Page 1


Edita Parroquia Nuestra Señora de Belén

Fotografías Parroquia Nuestra Señora de Belén.

pág 2

AVV. Picarral-Salvador Allende

Diseño y maquetación Rafael Martínez Segura

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


pág 3

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


cartas

historia

Javier Arruebo Javier Artal Teresa Soro

In memoriam

pág 4

Los Jesuitas en la Parroquia de Belén -Álvaro Alemany-

reflexiones

Somos una Parroquia que opta por los pobres, el Evangelio y la Paz. -Paco Asensio-

Relexiones de un cura obrero en 1986

Distinción a los valores humanos de Luis Anoro.

Retos para el Siglo XXI

Reconocimiento a la labor social de Juan Acha.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


Juan Benavente y Merche Martínez Petri Ramiro José Royo y Pilar Naya Miguel Ángel Alcubierre Mario Cuartero Jesús Giménez Amelia Beltrán Dolores Cánibe Rut Varea Paco Asensio y Pili Linés Álvaro Alemany Mari Tere Ariza y Carlos Serrano Pili Lázaro Juan Garralda Luis Añorbe Fermín Maestre Pili Añón y Antonio Sofín Victor Lucea Félix Bordetas Iñaki Laborda Familia Blasco Juan José Jordá Elena Sanjuán Manolo Fortuny

ornamentación

Paño de Cuaresma Elementos de construcción Cristo de la sonrisa La Piedad Crucificado Virgen maternal Anunciación Pila Bautismal Nuestra Señora de Belén Pasa jes Evangelio

pág 5

testimonios


In memoriam Queremos que las primeras letras de este libro conmemorativo sean de afectuosos recuerdo, para todos los que habéis estado entre nosotros repartiendo amor, en estos cincuenta años, acompañándonos en la dificil tarea de hacer una parroquia viva que traba ja por la paz, los pobres y el Evangelio.

“Podría repartir en limosnas todo lo que tengo y aun dejarme quemar vivo; si no tengo amor, de nada me sirve. El amor es comprensivo, el amor es servicial y no tiene envidia; el amor no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no se irrita, no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad. Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, aguanta sin límites. El amor no pasa nunca.” (Primera carta de San Pablo a los Corintios)


Javier Arruebo

Párroco de Nuestra Señora de Belén

pág 8

E

l día uno de Junio de 2015 cumpliremos 50 años como Parroquia y con ese motivo tienes en tus manos estas hojas, llenas de vida, ilusión y sobre todo Amor compartido en comunidad. Yo como actual Párroco de Nuestra Señora de Belén, escasamente llevo año y medio acompañando a esta comunidad, en la que todavía voy conociendo y descubriendo tanto a su gente como a su hacer diario. No es una Parroquia desconocida para mí, ya que en ella fui bautizado y posteriormente conocí a sus sacerdotes y feligreses. También tuve la oportunidad de participar en algunas de las actividades, organizadas a nivel de la pastoral Juvenil con los Jóvenes de hace unos 20 años. Y estos últimos 10 años colaborando en la misma Vicaría ha hecho posible que siguiera conociendo más y mejor a esta Parroquia de Belén. El 15 de Septiembre de 2013 me incorporé en esta parroquia como Párroco y hasta ese momento, desde fuera de ella, cada vez que oía el nombre de la Parroquia de Belén no dejaba de sentir un cariño y admiración por las personas; también una cercanía especial de un hacer una Iglesia diferente y cercana con los problemas y realidades del barrio. Ha sido y es un estilo de parroquia

implicada en el crecimiento de las personas, tanto de Iglesia como no, de crecer en un compromiso por los más necesitados y desfavorecidos del barrio. Así es como desde fuera de ella algún amigo cercano la veíamos y la sentíamos. Si habéis sido capaces de leer hasta aquí, me gustaría recomendaros que sigáis leyendo ya que lo mejor está por descubrir. En estas hojas podréis descubrir mucha vida, sentimientos y un estilo de vida que sólo lo da el hacer bien las cosas, no desde uno mismo sino desde la entrega y preocupación por el otro. En ellas encontraréis rostros, algunos conocidos y otros no, situaciones y vivencias, pero lo más interesante para mí, “y no me canso de repetir” es la vida, ilusión y amor que en todos los testimonios reflejan y el cariño y bien que unos han hecho a otros. Gracias al contacto personal y acompañamiento se ve y se siente que muchas personas han crecido tanto en experiencia de fe, como en compromiso social. El compromiso y labor de los Jesuitas en esta parroquia y barrio ha sido un regalo para muchos, y sobre todo ha sido la oportunidad de conocer un estilo de Iglesia diferente y comprometida con los más desfavorecidos.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


experiencias y a los que día a día hacéis posible que esta parroquia de Belén siga siendo lo que es. Por último pediros a todos que como dice nuestro lema de estos 50 años, sigamos caminando juntos. Y lo más importante que realmente nos ACOMPAÑEMOS unos a otros durante muchos años más. Recordar que todos somos necesarios para seguir construyendo Iglesia, Barrio. Que si tú faltas, no estamos todos.

pág 9

No ha habido uno solo de los Jesuitas que han pasado por esta Parroquia que no hayan dejado huella, así lo expresan muchas de las experiencias que podréis leer. También decir que en la Vicaria de la M.I.D.E esa huella y compromiso de estos Jesuitas se ha dejado notar, y se valora como un regalo que Dios nos ha dado la suerte de conocer y trabajar juntos por un bien común. A mí solo me queda dar las gracias, a todos lo que habéis escrito vuestras


Javier Artal González

pág 10

L

a AVV Picarral-Salvador Allende no sería entendible sin la parroquia de Belén. Desde su inicio, o mejor dicho gracias a ella tuvo la AVV inicio, no se puede entender la labor de una sin la otra. Las sinergias han sido y son evidentes, queremos lo mismo para el barrio y sus vecinos. La mayoría de las veces todos los logros son cuestión de tener fe y pelear por lo que crees. La Parroquia fue la vida de esta AVV y sigue siendo un soporte anímico y físico en muchos de los proyectos comunes. El más claro y actual es el proyecto de Desayunos Picarral, el cual está siendo premiado y copiado por todos los estamentos sociales de nuestra geografía. Este ejemplo, continuidad de “la ayuda mútua” de antaño, es un motivo de orgullo por parte de nuestros asociados y ejemplo de lo que se puede conseguir con la unión de diferentes organizaciones en pos de un objetivo común. Después de esta admonición, no queda duda de nuestra entrega mútua a los demás, partiendo de una constante de la Parroquia de Belén, el respeto al otro. Esta cualidad llega a través de un ejercicio vital, ponerse en el lugar de los demás. Y, os lo aseguramos, no es nada fácil en esta sociedad tan materialista y resultadista.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!

Presidente de la A.VV. Picarral - Salvador Allende


Teresa Soro

Gerente de la Fundación Picarral

pág 11

L

a Parroquia de Belén desde sus comienzos ha sido un referente en el barrio no ya solo como entidad religiosa, sino como elemento colaborador de movimientos sociales que traba jan con, por y para las personas, especialmente las más vulnerables. La coincidencia de objetivos en cuanto a un barrio mejor, calidad de vida de sus vecinos y solidaridad, entre otros, con la Asociación de Vecinos Picarral promotora de proyectos sociales tan conocidos como el Topi, que dio paso a la Fundación Picarral en 1992, ha propiciado un buen entendimiento y colaboración plasmado en el traba jo e implicación de personas en la fundación, como: Manolo Fortuny, primer monitoreducador del proyecto Topi, allá por el año 1986. Luis Anoro, voluntario durante muchos años del proyecto Serpi. Javier Pascual Notivol, miembro del Patronato de la Fundación Picarral, en representación de la MIDE de 2001 a 2014, en que fue nombrado para tal fin Javier Arruebo. A quienes queremos agradecer muy sinceramente su compromiso e implicación con esta fundación. Nuestro agradecimiento al equipo de Caritas que tan sensible ha sido a complementar actuaciones con los

jóvenes participantes en nuestros proyectos y sus familias. Por último felicitar a la Parroquia de Belén en su 50 Aniversario y desearle que nunca pierda su esencia comprometida, luchadora y facilitadora de lo comunitario y lo solidario.


historia

pág 12

Los Jesuitas en la Parroquia de Belén 1 junio 1965: Se erige la Parroquia de Nuestra Señora de Belén, desmembrada de la antigua Parroquia de Nuestra Señora de Altabás, siendo su primer párroco D.Luis Cebrián. 15 junio 1966: Firma por parte del Arzobispo D. Pedro Cantero y del Provincial Madurga del Convenio de encomienda canónica de la Parroquia a la Compañía de Jesús, trasfiriendo el derecho de superficie y la propiedad del vuelo de los edificios de la Parroquia, en C° Juslibol 7 (elevado a escritura ante Notario el 27 de junio de 1967). Nombramiento de Párroco (P.Carmelo Martínez), Vicario (P.Eusebio Laborda) y suplente de Vicario (H. José Giménez). Al principio atienden la Parroquia desde la Residencia del Sdo.Corazón. 13 julio 1966: El Arzobispo aprueba el establecimiento de una Casa de la Compañía en El Picarral. Se van añadiendo a la comunidad de jesuitas, para la formación de un equipo de “Misión Obrera”, los PP. Eugenio Arraiza y Luis Anoro y los maestrillos Manolo Fortuny, Luis de Pablo y Santiago Villamayor.

1968-69: Se incorporan a la comunidad y al traba jo parroquial los PP. Juan Acha y Mario Cuartero. 1969-70: Se desmembran de la Parroquia de Belén las nuevas Parroquias de Nuestra Señora de Nazaret y Santa Ana. Sus respectivos párrocos, D. Javier Uranga y D. Jesús Gil, forman equipo pastoral y de vida con la comunidad jesuita. Septiembre 1972: Se erige como comunidad jesuita independiente la Residencia de Nuestra Señora de Belén. Su primer Superior es el P. Carmelo Martínez. Septiembre 1973: Se incorporan a la comunidad los maestrillos Manolo Alejandre y Álvaro Alemany. Noviembre 1973: Es nombrado Párroco de Nuestra Señora de Belén el P. Juan Acha. Primavera-verano 1974: La destitución del párroco de Fabara (Zaragoza) por parte del Arzobispo Cantero provoca la dimisión de numerosos párrocos, entre ellos los de Sta.Ana, Nazaret y coadjutor de Belén. 12 septiembre 1974: El Ministerio de la Vivienda notifica a los afectados (entre ellos, la Parroquia de Belén) la

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


13 abril 1978: Escritura de Resolución de contrato ante Notario por la que la Compañía de Jesús (representada por el Provincial Ayerdi) y el Arzobispado (representado por el Vicario General

Borraz) resuelven y anulan la cesión gratuita del suelo y derecho del suelo de la Parroquia, a fin de que el Arzobispado, ya como dueño único, pueda intervenir en la expropiación de los terrenos de la Parroquia debida al nuevo plan de ordenación del ACTUR y el polígono 43. Subsiste sólo la encomienda pastoral de la Parroquia a la Compañía de Jesús. El equipo de jesuitas de la Parroquia decide seguir vinculado pastoralmente al núcleo antiguo de la feligresía y propone la compra de locales (en ba-

pág 13

aprobación del proyecto de expropiaciones de la Actuación Urgente “Puente de Santiago”. 1977: Se constituye un equipo pastoral que se propone revitalizar la Parroquia. Colaboran por un tiempo en la labor parroquial los PP. Leandro Sequeiros y José I. Seguí y el sacerdote D.Miguel Donado.


pág 14

jeras) para prever la desaparición de la iglesia. 21 mayo de 1978: Ordenación sacerdotal de Manolo Fortuny y Álvaro Alemany. Verano 1978: El P.Juan Acha es destinado a Fontilles. En consecuencia el P. Carmelo Martínez asume nuevamente la dirección de la Parroquia. 1979: Es nombrado nuevo Párroco el P. Álvaro Alemany. Verano 1983: El P. Manolo Fortuny marcha destinado al Chad y el P. Juan Acha se reincorpora al traba jo en la Parroquia de Belén., A comienzos de 1984: la Junta de Compensación del polígono Arrabal-Zalfonada de ACTUR urge oficialmente al Arzobispado a desalojar la parcela 10 (terrenos de la Parroquia de Belén), para ser destinada a uso escolar.

1985: El P. Jesús Giménez se encarga de la pastoral juvenil de la Parroquia. Al principio desde la statio de La Jota. En 1990 pasa a vivir en la comunidad del Picarral. 1988: La Parroquia de Belén ha de desalojar los terrenos que ocupa y traslada su sede a unos ba jos y un piso en la calle Juslibol 10-12. Mayo de 1991: Nombramiento como párroco del P. Jesús Giménez Company, que toma posesión con ocasión de la visita pastoral del Sr. Arzobispo D.Elías Yanes. Octubre 1992: Marcha destinado a Venezuela el P. Juan Acha. 1993-94: Obras de reforma del local situado en Calle Juslibol 23 para acomodarlo como nueva sede parroquial. Es inaugurado y consagrado por D.Elías Yanes en diciembre 1994.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


pág 15

1995-96: El P. Jesús Giménez, Párroco, marcha a hacer Tercera Probación a México. Durante ese tiempo le sustituye el P. Mario Cuartero como Administrador Parroquial. 8 mayo 1997: El P. Jesús Giménez se despide de la Parroquia, siendo nombrado nuevo Párroco el P. Vicente Giner. 1 agosto 2000: Nombramiento como nuevo Párroco del P. Mario Cuartero Aybar. 1 septiembre 2001: Nombramiento como nuevo Párroco del P. José A. García Quintana. 2003-04: El P. José Miguel Colina se incorpora por 1 año al traba jo parroquial. 1 septiembre 2004: Nuevamente nombrado Párroco el P. Álvaro Alemany. Septiembre 2005: El P.Rafael Torcal es nombrado vicario parroquial. Octubre 2009: El P.Torcal es destinado al Colegio del Salvador. Quedan como párroco el P.Alemany y como vicario el P. Cuartero. Septiembre 2010: El P. Luis Añorbe se incorpora al trabajo de la Parroquia como Vicario parroquial. 6 septiembre de 2011: Nombramiento como nuevo Párroco del P. Jesús Royo Sánchez.

15 de Septiembre de 2013: los Jesuitas dejan la Parroquia a cargo del Arzobispado y se hace cargo como Párroco Don Javier Arruebo Escartín. Cura diocesano de esta diócesis.


S

omos una parroquia que opta por los pobres, el evangelio y la paz.

Paco Asensio Redacción: Rafael Martínez

pág 16

D

ifícil resumir y modelar en un documento, cerca de dos horas de conversación con un hombre de las características de Paco Asensio. Anteriormente he dicho resumir, ya que el proyecto es más ambicioso y se enmarca en la publicación de un libro conmemorativo de los 50 años de Belén.

década de los sesenta, Paco se declara como “procedente de una familia de fuerte tradición Cristiana, viviendo su apostolado católico en la Parroquia de Altabás en las Juventudes de Acción Católica” se vivía en España, la Iglesia discutía en el Concilio Vaticano II la apertura hacia el pueblo de Dios. Mientras la religiosidad

Comienza el relato con el contexto religioso cristiano que hay en la

se practicaba de una forma muy distinta a la actual, recordaba como

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


“...era una completa sumisión hacia las directrices jerárquicas y la práctica religiosa se limitaba, a la rutina religiosa” HOAC, porque todo lo demás era un cristianismo de rutina” y “obediencia y sumisión a la jerarquia”. Algo que me impacta es que los jóvenes “teníamos prohibido, por ejemplo leer la Biblia” En el Picarral todo esto cambia cuando los Padres de la Compañía de Jesús (PPJJ) se responsabilizan de la parroquia de Belén y aterrizan en un barrio obrero, curas obreros, que traba jan fuera de la Iglesia para ganarse un salario como los demás traba jadores y que plantean una forma muy diferente de vivir el cristianismo “mi vida empieza a cambiar cuando llegan los Jesuitas a Belén” los PP.JJ.

tienen una forma muy particular de vivir el Evangelio, los sábados por la noche grupos de matrimonios jóvenes se reúnen con los PP.JJ. en las casas y comparten sus experiencias del día a día, sus problemas, inquietudes, alegrías, tristezas, sus esperanzas. Para Paco y muchas más personas “con Luis Anoro, llegamos a ser como hermanos, experimento una reconversión, me hace ver que el evangelio hay que vivirlo desde otra dimensión” El Concilio Vaticano II “abre de par

pág 17

en las juventudes de acción católica (JAC) “lo que se llevaba en aquellos tiempos” era una completa sumisión hacia las directrices jerárquicas y la práctica religiosa se limitaba, por parte de sus miembros a la rutina religiosa, los retiros, “metidos en mundo de oración”, “el Evangelio explicado de forma diferente”, podríamos decir que toda acción se circunscribía en el interior del templo. Todo eran costumbres y ostentación ceremonial. Lo que más me impacta y me forma son “aquellas charlas que vienen a darnos miembros de las JOC,


pág 18

en par las ventanas”, las familias cristianas con inquietudes de fe, reciben un shock, les cambian valores familiares estructurales: “educar a los hijos en libertad, economía familiar participada, solidaridad, sexo, sobretodo compartir. Estas situaciones desbordan a las familias. “Hoy después de 50 años vemos normales esas actuaciones en el seno familiar, pero en los sesenta fue un golpe a la línea de flotación de la tradición familiar católica. El cambio fue drástico hasta en el ceremonial eclesiástico, las misas dejaron de celebrarse en latín, los altares cambiaron la disposición de las iglesias para que los sacerdotes estuvieran de cara al público, se suprimieron las sotanas por los cleriman, se suprimieron las capas pluviales, palios y muchos elementos

los picos. Conceptos nuevos difíciles de aprender y asumir en el seno familiar. Los PP.JJ. enseñan nuevas bases de comportamiento cristiano como que “el cristiano tiene que compartir con los demás con su testimonio de vida

para que el Evangelio surja efecto” o que “los cristianos nos tenemos que saber abrir las puertas en las “educar a los hijos en libertad, relaciones personales”. A Paco le pregunto cómo fue el economía familiar participada, comportamiento de las personas solidaridad. Estas situaciones que les rodeaban, familia y amigos, desbordaban a las familias.” cuando deciden educar en libertad a sus hijos, una forma completamente del boato en el culto. diferente de educación en las demás Para Paco y familia la transformación familias. “Era una asignatura muy fue total, “las decisiones de los difícil”. La situación de la celebración miembros familiares hay que de la Primera Comunión, “no vas a respetarlas aunque no te gusten”, vestirte como una novia irás con un como plantear la formación sexual a vestido normal, iremos a comer con tus hijos, cuando ni tu mismo has sido los yayos y no tendrás regalos, estas formado y cuando el entorno social situaciones fueron introduciéndolas seguía viendo cigüeñas con niños en poco a poco los Jesuitas porque

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


“éramos gente muy sencilla”. Los Jesuitas empiezan a transformar las Eucaristías haciéndolas participativas, la gente lee las lecturas y se comentan en asamblea estableciéndose un diálogo. “Esto

“La parroquia intenta cubrir un gran espectro de las necesidades primarias y culturales que existen en la sociedad de El Picarral” dura una temporada no muy larga porque la gente le va teniendo miedo”

pág 19

tienen su sentido misionero es captar a la gente, el don de saberse abrir las puertas, después la relación personal con ellos” Para Paco la relación personal con Luis Anoro y Juan Acha “me transforma, me trastorna porque viven el Evangelio de distinta manera a como lo he visto hasta ahora” Los SS.JJ obreros “decididos a vivir con el fruto de su traba jo”comienzan a comprometerse con el barrio y los más necesitados, animando y potenciando los movimientos cristianos y sociales de base. En aquellos años no había ningún tejido cultural, educativo, deportivo municipal y desde Belén se realizan colonias, se crea una guardería en los salones parroquiales (primera guardería del barrio), se realizan cursos de formación, colonias infantiles, teatro, excursiones y montañismo. La parroquia intenta cubrir un gran espectro de las necesidades primarias y culturales que existen en la sociedad del Picarral “ en el barrio no hay de nada, la Parroquia está por la cultura del barrio y los primeros que nos tenemos que culturizar somos nosotros“. El nivel cultural de los cabezas de familia de aquella época, y más aún en un barrio obrero, era mínimo ya que en la inmensa mayoría de familias los hijos salían del colegio a los 12 o 14 años para empezar como aprendices en algún taller y las chicas a realizar las tareas domésticas


pág 20

No todo fueron éxitos, también hubo fracasos en aquellos años, las eucaristías participativas, en las que la opinión y análisis de los cristianos de base se comentaban en la eucaristía, nacieron con mucha fuerza pero poco a poco fue disminuyendo la asistencia, hasta que se decidió suspenderlas y volver a una eucaristía más tradicional.

