Page 1

Intervenciones del  Papa  Francisco    En  Roma    

   

MES DE  NOVIEMBRE,  2013  


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

Fiesta de  Todos  los  Santos  (Ángelus):     La  meta  no  es  la  muerte,  sino  el  paraíso    

Los santos  han  visto  el  rostro  de  Dios  en  los  más  pequeños  y   despreciados  y  ahora  lo  contemplan  su  gloria.     Nunca  odiar,  sino  servir  a  los  otros.     La  santidad  es  una  vocación  para  todos     01  de  noviembre  de  2013       Queridos  hermanos  y  hermanas:     La   fiesta   de   Todos   los   Santos   que   hoy   celebramos   nos   recuerda   que   la   meta   de   nuestra  existencia  no  es  la  muerte,  sino  el  paraíso.  Lo  escribe  el  apóstol  Juan:  “Lo  que   seremos   no   ha   sido   aún   revelado.   Sabemos   entretanto   que   cuando   él   se   haya   manifestado,   nosotros   seremos   similares   a   él,   porque   lo   veremos   como   él   es”   (1Jn   3,2).     Los  santos,  los  amigos  de  Dios,  nos  aseguran  que  esta  promesa  no  desilusiona.  En   su  existencia  terrena,  de  hecho,  han  vivido  en  comunión  profunda  con  Dios.  En  el  rostro   de   los   hermanos   más   pequeños   y   despreciados   han   visto   el   rostro   de   Dios   y   ahora   lo   contemplan  cara  a  cara  en  su  belleza  gloriosa.     Los   santos   no   son   superhombres,   ni   han   nacido   perfectos.   Son   como   nosotros,   como  cada  uno  de  nosotros,  son  personas  que  antes  de  alcanzar  la  gloria  del  cielo  han   vivido  una  vida  normal,  con  alegrías  y  dolores,  fatigas  y  esperanzas.     Pero  ¿qué  les  ha  cambiado  su  vida?  El  amor  de  Dios,  lo  han  seguido  con  todo  el   corazón,  sin  condiciones  ni  hipocresías.  Han  empleado  su  vida  al  servicio  de  los  otros,   han  soportado  el  sufrimiento  y  adversidades  sin  odiar  y  respondiendo  al  mal  con  bien,   difundiendo  alegría  y  paz.  Esta  es  la  vía  de  los  santos:  personas  que  por  amor  de  Dios   en  su  vida  no  le  han  puesto  condiciones  a  él;  no  han  sido  hipócritas,  han  empleado  su   vida  para  servir  al  prójimo,  han  sufrido  tantas  adversidades,  pero  sin  odiar.     Los  santos  no  han  odiado  nunca.  ¿Han  entendido  bien  esto?:  el  amor  es  de  Dios,   ¿pero   el   odio   de   donde   viene?   ¡El   odio   no   viene   de   Dios,   sino   del   diablo!   Y   los   santos   se   han   alejado   del   diablo.   Los   santos   son   hombres   y   mujeres   que   tienen   la   alegría   en   el   corazón   y   la   transmiten   a   los   otros.   Nunca   odiar,   sino   servir   a   los   otros,   a   los   más   necesitados,  rezar  y  vivir  en  la  alegría.  ¡Este  es  el  camino  de  la  santidad!     Ser   santos   no   es   un   privilegio   de   pocos,   como   quien   tuvo   una   gran   herencia.   Todos  nosotros  en  el  bautismo  hemos  recibido  la  herencia  que  nos  permite  ser  santos.   La   santidad   es   una   vocación   para   todos.   Todos,   por   lo   tanto,   estamos   llamados   a   caminar   en   el   camino   de   la   santidad   y   este   camino   tiene   un   nombre   y   un   rostro:   el   rostro  de  Jesucristo.     Él   nos   enseña   a   volvernos   santos.   Él   en   el   evangelio   nos   muestra   el   camino:   el   de   las   beatitudes.   El   reino   de   los   cielos,   de   hecho   es   para   quienes   no   pone   su   seguridad   en   las   cosas   sino   en   el   amor   de   Dios;   para   quienes   tiene   un   corazón   simple,   humilde,   no   presumen  de  ser  justos  y  no  juzgan  a  los  otros.  Quienes  saben  sufrir  con  quien  sufre  y   2


Intervenciones del Papa Francisco en Roma alegrarse con   quien   se   alegra,   no   son   violentos,   pero   misericordiosos   y   tratan   de   ser   operarios   de   reconciliación   y   de   paz.   El  santo,  la  santa  es  artífice  de  reconciliación  y  de   paz;  ayuda  siempre  a  la  gente  a  reconciliarse  y  ayuda  siempre  para  que  haya  paz.  ¡Es  así   de  linda  la  santidad;  es  un  hermoso  camino!     Hoy,  en  esta  fiesta,  los  santos  nos  dan  un  mensaje.  Nos  dicen:  ¡tengan  confianza   en  el  Señor,  porque  el  Señor  no  desilusiona!  No  desilusiona  nunca,  es  un  buen  amigo  a   nuestro   lado.   Con   su   testimonio   los   santos   nos   alientan   a   no   tener   miedo   de   ir   contracorriente  o  de  ser  incomprendidos  o  ser  ridiculizados  cuando  hablamos  de  él  y   del  evangelio.     Nos  demuestran  con  su  vida  que  quien  es  fiel  a  Dios  y  a  su  palabra  experimenta   ya  en  esta  tierra  la  calidez  de  su  amor  y  después  el  'ciento'  en  la  eternidad.  Esto  es  lo   que   esperamos   y   le   pedimos   al   Señor   para   nuestros   hermanos   y   hermanas   difuntos.   Con   sabiduría   la   Iglesia   puso   en   secuencia   la   fiesta   de   Todos   los   Santos   y   la   conmemoración  de  todos  los  fieles  difuntos.  A  nuestra  oración  de  alabanza  a  Dios  y  de   veneración   de   los   espíritus   beatos   se   une   la   oración   de   sufragio   por   cuantos   nos   precedieron  en  el  paso  de  este  mundo  a  la  vida  eterna.     Confiamos  nuestra  oración  a  la  intercesión  de  María  Reina  de  todos  los  santos.                                                      

3


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

Celebración en  el  cementerio  de  El  Verano    

La esperanza  que  significa  el  cielo.     Anclar  la  vida  a  Jesús  que  nunca  nos  desilusiona     01  de  noviembre  de  2013       “Queridos   hermanos   y   hermanas.   (...)   En   este   cementerio,   nos   recogemos   y   pensamos   en   nuestro   futuro,   pensemos   en   todos   aquellos   que   se   fueron,   que   nos   precedieron  en  la  vida  y  están  en  el  Señor.     Es  tan  linda  esa  visión  del  cielo  que  escuchamos  en  la  primera  lectura.  El  Señor   Dios,   la   belleza,   la   bondad,   la   verdad,   la   ternura,   el   amor   pleno,   nos   espera   esto.   Y   quienes   nos   precedieron   y   murieron   en   el   Señor   están   allá,   proclaman   que   fueron   salvados  no  por  sus  obras.  Las  hicieron,  pero  fueron  salvados  por  el  Señor.  La  salvación   pertenece  a  nuestro  Dios,  es  él  quien  nos  salva  y  nos  lleva  de  la  mano  como  un  papá  y   en  el  final  de  nuestra  vida,  a  ese  cielo  en  el  que  están  nuestros  antecesores.     Uno   de   los   ancianos   hace   una   pregunta:   ¿Quienes   son   estos   vestidos   de   blanco,   estos   justos   y   estos   santos   que   están   en   el   Cielo?   Son   aquellos   que   vienen   de   la   gran   tribulación   y   lavaron   sus   vestidos   volviéndolos   cándidos   en   la   sangre   del   cordero.   Solamente  podemos  entrar  en  el  cielo  gracias  al  sangre  del  cordero,  gracias  a  la  sangre   de  Cristo.  Es  la  sangre  de  Cristo  que  nos  ha  justificado  y  abierto  las  puertas  del  cielo.  Y   si   hoy   recordamos   a   estos   hermanos   y   hermanas   que   nos   precedieron   en   el   cielo   es   porque   fueron   lavados   por   la   sangre   de   Cristo.   Y   esta   es   nuestra   esperanza,   la   esperanza   en   la   sangre   de   Cristo   y   esta   esperanza   no   nos   desilusiona.   Si   vamos   en   la   vida  con  el  Señor,  él  no  nos  desilusiona  nunca.     Juan  le  decía  a  sus  discípulos.  Vean  que  gran  amor  tuvo  el  Padre  para  llamarnos   hijos  de  Dios,  lo  somos.  Por  ello  el  mundo  no  nos  conoce:  somos  hijos  de  Dios.  Pero  lo   que   seremos   aún   no   ha   sido   revelado.   Y   mucho   más.   Y   cuando   se   habrá   manifestado   seremos  similares  a  él  porque  lo  veremos  como  él  es.  Ver  a  Dios,  ser  similares  a  Dios,   esta  es  nuestra  esperanza.     Y   hoy,   justamente   en   el   día   de   los   santos,   antes   del   día   de   los   muertos   es   necesario   pensar   a   la   esperanza,   esta   esperanza   que   nos   acompaña   en   la   vida.   Los   primeros  cristianos  pintaban  la  esperanza  con  un  ancla.  Como  si  la  vida  fuera  el  ancla   en  aquella  orilla  y  todos  nosotros  vamos  sujetando  la  cuerda.  Es  una  hermosa  imagen   esta   esperanza.   Tener   el   corazón   anclado   allá   en   donde   están   los   nuestros,   donde   están   nuestros  antecesores,  los  santos,  donde  está  Jesús  y  donde  está  Dios.     Y  esta  es  la  esperanza,  la  esperanza  que  no  desilusiona.  Y  hoy  y  mañana  son  días   de  esperanza.  La  esperanza  es  un  poco  como  la  levadura  que  hace  ampliar  el  alma,  pero   hay   momentos   difíciles   en   la   vida,   pero   el   alma   va   adelante   y   mira   lo   que   nos   espera.   Hoy   es   un   día   de   esperanza.   Nuestros   hermanos   y   hermanas   están   en   la   presencia   de   Dios  y  también  nosotros  estaremos  allí  por  pura  gracia  del  Señor  si  caminamos  por  la   vía   de   Jesús.   Y   concluye   el   apóstol:   'quien   tiene   esta   esperanza   en   él   se   purifica   a   sí   4


Intervenciones del Papa Francisco en Roma mismo. La   esperanza   también   nos   purifica,   nos   aliviana,   nos   hace   ir   deprisa.   Esta   purificación  en  la  esperanza  en  Jesucristo'.     En   este   atardecer   de   hoy   cada   uno   de   nosotros   puede   pensar   al   ocaso   de   su   vida.   Pensemos,  el  mío,  el  tuyo,  el  tuyo,  etc.  Todos  nosotros  tendremos  un  atardecer,  todos.   ¿Lo   miro   con   esperanza,   con   esa   alegría   de   ser   recibido   por   el   Señor   como   es   la   del   cristiano?     Y  esto  nos  da  paz.  Este  es  un  día  de  gloria,  pero  de  una  gloria  serena,  tranquila,  de   la   paz.   Pensemos   al   atardecer   de   tantos   hermanos   y   hermanos   que   nos   antecedieron,   pensemos   a     nuestro   atardecer   cuando   llegará,   y   pensemos   a   nuestro   corazón   y   preguntémonos:   ¿dónde   está   anclado   mi   corazón?   Y   si   no   está   anclado   bien   anclémoslo   allá  en  aquella  orilla,  sabiendo  que  la  esperanza  no  desilusiona,  porque  el  Señor  Jesús   no  desilusiona.                                                                   5


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

Dejemos que  Jesús  nos  llame  por  nuestro  nombre    

Invitación a  dejarnos  cambiar  y  transformar  nuestro  corazón  de  piedra   en  corazón  de  carne     03  de  noviembre  de  2013         Queridos  hermanos  y  hermanas.  ¡Buenos  días!  La  página  del  evangelio  de  Lucas   de   este   domingo   nos   muestra   a   Jesús   que   en   su   camino   hacia   Jerusalén   entra   en   la   ciudad   de   Jericó.   Esta   es   la   última   etapa   de   una   viaje   que   reasume   en   sí   el   sentido   de   toda   la   vida   de   Jesús,   dedicada   a   intentar   salvar   a   las   ovejas   perdidas   de   la   casa   de   Israel.   Pero   cuanto   más   el   camino   se   acerca   a   la   meta,   tanto   más   entorno   de   Jesús   se   va   cerrando  el  círculo  de  hostilidad.     Y   mismo   en   Jericó   sucedió   uno   de   los   eventos   más   gozosos   narrados   por   san   Lucas:   la   conversión   de   Zaqueo.   Este   hombre   es   una   oveja   perdida,   es   despreciado   y   'excomulgado'  porque  es  un  publicano,  más  aún,  el  jefe  de  los  publicanos  de  la  ciudad,   amigo   de   los   odiados   ocupantes   romanos,   un   ladrón   y   un   explotador.   Una   'linda   figura...'  es  así.     Impedido   de   acercarse   a   Jesús,   probablemente   debido   a   su   mala   fama   y   siendo   pequeño  de  estatura,  Zaqueo  se  trepa  a  un  árbol  para  poder  ver  al  Maestro  que  pasa.   Este  gesto  exterior,  un  poco  ridículo,  expresa  entretanto  el  acto  interior  del  hombre  que   intenta   ponerse   por   encima   de   la   multitud   para   tener   un   contacto   con   Jesús.   Zaqueo   mismo,   no   entiende   el   sentido   profundo   de   su   gesto,   no   sabe   bien   por   qué   hace   esto   pero  lo  hace.  Tampoco  osa  esperar  que  pueda  ser  superada  la  distancia  que  lo  separa   del  Señor,  se  resigna  a  verlo  solamente  pasar.     Pero  Jesús  cuando  llega  cerca  de  ese  árbol  lo  llama  por  su  nombre:  'Zaqueo,  baja   rápido,   porque   hoy   voy   a   detenerme   en   tu   casa”.   Aquel   hombre   pequeño   de   estatura,   rechazado   por   todos   y   distante   de   Jesús   está   como   perdido   en   el   anonimato.   Pero   Jesús   lo   llama   y   aquel   nombre,   Zaqueo,   en   el   idioma   de   aquel   tiempo   tiene   un   hermoso   significado  lleno  de  alusiones.  Zaqueo  de  hecho  significa:  Dios  recuerda.     Y  Jesús  va  a  la  casa  de  Zaqueo,  suscitando  las  críticas  de  toda  la  gente  de  Jericó:   porque   también   en   aquel   tiempo   de   habladurías   había   tanto.   Y   la   gente   decía:   ¿pero   cómo,   con   toda   la   buena   gente   que   hay   en   la   ciudad   va   a   quedarse   nada   menos   que   a   lo   de  aquel  publicano?  Sí,  porque  él  estaba  perdido  y  Jesús  dice:  'Hoy  en  esta  casa  vino  la   salvación,  porque  también  él  es  hijo  de  Abrahán'.  En  la  casa  de  Zaqueo  aquel  día  entró   la  alegría,  entró  la  paz,  entró  la  salvación,  entró  Jesús.     No   hay   profesión   ni   condición   social,   no   hay   pecado   o   crimen   de   cualquier   tipo   que  sea,  que  pueda  borrar  de  la  memoria  y  del  corazón  de  Dios  uno  solo  de  sus  hijos.   Dios  recuerda,  siempre,  no  se  olvida  de  nadie  de  los  que  ha  creado;  él  es  padre,  siempre   a   la   espera   vigilante   y   amorosa   con   el   deseo   ver   renacer   en   el   corazón   del   hijo   el   deseo   de   volver   a   casa.   Y   cuando   reconoce   aquel   deseo,   aunque   fuera   solamente   dado   a   entender,   y   tantas   veces   casi   inconsciente,   le   está   a   su   lado   y   con   su   perdón   vuelve   más   leve  el  camino  de  la  conversión  y  del  regreso.   6


Intervenciones del Papa Francisco en Roma Miremos  a  Zaqueo  hoy  en  el  árbol,  ridículo,  pero  es  un  gesto  de  salvación,  pero  yo   te  digo  a  ti,  si  tú  tienes  un  peso  sobre  tu  consciencia,  si  tú  tienes  vergüenza  de  tantas   cosas   que   has   cometido,   detente   un   poco,   no   te   asustes,   piensa   que   alguien   te   espera   porque   nunca   ha   dejado   de   acordarse   de   ti,   de   recordarte,   y   ese   es   tu   padre   Dios.   Trépate,  como  ha  hecho  Zaqueo,  sube  sobre  el  árbol  del  deseo  de  ser  transformado.  Yo   les   aseguro   que   que   no   serán   desilusionados.   Jesús,   es   misericordioso   y   nunca   se   cansa   de  perdonarnos.  Así  es  Jesús.     Queridos  hermanos  y  hermanas,  dejemos  nosotros  también  que  Jesús  nos  llame   por   nuestro   nombre.   En   lo   profundo   de   nuestro   corazón   escuchemos   su   voz   que   nos   dice:   'Hoy   tengo   que   quedarme   en   tu   casa',   yo   quiero   detenerme   en   tu   casa,   en   tu   corazón,   o   sea   en   tu   vida.   Recibámoslo   con   alegría.   El   puede   cambiarnos,   puede   transformar   nuestro   corazón   de   piedra   en   corazón   de   carne.   Puede   liberarnos   del   egoísmo   y   hacer   de   nuestra   vida   un   dono   de   amor.   Jesús   puede   hacerlo,   déjate   mirar   por  Jesús.                                                               7


