Issuu on Google+


Carta del Director

Antonio Garrido de la Torre vicariodecomunicacion@diocesisdejaen.es

TODO O NADA Reiniciamos tras el descanso veraniego un nuevo curso en nuestra diócesis de Jaén. Y la revista diocesana retoma su andadura para seguir ofreciendo lo más destacado del acontecer de este pueblo de Dios que camina en Jaén. En esta ocasión quiero de nuevo agradecerles su confianza en nuestra publicación, queridos lectores, porque ciertamente son el objetivo principal de esta publicación. Y sus mensajes de apoyo y de valoración positiva de la revista siempre es un aliciente para continuar en esta hermosa tarea de reflejar en las palabras y en las imágenes la vitalidad de la Iglesia diocesana de Jaén. Precisamente en este número de nuestra revista queremos hablarles de todo un poco, como siempre hacemos para que haya variedad, pero nos fijamos en una parte muy importante de nuestra diócesis: los religiosos y religiosas. A nuestra portada asoman dos religiosas que en el momento de la foto acababan de realizar su profesión de votos solemnes. Y se les ve tan contentas porque acaban de entregarse por completo al Señor. Estas dos religiosas son de Jaén y en ellas queremos realizar un pequeño homenaje de reconocimiento y gratitud a todos los religiosos y religiosas que trabajan en nuestra tierra, tanto las de vida activa como las de vida contemplativa. Precisamente de esta dimensión contemplativa también hablamos en este número de nuestra revista con un reportaje sobre las Dominicas de Jaén. Con la humildad que les caracteriza, las religiosas realizan una tarea muy importante en nuestra sociedad, que a menudo es ignorada y a veces hasta incomprendida. Sus distintos apostolados en colegios, residencias de mayores, guarderías, hospitales, en la pastoral parroquial, en la visita a enfermos, en la ayuda a los necesitados o en la oración contemplativa… supone la plasmación de ese seguimiento de Jesucristo que pasa siempre por el servicio a los hermanos. Este trabajo abnegado y realizado de forma responsable y eficaz manifiesta una forma espléndida de seguir al Señor en su Iglesia. Y el testimonio de su entrega en los diversos apostolados es un aliciente para que otros puedan seguir por ese mismo camino de unión con el Señor.

No corren tiempos fáciles para que desde la familia o desde la sociedad se estimule (o al menos no se obstaculice) la vocación al sacerdocio o a la vida religiosa. Y a la vista está la sequía vocacional que atravesamos en todos los niveles. Si empezamos con la letanía de defectos que tienen los jóvenes de hoy, seguramente haremos una descripción sociológica muy ajustada pero tal vez no lleguemos a la raíz del asunto. Es verdad que nuestra juventud se espanta de compromisos para siempre, que tiene metido hasta la médula el relativismo que impera en nuestra sociedad, que su escala de valores se sustenta únicamente en el egoísmo, en lo que me apetece-gusta-beneficia o da placer . Son reacios a todo lo que huela a institucional y por sistema temen al silencio o a la soledad, sin encontrarle ningún sentido. Y palabras como esfuerzo, sacrificio, obediencia o autoridad hace tiempo que no está en su diccionario (¡ni las han oído en la escuela¡). Vale, todo eso está ahí. Y desde este punto de vista, lo que han hecho estas dos religiosas que aparecen en la portada es poco menos que una locura. Pero una locura que tiene su lógica. ¡Bendita locura¡ Se trata de profundizar en una relación intensa con el mejor de los amigos, con Jesús. Sentir su llamada. Dejarse fascinar por su palabra. Caer en el atractivo de su misión. Y querer ser sus manos en este mundo nuestro que tan necesitado está de manos que acaricien y ayuden. Hace unos días escuchaba una frase que me gustó, relacionada con todo esto que les vengo contando de los jóvenes. Decía: «Cuando al joven se le pide poco no da nada; cuando se le pide mucho lo da todo». No tengamos miedo a presentar la vocación al sacerdocio o a la vida consagrada con todas sus exigencias. Si diluimos la identidad o rebajamos contenidos en aras a un presunto acercamiento tal vez lo único que obtengamos, pidiendo poco, sea nada. Ya nos lo dijo el Señor: si la sal se vuelve sosa… no sirve para nada.

Sigue la actualidad diocesana en:

www.diocesisdejaen.es 2


JORNADA «NUEVOS TEMPLOS» La Iglesia que peregrina en Jaén ha celebrado la «Jornada Nuevos Templos» en la que todas las parroquias jienenses destinaron las colectas de las misas para la financiación de la construcción de nuevas iglesias en nuestra Diócesis. Como pueden ver en el cartel realizado para esta Jornada, estamos construyendo el templo parroquial de Santa María Madre de la Iglesia y, están por construir, los del Sagrado Corazón de las Infantas y San Pedro Poveda en Jaén, San Eufrasio en Andújar y una nueva parroquia en Linares. El templo parroquial es el rostro histórico y creativo de las generaciones de creyentes que nos han precedido. El culto, la catequesis, la caridad, la cultura, han modelado el ambiente en el que el pueblo fiel y creyente aprende, celebra y vive la propia fe. Podríamos decir que nada define mejor las señas de identidad de un pueblo que su iglesia. Las ayudas y subvenciones recibidas de las instituciones públicas se aplican a la conservación y restauración del patrimonio cultural, lo que agradecemos sinceramente, pero la iglesia, más que un monumento digno de admiración por su armonía artística, es un lugar en el que se celebra y expresa la fe; unas veces se hace en comunidad con los demás hermanos, otras resulta ser el espacio en el que el corazón, en medio del silencio, es iluminado para hablar con Aquel en que tiene puesta su confianza. Nuestras iglesias son un lugar privilegiado de meditación y de silencio para

oír a Dios, de ahí que nuestra necesidad principal sea la pastoral en las nuevas comunidades que se van formando. La colecta del año 2009, primera que realizamos con este fin, ascendió a la cantidad de 50.258,51€. Comprendo que se trata de una cantidad modesta, pero hay que decir que también muy provechosa. Por eso, a la par que les doy las gracias a todos por su generosidad, les insisto en lo que decía San Pablo a los cristianos de sus comunidades: que nadie dé su aportación con tacañería y de mala gana. Puesto que es un signo de amor a la Iglesia, de fe y comunión en Jesucristo, hagámoslo con generosidad y con alegría. Me dirijo especialmente a los católicos, que son los más interesados en el tema, pero sin duda hay otros que, sin serlo, conocen y valoran como se merece la impresionante tarea humanizadora que realizan las parroquias. No sería la primera vez que un creyente de otra religión aporta una ayuda sustanciosa para construir un complejo parroquial católico. Hoy les tiendo la mano a todos, con la humilde confianza de quien nada pide para sí, sino para servir al pueblo de Dios y a cuantos necesitan una parroquia en su pueblo o en su barrio. Con mi agradecimiento y bendición.

