Issuu on Google+


NUEVO CURSO: ¡NUEVAS ILUSIONES, NUEVOS PROYECTOS, PLENITUD DE VIDA! ermanos en la fe en Cristo Jesús, Señor nuestro, Señor del mundo y de la historia: Me gustaría ayudaros a sentir la alegría profunda de creer. Somos unos privilegiados, desde luego no por nuestros esfuerzos y desvelos, sino por la misericordia de Dios que nos ha imbuido desde pequeños la fe en su Hijo. Gonzalo Blasco de Miguel ¡Qué gratificante es vivir sabiendo que Dios es nuestro Padre amoroso que nos ayuda a caminar en medio de este mundo, por un lado maravilloso, gracias al don de la inteligencia humana que lo ha desarrollado en beneficio de la vida y, por otro lado, tan corrosivo, por causa del egoísmo de todos, que destruye la misma vida humana que antes había potenciado y dignificado! ¡Qué distinta es nuestra vivencia honda de toda la realidad cuando sabemos, sentimos y experimentamos que ese Padre bueno es el que, de una manera insospechada para la mente humana, la ha puesto en marcha! ¡Qué ricas son nuestras relaciones con nuestros vecinos, amigos y familiares, cuando los miramos con los ojos de ese Dios preocupado por los más desfavorecidos, y los miramos como hermanos, hijos del mismo Padre! ¡Con qué seguridad caminamos entonces! ¡Con qué alegría afrontamos los gozos y tristezas de nuestro peregrinar por este complejo mundo del siglo XXI! La cabeza alta. Nada ni nadie puede agostar nuestra fe en un mundo sostenido por las manos delicadas de Dios, sólo nosotros mismos podemos segarla, pero sabemos que, el que no dudó en dar la vida por nosotros, está de nuestra parte. La alegría en el corazón. Nada ni nadie puede truncarnos la grandeza de esta visión potenciadora de las personas, de la naturaleza, de la vida y de la historia. Somos testigos de esta manera de pensar que planifica ineludiblemente nuestra manera de vivir. Somos responsables de difundir, con el ejemplo de nuestra vida, a nuestros hijos, pequeños e indefensos, en el seno de la familia, de la escuela y de la sociedad, esta cosmovisión surgida de la muerte y Resurrección de Cristo Jesús, con la cabeza alta y el corazón alegre. Gonzalo Basco de Miguel, SJ.


unque nos pilló casi con las maleestar pendiente de sus necesidades. En tas hechas para irnos de vacaciocuanto al plan diocesano está marcado por nes, ahora queremos retomar una las tres líneas que se han explicado en el noticia importante que se produjo en nuestra plan pastoral local que se centra en «reforIglesia al comienzo del verano. El Arzobiszar la pastoral familiar, la pastoral de los po decidió dividir el arciprestazgo de alejados para acercar el Evangelio a quieAlmendralejo, al que pertenecía Villafranca, nes no lo conocen, así como impulsar al en dos arciprestazgos diferentes y complelaicado para que sea Evangelio en su ammentarios. Así, en nuestra zona, las parrobiente», explicaba Javier Moreno. quias de Hornachos, Puebla del Prior, RibeEl nuevo arcipreste define esta zona ra del Fresno, Puebla de la Reina, Palomas, como «pueblos muy religiosos y parroquias Fuente del Maestre y muy vivas, seguro Villafranca están inque va a ser fácil anitegradas en el arcimar la pastoral, adeprestazgo de Villamás son parroquias franca cuyo titular es pequeñas donde es Javier Moreno, refácil el trabajo en cocientemente nombramún y tener criterios do párroco de Fuente a la hora de actuar», del Maestre. explica. La zona es nueEntre sus recuerva para él, como dos de la época vivitambién su nueva pada en Mérida destaca rroquia, pero este jo«las ilusiones pastoJavier Moreno ven sacerdote, que se rales y sacerdotales ordenaba allá por el mes de junio de 1994, con las que llegué allí porque eso es como llega a nuestra comarca después de trabajar el primer amor, la primera parroquia a la como secretario del arciprestazgo de Mérique te destinan y adonde llegas recién, allí da donde durante once años ha sido vicario he vivido experiencias muy intensas porque parroquial en la Concatedral de Santa Maes una parroquia muy viva, con un laicado ría en Mérida. Una experiencia que le avala muy responsable y se han podido realizar para este nuevo reto que le ha propuesto muchos proyectos, he sido muy feliz», reDon Santiago García Aracil y que ha acepcordaba Javier Moreno. tado con humildad y con ilusión. Desde la comunidad parroquial de ViSerá el coordinador de la pastoral de llafranca esperamos que su nuevo reto enesta zona y el puente entre el arzobispado y tre nosotros le reporte las mismas o más las parroquias para lograr el cumplimiento satisfacciones que en la etapa anterior y nos del plan pastoral marcado desde la diócesis, ponemos a su servicio para cumplir con los además de acompañar a los sacerdotes y objetivos del arzobispado.