Ser el primer presidente de la Asociación “esto me implicaría muchísimo más y me traerá serios problemas... me encuentro vigilado permanentemente, la policía viene a casa con frecuencia...” “El barrio tenía un pensamiento distinto al pensamiento oficial” Al barrio se le considera como un barrio de izquierdas, por sus constantes reivindicaciones, a su parroquia: la parroquia de los curas rojos por las actitudes de sus dirigentes intelectuales, recordar que entonces en España se impone el Nacional Catolicismo como corriente oficialista desde los altos estamentos políticos y religiosos, en perfecta simbiosis. En aquel contexto dictatorial represivo: política, policial y social; desde la parroquia se impulsa y nace el germen de la asociación vecinal, constituyéndose “un movimiento inesperado el de la Asociación de cabezas de familia del barrio, es

una entidad jurídica y hay que aprovecharla para transformar el barrio” (la que hoy conocemos como A.VV. Picarral Salvador Allende). “La Parroquia asesora en su fundación a la asociación en la redacción de los estatutos para poder pasar el filtro del Gobierno Civil”. Los primeros asociados se componen de políticos “normalmente afiliados en partidos de izquierdas” (recordar que los partidos políticos siguen prohibidos en España, son los principios de los años 70), obreros con inquietudes cívicas y sociales y católicos que creen que “hay que vivir una vida de compromiso al Evangelio y a la sociedad al servicio de los demás”. El primer presidente de esta Asociación embrionaria fue nuestro querido Paco Asensio “esto me implicará muchísimo más y me traerá serios problemas”. Afrontar en aquellos años la presidencia de una asociación reivindicativa en un barrio obrero, como nos podemos imaginar, no fue nada fácil “me encuentro vigilado permanentemente, la policía viene a casa con cierta frecuencia a preguntar por determinados señores, tengo intervenido el teléfono y siempre intentando tener una coartada”. Paco me adelanta una primicia, me va a decir algo que no sabe mucha gente “antes de salir de casa (Paco) Pilar mira por la ventana y le dice Paco ahí hay dos que están en un coche esperándote, llamo a Luis Anoro, me escapo por la

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


2012, vemos destrozados todos los derechos, voluntades e ilusiones conseguidos, también es historia de este barrio y parroquia que las expectativas de vida de nuestros hijos y nietos de hoy son peores que las de sus padres o abuelos. Volviendo a nuestro protagonista,

defensa de los derechos civiles más elementales y acoge asambleas y encierros de los traba jadores de las empresas en huelga, reivindicando unos derechos mínimos laborales, ¡qué tiempos aquellos! tantos años de lucha con riesgos de la integridad personal para la consecución de derechos básicos y hoy como con una reforma de la ley laboral de

recuerda que como presidente y responsable de cualquier “desorden público” corría el riesgo de imposición de multas de 50000 pesetas cuando se ganaban 1700 ptas/mes(ir cuatro amigos por la calle ya se consideraba agrupación ilegal) por lo que siempre “como aquella vez que en S. Juan de la Peña se corta la circulación parándose al tranvía, tenía que

pág 21

ventana y Luis me está esperando con la moto, tengo que huir. En algunas ocasiones me siguen hasta el puesto de traba jo creándome situaciones verdaderamente embarazosas, ya que soy el responsable de todo aquello que pueda ocurrir” La parroquia no se queda atrás en la


pág 22

buscar coartadas que me justificaran lejos de los actos reivindicativos, por supuesto eran los PP.JJ los que justificaban la presencia en reuniones pastorales o evangélicas”, “tenía que andar siempre con mucha picardía y saber por dónde pisaba, porque no era mi riesgo era el riesgo de mi familia, muchas veces le decía Pili no sé si voy a volver a casa”. Todo tipo de reuniones eran clandestinas ya que no había derecho de reunión y se aplicaban las leyes de desorden público o de vagos y maleantes. De Juan Acha recuerda como con gran ironía los domingos invitaba a la

pareja, policías de la brigada político social asignados al seguimiento de los curas rojos del Picarral, a que ocupasen los primeros puestos en el templo, “para que pudiesen escuchar más cómodos las homilías”. Homilías que recuerda como auténticas parábolas

del Evangelio, con situaciones reales que padecía el barrio y sus moradores en aquellos momentos. Una vez, rememora, concedieron a la Asociación de Padres de Familia una subvención de 25.000 pts. para

“Reuerdo las homilías como auténticas parábolas del Evangelio, con situaciones reales que padecía el barrio y sus moradores en aquellos momentos” la guardería que estaba instalada en los locales parroquiales, en el acto de entrega de la subvención, en el Gobierno Civil al entregarle el sobre con el cheque, reconocieron que se la habían dado a una asociación conflictiva, Paco con su sagacidad y viveza, en el mismo salón de actos se lo entregó a una persona de confianza -no fichada- para que lo cobrara y entregase el dinero a la guardería, por si acaso se arrepentían de la subvención otorgada y se lo requisaban, así tenía la excusa de que había perdido el talón. Se recuerda aquella década de los setenta como una época muy convulsa con la famosa crisis del petróleo que tenía a medio país en paro, convulsa con hechos históricos políticos que transformaron aquella sociedad dormida ba jo el palio del conformismo y la religiosidad: atentados terroristas casi diarios,

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


deplorable de construcción, en las que había humedades de hasta metro y medio (de aguas fecales) en los pisos ba jos, con los problemas de salud que ocasionaban; falta de transporte público, equipamientos sociales y servicios básicos para la ciudadanía, etc. El movimiento social de la Asociación PP. de Familia va cogiendo fuerza, mucha fuerza en el contexto ciudadano de Zaragoza, se integran a la asociación las nuevas generaciones con el empuje, la fuerza y nuevas reivindicaciones que para

alergias y enfermedades pulmonares; calles sin asfaltar con auténticos lodazales y lagunas cuando llovía; viviendas sociales en un estado

ellos son vitales. Todo esto supone la suspensión por orden gubernativa de las actividades de la Asociación por seis meses, y por la presidencia

pág 23

últimos fusilamientos del régimen, fallecimiento del Jefe del Estado, en el 77 el atentado contra el bufete de abogados laboralistas de CC.OO. en Madrid, la primera gran manifestación en contra del trasvase del Ebro, etc. La calle era una olla en ebullición con concentraciones y manifestaciones (ilegales por supuesto) reivindicando libertad y empleo a nivel nacional casi diarias; pero en el barrio también teníamos nuestros propios problemas cotidianos, una contaminación atmosférica en la que era irrespirable el aire, que multiplicaba los casos de


discurso inflexible de nuestro querido presidente a lo largo del paseo. Ya en el interior del colegio público San

a su destreza e imaginación. EL Alcalde de Zaragoza, Sr. Horno Liria visita el Picarral una fría mañana de invierno, después de unas lluvias importantes, esto es, el barrio había quedado como los representantes vecinales se cansaban de explicar a todas la instancias institucionales. El presidente de la Asociación (Paco) hace de anfitrión y pasea al Sr. Alcalde por todo el barrio saltando lodazales, charcos, disfrutando de los olores, humos, contaminación industrial, apropiaciones indebidas de suelo público por una de las empresas, vamos que me imagino la cara del Sr. alcalde después de la yincana de obstáculos por el Picarral y del

Braulio, tomando un caldo reparador, se le comentó que en la situación que se encontraba el barrio era muy difícil para las madres acceder con sus hijos pequeños, al colegio, médico, transporte público, compra, vamos hacer las labores cotidianas de cualquier familia. Paco recuerda como se potencia, en aquellos años convulsos, el asociacionismo con la potenciación de la Asociación de cabezas de familia incorporando a los estatutos la posibilidad de socios jóvenes que dan un impulso y fuerza extraordinarios a la Asociación asumiendo riesgos, “hasta que no estás dentro, no sabes los riesgos que corres”. Recuerda

pág 24

de un acto, multa personal a Paco de 25000pts (un par de sueldos mensuales) que no satisface gracias

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


disculpas oportunas. Paco nos cuenta esta anécdota como ejemplo de contestación social de un barrio que tenía impronta. Por si era poco la situación político social que nos encontramos en esa década, cincuenta sacerdotes ponen a disposición del arzobispado sus cargos eclesiásticos en solidaridad por la injusticia del cese de Wilberto Desco párroco de Fabara, por “promover la lucha de clases y enseñar la liberación sexual”; por supuesto que los miembros de los movimientos sociales cristianos Asociacionismo: aragoneses no se podían quedar “Hasta que no estás dentro, no al margen y se unen a la protesta sabes los riesgos que corres” criticando el autoritarismo de la jerarquía y comprometiéndose en la En política siempre hay persona jillos liberación de los oprimidos, recibiendo que no merecen ningún respeto de Monseñor Cantero Cuadrado un por parte de los ciudadanos y en ultimátum: “o cambiamos la postura esta ocasión un concejal hizo unas o nos excomulga”, esto produce declaraciones indicando que “el a los integrantes de la parroquia problema del Picarral es que las un conflicto moral “o apoyamos la mujeres tienen muchos hijos”, la respuesta del barrio fue servida en plato frio, como debe contestarse a este tipo de gañanes, y en el primer pleno municipal el salón de plenos se lleno de madres con sus hijos solicitando las disculpas del concejal insolente de ese momento. EL concejal pidió las

pág 25

como el alcalde Horno Liria ante las denuncias que Paco le realiza por la deficiencia de las construcciones (hilo eléctrico de aluminio, desagües realizados con teja, humedades, falta de baldosa en sanitarios, etc.) se lleva por parte del Alcalde el calificativo de “cabrón”. En Balsas no había alumbrado, pero existían las farolas, una noche miembros de la Asociación deciden extraer cuatro o seis farolas y dejárselas al Alcalde en su puerta. “Al poco tiempo se da orden de instalar las farolas”


pág 26

razón de los curas o hacemos caso al obispo. Consultamos a unos teólogos en Barcelona y nos dicen que no es causa para la excomunión”. El pulso con la jerarquía se había producido, los movimientos cristianos mantienen su postura naciendo un movimiento que se denominará Comunidades Cristianas Populares, “no es una Iglesia paralela, queremos que haya una Iglesia al servicio de los pobres” (hoy aún quedan veintidós personas de aquellas personas que comenzaron el movimiento) y es el arzobispado el que debe dejar pasar el tiempo sin desenlaces inmediatos, pero Wilberto Desco no volvería a ejercer el sacerdocio. Los PP.JJ dirigen en el barrio tres Comunidades Cristianas Populares ubicadas en Balsas, Belén y Norte (C/Monte Perdido). Son comunidades que ponen en común su modo de vida familiar, laboral, social y religiosa. En estas comunidades sus tres puntos básicos en los que se sustenta la vida son: Una Iglesia al servicio de los más necesitados, un mayor compromiso y seguimiento de las enseñanzas de Jesús, y como tercer punto la Formación y revisión de vida. No solamente hay que quedarse con las reuniones de grupos cerrados

que pertenecen y disfrutan de una misma creencia o teología de vida, la comunidad de Belén ve la necesidad de abrirse a los más necesitados y ve viable la creación de un fondo para la ayuda de los más necesitados del barrio, así nace lo que hoy todavía supervive en la parroquia de Belén como Fondo de Ayuda Mutua por iniciativa de Juan Acha.

Otro de los efectos para la realización de una iglesia hacia los más necesitados y como ejemplo de completa simbiosis entre la Asociación y la Parroquia, es el nacimiento de TOPI (Talleres ocupacionales Picarral, actualmente es la Fundación Picarral), ejemplo de actuación para dar salida profesional a los chavales que no han conseguido completar sus estudios de educación básicos por múltiples motivos, en aquellos primeros momentos, se hacen cargo de los puestos de responsabilidad

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


compromisos sociales y religiosos de Paco. Siempre cubriendo a su marido hasta en situaciones de peligro físico. No sé si me atreveré, y Pilar querrá, pero me gustaría poder tener una charla con Pilar y ver desde su punto de vista, sus pasiones, experiencias, miedos, alegrías de una vida tan intensa con Paco Asensio. Pero hablábamos de la familia y amigos, y no es solamente esposa e hijos, según comenta Paco sus padres y hermanos son los que peor llevan este compromiso de vida hacia los demás, siguiendo siempre el ejemplo “No es una Iglesia paralela, de Jesús, su padre le aconsejaba “ten queremos que haya una Iglesia al cuidado hijo mío que son curas rojos, que son rojos”. servicio de los pobres” No sé si habré sido capaz de reflejar que se reflejaría en un documento lo que se me permitió escuchar que enriqueció a las personas en la intimidad. Como persona y interiormente. como cristiano he sido testigo del En el relato de Paco me doy cuenta testimonio de vida de una persona, que las ideas y recuerdos se agolpan de una familia, que se convirtió al en torno a acontecimientos externos, Evangelio más comprometido con la religiosos, personales, en un momento verdadera enseñanza de Jesucristo determinado me atrevo a preguntarle hacia nuestros semejantes más por ¿cómo afecta a tu familia este necesitados. compromiso social y político del Para finalizar con palabras de ánimo cabeza de familia?. Me gustaría tanto este primer contacto con Paco ser capaz de reproducir con palabras el Asensio y relato, me dice: “Somos una cambio de su semblante, la expresión comunidad que opta por los pobres, de: dulzura, Paz, felicidad, sonrisa el Evangelio y la Paz”. “La Parroquia picarona escondida cuando nombra a de Belén ha sido para muchos motivo Pilar , su compañera de vida, como su de escándalo durante estos cincuenta “primera y más ferviente animadora, años, pero para otros muchos de cómplice, camarada”, “Pilar no tiene nosotros ha sido y es, un ejemplo de miedo” para la aceptación de los compromiso cristiano”.

pág 27

representantes de la parroquia. Promocionan el movimiento MIDE como comunidad de comunidades. Participan en el Consejo Parroquial y en la elaboración de los estatutos de la Parroquia. Se crea el grupo de teología popular con Mario Cuartero, desde el que se estudian temas en profundidad y por el que alguno de sus miembros hasta tiene dudas de su Fe. Las Bienaventuranzas fue uno de sus traba jos más profundos, fueron tres años de profundas reflexiones


pág 28

R

ecuerdo muy bien el primer día que nos acercamos a la Parroquia de Belén. Un día soleado de junio, sin apenas Cierzo y con todo el domingo por delante para disfrutar. Acabamos de llegar al barrio, con muchas ilusiones, pocos años y una gran hipoteca en la CAI. Habíamos consultado en el callejero de Zaragoza

donde estaba la parroquia más cercana a nuestro nuevo domicilio y allí nos presentamos. Pronto descubrimos que solo había un solar vacío, algo que actualmente así permanece. Hablamos del solar que hay frente a la Fundación San Valero; se suponía que allí debía haber una iglesia.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


N

uestra alegría y nuestra esperanza.

Desconcertados por encontrarnos en medio de un solar , escuchamos una campana que llamaba al encuentro. Un sonido ese, que los que nos hemos criado en un pueblo, reconocemos claramente. Es domingo, día de fiesta y encuentro, luego vendrá el vermut y la paella. Pronto encontramos esa iglesia atípica; nos pareció una nave, más que una iglesia. Pero sabíamos que era la iglesia; tenia cruz y campana. Había un sacerdote bonachón que destilaba

ternura desde la profundidad del Evangelio. Cada palabra que nos vertía era un ramillete de esperanza y alegría. Acabábamos de conocer a Álvaro Alemany. Terminada la eucaristía y cuando regresábamos a casa, nos abordó otro sacerdote, este pequeña jo y muy dicharachero. En apenas cinco minutos había desgranado toda nuestra vida y comenzaba a pedirnos compromiso, era Luis Anoro. Luego vino Mario Cuartero, con su acertada interpretación de las lecturas evangélicas, con su sencilla aplicación del cristianismo a nuestra vida diaria,….. Ya estábamos prendados del carisma que destilaba esta comunidad de cristianos en Belén. Ahí se sucedieron nuestro encuentro con el grupo de Caritas, con la Comunidad de Cristianos de Base y con el Encuentro festivo,….. Desde entonces nuestra vida como pareja, familia y ciudadanos ha ido consolidándose al ritmo que marcaba el devenir de la parroquia. Nuestro querido recuerdo a Tomás Pollán, Luis Anoro, Busti,…. algunas de las personas y amigos que nos acompañaron en el camino….

pág 29

Juan Benavente y Mercedes Martínez


pág 30

L

a parroquia ha supuesto en mi vida un cambio muy positivo en la manera de ser y de pensar, lo cual estoy agradecida, ayudo, escucho y participo, cosa que antes no hacía. Estoy más cerca de las personas e intento ayudarlas en la medida de mis posibilidades, me siento más positiva y a gusto. La Iglesia de Belén la tenía frente a mi casa (la antigua) y la veía como una Iglesia tan pequeña, tan sencilla y a la vez con tanta vida interior. Con personas buenas, con ilusiones y proyectos, que traba jaban y hacían cosas por los demás, se preocupaban y compartían el traba jo y su tiempo. Los sacerdotes eran unas personas positivas y cercanas a la gente (de esos tiempos me acuerdo mucho de Juan Acha, Álvaro y Mario). Yo entonces no participaba en ningún proyecto o grupo de la Parroquia, estaba soltera y tenía mucho traba jo. Acudía los domingos a la Eucaristía y todo lo que hacía era leer alguna lectura cuando me lo pedían y me fijaba como la gente participaba y comentaba lo que acontecía. Pasado un tiempo, me propuso Álvaro Alemany que fuera catequista de la Parroquia. Fue en ese momento cuando realmente me integré más a fondo en la Iglesia. ecuerdo mis principios de catequista, como algo lejano y muy cercano a la vez.