3


DOS JÓVENES RELIGIOSAS DE JAÉN CELEBRAN SUS VOTOS PERPETUOS Manuel Jesús Casado Mena A lo largo de la historia muchos han sido los Santos de la Iglesia que han vivido o atravesado nuestras antiguas tierras del Reino de Jaén. Santos universalmente conocidos como San Juan de la Cruz o Santa Teresa de Jesús. El siglo XIX se caracterizó por la gran cantidad de fundaciones de Congregaciones religiosas, la mayoría, con finalidades asistenciales y educativas; corrían tiempos recios en la sociedad española y eran muchas las necesidades básicas que estaban sin cubrir. Un ejemplo es la Congregación de Madres de Desamparados y San José de la Montaña. En aquel tiempo, su fundadora, la hoy Beata Petra de San José fundó en nuestra Diócesis dos casas para socorrer y asistir a los ancianos desamparados en Andújar y posteriormente en Martos. La expansión de la Congregación en los años sucesivos hizo que nacieran dos casas más en Torredonjimeno y Marmolejo. Como es lógico, en los lugares donde la Congregación trabaja y expande su carisma, aparecen vocaciones que se unen a ésta y que entregan su vida d Dios con un carisma específico. Desde el pasado mes de agosto, concretamente el día dieciséis, las Madres de Desamparados cuentan con nueve religiosas más que realizaron sus votos perpetuos en la Casa Generalicia de Valencia. Dos de ellas son oriundas de nuestra Diócesis de Jaén. Madre Elena Herrera de San José y Madre Mª Isabel Cañada de San José, de Marmolejo y Torredonjimeno respectivamente. En una ceremonia llena de simbolismo y solemnidad, las profesas prometieron fidelidad a Dios dentro de su Congregación para educar a la juventud, asistir a los enfermos y cuidar de los huérfanos. De manos de la Superiora general, Madre Mª de los Ángeles Vilar de San José, recibieron la corona, el anillo y la lámpara encendida como símbolo de su consagración plena a Cristo. De nuevo tenemos un motivo para dar gracias a Dios por la entrega de estas jóvenes. De un modo u otro, sus vidas denotan que la Iglesia sigue viva y que aún hay jóvenes que, llamados por Cristo para entregarse a Él, responden con generosidad a la llamada. La valentía y la radicalidad de responder a una vocación concreta hacen que nos estimulemos a seguir trabajando en nuestra Iglesia tan necesitada de vocaciones en los últimos tiempos. Ojalá que del mismo modo que Madre Elena y Madre Mª Isabel, sigamos viendo a jóvenes de nuestra Diócesis que continúen con la labor y el ejemplo que nos dejaron nuestros mayores. La vida religiosa es una gran riqueza en la Iglesia y Jaén cuenta con la presencia de muchos religiosos y religiosas que oran, trabajan y estimulan el anuncio del Reino de Dios bajo el amparo del Rostro de Cristo. 4


«La vida religiosa es un camino de consagración al Señor que llena la vida y merece la pena» La Madre Elena Herrera de San José pertenece a la Congregación de Madres de Desamparados y San José de la Montaña, una comunidad religiosa que tiene en la provincia de Jaén casas en Andújar, Martos, Marmolejo y Torredonjimeno. Este verano, Madre Elena ha realizado en Valencia su profesión perpetua de votos. Y aunque es de un pueblo de nuestra diócesis de Jaén, de Marmolejo, en la actualidad está desempeñando su tarea religiosa en Gijón (Asturias), donde su Congregación tiene un colegio. Mantenemos esta entrevista con ella para nuestros lectores de «Iglesia en Jaén» Queríamos comentar contigo algunas cuestiones sobre la vida religiosa y el carisma de Madres de los Desamparados y San José de la Montaña. Una Congregación que, ante todo, tiene como carisma socorrer a los desamparados. -Nacimos para ser madres, así nos lo dijo nuestra fundadora, la Beata Madre Petra de San José y de hecho en todos los sitios donde estamos intentamos ser madres para los desamparados, bien sean ancianos, niños o educando a la juventud. En medio de nuestra sociedad, sobre todo cuando nos acercamos a nuestros jóvenes, parece que hay mucho miedo a una consagración total y definitiva. -Dentro del voluntariado hay muchos jóvenes sensibles a las necesidades de los demás, pero de ahí a dar el paso a una consagración de por vida parece un paso complicado… Pero que sepan los jóvenes que hay otros que sí hemos dado nuestra vida al Señor y sí que merece la pena porque nos llena de profunda alegría, aunque sea difícil. En esta vida hay nada fácil, pero puedo asegurar por mi experiencia personal que la entrega al Señor en la vida religiosa es un camino de muchas alegrías y que te llena de profunda satisfacción. La

vida religiosa es un camino de consagración al Señor que llena la vida y merece la pena. ¿Cómo fueron tus inicios vocacionales? Porque tiene que ser complicado descubrir lo que el Señor quiere de ti. -La verdad es que en un principio no fue fácil. En mi vida diaria fui viendo que lo que tenía no me daba la satisfacción. Yo estudiaba una carrera universitaria, pero no me llenaba de alegría. Hasta que conocí esta nueva forma de vida y la empecé con mucha ilusión. Y ahora, a estas alturas de mi vida, soy más consciente aun que el primer día. Dios me ha llamado a servir a los demás, especialmente a los más necesitados, en su nombre y desde luego con esa certeza de realizar la voluntad de Dios en mi vida sigo cada día. Tengo 29 años y ya he hecho los votos perpetuos en Valencia. Con estos votos perpetuos he dicho «sí» a Dios para toda la vida. Tengo mucha ilusión en mi entrega al Señor y no tengo ningún temor porque sé que Él me acompaña, Él está conmigo y me guía en este camino. Cuando hice los primeros votos me destinaron a Torredonjimeno y allí hay dos apostolados que son los ancianos y el colegio. En esta época de 5


Torredonjimeno también estudiaba en la Universidad de Jaén hasta que terminé mis estudios y comencé a dar clases. Nos dedicábamos a la evangelización, a la pastoral del colegio, a estar con los jóvenes, con los niños y también al cuidado de los ancianos. Fueron años muy buenos porque compartí con otros jóvenes esta tarea, aportando mi testimonio de entrega, de alegría, de ilusión. Fue una etapa muy enriquecedora, también personalmente, porque aquí en Jaén me he formado y eso se lo debo a la Universidad de Jaén.

nuestro testimonio le estamos diciendo a la gente, a los jóvenes, que esto merece la pena. La alegría brota de la relación entre dos amigos. Tenemos que conocer a Jesús para poder amarlo y testimoniarlo. Es necesario ese encuentro con el Señor cada día en la oración. Y ahí, además, Jesús te va marcando todos los pasos que has de ir dando para que tu vida sea plena y obtenga frutos. La oración es la base de nuestra vida consagrada, la base de la alegría y de la entrega, pero para todos los cristianos, no sólo para los consagrados.

