Page 1

Núm. 30. Año VII. Octubre 2010

Edita: Parroquia Santa María del Valle E-mail: parroquiadelvalle@gmail.com


Ánimo, no tengáis miedo Han acabado las vacaciones y la uien más, quien menos, se ha acercado, alguna vez, a la costa en vevida recobra su curso normal. Hemos bajado del sorano… siego veraniego y nos heDesde la ventana mos metido de lleno en el del apartamento divisamos mar de la vida, del trabajo o el mar y los pinos de las de los estudios, de la famiprimeras dunas,… ¡Qué lia, de las relaciones sociabelleza…! ¡Qué armoles… Y descubrimos que, o nía…! nos preparamos concienzuEl verdor de los pinos damente, o somos un pelele con sus diferentes tonalidamecido por las olas en el des, según la mayor o memar de lo cotidiano. nor cantidad de luz del sol –“¡Ánimo, soy yo, no que reciben…, la inmensiP. Gonzalo Blasco. tengáis miedo!” –nos dice dad del mar, con su suJesús. perficie más o menos azulada, según la Pero también nos dice que, para profundidad de las aguas, con sus suaves discurrir por la vida, hemos de prepararondulaciones… ¡Qué visión más oxigenos. No podemos meternos en ella sin nante! ¡Qué maravilla! más, porque, si así lo hacemos, la vida Esta visión nos transmite tranquilidad, nos llevará de aquí para allá sin rumbo, paz, armonía… nos bamboleará según las corrientes de ¿Cómo puede alguien dudar de esa opinión imperantes en cada momento, y, mano inteligente y amorosa que lo ha hecuando queramos retomar el rumbo y cho posible? decidir nuestro camino, o será muy difícil Descendemos hacia la playa ligeros y nos faltarán las fuerzas, o puede resulde equipaje: una bolsa y, lo más, una tarnos prácticamente imposible, es más, sombrilla y una silla,… incluso esas olas pueden habernos desNos metemos en el agua. Y, de truido irremediablemente… pronto, nos damos cuenta de que la se–“¡Ánimo, soy yo, no tengáis mierenidad que veíamos desde nuestra vendo!” tana, se torna agitación, nuestra paz se • Tendrás que dejar muchas cosas vuelve zozobra, el horizonte que veíamos con nitidez, se difumina,… en la orilla, sólo necesitas un bañador y ¡Nos sentimos inseguros…, mecidos tu persona. Si pretendes nadar con tu casa a cuestas te hundirás sin remedio. a derecha e izquierda, sin control…, ¡re• Pero eso no basta, tendrás que volcados por las olas…! aprender a nadar, y son diversos los mo…


dos de hacerlo. Tú tienes que elegir el que más va contigo, el que más te ayuda. • Tienes que conocer las diversas corrientes que subyacen en el mundo y que a simple vista son imperceptibles. Si no las conoces te dominarán y te conducirán a donde no deseas. • Tienes que tener un horizonte en tu vida, una meta, una finalidad, que dirija tus movimientos para llegar a conseguirla. Si no la tienes serás como un madero que el mar lleva donde quiere. • Tendrás que alimentarte bien para que tus fuerzas no decaigan en el momento más inoportuno, en esas circunstancias en que todo se pone cuesta arriba, que llegará, no lo dudes. • Y, por último, te dará seguridad el invitar y unirte a otros para hacer la travesía. Juntos podréis vencer los obstáculos, el cansancio, el desánimo, los mil y uno avatares de la vida. Y podréis animaros, fortaleceros, ayudaros.

–“¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!” Jesús debe ser tu horizonte, Él desea tu felicidad, tu ser persona más plena. Conócelo, estúdialo, pregúntale. Déjate orientar por Él. Para ello nos dejó su Palabra, la Biblia, y nos enseñó a hablar con Él y con su Padre (nuestro Padre). Pídele que te ayude a conocer las corrientes subterráneas de nuestra sociedad. Aligera tus ansias de poseer, que te lastran. Aliméntate semanalmente, o con más frecuencia, del Pan de la Vida. Únete a sus amigos, la Iglesia, y con su ayuda nada feliz por el mar de la vida. –“¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!” “¡Yo estoy contigo!” Padre Gonzalo Blasco, SJ