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

Las llagas  de  Jesús  nos  hacen  sentir  su  misericordia   Homilía  del  papa  en  la  misa  en  el  Vaticano  por  los  obispos  y  cardenales  difuntos     04  de  noviembre  de  2013       "Porque   tengo   la   certeza   de   que   ni   la   muerte   ni   la   vida,   ni   los   ángeles   ni   los   principados,   ni   lo   presente   ni   lo   futuro,   ni   los   poderes   espirituales,   ni   lo   alto   ni   lo   profundo,   ni   ninguna   otra   criatura   podrá   separarnos   jamás   del   amor   de   Dios,   manifestado  en  Cristo  Jesús,  nuestro  Señor".  (San  Pablo)     El   apóstol   presenta   el   amor   de   Dios   como   el   motivo   más   profundo,   invencible,   de   la   confianza   y   de   la   esperanza   cristianas".   Pablo   afirma   con   seguridad   que   si   también   toda   nuestra   existencia   está   rodeada   de   amenazas,   nada   podrá   separarnos   nunca   del   amor  que  Cristo  ganó  por  nosotros,  donándose  totalmente.     E   incluso   las   potencias   demoníacas,   hostiles   al   hombre,   resultan   impotentes   frente  a  la  íntima  unión  de  amor  entre  Jesús  y  quien  lo  acoge  con  fe.  Y  esta  realidad  de   amor  fiel,  nos  ayuda  a  afrontar  con  serenidad  y  fuerza  el  camino  de  cada  día.     El   pecado   del   hombre   es   lo   único   que   puede   interrumpir   está   unión,   pero   también  en  este  caso  Dios  lo  buscará  siempre,  lo  perseguirá  para  restablecer  con  él  una   unión   que   perdura   incluso   después   de   la   muerte,   es   más,   un   unión   que   en   el   encuentro   final  con  el  Padre  alcanza  el  culmen.     La   pregunta   que   muchos   nos   hacemos   frente   a   la   muerte   de   un   ser   querido,   ¿qué   será  de  su  vida,  de  su  trabajo,  de  su  servicio  a  la  Iglesia?  La  respuesta  está  en  el  libro  de   la   Sabiduría:   ¡están   en   las   manos   de   Dios!   La   mano   es   signo   de   acogida   y   de   protección,   es   signo   de   una   relación   personal   de   respeto   y   de   fidelidad:   dar   la   mano,   estrechar   la   mano.     Por   eso   estos   obispos   y   cardenales   que   hoy   recordamos,   que   han   dedicado   su   vida  al  servicio  de  Dios  y  de  los  hermanos  están  en  las  manos  de  Dios.     También  los  pecados,  nuestros  pecados  están  en  las  manos  de  Dios,  esas  manos   son  misericordiosas,  manos  'heridas'  de  amor.  No  es  casualidad  que  Jesús  haya  querido   conservar  las  llagas  de  sus  manos  para  hacernos  sentir  su  misericordia.     Y  esta  realidad,  llena  de  esperanza,  es  la  perspectiva  de  la  resurrección  final,  de  la   vida  eterna,  a  la  cual  están  destinados  los  'justos',  los  que  acogen  la  Palabra  de  Dios  y   son  dóciles  a  su  Espíritu.     Los   obispos   y   cardenales   difuntos   son   hombres   dedicados   a   su   vocación   y   a   su   servicio  a  la  Iglesia,  que  han  amado  como  se  ama  a  una  esposa.  Que  el  Señor  les  acoja  en   su  reino  de  luz  y  de  paz.                     8


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

No contentarse  con  estar  en  la  lista  de  los  cristianos    

La invitación  del  Señor  a  formar  parte  de  la  Iglesia  es  para  todos     05  de  noviembre  de  2013     La  esencia  cristiana  es  una  invitación  a  la  fiesta.  La  Iglesia  no  es  solo  para  las  personas   buenas,   la   invitación   a   formar   parte   afecta   a   todos.   A   la   fiesta   del   Señor,   se   participa   totalmente   y   con   todos,   no   se   puede   hacer   una   selección.   Los   cristianos   no   pueden   contentarse  con  estar  en  la  lista  de  los  invitados,  si  no  es  como  quedarse  fuera  de  la  fiesta.       Las   lecturas   del   día   nos   muestran   el   documento   de   identidad   del   cristiano”.   En   este  sentido,  ante  todo  la  esencia  cristiana  es  una  invitación:  solo  nos  convertimos  en   cristianos  si  somos  invitados.  Se  trata  de  una  invitación  gratuita,  a  participar,  que  viene   de   Dios.   Para   entrar   en   esta   fiesta,   no   se   puede   pagar:   o   estás   invitado   o   no   puedes   entrar.  Si  en  nuestra  conciencia  no  tenemos  esta  certeza  de  ser  invitados,  entonces  no   hemos  entendido  qué  es  un  cristiano:     Un  cristiano  es  uno  que  está  invitado.  ¿Invitado  a  qué?  ¿A  una  tienda?  ¿Invitado  a   dar   un   paseo?   El   Señor   nos   quiere   decir   algo   más:   ‘¡Tú   estás   invitado   a   la   fiesta!’   El   cristiano  es  aquel  que  está  invitado  a  una  fiesta,  a  la  alegría,  a  la  alegría  de  ser  salvado,  a   la   alegría   de   ser   redimido,   a   la   alegría   de   participar   de   la   vida   con   Jesús.   ¡Ésta   es   una   alegría!  ¡Tú  estás  invitado  a  la  fiesta!  Se  entiende,  una  fiesta  es  una  reunión  de  personas   que   hablan,   ríen,   festejan,   son   felices.   Es   una   reunión   de   personas.   Entre   personas   normales,  mentalmente  normales,  no  he  visto  jamás  a  uno  que  festeje  a  solas,  ¿no?  ¡Eso   sería  un  poco  aburrido!  Abrir  la  botella  de  vino…  Ésta  no  es  una  fiesta,  es  otra  cosa.  Se   festeja  con  los  demás,  se  festeja  en  familia,  se  festeja  con  los  amigos,  se  festeja  con  las   personas   que   han   sido   invitadas,   como   yo   he   sido   invitado.   Para   ser   cristiano   se   necesita   una   pertenencia   y   pertenece   a   este   Cuerpo   esta   gente   que   ha   sido   invitada   a   la   fiesta:  ésta  es  la  pertenencia  cristiana.     Esta  fiesta  es  una  fiesta  de  unidad.  Todos  están  invitados,  buenos  y  malos.  Así,  los   primeros  a  ser  llamados  son  los  marginados:     La  Iglesia  no  es  la  Iglesia  sólo  para  las  personas  buenas.  ¿Queremos  decir  quién   pertenece   a   la   Iglesia,   a   esta   fiesta?   Los   pecadores,   todos   nosotros,   pecadores,   hemos   sido   invitados.   ¿Y   aquí   qué   hacemos?   Se   hace   una   comunidad,   que   tiene   dones   diferentes:  uno  tiene  el  don  de  la  profecía,  el  otro  el  ministerio,  aquí  un  profesor…  Aquí   ha  surgido.  Todos  tienen  una  cualidad,  una  virtud.  Pero  la  fiesta  se  hace  llevando  lo  que   tengo   en   común   con   todos…   En   la   fiesta   se   participa,   se   participa   totalmente.   No   se   puede   entender   la   existencia   cristiana   sin   esta   participación.   Es   una   participación   de   todos   nosotros.   ‘Voy   a   la   fiesta,   pero   me   detengo   sólo   en   la   primera   sala   de   estar,   porque   tengo   que   estar   sólo   con   tres   o   cuatro   que   conozco   y   los   demás…’   ¡Esto   no   se   puede  hacer  en  la  Iglesia!  ¡O  entras  con  todos  o  permaneces  fuera!  Tú  no  puedes  hacer   una   selección:   la   Iglesia   es   para   todos,   empezando   por   los   que   he   dicho,   los   más   marginados.  ¡Es  la  Iglesia  de  todos!.   9


Intervenciones del Papa Francisco en Roma Es   la   Iglesia   de   los   invitados:   Estar   invitados,   participar   en   una   comunidad   con   todos.  Pero,  ha  observado,  en  la  parábola  narrada  por  Jesús  leemos  que  los  invitados,   uno   tras   otro,   empiezan   a   encontrar   escusas   para   no   ir   a   la   fiesta.   “¡No   aceptan   la   invitación!  Dicen  que  sí,  pero  no  lo  hacen.  Ellos  son  los  cristianos  que  se  conforman  sólo   con   estar   en   la   lista   de   los   invitados:   cristianos   enumerados.   Pero   esto   no   es   suficiente,   porque  si  no  se  entra  en  la  fiesta  no  se  es  cristiano.  ¡Tú  estarás  en  la  lista,  pero  esto  no   sirve   para   tu   salvación!   Ésta   es   la   Iglesia:   entrar   en   la   Iglesia   es   una   gracia;   entrar   en   la   Iglesia   es   una   invitación.   Y   este   derecho,   ha   añadido,   no   se   puede   comprar.   Entrar   en   la   Iglesia  es  hacer  comunidad,  comunidad  de  la  Iglesia;  entrar  en  la  Iglesia  es  participar  de   todo  aquello  que  tenemos,  de  las  virtudes,  de  las  cualidades  que  el  Señor  nos  ha  dado,   en   el   servicio   del   uno   para   el   otro.   Y   además:   entrar   en   la   Iglesia   significa   estar   disponible  para  aquello  que  el  Señor  Jesús  nos  pide.  En  definitiva,  entrar  en  la  Iglesia  es   entrar  en  este  Pueblo  de  Dios,  que  camina  hacia  la  eternidad.  Ninguno  es  protagonista   en   la   Iglesia:   pero   tenemos   Uno   que   ha   hecho   todo.   ¡Dios   es   el   protagonista!.   Todos   nosotros  vamos  detrás  de  Él  y  quien  no  va  detrás  de  Él,  es  uno  que  se  excusa  y  no  va  a   la  fiesta:     El   Señor   es   muy   generoso.   El   Señor   abre   todas   las   puertas.   También   el   Señor   comprende  al  que  dice:  ‘¡No,  Señor,  no  quiero  ir  contigo!’  Lo  entiende  y  espera,  porque   es   misericordioso.   Pero   al   Señor   no   le   gusta   ese   hombre   que   dice   ‘sí’   y   hace   ‘no’;   que   finge  agradecerle  por  tantas  cosas  bonitas,  pero  en  realidad  va  por  su  camino;  que  tiene   buenas  formas,  pero  hace  su  propia  voluntad  y  no  la  del  Señor:  aquellos  que  siempre  se   excusan,   aquellos   que   no   conocen   la   alegría,   que   no   experimentan   la   alegría   de   la   pertenencia.   Pidamos   al   Señor   esta   gracia:   entender   bien   cuanto   es   hermoso   ser   invitados   a   la   fiesta,   cuanto   es   hermoso   estar   con   todos   y   compartir   con   todos   las   propias  cualidades,  cuanto  es  hermoso  estar  con  Él  y  que  feo  es  jugar  entre  el  ‘sí’  y  el   ‘no’,   decir   que   ‘sí’,   pero   conformarme   con   estar   sólo   enumerado   en   la   lista   de   los   cristianos”.                                     10


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

Profundiza sobre  la  comunión  de  los  santos.  Para  vivir  la   vocación  cristiana:  sacramentos,  carismas  y  caridad     Catequesis  de  los  miércoles.     06  de  noviembre  de  2013.       Queridos  hermanos  y  hermanas,  ¡buenos  días!     El   miércoles   pasado   hablé   de   la   comunión   de   los   santos,   entendida   como   comunión   entre   las   personas   santas,   es   decir   entre   nosotros,   creyentes.   Hoy   quisiera   profundizar  otro  aspecto  de  esta  realidad.     Recordad   que   había   dos   aspectos:   uno   la   comunión   entre   nosotros   (hagamos   comunidad)   y   el   otro   aspecto   es   la   comunión   en   los   bienes   espirituales,   es   decir   la   comunión  de  las  cosas  santas.  Los  dos  aspectos  están  estrechamente  conectados  entre   sí;   de   hecho   la   comunión   entre   los   cristianos   crece   mediante   la   participación   a   los   bienes   espirituales.   En   especial   consideramos:   los   sacramentos,   los   carismas   y   la   caridad  (cf.  Catecismo  de  la  Iglesia  Católica  nn.  949-­‐953).  Nosotros  crecemos  en  unidad,   en   comunión   con   los   Sacramentos,   los   carismas   que   cada   uno   tiene   porque   se   los   ha   dado  el  Espíritu  Santo,  y  la  caridad.     Sacramentos     Antes   que   nada,   la   Comunión   en   los   Sacramentos.   Los   Sacramentos   expresan   y   llevan   a   cabo   una   efectiva   y   profunda   comunión   entre   nosotros,   ya   que   en   ellos   encontramos  a  Cristo  Salvador  y,  a  través  de  Él,  a  nuestros  hermanos  en  la  fe.     Los  Sacramentos  no  son  apariencias,  no  son  ritos,  los  sacramentos  son  la  fuerza   de   Cristo,   está   Jesucristo   en   los   Sacramentos.   Cuando   celebramos   la   Misa,   en   la   Eucaristía,   está   Jesús   vivo,   muy   vivo,   que   nos   reúne,   nos   hace   comunidad,   nos   hace   adorar  al  Padre.     Cada   uno   de   nosotros,   de   hecho,   mediante   el   Bautismo,   la   Confirmación   y   la   Eucaristía,  está  incorporado  a  Cristo  y  unido  a  toda  la  comunidad  de  los  creyentes.     Por  tanto,  si  por  un  lado  está  la  Iglesia  que  “hace”  los  Sacramentos,  por  otro  lado   están   los   Sacramentos   que   “hacen”   a   la   Iglesia,   la   edifican,   generando   nuevos   hijos,   agregándolos  al  pueblo  santo  de  Dios,  consolidando  su  pertenencia.     Cada  encuentro  con  Cristo,  que  en  los  Sacramentos  nos  da  la  salvación,  nos  invita   a  “ir”  y  comunicar  a  los  demás  una  salvación  que  hemos  podido  ver,  tocar,  encontrar,   acoger  y  que  es  verdaderamente  creíble  porque  es  amor.     En   este   sentido,   los   Sacramentos   nos   empujan   a   ser   misioneros   y,   el   compromiso   apostólico   de   llevar   al   Evangelio   en   todos   los   ambientes,   también   en   los   más   hostiles,   constituye   el   fruto   más   auténtico   de   una   asidua   vida   sacramental,   en   cuanto   que   es   participación  en  la  iniciativa  salvífica  de  Dios,  que  quiere  dar  a  todos  la  salvación.     La  gracia  de  los  Sacramentos  alimenta  en  nosotros  una  fe  fuerte  y  gozosa,  una  fe   que   sabe   sorprenderse   de   las   “maravillas”   de   Dios   y   sabe   resistir   a   los   ídolos   del   mundo.   11


Intervenciones del Papa Francisco en Roma Por   esto,   es   importante   tomar   la   Comunión,   importante   que   los   niños   sean   bautizados   pronto,   importante   que   reciban   la   Confirmación.   ¿Por   qué?   Porque   es   la   presencia  de  Jesucristo  en  nosotros,  que  nos  ayuda.     Es   importante,   cuando   nos   sentimos   pecadores,   ir   al   Sacramento   de   la   Reconciliación,  “Pero  Padre,  tengo  miedo,  porque  el  cura  me  reñirá”.  ¡No!  No  te  reñirá   el  cura,  porque  ¿sabes  a  quien  encontrarás  allí,  en  el  Sacramento  de  la  Reconciliación?  A   Jesús,  a  Jesús  que  te  perdona,  es  Jesús  el  que  te  espera  allí,  y  esto  es  un  Sacramento  y   esto  hace  crecer  a  toda  la  Iglesia.     Carismas     Un  segundo  aspecto  de  la  comunión  con  las  cosas  santas  es  la    comunión  de  los   carismas.   El   Espíritu   Santo   dispensa   a   los   fieles   una   multitud   de   dones   y   de   gracias   espirituales;  esta  riqueza  “fantasiosa”  de  los  dones  del  Espíritu  Santo  está  dirigida  a  la   edificación  de  la  Iglesia.     Los   carismas   (es   una   palabra   algo   difícil),   los   carismas   son   los   regalos   que   nos   da   el  Espíritu  Santo,  un  regalo  que  puede  ser  una  manera,  una  habilidad  o  una  posibilidad,   pero   son   regalos   que   da,   pero   nos   los   da,   no   para   que   estén   escondidos,   nos   da   estos   regalos  para  compartirlos  con  los  demás.  Por  tanto  no  se  dan  a  beneficio  de  quien  los   recibe,  sino  para  la  utilidad  del  pueblo  de  Dios.     Si  un  carisma,  sin  embargo,  sirve  para  afirmarse  a  uno  mismo,  existen  dudas  de   que  se  trate  un  auténtico  carisma  o  que  se  esté  viviendo  fielmente.     En   efecto,   ¿qué   son   los   carismas?   Son   gracias   especiales,   dadas   a   algunos   para   hacer   el   bien   a   los   demás.   Son   actitudes,   inspiraciones   e   impulsos   interiores,   que   nacen   en   la   conciencia   y   en   la   experiencia   de   determinadas   personas,   que   están   llamadas   a   ponerlos  al  servicio  de  la  comunidad.     En   particular,   estos   dones   espirituales   benefician   a   la   santidad   de   la   Iglesia   y   a   su   misión.  Todos  estamos  llamados  a  respetarlos  en  nosotros  y  en  los  demás,  a  acogerlos   como  estímulos  útiles  para  una  presencia  y  una  obra  fecunda  de  la  Iglesia.     San   Pablo   advertía:   “No   apaguéis   el   Espíritu”   (1Ts   5,   19).   No   apaguéis   el   Espíritu,   el   Espíritu   que   nos   da   estos   regalos,   estas   habilidades,   estas   virtudes,   estas   cosas   tan   bellas  que  hacen  crecer  a  la  Iglesia.     ¿Cuál   es   nuestra   actitud   frente   a   estos   dones   del   Espíritu   Santo?   ¿Somos   conscientes   de   que   el   Espíritu   de   Dios   es   libre   de   darlos   a   quien   quiere?   ¿Los   consideramos  una  ayuda  espiritual,  a  través  de  la  cual  el  Señor  sostiene  nuestra  fe,  la   refuerza,  y  también  refuerza  nuestra  misión  en  el  mundo?     Caridad     Y   llegamos   al   tercer   aspecto   de   la   comunión   en   las   cosas   santas,   es   decir   la   comunión   de   la   caridad,   la   unidad   entre   nosotros   que   hace   la   caridad,   el   amor.   Los   paganos   que   veían   a   los   primeros   cristianos   decían:   “Pero   estos,   ¡cómo   se   aman!   ¡cómo   se  quieren!  ¡no  se  odian!  ¡No  murmuran  unos  contra  otros!  ¡Es  bueno  esto!  La  caridad   es  el  amor  de  Dios  que  el  Espíritu  Santo  nos  da  en  el  corazón.  

