Page 1

HORARIOS DE CELEBRACIONES EN LA PARROQUIA - Celebración de la Santa Misa: Martes y Viernes: 7 de la tarde.

Domingos a las 12.

- Sacramento de la Reconciliación (confesión personal): − Los primeros martes de cada mes, media hora antes de la misa. − En Adviento y Cuaresma, en las celebraciones comunitarias. − Siempre que lo desees, pídelo directamente al párroco. - Exposición del Santísimo y oración por las vocaciones, todos los martes a las 6,30 de la tarde (media hora antes de la Eucaristía). - Oración de Laudes (oración comunitaria de la mañana). Vamos a celebrar la oración de Laudes comunitariamente, los primeros sábados de cada mes, a las 9,30 de la mañana en la parroquia. Y lo haremos también de manera especial, en los tiempos de Adviento y Cuaresma.

CITAS DE LA PARROQUIA ¡APÚNTALAS! - Miércoles 27 de Mayo: Rezo del Santo Rosario, a las 8 de la tarde, en la parroquia. Ofrenda a la Virgen con la flor que cada uno traiga. ¡Os esperamos! - Sábado 30 de Mayo: celebraremos la primera Comunión de nuestros chavales de Gaucín, a las 12 del mediodía. - Sábado 30 de Mayo: celebraremos la Solemne Vigilia de Pentecostés a las 9 de la noche, en la parroquia. Es un día importante. ¡Os esperamos a todos!

Parroquia de San Sebastián C/ Cañamaque 114. Gaucín, 29480 (Málaga) Tfno 952151006

www.diocesismalaga.es www.portantos.com

Parroquia de San Sebastian Gaucín

HOJA PARROQUIAL nº 2. Mayo de 2009 MES DE MAYO, MES DE MARÍA Queridos hermanos Desde las líneas de esta sencilla hoja parroquial que hemos echado a andar en Gaucín, me dirijo a vosotros una vez más para saludaros. Estamos en el mes de Mayo, y es un mes que dedicamos especialmente en nuestra parroquia a la Santísima Virgen, uniéndonos a lo que hace toda nuestra Iglesia. Como cristianos, hemos de tener muy claro que nuestra devoción a María es importante en nuestra fe. Y es una devoción que, como sabéis, está muy arraigada en el Sur de España. Seguro que vuestras madres os enseñaron desde pequeños a rezarle a la Virgen y a dirigiros a Ella con la oración del Avemaría. ¡Pues que nunca se pierdan aquellas cosas buenas que nuestras madres nos enseñaron! La Santísima Virgen María es nuestra Madre, y siempre vela por cada uno de nosotros. Por eso es bueno que también sepamos honrarla en este mes de Mayo dedicándole un rato de nuestra oración diaria, para pedirle por nuestro mundo, y por nuestro pueblo. Que en nuestra parroquia se note que queremos parecernos a María en su seguimiento a Jesús. Ella fue la primera discípula del Señor y seguro que nos enseñará a vivir como cristianos comprometidos. Pidámosle a la Virgen que nos bendiga y que interceda por nosotros ante su Hijo Jesús; que cada día de este mes, y de nuestra vida, seamos mejores discípulos del Señor. Y ya sabéis que esto de ser “discípulo” del Señor conlleva escuchar atentamente su Palabra, como María hizo. Ella nos invita a estar muy atentos a la Palabra de su Hijo, a escucharla cada día, a meditarla y tenerla presente en nuestras vidas, y así dejar que entre en nuestro corazón para que atendamos solamente a la voz de Dios. Hoy os invito a que hagamos como María: que vivamos en actitud orante, para que comprendamos la grandeza de todo lo bueno que Dios ha puesto en nuestras vidas y digamos como Ella en el Magnificat: “El Señor hizo en mí maravillas”. Que nuestra Madre, la Virgen de las Nieves, patrona de Gaucín, nos ayude a ser más y mejores cristianos cada día. ¡Ánimo! ¡Vale la pena vivirlo! Recibid un fuerte abrazo de vuestro párroco.