¡Ánimo... y adelante! (Novedades) n nuevo curso y un renovado ímpetu y ganas de comenzar esta aventura apasionante que tiene que ser el anuncio del Evangelio en nuestros ambientes. El pasado día 20 de septiembre, nuestro Consejo Pastoral Parroquial aprobó lo que será el Plan pastoral para este nuevo curso. En esta misma revista aparece concretado dicho plan. Sólo deciros que nuestro objetivo fundamental, como siempre, tiene que ser EVANGELIZAR, que no es otra cosa que vivir para anunciar el Evangelio de Jesucristo. Todo lo que hagamos o dejemos de hacer en este curso tiene que estar enfocado desde esta tarea fundamental que tenemos todos los creyentes. ¡Mucho ánimo! También hay tres novedades, referidas a nombramientos diocesanos, que repercuten en nuestra comunidad parroquial: 1.–El nombramiento de D. Fernando Trasmonte como Vicario Parro-

Fernando Trasmonte

quial de esta Parroquia. Don Fernando no necesita presentación pues es natural de nuestro pueblo y estuvo unos años de su vida sacerdotal en esta Parroquia. ¡Que sea bienvenido, que se sienta en su casa! Nosotros damos gracias a Dios por tener otro sacerdote al servicio de nuestra comunidad. 2.–El nombramiento de D. Francisco Sayago como Vicario Episcopal de nuestra zona. Don Francisco sustituye a D. Antonio Becerra en esta tarea. También le damos la bienvenida. Don Francisco es natural de la vecina Ribera del Fresno. 3.–El nombramiento de D. Julián García Franganillo como Vicario Judicial de la Diócesis. Don Julián no nació en Villafranca, pero la mayor parte de su vida la pasó en este pueblo y por eso se siente villafranqués. ¡Enhorabuena!

Francisco Sayago

José Cordero, párroco.

Julián García Franganillo


Núm. 29 - Junio 2010

PLAN PASTORAL 2010-2011

Evangelizar... n esta palabra se recoge el mensaje principal de lo que será el Plan Pastoral del nuevo curso que acabamos de comenzar. Así se aprobó en la primera reunión del Consejo Pastoral celebrada hace unas semanas y sí se explicó en la Eucaristía del Envío con que dimos comienzo oficial del curso pastoral en nuestra parroquia. Evangelizar es anunciar la Buena Noticia del Evangelio de Jesucristo. Es llevar la revelación cristiana a personas que aún no han recibido el Evangelio. Hoy es absolutamente necesario emprender como cristianos una nueva evangelización en el día a día, en nuestras familias, nuestros trabajos, nuestras comunidades. Porque como cristianos, nuestro deber es hacer presente a Cristo en nuestras vidas y hacerlo presente en la de aquéllos que nos rodean. Como cristianos que somos desde el Bautismo, tenemos el compromiso que nos marca pertenecer a la Iglesia, que nos pide ser miembros activos en la Iglesia de hoy. En esta tarea queremos centrarnos en este curso y todos estamos llamados a implicarnos, cada cual desde su parcela. Además, se hace especial hincapié en la necesidad de formación continua para todos los cristianos. La Escuela de Formación Cristiana que se imparte en nuestro arciprestazgo nos abre una posibilidad a tener en cuenta para ser cristianos formados y firmes en nuestros conocimientos para que la difusión cristiana sea más eficaz. Más adelante informaremos sobre dónde comenzará un nuevo curso este año para los que quieran asistir. También se va a incidir de manera significativa en la Pastoral de los Jóvenes, que

será una apuesta importante en este nuevo curso, porque los jóvenes son el futuro y el espíritu de una Iglesia joven será vital para reforzar los lazos de la comunidad cristiana. Y en materia económica, queremos destacar que nuestro compromiso como cristianos debe llevarnos a trabajar en la autofinanciación de nuestra Iglesia. Somos una familia en la fe y las necesidades de nuestra parroquia para seguir disfrutando de algunas cuestiones pasa por nuestra generosidad y compromiso. Como ejemplo, reseñar que

las obras realizadas en el último año en la Sacristía de la Parroquia y en una de las capillas traseras se han sufragado con las cuotas anuales de los fieles, DE LOS 45 FELIGRESES QUE PAGAN ESA CUOTA VOLUNTARIA ANUAL. Antes de final de año se informará oportunamente acerca de esta cuestión de la cuota parroquial para aquéllos que estén interesados en contribuir con los gastos de la parroquia. Nuestra misión de este año, de cada día, es ser cristianos del siglo XXI, con un compromiso fuerte con nuestra fe, ser evangelizadores de hoy y de mañana, hasta conseguir una Iglesia en la que resurja con insistencia el espíritu de los primeros cristianos.


