Page 1

VÍA CRUCIS PARA LA VIDA. VIDA HECHA VÍA CRUCIS SEMANA SANTA DE 2012 D. MARIANO CABEZA PERALTA CONSILIARIO DE LA AGRUPACION DE COFRADIAS DE BAEZA

El acto de piedad del santo vía crucis es muy recomendable durante todo el año, pero especialmente en este tiempo litúrgico de la Cuaresma. Sus tradicionales catorce estaciones nos introducen en una profunda meditación en el misterio redentor de Cristo Jesús. Acompañarlo desde la noche del Jueves Santo cuando es detenido en el Huerto de los Olivos hasta el Viernes Santo donde es depositado en el sepulcro como semilla que se entierra en el surco con la esperanza de una abundante cosecha. Un ejercicio de memoria, un ejercicio de contemplación y meditación de los momentos más dolorosos de la vida de Nuestro Señor. Introducirnos en estos misterios dolorosos nos ayudará a sentirnos muy identificados con el Señor, especialmente en los momentos angustiosos de nuestra vida. Sentiremos cómo Cristo está a nuestro lado sufriendo, no sólo por nosotros, sino también con cada uno de nosotros, porque el vía


crucis es para la vida y podemos hacer de nuestra personal experiencia un ejercicio de vía crucis. Toda una llamada a la esperanza en el dolor, una luz que alumbra el sufrimiento y una perspectiva nueva ante la muerte gracias a la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. Os invito a experimentarlo en este tiempo cuaresmal, especialmente los viernes. Os invito a ofrecerlo y actualizarlo en la cruda realidad que hoy nos toca vivir. Un bálsamo para nuestras heridas, un pañuelo para nuestras lágrimas, un gran consuelo para nuestras penas. El Vía crucis de este año 2012 está inspirado en la obra de un pintor surrealista polaco Jorge Duda Gracz. A los 58 años tuvo una enfermedad grave de corazón que lo tuvo entre la vida y la muerte. Allí se encontró con el Señor, como Salvador de cada persona. Como agradecimiento a Dios y a su bendita Madre pintó la vía sacra al servicio de la nueva evangelización. A mí, personalmente, me impresionó mucho su obra cuando estuve en el Santuario de Jasna Góra en Czestochowa (Polonia) porque hacía una perfecta actualización de la Pasión del Señor entre los horrores del siglo XX. He querido adaptar los textos explicativos de la obra de Duda Gracz, compuestos por la hermana Francisca y el Hermano Genaro, guías del Santuario, a nuestra realidad para poder compartir la experiencia con todos vosotros. Espero y deseo que os aproveche espiritualmente en estos días. Feliz Vía Crucis.

PRIMERA ESTACIÓN: JESÚS CONDENADO A MUERTE Te alabamos Cristo y te bendecimos. Que por tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador.


Reflexión: A Jesucristo lo condenó Pilato a muerte. ¿Quién condena hoy a Jesucristo a la muerte? Todos los que proclaman que “Dios no existe”, todos los que proclama que “Dios ha muerto”. La sentencia a muerte de Cristo se difunde en los medios de comunicación, en los libros, en los lugares donde se educa a los niños y jóvenes. Los legisladores condenan a Cristo a muerte cuando quieren reducirlo al silencio del ámbito privado. Padre nuestro. Gloria. SEGUNDA ESTACIÓN: JESÚS CARGA CON LA CRUZ Te adoramos Cristo y te bendecimos Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mí pecador. Reflexión: El libro del Génesis nos revela que estamos hechos a imagen y semejanza de nuestro Dios. Dios nos quiere como él es, santo, bueno y feliz. Con el mal uso de nuestra libertad deformamos en nosotros la imagen de Dios que Cristo quiere restaurar, reconstruir a precio de su propia vida. Esa cruz que Cristo carga son todos nuestros pecados, todas nuestras maldades que Jesús soporta sobre sus hombros con paciencia y ternura. Abraza su cruz porque nos abraza a cada uno de nosotros pecadores. Padre nuestro. Gloria. TERCERA ESTACIÓN: CRISTO CAE POR PRIMERA VEZ BAJO EL PESO DE LA CRUZ. Te adoramos Cristo y te bendecimos. Que por tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador.