PARA REZAR «Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas. Pero el asalariado, que no es el pastor ni el propietario de las ovejas, en viendo venir al lobo deja las ovejas y huye, y el lobo ataca y las dispersa, porque es un asalariado y no le importan las ovejas. Yo soy el buen pastor, y conozco mis ovejas y ellas me conocen a mí, igual que mi Padre me conoce a mí, y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas. Tengo otras ovejas que no son de este redil. También a ellas tengo que apacentarlas. Ellas escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño y un solo pastor. El Padre me ama, porque yo doy mi vida para recobrarla de nuevo. Nadie me la quita, sino que la doy yo por mí mismo. Tengo el poder de darla y el poder de recobrarla. Tal es el mandato que he recibido de mi Padre». (del Evangelio según San Juan 10,1118).

VEAMOS: Una persona asalariada es aquélla que cobra un sueldo por el trabajo que realiza. Trabaja por el sueldo, y sabe que la empresa no es suya, que no tiene capacidad de decisión en su gestión: se limita a cumplir con su obligación en base a un contrato laboral, hace lo que se espera de ella, pero cuando termina su jornada laboral, se desvincula de su empresa hasta el día siguiente. La responsabilidad en la vida de esa empresa es de otros, del dueño o del consejo de administración. No ve la empresa como algo “suyo”, sino como el lugar al que debe acudir para ganarse la vida. Sin embargo, en empresas de tipo familiar, o con un reducido número de empleados, sí que se ve la empresa como algo propio, algo que forma parte de la propia vida; aunque se cobre un salario, porque se necesita para vivir, los empleados se sienten responsables de la buena marcha de “su” empresa Y bastantes veces, la persona hace más de lo que se espera de ella, porque de ese trabajo más allá del puro cumplimiento depende que el resto de su vida también vaya mejor. ANALIZANDO: El Señor, con esta imagen del Buen Pastor, nos invita a actualizarla en nuestro hoy: El Señor nos habla de asalariados, que huyen ante los problemas, que no les importan las ovejas. Pero Jesús se presenta como el Buen Pastor, que conoce a sus ovejas, a todas. Es el

MATRICULA A TUS HIJOS EN CLASE DE RELIGIÓN A lo largo del mes de mayo, la Iglesia española llevará a cabo una campaña para invitar a los padres a matricular a sus hijos en la clase de Religión católica. Esta asignatura, que trata de transmitir los conocimientos básicos de la fe cristiana y el conjunto de valores que sustentan la cultura y la sociedad occidental, es, sin embargo, maltratada desde hace años por las administraciones educativas españolas y andaluzas. Las estrategias han sido varias: desde dejar sin contenido la asignatura alternativa, a arrinconar la clase a última hora del día para incitar a los alumnos a no asistir. Este curso, la estrategia de acoso y derribo a la asignatura se ha ensañado con el profesorado, recortando “brutalmente” el número de horas lectivas de religión, sin que hubiese disminución del porcentaje de alumnos matriculados. Esto provocó que los directores tuvieran que agrupar masivamente a los alumnos y que muchos profesores sufrieran recortes en sus nóminas de hasta 800 euros al mes. Por eso, además de matricular a nuestros hijos en la asignatura de Religión y de apoyar al profesorado, todos tenemos que hacernos responsables de su formación religiosa, sobre todo la familia y las parroquias. Basta con escuchar a profesores de otras asignaturas afirmar la madurez y capacitación que tienen aquellos alumnos que trabajan los contenidos que se imparten en Religión, ya que esta asignatura favorece y ayuda a una mejor comprensión de la historia, la literatura, la música, el arte, la filosofía, la ciudadanía e incluso las ciencias… Es innegable que para comprender nuestra historia, cultura, tradiciones y manera de pensar se necesita conocer, (ojo, que no digo “creer”) el mundo de las religiones y en concreto el cristianismo. Eso sin citar el espíritu crítico y madurez que nace y crece en el alumno cuando se trabaja y reflexionan los valores que propone Jesús y su evangelio (el amor, la amistad, la solidaridad, el perdón, el sacrificio, la familia, la vida…) y que son necesarios si queremos formar personas y ciudadanos adultos y maduros. ¡ MATRICULA A TUS HIJOS EN CLASE DE RELIGIÓN CATÓLICA !