¿Qué destacarías de esa casa de Torredonjimeno? -La experiencia fue muy positiva porque se compaginaba el estar con los jóvenes en las clases del colegio y luego trasmitir a esos jóvenes que hay personas mayores que están también necesitadas de afecto, de cariño, de estar con ellas. Nosotras mismas también nos íbamos con los ancianos de la residencia y los animábamos. En la casa se vive mucho la familiaridad, la gente del pueblo de Torredonjimeno es muy cercana también y asimismo destacaría la colaboración con la parroquia. Fueron cuatro años de mi vida preciosos. Ahora en Gijón sólo tenemos el colegio, pero la verdad es que también me encuentro bien. Es un colegio como el de Torredonjimeno, igual de grande, muy familiar… y allí también intentamos llevar ese amor misericordioso que nos transmitió Madre Petra. ¿Cómo se puede llevar a los jóvenes la pregunta por la vocación a la vida religiosa? - La alegría es la principal arma para contagiar el Evangelio. En nuestra vida de cristianos y de consagrados tenemos que tener alegría. Porque con

Una monja en medio de la universidad, en las tareas docentes, en el apostolado, en contacto con los demás… ¿no resulta algunas veces difícil? -Se añade también que nosotras en nuestra Congregación llevamos hábito. El hábito se dice que no hace al monje, pero le ayuda. Y es verdad, porque es un signo ante la gente que nos ve. A veces sí que nos dicen cosas por la calle, miradas extrañas… Pero después también esperan de nosotros, de los consagrados, ese testimonio de vida, esperan una respuesta positiva y acorde con lo que nos hemos comprometido. Y el hecho de llevar un hábito nos ayuda a eso. También es importante el tema de la pobreza en este mundo materialista y consumista. Que nosotros vivamos en pobreza choca y los mismos niños que están con nosotros no acaban de entender cómo podemos vivir con lo mínimo. Gracias a Dios, tenemos lo necesario para vivir. Es todo un signo en nuestra sociedad actual vivir en pobreza, obediencia y en castidad, porque nuestro amor se vuelca en Dios y en todos nuestros hermanos, especialmente los más desamparados.

6


MADRES DOMINICAS: «COMPARTIR, PARA NOSOTRAS, NO ES UN SACRIFICIO, ES UN GOZO» Vanessa Muñoz

Hablamos de toda una institución histórica en Jaén capital. Fue en 1562 cuando la familia de Berrio funda el Monasterio de la Purísima Concepción de Jaén. Este monasterio ha tenido distintas ubicaciones hasta que en el año 1965 se trasladó a la calle Francisco Coello, donde permanece hoy en día. Son doce las Madres Dominicas de la Orden de Predicadores que residen allí. Su jornada comienza a las 6.30 de la mañana y finaliza después de las completas, pasadas las 22.30 horas. «Nosotras nos dedicamos principalmente al bordado en oro. Hacemos mantos, túnicas… para las imágenes y las procesiones. Aunque a veces hacemos algo de costura, por ejemplo las casullas de los que se ordenan. N u estra s Constituciones dicen que se justiprecie las cualidades de cada persona y aquello que puede hacer. Así que to-

das las tareas se reparten según las edades y las cualidades de cada persona, porque somos de muy diferentes edades: desde la mayor que tiene más de 85 años, a la más joven que tiene ahora 35» explica la Madre Rafaela. Las Madres Dominicas de Jaén, que son muy queridas en todo el barrio de la Alcantarilla, trabajan sólo y exclusivamente para mantener el monasterio. Llevan una vida de sacrificios y pobreza exigida por su regla. Sin embargo, eso no les impide compartir lo poco que tienen con los más necesitados. La Madre Rafaela comenta: «vivimos con lo justo.

Pero nos va bien porque la Providencia no nos abandona. Y una faceta muy importante es compartir. Nuestras constituciones dicen que nuestro trabajo no debe ser sólo para vivir, sino que procuremos que de ese trabajo también haya beneficios para compartirlos con los más necesitados. Y ese compartir nosotros lo vivimos, por ejemplo, hacia la Federación. Cuando podemos, compartimos con otros monasterios que lo necesitan, o colaboramos con algún proyecto especial de la orden. Son muy importantes también para nosotras las cosas eclesiales». A pesar de que viven con lo preciso y a veces tienen épocas de ciertas dificultades, también colaboran, de una manera más cercana, con las familias necesitadas de Jaén. Lo más sorprendente es que para ellas darlo todo no significa ningún sacrificio. «Compartir para nosotras no es un sacri7


ficio, es un gozo. Realmente si te dejas ayudar eres tú la que me haces un favor, porque estás dejando que yo te dé. Hay que verlo también desde esa perspectiva. El favor lo hacen los que nos dan la oportunidad de compartir. La orden ha tenido como punto crucial siempre a los más necesitados, a los más pobres en los distintos niveles, no sólo el económico. Porque hay otras pobrezas que no son económicas» afirman. Las Madres Dominicanas de la Orden de Predicadores tienen una vinculación muy grande con los dominicos y le prometen obediencia al Maestro de la Orden. Su carisma es principalmente la oración, el estudio y el trabajo. Todo eso vivido en comunidad, por y para la salvación de las almas. «Hay un lema que lo sintetiza todo: la Verdad», comenta una de las religiosas. Y sugiere una comparación que nos puede hacer entender el papel de la vida religio8

sa en nuestra sociedad: «Nosotras solamente estamos aquí para que la gente de fuera se libere, se salve y llegue al conocimiento de la verdad. Somos como los cables de un tendido eléctrico, que están ocultos, pero si no estuvieran esos cables que transmiten la corriente no habría electricidad en las casas. Nuestra misión es como la del cable, nadie recae en él, pero es el que se encarga de conducir y dar la luz». La Madre Rafaela asegura que tuvo una opción radical por Dios, ya que sentía que Él le pedía que se consagrase dentro de la vida contemplativa. Eligió esta orden porque para ella tenía muchas cosas especiales, entre ellas, el hecho de liberar las esclavitudes del mundo. «Es una orden que siempre se fija en el aspecto positivo: en la gracia, en la misericordia, la libertad… Es una orden que se caracteriza por la alegría, que es muy fraternal, muy de

vida comunitaria. Estamos muy conectadas con toda la orden, tenemos Federaciones, Interfederaciones y Comisiones Internacionales. No es una orden que esté aislada sino que estamos en contacto y el Proyecto de Santo Domingo lo vives casi a nivel mundial, aunque estés en un rinconcito perdido y anónimo. A mí me llamó mucho la atención sobre todo el tema de la liberación, porque en nuestro mundo hay muchas esclavitudes, muchas faltas de luz: por ejemplo la juventud con la droga». A pesar de la importancia de los esfuerzos y sacrificios de las Madres Dominicas por ayudar a los demás, ellas siempre, con la humildad que les caracteriza, quieren pasan desapercibidas, en un segundo plano. Lo importante es la permanencia del Evangelio. Todo acto se realiza en nombre de la comunidad y por el bien de los demás. Todo un ejemplo para nuestros días.