Soy Iglesia iento pena por mi Iglesia, a la que tan orgullosamente pertenezco y quiero. En estos últimos años tan criticada y despreciada por un sector de personas, que muchos de ellos dicen llamarse católicos y cristianos, pero no actúan con coherencia. Ser cristiano es algo más que unas prácticas religiosas, es un compromiso que tenemos en todos los niveles. Colaborar con la Iglesia no es un asunto accidental, sino que pertenece a la misma esencia de la vocación cristiana. Una clara conciencia de pertenecer a la Iglesia lleva consigo participar activamente en el sostenimiento de los sacerdotes y de todas las actividades que permiten al ser humano de hoy entrar en contacto con la vida de Cristo. Colaborar económicamente con la Iglesia, pertenece a la esencia de la vocación cristiana. “DÍA DE LA IGLESIA DIOCESANA” (que celebramos en noviembre), una jornada anual para reavivar nuestra conciencia de que todos los bautizados formamos la gran familia de los hijos de Dios que es la Iglesia. Esta Iglesia Diocesana, de la que formamos parte y en la que vivimos nuestra fe, no la hemos creado nosotros, los católicos de hoy, sino que es fruto de una herencia recibida de nuestros mayores, a lo largo de más de cinco siglos. La Iglesia está presente en todos los rincones donde vive gente, incluso en los nuevos barrios. Parroquias con su sacer-

dote y grupos de laicos corresponsables, en las que se imparte catequesis para educar en la fe a los niños, jóvenes y adultos. Parroquias en las que hay servicio de Cáritas para atender a los más pobres y necesitados, visitadores de enfermos, etc. Parroquias, cada una de ellas, con sus celebraciones y fiestas propias. Parroquias en la que los cristianos son bautizados, confirmados, celebran la Eucaristía, contraen matrimonio, son acompañados en su enfermedad y encomendados el día de su muerte. Es evidente que mantener y acrecentar aún más toda esta actividad y la conservación necesaria es posible gracias a la colaboración personal y económica de los cristianos, por eso nos tenemos que concienciar de que es una cosa nuestra y la tenemos que mantener nosotros. La vida de la Iglesia depende siempre, y ahora más que nunca, de los fieles que cumplen con su deber de “ayudar a la Iglesia en sus necesidades”. En la Iglesia el dinero no es un fin, sino un medio al servicio de la misión evangelizadora, del culto y de la caridad. Lo que la Iglesia pueda hacer depende en buena parte de los recursos que tenga para realizarlo, esto es claro y evidente. Es también natural que la Iglesia sea sostenida económicamente por nuestra aportación, la de los católicos, de todos los que somos miembros de ella. Lo cual no quita que personas ajenas a ella, que valoran lo


que en ella se hace, contribuyan a su sostenimiento cuando ponen la X a favor de la Iglesia en la declaración de la renta. Como fieles católicos debemos ser cada vez más y mejor una Iglesia que acompaña y ayuda. Depende de todos que sea así. Tenemos que ayudar a la Iglesia con nuestra prestación personal y económica. Tenemos que ser ge-

nerosos con la Iglesia, recordando la generosidad de Cristo, que se hizo pobre para que nosotros fuésemos ricos. Tenemos que hablar de nuestra Iglesia con el mismo cariño que hablamos de nuestra familia. La tenemos que sentir como algo nuestro. En ella fuimos bautizados, aprendimos en la catequesis, nos casamos, recibimos todos los sacramentos, nos reunimos en misa, así es nuestra vida de familia cristiana. Disponemos de sacerdotes, religiosos, religiosas y muchísimos laicos, etc. Tenemos edificios que hay que cuidar y mantener en buen estado. Como ocurre en nuestras familias, la Iglesia no se mantiene sola, tiene que te-