LA VOZ DEL PAPA

(Audiencia General del 7 de Mayo de 2008)

Estos días de preparación inmediata para la solemnidad de Pentecostés nos impulsan a reavivar la esperanza en la ayuda del Espíritu Santo. Tenemos la certeza de que el Señor Jesús no nos abandona nunca en la búsqueda de la unidad, dado que su Espíritu actúa incansablemente para apoyar nuestros esfuerzos orientados a superar toda división y a volver a coser todo desgarro en el tejido vivo de la Iglesia. Esto es precisamente lo que Jesús prometió a los discípulos en los últimos días de su misión terrena, como acabamos de escuchar en el pasaje del Evangelio: les aseguró la asistencia del Espíritu Santo, que él mandaría para que siguiera haciéndoles experimentar su presencia (Jn 14, 1617). Esta promesa se hizo realidad cuando, tras la resurrección, Jesús entró en el Cenáculo, saludó a los discípulos con las palabras: "La paz esté con vosotros" y, soplando sobre ellos, les dijo: "Recibid el Espíritu Santo" (Jn 20, 22). Les autorizaba a perdonar los pecados. Por tanto, el Espíritu Santo se presenta como fuerza del perdón de los pecados, de renovación de nuestro corazón y de nuestra vida; así renueva la tierra y crea unidad donde había división. Después, en la fiesta de Pentecostés, el Espíritu Santo se manifiesta mediante otros signos: un viento impetuoso, lenguas de fuego, y los Apóstoles hablando todas las lenguas. Este es un signo de que la dispersión ha quedado superada por el Espíritu, que es caridad y da unidad en la diversidad. Desde el primer momento de su existencia la Iglesia habla todas las lenguas —gracias a la fuerza del Espíritu Santo y a las lenguas de fuego— y vive en todas las culturas, no destruye nada de los diversos dones, de los diferentes carismas, sino que lo reúne todo en una nueva y gran unidad que reconcilia: la unidad y la variedad. Los cristianos no pueden resignarse ni caer en el desaliento. El Señor nos pide perseverar en la oración para mantener viva la llama de la fe, de la caridad y de la esperanza, de las que se alimenta el anhelo de unidad plena.

“¡Que sean uno!”, dice el Señor. Demos gracias al Señor por las metas alcanzadas en el diálogo ecuménico por la acción del Espíritu Santo; seamos dóciles al escuchar su voz, para que nuestro corazón, lleno de esperanza, recorra sin pausa el camino que lleva a la comunión plena de todos los discípulos de Cristo. “jefe” que quiere tener en su redil, en su “empresa”, a todas las ovejas que quieran seguirle. Un Pastor o “jefe” al servicio de todos y de cada uno. Un Pastor que da la vida por sus ovejas. Un Pastor que, con este modo de actuar, por amor, no nos trata como asalariados, sino que nos eleva hasta la dignidad de poder llamarnos también “hijos de Dios, pues ¡lo somos!”, como hemos escuchado en la 2ª lectura. No somos simples ovejas sumisas y pasivas, “ahora somos hijos de Dios”. ¿Y NOSOTROS? Hoy podemos reflexionar nuestro modo de actuar en una doble dirección: De cara a Jesús, ¿cómo nos comportamos? ¿Como simples asalariados, que “cumplen” su obligación? ¿Vivimos nuestra relación con él como un contrato, y a cambio de nuestro trabajo y cumplimiento esperamos que él nos dé la paga que merecemos? ¿Nos sentimos corresponsables del funcionamiento de su Iglesia, o una vez hemos “cumplido”, nos desentendemos? ¿Conocemos a nuestro Pastor, o simplemente sabemos cosas de él, pero no tenemos una relación profunda con él? ¿Tenemos con Jesús una relación de amor, porque al conocerle descubrimos que él no es nuestro jefe tiránico, sino el Buen Pastor que ha dado su vida para que nosotros encontremos el camino de la Vida? ¿Entendemos que ser hijos de Dios conlleva arrimar todos el hombro en su Iglesia, como en una empresa familiar, para que toda nuestra vida resulte beneficiada? Y de cara a los demás, ¿cómo nos comportamos? ¿Somos capaces de ser también “pastores”? ¿Cómo “damos la vida”? ¿Somos capaces de ofrecer parte de nuestro tiempo para colaborar en la tarea evangelizadora? ¿Tenemos algún compromiso, en la Comunidad Parroquial o fuera de ella, para que otras ovejas puedan conocer al Buen Pastor? ¿O bien no queremos que nos compliquen la vida, y preferimos “huir”, hacernos los sordos, cuando se nos solicita colaboración? En el evangelio, Jesús terminaba diciendo que ser el Buen Pastor es el mandato que ha recibido de su Padre. Nosotros no somos asalariados, nosotros “somos hijos de Dios”, y por tanto, también tenemos el mandato del Padre de ser “buenos pastores” en el mundo. Que el ejemplo de Jesús nos sirva para seguirle en esta tarea de “dar la vida” para que todas las personas se reúnan alrededor del Buen Pastor y descubran que son hijos de Dios.