Reflexión: No es fácil comprender a Dios, comprender sus designios, especialmente cuando es eternamente paciente y compasivo, dando muchas oportunidades. ¿Por qué cae Cristo si es Dios? ¿Por qué caen los inocentes? ¿Por qué siempre el sufrimiento mayor es para los más débiles o para los más buenos? ¿Por qué no actúa Dios aniquilando a los malos, a los que provocan el mal? Por amor Cristo sufre nuestras maldades, por amor hasta el malvado tiene su oportunidad. ¿Comprendo a Dios, comprendo el dolor de Cristo? Padre nuestro. Gloria. CUARTA ESTACIÓN: CRISTO SE ENCUENTRA CON SU MADRE Te adoramos Cristo y te bendecimos. Que por tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador. Reflexión: Jesús se encuentra con su Madre María, pero madre de Jesús son todos los que escuchan y cumplen la Palabra de Dios. Nosotros también nos encontramos con la Virgen María en cada templo, santuario y ermita dedicados a su devoción. Y al contemplarla vemos y oímos lo que vio y oyó Jesús, “aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu Palabra”. Así, la maternidad de María está en el misterio de la redención y su presencia nos consuela, nos fortalece y nos llena de esperanza en Dios Padre. Padre nuestro. Gloria.

QUINTA ESTACIÓN: EL CIRINEO AYUDA A CRISTO A LLEVAR LA CRUZ Te adoramos Cristo y te bendecimos Que por tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador.


Reflexión: Es un honor y un privilegio ser elegido para cirineo de Cristo Jesús. Quizás al principio no lo entendamos, incluso no lo aceptemos de buen grado como le ocurrió a Simón de Cirene ¿Por qué yo? ¿Por qué no otro? Pero ese disgusto inicial se torna en agradecimiento a Dios por darnos una vida nueva, por ayudarnos a entender nuestra propia cruz y animarnos a ayudar a otros muchos a llevar su cruz. Déjate elegir por Cristo y dale gracias por ello. SEXTA ESTACIÓN: VERÓNICA LIMPIA EL ROSTRO DE CRISTO Te adoramos Cristo y te bendecimos Que por tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador.

Reflexión: ¿Quién es la mujer Verónica? Todos los que limpian el rostro a Cristo hoy. Nos lo recuerda el Señor en el Evangelio: Tuve hambre y me distéis de comer, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y en la cárcel y me visitasteis ¿Cuándo Señor hicimos eso por ti? Cuando lo hicisteis con uno de estos mis humildes hermanos. Piensa y dime ¿eres tú verónica? Padre nuestro Gloria SÉPTIMA ESTACIÓN: CRISTO CAE A TIERRA POR SEGUNDA VEZ Te adoramos Cristo y te bendecimos Que por tu santa Cruz redimiste al mundo y mí pecador. Reflexión: Es Semana Santa, la gente vive unos días de vacaciones. Algunos se marchan a celebrarlo fuera, otros vienen a pasarlo con nosotros. Se estrenan vestidos, hay comidas especiales, muchas salidas a la calle, a los bares.


Mientras tanto, Cristo está en el suelo, con la cruz, siguiendo su camino de soledad, mientras nosotros pensamos en nosotros mismos y en nuestras cosas. ¿Quién se solidariza con Cristo? Padre nuestro. Gloria. OCTAVA ESTACIÓN: CRISTO CONSUELA A LAS MUJERES DE JERUSALÉN Te adoramos Cristo y te bendecimos Que por tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador. Reflexión: “Venid a mí todos los oprimidos que yo os consolaré, yo te libraré de tu opresión y te concederé la paz. Yo te devolveré la amistad con Dios y con los hermanos”. Todos necesitamos consuelo y Cristo nos puede consolar porque el conoce bien lo que es el desprecio, la marginación y la humillación porque va a ser crucificado. El nos espera en el sacramento de la penitencia para darnos su amor y su consuelo, no pases de largo. Padre nuestro. Gloria. NOVENA ESTACIÓN: CRISTO CAE A TIERRA POR TERCERA VEZ Te adoramos Cristo y te bendecimos. Que por tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecdor. Reflexión: Cristo en el suelo, la cabeza sobre la tierra, la boca entreabierta, el dolor en sus heridas que le arden. ¿Qué provoca hoy dolor a Cristo? La muerte de tantos inocentes por la codicia de los países ricos. La muerte de tantos inocentes que no ven la luz porque hay leyes que permiten abortarlos antes de nacer.


Los niños forzados a ir a la guerra, prostituidos o abusados. Las personas de la calle, desnudos de afecto y acogida. La guerra, el terrorismo, la violencia machista, las drogas, el paro que desesperanza. Este es el sufrimiento que derriba a Cristo al suelo. ¡Qué sufrimiento tan terrible le causa nuestra actitud despiadada¡ Padre nuestro. Gloria. DÉCIMA ESTACIÓN: CRISTO DESPOJADO DE SUS VESTIDOS Te adoramos Cristo y te bendecimos. Que por tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador. Reflexión: Nuestras calles bien adornadas en Semana Santa, nuestras fachadas con colgaduras. Nuestros templos adornados con flores y bellos objetos litúrgicos, nuestras imágenes con riquísimos bordados en oro, terciopelo, plata, flores. Decimos, todo lo mejor para el Señor. Se nos olvida que él está desnudo de todo. El nos da lo mejor todos los días del año, comparte su vida desnuda y sencilla con nosotros y no sólo durante la Semana Santa. Padre nuestro. Gloria. DÉCIMO PRIMERA ESTACIÓN: CRISTO ES CRUCIFICADO Te adoramos Cristo y te bendecimos Que por tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador. Reflexión: Nadie le quita la vida a la fuerza porque él libremente se entrega por nosotros. Tanto nos ama que no se resiste a la muerte y así la muerte desde entonces tiene un nuevo sentido para nosotros.