R

Comencé con muchos miedos pues pensaba que no sabría hacerlo ya que era mucha responsabilidad transmitir a los niños la ¨Palabra de Dios¨. Los primeros meses no estuve sola en el grupo. A la Parroquia venían novicios de la Compañía de Jesús y como yo era nueva, me pusieron en un grupo con uno de ellos. De este novicio aprendí mucho y fui cogiendo experiencia y teniendo más confianza y seguridad en mi misma. Cuando el novicio se marchó, me quede sola con los niños. Dándome cuenta de que si tienes Fe, Jesús está contigo y te ayuda. Los niños también

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


Petri Ramiro

me ayudaron mucho y desde el primer al último día, he podido aprender de ellos, tanto como ellos de mi. Su alegría y espontaneidad me hacen sentirme muy bien. Desde el primer día de catequesis hasta hoy, han pasado 25 años. Tiempo en el que he formado parte de un grupo de Teología Popular que me ha ayudado mucho a pensar y ver mi interior. También ocupé durante diez años el puesto de coordinadora de Catequesis en la MIDE por la Parroquia de Belén. Como he dicho, han pasado ya 25 años y aun sigo aquí, siendo catequista, sintiéndome realizada, dando gracias por todas las personas a las que he conocido y con las que he compartido buenos momentos y sintiéndome tan a gusto como el primer día. e la Parroquia destacaría la buena acogida que siempre se ha dado a todas las personas que se acercan hasta ella para integrarse. La buena relación y atención que nos dispensan a todos desde el primer día, los sacerdotes que a lo largo de los años, han pasado por ella. También es destacable que todos los actos Religiosos como, el Adviento, la Navidad, la Cuaresma, la Semana

D

Santa o la Pascua, sean preparados de forma que su mensa je siempre llegue a las personas. Los encuentros festivos celebrados los domingos, dedicados a los niños, siempre se ha cuidado muy bien y se ha transmitido muy bien a todos ellos. Todos los catequistas hemos colaboramos en ella en todo lo que en nuestras manos ha estado. Actualmente, estamos muy contentos con nuestro nuevo Párroco, Javier. La celebración de las Primeras Comuniones son muy positivas. Los niños participan en la Eucaristía, preparando sus propias peticiones y elaborando entre todos ellos su propio CREDO. Participando con gran ilusión en ceremonias sencillas pero de gran calado en el Corazón. Los Padres se sienten contentos, ilusionados y agradecidos. Las personas que formamos esta Parroquia y estamos integradas en ella, somos como una gran Familia unida que, intenta en la medida que es posible, ayudarse y apoyarse. Pienso que podemos decir que nuestra Parroquia es una PARROQUIA ¨VIVA¨ Y PARTICIPATIVA.

pág 31

S

i tienes Fe, Jesús está contigo y te ayuda


A

prendimos a pensar y ser libres

pág 32

José Royo y Pilar Naya

C H D

onocer la Parroquia de Belén fue un cambio total en nuestra vida religiosa. Hemos aprendido a participar, pensar, ser libres, comprometernos, ser comunitarios. emos participado en la Parroquia en todo lo que hemos podido con total libertad, sin miedo y traba jando a gusto. estacaría la apertura total progresista de la Parroquia. Una renovación par todos, una comunidad parroquial compartida.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!

Nota de la Redacción A las personas que han colaborado se les ofrecieron tres preguntas para que contestaran. Han sido libres de ceñirse a las preguntas o escribir lo que su “corazón” les ha dictado. Las preguntas fueron: ¿Qué ha supuesto en tu vida la Parroquia de Belén? ¿Cómo has participado en la Parroquia? ¿Qué destacarías de la Parroquia? No están formuladas en los testimonios pero el comienzo de cada una de las contestaciones se marca con letrra capital.


E

scuchar la voz del Evangelio

E I

ntender y vivir la Fe de otra manera. Escuchar la voz del Evangelio y aplicarlo a las necesidades del prójimo, implicándome por mejorar la sociedad. ntegrándome desde el primer momento en la comunidad popular Con pequeñas reparaciones, instalaciones, mudanzas, etc. Junto con otros miembros de la comunidad, llevando los ingresos de las aportaciones de los salarios de los sacerdotes y gastos que se originaban. Seguí con la economía, mas tarde implanto la Administración Diocesana la contabilidad informatizada; me hice cargo del tema y del control de las cuotas periódicas fijas, para su posterior envío a Hacienda y la emisión de los certificados individuales de las donaciones. Buscar financiación para las obras de las dos ubicaciones que ha habido, incluida la actual, con campañas de cuotas y colectas. Pidiendo préstamos a la Compañía de Jesús. Firmando convenio de buena vecindad con la Asociación de Vecinos. (salida de emergencia, antena de TV.etc)

C

esión de los locales parroquiales para asambleas y encierros de obreros. Implicación en los problemas de los vecinos del barrio colaborando con la Asociación de Vecinos. “AYUDA MUTUA”, creada para atender necesidades urgentes de los vecinos, donde colaboraban con la cantidad que cada vecino, creyente o no creyente consideraba oportuna. Los grupos que había de Teología Popular.

pág 33

Miguel Ángel Alcubierre


O

ración, reflexión y fraternidad para vivir “La alegría del Evangelio”

Mario Cuartero SJ

pág 34

M

i estancia en el Picarral tiene dos etapas muy diferentes: a) Vivir en el barrio, pero traba jar en Delicias b) Vivir y traba jar en la Parroquia y otras actividades fuera del barrio: Proyecto Hombre y Centro Fogaral En mi primera etapa, la Parroquia era algo que llevaba dos personas del equipo de Jesuitas, que vivíamos en el Picarral. En mi segunda etapa, ya me dedique con más intensidad a la Parroquia y por dos veces fui Párroco. Lo cual quiere decir que para mí, la parroquia, ha estado presente en mi larga estancia en el Picarral, aunque haya sido con intensidades distintas. n mi primera etapa se reducia a celebrar los domingos y festivos la primera Eucaristía. Tengo el honor y lo digo porque me gustó mucho, que la primera Eucaristía que se celebró, en lo que pocos días después sería, la nueva Parroquia de Nazaret la hice yo, en al altar que llevamos de las Delicias: un banco de carpintero auténtico, pues fue el regalo que nos

E

hizo un artesano en este oficio el día que se jubiló En mi segunda etapa, ya fue una participación más intensa y destacaría: -el traba jo con los jóvenes, que para mi fue apasionante, porque heredé el magnifico traba jo que había realizado Jesús Gimenez y donde había jóvenes con unos valores humanos y cristianos maravillosos. -el traba jo con los niños con el Encuentro Festivo, donde tenía un equipo de personas mayores y jóvenes. Nuestro lema era: la imaginación al poder y verdaderamente lo cumplíamos. -la catequesis de primeras comuniones con un equipo de catequistas con verdadera vocación de catequistas, donde teníamos una hora antes para preparar el tema, que íbamos a hacer con los niños-as. Tengo la sensación que nunca agradecí todo el tiempo, dedicación y el sacrificio que hacían. Que raro era el que alguna semana fallara alguna, con eso está dicho todo. -lo que para mi era más gratificante: las sesiones de lo que llamábamos Teología Popular, algunos años

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


Gracias al equipo pudimos salir, mejor, ayudar a la salir, a muchas personas que ya lo pasaban muy mal, quien nos iba a decir que todavía faltaba lo peor. No sigo porque se me avinagra la sangre. Gracias a los que dedicáis tanto a esta necesidad que es el baremo cristiano mas auténtico de toda Parroquia o resumo en estas dos realidades, porque son las que más bien me han hecho: 1.-ESTAR con…, VIVIR como… Es decir ser uno más en el barrio 2.-Confiar plenamente y traba jar, codo con codo, con todo el mundo.

L

pág 35

fueron dos grupos, que semanalmente nos uníamos, no digo nos juntábamos, porque se establecía una unión de oración, reflexión y fraternidad, para vivir “la Alegría del Evangelio”, lástima que todavía no teníamos un Papa que ha sido capaz de decir, lo que nos ha dicho en este su primera exhortación escrita; seguro que para más de uno nos hubiese ayudado, porque no eran cosas que se nos ocurrian, porque el mismo Papa nos lo dice ahora. -no me puedo olvidar del mini equipo del despacho parroquial. ¡Cuántas cosas podíamos hacer, porque había unas personas que estaban al pide del cañón, pasando frios y calores en ese despacho con una estufa de aire caliente, que... “pa que hablar”! -en la primera crisis, la de los 70, estaba con el equipo de Cáritas.


U

n modelo de Fe liberadora

Jesús Gimenez SJ

pág 36

E

n 1985 fui ordenado sacerdote y mi primer destino fue a la Misión Obrera de la Compañía de Jesús en Zaragoza. Barrio de la Jota. Pronto empecé a traba jar en el taller ocupacional TAMIZ y como jesuita colaboraba con la Parroquia de Belén. Me incorporé a la Pastoral Juvenil de la Archidiócesis y comenzamos a crear una comunidad juvenil en la Parroquia, que llego a alcanzar más de un centenar de jóvenes. De igual modo colaboré con la Pastoral Juvenil de la MIDE y muy especialmente con la vecina Santa Ana. Era mi primera experiencia como sacerdote con toda la ilusión, fuerza y dificultades de un cura de 30 años. La Parroquia de Belén ha supuesto para mí una escuela del corazón. He recibido de vosotras y vosotros cariño, comprensión, animo. En gran parte sois una referencia necesaria para seguir caminando por los caminos del Señor Jesús, el Salvador. espués de seis años de colaborar en la Pastoral Juvenil de la Parroquia, me nombraron Párroco y pasé seis años más. Durante ese tiempo construimos el templo actual, sencillo y acogedor. Como lo éramos la Comunidad Parroquial. 

D

En verano teníamos una semana de descanso y convivencia con los jóvenes. La Belenada que significó para muchos el incorporarse a la vida de la Parroquia. Y para todos aprender a convivir y disfrutar de la naturaleza de una forma sencilla. El Encuentro Festivo, animado por los catequistas, tenía un momento en el que compartía con los padres y acompañantes un café tertulia. O sea “una misa con café y pastas” que iba uniéndonos cada vez más. Después de la dinámica catequética con los niños y el café “paralelo”, celebrábamos juntos la eucaristía. Recuerdo con especial cariño el consejo parroquial, alma de la vida parroquial y el grupo de catequistas de comunión. He aprendido más de ellas y ellos que de los cinco años de estudios teológicos en la Universidad de Comillas. s un modelo de FE liberadora. Desde el estudio de la teología en los grupos de formación y la Comunidad Popular, la catequesis y unas celebraciones cuidadas en su forma y mensa je. Es un modelo de ESPERANZA, por la fidelidad de los parroquianos. Donde

E

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


pág 37 se han juntado padres, madres e hijos en la catequesis, en Cáritas, en el Consejo, en la celebración. Referencia para volver a celebrar el matrimonio, el bautizo de los hijos y primera comunión aunque ya no se viva en la Parroquia. Es un modelo de CARIDAD, “Parroquia de Barrio”. Inserta, comprometida con la Justicia desde Cáritas y el dinamismo solidario de los miembros de la Parroquia. Cercana a la Asociación de Vecinos. Con una larga historia de compromiso social y político. Destaco de la Parroquia de Belen su fe, esperanza y caridad como misión y comunidad de discípulos de Jesús.


M

e he sentido querida por lo que soy, no por lo que hago.

Amelia Beltrán

pág 38

M

i experiencia en la parroquia de Belén. Imposible resumir lo que han supuesto estos 35 años en los que he estado participando de la parroquia de Belén. Primero fue una invitación a animar con la guitarra los cantos de las celebraciones; después entrar en la comunidad cristiana popular, compartir sus encuentros, búsquedas

y reflexiones; también colaborar en la organización de Ayuda Mutua; un año ahondar en experiencias de fe con la Teología Popular; más tarde recibir el encargo de acoger en Cáritas. Y, siempre, siempre, gozar del cariño que a lo largo de estos años ha ido creciendo entre todos. Y todo esto desde una cercanía, un sentirme acogida a pesar de no ser geográficamente mi comunidad parroquial e incluso a vivir a varios kilómetros de distancia. ¿Qué me ha supuesto? Lo definiría como una ventana abierta a otras situaciones, a otras búsquedas, a otros compromisos. Una corriente de aire fresco que desempolva criterios cerrados e impulsa búsquedas nuevas. Un brasero de mesa camilla (¡recuerdo aquellos primeros años!) donde sentirme querida, aceptada, valorada, por lo que soy, no por lo que hago. Por eso doy gracias a cada uno de los que han vivido o viven en la comunidad parroquial por las posibilidades que me han brindado y porque han conseguido que tenga un corazón más capaz de querer, más al estilo del Corazón de Dios.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


P

ara mí fue encontrarme con gentes que me explicaron la religión de distinta manera.

Dolores Cánibe (Lola)

H

D

parroquia un lugar de encuentro, tolerancia, abierto, sencillo y acogedor para todo el mundo que se ha acercado a ella, jóvenes, mayores, incluso personas de otros barrios que se han quedado con nosotros y abierta también para gentes de otros países, aunque su forma de dirigirse a Dios no fuera como la nuestra.

pág 39

L

a Parroquia de Belén ha supuesto para mí una apertura grande, ya que venía de un pueblo de Galicia, en aquellos tiempos bastante cerrado en la religión, para mí fue encontrarme con gentes abiertas, amables, que me explicaron la religión de distinta manera y pensar que nadie es más que nadie y que la vida de Jesús fue sencilla, que podía hablar con él sin miedo. Y también he visto como aquellos jesuitas luchaban contra las injusticias y ayudaban a obreros, gitanos... y a cuantos acudían a su puerta. e participado en cosas sencillas, las que yo sabía hacer, en la catequesis, teología, mantenimiento del templo, ayuda mutua, algo en las Eucaristías. Me gustaría haber ayudado algo más, pero a veces no podía por mi traba jo que me absorbía mucho tiempo, pero todo lo hice siempre muy a gusto. e esta parroquia que ahora cumple 50 años, destacaría su apertura, sencillez y altruismo, prestando siempre un buen servicio al barrio sin ánimo de lucro. Pero sobre todo destacaría a la gente que ha formado parte de ella a lo largo del tiempo, que han hecho de esta


H

a sido la semilla de lo que ahora soy y del testimonio que doy a mis hijas.

Rut Varea

pág 40

E

n la parroquia de Belén comencé en uno de sus grupos de poscomunión con 15 años. Lo recuerdo como un fragmento de mi historia agradable, lleno de afecto, lleno de vivencias profundas, en las que Jesús era el motor de mi vida. Las eucaristías jóvenes, las convivencias y las reuniones en aquel pisico que tenía Belén sobre los locales, que eran la Parroquia, te hacían sentir llena de vida e ilusión por conseguir que el mundo podía ser mejor. Formé parte del Consejo Parroquial, en el que participaba activamente: preparábamos Asambleas de fin de curso, las de inicio de curso, tratábamos los temas que el arzobispado nos pedía, los encuentros de la MIDE,.... Recuerdo que asistí a la inauguración de la nueva Parroquia, llena de actos solemnes y de convivencia entre los miembros de la Parroquia. Más tarde llevé un grupo de poscomunión con el apoyo de mi hermana María. Teníamos varios chicos y chicas de 11-13 años. Guardo muy buenos recuerdos y algunos no tan buenos (los apuros cuando el tiempo me faltaba para preparar las reuniones) o cuando no conseguía que

estuvieran centrados o cuando alguno abandonaba el grupo. El mejor premio es verlos ahora, 25 años más tarde. Personas adultas que aún siguen en la Parroquia, participando en algunos casos como animadores de grupos de posconfirmación; el mejor regalo al esfuerzo de aquellos años, en los que nunca esperamos nada a cambio. e Belén destacaría su sencillez, era la viva imagen de lo que Jesús anuncia: AMOR, ALEGRÍA, AFECTO, CARIÑO, AUSTERIDAD... y sobre todo su HUMANIDAD. Allí conocí a personas magníficas que brillaban por su sencillez y por el cariño que profesaban a los demás: Paco Asensio y Pilar, Elena, Antonio y Pili, Vicente Laborda, y muchos más cuyos nombre ahora no consigo recordar. Belén era mi  casa en el Picarral, mi hogar, acogedora siempre, un testimonio del Reino.  El grupo de sacerdotes también tengo que destacarlo: Jesús Giménez, que fue el animador de mi primer grupo allí, Juan Acha, Mario, Luis, Álvaro, todos ellos cercanos, son los responsables de que considerase a Jesús, a Dios, como alguien cercano, amigo y no una entidad allí arriba,

D

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


P

pág 41

quien sabe dónde. Eran personas como nosotras que predicaban con el ejemplo y que me descubrieron aspectos y cuestiones muy hermosos del Evangelio. ara mi, la parroquia de Belén y mi experiencia allí ha sido la semilla de lo que ahora soy y del testimonio que doy a mis hijas.

Ha sido el ejemplo de que las personas valen por lo que son y no lo que tienen. Me ha demostrado el valor del cariño, el sentido del mensa je de Jesús. Ha sido el motor de muchas de las cosas que he hecho y de las cuestiones que me he planteado. Es la “culpable” de que considere que estamos para servir a los demás, aunque en estos días, hoy, con el ritmo de vida que llevamos resulta muy difícil. En fin, la parroquia de Belén sigo teniéndola muy cerca, aunque ahora apenas me encuentre con ella, lo que sí que es cierto es que su semilla, dejó raíces muy profundas. Un abrazo muy fuerte a todos,


pág 42

Sagrario de la parroquia actual

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


U

n cambio en nuestro interior

Paco Asensio y Pili Linés

E L

pág 43

U

n cambio en nuestro interior. Sentimos la iglesia más cercana, más hermana y nos ayudo a implicarnos en las cosas que creíamos necesario y a un comportamiento cristiano ante la persona, el barrio y la sociedad y una opción por los pobres. n un principio fueron pequeñas cosas, pero nos implicó a la participación de los actos religiosos y en los distintos grupos de la Parroquia: teología, consejo parroquial, preparación de la Eucaristía. Nos implicamos en el movimiento vecinal y actos reivindicativos. a Parroquia de Belén siempre ha sido abierta a las personas, al servicio del barrio y comprometida en los movimientos vecinales prestando al barrio los locales para celebración de estos. Actualmente militamos en el consejo parroquial y Comunidades Cristianas Populares.