200 JÓVENES DE JAÉN PEREGRINAN HASTA SANTIAGO DE COMPOSTELA Carmen González Del 30 de julio al 8 de agosto más de 200 jóvenes de la Diócesis de Jaén hemos participado en el Camino de Santiago, en este Xacobeo 2010, y en la PEJ que ha tenido lugar los días 5, 6,7 y 8 de agosto en Santiago de Compostela, bajo el lema «Como el Apóstol Santiago, amigos del Señor!». Este Camino de Santiago ha sido un verdadero regalo de Dios para todos los jóvenes que animados por nuestra Delegación de Juventud hemos peregrinado con el resto de diócesis de Andalucía y de España hasta la ciudad del Apóstol, Santiago de Compostela. El día 30 de julio partimos de Jaén hacia Tui, punto de partida del Camino de Santiago portugués que hemos realizado junto a las diócesis de Huelva, Sevilla, Málaga, Guadix-Baza y Granada. Al llegar pudimos visitar la Catedral y al anochecer disfrutamos de una preciosa Vigilia de Oración entorno a la Cruz y el Icono que el Papa Juan Pablo II regaló a los jóvenes y que esta recorriendo nuestro país hasta la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en Madrid en agosto del próximo año. Nuestra primera etapa de camino tuvo lugar el día 31 de julio desde Tui a Porriño. Desde ese día nuestro horario fue el siguiente: nos despertábamos a las 06:30 h de la mañana, desayunábamos a las 07:00 h, seguidamente a las 07:30 h teníamos la oración de la mañana y a las 08:00 h ¡a caminar! Alrededor de las 14:00 h llegábamos a nuestro destino y almorzábamos. Después disfrutábamos de un

tiempo libre que dedicábamos a descansar, charlar con los compañeros, pasear, curar nuestras heridas…y es que pronto aparecieron las primeras dificultades en forma de tirones, pies hinchados, ampollas… pero en ningún momento perdimos la sonrisa y la ilusión de recuperarnos cuanto antes para llegar en perfectas condiciones a nuestra siguiente etapa. Señalar de forma especial la eucaristía del día 3 de agosto en Caldas de Rei que fue presidida y preparada por la Diócesis de Jaén. Fue una celebración muy emocionante, dinámica, llena de sentimiento en la que Dios nos invadió a todos por completo. Además, tuvimos el privilegio de compartir dos maravillosas noticias con el resto de diócesis compañeras de camino: uno de los sacerdotes que nos acompañaban, D. Carlos Moreno Galiano, era enviado por nuestro Obispo Don Ramón del Hoyo López a la Parroquia de Manabí, Vicariato Apostólico de Esmeraldas (Ecuador), y un joven matrimonio que peregrinaba con Jaén había recibido la noticia de que iban a ser padres un día antes de comenzar el Camino. Todos los días finalizábamos la jornada con la oración de la noche: acción de gracias a Dios por el amor sin condición que cada día nos entrega y por todo lo vivido durante la jornada. Lo más importante de todo es que en este camino hemos experimentado realmente una verdadera presencia de Dios. Lo hemos encontrado a través de la Palabra, el sacramento de la reconciliación, la Eucaristía…pero también lo hemos sentido en las vivencias con nuestros compañeros y amigos, en los momentos de dificultad. Hemos encontrado a Dios en cada sonrisa contagiosa de buenos días, en cada palabra de ánimo, en cada mano amiga que nos ha alentado a seguir adelante, en cada caricia de cariño, en cada mirada cómplice, en las delicadas manos que han curado nuestras heridas… Continuamente hemos estado sintiendo a Dios, constantemente Jesús se ha dirigido a cada uno de nosotros y nunca ha dejado que venciera el desaliento, lo que nos ha permitido avanzar sin perder la esperanza y a aprender a amar con el amor de Dios. 9


AMPLIA PARTICIPACIÓN EN LAS PEREGRINACIONES DIOCESANAS El secretariado de peregrinaciones del obispado de Jaén, que dirige el sacerdote Julio Segurado Cobos, programó para este pasado verano cuatro peregrinaciones, que han contado con una amplia participación de peregrinos de diversas localidades de nuestra diócesis. La primera de estas peregrinaciones fue a Santiago de Compostela, en la celebración del año jubilar compostelano. Un total de 87 peregrinos de la diócesis de Jaén participaron en este viaje que se completó con la visita a Fátima y que se desarrolló del 23 al 30 de junio de 2010. Entre ellos se encontraban cuatro sacerdotes diocesanos. Hay que destacar también que otras parroquias, grupos apostólicos y cofradías de nuestra diócesis han organizado peregrinaciones a Santiago de Compostela durante este verano. Del viernes 9 al domingo 18 de julio tuvo lugar la segunda peregrinación con destino a Tierra Santa, Sinaí y Petra en la que participaron 90 peregrinos, cinco de ellos sacerdotes. Este año, la peregrinación a Tierra Santa, que ya es habitual en las programaciones del Secretariado, tenía un recorrido especial: además de los lugares santos de Israel (Belén, Nazaret, Mar de Tiberiades, Jerusalén, etc), se han visitado otros destinos nuevos: Masada, Ei-

10

lat (Israel), Santa Catalina, Sinaí y Mar Rojo (Egipto), y Petra, Amman, Jerash, Madaba y Monte Nebo (Jordania). La siguiente peregrinación, de la que ofrecemos una crónica del sacerdote Raúl Contreras, se celebró del martes 3 al lunes 9 de agosto y tuvo destino a París, Lyon y Ars. Por último, Del 21 al 29 de agosto de 2010 se desarrolló la cuarta peregrinación diocesana denominada «Tras las huellas de Juan Pablo II», que estuvo presidida por el Sr. Obispo D. Ramón del Hoyo. Un total de 52 peregrinos de la diócesis visitaron Varsovia, el campo de concentración de Auschwitz (celda de San Maximiliano Kolbe), Wadowice (localidad donde nació Juan Pablo II: su casa natal, el lugar donde fue bautizado, el santuario de Kalwaria donde fue confiado a la Vírgen por su padre), Cracovia (los lugares de la época adulta de Juan Pablo II: la universidad donde estudió, la cripta donde Wojtyla celebró su primera Misa, la capilla privada de los arzobispos, el palacio arzobispal, las tumbas de sus padres), el Santuario de la Divina Misericordia (Lagiewniki), Czestochowa (Santuario Mariano de Jasna Gora) y otros lugares emblemáticos de la vida del recordado Juan Pablo II.