12


Intervenciones del Papa Francisco en Roma Los   carismas   son   importantes   en   la   vida   de   la   comunidad   cristiana,   pero   son   siempre   medios   para   crecer   en   la   caridad,   en   el   amor,   que   San   Pablo   coloca   por   encima   del  resto  de  carismas  (cfr  1  Cor  13,1-­‐13).     Sin   el   amor,   de   hecho,   incluso   los   dones   más   extraordinarios   son   vanos.   “¡Este   hombre  cura  a  la  gente!  Tiene  esta  cualidad,  tiene  esta  virtud”…  Cura  a  la  gente  ¿pero   tiene   amor   en   su   corazón?   ¿Tiene   caridad?   Si   la   tiene:   ¡Adelante!   Si   no   la   tiene:   no   sirve   a  la  Iglesia.     Sin   el   amor   todos   los   dones   no   sirven   a   la   Iglesia   porque   donde   no   hay   amor,   hay   un  vacío.  Un  vacío  que  se  llena  con  el  egoísmo  y  os  pregunto:  si  todos  nosotros  somos   egoístas,  solamente  egoístas  ¿podemos  vivir  en  paz  en  nuestra  comunidad?  ¿Se  puede   vivir   en   paz   si   todos   somos   egoístas?   ¿Se   puede   o   no?   ¡No   se   puede!   Por   eso   es   necesario  el  amor  que  nos  une,  la  caridad.     El   más   pequeño   de   nuestros   gestos   de   amor   tiene   buenos   efectos   en   todos.   Por   tanto,  vivir  la  unidad  de  la  Iglesia,  la  comunión  de  la  caridad,  significa  no  buscar  nuestro   propio   interés,   significa   compartir   los   sufrimientos   y   las   alegrías   de   los   hermanos   (cf.   1   Cor  12,26),  preparados  para  lleva  el  peso  de  los  más  débiles  y  pobres.     Esta  solidaridad  fraterna  no  es  una  figura  retórica,  una  manera  de  decir,  sino  que   es   parte   integrante   de   la   comunión   entre   los   cristianos.   Si   la   vivimos,   somos   en   el   mundo  un  signo,  somos  “sacramento”  del  amor  de  Dios.  Lo  somos  los  unos  por  los  otros   ¡y  lo  somos  por  todos!     No  se  trata  sólo  de  la  pequeña  caridad  que  podemos  ofrecernos  mutuamente,  se   trata   de   algo   más   profundo:   es   una   comunión   que   nos   hace   capaces   de   entrar   en   la   alegría  y  en  el  dolor  de  los  demás  para  hacerlos  nuestros  de  forma  sincera.     A   menudo   estamos   demasiado   secos,   indiferentes,   distantes   y   en   vez   de   transmitir   fraternidad,   transmitimos   mal   humor,   transmitimos   frialdad,   transmitimos   egoísmo.   ¿Con   el   malhumor,   la   frialdad   y   el   egoísmo,   se   puede   hacer   crecer   a   la   Iglesia?   ¿Se  puede  hacer  crecer  toda  la  Iglesia?  ¡No!  ¡Con  el  mal  humor,  la  frialdad  y  el  egoísmo   la  Iglesia  no  crece!  Crece  sólo  con  el  amor,  con  el  amor  que  viene  del  Espíritu  Santo.     El   Señor   nos   invita   a   abrirnos   a   la   comunión   con   Él,   en   los   Sacramentos,   en   los   carismas  y  en  la  caridad,  ¡para  vivir  dignamente  nuestra  vocación  cristiana!     Ahora   me   permito   pediros   un   acto   de   caridad.   Estad   tranquilos   que   no   se   pasa   la   colecta…  Sino  un  acto  de  caridad.  Antes  de  venir  a  la  plaza,  he  ido  a  visitar  a  una  niña  de   un   año   y   medio   que   tiene   una   enfermedad   gravísima.   Su   papá,   su   mamá   rezan,   piden   al   Señor  la  salud  de  esta  bella  niña,  se  llama  Noemí,  ¡sonreía,  pobrecita!  Hagamos  un  acto   de   amor,   no   la   conocemos,   pero   es   una   niña   bautizada,   es   una   de   nosotros,   una   cristiana.  Hagamos  un  acto  de  amor  por  ella.  En  silencio,  pidamos  por  ella  al  Señor,  que   le   dé   la   salud.   En   silencio,   un   minuto,   después   rezaremos   el   Avemaría.   Recemos   a   la   Virgen  por  la  salud  de  Noemí.     Dios  te  salve  María…     ¡Gracias  por  este  acto  de  caridad!           13


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

Dios tiene  debilidad  de  amor  por  los  que  se  han  perdido    

Dios no  sabe  perder  y  siempre  buscará  a  los  alejados     07  de  noviembre  de  2013     La   alegría   de   Dios   es   encontrar   a   la   oveja   perdida,   porque   tiene   una   debilidad   de   amor   por  los  que  se  han  perdido.       Para  comentar  la  parábola  de  la  oveja  perdida  y  de  la  moneda  perdida,  la  actitud   de   los   escribas   y   los   fariseos   que   se   escandalizaban   de   las   cosas   que   Jesús   hacía   y   murmuraban   contra   Él:   Este   hombre   es   un   peligro,   come   con   los   publicanos   y   los   pecadores,   ofende   a   Dios,   profana   el   ministerio   del   profeta...   para   acercarse   a   esta   gente.   A   esta   hipocresía   murmuradora,   Jesús   responde   con   una   palabra:   A   la   murmuración  Él  responde  con  una  palabra  alegre.  Cuatro  veces  en  este  pequeño  pasaje,   aparece   la   palabra   alegría   o   felicidad:   tres   veces   alegría   y   una   felicidad.   Este   es   el   mensaje   más   profundo   de   esto:   la   alegría   de   Dios,   que   es   un   Dios   al   que   no   le   gusta   perder,  no  es  un  buen  perdedor  y  por  esto,  no  pierde,  sale  de  sí  y  va,  busca.  Es  un  Dios   que  busca:  busca  a  todos  aquellos  que  están  lejos  de  Él.  Como  el  pastor,  que  va  a  buscar   a  la  oveja  perdida.  Así,  el  trabajo  de  Dios  es  ir  a  buscar  para  invitar  a  la  fiesta  a  todos,   buenos  y  malos.     Él  (Dios)  no  tolera  perder  a  uno  de  los  suyos.  Pero  esta  será  también  la  oración  de   Jesús,   en   el   Jueves   Santo:   'Padre,   que   no   se   pierda   ninguno   de   los   que   Tú   me   has   dado'.   Es   un   Dios   que   camina   para   buscarnos   y   tiene   una   cierta   debilidad   de   amor   por   los   que   están   más   alejados,   que   se   han   perdido...   Va   y   los   busca.   ¿Y   cómo   busca?   Busca   hasta   el   final,   como   estos   pastores   que   van   en   la   oscuridad,   buscando,   hasta   que   la   encuentra;   o   como  la  mujer,  que  cuando  pierde  la  moneda  enciende  la  lámpara,  barre  la  casa  y  busca   con  cuidado.  Así  busca  Dios.  'Pero  este  hijo  no  lo  pierdo,  eso  mío!  Y  no  quiero  perderlo'.   Pero  este  es  nuestro  Padre:  siempre  nos  busca.     Y  cuando  Dios  encuentra  la  oveja  y  la  lleva  de  nuevo  al  redil  junto  a  las  otras,  en   ese   momento   nadie   debe   decir:   tú   eres   la   perdida,   sino   tú   eres   una   de   nosotros,   porque   le  da  de  nuevo  toda  la  dignidad.     La   alegría   de   Dios   no   es   la   muerte   del   pecador,   sino   su   vida:   es   la   alegría.   ¡Que   lejos  estaba  esta  gente  que  murmuraba  contra  Jesús,  que  lejos  del  corazón  de  Dios!  No   lo  conocían.  Creían  que  ser  religiosos,  que  ser  personas  buenas  fuese  ir  siempre  bien,   también  educados  y  muchas  veces  fingir  ser  educados,  ¿no?  Esta  es  la  hipocresía  de  la   murmuración.   Sin   embargo,   la   alegría   del   Padre   Dios   es   la   del   amor:   nos   ama.   '¡Pero   yo   soy  un  pecador,  he  hecho  esto,  esto,  esto...!'  'Pero  yo  te  amo  igual  y  voy  a  buscarte  y  te   llevo  a  casa.  Este  es  nuestro  Padre.               14


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

La corrupción  quita  la  dignidad'    

Rezar por  los  hijos  que  reciben  'pan  sucio'  de  sus  padres,  o  sea  bienes   ganados  con  el  soborno  y  la  corrupción     08  de  noviembre  de  2013         Cuando   nosotros   pensamos   en   nuestros   enemigos,   realmente   pensamos   antes   en   el  demonio,  porque  es  precisamente  el  que  nos  hace  mal.  La  atmósfera,  el  estilo  de  vida   gusta  mucho  al  demonio  y  esta  mundanidad:  vivir  según  los  valores  -­‐entre  comillas-­‐  del   mundo.  Y  este  administrador  es  un  ejemplo  de  mundanidad.  Alguno  de  vosotros  podría   decir:   '¡pero,   este   hombre   ha   hecho   lo   que   hacen   todos!   ¡Pero   todos,   no!   Algunos   administradores,   administraciones   de   empresas,   administradores   públicos,   algunos   administradores   de   gobierno...   Quizá   no   son   muchos.   Pero   es   un   poco   esa   actitud   del   camino  más  corto,  más  cómodo  para  ganarse  la  vida.     En  la  parábola  del  Evangelio,  el  patrón  alaba  al  administrador  deshonesto  por  su   'astucia'.   Esta   es   una   alabanza   al   'soborno'.   Y   la   costumbre   del   soborno   es   una   costumbre  mundana  y  fuertemente  pecadora.  Es  una  costumbre  que  no  viene  de  Dios:   ¡Dios   nos   ha   pedido   llevar   el   pan   a   casa   con   nuestro   trabajo   honesto!   Y   este   hombre,   administrador,   lo   llevaba,   pero   ¿cómo?   ¡Daba   de   comer   a   sus   hijos   pan   sucio!   Y   sus   hijos,   quizá   educados   en   colegios   caros,   quizá   crecidos   en   ambientes   cultos,   habían   recibido   de   su   padre   suciedad   como   comida,   porque   su   padre,   llevando   pan   sucio   a   casa,   ¡había   perdido   la   dignidad!   ¡Y   esto   es   un   pecado   grave!   Porque   se   comienza   quizá   con  un  pequeño  soborno,  ¡pero  es  como  la  droga!.     La   costumbre   del   soborno   se   convierte   en   dependencia.   Pero   si   hay   un   'astucia   mundana'  hay  también  una  'astucia  cristiana,  de  hacer  las  cosas  un  poco  esbeltas...  no   con  el  espíritu  del  mundo',  pero  honestamente.  Es  esto  lo  que  dice  Jesús  cuando  invita  a   ser   astutos   como   las   serpientes   y   sencillos   como   las   palomas:   poner   juntas   estas   dos   dimensiones  es  una  gracia  del  Espíritu  Santo,  un  don  que  debemos  pedir.     Para   finalizar,   uizá   hoy   nos   hará   bien   a   todos   nosotros   rezar   por   tantos   niños   y   jóvenes  que  reciben  de  sus  padres  pan  sucio:  también  estos  están  hambrientos,  ¡están   hambrientos  de  dignidad!  Rezar  para  que  el  Señor  cambie  el  corazón  de  estos  devotos   del   dios   soborno   y   se   den   cuenta   que   la   dignidad   viene   del   trabajo   digno,   del   trabajo   honesto,   del   trabajo   de   cada   día   y   no   de   esos   caminos   más   fáciles   que   al   final   te   lo   quitan  todo.  Y  después  terminar  como  ese  otro  del  Evangelio  que  tenía  graneros,  tantos   silos   llenos   y   no   sabía   qué   hacer:   'Esta   noche   deberás   morir',   ha   dicho   el   Señor.   Esta   pobre   gente   que   ha   perdido   la   dignidad   por   la   práctica   del   soborno   solamente   lleva   consigo  no  el  dinero  que  ha  ganado,  ¡sino  la  falta  de  dignidad!  ¡Rezamos  por  ellos!".             15


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

La relación  de  Dios  con  cada  uno  es  más  fuerte  que  la   muerte    

La vida  que  Dios  nos  prepara  no  es  un  simple  embellecimiento  de  la   actual:  esa  supera  nuestra  imaginación,  porque  Dios  nos  asombra   continuamente     10  de  noviembre  de  2013         Queridos  hermanos  y  hermanas,  ¡buenos  días!     El  evangelio  de  este  domingo  nos  presenta  a  Jesús  que  se  enfrenta  a  los  saduceos,   quienes  negaban  la  resurrección.  Y  es  justamente  sobre  este  tema  que  ellos  interrogan   a  Jesús,  para  ponerlo  en  dificultad  y  ridicularizar  la  fe  en  la  resurrección  de  los  muertos.   Parten  de  un  caso  imaginario:  'Una  mujer  tuvo  siete  maridos,  muerto  uno  después  del   otro',  y  le  preguntan  a  Jesús:  'De  quién  será  esposa  esta  mujer  después  de  su  muerte?'.     Jesús   siempre   manso   y   paciente   les   indica   como   primera   cosa,   que   la   vida   después   de   la   muerte   no   tiene   los   mismos   parámetros   de   aquella   terrena.   La   vida   eterna   es   otra   vida,   en   otra   dimensión,   en   la   cual   entre   otras   cosas   no   existirá   más   el   matrimonio,  que  está  relacionado  a  nuestra  existencia  en  este  mundo.  Los  resucitados  -­‐ dice   Jesús-­‐   serán   como   los   ángeles   y   vivirán   en   un   estado   diverso   que   ahora   no   podemos  sentir  ni  imaginar.  Y  así  lo  Jesús  explica.       Pero   después,   por   así   decir,   pasa   al   contraataque.   Y   lo   hace   citando   la   sagrada   escritura,   con   una   simplicidad   y   una   originalidad   que   nos   dejan   llenos   de   amor   hacia   nuestro  Maestro,  ¡el  único  Maestro!     La  prueba  de  la  resurrección,  Jesús  la  encuentra  en  el  episodio  de  Moisés  y  de  la   zarza   ardiente,   allí   en   donde   Dios   se   revela   como   el   Dios   de   Abraham,   de   Isaac   y   de   Jacob.  El  nombre  de  Dios  está  unido  a  los  nombres  de  los  hombres  y  de  las  mujeres  con   los   cuales   Él   se   relaciona,   y   este   nexo   es   más   fuerte   que   la   muerte.   Y   nosotros   podemos   decir  esto  de  la  relación  de  Dios  con  nosotros.  Él  es  nuestro  Dios;  Él  es  el  Dios  de  cada   uno   de   nosotros;   como   si   Él   llevara   nuestro   nombre,   le   gusta   decirlo,   y   esta   es   la   Alianza.     He  aquí  por  qué  Jesús  afirma:  'Dios  no  es  de  los  muertos  pero  de  los  vivos,  para   que  todos  vivan  en  Él”.  Esta  es  una  ligación  definitiva;  la  alianza  fundamental  es  aquella   con  Jesús;  Él  mismo  es  la  Alianza,  Él  mismo  es  la  Vida  y  la  Resurrección,  porque  con  su   amor  crucificado  ha  vencido  la  muerte.     En  Jesús,  Dios  nos  da  la  vida  eterna,  nos  la  da  a  todos,  y  todos  gracias  a  Él  tienen   la  esperanza  de  una  vida  aún  más  verdadera  que  la  actual.     La  vida  que  Dios  nos  prepara  no  es  un  simple  embellecimiento  de  la  actual:  esa   supera   nuestra   imaginación,   porque   Dios   nos   asombra   continuamente   con   su   amor   y   con  su  misericordia.     Por  lo  tanto  sucederá  lo  contrario  de  lo  que  esperaban  los  saduceos.  No  es  esta  la   vida   que   será   referencia   de   la   eternidad,   a   la   otra   vida   que   nos   espera;   pero   es   la   eternidad,  es  esa  la  vida  que  ilumina  y  da  esperanza  a  la  vida  terrena  de  cada  uno  de   16


Intervenciones del Papa Francisco en Roma nosotros. Si  miramos  solamente  con  mirada  humana  somos  llevados  a  decir:  el  camino   del  hombre  va  de  la  vida  hacia  la  muerte,  eso  se  ve;  pero  eso  es  solamente  si  lo  miramos   con  ojos  humanos.     Jesús   invierte   esta   perspectiva   y   afirma   que   nuestra   peregrinación   va   de   la   muerte  hacia  la  vida:  la  vida  plena;  nosotros  estamos  en  camino,  en  peregrinación  hacia   la  vida  plena  y  esa  vida  plena  nos  ilumina  en  nuestro  camino.  Por  lo  tanto  la  muerte  se   queda  detrás  de  nuestras  espaldas,  no  delante  de  nosotros.     Delante   de   nosotros   está   el   Dios   de   los   vivos,   el   Dios   de   la   Alianza,   el   Dios   que   lleva  mi  nombre,  nuestro  nombre,  como  Él  dijo,  yo  soy  el  Dios  de  Abraham,  de  Isaac  y   de  Jacob,  y  también  en  Dios  con  mi  nombre,  con  tu  nombre,  con  tu  nombre  con  nuestro   nombre.  El  Dios  de  los  vivos.     Está  la  definitiva  derrota  del  pecado  y  de  la  muerte,  el  inicio  de  un  nuevo  tiempo   de  alegría  y  de  luz  sin  fin.  Pero  ya  en  esta  tierra,  en  la  oración,  en  los  sacramentos,  en  la   fraternidad,  nosotros  encontramos  a  Jesús  y  su  amor,  y  así  podemos  pregustar  algo  de   la  vida  de  la  resurrección.     La  experiencia  que  hacemos  de  su  amor  y  de  su  fidelidad  enciende  como  un  fuego   en  nuestro  corazón  y  aumenta  nuestra  fe  en  la  resurrección.  De  hecho,  si  Dios  es  fiel  y   nos   ama,   no   puede   hacerlo   en   un   tiempo   limitado,   la   fidelidad   es   eterna,   no   puede   cambiar,  el  amor  de  Dios  es  eterno  y  no  puede  cambiar,  no  es  en  un  tiempo  limitado,  es   para   siempre,   hacia   adelante.   Él   es   fiel   para   siempre   y   Él   nos   espera   a   cada   uno   de   nosotros  con  esta  fidelidad  eterna.                                                     17