INTRODUCCIÓN Somos una comunidad de fe que la anuncia en la catequesis, que la celebra en los encuentros litúrgicos y que la vive desde la actitud del servicio en el Amor. Esta realidad nos debe hacer valorar lo que somos y tenemos, pero también nos tiene que hacer sentir la necesidad de mejorar. El Plan Pastoral Parroquial debe nacer de la necesidad de trabajar en la Comunidad con unos objetivos claros, teniendo en cuenta las necesidades de nuestra gente y partiendo siempre de la realidad.

parroquial, por nuestro bautismo. Y todos debemos reflexionar y buscar caminos por los que debemos continuar nuestra misión evangelizadora. Teniendo en cuenta los centros de atención que señala el Plan Pastoral Diocesano, sin olvidar otras acciones que venimos desarrollando en la Parroquia, y animando la vida cristiana y comunitaria de toda la parroquia, queremos este curso insistir en: 1.– LA FAMILIA Evangelizar a las familias, como centro en la vida de las personas

El Plan Pastoral Parroquial tiene en cuenta el Plan Pastoral Diocesano, porque es la base de la planificación pastoral de cada Parroquia, que nunca actúa como un ente aislado, sino en comunión con la Diócesis.

– Ver la posibilidad de formar un grupo que se haga cargo de todo lo referente a la Pastoral Familiar.

El Plan Pastoral Parroquial marca unos objetivos claros y concretos, señalando acciones que deben asumir todos con carácter preferencial para el presente curso.

– Organizar, con matrimonios y padres de familias, la preparación al sacramento del Bautismo.

Asumido este plan, por parte de todos, con buena disposición, se convertirá en punto de encuentro de todos los grupos integrados en la Parroquia. Y entre todos formar una comunidad de fe que la anuncia en la catequesis, que la celebra en los encuentros litúrgicos y la vive desde la actitud del servicio en el amor. Todos somos parte necesaria y miembros de pleno derecho de la comunidad

– Seguir potenciando la catequesis familiar con algunos cursos más de niños.

– Seguir el la línea de los cursillos prematrimoniales impartidos por matrimonios como hasta ahora. – Dar a conocer y potenciar los Equipos de Nuestra Señora. – Organizar una Semana sobre la Familia. – Convocar a los matrimonios para formar grupos parroquiales. – Celebrar comunitariamente la renovación del Sacramento del Matrimo-


nio (Bodas de Oro, Bodas de Plata, etc...). – Impulsar la Misa con niños y familia. 2.– FORMACIÓN DEL LAICADO Buscar una verdadera y sólida maduración cristiana. En nuestra realidad constatamos una gran falta de formación en muchos aspectos de la vida cristiana, a la vez que cierta convicción de «estar suficientemente preparados». Sentir la necesidad de cambio. – Aprovechar todos los momentos y encuentros posibles (catequesis familiar, cursillos de preparación a los sacramentos...) – Unirnos, todos los que podamos, a la formación básica de la Diócesis. (También las Hermandades y Cofradías). 3.– ALEJADOS Teniendo en cuenta que son muchos los alejados, incluso entre los bautizados. – Intentar llegar a todos los que estén integrados en Hermandades y Cofradías y ofertarles la Formación básica diocesana. – Procurar mayor atención a la realidad de los inmigrantes en nuestro pueblo. Para ello, dar a conocer el trabajo que realiza Cáritas y

buscar nuevos voluntarios. Cáritas informará una vez al mes a la comunidad. – Servirnos de todos los medios de comunicación a nuestro alcance para evangelizar. – Aprovechar la celebración de los Sacramentos y de su preparación para llegar bien a los alejados. DOS PUNTOS A TENER EN CUENTA: 1.– Volveremos a retomar el trabajo en pro del Centro Parroquial. 2.– Hay que tener en cuenta que tenemos este curso un nuevo arciprestazgo, porque el antiguo se ha dividido en dos. Esperemos así ser más operativos. Así que tendremos también en cuenta lo que se nos indique desde el arciprestazgo.