11


TRAS LOS PASOS DEL SANTO CURA DE ARS

Raúl Contreras Moreno, pbro. Del 3 al 9 de agosto un grupo de unas cuarenta personas participamos en la Peregrinación que organizaba el Secretariado Diocesano a París, Lyon y Ars; de entre ellos, siete sacerdotes diocesanos. Desde el primer momento, la ciudad de la luz nos cautivó con su singular encanto. Sus calles y plazas mantienen un aspecto antiguo y clásico, impregnadas de modernidad, que se complementan con la belleza de sus parques y jardines. Nos empapamos de su historia al visitar el Hospital de los Inválidos, la Conserjería o la plaza de la Bastilla. Pudimos disfrutar al visitar la catedral de Notre Dame, la Santa Capilla, el Sagrado Corazón, el museo del Louvre, los inmensos campos elíseos, el Arco del Triunfo o el magnífico Teatro de la Ópera. Inolvidables son también la subida la torre Eiffel, la travesía por el Sena y los paseos por barrios como el moderno de la Defensa o el bohemio de los pintores en Montmatre.

12

Fueron cuatro intensos días, tras los cuales nos trasladamos a Lyon. Visitamos la ciudad que fue sede de San Ireneo. Desde allí pudimos acercarnos a lugares como Paray-le-Monial, en la región de la Borgoña, conocido por las apariciones a Santa Margarita María Alacoque que dieron origen a la popular devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Pero, sobre todo, desde Lyon nos acercamos a Ars. Era el centro de nuestra peregrinación. Habiéndose clausurado hacía apenas un par de meses el Año Sacerdotal convocado por su Santidad Benedicto XVI, pudimos comprobar cómo vivió el santo patrón de todos los sacerdotes del mundo, en la más absoluta austeridad, entregado a la oración, a la celebración de la Eucaristía y a la atención pastoral, especialmente mediante la confesión. Rezamos ante el cuerpo incorrupto de San Juan María Vianney y en la capilla de la Providencia celebramos la Eucaristía que ofrecimos por la fidelidad y santidad de los sacerdotes del mundo y de nuestra diócesis y porque surjan nuevas vocaciones. Fue, sin duda alguna, esta conjunción de cultura y fe la que hizo singular nuestro viaje y lo convirtió en una auténtica peregrinación. Pudimos visitar, rezar y celebrar la Eucaristía en otros muchos lugares importantes para nuestra fe: en París, en la capilla de las Apariciones de la Medalla Milagrosa, en la Basílica de Nuestra Señora de las Victorias y en la del Sagrado Corazón; en Lyon, en el Santuario de Fourvière. El último día pudimos también visitar brevemente la ciudad de Ginebra en Suiza y su catedral protestante de San Pedro. Un viaje magnífico en el que no podemos olvidar el ambiente del grupo y la convivencia. Nos sentimos una auténtica familia –la de los cristianos– que tuvo la suerte de comprobar una vez más la riqueza de la Iglesia, extendida por todo el mundo.


EUCARISTÍA DE INICIO DE CURSO EN LA CURIA DIOCESANA

En la mañana del miércoles, 1 de septiembre, tuvo lugar el acto de inicio del nuevo curso pastoral en la curia diocesana. El Sr. Obispo de Jaén, D. Ramón del Hoyo, presidió la Eucaristía celebrada en la capilla del Obispado. Esta celebración estuvo concelebrada por el vicario general, D. José Antonio Maroto, el canciller-secretario, D. Antonio Javier Cañada, vicarios episcopales, delegados episcopales y sacerdotes del tribunal eclesiástico. En la Eucaristía participaron los colaboradores de la curia diocesana. Durante la homilía el Sr. Obispo quiso recordar la importancia de la comunión, del trabajo conjunto y del esfuerzo común en el desarrollo de la pastoral diocesana. Agradeció el trabajo desarrollado en la curia por los colaboradores más cercanos de las tareas del obispo y destacó que «no son tan importantes los resultados alcanzados como el interés que cada uno de nosotros pueda procurar en realizar bien su trabajo. Después cada uno recogerá lo que siembre». Además, D. Ramón del Hoyo anunció que el tema primordial, sobre el que girarán gran parte

de los actos y actividades que se celebrarán a lo largo de este nuevo curso en la diócesis, será la importancia del laicado en la vida de la Iglesia. El plan pastoral diocesano para este curso quiere potenciar la presencia de los laicos en la vida de la Iglesia y su formación. Para finalizar, Monseñor del Hoyo hizo alusión a las Jornadas Mundiales de la Juventud y pidió la colaboración de todos los allí presentes en esta celebración que será muy importante en el nuevo curso que comenzamos: «No sólo es importante porque vamos a acoger al Papa, sino también porque nos acercamos a los jóvenes. Quizá de ahí puedan salir nuevas vocaciones». También destacó el 350 aniversario de la dedicación del templo de la Santa Iglesia Catedral de Jaén como acontecimiento importante en este curso. Igualmente, el Sr. Obispo ofreció la Eucaristía por el sacerdote D. Manuel Agudo, canónigo emérito, que había fallecido esa misma mañana. Tras la celebración de la Eucaristía, tuvo lugar un aperitivo fraternal entre los miembros de la curia diocesana.

13


EL CONSEJO EPISCOPAL ANALIZA LAS PRIORIDADES DEL NUEVO CURSO

El uno de septiembre se celebró la primera reunión del presente curso del consejo episcopal de gobierno en la que se analizaron diversos temas que van a tener una importancia prioritaria para ser desarrollados en este curso. La reunión se prolongó en la sesión de la tarde. Por la mañana, el consejo, presidido por el Sr. Obispo, D. Ramón del Hoyo, analizó los temas más importantes para el presente curso pastoral. Tras la lectura y aprobación del acta y seguimiento de acuerdos, se pasó a tratar los diferentes puntos del orden del día. En primer lugar, el rector del Seminario Mayor y delegado de vocaciones, D. Pedro Ortega, presentó un informe sobre el estado actual del Seminario y otros aspectos de su funcionamiento. El rector del Seminario Menor, D. José María Romero, también presentó una información sobre el desarrollo de este Seminario el pasado curso, que fue cuando comenzó su andadura. Comentó diversos aspectos relacionados con la marcha de este Seminario, las actividades realizadas, los encuentros programados y las previsiones para el presente curso. También participó en esta reunión del consejo episcopal el delegado de catequesis, D. Julio Segurado, quien realizó la presentación de los materiales complementarios al Catecismo Jesús es el Señor y explicó la propuesta de inicio de la cate-