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

No es  lícito  robarle  al  Estado  para  ser  benefactor  de  la   Iglesia    

Reconocernos pecadores.  Ser  corruptos  nunca.  Denuncia  el  escándalo  de   la  'doble  vida'  de  algunos  cristianos     11  de  noviembre  de  2013         Jesús   no   se   cansa   de   perdonar   y   nos   aconseja   hacer   lo   mismo.   Perdonar   al   hermano  arrepentido,  de  la  que  habla  el  Evangelio  de  hoy.  Cuando  Jesús  nos  dice  que   perdonemos   siete   veces   al   día   hace   un   retrato   de   sí   mismo.   Jesús   perdona,   pero   en   este   relato  del  Evangelio  dice  también:  'Ay  de  los  que  escandalizan'.  No  habla  de  pecado  sino   de  escándalo,  que  es  otra  cosa.  Y  añade  que  es  mejor  para  él  que  se  le  ponga  al  cuello   una   rueda   de   molino   y   se   le   eche   al   mar   antes   que   escandalizar   a   uno   de   estos   pequeños.     ¿Qué  diferencia  hay  entre  pecar  y  escandalizar?  La  diferencia  es  que  quien  peca  y   se   arrepiente,   pide   perdón,   se   siente   débil,   se   siente   hijo   de   Dios,   se   humilla   y   pide   la   salvación   a   Jesús.   Pero   ¿el   qué   escandaliza?,   ¿qué   es   lo   que   escandaliza?   Que   no   se   arrepiente.  Continua  pecando,  pero  disimula  ser  cristiano:  la  doble  vida.  Y  la  doble  vida   de  un  cristiano  hace  mucho  daño.  ‘¡Pero  si  yo  soy  un  benefactor  de  la  Iglesia!  Me  meto   la   mano   en   el   bolsillo   y   doy   limosna   a   la   Iglesia’.   Pero   con   la   otra   mano,   roba:   al   Estado,   a   los   pobres…   Roba.   Es   un   injusto.   Esta   es   la   doble   vida.   Y   esto   merece,   dice   Jesús,   no   lo   digo  yo,  que  le  pongan  al  cuello  una  rueda  de  molino  y  sea  echado  al  mar.  No  habla  de   perdón  aquí.     Y  esto  porque  esta  persona  engaña  y  donde  está  el  engaño,  no  está  el  Espíritu  de   Dios.   Esta   es   la   diferencia   entre   pecador   y   corrupto.   Quien   lleva   una   doble,   es   un   corrupto.  Distinto  es  quien  peca  y  quisiera  no  pecar,  pero  es  débil  y  va  al  Señor  y  le  pide   perdón:  ¡A  este  el  Señor  le  quiere  mucho!  Lo  acompaña,  está  con  él.     Debemos   reconocernos   pecadores,   sí,   todos.   Todos   lo   somos.   Corruptos   no.   El   corrupto   está   fijo   en   un   estado   de   suficiencia,   no   sabe   lo   que   es   la   humildad.   Jesús,   a   estos  corruptos,  les  decía:  ‘La  belleza  de  ser  sepulcros  blanqueados’,  que  parecen  bellos   por   fuera,   pero   por   dentro   están   llenos   de   huesos   muertos   y   de   putrefacción.   Y   un   cristiano   que   alardea   de   ser   cristiano,   pero   no   hace   vida   de   cristiano,   es   uno   de   estos   corruptos   […]   Todos   conocemos   a   alguien   que   está   en   esta   situación   y   ¡cuánto   mal   hacen  a  la  Iglesia!  Cristianos  corruptos,  sacerdotes  corruptos…  ¿Cuánto  mal  hacen  a  la   Iglesia!   Porque   no   viven   en   el   espíritu   del   Evangelio,   sino   en   el   espíritu   de   la   mundanidad.     San   Pablo   lo   dice   claramente   en   la   Carta   a   los   cristianos   de   Roma:   'No   os   conforméis   a   este   mundo.   Incluso   el   texto   original   es   más   fuerte,   porque   afirma   'no   entréis   en   el   esquema   de   este   mundo,   en   los   parámetros   de   este   mundo.   Esquemas   que   son  mundanidad  que  te  lleva  a  la  doble  vida.     Una   putrefacción   barnizada:   esta   es   la   vida   del   corrupto.   Y   Jesús,   sencillamente,   no  llamaba  ‘pecadores’  a  estos,  sino  ‘hipócritas’.   18


Intervenciones del Papa Francisco en Roma Y  qué  bello  lo  otro  ¿no?  Si  peca  contra  ti  siete  veces  y  las  siete  veces  te  dice:  ‘Me   he  arrepentido,  soy  un  pecador’,  tú  le  perdonarás.  Es  lo  que  Él  hace  con  los  pecadores.   Él  no  se  cansa  de  perdonar,  solo  con  la  condición  de  no  querer  llevar  esta  doble  vida,  de   ir  hacia  Él  arrepentidos:  ‘¡Perdóname,  Señor,  soy  un  pecador!’.  ‘Pero  sigue  adelante:  yo   lo   sé’.   Así   es   el   Señor.   Pidamos   hoy   la   gracia   al   Espíritu   Santo   que   huye   de   todo   engaño,   pidamos   la   gracia   de   reconocernos   pecadores:   somos   pecadores.   Pecadores,   sí.   Corruptos,  no.  

                                                19


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

Cuando Dios  nos  reprende  no  es  una  bofetada,     sino  una  caricia  

Confiémonos en  las  manos  de  Dios,  como  un  niño  se  confía  en  las  manos   de  su  papá     12  de  noviembre  de  2013       Dios  ha  creado  el  hombre  para  la  incorruptibilidad,  pero  por  la  envidia  del  diablo   ha   entrado   la   muerte   en   el   mundo.   La   envidia   del   diablo   ha   hecho   posible   que   comenzase  esta  guerra,  este  camino  que  termina  con  la  muerte.  Esta  última,  ha  entrado   en   el   mundo   y   la   experimentan   aquellos   que   le   pertenecen.   Es   una   experiencia   que   hacemos  todos:     Todos   tenemos   que   pasar   por   la   muerte,   pero   una   cosa   es   pasar   por   esta   experiencia  con  una  pertenencia  al  diablo  y  otra  cosa  es  pasar  por  esta  experiencia  de   la   mano   de   Dios.   Y   a   mí   me   gusta   escuchar   esto:   ‘Estamos   en   las   manos   de   Dios   desde   el   principio’.   La   Biblia   no   explica   la   Creación,   usando   una   imagen   hermosa:   Dios,   con   sus  manos  nos  hace  del  barro,  de  la  tierra,  a  su  imagen  y  semejanza.  Son  las  manos  de   Dios   las   que   nos   han   creado:   el   Dios   artesano.   Como   un   artesano   nos   ha   hecho.   Estas   manos  del  Señor…  Las  manos  de  Dios,  que  no  nos  abandonan.     La   Biblia   narra   cómo   el   Señor   le   dice   a   su   pueblo:   'Yo   camino   contigo,   como   un   papá   con   su   hijo,   llevándolo   de   la   mano'.   Son   las   manos   de   Dios   las   que   nos   acompañan   en  el  camino.     Nuestro   Padre,   como   un   Padre   con   su   hijo,   nos   enseña   a   caminar.   Nos   enseña   a   ir   por  el  camino  de  la  vida  y  de  la  salvación.  Son  las  manos  de  Dios  las  que  nos  acarician   en   los   momentos   de   dolor,   nos   consuelan.   ¡Es   nuestro   Padre   el   que   nos   acaricia!   Nos   quiere  mucho.  Y  también  en  estas  caricias,  muchas  veces,  está  el  perdón.  Una  cosa  que   me   ayuda   es   pensar   esto.   Jesús,   Dios,   ha   traído   consigo   sus   llagas:   se   las   hace   ver   al   Padre.  Este  es  el  precio:  ¡Las  manos  de  Dios  son  manos  llagadas  por  amor!  Y  esto  nos   consuela  mucho.     Muchas   veces   escuchamos   decir   a   las   personas   que   no   saben   en   quien   confiar:   '¡Confíate   en   las   manos   de   Dios!'.   Esto   es   bello,   porque   allí   estamos   seguros:   es   la   máxima  seguridad,  porque  es  la  seguridad  de  nuestro  Padre  que  nos  quiere  mucho.  Las   manos  de  Dios  también  nos  curan  de  nuestras  enfermedades  espirituales.     Pensemos  en  las  manos  de  Jesús,  cuando  tocaba  a  los  enfermos  y  los  curaba…  son   las   manos   de   Dios:   ¡Nos   curan!   ¡No   me   imagino   a   Dios   dándonos   una   bofetada!   Reprendiéndonos   sí   me   lo   imagino,   porque   lo   hace.   Pero   nunca,   nunca   nos   hiere.   ¡Nunca!  Nos  acaricia.     También   cuando   nos   reprende   lo   hace   con   una   caricia,   porque   es   Padre.   ‘Las   almas   de   los   justos   están   en   las   manos   de   Dios’.   Pensemos   en   las   manos   de   Dios,   que   nos  ha  creado  como  un  artesano,  que  nos  ha  dado  la  salud  eterna.  Son  manos  llagadas  y   nos   acompañan   en   el   camino   de   la   vida.   Confiémonos   en   las   manos   de   Dios,   como   un   niño  se  confía  en  las  manos  de  su  papá.  ¡Esas  son  manos  seguras!.     20


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

El sacramento  del  Bautismo:  la  'puerta'  de  la  fe  y  la  fuente   de  la  vida  cristiana     Catequesis  miércoles  13  de  Noviembre       Queridos  hermanos  y  hermanas,  ¡buenos  días!     En  el  Credo,  a  través  del  cual  todos  los  domingos  hacemos  nuestra  profesión  de   fe,   nosotros   afirmamos:   “Creo   en   un   solo   bautismo   por   el   perdón   de   los   pecados”.   Se   trata  de  la  única  referencia  explícita  a  un  Sacramento  en  el  interior  del  Credo.  Solo  se   habla   del   Bautismo   allí.   En   efecto   el   Bautismo   es   la   “puerta”   de   la   fe   y   de   la   vida   cristiana.   Jesús   Resucitado   dejó   a   los   Apóstoles   esta   consigna:   “Entonces   les   dijo:   «Id   por   todo   el   mundo,   anunciando   la   Buena   Noticia   a   toda   la   creación.   El   que   crea   y   se   bautice,  se  salvará”  (Mc  16,  15-­‐16)  La  misión  de  la  Iglesia  es  evangelizar  y  perdonar  los   pecados   a   través   del   sacramento   bautismal.   Pero   volvamos   a   las   palabras   del   Credo.   La   expresión  se  puede  dividir  en  tres  puntos:  “creo”,  “un  solo  bautismo”,  “para  la  remisión   de  los  pecados”.   1.   «Creo».   ¿Qué   quiere   decir   esto?   Es   un   término   solemne   que   indica   la   gran   importancia  del  objeto,  es  decir  del  Bautismo.  En  efecto,  pronunciando  estas  palabras   nosotros   afirmamos   nuestra   verdadera   identidad   de   hijos   de   Dios.   El   Bautismo   es,   en   un   cierto   sentido,   el   documento   de   identidad   del   cristiano,   su   acta   de   nacimiento.   El   acta   de   nacimiento   a   la   Iglesia.   Todos   vosotros   sabéis   qué   día   nacisteis   ¿verdad?   Celebráis   el   cumpleaños,   todos,   todos   nosotros   celebramos   el   cumpleaños.   Os   haré   una   pregunta  que  ya  os  hice  en  otra  ocasión  ¿Quién  de  vosotros  se  acuerda  de  la  fecha  en   que  fue  bautizado?  Levantad  la  mano  ¿quién  de  vosotros?  Son  pocos,  ¡eh!  ¡No  muchos!   Y   no   les   pregunto   a   los   obispos   para   no   pasar   vergüenza…   ¡Son   pocos!   Hagamos   una   cosa,   hoy,   cuando   volváis   a   casa,   preguntad   en   que   día   fuisteis   bautizados,   investigadlo.   Este   será   vuestro   segundo   cumpleaños.   El   primero   es   el   cumpleaños   a   la   vida   y   este   será  vuestro  cumpleaños  a  la  Iglesia.  El  día  del  nacimiento  en  la  Iglesia  ¿Lo  haréis?  Es   una  tarea  para  hacer  en  casa.  Buscar  el  día  en  el  que  nacisteis.  Y  darle  gracias  al  Señor   porque   nos   ha   abierto   la   puerta   de   la   Iglesia,   el   día   en   el   que   fuimos   bautizados.   ¡Hagámoslo  hoy!     Al   mismo   tiempo,   al   Bautismo   está   ligada   nuestra   fe   en   la   remisión   de   los   pecados.   El   Sacramento   de   la   Penitencia   o   Confesión   es,   de   hecho,   como   un   segundo   “bautismo”,   que   recuerda   siempre   el   primero   para   consolidarlo   y   renovarlo.   En   este   sentido,  el  día  de  nuestro  Bautismo  es  el  punto  de  partida  de  un  camino,  de  un  camino   bellísimo,   de   un   camino   hacia   Dios,   que   dura   toda   la   vida,   un   camino   de   conversión   y   que  se  sostiene  continuamente  por  el  Sacramento  de  la  Penitencia.  Pensad  esto:  cuando   nosotros   vamos   a   confesarnos   de   nuestras   debilidades,   de   nuestros   pecados,   vamos   a   pedirle  perdón  a  Jesús  pero  también  a  renovar  este  bautismo  con  este  perdón.  ¡Esto  es   bello!   ¡Es   como   celebrar,   en   cada   confesión,   el   día   de   nuestro   bautismo!   Así,   la   Confesión   no   supone   sentarse   en   un   sala   de   tortura.   ¡Es   una   fiesta,   una   fiesta   para   celebrar  el  día  del  Bautismo!  ¡La  Confesión  es  para  los  bautizados!  ¡Para  tener  limpio  el   vestido  blanco  de  nuestra  dignidad  cristiana!   21


Intervenciones del Papa Francisco en Roma 2. Segundo  elemento:  «un  solo  bautismo».  Esta  expresión  recuerda  aquella  de  san  Pablo   “hay   un   solo   Señor,   una   sola   fe,   un   solo   bautismo”   (Ef   4,5).   La   palabra   “bautismo”   significa   literalmente   “inmersión”,   y,   de   hecho,   este   Sacramento   constituye   una   verdadera  inmersión  espiritual…  ¿Dónde?  ¿En  la  piscina?  ¡No!  En  la  muerte  de  Cristo.  El   Bautismo  es  exactamente  una  inmersión  espiritual  en  la  muerte  de  Cristo  de  la  cual  se   resurge   con   Él   como   nuevas   criaturas   (cfr.   Rm   6,4).   Se   trata   de   una   baño   de   regeneración   y   de   iluminación.   Regeneración   porque   se   realiza   este   nacimiento   del   agua  y  del  Espíritu  sin  el  cual  nadie  puede  entrar  en  el  Reino  de  los  Cielos  (cfr.  Jn  3,5).   Iluminación   porque,   a   través   del   Bautismo,   la   persona   humana   se   colma   de   la   gracia   de   Cristo,  “luz  verdadera  que  ilumina  a  todo  hombre”  (Jn  1,9)  y  destruye  las  tinieblas  del   pecado.   Por   esto   en   la   ceremonia   del   Bautismo   a   los   padres   se   les   entrega   un   cirio   encendido   para   simbolizar   esta   iluminación.   El   Bautismo   nos   ilumina   desde   dentro   con   la  luz  de  Jesús.  Por  este  don,  el  bautizado  está  llamado  a  convertirse  él  mismo  en  “luz”   para  los  hermanos,  especialmente  para  los  que  están  en  las  tinieblas  y  no  ven  la  luz  en   el  horizonte  de  sus  vidas.     Probemos  a  preguntarnos:  el  Bautismo,  para  mí,  ¿es  un  hecho  del  pasado,  de  ese   día  que  vosotros  hoy  buscareis  en  casa  para  saber  cuál  es,  o  una  realidad  viva,  que  tiene   que  ver  con  mi  presente,  en  todo  momento?  ¿Te  sientes  fuerte,  con  la  fuerza  que  te  da   Cristo,   con   su   Sangre,   con   su   Resurrección?   ¿Tú   te   sientes   fuerte?   O   ¿te   sientes   débil?   ¿Sin  fuerzas?  El  Bautismo  da  fuerzas.  Con  el  Bautismo,  ¿te  sientes  un  poco  iluminado,   iluminada  con  la  luz  que  viene  de  Cristo?  ¿eres  un  hombre  o  una  mujer  de  luz?  O  ¿eres   un  hombre,  una  mujer  oscuros,  sin  la  luz  de  Jesús?  Pensad  en  esto.  Tomad  la  gracia  del   Bautismo,  que  es  un  regalo,  es  convertirse  en  luz,  luz  para  todos.   3.   Finalmente,   un   breve   apunte   sobre   el   tercer   elemento:   «para   la   remisión   de   los   pecados».  Recordad  esto:  profeso  un  solo  bautismo,  para  el  perdón  de  los  pecados.  En   el  sacramento  del  Bautismo  se  perdonan  todos  los  pecados,  el  pecado  original  y  todos   los  pecados  personales,  como  también  todas  las  penas  del  pecado.  Con  el  Bautismo  se   abre  la  puerta  a  una  efectiva  novedad  de  vida  que  no  está  oprimida  por  el  peso  de  un   pasado   negativo,   sino   que   participa   ya   de   la   belleza   y   de   la   bondad   del   Reino   de   los   cielos.  Se  trata  de  una  intervención  potente  de  la  misericordia  de  Dios  en  nuestra  vida,   para  salvarnos.  Pero  esta  intervención  salvífica  no  quita  a  nuestra  naturaleza  humana   su   debilidad;   todos   somos   débiles   y   todos   somos   pecadores   ¡No   nos   quita   la   responsabilidad   de   pedir   perdón   cada   vez   que   nos   equivocamos!   Y   esto   es   hermoso:   yo   no   me   puedo   bautizar   dos   veces,   tres   veces,   cuatro   veces,   pero   sí   puedo   ir   a   la   confesión.  Y,  cada  vez  que  me  confieso,  renuevo  la  gracia  del  bautismo,  es  como  si  yo   hiciera  un  segundo  bautismo.  El  Señor  Jesús,  que  es  tan  bueno,  que  nunca  se  cansa  de   perdonarnos,  me  perdona.  Recordadlo  bien,  el  bautismo  nos  abre  la  puerta  de  la  Iglesia;   buscad   la   fecha   de   bautismo.   Pero,   incluso   cuando   la   puerta   se   cierra   un   poco,   por   nuestras   debilidades   y   nuestros   pecados,   la   confesión   la   vuelve   a   abrir,   porque   la   confesión   es   como   un   segundo   bautismo,   que   nos   perdona   todo   y   nos   ilumina,   para   seguir   adelante   con   la   luz   del   Señor.   Vayamos   así   adelante,   alegres,   porque   la   vida   se   debe  vivir  con  la  alegría  de  Jesucristo.  Y  esto  es  una  gracia  del  Señor.  Gracias.       22