M

is remembranzas en Belén

Álvaro Alemany S.J.

pág 44

C

uando llegué al Picarral, en otoño de 1973, no entraba en mi horizonte para nada la tarea parroquial. En aquel equipo plural de jesuitas y sacerdotes diocesanos había diversidad de funciones, desde curas obreros en fábricas hasta párrocos en ejercicio (de Belén, Santa Ana y Nazaret) pasando por compromisos sindicales y de participación ciudadana. Yo entonces estaba terminando de estudiar matemáticas, junto con Manolo Alejandre; enseguida pasamos a profesionalizarnos como docentes y por eso nuestro punto de enganche inicial con el barrio (como denominador común de aquel equipo) fue dar clases para adultos en el Centro que aún funciona en la Asociación del Picarral. El “caso Fabara”, con el plante colectivo en 1974 de muchos párrocos y grupos cristianos ante el arzobispo Cantero por sus cacicadas, resquebra jó la sintonía del grupo precisamente en su vertiente parroquial. Pero ni siquiera cuando Manolo Fortuny y yo recibimos la ordenación sacerdotal en mayo 1978, pensaba que el ejercicio de mi ministerio iba a centrarse en la parroquia (aunque ya el sábado

siguiente tuve mis primeros bautizos), sino más bien en la labor sociopolítica del barrio, fundamentalmente a través de la Asociación de Vecinos del Picarral. Fue el inesperado destino de Juan Acha al Sanatorio de Fontilles en ese verano lo que hizo cambiar la distribución de tareas del equipo y me llevó al cabo de un año a asumir la responsabilidad de párroco. Todavía estábamos en los viejos edificios de adobe, producto de la

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


Mientras, el barrio fue cambiando. La expropiación de terrenos provocada por la nueva planificación urbanística llegó justo a incluir los edificios parroquiales y, aunque tardó mucho en ejecutarse, nos llevó a trasladarnos en 1988 a una pequeña ba jera en la calle Juslibol (actualmente local de Cáritas) que completado con piso alquilado encima servía para todos los usos. Pero el reto no era sólo de locales. La parte antigua del barrio, donde se conservaba el ambiente histórico de la feligresía con su tono rural como procedente de la emigración del campo a la ciudad, fue poco a poco envejeciendo y presentando situaciones antes inesperadas, como el paro o la droga. Mientras, iban construyéndose en la parte nueva

pág 45

“operación suburbios” puesta en marcha por el arzobispo Morcillo para dotar de centros parroquiales a los barrios periféricos. Había que “ba jar” desde el Camino de Juslibol por un terreno pedregoso, a veces esquivando charcos y barro, para llegar a la puerta de la iglesia o a cualquiera de sus dependencias , a las que se procuraba sacar la máxima utilidad (guardería, locales parroquiales, sede de la Asociación de Vecinos, club juvenil, educación de adultos…) A pesar de que cada cierto tiempo se procuraba remozar las paredes del templo con cal cedida por la fábrica de carburos, todo tenía un aspecto destartalado (además los niños de la guardería con su uñita conseguían abrir auténticas brechas en el revocado). Pero todo se soportaba, hasta el frío en los loca l es, p o r q u e servían para fomentar un gran ambiente de convivencia vecinal, a la que la labor parroquia l c o n tr i b u í a también g ra nde mente.


pág 46

bloques de gran altura con población mucho más joven y de mayor nivel económico y cultural. Llegó además la Escuela San Valero, con quien siempre hubo buena relación y en cuya capilla estuvimos teniendo unos años la celebración dominical. La parroquia fue estructurando mejor la actividad de sus grupos de todo

tipo para que su funcionamiento permitiese acoger a esa gente nueva, no tan marcada por las penurias económicas y las reivindicaciones sociales de los primeros tiempos. Pero intentando mantener siempre la relación personalizada, la calidez humana, la vivencia comunitaria. La fábrica de tiendas de campaña INESCA que hacía esquina entre la calle y el camino de Juslibol cerró

sus puertas y negociamos con el Arzobispado y el Ayuntamiento la adquisición del edificio para dividirlo entre la Asociación de Vecinos y la Parroquia de Belén. El arduo traba jo de remodelación hasta convertirlo en la actual sede parroquial, inaugurada en diciembre 1994, fue dirigido ya por mi sucesor, Jesús Giménez, que asumió el cargo de párroco en 1991, con ocasión de la visita pastoral del arzobispo Yanes. Por mi parte, seguí colaborando, a u n q u e centrado más en otras tareas fuera de la Parroquia. Me pidieron que asumiera de nuevo la responsabilidad de párroco en septiembre 2004 y lo hice con mucho gusto, hasta que en 2011 fui destinado a Valencia. Ya no era la misma situación de la etapa inicial, ni dentro del ambiente parroquial ni en su entorno. Se barruntaba como cercano que los jesuitas no podríamos seguir indefinidamente a cargo de la Parroquia y fuimos dando paso cada vez más a la corresponsabilidad de todos y a una formación más

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


relaciones personales y familiares, dolores y alegrías, encuentros y fiestas inolvidables, un entramado intenso y cada vez más extenso de colaboraciones desde perspectivas muy variadas, vivencias humanas y cristianas que me han hecho sentirme verdaderamente en comunidad y en Iglesia. Pienso que la Parroquia de Belén ha servido de referencia y de aglutinante para muchos esfuerzos y caminos sociales y cristianos, más allá de su entorno concreto. A lo largo de sus 50 años de vida han cambiado muchas cosas del ámbito ciudadano y eclesial en donde se inserta, hemos pasado personas muy variadas en puestos de responsabilidad, ha habido rectificaciones de rumbo, momentos de crisis personales y parroquiales, interrogantes permanentes sobre su tarea… Pero creo que ha conservado y sigue teniendo un tono singular donde es posible ofrecer a la gente que se acerca por ella caminos de maduración humana y cristiana siguiendo las pistas claves del evangelio de Jesús: el ambiente comunitario, las celebraciones vividas con sentido, la cercanía a las necesidades de la gente, el compromiso social, la esperanza en un futuro, al que contribuimos con nuestro esfuerzo y responsabilidad, pero que a la vez hemos de acoger de la mano amorosa del Señor.

pág 47

sostenible. El bache generacional entre los “históricos” de la Parroquia y las generaciones jóvenes, mucho más escasas, suponía una dificultad. En cambio había un traba jo pastoral mucho más integrado con las parroquias vecinas. Podría recoger muchas más historias y anécdotas de mi participación en Nº Sª de Belén. Como se puede apreciar, el barrio del Picarral, con sus gentes, y dentro de él de forma destacada (pero no exclusiva) la tarea en la Parroquia, ha sido en verdad mi “lugar en el mundo” a lo largo de 38 años. Me he vuelto ya suficientemente mayor para hacerme consciente de mis fallos, de mis idealismos, de mis meteduras de pata. Pero mucho más es el agradecimiento por haber tenido el privilegio de compartir ahí


E

n nuestra casa se producía algún “milagro” como el de los panes y los peces.

Mari Tere Ariza y Carlos Serrano

pág 48

A

hora que se celebran los cincuenta años de la fundación de nuestra parroquia, vienen a la mente momentos muy entrañables de los primeros años y de la época en que nosotros nos integramos en ella. Recordamos con cariño, las primera participación nuestra en la parroquia, fue allá por 1969, en unos ejercicios espirituales, que por aquel entonces, se hacían para Semana Santa. De allí salimos un grupo de parejas de novios que teníamos una reunión semanal con Juan Acha. Estas reuniones nos ayudaron mucho a saber comportarnos como pareja y posteriormente como miembros de nuestra parroquia. Fuimos la primera pareja que contra jo matrimonio, y en nuestra casa tuvimos posteriormente reuniones semanales un buen numero de jóvenes, jóvenes inquietos por saber de nosotros, de los problemas sociales y del barrio. Nuestra casa parecía una agencia matrimonial y un consultorio sentimental, de ella surgieron varias parejas. Comentar que en nuestra casa se producía algún “milagro”, como el de la multiplicación de los panes y peces.

Una noche en que estábamos a cenar tres, Juan Acha y nosotros, empezaron a venir gente de nuestros grupos y acabamos cenando ocho personas Nos ha gustado mucho siempre el contacto directo con los jóvenes, (con los chiquillos), Participamos y fuimos monitores de las colonias infantiles que se realizaban para escolares, eran los comienzos de los años 70 La preparación se hacia en Canfranc en el puente del 1 de mayo, y en la propia casa de colonias, asistíamos todos los monitores de todos los grupos. Y eran unas convivencias muy educativas socialmente. También estuvimos en un grupo

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


Recordamos los 25 años de su creación, con una convivencia de todo el día en la antigua ubicación de la iglesia, con comida al aire libre y por la noche acampada incluida Actualmente estamos en un grupo de teología popular. Maritere es catequista de la parroquia, actividad que realiza desde mas de 30 años, momento en el que empezó a participar mas activamente con la parroquia, desde que mi hija mayor, empezó con la catequesis para su primera comunión. Labor que continuaron nuestras hijas una temporada

Destacamos de la parroquia, el contacto que siempre ha tenido con la clase traba jadora, y su apoyo a solucionar los problemas sociales del barrio y de la parroquia. Y no solo del barrio, también apoyo a los marginados. Comunidades de otras culturas, e incluso convivencias en otras regiones o en otras partes del mundo. A destacar la creación hace bastantes años del grupo solidario, ayuda mutua, para gente necesitada. También los distintos grupos de teología popular, (el nuestro con mas de 30 años de existencia, el primero que se fundó con Juan Acha) limpieza, caritas, jóvenes, comuniones, poscomunión,confirmación... La influencia que ha tenido para nosotros nuestra integración en la parroquia los Jesuitas. Y especialmente Manolo Fortuny, por su humanidad. A MariTere le hizo crecer interiormente por su apoyo y consejos. Sin olvidar a ninguno del resto de los jesuitas. A Javier el actual sacerdote, aunque hace poco que esta en la parroquia, le agradecemos su integración y dedicación. (aunque lo esperábamos expectantes)

pág 49

de matrimonios. Heramos dos matrimonios jóvenes recién casados y otros dos de mas edad ya consolidados, comentábamos las diferentes formas de ver el propio vinculo de nuestra nuestra unión Hemos participado en todos los actos que se celebran en la parroquia, conmemoraciones, charlas, excursiones, etc.,etc.


R

econocer la libertad para expresarme.

Pili Lázaro

pág 50

M

i primer contacto con la Parroquia de Belén fue en el año 1990 preparando los papeles para mi boda, ya que a mi marido, lo habían bautizado en ella. El único contacto que mantuve después, fue el día que acudí a pedir el bautizo para mis hijos. Y de nuevo regrese para que celebraran su primera comunión. Ante la posibilidad de ayudar a la parroquia como catequista, no dudé, y así podia retomar mi contacto con la comunidad, que tenía abandonado debido a mi traba jo y mi familia. Comencé mi labor en la catequesis acompañando a Reme Navarro, y cuando ese grupo comulgó, pasé a llevar, muchas veces en solitario, grupos de 1ª comunión. Al principio solo era un día de catequesis, y con los años al disponer de mas tiempo, empece a llevar grupo de 1º y de 2º. Actualmente tengo grupo el lunes, y comparto con Juan Garralda, acompañar a un nutrido grupo de adolescentes y jóvenes, en proceso hacia su Confirmación. A los dos años de ejercer como catequista, fui nombrada representante por la Parroquia en

la Coordinadora de Catequesis de la M.I.D.E., representación que aun ostento, siendo la secretaria de la misma. Al ser nombrada secretaria, una de mis funciones era acudir al Consejo de Pastoral de la Vicaria, así que comencé a asistir al consejo Parroquial, para estar mas informada de la situación de Belén. Hoy por hoy, ejerzo como representante de catequesis en dicho consejo, y soy la secretaria del mismo. Mi labor como catequista, es una labor que disfruto por la frescura e inocencia que los niños transmiten, y la mirada limpia con la que ven a Jesús. Debo reconocer la libertad para expresarme de la que he gozado en la Parroquia. He retomado la labor de profundizar en la figura de nuestro Padre, y he intentado, hacer llegar de la mejor manera posible, su mensa je a quienes estaban a mi cargo. Por ello, agradezco el recibimiento y apoyo de mis compañer@s en la catequesis, la confianza que me dieron Alvaro, Jesús, Luis y actualmente Javier, y la libertad de la que disfruto para expresarme, o para realizar la labor de catequesis.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


pĂĄg 51

Siempre me he sentido bien tratada, y he notado mucho cariĂąo de la gente que acude a ella, independientemente de si te conocen o no. Muchos de los que en ella colaboran, son personas entregadas a sus tareas y que han luchado y luchan, por que nuestra comunidad siga siendo una comunidad acogedora.


pág 52

H

ola a tod@s, soy Juan Jesús Garralda, para todos vosotros “Juan”. Aunque yo no llevo 50 años en la parroquia, me permito en unos párrafos exponer mi pequeño testimonio de mis 21 años en la parroquia de Belén en la que he pasado varios momentos intensos de mi vida personal y de fe. Si no es menos cierto que me preparé para la primera comunión en el antiguo templo de la parroquia, no es menos cierto que mis vínculos conscientes y voluntarios comienzan cuando yo tenía 15 años, y de rebote llego a la parroquia, una vez que no soy aceptado en el Club Amanecer del Colegio Pilar Maristas.

Llego buscando un grupo para prepararme para la confirmación, en la parroquia encuentro a un grupo numeroso, fundamentalmente chicas que tienen las mismas preocupaciones que yo en el que se me acepta de manera natural y afectiva. A partir de aquí empieza un camino de crecimiento personal, rico de experiencias y sobre todo personas. Es Mario Cuartero cuando un día entra a final de una reunión de nuestro grupo “fugaces”, y nos anima a apuntarnos como catequistas de primera comunión. Yo tenía muchísimo reparo, pero es el propio Mario el que me anima, y, por qué no decirlo me convence a asumir este reto y fuerte compromiso.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


M

i familia me aconsejaba que lo dejara, pero fui fiel y mantuve el compromiso.

Si no recuerdo mal fueron 4 años de una gran experiencia con los niños, una experiencia que me enganchó de manera que nunca he dejado de evangelizar a los más jóvenes. Asumir responsabilidades y compromisos nunca es fácil, pero menos cuando eres joven y los estudios te exigen un compromiso y dedicación parroquial que chocan de frente. Mi propia familia me aconsejaba que lo dejara, pero fui fiel y mantuve el compromiso hasta que los horarios de la universidad y el traba jo no me lo permitieron. He pasado por varios grupos de la parroquia, he sido catequista de catequesis, de grupos de confirmación, he sido responsable de jóvenes, y miembro del Consejo Parroquial. Todo ello me ha reportado mucho valor, pero debo destacar un momento fundamental en mi vivencia cristiana… Fue en un desierto de jóvenes adultos del grupo Finestra Batalera, un desierto sobre “la Comunidad” preparado por César Berrueco y Mónica Maestre. Jamás me he bloqueado tanto ni lo he pasado mal en un pequeño retiro…. fue un punto de inflexión en mi vida

en la Parroquia. Desde entonces fui adquiriendo más compromiso, pues desde ese desierto se encardinó en mí una conclusión; “¿Cómo puedo formar Comunidad?” Mi respuesta a esta pregunta fue “Ello me llevaría a un compromiso y una responsabilidad para con los demás que yo creo que no estoy dispuesto a afrontar” son palabras textuales de mi desierto que guardo cómo oro en paño y cómo libro de cabecera y cuaderno de vida. Esto fue el 27 de Diciembre de 2001. Ya ha llovido bastante, pero de aquella opinión y posicionamiento, los que me conocéis creo que ha cambiado bastante. La parroquia fundamentalmente me ha aportado formación, varios años de teología con Mario y los últimos en el grupo de Teología en el grupo de Fernando Rubio que me han permitido vivir mi fe desde un punto de vista distinto. Una fe basada en el verdadero testimonio de Jesús, un mensa je de servicio y de construcción de ese Reino que Jesús nos anuncia, pero que no vendrá por arte de magia, sino que debemos construirlos nosotros con nuestras acciones de todos los días. Discernir entre los

pág 53

Juan Garralda


pág 54

textos conocer los simbolismos que se esconden en la Palabra ha sido clave para liberarme de ciertas cargas y conceptos eclesiales poco claros y poco explicados que me han permitido vivir mi fe desde la libertad de conocer a un Dios-Padre AMOR que es la única manera de vivir de verdad la Alegría del Evangelio. Debo destacar la libertad, con la que desde la parroquia con carácter general se me ha dejado traba jar siempre, exceptuando algún pequeño desencuentro que es meramente simbólico. Quiero destacar por último el carácter personal y humano de la parroquia. Encuentro cómo los de las Belenadas que me permitieron conocer una pastoral de jóvenes que desconocía en su momento (pues era una persona más cerrada y reservada). Charlas, encuentros, Asambleas, excursiones, oraciones, etc. Me ha hecho conocer a la gente de la parroquia. Una gente maravillosa, cariñosa y también

comprometida con la Parroquia, cada uno a su nivel. Es un placer participar de actividades y encontrar a gente que te conoce, que te llama por tu nombre y te valoran. Es normal que eso pase en tu casa con tu familia. Por eso es de agradecer que eso pase en otros ambientes como en la Parroquia en la que he me encuentro con, ésta, mi segunda familia. Qué mas da que la Parroquia sea jesuita o diocesana, lo importante son las personas que la forman, el concepto de Comunidad que se viva y que sea evangelizadora cuya figura central sea la de un Jesús que siempre miró por los más necesitados, que nos perdona y nos quiere tal y cómo somos. En definitiva una comunidad de AMOR, porque si no tenemos amor, no somos nada (1ª carta de San Pablo a los Corintios, 13, 1-8). Un fuerte abrazo a tod@s

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


C

ompartir lo que creemos y constatar que coincide con lo que queremos creer y vivir.

Luis Añorbe S.J.

pág 55

L

a Parroquia de Belén entró en mi vida cuando viviendo en la Comunidad del Palacio del Santo Duque de Gandía el P. Provincial me indicó si podía venir a Zaragoza, a la Comunidad de San Juan de la Peña. Me pareció bien. Visité la Comunidad, Mario me acogió en la casa, me acompañó a la Parroquia y unos días después llegué con mi maleta y paquetes. Y ya estaba Álvaro para seguir con las presentaciones. La Parroquia de Belén, ante todo, son personas. Pasan por la calle, viven en su casa y se presentan en los locales de la Parroquia para Celebrar la Eucaristía, solicitar bautismo para un hijo, solicitar información y papeles para casarse... comentar una cuestión que les preocupa. Algunos fueron bautizados en esta Parroquia. Otros se acercan por proximidad... Muchos están implicados en la estructura que requiere una Comunidad de este tipo: mantienen el despacho abierto y reciben al que se acerca, mantienen limpia y ordenada la iglesia, se preocupan por mejorar la calidad de la Liturgia y que sea participativa y digna, y se juntan con otros para mejorar la Vida Comunitaria.

Podría ir recorriendo los diversos grupos: desde la Comunidad Cristiana Popular de Base, hasta el último gran grupo de cantores. No es el momento. Me preguntáis qué ha supuesto para mí, la Parroquia. Para mí ha significado vivir entre personas creyentes.


Oficialmente, también son Parroquia de Belén todos los que viven en los límites señalados por la Diócesis. Todos han sido mis hermanos más próximos y he convivido con ellos como tales. i traba jo consistía en colaborar con el Párroco y los compañeros en la Actividad sacramental y pastoral. He celebrado la Eucaristía, la Reconciliación, el Bautismo de niños, la Confirmación, la Unción de los Enfermos... He acompañado a los catequistas de Primera Comunión y Confirmación. He participado en grupos de reflexión teológica. He visitado enfermos... e la Parroquia destaco la Vida Comunitaria: el compartir lo que creemos y constatar que coincide con lo que desean creer y vivir los otros, ha sido lo más importante para mí.

pág 56

M D

H

ola a todos, Soy Fermin Maestre y me han pedido que escriba un pequeño testimonio de mi vida en la parroquia, así que allá vamos. Entre a formar parte de la parroquia en la Belenada de 1995 debido a que dos de mis hermanas (Carmen y Mónica) iban ese año. A mi también me dejaron ir con el compromiso que al curso siguiente entrara en un grupo de vida en la parro, y así fue. Desde ese año he estado activo en las diferentes actividades que se han llevado a cabo, la mayoría de ellas relacionadas con jóvenes y adolescentes pero también en general.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


H

e disfrutado, he aprendido, me he sentido querido y he vivido experiencias muy enriquecedoras.

Para mi, la parroquia ha supuesto un todo, desde que empecé a formar parte de la misma, siempre he disfrutado, he aprendido, me he sentido querido y he vivido experiencias muy enriquecedoras. He madurado como persona y como cristiano y he conocido un lado mío que me gusta, seguir lo pasos de Jesús de Nazaret. Es cierto que todo ello no hubiera sido posible sin el acompañamiento que he llevado en cada una de las diferentes etapas que he vivido en la parroquia y que a todos ellos debo darle unas gracias enormes por ser hoy parte de lo que soy. Como comentaba antes, desde que comencé mi andadura por la parro he estado en un grupo de confirmación siendo animado y animador de dos grupos, he vivido muy activamente mi compromiso con la belenada, haciendo lo posible porque cada año se llevara a cabo ya que siempre he sido de la opinión que una semana en la montaña con los chavales ayuda mucho a encontrarnos con el padre en un entorno privilegiado y de un modo lúdico y alegre. .