14

quesis de confirmación de los niños que en 2010 han recibido la primera comunión. Todos estos temas fueron comentados por los miembros del consejo episcopal. La celebración de la Eucaristía puso fin a la sesión de la mañana. Por la tarde, el Consejo Episcopal continuó con la presentación del Plan Diocesano de Pastoral, por parte del Vicario de Evangelización, D. Francisco Rosales, quien presentó unas orientaciones para trabajar este plan de pastoral, que figurarán como anexo en la publicación de este plan. D. José Antonio Sánchez, Delegado Episcopal de Juventud, también informó ampliamente sobre el estado de la prelación de las jornadas Mundiales de la Juventud en nuestra diócesis, sobre las previsiones de acogida de jóvenes y sobre aspectos concretos de esta acogida. También presentó el proyecto de comunicación y las actividades programadas para recibir en nuestra diócesis. Estos temas fueron comentados con detenimiento en el consejo y el Sr. Obispo pidió la implicación de parroquias y de toda la comunidad diocesana en el desarrollo de estas actividades relacionadas con la Jornadas Mundiales de la Juventud. El último tema tratado fue la renovación del colegio de arciprestes, que está prevista para las próximas semanas.


1.500 PARTICIPANTES EN EL DÍA DE LOS ABUELOS ORGANIZADO POR MENSAJEROS DE LA PAZ Vanessa Muñoz El pasado 26 de julio, día de la festividad de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María y abuelos de Jesús, se celebraba en Jaén el Día de los Abuelos. Dicho acto, organizado por Mensajeros de la Paz Edad Dorada, en colaboración con la Diputación Provincial, entre otras administraciones y entidades, tuvo lugar en el Edificio Activa del recinto Ferial de Jaén (IFEJA). Más de 1.500 abuelos de toda Andalucía asistieron a la jornada que daba comienzo alrededor de las 12 del mediodía con la Santa Misa. La Eucaristía estuvo presidida por el Sr. Obispo de Jaén, D. Ramón del Hoyo, y concelebrada por el obispo de Puerto Príncipe, Joseph Lafontant, y por varios sacerdotes. Durante su homilía el Sr. Obispo tuvo unas palabras de recuerdo para las víctimas y heridos del Terremoto de Haití. Además, quiso felicitar a todos los mayores en ese día de Acción de Gracias. «Ustedes lo merecen todo. Es Acción de Gracias, respetuosa y alegre para hacerles arrancar a nuestros abuelos su mejor sonrisa en esta celebración íntima y familiar. Felicidades a todos en este día de San Joaquín y Santa Ana. Felicidades a todos los abuelos a los que ustedes represen-

tan y, sobre todo, a los que no están aquí: a los enfermos, a los que están pasando necesidad, a los que están mal atendidos o están solos… Todos hemos escuchado alguna vez el dicho de que ‘amor, con amor se paga’. Es mucho lo que las familias, la sociedad y la iglesia deben a los abuelos. Han dado y dan su vida hasta el final por los suyos, por todos nosotros. Por eso, bien merecen nuestra atención, nuestra cercanía, la dedicación de nuestro tiempo, etc. Pero, muy por encima de todo, nuestro cariño». Asimismo, D. Ramón del Hoyo quiso felicitar a Mensajeros de la Paz Edad Dorada «por haber asumido recientemente la gestión y atenciones de una nueva residencia Altos de Jontoya en la ciudad de Jaén». El Obispo de Jaén concluyó la eucaristía con la

lectura de la bendición especial del Papa Benedicto XVI para todos los presentes y sus familias. Posteriormente daba comienzo el acto institucional en el que, además del padre Ángel García, presidente de Mensajeros de la Paz, estuvieron presentes la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, Lina Morgan, como Madrina de Honor, la consejera de Igualdad y Bienestar Social, Micaela Navarro, la alcaldesa de Jaén, Carmen Peñalver, y el vicepresidente y responsable del Área de Atención Social, Manuel Fernández. El padre Ángel quiso recordar a los mayores de Haití y dar las gracias a todos los abuelos porque son los pilares básicos de la familia. «Es un día que queremos dedicárselo a ustedes y darles las gracias por tantas cosas… Los abuelos siempre habéis sido lo más importante, los pilares básicos de la vida. Y no es cierto que la familia esté en crisis. La familia cree en los abuelos. Sois el bálsamo. La familia es uno de los pilares más fundamentales en los que creemos». Asimismo, el padre Ángel animó al Obispo de Puerto Príncipe, Monseñor Joseph Lafontant a dirigir unas palabras a los allí presentes. Mons. Lafontant habló de la importancia de la familia y la figura de los abuelos. Aseguró además que «lo que estamos viviendo hoy aquí es para mí una inspiración para lo que podemos hacer en Haití. Allí hay muchos abuelos que están solos, que no tienen a nadie que los tenga en cuenta». La jornada continuó con un almuerzo y finalizó con la intervención del humorista Santi Rodríguez y las actuaciones del grupo Panaceite y Amaranto. 15


CELEBRADA LA PRIMERA JORNADA JUVENIL DE VERANO La primera edición de la jornada de verano, organizada por la delegación episcopal de juventud, se celebró en el Seminario Diocesano. Esta jornada se programó como un día de encuentro de jóvenes y tuvo lugar el 21 de julio. En esta jornada, la delegación de juventud quiso ofrecer a los jóvenes de nuestra diócesis la posibilidad de encontrarse, convivir, reflexionar y rezar. Las jornada llevó por título «Preparando algo grande», aludiendo, obviamente, a la preparación para la JMJ de Madrid 2011. Desde la delegación se pretendió «dar a nuestros jóvenes la oportunidad de prepararse para la JMJ y, sobre todo, animarles a vivir como jóvenes cristianos en sus ambientes». Durante la mañana, el delegado de Juventud, D. José Antonio Sánchez Ortiz, presentó qué son las JMJ y qué repercusión van a tener las Jornadas en nuestra diócesis. Después, los participantes realizaron un taller de imagen y grabaron dos pequeño spots. En el primero de ellos se animaba a los jóvenes de otros países a venir a Jaén en los días previos, mientras que el segundo, servía de reclamo para los jóvenes de la provincia a fin de que participaran en el encuentro

16

mundial. A lo largo de la tarde, la jornada se centró en el taller de radio. El objetivo era buscar ideas originales para realizar cuñas publicitarias y dar a conocer las JMJ, al mismo tiempo que buscar nuevos voluntarios y familias de acogida para los peregrinos en los «Días en la Diócesis». La jornada finalizó con la grabación en el estudio de radio del obispado de varias cuñas elaboradas por los propios participantes.