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

La curiosidad  mundana  nos  aleja  de  la  sabiduría  de  Dios    

Sobre los  presuntos  videntes  que  reciben  cartas  de  la  Virgen.  María  no   es  una  oficina  de  correos   14  de  noviembre  de  2013     Comentando   la   primera   lectura   del   día   de   hoy,   del   Libro   de   la   Sabiduría:   'El   estado   de   ánimo   del   hombre   y   de   la   mujer   espiritual',   del   verdadero   cristiano   y   de   la   verdad   cristiana   vive   en   la   sabiduría   del   Espíritu   Santo.   Y   esta   sabiduría   le   lleva   adelante  con  este  espíritu  inteligente,  santo,  único  y  múltiple,  sutil,  ágil.     Esto  es  caminar  en  la  vida  con  este  espíritu:  el  Espíritu  de  Dios,  que  nos  ayuda  a   juzgar,   a   tomar   decisiones   según   el   corazón   de   Dios.   Y   este   espíritu   nos   da   paz,   ¡siempre!   Es   el   espíritu   de   paz,   el   espíritu   de   amor,   es   espíritu   de   fraternidad.   Y   la   santidad  es  precisamente  esto.  Lo  que  Dios  le  pide  a  Abraham,  'Camina  en  mi  presencia   y  sé  intachable',  es  esto:  esta  paz.  Ir  bajo  el  movimiento  del  Espíritu  de  Dios  y  de  esta   sabiduría.   Y   ese   hombre   y   esa   mujer   que   caminan   así,   se   puede   decir   que   son   un   hombre   y   una   mujer   sabios.   Un   hombre   sabio   y   una   mujer   sabia,   porque   se   mueven   bajo  la  movimiento  de  la  paciencia  de  Dios.     En  el  Evangelio  nos  encontramos  delante  de  otro  espíritu,  contrario  a  este  de  la   sabiduría   de   Dios:   el   espíritu   de   curiosidad.   Es   cuando   nosotros   queremos   apropiarnos   de   los   proyectos   de   Dios,   del   futuro,   de   las   cosas;   conocer   todo,   tener   todo   en   la   mano...   Los  fariseos  preguntaron  a  Jesús:  '¿cuándo  vendrá  el  Reino  de  Dios?'  ¡Curiosos!  Querían   conocer   la   fecha,   el   día...   El   espíritu   de   curiosidad   nos   aleja   de   la   sabiduría,   porque   solamente  interesan  los  detalles,  las  noticias,  las  pequeñas  noticias  de  cada  día.  ¿Y  cómo   se  hará  esto?  Y  el  cómo:  ¡es  el  espíritu  del  cómo!  Y  el  espíritu  de  la  curiosidad  no  es  un   buen  espíritu:  es  el  espíritu  de  la  dispersión,  de  alejarse  de    Dios,  el  espíritu  de  hablar   demasiado.   Y   Jesús   también   va   a   decirnos   una   cosa   interesante:   este   espíritu   de   curiosidad,  que  es  mundano,  nos  lleva  a  la  confusión.     La  curiosidad  nos  empuja  a  querer  sentir  que  el  Señor  está  aquí  o  allá,  o  nos  hace   decir:   'Pero   yo   conozco   un   vidente,   una   vidente,   que   recibe   cartas   de   la   Virgen,   mensajes  de  la  Virgen.  Pero  mira,  la  Virgen  es  madre  ¡eh!  y  nos  ama  a  todos  nosotros.   Pero   no   es   un   jefe   de   correos,   para   enviar   mensajes   todos   los   días.   Por   ello,   estas   novedades  nos  alejan  del  Espíritu  Santo,  alejan  de  la  paz  y  de  la  sabiduría,  de  la  gloria   de  Dios,  de  la  belleza  de  Dios.     Porque  Jesús  dice  que  el  Reino  de  Dios  no  es  para  llamar  la  atención:  es  para  la   sabiduría.   ¡El   Reino   de   Dios   está   en   medio   de   vosotros!,   dice   Jesús:   es   esta   acción   del   Espíritu  Santo,  que  nos  da  la  sabiduría,  que  nos  da  la  paz.  El  Reino  de  Dios  no  viene  en   la   confusión,   como   Dios   habló   al   profeta   Elías   en   el   viento,   en   la   tormenta,   sino   que   habló  en  la  suave  brisa,  la  brisa  de  la  sabiduría.     Santa   Teresa   del   Niño   Jesús   decía   que   ella   se   paraba   siempre   delante   del   espíritu   de  curiosidad.  Cuando  hablaba  con  otra  hermana  y  esta  hermana  contaba  una  historia,   algo   de   la   familia,   de   la   frente,   algunas   veces   pasaba   a   otro   argumento   y   ella   quería   conocer  el  final  de  la  historia.     23


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

Anuncia la  Palabra  en  toda  ocasión,  oportuna  y  no    

El santo  padre  ordena  obispo  a  Fernando  Vérgez  Álzaga  Legionarios  de   Cristo,  nuevo  secretario  general  del  Gobierno  del  Estado  de  la  Ciudad  del   Vaticano     15  de  noviembre  de  2013       Para   perpetuar   el   ministerio   apostólico,   los   doce   se   rodearon   de   colaboradores   trasmitiéndoles   con   la   imposición   de   las   manos   el   don   del   Espíritu   recibido   de   Cristo   que  concede  la  plenitud  del  sacramento  del  orden.     En   el   obispo,   rodeado   de   sus   presbíteros   está   presente   en   medio   de   vosotros   el   mismo   Señor   Jesucristo,   sumo   sacerdote   en   eterno.   Es   Cristo,   de   hecho,   que   en   el   ministerio  del  obispo  continúa  a  predicar  el  Evangelio  de  salvación  y  a  santificar  a  los   creyentes  mediante  los  sacramentos  de  la  fe;  Cristo,  en  la  sabiduría  y  la  prudencia  del   obispo  guía  el  pueblo  de  Dios  en  el  peregrinaje  terreno  hasta  la  felicidad  eterna.     Quién  les  escucha  a  ustedes,  me  escucha  a  mí;  quién  les  desprecia  a  ustedes,  me   desprecia  a  mí.  Y  quién  me  desprecia  a  mí,  desprecia  al  que  me  ha  enviado.  Fernando,   queridísimo  hermano,  tantas  cosas  me  vienen  a  la  memoria  en  este  momento.  Elegido   por   el   Señor.   Reflexiona   que   has   sido   elegido   entre   los   hombre   y   para   los   hombres.   Has   sido  constituido  en  las  cosas  del  Señor.  Y  así,  el  episcopado  es  el  nombre  de  un  servicio,   no  de  un  honor.     El  gran  servicio  de  ternura  y  caridad  que  tú  has  dado  al  cardenal  Pironio,  estoy   seguro   que   él   está   entre   nosotros   en   este   momento   y   se   alegra.   En   nombre   de   la   Iglesia   te  doy  las  gracias  una  vez  más.  Un  servicio  humilde  y  silencio.  Un  servicio  de  hijo  y  de   hermano.  La  amistad  con  el  cardenal  Quarracino  que  te  quería  mucho.     Anuncia   la   Palabra   en   toda   ocasión,   oportuna   y   no   oportuna.   Asimismo,   a   la   Iglesia   a   ti   confiada,   sé   fiel   custodio   y   dispensador   del   misterio   de   Cristo.   De   una   forma   especial  se  te  ha  confiado  la  atención  pastoral  de  los  trabajadores  del  Vaticano,  ante  los   cuales  eres  su  padre  y  su  hermano,  con  verdadero  amor  y  ternura.     Imita   siempre   al   Buen   Pastor   que   conoce   a   sus   ovejas,   que   es   conocida   por   sus   ovejas  y  por  ellas  daría  la  vida.  Ama  con  amor  de  padre  y  de  hermano  a  todos  aquellos  a   los  que  Dios  te  confía.  Y  hacerlo  de  forma  especial,  con  los  presbíteros  y  diáconos,  sus   colaboradores   en   el   ministerio;   y   también   pobres,   indefensos   y   los   que   necesitan   acogida   y   ayuda.   Exhorta   a   los   fieles   a   cooperar   en   el   compromiso   apostólico   y   escúchales.   Del   mismo   modo   te   invito   a   tener   viva   atención   hacia   quienes   no   pertenecen  al  rebaño  de  Cristo  porque  esos  también  te  han  sido  confiados  en  el  Señor.     Para   concluir,   debes   velar   con   amor   y   gran   misericordia   por   todo   el   rebaño,   en   el   cual   el   Espíritu   Santo   les   pone   a   guiar   la   Iglesia   de   Dios.   En   el   nombre   del   Padre,   del   cual   haces   presente   la   imagen;   en   nombre   de   Jesucristo   su   Hijo   de   quien   eres   constituido  maestro,  sacerdote  y  pastor.  Y  en  nombre  del  Espíritu  Santo  que  da  vida  a  la   Iglesia  y  con  su  potencia  sostiene  nuestra  debilidad.     24


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

La oración  del  hombre  humilde  es  la  debilidad  de  Dios    

Invitación a  llamar  al  corazón  de  Dios  y  pedir  al  Señor   por  tantos  problemas  

16  de  noviembre  de  2013       Jesús   invita   a   rezar   sin   cansarse,   contando   la   parábola   de   la   viuda   que   pide   con   insistencia   a   un   juez   injusto   que   le   haga   justicia.   Así   Dios   hace   y   hará   justicia   a   sus   elegidos,   que   gritan   día   y   noche   hacia   Él,   como   sucedió   con   Israel   guiado   por   Moisés   fuera  de  Egipto.       Cuando   llama   a   Moisés,   le   dice:   ‘He   oído   el   llanto,   el   lamento   de   mi   pueblo’.   El   Señor  escucha.  Y  en  la  primera  Lectura  hemos  escuchado  lo  que  ha  hecho  el  Señor,  esa   palabra  omnipotente:  ‘Del  Cielo  viene  como  un  guerrero  implacable’.  Cuando  el  Señor   toma   la   defensa   de   su   pueblo,   es   así:   es   un   guerrero   implacable   y   salva   a   su   pueblo.   Salva,  renueva  todo:  ‘Toda  la  Creación  fue  modelada  de  nuevo  en  su  propia  naturaleza   como  antes’.  ‘El  Mar  Rojo  se  convirtió  en  una  carretera  sin  obstáculos...  y  aquellos  que   tu  mano  protegía,  pasaron  con  todo  el  pueblo'.     El  Señor  ha  escuchado  la  oración  de  su  pueblo,  porque  sintió  en  su  corazón  que   sus  elegidos  sufrían  y  le  salva  de  modo  poderoso:  Esta  es  la  fuerza  de  Dios.  ¿Y  cuál  es  la   fuerza   de   los   hombres?   ¿Cual   es   la   fuerza   del   hombre?   La   de   la   viuda:   llamar   al   corazón   de   Dios,   llamar,   pedir,   lamentarse   de   tantos   problemas,   tantos   dolores,   y   pedir   al   Señor   la   liberación   de   estos   dolores,   de   estos   pecados,   de   estos   problemas.   La   fuerza   del   hombre  es  la  oración  y  también  la  oración  del  hombre  humilde  es  la  debilidad  de  Dios.   El  Señor  es  débil  sólo  en  esto:  es  débil  frente  a  la  oración  de  su  pueblo.     El  culmen  de  la  fuerza  de  Dios,  de  la  salvación  de  Dios  está  en  la  Encarnación  del   Verbo.   Por   tanto,   vuestro   trabajo   es   precisamente   llamar   al   corazón   de   Dios,   rezar,   rezar  al  Señor  por  el  pueblo  de  Dios.  Y  los  canónigos  en  San  Pedro,  precisamente  en  la   Basílica   más   cercana   al   Papa,   donde   llegan   todas   las   oraciones   del   mundo,   deben   recoger   estas   oraciones   y   presentarlas   al   Señor:   este   es   un   servicio   universal,   un   servicio   de   la   Iglesia:   Vosotros   sois   como   la   viuda;   rezad,   pedid,   llamad   al   corazón   de   Dios,   cada   día.   Y   la   viuda   nunca   se   dormía   cuando   hacía   esto,   era   valiente.   Y   el   Señor   escucha  la  oración  de  su  pueblo.  Vosotros  sois  representantes  privilegiados  del  pueblo   de  Dios  en  este  papel  de  rezar  al  Señor  por  las  muchas  necesidades  de  la  Iglesia,  de  la   humanidad,  de  todos.       Os   doy   las   gracias   por   este   trabajo.   Recordemos   siempre   que   Dios   tiene   una   fuerza,  cuando  Él  quiere  que  cambie  todo.  ‘Todo  fue  modelado  de  nuevo’.  Él  es  capaz  de   modelar   todo   de   nuevo,   pero   también   tiene   una   debilidad:   nuestra   oración;   vuestra   oración   universal   cercana   al   Papa   en   San   Pedro.   Gracias   por   este   servicio,   y   seguid   adelante  así  por  el  bien  de  la  Iglesia.         25


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

Jesús nos  libera  del  fatalismo  y  de  las  falsas  visiones   apocalípticas'    

Hay falsos  'salvadores',  que  tratan  de  sustituir  a  Jesús:  líderes  de  este  mundo,   santones,  brujos,  personajes  que  quieren  atraer  a  sí  las  mentes  y  los  corazones,   especialmente  de  los  jóvenes.     17  de  noviembre  de  2013.  Ángelus.       Queridos  hermanos  y  hermanas  ¡buenos  días!     El   Evangelio   de   este   domingo   (Lc   21,   5-­‐19)   consiste   en   la   primera   parte   de   un   razonamiento  de  Jesús:  el  de  los  últimos  tiempos.  Jesús  lo  pronuncia  en  Jerusalén,  cerca   del   templo;   y   la   idea   se   la   da   precisamente   la   gente   que   hablaba   del   templo   y   de   su   belleza.  ¡Porque  era  bello  aquel  templo!     Entonces  Jesús  dijo:  “Esto  que  ven,  llegarán  días  en  que  no  quedará  piedra  sobre   piedra  que  no  sea  derruida”  (Lc  21,  6).  Naturalmente  le  preguntan:  ¿cuándo  sucederá   esto?,   ¿cuáles   serán   los   signos?   Pero   Jesús   dirige   la   atención   de   estos   aspectos   secundarios   –   ¿cuándo   será?,   ¿cómo   será?   –   la   dirige   a   las   verdaderas   cuestiones.   Y   son   dos:     Primero:   no   dejarse   engañar   por   falsos   mesías   y   no   dejarse   paralizar   por   el   miedo.   Segundo:   vivir   el   tiempo   de   la   espera   como   tiempo   del   testimonio   y   de   la   perseverancia.   Y   nosotros   estamos   en   este   tiempo   de   la   espera,   de   la   espera   de   la   venida  del  Señor.     Esta  alocución  de  Jesús  es  siempre  actual,  también  para  nosotros  que  vivimos  en   el   Siglo   XXI.   Él   nos   repite:   “Miren,   no   se   dejen   engañar.   Porque   vendrán   muchos   usurpando  mi  nombre”  (v.  8).     Es   una   invitación   al   discernimiento.   Esta   virtud   cristiana   de   comprender   dónde   está   el   Espíritu   del   Señor   y   dónde   está   el   mal   espíritu.   También   hoy,   en   efecto,   hay   falsos   “salvadores”,   que   tratan   de   sustituir   a   Jesús:   líderes   de   este   mundo,   santones,   también   brujos,   personajes   que   quieren   atraer   a   sí   las   mentes   y   los   corazones,   especialmente   de   los   jóvenes.   Jesús   nos   pone   en   guardia:   “¡No   los   sigan!”.   “¡No   los   sigan!”.     Y   el   Señor   también   nos   ayuda   a   no   tener   miedo:   frente   a   las   guerras,   a   las   revoluciones,   pero   también   a   las   calamidades   naturales,   a   las   epidemias,   Jesús   nos   libera  del  fatalismo  y  de  las  falsas  visiones  apocalípticas.     El   segundo   aspecto   nos   interpela   precisamente   como   cristianos   y   como   Iglesia:   Jesús   preanuncia   pruebas   dolorosas   y   persecuciones   que   sus   discípulos   deberán   padecer,   por   su   causa.   Sin   embargo   asegura:   “Pero   no   perecerá   ni   un   cabello   de   su   cabeza”  (v.  18).  ¡Nos  recuerda  que  estamos  totalmente  en  las  manos  de  Dios!     Las   adversidades   que   encontramos   por   nuestra   fe   y   nuestra   adhesión   al   Evangelio   son   ocasiones   de   testimonio;   no   deben   alejarnos   del   Señor,   sino   impulsarnos   a  abandonarnos  aún  más  en  Él,  en  la  fuerza  de  su  Espíritu  y  de  su  gracia.   26