También fui catequista durante un pequeño tiempo y fui el representante de la parroquia en la MIDE durante 5 años. Es cierto que durante toda mi vida vinculada a la parroquia no todo han sido buenos momentos ya que en ocasiones lo he pasado mal, y no solo por mi, sino por los jóvenes y adolescentes en general. Como por ejemplo cuando se hizo la reestructuración de los grupos de jóvenes y adolescentes, o en lo poco que se ha contado con nosotros en multitud de ocasiones, sin tener en cuenta por parte de algunos parrocos y de los mayores de la parro la opinión de aquellos que llegábamos con iniciativas nuevas. Llevo ya unos años desvinculado de la parroquia y ahora he vuelto a formar parte de un equipo de vida de la ACG (Acción Católica General) pero para nada me olvido de mis orígenes cristianos y de donde vengo. Debo agradecer a la parro que haya contado conmigo para hacer este breve testimonio y espero os sea de vuestro interés, es cortito y se puede leer fácilmente jeje. Muchas gracias, un saludo y siempre vuestro.

pág 57

Fermín Jorge Maestre Plaza


E

xperiencia de vida personal desde la Parroquia de Belén

Pili Añon y Antonio Sofín

pág 58

H

ablar de la Parroquia de Belén es una gozada y es vivir unos recuerdos inolvidables en todo lo que ha supuesto de realización y enriquecimiento para mi vida personal y de pareja Vine a vivir al barrio del Picarral recién casada con mi marido, primero vivimos en el Hogar Cristiano. El me introdujo en la parroquia la única que existía dentro del entorno del Picarral allá por los años.. 1967 Fueron mis primeros contactos con los jesuitas y todas las personas solidarias y comprometidas que participaban de toda la actividad que se desarrollaba dentro de la parroquia. Yo venía de un pueblo pequeño donde se vivía una religiosidad muy cerrada y muy tradicional. Mi marido ya participaba de la vida activa y organizada de la parroquia En los primeros contactos con las personas activas y los jesuitas que regían la parroquia, pude descubrir el talante de apertura y compromiso social que exigían las reflexiones que hacíamos con las lecturas de los evangelios y la puesta en común de todo lo que las personas proponíamos en los debates En aquellos años la dictadura que

vivíamos hacía estragos y el barrio carecía de todos los servicios básicos como sanitarios, educativos y sociales etc. Desde nuestras reflexiones como cristianos/as no podíamos estar pasivos ante tanta carencia de bienes culturales que padecía la clase traba jadora y también las personas que Vivian en el barrio. Los Jesuitas Luis Anoro y Eugenio Arreiza estaban en el movimiento de curas obreros apoyando a los traba jadores que por entonces la clase traba jadora estaba muy machacada y sin libertades para exigir sus derechos. El Padre Acha como lo llamábamos era todo corazón para las personas del barrio y Carmelo muy cabecita pensante y analizando todos los hechos que iban aconteciendo en la sociedad. Mario Cuartero por entonces era su

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


una justicia social más justa No fue casualidad que la primera guardería del barrio se llamase “Guardería de Belén” La pusimos en marcha un grupo de madres del barrio con la ayuda de una profesora con titulación y se ubicó en los locales cedidos por los curas Jesuitas. La gestionaron 3 mujeres que traba jaban con sueldos ridículos y sin seguridad social. Lo mismo pasó con el primer Centro Adultos Picarral. Se veía la necesidad de que las madres pudiéramos formarnos dejábamos a los niños en la guardería y en el horario escolar y en los locales de la parroquia con estudiantes voluntarios conseguimos sacarnos el graduado escolar Hoy todavía sigue el Centro de Adultos con sus aulas impartiendo clases desde la asociación de vecinos

pág 59

dedicación al CODEF (Centro Obrero De Educación para las personas Adultas). Vivimos la lucha obrera de las fábricas de Caitasa, Tusa, y también de alguna otra de fuera del barrio. La Parroquia de Belén estaba abierta a todas las luchas obrera, se habría la Iglesia y sus locales para que los traba jadores pudieran reunirse y muchas veces la policía se instalaba en los alrededores para intimidar, meter miedo y en algunas ocasiones gracias al apoyo de la parroquia no había detenciones. ¡Como añoramos la solidaridad que había en esos momentos! Con los traba jadores que se encerraban en la parroquia para exigir los derechos de la clase obrera, La gente del barrio recogíamos alimentos para llevarlos a los que permanecían encerrados y en huelga de hambre para conseguir


pág 60

Picarral Salvador Allende. También la parroquia ofrecía sus locales para desarrollar sus actividades y así organizaron conciertos solidarios y reivindicativos. Nuestro querido José Antonio Labordeta y Joaquín Carbonel con otros cantantes de aquella época. (Se hacían en el patio de la parroquia) La organización de la U.G.A también dio en la parroquia sus primeros pasos para formar el sindicato agrario El hecho del caso de la destitución del cura de Fabara tuvo nuestra solidaridad y apoyo junto con todos los curas de la diócesis que veían una injusticia en la postura del entonces arzobispo Cantero Cuadrado Seguimos muy cercanos a la parroquia de Belén pero nuestro vivencia de la fe la compartimos en grupos fuera de la parroquia llevamos años en Comunidades Cristianas Populares sin olvidar el sentido a mi vida que me hizo descubrir las vivencias de aquellos años de lucha y reflexión compartida. Todo esto nos hace estar presente en muchas causas que

quedan por hacer para conseguir otro mundo más justo y solidario Un abrazo Pili Añon

V

ine al barrio del Picarral en el año 1957 Yo pertenecía a la Hermandad Obrera de Acción Católica. Venia de la vivencia de un grupo de formación con el método del plan del Ver Juzgar y Actuar. Por eso desde el primer momento me incorporé a la parroquia, primero con

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


Se estudiaba a los teólogos Diez Alegría José María Gómez del Castillo y otros que iban en esa línea.

U

n enriquecimiento personal muy profundo. En aquellos años vivíamos con mucha intensidad la vida social, religiosa y política. Pasamos a vivir nuestra fe en los grupos mucho más participativa y comprometida. El hecho de estas vivencias nos llevaba a una solidaridad con la gente más necesitada y vulnerable del barrio y a compartir con otras familias. El estar con otros grupos y corrientes ideológicas que se vivía aquella época nos llevo a tomar la opción de seguir viviendo en el barrio. Se colaboraba con los traba jadores en huelga, así nació la ca ja de ayuda mutua a las personas y hoy lo sigue gestionando Caritas. La biblia la seguíamos estudiando en el grupo para seguir nuestras actuaciones Me ha servido para traba jar en equipo, aprender de los demás, aceptar a los

pág 61

D. Luis Cebrián que era el párroco. Unos años después llegaron los jesuitas para coger el relevo del sacerdote anterior, seria en el año 1967. Con ellos hubo un cambio en la manera de enseñar la liturgia y el evangelio. Me sentí muy integrado en la vida de la parroquia tanto en lo pastoral como en lo social. Participé en la parroquia con los sacerdotes y grupos de personas que iban reflexionando en la apertura de una iglesia más comprometida y participativa. En esos momentos se inicio una reflexión después de las lecturas de la eucaristía que no enca jó en las personas que asistíamos a la celebración. Por entonces ya se fueron incorporando nuevas parroquias de Nazaret y Santa Ana que sintonizaban con los jesuitas e iban en la misma línea, algunos seglares nos proponían más reflexión de la vida religiosa, social y comunitaria, Junto con los sacerdotes se formaron dos grupos de unas 15 personas cada uno donde se profundizaba en estos temas y lo hacíamos fuera del templo parroquial


otros en fin como diríamos ahora vivir comprometido para seguir haciendo un mundo más justo y solidario.

pág 62

Q

ue estuvo abierta no solo al barrio sino a todos que, en esos tiempos de represión, necesitaban un lugar para reunirse, allí lo tenían, era como una isla en medio de una sociedad con tan pocas libertad, fue como la casa de todos, no importaba las ideologías de partidos, sindicatos, comités de barrios Siempre que no fueran con intenciones violentas y no conozco casos y nunca se les acuso de esto. Fue como un refugio, también nos protegían y si podían nos ayudaban En este ambiente se creó la asociación de vecinos del Picarral, los sacerdotes no solo ayudaron sino que se integraron y fueron unos socios más colaborando y animando a la participación, le costó a la parroquia estar vigilada, no solo en la calle, sino también en las eucaristías, por un policía vestido de paisano y ser muy mal vistos por el arzobispo que

había entonces, hasta tenerlos como curas rojos y amenazarlos con la excomunión La relación con el barrio desde el principio fue muy cercana con las familias, visitándolas en sus domicilios y atendiendo todas sus necesidades. Por los años 1970 organizaron colonias veraniegas para los niños del barrio y colaboraron en el campamento familiar de la asociación (hoy todavía sigue dando ese servicio al barrio para una mayor convivencia) El primer monitor de los talleres ocupacionales que montó la asociación también fue dirigido por Manolo Fortuni cura de la parroquia. El tenía una buena formación académica y manual y optó por ese traba jo más humano pero poco reconocido económicamente Para los creyentes era como una escuela no solo por los estudios de la biblia, Vaticano II y otras teologías porque nos ayudoó a quitarnos muchos tabús de la religión y entenderla como un servicio a los demás. Temas importantes de la parroquia se tratraban en la asamblea de los fieles. Los sacerdotes optaron por vivir de su traba jo como un obrero más.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


D

e una cosa estoy seguro, la Parroquia ha sido fundamental en mi crecimiento personal.

M

e cuesta mucho escribir sobre mi relación con la Parroquia porque son muchas experiencias, sentimientos, vivencias, ilusiones las que se agolpan en la mente y el corazón, y tengo cierta dificultad para seleccionar o resumir en unas líneas personas, situaciones, y pensamientos que ahora pasan ante mis ojos, como una película a cámara rápida. De una cosa estoy seguro, la Parroquia ha sido fundamental en mi crecimiento personal. Ha sido clave en mi modo de ver el mundo y las relaciones con los demás, en la elección y vivencia de valores cristianos, en la toma de decisiones que, a posteriori, han sido muy importantes en mi vida. Poco a poco, lo que empezó de modo más bien casual, entrando en un grupo de jóvenes a los 13 años, fue consolidándose como una prioridad a la que me encantaba dedicar tiempo y energías. El grupo fue creciendo conforme lo hacíamos sus miembros, transformándose en un grupo de Revisión de Vida. Con el tiempo, y con ejemplos dentro y fuera del grupo, tomé conciencia de mi proyecto vital, y de la centralidad que tenía Jesús de

Nazaret en él. Aprendí a interpelar y ser interpelado, a alimentar mi alma con valores, a confiar en las personas, y a decantar decisiones contrastándolas con la propuesta de Jesús. De modo tal que crecer y grupo pasaron casi a ser la misma cosa. Y todo eso pasaba en la Parroquia, mucho más que cuatro paredes. Me sentí parte de una Comunidad que hablaba un mismo lengua je, el de la Solidaridad y la Esperanza. Además, la Parroquia me supuso la posibilidad de conocer y participar en redes de movimientos o parroquias que compartían la misma visión y motivación de acción desde la vivencia cristiana, en principio asociado a la Pastoral de jóvenes, pero no sólo. El movimiento MIDE, la Pastoral Diocesana… supusieron también durante un tiempo un acicate para seguir creciendo, gozando y aprendiendo de gente y proyectos vitales cercanos. articipé en la animación musical de las eucaristías (y similares), y en la animación de jóvenes como “responsable” durante un tiempo, ya no recuerdo cuándo. De aquella participación como “responsable”

P

pág 63

Victor Lucea


pág 64

o cabeza visible recuerdo con admiración todo el proceso de debate y reflexión que tuvo lugar entre los jóvenes. No fue una mera elección de personas, sino un auténtico momento de autodefinición de lo que quería ser la pastoral juvenil de la parroquia, con reuniones y debates riquísimos. En ese proceso aprendí desde la experiencia propia lo que significa la “corresponsabilidad”, y lo deseable que es para hacer de los caminos colectivos procesos de crecimiento y acompañamiento mutuos.

Bueno, y la verdad, estaba en todo aquello que se me pedía, o mejor, en todo aquello que se organizara…, me encantaba estar en el a jo. e la parroquia destacaría dos cosas. La primera, la calidad humana y cristiana de las personas que nos acompañaron en diversas fases de la adolescencia y juventud. Y ha habido animadores y sacerdotes muy diferentes… pero de algún modo todos los que nos han cuidado más directamente han resultado ser valiosísimos, todos han aportado cosas positivas y buenas en ese proceso de crecimiento. Algunos han constituido un auténtico espejo en el que todavía me sigo mirando. Por otro lado, el aire de libertad y de religión vivida no desde el dogma, sino desde la sencillez y la experiencia gozosa de la fe, algo que en algunos momentos y actos comunes traspasaba muy visiblemente barreras de grupos o edades.

D

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


P

articipar en esta parroquia ha sido una ayuda para hacer crecer mi fe.

E

mpecé a participar en la parroquia de Belén ayudando a construir la primera que hubo, donde ahora está el colegio de San Braulio. Yo vivía en Alfa jarín y el párroco del pueblo nos preguntó quién podía ir a echar una mano para construir varias parroquias en Zaragoza, yo decidí ir a la de Belén, fui a construir adobes junto con otras personas. Primero hicimos adobes y luego ayudamos a levantar las paredes con los que estaban ya hechos. Al cabo de unos años (mira por donde) fuimos a vivir a Zaragoza, concretamente al barrio del Picarral. Después hicieron la parroquia de Nazaret y empezamos a participar allí. Después, al cambiarme de domicilio volvimos a participar en esta parroquia, ya situada en el lugar que está ahora ubicada. Aquí también aporté mi granito de arena ocupándome de algo del papeleo. De esta parroquia me gusta la cercanía de los párrocos con las personas que a ella acuden. También de la apertura hacia el barrio, por ejemplo, los locales que han tenido, que desde un principio los han podido

usar quienes los han necesitado, fueran de la parroquia o no. El participar en esta parroquia ha supuesto para mí una ayuda para hacer crecer mi fe a lo largo de todos estos años y sobre todo un apoyo para la formación religiosa de mis cinco hijas y ahora de algunos de mis nietos que viven en el barrio también. Además de conseguir muchas y buenas amistades.

pág 65

Félix Bordetas


R

ecuerdo todo como una comunidad de fieles muy viva. muy integrada en el barrio...

Iñaki Laborda

pág 66

H

ablar de la Parroquia de Belén para mí significa hablar del espacio donde empecé a conocer a Jesús, después de mi familia, hablar de mi comunidad parroquial, la que siento mía, la de toda la vida, donde empezó a fraguar mi fe y a celebrarla con otras personas. Desde pequeño he tenido sentido de pertenencia a la parroquia, de que la parroquia es algo mío y yo formo parte de esta parroquia, mis padres ya participaban en la parroquia cuando yo nací y nos llevaban a mí y a mis hermanos a la primera parroquia de Belén, la de adobe, donde estaba el templo, los locales y la guardería todo ello formando un solo bloque, también he conocido la época de transición donde se instaló en los locales que ahora tiene caritas y los actuales locales que junto con la Asociación de Vecinos fueron remodelados y donde actualmente está situada la parroquia. Pero más que los templos, los edificios donde se ha ubicado la parroquia físicamente, recuerdo todo como una comunidad de fieles muy viva, muy integrada con el barrio, muy

comprometida con el entorno, muy celebrativa y con personas de muchas edades, las misas del gallo donde participábamos también los más pequeños haciendo un belén viviente, donde me bautizaron e hice la primera comunión, el primer grupo donde participé, el grupo del movimiento junior donde nos acompañaban Tina y Paco y participábamos no solo de la vida de la parroquia sino también de las concentraciones y marchas que por el barrio, en colaboración con Asociación de Vecinos del Picarral, donde se pedía de una manera muy participativa, muy masiva, con muchísima imaginación y esfuerzo unos servicios mínimos para el barrio, que se asfaltaran las calles, que se construyeran colegios, centros de salud y de especialidades, que los tanques no destrozaran nuestras calles al ir hacia el academia general militar desde la estación del Norte, era una fe muy cercana, muy en la calle, con la gente más sencilla, muy comprometida. Aunque hubo unos años que no había muchos jóvenes en la parroquia, cuando Jesús Giménez llegó de cura y se planteó el tema de la catequesis

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


pág 67

juvenil e ir iniciando grupos de confirmación no me lo pensé dos veces y volví a engancharme de nuevo en la vida parroquial, serían los años ochenta. Fue la etapa donde comencé a madurar mi fe cristiana, fuimos traba jando el tema de la confirmación y empecé a comprender la importancia de tener un grupo de referencia de amigos, una pequeña comunidad cristiana, donde reflexionar, formarse, compartir y profundizar en la vivencia de fe pero, sobre todo, en cómo actuar en la realidad en la que vamos viviendo, participar en el Consejo Pastoral como grupo de jóvenes de la parroquia, convivir con otros grupos…. También fue la época en la que descubrí que no estamos solos, que la iglesia es algo más que la comunidad parroquial, donde comencé a participar en la pastoral juvenil de Zaragoza y donde empecé a celebrar momentos más importantes en nuestra fe cristiana como la Semana Santa organizada por Pastoral Juvenil, donde descubrías a jóvenes de otras parroquias también en tu mismo proceso, con tus mismas inquietudes, con tu misma fe y la misma utopía, el Reino de Dios. Fueron esas inquietudes las que me llevaron a ir buscando mi compromiso fuera de la parroquia y donde, después de confirmarme, descubrí la JOC (Juventud Obrera Cristiana) y donde di el paso definitivo hacia mi militancia obrera y cristiana, fue donde


jóvenes de la asociación de vecinos del Picarral, la participación en la junta de la asociación. Todo esta vida, todo ese compromiso, toda esta militancia cristiana no hubiera sido posible sin ese compromiso, ese sentimiento obrero que he vivido

Aunque esta es otra historia, recuerdo con especial cariño mi compromiso con la Insumisión a través del acompañamiento de Sergio, el grupo de confirmación de la parroquia que acompañé e intenté iniciar a la JOC, las reuniones en federación de barrio, la creación del JOPI, la comisión de

siempre en la parroquia de Belén, ese carácter especial que han impreso a la comunidad parroquial los jesuitas que han compartido su vida con nosotros, Álvaro, Juan, Jesús, Luis, Mario, Manolo….

pág 68

comprendí lo que significaba vivir en un barrio obrero, haber nacido en una familia obrera y participar y celebrar la fe desde una parroquia obrera y, aunque mis lazos con la parroquia fueron mermando siempre he sentido que Belén es mi comunidad parroquial.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


sentimiento cristiano es cada vez menor, la parroquia se ve más como un lugar de culto más que de celebración de la vida, de comunidad de vida, de recargar pilas para el compromiso diario. Y aun así nuestra parroquia celebra 50 años, es mucha la gente que se ha ido quedando por el camino y otros los que han ido cogiendo el relevo, nuestra parroquia sigue viva, con otra gente, con otros impulsos, ahora acompañada por Javier, parroquia diocesana, como comunidad de comunidades y planteándose el reto de cómo seguir otros cincuenta años más, cómo seguir siendo un lugar de encuentro y comunión con otros cristianos y un espacio desde donde celebrar nuestra fe pero siempre teniendo en cuenta a los más necesitados, sin olvidar nuestros orígenes obreros y humildes, inmersos en un barrio obrero con sus transformaciones, sus grandezas y sus miserias, una comunidad de fieles comprometida con el mensa je de Jesús, con la construcción del Reino de Dios y es por todo esto por lo que doy gracias al Padre por haberme dado la oportunidad de haber vivido todo esto en mi comunidad parroquial, en la parroquia de Belén “allí donde tengas tu tesoro, tendrás tu corazón”y un trocito de mi corazón está en esta parroquia.