NUEVO TEMPLO PARA LA PARROQUIA DE SAN MIGUEL DE JAÉN La parroquia de San Miguel de Jaén va a utilizar desde el inicio de este curso pastoral un nuevo templo para las celebraciones litúrgicas. Se trata de la iglesia del templo del colegio de «La Purísima», de las Hermanas Carmelitas de la Caridad (Vedruna). Hace unos meses se iniciaron las primeras conversaciones entre la parroquia y la congregación de religiosas para la utilización de este templo, que se ubica en la demarcación parroquial, en la calle Arquitecto Berges, número 12, y que tiene acceso directo a esta calle. Las amplias dimensiones de esta iglesia van a posibilitar una mayor comodidad en la celebración de la Eucaristía y los demás sacramentos a la Parroquia de San Miguel que hasta ahora se ubicaba en unos bajos comerciales en la calle Maestro Bartolomé. El templo del colegio de las Hermanas Carmelitas se convierte desde este mes de septiembre en templo parroquial gracias a la firma de un convenio oficial de cesión de uso. El Sr. Obispo de Jaén, D. Ramón del Hoyo, fue informado de esta necesidad de la comunidad parroquial de San Miguel para poder utilizar el templo del colegio y apoyó la iniciativa desde el principio. Este apoyo supuso entrar en conversación con la Hermana Provincial de las Carmelitas de la Caridad, que, tras las consultas pertinentes, respondió afirmativamente a la petición de cesión del templo que formuló el Sr. Obispo. Durante los meses de verano se han realizado diversas obras de remodelación en este templo para independizarlo del colegio. Se han habilitado dos entradas, siendo una de ellas con rampa para personas minusválidas, y se ha realizado un despacho parroquial, una nueva sacristía y un servicio. También se ha pintado todo el templo, renovado por completo la megafonía y se van a instalar cuatro vidrieras del mismo estilo de las nueve que adornan la iglesia. La firma de este convenio de cesión de uso supone una buena noticia para esta comunidad parroquial de San Miguel de Jaén que, tras 38 años de utilización del local comercial de la calle Maestro Bartolomé (desde sus inicios como Parroquia), utilizará diariamente este nuevo templo en el que podrá reunirse la comunidad con más amplitud. El 29 de septiembre, festividad de San Miguel, titular de la parroquia, se celebrará una Eucaristía con la que tradicionalmente se inicia el curso pastoral en esta parroquia y que este año también supondrá el comienzo de la utilización de este nuevo templo, tras las obras de remodelación que se han realizado en él. 17


El Sr. Obispo de Jaén peregrina a Washington con una imagen de la Patrona de la Diócesis El Sr. Obispo de Jaén viajó el pasado mes de agosto a Washington para depositar en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción de esta ciudad, una copia de la imagen de la Santísima Virgen de la Cabeza, patrona de la diócesis de Jaén. La Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción, como Iglesia Patronal de los Estados Unidos, es uno de los Santuarios más importantes dedicados a la Virgen María. Es un importante lugar de culto, adoración y peregrinación. Esta Basílica fue dedicada en honor a la Santísima Virgen María bajo el título de la Inmaculada Concepción, patrona de los Estados Unidos, y anualmente recibe a más de 750,000 peregrinos. La pastoral este Santuario Nacional tiene como objetivos primordiales la potenciación de la devoción hacia la Madre de Dios y el fomento de la fe entre todos sus peregrinos. En aquella artística y magna Basílica se encuentran representaciones de las devociones marianas más significativas del mundo católico y el Sr. Obispo de Jaén quiso celebrar este año la Fiesta de la Aparición de nuestra Patrona, la Virgen de la Cabeza, en aquel Santuario norteamericano. La imagen de la Virgen de la Cabeza que llevó el Sr. Obispo es copia de la original del Santuario de Sierra Morena y fue donada al Sr. Obispo por la comunidad de religiosos trinitarios de este santuario con motivo de la visita que la patrona de la diócesis hizo a la Catedral de Jaén el pasado mes de noviembre. 18


PUBLICADO UN VADEMECUM ADMINISTRATIVO PARA LAS PARROQUIAS

El Ecónomo diocesano y Administración de la Iglesia de Jaén han venido reflexionando durante los últimos meses en ofrecer un Manual o «Vademecum» para ponerlo al servicio de la administración de las parroquias del territorio diocesano. Nace este estudio con el interés de que sirva de ayuda a los párrocos, miembros de los Consejos de asuntos económicos parroquiales y para quienes se ocupan de los asuntos de la administración ordinaria y extraordinaria de las parroquias. Podrán encontrar de forma ordenada en este estudio las más importantes disposiciones canónicas y civiles actualmente vigentes sobre estas materias, como son: Código de Derecho Canónico; Acuerdos IglesiaEstado español; Disposiciones de la Conferencia Episcopal Español; Directorio diocesano sobre bienes temporales y otras disposiciones eclesiásticas, civiles, fiscales... del ordenamiento jurídico español. Este «Vademecum» quiere responder a las situaciones que afectan a la administración de las Parroquias y ofrecer una orientación común en los diversos campos que interesan a los administradores y gestores de las parroquias en estas materias. Se ha tenido en cuenta también que, desde que se publicó el «Directorio» diocesano sobre estas materias en 1995, hasta el día de hoy, se han producido distintos cambios de importancia en estos temas administrativos, y de ahí la oportunidad de ofrecer la presente actualización y adaptación a la nueva realidad. Aparecen al final del «Vademecum» varios anexos referentes a colectas rotativas, a cuentas en distintas entidades bancarias, formularios para facilitar y unificar balances y presupuestos ordinarios de las parroquias. El presente «Vademécum» nace con vocación de ayuda y tiene la ventaja de recoger en sus páginas disposiciones diversas que ayudarán a los administradores parroquiales en sus relaciones con la administración diocesana.