ner fondos para cubrir todos sus gastos. Entonces, ¿cómo se financia la Iglesia? ¿De dónde le llega el dinero? El dinero, en nuestra parroquia, procede fundamentalmente de dos vías: una, de las colectas de las misas y el donativo que donamos cuando se nos da un servicio religioso como bodas, bautizos, entierros, etc., y otra, de la suscripción o cuota fija que tenemos con nuestra comunidad, que son escasas teniendo en cuenta el número de fieles de nuestra parroquia (actualmente hay solo 45 cuotas fijas). Esto puede ser por falta de información o dejadez. Animo desde estas líneas para que el número de suscripciones vaya en aumento. Quisiera insistir en lo de una cantidad periódica, que consiste en que cada persona o familia ayude al sostenimiento económico de su Parroquia entregando una cantidad fija. ¿Y qué decir de aquéllos que se sienten católicos y no aportan nada para el sostenimiento de la Iglesia? Que sean conscientes y piensen que no son los otros, sino que corresponde a todos los bautizados. Muchas gracias a todos los que hacéis esas aportaciones y un recordatorio para aquellos que aún no lo hacen. Paquita Paredes Durán.


¿Qué es el Fondo de Sustentación del Clero? l Fondo de Sustentación del Clero es un mecanismo establecido por la archidiócesis de MéridaBadajoz con el objetivo de procurar que no haya diferencias notables entre las percepciones económicas que reciben los presbíteros que ejercen su ministerio en nuestra diócesis. La base fundamental en la que se basa este mecanismo es que todos los presbíteros trabajan en la misma Iglesia, según la misión recibida del Obispo, unido al espíritu fraternal del clero, donde el esfuerzo de todos y la generosidad de muchos procuran una retribución lo más justa y digna posible. Desde un punto de vista económico, no es lo mismo ejercer el sacerdocio en unas parroquias que en otras, en

cuanto a los recursos con los que cuentan, no es lo mismo que unos presbíteros puedan ejercer una acción docente en centros educativos y otros no, no son lo mismo localidades con un número importante de ciudadanos que otras

donde existe un único sacerdote para varias poblaciones pequeñísimas… Todas estas características distintas en el lugar donde se ejerce el sacerdocio se solucionan a través del Fondo Diocesano, con un sistema de puntos por el que se calcula la retribución mensual de cada sacerdote basado en la solidaridad y espíritu fraternal. Así, las parroquias y presbíteros con más recursos aportan al Fondo cantidades económicas para atender a aquellos que ejercen su ministerio en condiciones más precarias. En definitiva, el Fondo Diocesano de Sustentación del Clero es un mecanismo de redistribución de los recursos generados por los presbíteros para que todos puedan ejercer su ministerio lo más dignamente posible. Juan Carlos García Márquez Miembro del Consejo Económico Parroquial.


La Peña Taurina «El Albero» recauda 7.300 euros para Cáritas a Peña Cultural Taurina «El Albero», de Villafranca, hizo entrega a Cáritas Interparroquial de un cheque por valor de 7.300 euros, como resultado final de la recaudación conseguida en la becerrada benéfica de promoción celebrada, el día 11 de septiembre, con motivo de las pasadas fiestas patronales en honor a la Virgen Coronada. El festejo lo organizó la Peña Taurina El Albero, con la colaboración de la Asociación Cultural Ecuestre de Villafranca, la Diputación Provincial de Badajoz a través del Patronato de Tauromaquia, el Ayuntamiento de Villafranca y los jóvenes becerristas Javier Durán Vizuete y Fernando Ramos López, los dos villafran-

queses, y sus compañeros de la escuela Alberto Blanco, de Fuente del Maestre, Emilio Salamanca, de Almendralejo, y Juan Ángel García, de la Parra, además del torero extremeño y socio de la Peña El Albero, Miguel Ángel Perera. La coordinadora de Cáritas, Choli Gómez, recogió el cheque, junto al resto de la directiva, y agradecieron el gesto generoso de la familia taurina, el esfuerzo en la organización del evento y felicitaron a los jóvenes alumnos de la escuela taurina por su participación y su actuación, así como al pueblo de Villafranca por su colaboración altruista.


Madre María de la Purísima de la Cruz ueron muchos los vecinos de Villafranca que asistieron en Sevilla en el acto de beatificación de Madre María de la Purísima, de las Hermanas de la Cruz, hace tan sólo unas semanas. La Madre María de la Purísima fue la anterior Madre General de la Compañía de Hermanas de la Cruz, fundada en Sevilla por Santa Ángela de la Cruz y visitó Villafranca en varias ocasiones. Su beatificación se justifica en que durante su vida, los que la trataron la tenían por santa y esta opinión se confirmó en su muerte, fueron muchas las personas que pasaron objetos religiosos por su cadáver. Para que una persona sea beatificada tiene que haber practicado las virtudes en grado heroico y haber realizado al menos un milagro reconocido por médicos y personas competentes. En el caso de María de la Purísima se ha tenido en cuenta la curación de la mujer onubense, Ana María Rodríguez Peralbo, de La Palma del Condado, la cual tomó su Primera Comunión en la celebración de la beatificación en Sevilla.