pág 69

El volver a reengancharme de nuevo a la parroquia surgió al bautizar a Miguel, mi crío mayor y cuando Ana Belén y yo nos planteamos como vivir y transmitir nuestra vivencia cristiana y comunitaria en la familia que comenzábamos a crear. Al vivir en el barrio la opción de la parroquia de Belén era obvia, pero había cambiado igual que ha cambiado el barrio. Lo primero que me chocó que ya no había grupo de laicos de preparación de Bautizos, era Mario el que se encargaba, la gente se hace mayor y los que éramos jóvenes no habíamos cogido las riendas de la parroquia y prácticamente no participaba ninguno de mi generación. Actualmente participamos en el encuentro festivo desde donde intentamos que nuestros hijos descubran esa fe en Cristo resucitado que Ana Belén y yo vivimos, celebramos e intentamos llevar a nuestra vida cotidiana desde nuestro compromiso y nuestra militancia actualmente en la HOAC. La implicación social y política de la gente ha disminuido muchísimo y nuestra parroquia no ha sido a jena a este cambio social, el barrio ha crecido y se han asfaltado las casas, la vida se ha convertido en algo muchísimo más individual, la familia ahora son sólo los más cercanos y a los cristianos nos cuesta comprometernos políticamente, nos cuesta comprometernos socialmente y entre la gente joven incluso el


pág 70

S

e podría decir que la familia Blasco Bintaned podría no existir sin la parroquia de Belén, Antonio y Pili se conocieron repartiendo la hoja parroquial junto a otros jóvenes del Picarral, y su gusanillo por el teatro ayudó a forjar una bonita amistad que acabó en un largo noviazgo (propio de la época) y en una bonita boda. Si si, en el antíguo Belén, que ahora es san Braulio, se hacían muchas obras de teatro. El propio Antonio ayudó a construir el templo con adobes junto a otros jovenzanos y mayores del barrio. Pasaron los años y la feliz pareja tuvo 3 hijas Pili, Eva y Belén y les fueron inculcando no solo la fe cristiana,

sino el amor por la parroquia de Belén, a las tres les encantaba ir al encuentro festivo, dónde no solo aprendían valores sino que además se lo pasaban pipa, fueron creciendo y apareció en la parroquia Jesús Giménez, un jesuíta con ganas de renovar y de crear una comunidad joven viva, asi comenzaron los grupos de jóvenes de Belén, las tres hermanas formaron parte, de varios grupos Neleb, kompis y Célula. Se apostó por un estilo de comunidad, no eran grupos de confirmación donde se estudia una catequesis cuyo único fin es ese, la confirmación, era un proceso, un camino donde los jóvenes revisábamos nuestra vida mirando el evangelio y abiertos a la parroquia

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


E

staban comprometidos con la parroquia y eso le inculcaron a sus hijas .

Familia Blasco - Bintaned (Antonio, Pili, Pili hija, Eva y Belén) y en contacto con la Mide, formada e la parroquia queremos destapor varias parroquias de la margen car su humildad y sencillez, eso izquierda. es lo que la hace tan grande, Antonio y Pili estaban comprometidos es acogedora abierta y servicial, sin dentro de la parroquia y eso le grandes pretensiones. Siempre abierinculcaron a sus hijas, los dos estaban ta a las necesidades del barrio. Y para en grupos de teología, Pili en ayuda nosotros los Blasco-Bintaned ha sido mútua y durante muchos años es y será como nuestra casa, donde Antonio estuvo presente en el consejo nuestro querido Juan Acha se convirparroquial. Eva y Belén estuvieron tió en un abuelo para nosotras que también bastantes años en Cáritas, venía a comer muchos domingos enBelén tocaba la guitarra en misa candilado con las torrijas de la Pili, Jelos domingos y fue animadora de sús cogió su relevo y pasó a ser como un grupo de adolescentes, también un tio al que abrazamos emocionafueron representantes del consejo dos cada vez que viene por Zaragointerparroquial ya que hace unos za, gran cariño le tenemos también a años estaban todas las parroquias de Álvaro y Mario parte muy importante la MIDE muy conexionadas y llevaban de nuestro caminar en la parroquia y una línea de traba jo muy parecida. ahora Javier Arruebo, y es que para Con la llegada de Jesús Gimenez se nosotros la parroquia no es un lugar, creo la Belenada, una semana de con- es una familia a la que ir a visitar. s el lugar en el que siempre comvivencia de los jóvenes de Belén donpartiremos nuestras alegrías y de se pretendía no solo pasarlo bien, nuestras penas, con la gente de sino afianzar la idea de comunidad, nuestra comunidad, nuestro barrio, al de inculcar valores a los jóvenes de apertura y solidaridad tan propios del fin y al cabo nuestra familia. Y bueno estilo de la parroquia de Belén. Y alli en los 50 próximos años pensamos fueron parte muy importante Antonio seguir contribuyendo porque teney Pili los cocineros oficiales y sobre mos un nuevo Blasco aunque sea de todo Antonio el animador chistoso je- segundo apellido pero lleva la sangre. jeje.. Podemos afirmar que la belena- Marco tiene pensado aprender a toda marcó nuestra juventud, y todavía car la guitarra y seguir la saga musical. hoy la echamos de menos.

E

pág 71

D


L

a parroquia apoya y acoge activamente la puesta en marcha de organizaciones sociales, vecinales, sindicales y políticas.

Juan José Jordá

pág 72

M

e piden mi testimonio de los 50 años de la parroquia de Nª Sª de Belén en el Picarral. Creo que hablar de la parroquia y del barrio del Picarral tiene que ir unido, no se entendería la parroquia sin barrio, ni el barrio sin la parroquia y en el centro las personas, muchas de ellas emigrantes. Me da mucho respeto contar las vivencias que hemos tenido el el barrio con jóvenes y adultos, hombres y mujeres, feligreses, vecinos, religiosos, religiosas y seminaristas, han sido intensas y diversas. No solo compartíamos locales sino también ilusiones y determinación, Me siento orgulloso de haber podido participar en alguna de estas batallas. Las palabras compromiso, coherencia, justicia y solidaridad con los más desfavorecidos ha calado en la vida de muchas personas. La historia comienzo cuando unos jóvenes de J.O.C y H.O.A.C. pisando barro y haciendo adobas construyen en los “suburbios” de Zaragoza; Ranillas. Casca jo, La Paz y Picarral. Todas del mismo estilo un amplio solar rodeado de edificios, un amplio salón parroquial que servía para

hacer misa y también se hacía teatro, había dos viviendas donde habitaban los curas, 6 o 7 locales multiusos que servían para clases de guardería, clases para educación de adultos o alfabetización, también se hacían asambleas, charlas, conferencias etc. también fue sede del grupo de montaña Pireneo o del grupa juvenil Amistad, Completaba el recinto un bar que servía de local social y disimulaba el constante trasiego de personas, el amplio patio servía de recreo para la guardería y sacando los bancos de la parroquia y la sillas de la asociación hacíamos cine, fiestas, festivales y concierto, en los que no faltaron cantautores como J. A. Labordeta, La Bullonera y otros grupos menores . Este complejo se llamaría Parroquia de Nª Sª de Belén. En la puerta un coche de forma permanente con dos hombres no para protegernos sino para vigilarnos.. Eran policías de la Brigada Político-Social En 1965 el Arzobispo Morcillo decide que ya tengamos parroquia en un barrio destartalado, con calles de tierra y carbonilla, lleno de polvo, que cuando llueve es un barrizal. Con sendas sobre ca jeros de acequia,

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


son constantes los cortes de agua y escaso alumbrado público. Sin equipamientos ni servicios. con campos y empresas contaminantes y apestosas. Este es el barrio que eligen los sacerdotes de la Compañía de Jesús poner en marcha su “Misión Obrera” jesuitica. Empiezan no solo a celebrar misa sino con un estilo cristiano, más comunitario y comprometido en el ambiente del Concilio Vaticano II. traba jamos codo a codo por un barrio que buscaba mejorar su calidad de vida y exigir

pág 73

algún derecho de los muchos que nos privaron y se terminaban los acto pidiendo amnistía y libertad. y Cantando c a n c i o n e s censuradas y cogidos de la mano el Canto a la LIBERTAD de Labordeta. La Parroquia apoya y acoge activamente la puesta en marcha de organizaciones sociales, vecinales, sindicales y políticas. Impulsa la creación de la Asociación de Cabezas de Familia del Picarral, colaboración que se mantiene en el tiempo. Esta colaboración ha sido estrecha y respetuosa y muy fácil pues henos traba jando juntos, respetando nuestra autonomía, Los locales de Belén se convierten de forma desinteresada y generosa en lugar de encuentro de los movimientos populares del barrio. del movimiento obrero de la ciudad, comités de barrio etc. también se producen encierros y protestas


pág 74

muchas ilegales y clandestinas. Las huelgas de Nurel, Tusa, Caitasa, Balay etc, en los 70 también tuvieron el cobijo de la Parroquia y del Barrio Desde los 70 he participado algo con la parroquia pero debo reconocer que ha sido la gente de la parroquia la que ha influido de forma importante en mi, tanto por la estrecha colaboración con la Asociación, de la que he tenido cargos de responsabilidad, como por ser compañero durante unos cuatro años de Luis Anoro, SJ y cura obrero en Calsa colaboramos junto a hombres tan íntegros como Morales, Galindo, Sanz, Polo, Casorrán, Celma y pocos más. Primero boicoteando las elecciones sindicales del Sindicato Vertical y eligiendo a los representantes en asamblea hablo de principios de los 70, Se consiguieron importantes mejores sociales y económicas y lo principal eliminar las horas extras. Defendimos los intereses de los traba jadores hasta que los patronos decidieron despedir a Luis. Despido declarado improcedente en Magistratura y consiguió una importante indemnización que distribuyo posteriormente. He visto el compromiso y la coherencia de estos sacerdotes y feligreses, gente tan dulces, amables y cercanos con los débiles y la contundencia y firmeza contra la injusticia y el poder Unos sacerdotes que no solo hacían misa, que hacían barrio, traba jaban por una sociedad más justa y solidaria.

Que querían vivir de su traba jo cosa que no todos entendían ni apoyaban. Habría que hablar y reconocer el mérito de las Comunidades Cristianas, la participación de las unas monjas también obreras y la colaboración de otras parroquias. Me gustaría comentar tres de los ejemplos importantes de posicionamiento frente a la injusticia y el poder. Septiembre del 84. Ante la venida del Papa el Ayuntamiento se planteó derribar 32 chabolas de gitanos situadas en Avda. Pirineos, molestaban pues allí querían celebrar una gran misa y quedaba feo. El problema fue quisieron construir estas viviendas en el Actur (barrio nuevo), los vecinos se negaron a que vivieran gitanos allí, pues afeaban el barrio y devaluaban el valor de las viviendas.. Se monto una violenta revuelta de vecinos instigados por constructoras e inmobiliarias, llegando a apedrear e intentar incendiar las chabolas con mujeres niños y ancianos dentro. La Parroquia de Belén no solo se pronuncio en contra, si no que algún miembro de Belén junto a otras personas estuvo como escudo humano durante esos trágicos días. También las críticas de la Asociación a los actos de violencia y racismo supuso algún problema. Mayo 1970. Visita del padre Arrupe Prepósito General de los Jesuitas con la idea de conocer directamente

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


tipo de Iglesia con la oficial de La Seo eran tensas y sus diferencias saltaron con crudeza. En 1988 por desahucio es abandonada y demolida la antigua Parroquia despedida, con nostálgicas celebraciones y homena jes. Fue en Diciembre del 94 cuando Parroquia y Asociación, volvemos a compartir edificio en la esquina de la Calle y Cº Juslibos. Mucho nos costó conseguir la compra. por el Arzobispado y el Ayuntamiento de los locales de Inesca (fábrica de tiendas de campaña), Hoy seguimos de vecinos bien avenidos y colaborando en los traba jos que desarrollamos, el ejemplo más reciente son los Desayunos Picarral.

pág 75

una parroquia obrera en la que podía conocer la Misión Obrera de la Compañía, esto ocurrió en la cena, y también salió el tema que gustó menos, la visita del Padre Arrupe al General Franco (la reunión de los generales) Caso Fabara. El arzobispo Cantero muy ligado al régimen represalió al cura de Fabara pidiendo su salida de la parroquia por rojo y estar comprometido con su pueblo. Hubo un gran movimiento solidario y más de 30 curas, el movimiento Rural Cristiano, Comunidades Cristianas etc., montaron un buen follón con misas en la calle, reuniones, asambleas. Intervenciones de la Guardia Civil. En Belén dimitieron cinco curas junto a los de Sta. Ana y Nazaret. Las diferencias entre este


pág 76 50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


S

eguir el Evangelio

pág 77

Elena Sanjuán

E

n mi vida la Parroquia de Belén ha supuesto seguir el Evangelio

He participado en la Pastoral de la Salud y en Ayuda Mutua. He de destacar de la Parroquia la alegría de los niños y su contagio a los mayores.


L

a aventura que más ha determinado mi vida

pág 78

Manolo Fortuny S.J.

E

n agosto del año 68, con 23 años cumplidos, me apeaba del tranvía de la Academia en un punto que no conocía en absoluto, por donde parecía encontrarse la parroquia de Belén. Empezaba la aventura que más a determinado mi vida, al ponerme a buscar traba jo enseguida en una época en donde las empresas buscaban mano de obra con carteles de reclamo en las entradas a las empresas. Encontré traba jo en una fundición, Aceros especiales Aragón, en el 180 de la calle San Juan de la Peña. Todo era nuevo para mí, y para los compañeros que vinieron a parar en aquel año a nuestra casa.

Las anécdotas de tipo personal que viví entre los compañeros de aquella fundición podrían llenar páginas suculentas, pero no es el momento. Dentro de mí chocaron de forma brutal dos mundos: el de mi pertenencia a la Compañía de Jesús, y el de un mundo obrero muy anticlerical por muy fundadas razones, especialmente la historia española del Nacional Catolicismo. Con una carga de utopía muy grande, fuimos afrontando aquella mezcla explosiva de dos mundos tan alejados entre sí, y desde el principio quisimos hacer opción por la promoción del barrio. Poco a poco fuimos asistiendo al surgimiento de personas conscientes del barrio que permitieron, la puesta en marcha de muchas iniciativas sociales en el barrio del Picarral. Para mí fueron años de continuo aprendiza je, no exentos de tensiones fuertes tanto en el mundo eclesial, como en el mundo social y político, del barrio y de la ciudad de Zaragoza. Ha sido para mí una alegría el ver que a través de tantas iniciativas de todo tipo, unas llevadas a cabo con muchas dudas, otras con cierto fracaso, otras con riesgo, la historia de estos 50 años, queda atrás con

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


pág 79

un saldo muy positivo para el barrio y para la Parroquia de Belén, y la podemos celebrar ahora como una invitación a seguir siempre hacia adelante, incorporando a jóvenes valores en este traba jo de hacer un mundo más fraterno. Me gustaría poder estar con vosotros a final de mayo en Belén, para celebrar con alegría la amistad y el traba jo realizado con tantos amigos, unos que ya no están y otros que estamos ya pidiendo el relevo. Con todo cariño, desde Kyabé (Chad) : Manolo Fortuny


R

eflexiones de un cura obrero de la parroquia de Belén, por lo tanto del Picarral, en 1986.

Luis Anoro Rapún S.J.

pág 80

L

os jesuitas no han sido muy dados a escribir, se ve que les dábamos mucho que hacer y no dejaron reflejadas sus vivencias, experiencias, penas y alegrías mientras estuvieron realizando su intensa labor pastoral en la parroquia de Belén y en el barrio del Picarral. Recuperamos este testimonio por considerarlo de plena vigencia, casi treinta años después. Sirva como homena je a Luis y a todos los SS.JJ. que pasaron por Belén durante casi 50 años y que llevamos en nuestros corazones. Este documento lo escribió Luis en 1986 para el cuadernillo de “Cristianismo y Justicia”. Además de su testimonio como “cura-obrero, obrero-cura” (como Luis se autodenominaba), nos sumerge en una sociedad de compromisos y actitudes muy distintas de las actuales, pero en su análisis de la situación, y todavía más en las esperanzas que el deposita en la sociedad, son plenamente actuales. Entiendo que es un poco extenso pero, no he querido recortar el artículo, leerlo en toda su extensión, con tiempo, pausadamente, nos hará conocer mejor como fueron aquellos primeros años de los problemas socioideológicos que rodeaban a los componentes de la parroquia de Belén.

M

e han solicitado un testimonio personal de integración de la vida espiritual jesuítica y de la vida obrera, poniéndolo—en lo posible—en relación con la de otros compañeros. Presentaré este testimonio dividido en 2 partes: la primera (que título “Descubrimientos y deficiencias’) agrupando los rasgos fundamentales de mi proceso personal a lo largo de estos años; la segunda (titulada “Esperanzas’) en la que resumo mis

inquietudes de cara al futuro. Para situar un poco todo esto, una breve introducción (“Mi marco de vida”) en el espacio y en el tiempo. MI MARCO DE VIDA Año l968. Unos pocos años antes algunos compañeros jesuitas habían comenzado a vivir, en diversos lugares, como obreros. Por lo general en equipo. Casi al mismo tiempo que en otras ciudades, comenzamos en Zaragoza (Aragón) un equipo nuevo. Es una

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


pág 81 ciudad de medio millón de habitantes, en crecimiento industrial, nudo de comunicaciones de las principales ciudades del cuadrante nordeste de España. Se elige un barrio netamente obrero (Picarral), 15.000 habitantes, y pretendemos llevar adelante un proyecto complejo: integrar la inserción y presencia en el mundo y en el movimiento obrero con la tarea parroquial desde la única Parroquia del barrio. Dos miembros del equipo se dedican a esta segunda tarea y tres a la primera (yo soy uno de éstos). Una reflexión constante en equipo es el instrumento para llevar adelante este proyecto.

Mi trayectoria como cura obrero comienza ese mismo año, 1968, traba jando como peón metalúrgico en una fábrica del barrio, de unos l50 obreros. Tras organizar el comité de empresa y plantear algunas luchas soy expulsado 4 años después; algunos meses de paro me sirven para hacer un curso de tornero y encontrar traba jo en un taller pequeño, de donde me echan por la información policial; traba jo en otro taller de pintura, que me despide “sin explicaciones” y paso a traba jar en el Mercado de abastecimiento de Zaragoza. En 1976 puedo mejorar la situación laboral al encargarme de un almacén de electrodomésticos


pág 82

de una firma importante de la ciudad, donde voy a permanecer 7 años, con un aislamiento creciente, y enfrentamiento después, con el patrón por actividades sindicales en el sector del Comercio; traba jo 2 años como repartidor de pan en un horno pequeño, hasta que por dificultades en la viabilidad del negocio he pasado al paro hace 6 meses.