Muchos son los santos y santas de Dios que han entregado la vida libremente por Cristo y por los hermanos, sufriendo martirio por causa de su fe, por la predicación del Reino de Dios y su justicia. Así, el sufrimiento y la muerte del justo, junto a Cristo, salva al mundo. Nuestro sufrimiento también si lo unimos al de Cristo. Padre nuestro. Gloria. DÉCIMO SEGUNDA ESTACIÓN: CRISTO MUERE EN LA CRUZ Te adoramos Cristo y te bendecimos Que por tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador. Reflexión: La Virgen María y el discípulo San Juan están al pie de la cruz contemplando la muerte de Cristo. Nadie sufre en soledad, ni el mismo Cristo. Nosotros también acompañamos a Cristo clavados en nuestra propia cruz, y cada uno tiene la suya. Pero tampoco estamos solos porque Cristo conoce nuestras cruces, nos entiende y nos acompaña. Con María, corredentora, todos somos solidarios. Padre nuestro. Gloria. DÉCIMO TERCERA ESTACIÓN: EL CUERPO DE CRISTO EN BRAZOS DE SU MADRE Te adoramos Cristo y te bendecimos Que por tu santa Cruz redimiste al mundo y mí pecador. Reflexión: La Virgen María, con angustia y una sobrecogedora piedad nos muestra el cuerpo de Cristo muerto. Con la mirada nos interroga ¿qué habéis hecho con mi Hijo?


¿Qué hemos hechos con los que son imagen y semejanza de Dios? ¿Qué hemos hecho con este mundo que Dios nos regaló y que salió bueno de sus manos? ¿Qué hacemos el género humano con la libertad con la que Dios nos ha dotado? Dios nos entrega a su Hijo en Belén de Judá y nosotros se lo devolvemos destrozado, desfigurado en el monte Calvario en Jerusalén. ¿Por qué somos así? Padre nuestro. Gloria. DÉCIMO CUARTA ESTACION: CRISTO DEPOSITADO EN EL SEPULCRO Te adoramos Cristo y te bendecimos Que por tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador. Reflexión: El sepulcro oculta el cuerpo de Cristo. Los mismos que condenan a Cristo a muerte quieren enterrarlo bien oculto para que no se le vea, para que no se le escuche. Y lo consiguen cuando nuestras familias cristianas no hablan de Dios a sus hijos, cuando nuestros niños y jóvenes abandonan la Catequesis, el ir a Misa los domingos, la clases de formación religiosa. Que no se hable de Dios en público, que el Papa y los obispos no opinen, que la religión no cuente en la sociedad. Muchos a lo largo de la historia han querido enterrar a Cristo en un sepulcro bien hondo y bien oscuro. ¡Nadie, ni nunca van a lograrlo¡ Dios es fuente de toda creación y dueño de la existencia humana. El tiene la última palabra sobre el hombre y la historia. Su Palabra encarnada en Cristo, quien es Camino, Verdad y Vida. Cristo rompe los sepulcros porque El es la Resurrección y la Vida. Amén. Padre nuestro. Gloria.


ORACIÓN FINAL Señor Jesucristo, Gracias por encarnarte en nuestra realidad, Por asumir nuestro vía crucis diario en tú vía crucis. Que nosotros sepamos encontrarte en nuestros dolores y sufrimientos, Que los asociemos a los tuyos para que tengan pleno sentido. Gracias Señor por iluminar la experiencia oscura del dolor Y por sacarnos de nuestros sepulcros. A ti la gloria y la alabanza por los siglos de los siglos. Amen. En el nombre del Padre + y del Hijo + y del Espíritu Santo. Amen. Bendigamos al Señor. Demos gracias a Dios.

Textos originales: Hermana Francisca Paluch, Ursulina Hermano Genrano Fresno, Gabrielista Guías del Santuario de Jasna Gora, Czestochowa (Polonia) Adaptación y composición: Mariano Cabeza Peralta, sacerdote diocesano de Jaén. Consiliario de la Agrupación Arciprestal de Cofradías y Hermandades del Arciprestazgo de Baeza.

VIA CRUCIS 2012  

TEXTOS DEL VIA CRUCIS DE 2012 DE LA AGRUPACION DE COFRADIAS DE BAEZA

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you