También Villafranca vivió los ecos de la buena noticia para la Compañía de las Hermanas de la Cruz porque el jueves día 30 se celebraba en la Parroquia una Eucaristía de Acción de Gracias por su Beatificación. Fue Madre General durante veintidós años y en ellos fundó siete nuevas comunidades y vivió la beatificación de Sor Ángela de la Cruz por el Papa Juan Pablo II en Sevilla. Murió en 1998 con

gran fama de santidad y fue enterrada en la Cripta de la Casa Madre, donde reposaron los restos de Santa Ángela hasta su exaltación a los altares.


Orar es vivir, no es imaginar ni soñar espués de un verano caluroso y de un descanso merecido, unos por aquí y otros por allá, volvemos a nuestros trabajos con más ganas e ilusión. Si hemos ido a la playa o a la montaña, o incluso si nos hemos quedado en casa, habremos tenido la oportunidad de seguir fomentando nuestra vida espiritual de otra manera, con otro ritmo más pausado pero alimentándonos de las nuevas vivencias que nos ofrece el tiempo de vacaciones. Queridos amigos, me estoy refiriendo a la oración, a ese encuentro con Jesús de Nazaret, que siempre está dentro de nosotros aunque nosotros viajemos de un sitio a otro, porque, en definitiva, siempre estamos en manos de Dios. Por eso debemos saber ver a Dios en todo lo que nos rodea: en las personas, en los objetos, en los paisajes, en cada tarea que realizamos, etc. Todo es obra de Él y cada día, desde el amanecer hasta la puesta del sol, se nos brinda el magnífico regalo de disfrutar de todo lo que nos ofrece y de ser instrumentos de su amor. En nuestra oración sentimos seguridad y calma interior. Son experiencias que nos permiten saborear más la vida y que nos impulsan a dar gracias al Señor constantemente, de modo que cuanto más agradece-

mos más recibimos de Él. Así la vida se convierte en algo precioso, porque todo lo hacemos desde Él. Yo me atrevo a deciros que no nos conformemos con la oración basada en las palabras, sino que desde ahí lleguemos a lo más profundo de nuestro ser, sedientos de Dios. Pero esto no se logra de la noche a la mañana, sino poco a poco, siendo perseverante y dedicándole cada día un rato y, a ser posible, en un mismo lugar. Orar es vivir, no es imaginar ni soñar. Se trata de un amanecer constante, es decir, de empezar cada día para hacer de cada momento algo único y muy especial porque está bendecido por la presencia divina. Es un continuo despertar a la vida desde la vida y para la vida, pero para la vida de Dios, que quiere que seamos felices. Como dicen las Escrituras, entrar en esta aventura maravillosa es sólo cuestión de escoger libremente el camino adecuado y yo, desde aquí, os animo a ello. “Elige la vida y vivirás tú y tu descendencia, amando al Señor tu Dios, escuchando su voz, pegándote a Él, viviendo unido a Él, pues Él es tu vida y tus largos años de habitar en la tierra que el Señor prometió a nuestros padres”. (Dt. 30, 19-20). Consolación Gómez Delgado.

El Blog de la Parroquia Y una vez más, queremos recordaros a todos que desde nuestra Parroquia del Valle intentamos utilizar las nuevas tecnologías al servicio de la pastoral. Por eso, contamos con el Blog de la parroquia, con informaciones referentes a nuestra vida de comunidad. Sería bueno no sólo contar con vuestras visitas sino también con vuestras colaboraciones para que podamos hacer de este instrumento una herramienta en beneficio del crecimiento pastoral en sus diversos ámbitos de desarrollo. Os apuntamos de nuevo la dirección para acceder al blog, parroquiadelvalle.blogspot.com, En cuando al correo para enviar vuestras aportaciones es parroquiadelvalle@gmail.com Esperamos que durante este curso el uso de este blog parroquial sea más continuo y retroactivo para bien de la comunidad.