partir de este número de nuestra revista «Encuentro» queremos darnos a conocer señalando los nombres de las personas que componen todos los grupos, asociaciones, movimientos, hermandades y cofradías de nuestra parroquia. CONSEJO PASTORAL DE LA PARROQUIA STA. MARÍA DEL VALLE. –José Cordero Rubiales, párroco-presidente –Oscar Prieto Perero, vicario parroquial –Choli Gómez Delgado –Coro Arroyo Clemente –Coro Díaz Tortonda –Francisco Polonio Córdoba, secretario –Hna. Pilar Ferrera, carmelita –Laura Díez García –María del Carmen Ramírez Rangel –María del Pilar Mancha Cadenas –María Dolores Viñuela Rodríguez –María Jesús Blanco Martínez –Javier Ilundain Linaza, jesuita –Luisa, hermana superiora formacionista –Tere Alava Rubio. JUNTA DIRECTIVA DE LA HERMANDAD DE LA CORONADA –María Dolores Lemus Rodríguez, Hermana Mayor –Pedro Toro Chavero, Vice-Hermano Mayor –Manuel Gonzálvez Mancera, Tesorero –Dolores Castro Sánchez, Secretaria –Coronada Díaz Tortonda, Vice-Secrataria –José Espinosa Trasmonte, Vocal –María del Carmen Hernández García, Vocal –Paquita Paredes Durán, Camarera Mayor –Isabel Durán Vázquez, Camarera –María de los Angeles Santiago Pinela, Camarera –Montevirgen Álvarez Flores, Camarera –José Cordero Rubiales, Párroco-Consilario.

esús nos dice: «Vosotros sois la luz del mundo». Nos lo dice como un mandato y un derecho que tiene todo cristiano: dar luz a nuestro alrededor. San Pablo añade: «Caminad como hijos de la luz». En muchos momentos de nuestra existencia avanzamos en tinieblas, nos apartamos de la luz que es el mismo Dios. Tenemos que ser luz a través de nuestro estilo de vida, que debe estar presidido por la generosidad, la alegría, la disponibilidad y la entrega. Queridos amigos: vuelvo a recordar la importancia de la oración en el día a día, esa estrecha unión con Dios que supone beber de la fuente inagotable que nos transforma en hombres nuevos. Animo a todos, pero especialmente a los jóvenes, a que se acerquen a Jesús. Es el mejor amigo que nunca falla, que te espera siempre, que es mucho más importante que el cantante de moda o que las noches del botellón. Él le hace crecer por dentro, libre de ataduras para irradiar luz en nuestro entorno. En este curso que iniciamos busquemos con ilusión ese espacio primordial de encuentro amoroso con Jesús para tener encendidas las lámparas. Consolación Gómez Delgado.


e llama Juan José Rodríguez Ponce, es jesuita, nació en Villafranca de los Barros en 1945 y este año ha predicado la novena de la patrona de la localidad, la Virgen Coronada. Desde hace varios años la Hermandad de la Virgen Coronada le había llamado para ser el predicador de la novena pero sus ocupaciones se lo habían impedido. Este año finalmente pudo lograrlo y esto ha sido un motivo de orgullo, también de reencuentro con amigos y vecinos que a pesar de los años no le habían olvidado. De hecho, su devoción por la patrona de Villafranca es tanta que recuerda el año 1963 cuando se fue a Madrid para ingresar en la Compañía de Jesús, su última visita a la Virgen de la Coronada para despedirse. "Le pedí que me acompañara y guiara en la vocación de jesuita, sabía que no me iba a abandonar, de hecho he sentido su ayuda siempre", recordaba durante su estancia en Villafranca. Juan José Rodríguez Ponce se ordenó sacerdote jesuita en 1974 y su primera misa la celebró precisamente en Villafranca, en la Coronada. Fue párroco del Pozo del Tío Raimundo durante treinta años, después estuvo once años trabajando como vicario episcopal en Vallecas, en la zona sur de Madrid y después pasó a ser secretario general de la provincia eclesiástica que engloba las tres diócesis de Madrid. Finalmente fue destinado como párroco a la parroquia de San Francisco de Borja, en la calle Serrano de Madrid, donde sigue actualmente y es el superior de la comunidad de jesuitas que vive allí, un total de veintiocho. No obstante, el Cardenal de Madrid le nombró también director espiritual del Seminario

Juan José Rodríguez Ponce. por lo que al menos dos días a la semana atiende a los seminaristas. El predicador de la novena de la Coronada de este año ve con satisfacción que "ha crecido la devoción a la Virgen Coronada, sigue vivo ese sentimiento entre los villafranqueses y lo van pasando de padres a hijos, porque la presencia de la fe en las familias es el gran tesoro que deben mantener". En cuanto a Villafranca, la encontraba muy cambiada para bien. "Veo que la gente vive bien, el nivel socioeconómico ha dado un subidón enorme y esto es de agradecer, hay menos pobreza y eso debe implicar para los cristianos una mayor solidaridad para hacer posible que todos podamos gozar de los bienes de la tierra, y que no permitamos las injusticias", nos decía.



Encuentro 14