagoga, y la multitud que lo escuchaba estaba asombrada y decía: «¿De dónde saca todo esto? ¿Qué sabiduría es esa que le ha sido dada y esos grandes milagros que se realizan por sus manos? ¿No es acaso el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago, de José, de Judas y de Simón? ¿Y sus hermanos no viven aquí entre nosotros?» Y Jesús era para ellos un motivo de escándalo. Por eso les dijo: «Un profeta es despreciado solamente en su pueblo, en su familia y en su casa.» Y no pudo hacer allí ningún milagro, fuera de sanar a unos pocos enfermos, imponiéndoles las manos. Y Él se asombraba de su falta de fe. Palabra del Señor. R. Gloria a ti, Señor Jesús. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS La oblación que te ofrecemos, Señor, nos purifique y cada día nos haga participar con mayor plenitud de vida del reino glorioso.

ORACIÓN A SANTA TERESA DE LOS ANDES Teresa de Los Andes, que de la mano de María te convertiste en una joven enamorada de Jesucristo, eres modelo de santidad y camino de perfección para la iglesia.

Tú supiste reír, amar, jugar y servir. Tú fuiste fuerte para asumir el dolor y generosa para amar. Tú supiste contemplar a Dios en las cosas sencillas de la vida. Muéstranos el amor del Padre para vivir la amistad con alegría y con ternura en la familia. Ayuda a los débiles y a los tristes para que el Espíritu los anime en la esperanza. Intercede por nosotros y pide para Chile el amor y la paz.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Mt 11,28. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados y yo los aliviaré, dice el Señor. ORACIÓN POST COMUNIÓN Felices de saber, Dios Padre Nuestro, que constantemente nos alimentas con este Pan del Cielo, danos la fuerzas para amarnos entre nosotros y poder llevar el Evangelio de tu Hijo único a los confines del mundo.

Teresa de Los Andes, hija predilecta de la Iglesia Chilena, Religiosa del Carmelo, amiga de los jóvenes, servidora de los pobres, ruega por nosotros cada día. Amén.


Dies Domini Núm. 7