Más consejos del Papa

...para los jóvenes

El domingo, ir a Misa No dejéis de participar en la Eucaristía dominical y ayudad también a los demás a descubrirla. Ciertamente, para que de ella emane la alegría que necesitamos, debemos aprender a comprenderla y amarla. Comprometámonos a ello, ¡vale la pena! Descubramos la íntima riqueza de la liturgia de la Iglesia y su verdadera grandeza: no somos nosotros los que hacemos fiesta para nosotros, sino que es Dios el que prepara una fiesta para nosotros. Con el amor a la Eucaristía redescubriréis también el sacramento de la Reconciliación, en el cual la bondad misericordiosa de Dios permite siempre iniciar de nuevo nuestra vida.

Conocer la fe Ayudad a los demás a descubrir la verdadera estrella que nos indica el camino: Jesucristo. Tratemos nosotros mismos de conocerlo cada vez mejor para poder guiar también, de modo convincente, a los demás hacia él. Por esto es tan importante el amor a la sagrada Escritura y, en consecuencia, conocer la fe de la Iglesia .

Leer la Biblia El secreto para tener un "corazón que entienda" es formarse un corazón capaz de escuchar. Esto se consigue meditando sin cesar la palabra de Dios y permaneciendo enraizados en ella, mediante el esfuerzo de conocerla siempre mejor. Queridos jóvenes, os exhorto a adquirir intimidad con la Biblia, a tenerla a mano, para que sea para vosotros como una brújula que indica el camino a seguir. Leyéndola, aprenderéis a conocer a Cristo. El desconocimiento de las Sagradas Escrituras es desconocimiento de Cristo.

AVISOS DE LA PARROQUIA - En estos días, mucha gente tiene que presentar su Declaración de la Renta. Si tú eres uno de ellos, no olvides marcar la cruz en la casilla de la Iglesia Católica. Y si otra persona se encarga de hacerte la Declaración, pídele que marque esta casilla (o las dos, que es todavía mejor). Pídelo expresamente, para que así nuestra Iglesia cuente con más medios para seguir haciendo el bien a mucha gente. No lo olvides. - Desde hace unos meses, se reúne el grupo de formación de adultos de nuestra parroquia, una vez al mes en el salón, para algo tan bueno como es conocer un poco más la Biblia y nuestra fe, de manera sencilla. Todas las personas de la parroquia están invitadas. Hasta ahora somos un grupo de unas diez personas, que intentan fortalecer su fe; está abierto a todo aquel que desee venir. No importa la edad, ni los estudios que tengas. ¡Estás invitado! ¡Conoce tu fe! ¡Anímate a participar! - El martes 26 de Mayo, a las 6 de la tarde, vendrá Fran Sánchez -de los Servicios Generales de Cáritas Diocesana-, a reunirse con el grupo de Cáritas parroquial. Todos los que queráis trabajar en esta labor tan importante de la Iglesia, que es la caridad, estáis invitados, porque trabajar por los demás no es cosa de unos cuantos. Anímate a formar parte del grupo de Cáritas. La caridad es labor de toda la Iglesia, y también es cosa tuya. - El sábado 30 de Mayo celebraremos la Primera Comunión de los muchachos de nuestra parroquia, a las doce del mediodía. Os animamos a asistir y acompañar a estos niños, y sobre todo a rezar en estos días por ellos, para que sean unos buenos cristianos. - El domingo 31 de Mayo, nuestra Misa dominical será a las 6 de la tarde, debido a que el párroco tiene la Romería en Siete Pilas a las 12 del mediodía. - El sábado 6 de Junio se reunirá el Consejo de Pastoral del Arciprestazgo (C.P.A.) de Ronda ciudad y Serranía.

Hoja Parroquial. Mayo de 2009  

Hoja Parroquial de Mayo. Numero 2

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you