Intervenciones del Papa Francisco en Roma En  este  momento  pienso  y  pensamos  todos,  eh,  hagámoslo  juntos,  pensemos  en   tantos   hermanos   cristianos   que   sufren   persecuciones   a   causa   de   su   fe.   ¡Hay   tantos!   Quizá  más  que  en  los  primeros  siglos.  Jesús  está  con  ellos.  También  nosotros  estamos   unidos  a  ellos  con  nuestra  oración  y  nuestro  afecto.  También  sentimos  admiración  por   su  coraje  y  su  testimonio.  Son  nuestros  hermanos  y  hermanas  que  en  tantas  partes  del   mundo  sufren  a  causa  de  ser  fieles  a  Jesucristo.  Los  saludamos  de  corazón  y  con  afecto.     Al   final,   Jesús   hace   una   promesa   que   es   garantía   de   victoria:   “Con   su   perseverancia   salvarán   sus   almas”   (v.   19).   ¡Cuánta   esperanza   en   estas   palabras!   Son   un   llamamiento   a   la   esperanza   y   a   la   paciencia,   a   saber   esperar   los   frutos   seguros   de   la   salvación,   confiando   en   el   sentido   profundo   de   la   vida   y   de   la   historia:   las   pruebas   y   las   dificultades   forman   parte   de   un   designio   más   grande;   el   Señor,   dueño   de   la   historia,   lleva   todo   a   su   cumplimiento.   ¡A   pesar   de   los   desórdenes   y   de   los   desastres   que   turban   al  mundo,  el  designio  de  bondad  y  de  misericordia  de  Dios  se  cumplirá!     Y   esta   es   nuestra   esperanza.   Ir   así,   por   este   camino,   en   el   designio   de   Dios   que   se   cumplirá.  Es  nuestra  esperanza.     Este   mensaje   de   Jesús   nos   hace   reflexionar   sobre   nuestro   presente   y   nos   da   la   fuerza   para   afrontarlo   con   coraje   y   esperanza,   en   compañía   de   la   Virgen,   que   camina   siempre  con  nosotros".     Querría   sugerir   a   todos   ustedes   que   están   aquí   en   la   plaza   un   modo   para   concretar   los   frutos   del   Año   de   la   Fe,   que   llega   al   final.   Se   trata   de   una   ‘medicina   espiritual’,   llamada   Misericordina.   Es   el   contenido   de   una   cajita,   que   algunos   voluntarios   distribuirán   mientras   dejan   la   plaza.   Hay   una   corona   del   Rosario,   con   la   cual   se   puede   rezar   también   la   “Coronilla   de   la   Divina   Misericordia”,   ayuda   espiritual   para  nuestra  alma  y  para  difundir  en  todas  partes  el  amor,  el  perdón  y  la  fraternidad.     A  todos  les  deseo  un  buen  domingo.  ¡Buen  almuerzo  y  hasta  pronto!                                         27


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

Progresismo adolescente  que  ampara  sacrificios   humanos    

“Dios es  fiel  delante  de  su  pueblo  que  no  es  fiel.  Con  el  espíritu  de  hijos  de  la  Iglesia   rezamos  al  Señor  porque  con  su  bondad,  con  su  fidelidad  nos  salva  de  este  espíritu   mundano  que  negocia  todo.  Así  nos  protege  y  nos  ayuda  a  seguir  adelante,  como  lo   hizo  su  pueblo  en  el  desierto.  Lo  lleva  de  la  mano  como  un  padre  lleva  a  su  hijo.  De   la  mano  del  Señor  caminaremos  seguros”.  

18 de  Noviembre,  2013    

Y   esta   es   una   contradicción:   no   negociamos   los   valores,   sino   que   negociamos   la   fidelidad.   Y   esto   es   precisamente   el   fruto   del   demonio,   del   príncipe   de   este   mundo,   que   nos   lleva   adelante   con   el   espíritu   de   la   mundanidad.   Y   después,   suceden   las   consecuencias.   Tomaron   las   costumbres   de   los   paganos,   después   un   paso   adelante:   el   rey   prescribió   en   todo   el   reino   que   todos   formaran   un   solo   pueblo   y   cada   uno   abandonara  sus  propias  usanzas.  No  es  la  bella  globalización  de  la  unidad  de  todas  las   naciones,  sino,  cada  una  con  sus  propias  usanzas,  pero  unidas.  Es  la  globalización  de  la   uniformidad   hegemónica,   es   precisamente   el   pensamiento   único.   Y   este   pensamiento   único  es  fruto  de  la  mundanidad.     Pero,  Padre,  ¿esto  también  sucede  hoy?  Sí.  Porque  el  espíritu  de  la  mundanidad   también   existe   hoy,   también   hoy   nos   lleva   con   este   deseo   de   ser   progresistas   siguiendo   el   pensamiento   único.   Si   a   alguien   se   le   encontraba   el   Libro   de   la   Alianza   y   si   alguien   obedecía  a  la  Ley,  la  sentencia  del  rey  lo  condenaba  a  muerte:  y  esto  lo  hemos  leído  en   los   periódicos   en   estos   meses.   Esta   gente   ha   negociado   la   fidelidad   a   su   Señor;   esta   gente,   movida   por   el   espíritu   del   mundo,   ha   negociado   la   propia   identidad,   ha   negociado  la  pertenencia  a  un  pueblo,  un  pueblo  que  Dios  ama  tanto,  que  Dios  quiere   como  pueblo  suyo.     Pero  lo  que  nos  consuela  es  que  ante  este  camino  que  hace  el  espíritu  del  mundo,   el  príncipe  de  este  mundo,  el  camino  de  infidelidad,  siempre  permanece  el  Señor  que  no   puede  renegar  de  sí  mismo,  el  Fiel:  Dios  es  fiel  delante  de  su  pueblo  que  no  es  fiel.  Con   el   espíritu   de   hijos   de   la   Iglesia   rezamos   al   Señor   porque   con   su   bondad,   con   su   fidelidad   nos   salva   de   este   espíritu   mundano   que   negocia   todo.   Así   nos   protege   y   nos   ayuda   a   seguir   adelante,   como   lo   hizo   su   pueblo   en   el   desierto.   Lo   lleva   de   la   mano   como  un  padre  lleva  a  su  hijo.  De  la  mano  del  Señor  caminaremos  seguros.                 28


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

Los abuelos  son  héroes,  transmiten  la  fe  incluso  en   tiempo  de  persecución    

Recemos por  nuestros  abuelos,  nuestras  abuelas,  que  tantas  veces  han  tenido   un  papel  heroico  en  la  transmisión  de  la  fe  en  tiempos  de  persecución.  Cuando   papá  y  mamá  no  estaban  en  casa  o  tenían  ideas  extrañas,  que  les  enseñaba  la   política  de  aquel  tiempo,  fueron  las  abuelas  quienes  transmitieron  la  fe.     “La  coherencia  de  este  hombre,  la  coherencia  de  su  fe,  pero  también  la  responsabilidad  de   dejar   una   herencia   noble,   una   herencia   verdadera.   Nosotros   vivimos   en   un   tiempo   en   el   que   los   ancianos   no   cuentan.   Es   feo   decirlo,   pero   se   descartan,   ¡eh!   Porque   dan   fastidio.   Los  ancianos  son  los  que  nos  traen  la  historia,  nos  traen  la  doctrina,  nos  traen  la  fe  y  nos   la   dan   en   herencia.   Son   los   que,   como   el   buen   vino   envejecen,   tienen   esta   fuerza   dentro   para  darnos  una  herencia  noble”.       “Esta   historia   me   ha   hecho   tanto   bien,   toda   la   vida.   Los   abuelos   son   un   tesoro.   La   Carta   a   los  hebreos...  nos  dice:  ‘Acuérdense  de  sus  mayores,  que  les  han  predicado,  aquellos  que  les   han   predicado   la   Palabra   de   Dios.   Y   considerando   su   fin,   imiten   su   fe’.   La   memoria   de   nuestros   antepasados   nos   lleva   a   la   imitación   de   la   fe.   Verdaderamente   la   vejez   tantas   veces  es  un  poco  fea,  ¡eh!  Por  las  enfermedades  que  trae  y  todo  esto,  pero  la  sabiduría  que   tienen   nuestros   abuelos   es   la   herencia   que   nosotros   debemos   recibir.   Un   pueblo   que   no   custodia  a  los  abuelos,  un  pueblo  que  no  respeta  a  los  abuelos,  no  tiene  futuro,  porque  no   tiene  memoria,  ha  perdido  la  memoria”.       “Oremos   por   nuestros   abuelos,   nuestras   abuelas,   que   tantas   veces   han   tenido   un   papel   heroico   en   la   transmisión   de   la   fe   en   tiempo   de   persecución.   Cuando   papá   y   mamá   no   estaban  en  casa  y  también  cuando  tenían  ideas  extrañas,  que  la  política  de  aquel  tiempo   enseñaba,  han  sido  las  abuelas  las  que  han  transmitido  la  fe.  Cuarto  mandamiento:  es  el   único   que   promete   algo   a   cambio.   Es   el   mandamiento   de   la   piedad.   Ser   piadoso   con   nuestros  antepasados.  Pidamos  hoy  la  gracia  a  los  viejos  Santos  -­‐  Simeón,  Ana,  Policarpo  y   Eleazar   -­‐   a   tantos   viejos   Santos:   pidamos   la   gracia   de   custodiar,   escuchar   y   venerar   a   nuestros  antepasados,  a  nuestros  abuelos”.                       29


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

Yo también  me  confieso  cada  15  días   El   protagonista”   del   Sacramento   del   perdón   de   los   pecados   es   el   Espíritu   Santo.   El   servicio   que   prestan   los   sacerdotes   es   muy   delicado”   ya   que   las   personas   siempre   deben  ver  de  que  “Dios  no  se  cansa  nunca  de  perdonar”.  

Creo en  la  remisión  de  los  pecados.  La  potestad  de  las  llaves.     Queridos   hermanos   y   hermanas,   ¡buenos   días!El   miércoles   pasado   hablé   de   la   remisión  de  los  pecados,  con  referencia  particular  al  bautismo.  Hoy  continuamos  con  el   tema  del  perdón  de  los  pecados,  pero  en  referencia  a  la  llamada  "potestad  de  las  llaves",   que  es  un  símbolo  bíblico  de  la  misión  que  Jesús  dio  a  los  Apóstoles.     En  primer  lugar,  debemos  recordar  que  el  protagonista  del  perdón  de  los  pecados   es   el   Espíritu   Santo.   Él   es   el   protagonista.   En   su   primera   aparición   a   los   Apóstoles   en   el   Cenáculo,   -­‐hemos   escuchado-­‐   Jesús   resucitado   hizo   el   gesto   de   soplar   sobre   ellos,   diciendo:  "Reciban  al  Espíritu  Santo.  Los  pecados  serán  perdonados  a  los  que  ustedes   se   los   perdonen,   y   serán   retenidos   a   los   que   ustedes   se   los   retengan”.   (Jn   20:22   -­‐23).   Jesús,  transfigurado  en  su  cuerpo,  ahora  es  el  hombre  nuevo,  que  ofrece  los  dones  de   Pascua  fruto  de  su  muerte  y  resurrección:  ¿y  cuáles  son  estos  dones?  La  paz,  la  alegría,   el   perdón   de   los   pecados,   la   misión,   pero   sobre   todo   dona   al   Espíritu   Santo   que   todo   esto   es   la   fuente.   Del   Espíritu   Santo   vienen   todos   estos   dones.   El   aliento   de   Jesús,   acompañado  de  las  palabras  con  las  que  comunica  el  Espíritu,  indica  la  transmisión  de   la  vida,  la  nueva  vida  regenerada  por  el  perdón.       Pero   antes   de   hacer   el   gesto   de   soplar   y   donar   el   Espíritu,   Jesús   muestra   sus   heridas   en   sus   manos   y   el   costado:   estas   heridas   representan   el   precio   de   nuestra   salvación.  El  Espíritu  Santo  nos  trae  el  perdón  de  Dios  "pasando  por  "las  llagas  de  Jesús.   Estas   llagas   que   Él   ha   querido   conservar.   También   en   este   tiempo,   en   el   cielo,   Él   muestra  al  Padre  las  heridas  con  las  que  nos  ha  redimido.  Y  por  la  fuerza  de  estas  llagas   son   perdonados   nuestros   pecados.   Así   que   Jesús   dio   su   vida   por   nuestra   paz,   por   nuestra   alegría,   por   la   gracia   de   nuestra   alma,   para   el   perdón   de   nuestros   pecados.   Y   esto  es  muy  bonito,  mirar  a  Jesús  así.     Y  vengamos  al  segundo  elemento:  Jesús  da  a  los  Apóstoles  el  poder  de  perdonar   los  pecados.  ¿Pero  cómo  es  esto?  Porque  es  un  poco  difícil  entender  como  un  hombre   puede  perdonar  los  pecados.  Jesús  da  el  poder.  La  Iglesia  es  depositaria  del  poder  de  las   llaves:   para   abrir,   cerrar,   para   perdonar.   Dios   perdona   a   cada   hombre   en   su   misericordia   soberana,   pero   Él   mismo   quiso   que   los   que   pertenezcan   a   Cristo   y   a   su   Iglesia,   reciban   el   perdón   a   través   de   los   ministros   de   la   Comunidad.   A   través   del   ministerio  apostólico  la  misericordia  de  Dios  me  alcanza,  mis  pecados  son  perdonados   y  se  me  da  la  alegría.  De  este  modo,  Jesús  nos  llama  a  vivir  la  reconciliación  incluso  en  la   dimensión  eclesial,  comunitaria.  Y  esto  es  muy  hermoso.  La  Iglesia,  que  es  santa  y  a  la   vez  necesitada  de  penitencia,  nos  acompaña  en  nuestro  camino  de  conversión  toda  la   vida.  La  Iglesia  no  es  la  dueña  del  poder  de  las  llaves:  no  es  dueña,  sino  que  es  sierva  del   ministerio  de  misericordia  y  se  alegra  siempre  que  puede  ofrecer  este  regalo  divino.     Muchas   personas,   quizá   no   entienden   la   dimensión   eclesial   del   perdón,   porque   domina   siempre   el   individualismo,   el   subjetivismo,   y   también   nosotros   cristianos   sufrimos  esto.  Por  supuesto,  Dios  perdona  a  todo  pecador  arrepentido,  personalmente,   30


Intervenciones del Papa Francisco en Roma pero el   cristiano   está   unido   a   Cristo,   y   Cristo   está   unido   a   la   Iglesia.   Y   para   nosotros   cristianos  hay  un  regalo  más,  y  hay  también  un  compromiso  más:  pasar  humildemente   a   través   del   ministerio   eclesial.   ¡Y   eso   tenemos   que   valorizarlo!   Es   un   don,   pero   es   también   una   curación,   es   una   protección   y   también   la   seguridad   de   que   Dios   nos   ha   perdonado.   Voy   del   hermano   sacerdote   y   digo:   "Padre,   he   hecho   esto..."   "Pero   yo   te   perdono:   es   Dios   quien   perdona   y   yo   estoy   seguro,   en   ese   momento,   que   Dios   me   ha   perdonado.  ¡Y  esto  es  hermoso!  Esto  es  tener  la  seguridad  de  lo  que  siempre  decimos:   "¡Dios  siempre  nos  perdona!  ¡No  se  cansa  de  perdonar!".  Nunca  debemos  cansarnos  de   ir   a   pedir   perdón.   "Pero,   padre,   me   da   vergüenza   ir   a   decirle   mis   pecados...".   "¡Pero,   mira,  nuestras  madres,  nuestras  mujeres,  decían  que  es  mejor  sonrojarse  una  vez,  que   mil  veces  tener  el  color  amarillo,  eh!"  Tú  te  sonrojas  una  vez,  te  perdona  los  pecados  y   adelante...       Finalmente,   un   último   punto:   el   sacerdote   instrumento   para   el   perdón   de   los   pecados.   El   perdón   de   Dios   que   se   nos   da   en   la   Iglesia,   se   nos   transmite   a   través   del   ministerio   de   un   hermano   nuestro,   el   sacerdote;   también   él   un   hombre   que,   como   nosotros,   necesita   la   misericordia,   se   hace   realmente   instrumento   de   misericordia,   dándonos  el  amor  sin  límites  de  Dios  Padre.  También  los  sacerdotes  deben  confesarse,   incluso   los   obispos:   todos   somos   pecadores.   ¡Incluso   el   Papa   se   confiesa   cada   quince   días,  porque  el  Papa  es  también  un  pecador!  Y  el  confesor  siente  lo  que  yo  le  digo,  me   aconseja  y  me  perdona,  porque  todos  tenemos  necesidad  de  este  perdón.  A  veces  se  oye   a   alguien   que   dice   que   se   confiesa   directamente   con   Dios...   Sí,   como   decía   antes,   Dios   siempre   te   escucha,   pero   en   el   Sacramento   de   la   Reconciliación   envía   un   hermano   para   traerte  el  perdón,  la  seguridad  del  perdón,  en  nombre  de  la  Iglesia.     El   servicio   que   presta   el   sacerdote   como   ministro,   por   parte   de   Dios,   para   perdonar  los  pecados,  es  muy  delicado,  es  un  servicio  muy  delicado  y  requiere  que  su   corazón   esté   en   paz;   que   el   sacerdote   tenga   el   corazón   en   paz,   que   no   maltrate   a   los   fieles,   sino   que   sea   apacible,   benevolente   y   misericordioso;   que   sepa   sembrar   esperanza   en   los   corazones   y,   sobre   todo,   que   sea   consciente   de   que   el   hermano   o   la   hermana   que   se   acerca   al   sacramento   de   la   Reconciliación   busca   el   perdón   y   lo   hace   como   se   acercaban   tantas   personas   a   Jesús,   para   que   las   curara.   El   sacerdote   que   no   tiene   esta   disposición   de   ánimo   es   mejor,   que   hasta   que   no   se   corrija,   no   administre   este  Sacramento.  Los  fieles  penitentes  tienen  el  deber  ¿no?  Tienen  el  derecho.  Nosotros   tenemos   el   derecho,   todos   los   fieles   de   encontrar   en   los   sacerdotes   los   servidores   del   perdón  de  Dios     ¿Queridos  hermanos  y  hermanas,  como  miembros  de  la  Iglesia,  -­‐pregunto-­‐somos   conscientes  de  la  belleza  de  este  don  que  Dios  mismo  nos  da?  ¿Sentimos  la  alegría  de   esta  curación,  de  esta  atención  maternal  que  la  Iglesia  tiene  para  nosotros?  ¿Sabemos   valorarla   con   simplicidad?   No   olvidemos   que   Dios   nunca   se   cansa   de   perdonarnos;   mediante   el   ministerio   del   sacerdote   nos   estrecha   en   un   nuevo   abrazo   que   nos   regenera   y   nos   permite   levantarnos   de   nuevo   y   reanudar   el   camino.   Porque   ésta   es   nuestra  vida:  continuamente  levantarse  y  seguir  adelante.  ¡Gracias!         31