Don Juan de la Peña, in memoriam

on el final del verano y a punto de cumplir años, se nos fue en silencio quien hizo de su pasión por la música un estilo de vida. Don Juan de la Peña, villafranqués de adopción, aunque nacido en Chinchón, no sólo vivió y trabajó casi toda su vida en Villafranca sino que aquí echó raíces y además nos dejó un importante legado en muchos formatos, pero hoy sobre todo queremos quedarnos con el de los recuerdos. Y para la comunidad parroquial del Valle, Don Juan será recordado como en esta imagen que captamos hace apenas unos meses, fue la última vez que nos

dirigió los cantos en una celebración en la Parroquia, con esa energía y esa entrega que siempre demostró, pese a que en algunos momentos su salud era delicada. Y quería volver a sentarse detrás de este organillo que ahora queda huérfano, y mirándolo nos evoca a su imagen tantas veces repetida. Su recuerdo aún fresco en nuestras memorias quedará para siempre grabado en nosotros, porque sus melodías se seguirán escuchando en nuestras voces como homenaje de eterno agradecimiento a su generosidad y su innata pasión por la música, a su ejemplo cristiano y a su fe transmitida desde lo que mejor supo hacer, ser músico de todos.


De nuevo visita a Perú iempre tengo la Revista Encuentro para poder informaros de mi última visita a Perú. Como siempre vengo emocionada por la acogida, por las muestras de cariño y de afecto y, en fin, por todos los detalles que ese rinconcito de la amazonía peruana, llamado Leymebamba, tiene conmigo. Todos los años la estancia en tierras peruanas es diferente, bien porque ocurren cosas o bien porque surgen acontecimientos o actividades que no pasaron en otros años. Lo más enriquecedor de la visita de este verano ha sido compartirla con un grupo de personas encantadoras; todas ellas forman parte del grupo de animadores misioneros de la Diócesis de Mérida-Badajoz: Padre Juan Andrés Calderón, Padre Federico Gragera (ambos tuvieron misión en Perú), Angelines y Esperanza (Hogar de Nazaret), Tere, Julia y Pedro (laicos). Con ellos hemos visitado todas las comunidades en las que se encuentran los misioneros y misioneras de nuestra Diócesis, hemos podido comprobar que cada uno de ellos son felices en su tarea de evangelizar, que todos ellos están muy comprometidos con el entorno social y natural de sus respectivas comunidades, no olvidando nunca que tam-

Hermana Mercedes nos recibe en el aeropuerto de Lima.

Grupo Perú.

bién están presentes en todo lo relacionado con la educación y la infancia. Resaltar, y es una opinión muy personal, que en todas las comunidades en las que están nuestros sacerdotes misioneros se va notando el progreso, cómo las comunidades van mejorando en proyectos de higiene, en querer hacer mejor las cosas, y sin nunca olvidar que lo primero es evangelizar, pero mi experiencia me dice que si ellos, los misioneros, y nosotros, los laicos que vamos asiduamente, no nos involucramos en todos esos asuntos sociales la evangelización se queda corta. Con el grupo hemos visitado a las Hermanas Formacionistas, Mercedes (mi hermana de sangre) y Glafira, que nos reciben y nos acogen con mucho cariño. Después nos espera en Cajamarca, el Padre Manolo Vélez, emeritense. Pasamos por Celendin,

Padre Manolo Vélez, con niños residentes.


no paramos pues el Padre Antonio Sáez está de vacaciones en su tierra natal, Oliva de Mérida. Por unos caminos angostos y que van rodeando montañas llegamos a Sorochuco, allí se encuentra el Padre Josely Ardila (natural de Talavera la Real); se nota en su semblante que se alegra de nuestra visita. Allí pasamos casi tres días visitando alguna de sus muchas comunidades, y de nuevo la «combi» (especie de furgoneta) que, rodeando los Andes y con alturas de hasta 3000 metros, nos lleva a Leymebamba; aquí el grupo estará cuatro o cinco días para asistir a la celebración de la Mamá Carmen, patrona de la ciudad. Pasamos unos días con el Padre Diego Isidoro (emeritense), conviviendo con los chicos y chicas de la Escuela-Hogar Santa Ana (Hogar en el que viven 40 chavales y que es subvencionado por la Comunidad Educativa Ruta de la Plata de Almendralejo). Después de la fiesta marchamos a Chachapoyas, aquí las religio-

Estamos en Huancas acompañando a la madre Amor.