Tengo que advertir que mi participación en la lucha obrera ha sido, de ordinario a nivel de la empresa en que traba jaba, excepto durante unos pocos años de mayor participación a nivel sindical y siempre compaginando esta tarea con la Asociación de Vecinos del barrio que ha sido mi lugar preferido y prioritario de actividad. ESCUBRIMIENTOS Y DEFICIENCIAS En este momento de hacer una síntesis o balance he de afirmar que la vida obrera ha constituido para mí una auténtica revelación y descubrimiento de elementos que, a partir de entonces, he intentado incorporar como característicos de

D

mi existencia. Tengo la impresión de que se trata de cosas muy sencillas e importantes a la vez y, por supuesto, conocidas por bastantes de vosotros. A) He aquí lo que, personalmente, me parece más descriptivo de esta vida obrera: a) El traba jo mismo, con sus exigencias de horario, dependencia, modo de ganar la subsistencia y su compañera existencial que es la fatiga física. El conjunto de estas dos cosas creo que está en la base de una característica para mí muy importante de la vida de la clase traba jadora, que yo llamo aguante, una mezcla de dureza, primitivez, resistencia, capacidad de durar. b) Una vida dura, difícil, admitida como normal entre los que somos traba jadores; pero realmente dura en comparación con el modo de vida de otros sectores humanos que no lo son. Este elemento de dureza sintetiza, para mí, lo que espiritualmente se puede formular como que en la vida obrera aparecen con más fuerza los elementos de “Cruz” que los de ‘Resurrección” y que los denomino así porque considero que este tipo de vida tiene realmente una estructura pascual, elemental, no-religiosa, pero real. c) Otra característica: la importancia de lo elemental como es el cuerpo y la salud, la comida,

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


estrictamente laboral, pero a partir de ella: la importancia del afecto. Todo este mundo, su aprendiza je y desarrollo, constituyó para mí una de las novedades y la constatación de una de las deficiencias de mi, digamos, formación anterior en la Compañía. h) Pero a estos elementos hay que añadir también el conocimiento y contacto directo con militantes obreros. Estos hombres y mujeres con un sentido de la vida (y en ocasiones del Evangelio), de lo que hay que hacer o no y por qué, verdaderamente excepcional. Con ellos he aprendido (aunque

pág 83

el descanso y la fiesta, los hijos y las relaciones primarias... Todo esto constituye una gran parte de lo que se habla, el marco en que muchísimos compañeros se mueven. d) Un nivel algo más profundo que yo he descubierto, se podría enunciar como la prioridad del hacer sobre el decir, una cultura verdaderamente otra en la que los hechos tienen primacía sobre las palabras, las manos sobre la lengua. e) La vida obrera me parece que permite un conocimiento profundo de las personas concretas Permite una hondura especial incluso en lo que habitualmente llamamos “amigos íntimos” para señalar una particular relación. f) Considero que en la vida obrera existen dos claves que permiten dar a la “intimidad” un peso específico profundo, muy profundo, porque cada uno quedamos al descubierto como realmente somos. Estas dos claves creo yo que son el propio traba jo manual con la cantidad de oportunidades que conlleva de apoyo, ayuda, solidaridad, etc. y los conflictos (pequeños o de clase) a que da lugar la propia condición obrera, verdaderos momentos de revelación de lo que en cada hombre existe, base de recursos y cautelas a tener en cuenta en todo tipo de acción. g) Todavía un dato más descubierto a partir de las relaciones que se desarrollaban fuera de la situación


pág 84

no sé si he logrado incorporarlo suficientemente a mi vida) dos cosas muy serias: a estar allí, en el anonimato, ‘’dando el callo”, perseverando “a las duras y a las maduras” y luchando por una causa, recogiendo una herencia que viene de atrás y buscando metas provisorias que serán superadas en el futuro. Con ellos aprendí qué es la lucha y a distinguir la lucha (palabra grande que no se debe desvirtuar) de la actividad; fue más fácil conllevar diversas formas de represión e intentar asimilar el tremendo trauma interno de la cólera (¿odio?) que descubres se va desarrollando en tu interior. Con ellos vas realizando el esfuerzo de analizar y vivenciar por qué pasa lo que pasa, las fuerzas en juego. vas alcanzando como connaturalmente y como una sana adquisición un cierto grado de politización. i) Quedas así ubicado en un colectivo concreto, en la clase traba jadora, con un cierto grado de pertenencia y de conciencia de clase. Como adquisición real, pero no definitiva y que se puede perder. Todavía con relaciones y ligaduras ‘’en el otro lado”, que tiene de malo no el ser

‘’otro” sino el otro”, es decir, una bipolarización que recorre y divide a la humanidad. Explotadores/explotados, opresores/oprimidos es una dolorosa realidad que, sin dogmatismos ni autojustificaciones, está ahí. Por otra parte, y hacia el interior del propio mundo obrero, lo que hay de realidad, es cierto, pero también de reproche y aún de invitaciones a la claudicación en expresiones como las que voy a citar a continuación y que todos hemos escuchado muchas veces: ‘’pero si no te hacen caso”, ‘’por mucho que te empeñas, nunca serás como ellos”, ‘’todos esos planteamientos de clase te separan más que te acercan a los obreros”, “tú, cuando te canses, te vuelves a los jesuitas y ya está”... La dosis de impotencia y de sufrimiento interior que todo esto lleva consigo la considero como parte de la cuota que tenemos que pagar por la lejanía y traiciones pasadas al mundo del traba jo. B) Todo este conjunto de elementos produjo en mi una auténtica experiencia de conversión. El cambio que produjo en mí la vida obrera en el barrio lo expreso con la palabra CONVERSIÓN mejor que con ninguna otra; a partir de ese cambio creo entender el significado real y teológico encerrado

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


que ya no son valores ni metas para mí; descubro también unas poquitas cosas en y con las que permanecer, que me van a ayudar a seguir porque me considero anclado en ellas. C) Estas pocas cosas constituyen el contenido de un replanteamiento radical en el que concreta, a partir de los descubrimientos indicados al principio, lo que he llamado conversión. a) Yo llegué a Misión Obrera, al mundo obrero, a partir de una motivación religiosa, casi me atrevo a llamarla creyente. Y con un intento de realización en colectivo, no aislada o individualmente. En adelante digo que mi modo de ser cristiano es siendo obrero-sacerdote/sacerdoteobrero (me resulta difícil preferir una sola expresión al conjunto de ambas) jesuita. Sinceramente, el adjetivo es menos importante que el sustantivo. Nunca me he sentido ‘’más cura” “revestido de casulla” que ‘’revestido de mono”. Creo que el sacerdocio obrero es un carisma, un ministerio; quizá no un ministerio pastoral, según el uso ordinario de esta expresión. Pero es un ministerio cristiano. Replanteamiento, pues, de mi existencia como cristiano y como sacerdote. b) Alguien que sigue vigente: Jesús. Como persona. Con resonancias internas e íntimas producto de los Ejercicios Espirituales y los años en la Compañía, debo proclamarlo públicamente.

pág 85

en ese fundamental vocablo cristiano. Más honda y más radical que la decisión de entrar en la Compañía, más fuerte también y con mucha más “encarnadura” que la experiencia vivida en el Mes de Ejercicios del Noviciado o en otros momentos importantes a lo largo de la Formación. Dos palabras expresan para mí, un poco más a fondo, el aspecto formal de la conversión: se producen algunas rupturas a partir de las cuales me considero un tanto irrecuperable respecto a aspectos importantes de mi vida anterior. Las rupturas exigen ciertos abandonos no ya de cosas, sino de criterios, de costumbres, de relaciones etc. que no son de ninguna manera “malas”, pero que me pueden dificultar el proceso de inculturación. Proceso de cambio interior, duro quizá, pero acompañado también de adquisiciones profundas y, por eso, proceso nada traumático. Así, por ejemplo, se produce en mí la revelación de mis padres como seres con mucha menos ‘’cultura” que yo, pero mucho más ricos humanamente para reaccionar como la gente de aba jo ante la corrupción o la solidaridad; el re-conocimiento de mí mismo y mi baga je concreto de posibilidades y limitaciones; no considerar a nadie superior porque ‘’de Dios para aba jo todos somos regulares”... Por irrecuperable descubro algunas cosas a las que ya no voy a volver,


mi vida en medio obrero. c) Siento que esto es expresión genuina de la vocación jesuítica. Creo que las diversas M.O. han representado un esfuerzo de vivencia colectiva de nuestra vocación. Pero precisamente en este nivel es

y un motor: su causa, el Reino de Dios/ el Dios del Reino, su aliento o Espíritu que, evidentemente, no está sólo en la Iglesia, que es claramente perceptible en tantos sitios y situaciones. El discernimiento ignaciano, los Binarios, las Maneras de Humildad y la Cristología y Espiritualidad de la Liberación son mis principales herramientas para poner en marcha este seguimiento de Jesús de Nazaret y Jesús Cristo, conectando mis convencimientos profundos con

donde experimento dolorosamente deficiencias y dificultades, aún no superadas, para poder articular satisfactoriamente vida religiosa jesuítica y vida obrera. Deficiencias nuestras, en primer lugar, tanto a nivel personal, como de equipo, como del colectivo, y que son principalmente manifestaciones de nuestra propia limitación. Deficiencias, sin embargo, y por tanto algo que habría que intentar corregir. Dificultades también desde la

pág 86

Su seguimiento, a partir de esta relación personal, tiene un combustible; la espiritualidad entendida como oración formal o en el traba jo o en una acción (contradista, pues, al culto, pastoral, sacramentos u otras expresiones de la vida espiritual)

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


pág 87

Compañía que ha sentido problemas experiencia espiritual en M.O. Pero, en captar nuestro proyecto y, quizá, casi de repente, durante estos últimos como cierto bloqueo institucional años una nueva característica se ha ante un modo de presencia y acción introducido en mi vida, afectando— como la nuestra preferentemente no creo—a todos los elementos descritos institucional. hasta aquí. Se podría llamar el Problemas unas veces en torno a la impacto del Tercer Mundo. temática política, otras en torno a La ocasión ha sido sin duda histórica: elementos importantes de nuestra la presencia en Latinoamérica y África Misión, han revelado un diálogo de compañeros de M.O. La clave de escaso o difícil. Y, como resultado, una este impacto me parece que ha sido vivencia con tensiones a este nivel de una nueva manera de entender y vivir la “jesuítez” de nuestra vocación. la solidaridad, rasgo tan fundamental d) He de confesar, con todo, que del movimiento obrero y de las clases en estos momentos me encuentro populares. “cada vez más convencido” de ir por Vivir la solidaridad aquí, en la vieja un camino correcto y posible; con Europa occidental, porque yo no me una fuerte exigencia de fidelidad a siento llamado a marchar a otras los orígenes. tierras. Y vivirla al nivel de la propia Y, al mismo tiempo, que ‘’cada vez es existencia cotidiana y de la presencia más difícil”, pero que hay que seguir en el mundo obrero, a partir de la en búsqueda de la lucidez necesaria constatación de que sólo existe para seguir. un mundo único, Me pregunto por tr á g i c a m e n te “en estos momentos me encuentro el significado de -cada vez más convencido- de ir por traspasado por las nuestra presencia un camino correcto y posible; con una contradicciones o si nuestra del sistema fuerte exigencia de fidelidad a los presencia en el imperialista origenes” mundo obrero enfrentado en es significativa. A través de esta dos bloques. significación encontrará su propia Vivir la solidaridad a nivel de acción eficacia. Todo lo cual revela una también luchando contra el sistema; DINÁMICA SACRAMENTAL, que—unida participando, al menos, en formas a la DINÁMICA PASCUAL, citada al de lucha “que duelen” al sistema. principio— indica dos características, Colaborando así a mantener viva el al mismo tiempo humanas y cristianas, ansia de emancipación como una de nuestro modo de proceder. necesidad, en este occidente donde e) Estos serian los rasgos de mi aún no es realidad.


pág 88

Me encuentro así re-situado; sociedad de consumo. parcial, pero desde esta parcialidad Pero, además, intentando conectar enfocando la globalidad. En esta estas luchas locales con otras de perspectiva enfoco los 4 grandes retos nivel más amplio, y que también que pienso tiene hoy la Humanidad: existen en todas partes, alrededor la Paz, el Hambre, el Paro, los Jóvenes. de la contradicción fundamental f) Dejo constancia también de dominadores/dominados. que en todo este proceso he recibido Las luchas contra los bloques, por la paz, el unos dones, que diálogo Nortehan funcionado “Hay que luchar contra el sistema Sur etc... pueden para compartir o, mejor, para cambiar el sistema y articularse con el y afrontar los liberar del secuestro a que estamos legado histórico m o m e n t o s sometidos los grupos humanos, los del movimiento d e c i s i v o s , pueblos, los Estados.” obrero. gratificantes o Para no seguir duros: la relación personal con Jesús; la instancia del sucumbiendo a la tentación de la equipo de casa y de los compañeros “instalación”, no basta continuar; ni de M.O. cercanamente sentidos; unos siquiera basta conseguir cierto tipo de cuantos amigos íntimos de lucha mejoras que pueden ser reabsorbidas y vida juntamente con experiencia en el marco del ‘’progreso” tal como se entiende en el occidente europeo. espiritual en M.O. Hay que luchar contra el sistema SPERANZAS Voy a acabar indicando o, mejor, para cambiar el sistema y brevemente 3 esperanzas o liberar del secuestro a que estamos dimensiones que dibujan lo que es sometidos los grupos humanos, los para mí una actitud clave, aunque pueblos, los Estados. b) Como religioso pretendo una traba josa, de esperanza! a) Seguir “La durée” para usar compañía de Jesús que se comprenda la expresión que los compañeros a sí misma como colectivo organizado franceses introdujeron en la humano antes que eclesial. Que se coloque nítidamente en ese esfuerzo terminología de la M.O. Y doy a esta continuidad el siguiente de emancipación y que aporte lo contenido: estar presentes en la vida y que ella misma es como “ámbito de luchas de las clases populares, a nivel libertad” y de capacidad organizativa local, que tienen carácter de luchas para hacer confluir esos esfuerzos. de emancipación y que aún existen a Dentro, pues, de este ámbito pesar del efecto de adormidera de la considero a la Misión Obrera como un

E

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


Ella—la correa de transmisión de un gran tesoro para los pobres de la humanidad: JESÚS. Brevemente, quizá imperfectamente, me atrevería a afirmar estos “amores”, entendiendo el amor como que ‘me siento cogido por”: Amo al Jesús que es, al mundo obrero que es, para colaborar en su liberación a la Compañía que es, para hacerla cambiar a la Iglesia que aún no es, para que llegue a ser.

pág 89

grupo más, sin sobrevalorarlo, pero con la posibilidad y la exigencia de ser mediación. Por eso considero que es necesario que la Misión Obrera continué. Y, para ello, que siga habiendo curas obreros. Lo cual requiere, por un lado, nuestra cercanía con otros grupos afines de jesuitas y en particular en el ámbito de la Formación; pero por otro requiere también que, desde la propia Compañía, se aliente a la M.O. o, dicho de otra manera, que la Compañía nos haga compañía. c) A nivel de iglesia he de confesar que más bien me siento

arrastrado por la sensibilidad con que otros compañeros la consideran tarea importante y con capacidad de contribuir a proyectos concretos o al proyecto global de liberación. Ella es sólo (pero no es poco!) sacramento del Reino de Dios. Ella es—el Cristianismo, mejor que


D pág 90

istinción a LOS VALORES HUMANOS de Luis Anoro

A Luis no hace falta que lo presente porque lo conoce todo el mundo. Incluso muchos jóvenes que NO han vivido sus años de más intensa actividad. En el Picarral es una institución y en la Margen Izquierda toda una referencia. Una figura clave e indispensable en el periodo probablemente más convulso y decisivo del Distrito. Pese a ello, pese a que de sobras lo conocéis, permitidme sin embargo que le dedique unas pocas palabras.

Luis encarna a una de esas personas que hacen historia sin pasar a la historia. Uno de esos ciudadanos fundamentales que sólo son anónimos en los grandes libros de historia, porque su nombre, su traba jo y su cariño ocupan sin embargo un lugar central en la vida de centenares y centenares de vecinos, amigos y compañeros.

A Luis todos lo conocemos por la tenacidad y firmeza de su compromiso; por su generosidad, su solidaridad y su entrega al bien común; por su capacidad de lucha y ese inquebrantable espíritu reivindicativo que tantos beneficios ha reportado al Distrito. Todo ello hace que, Luis, no sólo merezcas este homena je sino también nuestro aplauso más unánime y sincero. Nuestro reconocimiento más profundo a todos estos años de dedicación generosa. Y no creo que exagere si digo que, sin ti, el barrio del Picarral no sólo sería un barrio distinto, sino que sería un barrio peor. Por ello, en nombre del Distrito y de todos sus vecinos, Luis, recibe esta distinción y nuestro más cálido cariño. Por toda una vida de dedicación a tu labor social, te entregamos esta

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!

DISTINCIÓN A LOS VALORES HUMANOS


R

econocimiento a la labor social de Juan Acha en el Picarral

Sentimos no poder reflejar en este libro alguno de los discursos que se dijeron en el “bautizo” de la Plaza dedicada a Juan Acha. Plaza que se encuentra frente a sus dos hogares: la parroquia de Belén y la A.VV.Picarral.

P

adre Acha. Así es como conocían muchos en este Barrio a Juan Acha, el sacerdote jesuita al que acaban de dedicar la nueva plaza situada en la calle Juslibol. Nacido en 1926 en Arechavaleta (Guipúzcoa), gran parte de su actividad estuvo ligada a Zaragoza, primero en las Delicias y luego en el Picarral, desde la Parroquia de Belén. Se hacía conocer y querer de todo el mundo, porque era muy “rocero” y se situaba siempre al nivel de la gente más sencilla, tratando a todo el mundo con el mismo cariño. En unos momentos en que toda lucha obrera era reprimida, Acha apoyó muchas huelgas abriendo las puertas de su parroquia y de su corazón a los traba jadores y participó en los primeros pasos de los esfuerzos reivindicativos de la Asociación de Vecinos, de la Guardería de Belén, del

pág 91

A falta de testimonio escrito, hemos podido recopilar unas fotos de ese momento, para poder presentar un documento gráfico. Me he permitido incluir una foto de Juan cantando con la coral Picarral, su gran afición y una pequeña biografía.


pág 92 Centro de Cultura para Adultos, más tarde también de la Coral Picarral. En la década de los 60 y 70 el único Colegio público del Picarral era San Braulio, y Acha hizo piña con aquel grupo excepcional de maestros y maestras que se entregaban con esmero a elevar el nivel cultural de los niños. Unos niños que tenían pocas oportunidades de vacaciones; por eso el padre Acha impulsó con su entusiasmo contagioso las primeras colonias veraniegas en Canfranc y Elorrio y tomó parte junto con otra gente más joven en la creación del Campamento Familiar del Picarral

en el valle de Pineta (que este año celebró su edición número 29). Muchas personas le recuerdan celebrando sus bautizos, comuniones, bodas, funerales… Fue como una expresión de la apertura de la Iglesia hacia la gente y sus problemas. Pero a través de su labor sacerdotal, Juan Acha trasmitía sobre todo una profunda humanidad. Disfrutaba con las fiestas familiares y con las colectivas. Como buen vasco, le gustaba mucho cantar y animaba siempre cualquier reunión. Siempre procuraba estar con la gente con problemas. “Yo no tengo títulos

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


Cuando volvió de vacaciones nos dijo: “Vosotros aquí tenéis problemas, pero hay gente en otros lados que tiene muchísimos más problemas.” Nos invitaba a abrirnos a la gente más allá de nosotros, sobre todo a los del Tercer Mundo. En 1998, de nuevo aquí de vacaciones, tuvo un derrame cerebral del que sólo se recuperó parcialmente. Sufrió mucho con su forzada inactividad, que le tenía lejos de su querida gente de La Cariuceña y se quedó en Zaragoza, más cerca de los amigos del Picarral. Aquí falleció en 2001.

pág 93

universitarios”, sólo decir, “todo lo he aprendido en la universidad de los pobres”. Por eso no vaciló en aceptar su destino al Sanatorio de Fontilles (Alicante), donde estuvo de 1978 a 1984 ayudando a los enfermos de lepra a recuperar su dignidad. Vuelto al Picarral, se sentía un poco incómodo con la vida en un barrio más evolucionado y por eso en 1992 optó por irse a Venezuela, a un barrio muy pobre de las afueras de Barquisimeto.