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

Tal vez  los  cristianos  hemos  perdido     el  sentido  de  la  adoración     22  de  Noviembre  de  2013     “Yo  creo,  y  lo  digo  humildemente,  que  tal  vez  los  cristianos  hemos  

perdido un  poco  el  sentido  de  la  adoración.  Pensamos:  'Vamos  al  templo,   nos  reunimos  como  hermanos'.  Y  eso  es  bueno,  es  bello.  Pero  el  centro   está  ahí  donde  está  Dios.  Y  nosotros  adoramos  a  Dios”.       El   Templo   es   el   lugar   a   donde   la   comunidad   va   a   rezar,   a   alabar   al   Señor,   a   dar   gracias,   pero   sobre   todo   a   adorar:   en   el   Templo   se   adora   al   Señor.   Y   este   es   el   punto   más   importante.   También,   esto   es   válido   para   las   ceremonias   litúrgicas:   en   esta   ceremonia  litúrgica,  ¿qué  es  más  importante?  ¿Los  cantos,  los  ritos  –bellos,  todo-­‐…?  La   adoración  es  más  importante:  toda  la  comunidad  reunida  mira  el  altar  donde  se  celebra   el   sacrificio   y   se   adora.   Pero,   yo   creo   –lo   digo   humildemente–   que   quizás   nosotros   cristianos   hemos   perdido   un   poco   el   sentido   de   la   adoración,   y   pensamos:   vamos   al   Templo,  nos  reunimos  como  hermanos  –¡eso  es  bueno,  es  bello!–  pero  el  centro  está  allí   donde  está  Dios.  Y  nosotros  adoramos  a  Dios.         San   Pablo   nos   dice   que   somos   templos   del   Espíritu   Santo.   Yo   soy   un   templo.   El   Espíritu   de   Dios   está   conmigo.   Y   también   nos   dice:   ‘¡No   entristezcan   el   Espíritu   del   Señor   que   está   dentro   de   ustedes!’.   Y   también   aquí,   tal   vez   no   podemos   hablar   como   antes  de  la  adoración,  sino  de  una  suerte  de  adoración  que  es  el  corazón  que  busca  el   Espíritu  del  Señor  dentro  de  sí  y  sabe  que  Dios  está  dentro  de  sí,  que  el  Espíritu  Santo   está  dentro  de  sí.  Lo  escucha  y  lo  sigue.       Y  cuando  se  habla  de  la  alegría  del  Templo,  se  habla  de  esto:  toda  la  comunidad   en   adoración,   en   oración,   en   acción   de   gracias,   en   alabanza.   Yo   en   oración   con   el   Señor,   que   está   dentro   de   mí   porque   yo   soy   ‘templo’.   Yo   en   escucha,   yo   en   disponibilidad.   Que   el   Señor   nos   conceda   este   verdadero   sentido   del   Templo,   para   poder   ir   adelante   en   nuestra  vida  de  adoración  y  de  escucha  de  la  Palabra  de  Dios.                       32


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

Homilía de  clausura  del  Año  de  la  Fe    

El santo  padre  ha  recordado  la  centralidad  de  Cristo  en  la  vida  y     la  historia  de  cada  uno     24  de  noviembre  de  2013       La   solemnidad   de   Cristo   Rey   del   Universo,   coronación   del   año   litúrgico,   señala   también  la  conclusión  del  Año  de  la  Fe,  convocado  por  el  Papa  Benedicto  XVI,  a  quien   recordamos  ahora  con  afecto  y  reconocimiento  por  este  don  que  nos  ha  dado.  Con  esa   iniciativa   providencial,   nos   ha   dado   la   oportunidad   de   descubrir   la   belleza   de   ese   camino  de  fe  que  comenzó  el  día  de  nuestro  bautismo,  que  nos  ha  hecho  hijos  de  Dios  y   hermanos   en   la   Iglesia.   Un   camino   que   tiene   como   meta   final   el   encuentro   pleno   con   Dios,   y   en   el   que   el   Espíritu   Santo   nos   purifica,   eleva,   santifica,   para   introducirnos   en   la   felicidad  que  anhela  nuestro  corazón.     Dirijo  también  un  saludo  cordial  y  fraterno  a  los  Patriarcas  y  Arzobispos  Mayores   de   las   Iglesias   orientales   católicas,   aquí   presentes.   El   saludo   de   paz   que   nos   intercambiaremos   quiere   expresar   sobre   todo   el   reconocimiento   del   Obispo   de   Roma   a   estas   Comunidades,   que   han   confesado   el   nombre   de   Cristo   con   una   fidelidad   ejemplar,   pagando  con  frecuencia  un  alto  precio.     Del  mismo  modo,  y  por  su  medio,  deseo  dirigirme  a  todos  los  cristianos  que  viven   en  Tierra  Santa,  en  Siria  y  en  todo  el  Oriente,  para  que  todos  obtengan  el  don  de  la  paz  y   la  concordia.     Las   lecturas   bíblicas   que   se   han   proclamado   tienen   como   hilo   conductor   la   centralidad   de   Cristo.   Cristo   está   al   centro,   Cristo   es   el   centro.     Cristo   centro   de   la   creación,  del  pueblo  y  de  la  historia.   1.   El   apóstol   Pablo,   en   la   segunda   lectura,   tomada   de   la   carta   a   los   Colosenses,   nos   ofrece   una   visión   muy   profunda   de   la   centralidad   de   Jesús.   Nos   lo   presenta   como   el   Primogénito  de  toda  la  creación:  en  él,  por  medio  de  él  y  en  vista  de  él  fueron  creadas   todas   las   cosas.   Él   es   el   centro   de   todo,   es   el   principio,   Jesucristo   el   Señor.   Dios   le   ha   dado  la  plenitud,  la  totalidad,  para  que  en  él  todas  las  cosas  sean  reconciliadas  (cf.  1,12-­‐ 20).     Esta  imagen  nos  ayuda  a  entender  que  Jesús  es  el  centro  de  la  creación;  y  así  la   actitud  que  se  pide  al  creyente,  que  quiere  ser  tal,  es  la  de  reconocer  y  acoger  en  la  vida   esta   centralidad   de   Jesucristo,   en   los   pensamientos,   las   palabras   y   las   obras.   Y   así   nuestros   pensamientos   serán   pensamientos   cristianos,   pensamientos   de   Cristo.   Nuestras   obras   serán   obras   cristianas,   obras   de   Cristo.   Nuestras   palabras   serán   palabras   cristianas,   palabras   de   Cristo.   Sin   embargo   cuando   se   pierde   este   centro,   al   33


Intervenciones del Papa Francisco en Roma sustituirlo por  otra  cosa  cualquiera,  solo  provoca  daños,  tanto  para  el  ambiente  que  nos   rodea  como  para  el  hombre  mismo.   2.  Además  de  ser  centro  de  la  creación  y  centro  de  la  reconciliación,  Cristo  es  centro  del   pueblo  de  Dios.  Y  precisamente  hoy  está  aquí  al  centro  de  nosotros,  ahora  está  aquí  en   la  Palabra  y  estará  aquí  en  el  altar,  vivo,  presente  en  medio  de  nosotros,  su  pueblo.  Es  lo   que  muestra  la  primera  lectura,  en  la  que  se  habla  del  día  en  que  las  tribus  de  Israel  se   acercaron  a  David  y  ante  el  Señor  lo  ungieron  rey  sobre  todo  Israel  (cf.  2S  5,1-­‐3).  En  la   búsqueda  de  la  figura  ideal  del  rey,  estos  hombres  buscaban  a  Dios  mismo:  un  Dios  que   fuera   cercano,   que   aceptara   acompañar   al   hombre   en   su   camino,   que   se   hiciese   hermano  suyo.     Cristo,   descendiente   del   rey   David,   es   el   «hermano»   alrededor   del   cual   se   constituye   el   pueblo,   que   cuida   de   su   pueblo,   de   todos   nosotros,   a   precio   de   su   vida   hasta   el   final..   En   Él   somos   uno,   un   solo   pueblo,   unidos   a     Él,   participamos   de   un   solo   camino,   un   solo   destino   y   solamente   en   Él,   en   Él   como   centro,   tenemos   la   identidad   como  pueblo.   3.  Y,  por  último,  Cristo  es  el  centro  de  la  historia  de  la  humanidad  y  también  el  centro   de   la   historia   de   todo   hombre.   A   él   podemos   referir   las   alegrías   y   las   esperanzas,   las   tristezas  y  las  angustias  que  entretejen  nuestra  vida.  Cuando  Jesús  es  el  centro,  incluso   los  momentos  más  oscuros  de  nuestra  existencia  se  iluminan,  y  nos  da  esperanza,  como   le  sucedió  al  buen  ladrón  en  el  Evangelio  de  hoy.     Mientras   todos   se   dirigen   a   Jesús   con   desprecio   -­‐«Si   tú   eres   el   Cristo,   el   Mesías   Rey,  sálvate  a  ti  mismo  bajando  de  la  cruz»-­‐  aquel  hombre,  que  se  ha  equivocado  en  la   vida   pero   se   arrepiente,   se   agarra   a   Jesús   crucificado   implorando:   «Acuérdate   de   mí   cuando  llegues  a  tu  reino»  (Lc  23,42).  Y  Jesús  le  promete:  «Hoy  estarás  conmigo  en  el   paraíso»   (v.   43).   Jesús   sólo   pronuncia   la   palabra   del   perdón,   no   la   de   la   condena;   y   cuando   el   hombre   encuentra   el   valor   de   pedir   este   perdón,   el   Señor   no   deja   de   atender   una   petición   como   esa.   Hoy   todos   nosotros   podemos   pensar   en   nuestra   historia,   nuestro  camino.  Cada  uno  de  nosotros  tiene  su  historia,  cada  uno  de  nosotros  también   tiene   sus   errores   sus   pecados,   sus   momentos   felices   y   sus   momentos   oscuros,   nos   hará   bien  en  este  día  pensar  en  nuestra  historia  y  mirar  a  Jesús  y  repetir  muchas  veces  con  el   corazón  en  silencio,  cada  uno  de  nosotros:  acuérdate  de  mí  ahora  que  estás  en  tu  Reino.   Jesús  acuérdate  de  mí  porque  quiero  ser  bueno,  quiero  ser  buena,  pero  no  tengo  fuerza,   no  puedo,  soy  pecador,  soy  pecador.  Pero  acuérdate  de  mí  Jesús,  tú  puedes  acordarte  de   mí   porque   tú   estas   en   el   centro,   tú   estás   en   tu   Reino.   Es   bonito.     Hagamos   hoy   todos,   cada  uno  en  su  corazón,  muchas  veces,  acuérdate  de  mí  Señor  tú  que  estás  en  el  centro,   tu  que  están  en  tu  Reino.     La  promesa  de  Jesús  al  buen  ladrón  nos  da  una  gran  esperanza:  nos  dice  que  la   gracia   de   Dios   es   siempre   más   abundante   que   la   plegaria   que   la   ha   pedido.   El   Señor   siempre  da     más,  es  muy  generoso,  da  siempre  más  de  lo  que  nos  pide:  le  pides  que  se   acuerde  de  ti  y  te  lleva  a  su  Reino.  Jesús  es  el  centro  de  nuestros  deseos,  de  alegría  y  de   salvación.  amos  todos  juntos  sobre  este  camino.   34


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

Tomar decisiones  definitivas  como  lo  hicieron  los  mártires   Elegir  por  el  Señor'  como  lo  hacen  también  hoy  los  cristianos  perseguidos   25  de  noviembre  de  2013   Confiar   en   el   Señor,   incluso   en   las   situaciones   límite.   Los   cristianos   están   llamados   a   tomar   decisiones   definitivas,   como   nos   enseñan   los   mártires   de   todos   los   tiempos.  También  hoy  hay  hermanos  perseguidos  que  son  un  ejemplo  para  nosotros  y   nos  animan  a  confiar  totalmente  en  el  Señor.   Las  figuras  que  nos  presentan  la  Primera  Lectura  de  este  día,  tomada  del  Libro  de   Daniel,  y  el  Evangelio:  los  jóvenes  hebreos  esclavos  en  la  Corte  del  rey  Nabucodonosor   y  la  viuda  que  va  al  Templo  a  adorar  al  Señor.   En   ambos   casos,   la   situación   es   límite:   la   viuda   en   condiciones   de   miseria,   los   jóvenes   en   la   de   la   esclavitud.   La   viuda   da   todo   lo   que   tenía   al   tesoro   del   Templo,   los   jóvenes  permanecen  fieles  al  Señor  arriesgando  sus  vidas:   Ambos,  la  viuda  y  los  jóvenes,  han  arriesgado.  En  su  riesgo  han  elegido  al  Señor,   con   un   corazón   grande,   sin   intereses   personales,   sin   mezquindad.   No   tenían   un   comportamiento  mezquino.  El  Señor,  el  Señor  es  todo.  El  Señor  es  Dios  y  se  confiaron  al   Señor.  Y  esto  no  lo  han  hecho  por  una  fuerza,  me  permito  la  palabra,  fanática,  no:  ‘Esto   debemos   hacerlo,   Señor’,   ¡no!   Es   otra   cosa,   se   han   confiado,   porque   sabían   que   el   Señor   es   fiel.   Se   confiaron   en   esa   fidelidad   que   siempre   está,   porque   el   Señor   no   cambia,   no   puede:  siempre  es  fiel,  no  puede  no  ser  fiel,  no  puede  negarse  a  sí  mismo.   Esta   confianza   en   el   Señor,   les   llevó   a   hacer   esta   elección   por   el   Señor,   porque   saben   que   Él   es   fiel.   Una   elección   que   sirve   tanto   en   las   pequeñas   cosas   como   en   las   elecciones  grandes  y  difíciles:   También  en  la  Iglesia,  en  la  historia  de  la  Iglesia,  se  encuentran  hombres,  mujeres,   ancianos,  jóvenes,  que  hacen  esta  elección.  Cuando  nosotros  escuchemos  la  vida  de  los   mártires,   cuando   nosotros   leamos   en   los   periódicos   las   persecuciones   contra   los   cristianos,   hoy,   pensemos   en   estos   hermanos   y   hermanas   que   en   situaciones   límite   hacen   esta   elección.   Ellos   viven   en   este   tiempo.   Ellos   son   un   ejemplo   para   nosotros   y   nos  animan  a  dar  al  tesoro  del  Templo  todo  lo  que  tenemos  para  vivir.   El   Señor   ayuda   a   los   jóvenes   hebreos   en   esclavitud   a   salir   de   las   dificultades,   y   también   a   la   viuda   la   ayuda   el   Señor.   Hay   una   alabanza   de   Jesús   hacia   ella   y   también   una  victoria:   Nos   hará   bien   pensar   en   estos   hermanos   y   hermanas   que,   en   toda   nuestra   historia,  también  hoy,  hacen  elecciones  definitivas.  Pensemos  también  en  tantas  mamás   y  padres  de   familia   que   todos   los   días   hacen   elecciones   definitivas   para   ir   hacia   delante   con   sus   familias,   con   sus   hijos.   Y   esto   es   un   tesoro   en   la   Iglesia.   Ellos   nos   dan   testimonio,   y   ante   tantos   que   nos   dan   testimonio,   pidamos   al   Señor   la   gracia   del   coraje,   de  la  valentía  de  ir  hacia  delante  en  nuestra  vida  cristiana,  en  las  situaciones  habituales,   comunes,  de  todos  los  días  y  también  en  las  situaciones  límite.   35


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

¡El tiempo  no  es  nuestro,  el  tiempo  es  de  Dios!'   La  oración  y  la  esperanza  son  dos  virtudes  fundamentales  para   descifrar  los  diferentes  momentos  de  la  vida   26  de  noviembre  de  2013     El   hombre   puede   creerse   soberano   del   momento,   pero   sólo   Cristo   es   dueño   del   tiempo.  La  oración  se  encuentra  la  virtud  para  discernir  en  cada  momento  de  la  vida  y   en  la  esperanza  en  Jesús  la  vía  para  mirar  al  fin  del  tiempo.   Dos   consejos,   para   entender   el   fluir   del   presente   y   prepararse   al   final   de   los   tiempos:   oración   y   esperanza.   La   oración,   junto   al   discernimiento,   ayuda   a   descifrar   los   momentos  de  la  vida  y  a  orientarlos  a  Dios.  La  esperanza  es  el  faro  de  largo  alcance  que   ilumina   la   última   etapa,   la   de   una   vida   y   -­‐en   el   sentido   escatológico-­‐   la   del   fin   de   los   tiempos.   El  Evangelio  de  hoy  en  el  que  Jesús  explica  a  los  fieles  en  el  templo  qué  sucederá   antes   del   fin   de   la   humanidad,   garantizándoles   que   ni   siquiera   el   peor   de   los   dramas   hará  caer  en  la  desesperación  a  los  que  crean  en  Dios.  En  este  recorrido  hacia  el  fin  de   nuestro   camino,   de   cada   uno   de   nosotros   y   también   de   toda   la   humanidad,   el   Señor   aconseja  dos  cosas,  dos  cosas  que  son  diferentes,  y  son  diferentes  según  cómo  vivamos,   porque  es  diferente  vivir  en  el  instante  y  vivir  en  el  tiempo:   Y   el   cristiano   es   un   hombre   o   una   mujer   que   sabe   vivir   en   el   instante   y   sabe   vivir   en   el   tiempo.   El   instante   es   lo   que   tenemos   en   las   manos   ahora:   pero   este   no   es   el   tiempo,   ¡pasa!   Tal   vez   podemos   sentirnos   dueños   del   instante,   pero   el   engaño   es   creernos  dueños  del  tiempo:  ¡el  tiempo  no  es  nuestro,  el  tiempo  es  de  Dios!  El  instante   está  en  nuestras  manos  y  también  en  nuestra  libertad  sobre  cómo  tomarlo.  Y  aún  más:   nosotros   podemos   convertirnos   en   los   soberanos   del   momento,   pero   solo   hay   un   soberano  del  tiempo,  un  solo  Señor,  Jesucristo.   Por  ello,  no  hay  que  dejarse  engañar  por  el  instante,  porque  habrá  personas  que   se   aprovechen   de   la   confusión   para   presentarse   como   Cristo.   El   cristiano,   que   es   un   hombre   o   una   mujer   del   instante,   debe   tener   esas   dos   virtudes,   esas   dos   actitudes   para   vivir  el  momento:  la  oración  y  el  discernimiento.   Para   conocer   los   signos   verdaderos,   para   conocer   el   camino   que   debo   tomar   en   este  momento,  es  necesario  el  don  del  discernimiento  y  la  oración  para  hacerlo  bien.  En   cambio,   para   ver   el   tiempo,   del   cual   solo   el   Señor   es   dueño,   Jesucristo,   nosotros   no   podemos  tener  ninguna  virtud  humana.  La  virtud  necesaria  para  ver  el  tiempo  debe  ser   dada,  regalada  por  el  Señor:  ¡es  la  esperanza!  Oración  y  discernimiento  para  el  instante;   esperanza  para  el  tiempo.   Y   así,   el   cristiano   se   mueve   en   este   camino,   momento   tras   momento,   con   la   oración  y  el  discernimiento,  pero  deja  tiempo  a  la  esperanza:  

