Issuu on Google+

MISA DE LA VIGILIA DE NAVIDAD AÑO B PARROQUIA EL SALVADOR DE BAEZA D. MARIANO CABEZA PERALTA “Ha aparecido la gracia de Dios para todos los hombres” Oh noche hermosa, mas que la alborada, oh noche oscura, tenebrosa que dejas de serlo porque la luz te rompe en pedazos venciéndote para siempre. Oh noche hermosa de la navidad, parto feliz de la Virgen María, de la Iglesia que durante cuatro semanas ha gestado al Salvador en Adviento. Oh noche hermosa que nos convocas a la voz de las campanas de nuestro templo que son como ángeles musicales gritándonos que el Salvador, blanco y puro ha nacido y nace en el Altar de nuestra Iglesia hecho alimento, hecho Palabra de vida para todos nosotros. Oh noche hermosa que unes al Dios eterno con el pobre género humano, hambriento y sediento de salvación, de perdón, de misericordia y de amor. Noche de navidad que pones rostro al Dios invisible, que das cuerpo y sonrisa al Dios inmaterial y espiritual. Cuánto ha subido el género humano esta noche porque Dios se ha abajado hasta nosotros, se acuna en nuestro corazón.


¿Quién podrá decir “dónde está Dios”? Dios está aquí, ve a Belén y encuéntralo que Dios no se esconde de nadie. ¿Quién podrá decir “cómo es Dios”? Míralo, contémplalo. Humilde, pobre, tierno, pero a la vez poderoso y salvador. ¿Quién puede cerrarse a este Dios hecho hombre, a este Enmanuel, Dios con nosotros? Solo al que le guste la noche, la oscuridad. Solo el que se adora a sí mismo y no es capaz de ver más allá. La navidad queridos hermanos es nacer y renacer. Asistimos como testigos privilegiados al nacimiento de Jesucristo. Es una nueva oportunidad para cada uno de nosotros, porque como dijo el Señor a Nicodemo, hay que nacer de nuevo. En esta noche de Navidad junto al Señor pueden renacer nuestra Fe, Esperanza y Caridad. Pueden renacer nuestros deseos de fidelidad a Dios, de servicio y entrega desinteresada a los demás. Podemos dejar nuestro hombre viejo, herido, para estrenar hombre nuevo con muchas páginas en blanco por delante para escribirlas con la tinta de una vida con Dios. Si no queremos que la Navidad se quede sólo en un sentimiento que se marchita como una flor o como la hierba del campo, tenemos que transformarlo en un asentimiento a la llamada de Dios en esta noche santa. Oro al Señor en esta noche santa con las palabras de San Agustín: “despiértate: Dios se ha hecho hombre por ti. Despierta, tú que duermes, levántate entre los muertos, y Cristo será tu luz. Por ti precisamente, Dios se ha hecho hombre”. Nuestra sociedad nos invita a dormir en un estilo de vida donde no tiene cabida Dios. Nos duerme robándonos el tiempo para Dios, preocupándonos con el presente y el futuro. Nos duerme llenando la vida de cosas o de deseos.


Oro en esta noche santa para que las palabras de los ángeles que han resonado en el Evangelio nos acompañen siempre, especialmente cuando nos veamos más débiles y vulnerables: “No temáis os traigo una buena noticia, os ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor” Es el mensaje de Dios niño pero también lo será en la Pascua el mensaje de Cristo Resucitado, y el mensaje de la Iglesia a nuestro mundo: ¡No tengáis miedo¡ Es la experiencia de los santos, de los amigos y testigos de Dios: “Quien a Dios tiene nada le falta, solo Dios basta” (Santa Teresa de Jesús) Feliz Navidad mis queridos hermanos, Feliz navidad para todos, respondamos a este acontecimiento salvífico glorificando a Dios con nuestros labios, como nos enseñan los ángeles. Pero glorifiquemos también a nuestro Dios con la vida, con las buenas obras, con una vida auténtica y entregada a nuestro Dios. Que así sea y que el Niño Dios que nace en Belén nos lo conceda.


HOMILIA MISA DE MEDIANOCHE . NAVIDAD 2011