E

lementos artísticos de la parroquia

En nuestra pequeña iglesia se condensan elementos artísticos con un significado que trasciende el propio valor artístico del tapiz, pintura, cerámica o forja. Todos y cada uno de ellos tienen su pequeña o gran historia pegada a su lienzo o barro. He considerado importante, que no desaparezcan con el olvido, elementos que han formado parte desde el origen o que han ido implementando el sentir y que hacer de una comunidad comprometida con el menos favorecido.

Paño de Cuaresma de Misereor - Camerún pág 94

El artista del tapiz: René Tchebetchou Impreso en tela de algodón, en 7 colores. Tamaño del paño: 2,80 m x 1,94 m

La procedencia Los motivos representados en el cultural el Africa negra, especialmente de Camerún.

El tema El tema central del paño de Cuaresma son las plegarias del Padre Nuestro. ios como Emanuel (es decir “Dios -are nosotros”) acompaña a los africanos en su vida diaria: comenzando en la pesada carga por asegurar la asisistencia, pasando por la fiesta y la danza y terminando, como punto culminante, en la comida comunitaria. La relación vital con los antepasados, presentados en las orillas a través de máscaras, símbolos y figuras, es principio esencial de vida de la existencia africana.

Ellos son intermediarios ante Dios y decididos auxiliadores en la lucha por la vida Cristo está en medio de ellos (Mt. 18), reconocible en la túnica roja, el color de la vida. Como “Primero de los antepasados” Él descendió al reinado de los muertos (Credo) y conduce a los hombres al Padre.

El mensa je El Paño de Cuaresma proveniente de Camerún desea brindar una idea so-bre la vida rural cotidiana. Está mar-cado por un entendimiento propio de Dios, del hombre y del mundo. La modalidad de los africanos de afrontar su vida en comunidad, así como también los crecientes peligros de afuera (compárense los ejes verti-cales paralelos a las máscaras) cons-tituyen para nosotros un estímulo para reflexionar sobre nuestra propia vida y nuestra propia Fe.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


pรกg 95


Padre nuestro que estás en los cielos

Venga a nostros tu Reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. Deba jo de la escena de la comida comunitaria observamos un grupo de hombres que bailan. Ellos son acompañados por un balafón (especie de xilofón de madera) y un tambor.

pág 96

En el centro del motivo observamos la comunidad de la mesa. Cuatro adultos, 2 mujeres y 2 hombres, están sentados alrededor de una gran olla y comen juntos de ella, simplemente con las manos. Un niño está parado a un costado pero recibe también su parte. También el perro, los pájaros y las gallinas reciben huesos y miga jas de pan. Una mujer joven acerca un cesto con frutos. Cristo está sentado entre ellos, sólo reconocible por su túnica roja. Con ésto remite el artista ala experiecia integral de Dios del pueblo africano y muestra cuán inseparables son amor a Dios y amor al prójimo.

Cristo es el “Primero de los antepasados” (reconocible en la figura roja del marco inferior), descendió al reino de los muertos y conduce a los hombres y a los antepasados ante el Padre.

Esta vida en abundancia es transmitida por los antepasados, a quienes el artista repre-senta en el marco externo del motivo, en forma de máscaras y figuras simbólicas. Los africanos no piensan en el cielo, sobre nuestras cabezas, como lugar de residencia de Dios y de los antepasados. La tierra juega un papel central para la vida anterior y posterior a la muerte. Cielo y tierra constituyen una unidad cósmica. Como mediadores ante Dios y auxiliares en la lucha por la vida, para los vivos los antepasados no están muertos.

Nuevamente se puede reconocer a Jesús entre ellos. El artista lo representa en la persona del que toca el tambor. Él determina el compás y el ritmo. Él conduce a los hombres a la alegría. Esta escena de manifiesta alegría de vivir hace referencia a la venida de Jesús, al “Tiempo de Alegría” (Lc 2,10) que ya ha comenzado. Las escenas de la comida y danza muestran la intensidad de la comunión de los africanos con Dios, con sus congéneres (ya sean muertos, vivos o aún no nacidos), con todas las formas de vida así como también con la naturaleza de los antepasados. Ellos determinan la vida cotidiana en su calidad de Padres en la Fe.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


Perdónanos nuestras deudas y no nos dejes caer en la tentación.

Los Misioneros Palotinos han traducido esta plegaria del pan en la lengua Beti. Al respecto el artista pinta un banano a la izquierda y una planta de mijo a la derecha de las escenas de la comida y de la danza. Se trata de los alimentos básicos del sur y norte de Camerún. Entremedio muestra el camino del hombre, una lucha por el “pan” diario, desde el nacimiento hasta la muerte. A esta vida cotidiana pertenecen la parturienta, el pescador, el pastor con sus dos vacunos; pertenecen las dos mujeres que trituran mijo y maíz, las mujeres que deshuesan los frutos y cultivan la tierra; pertenece el portador de cargas y finalmente el ya llorado enfermo de muerte. En esta comunidad todos tienen su lugar, es repetada la dignidad de cada uno. Cristo se integra en esta lucha por la supervivencia diaria. El es al mismo tiempo portador de cargas y de gracias. La vida cotidiana es el eje central de la salvación. La plegaria del pan se convierte en símbolo de lo necesario para la vida y símbolo de la comunidad humana, en señal de la cercanía perdurable de Jesús y en promesa de la perfección última.

La realidad africana no es un mundo perfecto. Ella está amenazada por un lado por errores a nivel personal pero sobre todo por condiciones de contexto políticas, económicas y sociales. En las figuras simbólicas de los ejes verticales paralelos a las máscaras, el artista representa esta “culpa” y estas “tentaciones”: Las bolsas de cacao (aba jo a la izquierda) y el árbol de cacao, así como también el algodón (junto al mijo, a la derecha) simboli-zan la dependencia de Camerún del mercado internacional. Los precios del mercado internacional establecidos en Europa para estos importantes productos de exportación caen cada vez más y ponen en peligro la estabilidad del país y la supervivencia de los nativos. El alcoholismo: simbolizado por la botella y los vasos, es expresión de la desesperación y de la falta de orientación. La corrupción: como mal de la sociedad afecta sobre todo a las personas de condición más humilde. Muchos servicios normales sólo se consiguen a través de propinas y soborno. El enfermo: su destino está determinado con mucha frecuencia, sobre todo en el ámbito rural, por la falta de médicos a disposición y el precario equipamiento de los hospitales.

pág 97

Nuestro “alimento” de cada día, dánosle hoy.


pág 98

La juventud (arriba, a la derecha) visita la escuela de influencia francesa, orientada a graduaciones formales, que en un país con una economía de escasa importancia prácticamente no tienen posibilidad de ejercicio. Aún a pesar de que los niños se desarraigan de sus comunidades y son amenazados por una previsible desocupación, los padres no menoscaban todo tipo de sacrificio por brindarles una formación escolar. La vida en la ciudad: Dado que la forma de vida de las comunidades no satisface muchas necesidades, sobre todo de los jóvenes, dado que faltan condiciones elementales para una existencia digna en el campo (electricidad, agua limpia, asistencia médica), cada vez más personas se sienten

atraídos por las luces de la ciudad. La falta de posibilidades de traba jo concluye en una creciente agresividad y constituye para el país una bomba de tiempo de carácter socio-político. Suministro de alimentos (aba jo, a la derecha): Estados Unidos, la Comunidad Europea e incluso China inundan el mercado local con sus excedentes de producción, con frecuencia subvencionados, y arruinan los precios de los productores locales.

...más líbranos del mal. Con los antepasados en el marco externo del motivo se cierra el círculo. Solamente si la sociedad africana continúa conmemorando a sus antepasados, solamente si Cristo a través de su nacimiento, sufrimiento, muerte y resurrección en esta comunidad es integrado como el “Primero de los antepasados”, solamente entonces retienen los africanos su propio marco de referencia, solamente entonces se ven fortalecidos en su creencia en una vida de plenitud, solamente entonces surge nueva esperanza en la Pasión del pueblo africano y se dan nuevos impulsos a partir del mensa je liberalizador.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


Elementos de construcción De aba jo hacia arriba: Belén (Judea) año 1 Dos piedras souvenirs de Belén de Judea, recuerdo de donde empezo toda la historia. Belén (Picarral) año 1965

Belén 1994 Columna de hormigon de la construcción actual de la parroquia de Belén.

pág 99

Adobe que formaba parte de la construcción de complejo parroquial de Ntra. Sra. de Belén, recuperado del derribo de la antigua parroquia del camino de Juslibol.


“Cristo de la sonrisa”

L

itografía de“El Cristo de la sonrisa“ castillo de Javier (Navarra)

pág 100

Cuenta la leyenda que este cristo sudo sangre en los momentos agónicos de Javier. En el encuentro de parroquias jesuiticas Javier de 2005, se adquirió la litografía que hoy se encuentra expuesta en una de las paredes de la iglesia. En la fotografía inferior se puede apreciar la ubicación original del Cristo en la capilla del castillo de Javier y al lado la fotografía de los participantes de Belén en el encuentro.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


pág 101

“La Piedad”

M

agnífico oleo de Fombuena en soporte de lienzo donde destaca la fuerza de la soledad de una madre que tiene en sus brazos el cuerpo yerto de su hijo.

momentos más tristes y dramáticos de la Pasión, cuando María recibe en sus brazos el curpo de su Hijo momentos después de haber sido a justiciado injustamente en su presencia.

Se desconoce si el autor titulo la obra.

Es el agradecimiento de la familia del pintor hacia Mario Cuartero y que este a su vez dono a la Parroquia, para que pudiésemos contemplarla.

El dramatismo de la imagen es más patente gracias a la destreza del autor, que consigue con colores claros dejarnos la instantánea de uno de los

Es una obra con un gran carisma.


“Cristo Crucificado”

P

Esta escultura aún no tiene los cincuenta años ya que sustituyo al Cristo original, después del incendio de la iglesia antigua de Belén.

pág 102

residiendo el altar encontramos un Jesús crucificado, escultura en metal, contemporánea de volúmenes sencillos, rectos y reminiscencias cubistas.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


E

scultura en cerámica actual. Fue de las imágnes originales en la antigua parroquia de Belén, por lo que ha sufrido el incendio de la iglesia de los años sesenta y los dos traslados parroquiales. Es una escultura de María con Jesús y de rasgos clásicos estilizados. Lo más original de la talla es la posición de escorzo de la Virgen, en una postura algo forzada como intentando retirarse de alguna “gracia” del niño. La imagen gana en profundiad y actitud expositiva gracias a la iluminación del foco que proyecta la sombra de la imagen sobre la pared.

pág 103

“Virgen maternal”


“Anunciación”

C

Cristina Remacha, autora del original de la cerámica del atrio y podría tratarse de un boceto del definitivo.

pág 104

artulina en técnica mixta cerapastel se desconoce el autor. Me inclinaría a pensar que es

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


“Pila Bautismal”

R

La pieza ormnamental es una réplica de la pila bautismal de San Miguel, iglesia parroquial de Muel.

Realizado en cerámica popular de Muel en el taller de los hermanos Rubio. Decorada con elementos clásicos mudéjares (geométricos y vegetales) y cruz de Malta en azul cobalto, típicos de la cerámica estannifera.

El valor sentimental de la pieza reside en que es una donación de la madre de Álvaro Alemani en una de sus tomas de posesión como párroco de Nuestra Señora de Belén.

pág 105

ecipiente para la contención del agua bendita.


“Paño de origen indio sobre la Vida de Jesús” Autor: desconocido

E pág 106

n el lienzo se representan pasa jes importantes del Evangelio con figuras de estilo tradicional india. En el centro del lienzo se encuentra la figura de Dios en el Cielo rodeado de ángeles y santos. La figura principal de la imagen a modo de Pantocrator, como conocemos del arte románico, la imagen del Todopoderoso o Salvador dando la bendición, en este caso sentado en una de las posturas de meditación clásicas budistas.

El resto del lienzo empezando de arriba hacia aba jo y de izquierda a derecha, figuran las siguientes escenas . Jesús con imagen de Ganesha (en la cultura budista representa la sabiduria, inteligencia, las artes, las ciencias y auyenta los obstáculos) rodeado de discípulos -esta escena no está muy clara y es interpretadas por el redactor con todas las reservas-.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


Ba jo el elemento central empezando por la izquierda “El sermón de la montaña” La resurrección del hijo de la viuda de Naim. Resurrección de Lázaro con las imágenes de Marta y María en la escena. María Magdalena enjugando los pies de Jesús con sus cabellos. Lavatorio de pies en la celebración de la Última Cena. Jesús ante Pilatos. Jesús camino del Gólgota. Crucifixión de Jesús.

pág 107

La anunciación a María. El nacimiento de Jesus en Belén. La huida a Egipto. Jesús perdido en el templo, hablando con los sacerdotes y escribas. Bautismo de Jesús en el Jordán por San Juan Bautista. Las tentaciones en el desierto. Tentaciones de riqueza y poder. Jesús le indica a Simón que eche las redes después de una noche sin pesca (Lc 5, 4-6). Las Bodas de Canaan.


“Nuestra Señora de Belén” -original-

pág 108

Autora: Cristina Remacha

Símbolo emblemático de la nueva parroquia Nuestra Señora de Belén. El cuadro original, para muchos desconocidos, se encuentra en el despacho parroquial, miniatura en la que se observa como el espacio que debería ocupar el niño Jesus (o el embarazo de la Virgen) se representa por un foco de luz que ilumina por completo la cara de la Virgen. La mies representa al nombre de Belén, Bet-lem en hebreo que significa panadería.

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


“Nuestra Señora de Belén” -mural cerámica-

pág 109

Ceramista: Manuel Font S.J.

La dificultad de intentar representar el cuadro original en un mural de cerámica ha sido satisfactoriamente solucionado por el ceramista, aunquer no posee la fuerza pictórica del original en rasgos y tonos de color, además de permitirse alguna espontaneidad como la del angel negro. Este ceramista realizó tambien los baldosines que representan la pasión en el Vía Crucis, que se encuentra encima de las ventanas de la iglesia.


“Retos para el Siglo XXI”

pág 110

Fernando Rubio Rafael Martínez

Una de las actividades que se han celebrado es un café tertulia donde bosquejamos cuales serán los retos de la comunidad en el futuro próximo y a medio plazo. Un resumen de las opiniones vertidas es lo que os queremos transmitir, como escenario posible para los siguientes 50 años. Por parte de Jesús Aldana, representante de la A.VV. Picarral Salvador Allende, se realizó el siguientes análisis: Hoy las expectativas sociales han cambiado. No hay una integración entre la parte nueva y vieja del barrio, las necesidades son muy diferentes, no han conocido los tiempos de confrontación contra el poder establecido para mejorar las infraestructuras y se desentiende de la problemática social. La Parroquia sigue estando presente en la A.VV. Picarral, con algunos de sus miembros formando parte activa de la asociación y del párroco, que a nivel institucional sigue asistiendo a reuniones y asambleas de la A.VV. Es deseable mantener y ampliar las acciones conjuntas que se realizan entre ambas instituciones, respetando cada una el ámbito de su ejerci-

cio pero complementándose en la búsqueda, análisis y soluciones de los problemas sociales y personales que surgen en el ámbito de actuación. José María Rubio, vicario de la MIDE, incluyó en su visión pastoral dos ámbitos de actuación: internos y externos. Como elementos internos deberíamos pasar de una fe tradicional a unencuentro verdadero con Jesús de Nazaret, la parroquia debería entenderse como una Comunidad Dinámica y Dinamizadora en la Acción. Responsabilidad de los laicos dando estatus a la mujer en una comunidad completamente integrada en el funcionamiento pastoral de la Parroquia. Creación de grupos de convivencia y coparticipación en los valores evangélicos. Como actividades externas deberíamos ser capaces de recoger la histo-

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


El espíritu de Jesús se ha desvanecido en un discurso convertido en rezos y mentalidades que no involucran y en actuaciones protectoras de los intereses del gran capital y de las clases dominantes, aglutinadas en torno a unas políticas neoliberales y ultraconservadoras. Se ve la necesidad de una “Renovación” tanto de estructuras como de ejercicio y sobre todo de “Mentalidad”. No sirve hablar de Jesucristo como una figura “idolátrica y sublimizada” colocada estáticamente en los altares. Es necesario, imprescindible volver al Jesús de Nazaret humano, amigo de los pobres y desfavorecidos; al Jesús del camino y de las parábolas: al del sermón de la montaña y las bienaventuranzas para hacer presente el reino de Dios entre nosotros. Casi como resumen, sintetizando toda la reunión, y casi una vida parroquial, Paco Asensio nos recordó que: “No consiste en Evangelizar, lo que hay presentar es testimonio activo y continuado, acordándonos de los pobres” En una charla amistosa y participativa se dieron ideas a lo que podría ser la Misión de la Parroquia de Belén para los próximos 50 años , ahora nos toca a los parroquianos poner los pies en tierra y hacer que las ideas se conviertan en actuaciones que devuelvan el auténtico sentido de vida a las personas.

pág 111

ria y proyectarla en el presente y hacia el futuro. Una Parroquia vinculada a la comunidad en la que desarrolla su labor y ser consciente para marcarnos la Misión de evangelizar y proclamar la Buena Nueva del Evangelio. Javier Arruebo, como párroco de Belén, ve la necesidad de incorporar a gente joven, rejuvenecer la media de los parroquianos. Estuvo de acuerdo con el Vicario en la labor Evangelizadora manteniendo la línea de acción que ha mantenido desde sus orígenes la parroquia. Dirigir los pasos hacia una comunidad más amplia que la parroquia, barrio o zona. Reconoció que uno de los retos más acuciante era el sostenimiento económico de la Parroquia, también abogó por la formación del laicado para que fuese adquiriendo responsabilidades parroquiales y terminó animándonos a ser testigos de la Buena Nueva. Se abre el diálogo entre los asistentes y se realiza una primer pregunta ¿por qué la juventud no viene a la Iglesia? Se produce un diálogo vivo entre los asistentes con múltiples respuestas, diferenciación entre la Iglesia y la jerarquía de la Iglesia que vive a jena a las diferentes realidades sociales y a los vaivenes de la historia actual. La juventud (y gran parte de la sociedad) no aceptan una Iglesia anacrónica en ritos y ceremonias con una moralidad obsoleta y no acorde con las realidades del siglo XXI.


Apuntes personales de mi paso por la parroquia

belén Señora de

pág 112

Nuestra

50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


pรกg 113


pág 114 50 años caminando juntos. ¡Acompáñanos!


pรกg 115


Parroquiadebelen 50aniversario  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you