36


Intervenciones del Papa Francisco en Roma El cristiano   sabe   esperar   al   Señor   en   cada   instante,   pero   espera   en   el   Señor   hasta   el   fin   de   los   tiempos.   Hombre   y   mujer   de   instante   y   de   tiempo:   de   oración   y   discernimiento,   y   de   esperanza.   Que   el   Señor   nos   dé   la   gracia   para   caminar   con   la   sabiduría,  que  también  es  uno  de  sus  dones:  la  sabiduría  que  en  el  instante  nos  lleve  a   rezar   y   a   discernir.   Y   en   el   tiempo,   que   es   el   mensajero   de   Dios,   nos   haga   vivir   con   esperanza.                                                     37


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

Nuestra vida  no  termina  con  la  muerte.  Quien   practica  la  misericordia  no  teme  a  la  muerte     27  de  noviembre  de  2013.  Catequesis  de  los  miércoles.   Queridos  hermanos  y  hermanas.  ¡Felicidades  porque  son  valientes,  con  el  frío  que   hace  en  la  plaza,  son  verdaderamente  valientes!   Deseo   llevar   a   término   las   catequesis   sobre   el   Credo,   desarrolladas   durante   el   Año   de   la   Fe,   que   concluyó   el   domingo   pasado.   En   esta   catequesis   y   en   la   próxima   quisiera   considerar   el   tema   de   la   resurrección   de   la   carne,   deteniéndome   en   dos   aspectos   tal   y   como   los   presenta   el   Catecismo   de   la   Iglesia   Católica,   es   decir,   nuestro   morir   y   resucitar   en   Jesucristo.   Hoy   me   detengo   en   el   primer   aspecto,   el   “morir   en   Cristo”.   1.  Hay  una  forma  equivocada  de  mirar  la  muerte.  La  muerte  nos  afecta  a  todos  y   nos   interroga   de   modo   profundo,   especialmente   cuando   nos   toca   de   cerca,   o   cuando   afecta   a   los   pequeños,   a   los   indefensos   de   una   forma   que   nos   resulta   “escandalosa”.   Siempre  me  ha  afectado  la  pregunta:  ¿por  qué  sufren  los  niños?,  ¿por  qué  mueren  los   niños?  Si  se  entiende  como  el  final  de  todo,  la  muerte  asusta,  aterroriza,  se  transforma   en   amenaza   que   rompe   todo   sueño,   toda   perspectiva,   que   rompe   toda   relación   e   interrumpe   todo   camino.   Esto   sucede   cuando   consideramos   nuestra   vida   como   un   tiempo  encerrado  entre  dos  polos:  el  nacimiento  y  la  muerte;  cuando  no  creemos  en  un   horizonte   que   va   más   allá   de   la   vida   presente;   cuando   se   vive   como   si   Dios   no   existiera.   Esta   concepción   de   la   muerte   es   típica   del   pensamiento   ateo,   que   interpreta   la   existencia  como  un  encontrarse  casualmente  en  el  mundo  y  un  caminar  hacia  la  nada.   Pero  existe  también  un  ateísmo  práctico,  que  es  un  vivir  sólo  para  los  propios  intereses   y   las   cosas   terrenas.   Si   nos   dejamos   llevar   por   esta   visión   errónea   de   la   muerte,   no   tenemos  otra  opción  que  la  de  ocultar  la  muerte,  negarla,  o  de  banalizarla,  para  que  no   nos  de  miedo.   2.   Pero   a   esta   falsa   solución   se   rebela   el   corazón   del   hombre,   su   deseo   de   infinito,   su   nostalgia   de   la   eternidad.   Y   entonces,   ¿cuál   es   el   sentido   cristiano   de   la   muerte?   Si   miramos   a   los   momentos   más   dolorosos   de   nuestra   vida,   cuando   perdemos   a   una   persona  querida  -­‐los  padres,  un  hermano,  una  hermana,  un  esposo,  un  hijo,  un  amigo–   nos  damos  cuenta  que,  incluso  en  el  drama  de  la  pérdida,  doloridos  por  la  separación,   surge  del  corazón  la  convicción  de  que  no  puede  haber  acabado  todo,  que  el  bien  dado  y   recibido   no   ha   sido   inútil.   Hay   un   instinto   poderoso   dentro   de   nosotros,   que   nos   dice   que  nuestra  vida  no  termina  con  la  muerte.  ¡Esto  es  verdad!  ¡Nuestra  vida  no  termina   con  la  muerte!   Esta  sed  de  vida  ha  encontrado  su  respuesta  real  y  confiable  en  la  resurrección  de   Jesucristo.   La   resurrección   de   Jesús   no   da   sólo   la   certeza   de   la   vida   después   de   la   muerte,   sino   que   ilumina   también   el   misterio   mismo   de   la   muerte   de   cada   uno   de   nosotros.   Si   vivimos   unidos   a   Jesús,   fieles   a   Él,   seremos   capaces   de   afrontar   con   38


Intervenciones del Papa Francisco en Roma esperanza y  serenidad  también  el  paso  de  la  muerte.  La  Iglesia  de  hecho  reza:  “Si  bien   nos   entristece   la   certidumbre   de   tener   que   morir,   nos   consuela   la   promesa   de   la   inmortalidad   futura”.   Una   bonita   oración   de   la   Iglesia,   esta.   Una   persona   tiende   a   morir   como  ha  vivido.  Si  mi  vida  ha  sido  un  camino  con  el  Señor,  de  confianza  en  su  inmensa   misericordia,   estaré   preparado   para   aceptar   el   momento   último   de   mi   existencia   terrena   como   el   definitivo   abandono   confiado   en   sus   manos   acogedoras,   en   la   esperanza   de   contemplar   cara   a   cara   su   rostro.   Y   esto   es   lo   más   bello   que   puede   sucedernos,   contemplar   cara   a   cara   el   rostro   maravilloso   del   Señor,   verlo   a   él,   tan   hermoso,   lleno   de   luz,   lleno   de   amor,   lleno   de   ternura.   Nosotros   vamos   hacia   allí,   a   encontrarnos  con  el  Señor.   3.   En   este   horizonte   se   comprende   la   invitación   de   Jesús   de   estar   siempre   preparados,   vigilantes,   sabiendo   que   la   vida   en   este   mundo   se   nos   ha   dado   para   prepararnos  a  la  otra  vida,  con  el  Padre  celeste.  Y  para  esto  hay  siempre  una  vía  segura:   prepararse  bien  a  la  muerte,  estando  cerca  de  Jesús.  ¿Y  cómo  estamos  cerca  de  Jesús?   Con  la  oración,  en  los  sacramentos  y  también  en  la  práctica  de  la  caridad.  Recordemos   que  Él  está  presente  en  los  más  débiles  y  necesitados.  Él  mismo  se  identificó  con  ellos,   en  la  famosa  parábola  del  juicio  final,  cuando  dice:  “Tuve  hambre  y  me  disteis  de  comer,   tuve   sed   y   me   disteis   de   beber,   era   extranjero   y   me   acogisteis,   desnudo   y   me   vestisteis,   enfermo  y  me  visitasteis,  estaba  en  la  cárcel  y  vinisteis  a  verme.  Todo  lo  que  hicisteis   con  estos,  mis  humildes  hermanos,  conmigo  lo  hicisteis”  (Mt25,35-­‐36.40).  Por  tanto,  un   camino   seguro   es   recuperar   el   sentido   de   la   caridad   cristiana   y   de   la   compartición   fraterna,  curar  las  heridas  corporales  y  espirituales  de  nuestro  prójimo.  La  solidaridad   en   compartir   el   dolor   e   infundir   esperanza   es   premisa   y   condición   para   recibir   en   herencia  el  Reino  preparado  para  nosotros.    Quien  practica  la  misericordia  no  teme  a  la   muerte.  Pensad  bien  en  esto.  Quien  practica  la  misericordia  no  teme  a  la  muerte.  ¿Estáis   de   acuerdo?   ¿Lo   decimos   juntos   para   no   olvidarlo?   Quien   practica   la   misericordia   no   teme  a  la  muerte.  Otra  vez.  Quien  practica  la  misericordia  no  teme  a  la  muerte.  ¿Y  por   qué  no  teme  a  la  muerte?  Porque  la  mira  a  la  cara  en  las  heridas  de  los  hermanos,  y  la   supera  con  el  amor  de  Jesucristo.   Si   abrimos   la   puerta   de   nuestra   vida   y   de   nuestro   corazón   a   los   hermanos   más   pequeños,   entonces   también   nuestra   muerte   se   convertirá   en   una   puerta   que   nos   introducirá  en  el  cielo,  en  la  patria  beata,  hacia  la  que  nos  dirigimos,  anhelando  morar   para  siempre  con  nuestro  Padre,  con  Jesús,  María  y  los  santos.                 39


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

Ojo a  'la  tentación  universal'  de  limitar  la  fe  al   ámbito  privado   28  de  noviembre,  2013   “Cuando   Jesús   habla   de   esta   calamidad   en   otra   cita   del   Evangelio   nos   dice   que   habrá   una   profanación   del   templo,   una   profanación   de   la   fe,   del   pueblo:   será   la   abominación,   será   la   desolación   de   la   abominación.   ¿qué   significa   esto?   Será   como   el   triunfo  del  príncipe  de  este  mundo:  la  derrota  de  Dios.  Parece  que  en  el  momento  final   de  calamidad  se  adueñará  de  este  mundo,  será  el  dueño  del  mundo”.     He   aquí   el   corazón   de   la   “prueba   final”:   la   profanación   de   la   fe.   Que,   entre   otras   cosas,  es  muy  evidente  dado  lo  que  padece  el  profeta  Daniel,  en  el  relato  de  la  primera   lectura:  echado  en  la  fosa  de  los  leones  por  haber  adorado  a  Dios  en  lugar  de  al  rey.  Por   tanto,   “la   desolación   de   la   abominación”   tiene   un   nombre   preciso,   “la   prohibición   de   adoración”:     “No  se  puede  hablar  de  religión,  es  algo  privado  ¿no?  De  esto,  públicamente,  no  se   habla.  Los  signos  religiosos  son  eliminados.  Se  debe  obedecer  a  las  órdenes  que  vengan   de  los  poderes  mundanos.  Se  pueden  hacer  muchas  cosas,  cosas  bellas,  pero  no  adorar   a  Dios.  Prohibición  de  adoración.  Este  es  el  centro  de  la  intención.  Y  cuando  llegue  a  la   plenitud   –al   ‘kairós’   de   esta   actitud   pagana,   cuando   se   cumpla   este   tiempo-­‐   entonces   sí,   vendrá   Él:   ‘Y   verán   al   Hijo   del   hombre   venir   en   una   nube   con   gran   potencia   y   gloria’.   Los   cristianos   que   sufren   las   épocas   de   persecución,   épocas   en   las   que   se   prohíbe   la   adoración,  son  una  profecía  de  los  que  nos  sucederá  a  todos”.     Y   sin   embargo,   en   el   momento   en   el   que   los   “tiempos   de   los   paganos   se   habrán   cumplido”   será   el   momento   de   levantar   la   cabeza,   porque   está   “cerca”   la   “victoria   de   Jesucristo”:   “No   tengamos   miedo,   sólo   Él   nos   pide   fidelidad   y   paciencia.   Fidelidad   como   Daniel,  que  ha  sido  fiel  a  su  Dios  y  ha  adorado  a  Dios  hasta  el  final.  Y  paciencia,  porque   los  cabellos  de  nuestra  cabeza  no  caerán.  Así  lo  ha  prometido  el  Señor.  Esta  semana  nos   hará   bien   pensar   en   esta   apostasía   general,   que   se   llama   prohibición   de   adoración   y   preguntarnos:   ‘¿Yo   adoro   al   Señor?   ¿Yo   adoro   a   Jesucristo,   el   Señor?   ¿O   un   poco   a   medias,   hago   el   juego   del   príncipe   de   este   mundo?’.   Adorar   hasta   el   final,   con   confianza   y  fidelidad:  ésta  es  la  gracia  que  debemos  pedir  esta  semana”.                 40


Intervenciones del Papa Francisco en Roma

Pensar con  la  cabeza,  pero  también  con  el  corazón  y   el  Espíritu    

El Espíritu  Santo  nos  da  el  don  de  la  inteligencia  para  entender.  No   aceptar  porque  los  otros  me  digan  qué  sucede     29  de  noviembre  de  2013   El  cristiano  piensa  según  Dios  y  por  eso  rechaza  el  pensamiento  débil  y  uniforme.   Para  entender  los  signos  de  los  tiempos,  un  cristiano  no  debe  pensar  sólo  con  la  cabeza,   sino   también   con   el   corazón   y   con   el   Espíritu   que   tiene   dentro.   De   otra   forma,   no   se   podría  comprender  el  "paso  de  Dios  en  la  historia".   El  Señor  enseña  a  sus  discípulos  a  comprender  los  signos  de  los  tiempos,  signos   que  los  fariseos  non  lograban  entender.   En  el  Evangelio,  Jesús  no  se  enfada,  pero  finge  cuando  los  discípulos  no  entendían   las  cosas.  A  los  de  Emaús  dice:  'insensatos  y  lentos  de  corazón'.  'Insensatos  y  lentos  de   corazón'...  Quien  no  entiende  las  cosas  de  Dios  es  una  persona  así.  El  Señor  quiere  que   entendamos  lo  que  sucede:  lo  que  sucede  en  mi  corazón,  lo  que  sucede  en  mi  vida,  lo   que  sucede  en  el  mundo,  en  la  historia...  ¿Qué  significa  que  suceda  esto?  ¡Estos  son  los   signos   de   los   tiempos!   Sin   embargo,   el   espíritu   del   mundo   nos   hace   otras   propuestas,   porque  el  espíritu  del  mundo  no  nos  quiere  pueblo:  nos  quiere  masa,  sin  pensamiento,   sin  libertad.   El  espíritu  del  mundo,  quiere  que  vayamos  por  un  camino  de  uniformidad,  pero,   como   advierte   san   Pablo,   el   espíritu   del   mundo   nos   trata   como   si   nosotros   no   tuviéramos  la  capacidad  de  pensar  por  nosotros  mismos,  nos  trata  como  personas  no   libres.   El   pensamiento   uniforme,   el   pensamiento   igual,   el   pensamiento   débil,   un   pensamiento  así  difuso.  El  espíritu  del  mundo  no  quiere  que  nosotros  nos  preguntamos   delante  de  Dios:  '¿Pero  por  qué  esto,  por  qué  lo  otro,  por  qué  sucede  esto?  O  también   nos   propone   un   pensamiento   prêt-­‐à-­‐porter,   según   los   propios   gustos:   '¡Yo   pienso   como   me  gusta!'  Pero  eso  va  bien,  dicen  ellos....  Pero  eso  que  el  espíritu  del  mundo  no  quiere   es  esto  que  Jesús  nos  pide:  el  pensamiento  libre,  el  pensamiento  de  un  hombre  y  de  una   mujer   que   son   parte   del   pueblo   de   Dios   y   ¡la   salvación   ha   sido   precisamente   esta!   Pensad   en   los   profetas...   'Tú   no   eras   mi   pueblo,   ahora   te   digo   pueblo   mío':   así   dice   el   Señor.  Y  esta  es  la  salvación:  hacernos  pueblos,  pueblos  de  Dios,  tener  libertad.    Y   Jesús   nos   pide   pensar   libremente,   pensar   para   entender   lo   que   sucede.   La   verdad  es  que  ¡solos  no  podemos!  Necesitamos  la  ayuda  del  Señor.  Lo  necesitamos  para   entender   los   signos   de   los   tiempos,   el   Espíritu   Santo   nos   da   este   regalo,   un   don:   la   inteligencia  para  entender  y  no  porque  otros  me  digan  qué  sucede.   41


Intervenciones del Papa Francisco en Roma De este  modo,  ¿cuál  es  el  camino  que  quiere  el  Señor?"  y  he  respondido;  siempre   con  el  espíritu  de  inteligencia  para  entender  los  signos  de  los  tiempo.  Es  bonito  pedir  al   Señor   Jesús   esta   gracia,   que   nos   envíe   su   espíritu   de   inteligencia,   porque   nosotros   no   tenemos  un  pensamiento  débil,  no  tenemos  un  pensamiento  uniforme  y  no  tenemos  un   pensamiento  según  los  propios  gustos:  solamente  tenemos  un  pensamiento  según  Dios.   Con  este  deseo,  que  es  un  don  del  Espíritu,  buscar  qué  significan  las  cosas  y  entender   bien  los  signos  de  los  tiempos.   Esta  es  la  gracia  que  debemos  pedir  al  Señor:  'la  capacidad  que  nos  da  el  Espíritu'   para  'entender  los  signos  de  los  tiempos'.  

42

Papa noviembre 2013  

Homilias del Papa Francisco durante el mes de noviembre de 2013

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you