Comedor en Chachapoyas.

sas formacionistas, madres Amor y Katy nos esperan con los brazos abiertos, esta casa es como la casa de todos los españoles que por allí pasamos, nunca vemos un mal gesto, siempre tiene esa felicidad que irradia tolerancia y acogida. Visitamos a nuestros Padres Lolo Matos (Oliva de la Frontera) y Ángel Maya (Segura de León), orgullosos nos enseñan su ciudad de Rodríguez de Mendoza, recorremos con ellos varias co-

En Rodríguez de Mendoza, con Padre Ángel.

munidades y también somos testigos de algunos proyectos en los que colaboran. Va acabando la visita, y el grupo se adentra en la selva peruana para llegar a Pampahermosa y visitar a nuestro misionero, almendralejense, Vicente Venegas y a su compañero Emigdio (Huelva); ambos no son de nuestra diócesis pero están muy unidos a nuestros misioneros. Aquí comprobamos también el trabajo que ellos realizan y pasamos dos días visitando otras comunidades de la selva.

Padre Juan Andrés, con niños de la selva.


Otro acontecimiento, que ya conoceréis por Iglesia en Camino, es el nombramiento de Hijos Adoptivos de Leymebamba a todos los misioneros y misioneras que pasaron por ese pueblo. Deciros que fue un acto entrañable y muy emotivo, que a más de uno o una se nos saltaron las lágrimas, porque realmente lo hacían de corazón, era un agradecimiento sincero a todos esos padrecitos y madrecitas españoles que, en un momento determinado de su vida, lo dejan todo para marcharse a Ley-

Hijos adoptivos.

mebamba y llevar el mensaje del Evangelio a todas las familias lemichas. En varias ocasiones mencionaron a nuestros obispos (D. Antonio Montero, ya emérito, y D. Santiago García), que también fueron nombrados hijos adoptivos, ya que entienden que si hay enviados a evangelizar es porque hay Obispos que envían, y el pueblo creía que la presencia de más 30 años de misioneros y misioneras merecía este nombramiento. Con sinceridad, os digo que fue un acto muy conmovedor, se entregaron las medallas respectivas y, desde la Delegación de Misiones de la Diócesis, se le hizo entrega de un regalo para agradecer el detalle que con nosotros habían tenido. A finales de julio, el grupo que me acompañó regresó a España; en esos días se incorpora D. Gabriel Cruz Chamizo, sacerdote diocesano muy unido a todos los misioneros. Con él y con el Padre Diego

visitamos la Jalca para hacer el seguimiento de un proyecto de conducción de aguas que habían subvencionado desde el Ayuntamiento de Guareña. La acogida por parte de los lugareños fue muy agradable, en honor a nuestra visita cocinaron una oveja que compartimos con ellos. En mi retina está otro gran acontecimiento vivido en este verano, y fue hacer realidad un proyecto que, subvencionado por el Ayuntamiento de Almendralejo, se está haciendo realidad: es el de llevar luz eléctrica a más de 60 familias de Leymebamba. Poder estudiar con luz, poder acostarse un poco más tarde, poder tener un pequeño televisor, poder encender la luz a media noche para ese niño que llora o ese anciano que se lamenta, eran utopías hace un año, hoy, gracias a mucha gente, son una realidad. Ser testigo de estos sueños realmente me hacen crecer como persona, ser más tolerante y, sobre todo, no quejarme mucho por algunas cosas que ya, desde luego, no son imprescindibles en mi vida. Queridos lectores de la revista Encuentro, estaría escribiendo páginas y páginas y no acabaría nunca, espero no haberos cansado y sólo os digo que todos podemos aportar cosas a la misión: orar por nuestros misioneros y misioneras, orar para que seamos capaces de cambiar el mundo y capaces de cambiar actitudes para mejorar la vida de otras personas; es importante que en este mes de octubre, mes misionero por excelencia, colaboremos en ese domingo del DOMUND y, por si alguien no se lo cree, os digo que yo en primera persona compruebo que ese dinero llega a las distintas parroquias y a los muchos misioneros y misioneras repartidos por todo el mundo, y ese dinero que aportamos da de comer a muchos niños, a muchos ancianos y a muchas personas necesitadas. Coro Díaz Tortonda.


Encuentro 30  

Revista Encuentro Nº 30

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you