ENCUENTRO SACERDOTAL DE INICIO DE CURSO SOBRE LA PARTICIPACIÓN DE LOS LAICOS En las primeras semanas de septiembre ya se ha institucionalizado el encuentro anual de sacerdotes a nivel diocesano para convivir y conocer las claves del curso pastoral que se inaugura. Precisamente en este curso que iniciamos los laicos van a tener una prioridad especial. El trabajo que desarrollan en la Iglesia, su misión evangelizadora en el mundo, su formación y otros aspectos son los que destacan en este curso pastoral en la diócesis de Jaén. El plan pastoral para este año precisamente insiste en los laicos como miembros activos de la Iglesia de Jaén. Y en el encuentro sacerdotal celebrado el pasado lunes, 13 de septiembre, la presentación de este plan pastoral a los sacerdotes estuvo a cargo del vicario episcopal de evangelización, D. Francisco Rosales Fernández. La ponencia central del encuentro corrió a cargo de D. Antonio Cartagena Ruiz, Director del Secretariado de Apostolado Seglar de la Conferencia Episcopal Española y gran experto en esta materia. Su charla se centró en el papel de los laicos en referencia a la Iglesia y al mundo de hoy y los cauces necesarios para su formación y motivación con el objetivo de que tengan una participación más corresponsable y activa. Tanto el Sr. Obispo, D. Ramón del Hoyo, como el delegado episcopal del clero, D. Francisco Javier Diaz, hicieron varias referencias a este tema y al impulso que desde las parroquias se debe dar a la participación de los laicos en la misión evangelizadora. Con la Eucaristía y la comida fraternal concluyó este encuentro en el que se abordaron y reflexionaron los distintos puntos del plan diocesano de pastoral con el objetivo de potenciar la tarea del laicado en la Iglesia y en la sociedad. 19


Cursos de la HOAC: «Romper fronteras, construir humanidad» José Ignacio Gámez Comisión Diocesana de la HOAC Se han celebrado en Salamanca los Cursos de Verano de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), con una participación de más de 200 personas. Todo el trabajo de estos Cursos de Verano ha estado presidido por la vida y la situación de los trabajadores y trabajadoras inmigrantes. Una situación muchas veces injusta, precaria y difícil, agravada por la crisis económica, entre cuyas primeras víctimas se encuentran las personas inmigrantes, generalmente empobrecidas.

comportamiento que muestra para con los inmigrados». Lo que nos ayude a crecer en comunión y fraternidad nos humanizará. Lo que nos aleje de ello, nos enfrente y nos divida, nos deshumanizará. Romper fronteras y barreras para construir humanidad, este es nuestro lema. La Iglesia y quienes la formamos tenemos una llamada a colaborar de forma importante al necesario cambio de mentalidad y actitudes en nuestra sociedad respecto a las personas inmigrantes. Necesitamos una verdadera conversión en nuestra relación con ellas para reconocerlas

Con el Evangelio y las enseñanzas sociales de la Iglesia, la HOAC consideramos que emigrar es un derecho de las personas y familias pero que la actual emigración, forzada por la pobreza, es efecto de un sistema social y económico que acrecienta cada vez más la brecha entre pueblos y personas ricas y pobres, y constituye una grave injusticia. La situación de hombres y mujeres inmigrantes es una manifestación de la injusticia, el empobrecimiento y la deshumanización de la que es víctima el mundo obrero y del trabajo. Los trabajadores y trabajadoras inmigrantes no son una mercancía laboral que pueda ser tratada según las conveniencias de la economía. Son personas y, como tales, tienen derecho a un trabajo digno y seguro. Como toda persona, tienen derechos fundamentales que deben ser siempre respetados y promovidos. Las sucesivas Leyes de Extranjería han estado más preocupadas por el control de fronteras que por el respeto y reconocimiento de estos derechos. En nuestra sociedad tenemos un serio problema en la mentalidad y las actitudes respecto a quienes «inmigran». Mentalidad y actitudes que nos dificultan encontrar respuestas socialmente más justas y humanas a los desafíos y oportunidades que nos plantea el fenómeno migratorio. La construcción de nuestra humanidad, personal y socialmente, está en juego en cómo nos situamos ante la injusticia, el empobrecimiento y la deshumanización que estas personas padecen. Como decía el Papa Juan Pablo II: «apenas hay una señal más eficaz para medir la verdadera altura democrática de una nación moderna que el 20

como lo que son, hermanos y hermanas, y poder construir entre todos una gran familia humana, superando toda actitud discriminatoria y de exclusión, para dar decididamente paso a la acogida, la justicia y la solidaridad. Como decía el Papa Pablo VI: «no insistiremos nunca demasiado en el deber de hospitalidad -deber de solidaridad humana y de caridad cristiana- de los países que acogen a emigrantes». La HOAC nos comprometemos a trabajar decididamente en esa dirección.


NTRA. SRA. DEL AMOR HERMOSO RETORNA A LOPERA 74 AÑOS DESPUÉS Luís Velasco de la Coba Transcurría el mes de agosto de 1.936 cuando los lugares sagrados y de oración eran saqueados y profanados, como en muchos pueblos de España, en la villa de Lopera. Las imágenes eran echadas a las hogueras con la intención de aniquilar y enfriar el amor de sus devotos hacia la Madre de Dios, entre otras razones. Tan sólo un par de imágenes se libraron en Lopera de la quema. Entre ellas la imagen de «Ntra. Sra. del Amor Hermoso». Fue Adolfo Calvo Peralta, natural de Mazarambroz, provincia de Toledo, concejal en el Ayuntamiento de Lopera durante la II Republica quien la rescató de las llamas en la plazoleta hoy de San Roque. Durante más de setenta y cuatro años, D. Adolfo, ha custodiado a la imagen y le ha acompañado por los diversos lugares donde él llegó a residir: Lopera, Jaén, Madrid, Barcelona, Gerona, Osuna. Natalia Calvo Bex, nieta de Calvo Peralta, daba la feliz noticia a D. José Luis Pantoja Vallejo, Doctor en Historia y cronista oficial de Lopera, de la existencia en su familia de una imagen de «Ntra. Sra. del Amor Hermoso» que pertenecía a la Comunidad parroquial del pueblo de Lopera en Jaén y que ahora estaba custodiada por su padre Adolfo Calvo. Después de insistentes intercambios de correos electrónicos D. Adolfo Calvo, hijo de Calvo Peralta, y su hija Natalia visitaron Lopera el 20 de mayo de 2009 para entregar la imagen de «Ntra. Sra. del Amor Hermoso» a la comunidad parroquial. En carta firmada y fechada el 28 de enero de 2010 el Vicario General de la Dióce-

sis, D. José Antonio Maroto Expósito, agradecía a la Alcaldesa de Lopera, Dña Isabel Uceda Cantero, su contribución para que la «Iglesia Católica recupere esta imagen que le ha pertenecido desde tiempo inmemorial para poder así restaurar el culto público que se debe a la Santísima Virgen María, y que le han tributado tradicionalmente los fieles de Lopera en la Ermita de San Roque, ante de la desaparición de la imagen en el año 1.936.» Un día después, el 29 de enero de 2010, el Vicario General del Obispado de Jaén daba permiso al párroco de Lopera, Rvdo. D. Luis Velasco de la Coba previa solicitud de éste, para la restauración de la imagen. Tras varios meses en los talleres de restauración del iliturgitano, José Luis Ojeda Navio, la imagen ha vuelto a recuperar su máximo esplendor. Se trata de una escultura policromada - altura 0’77 cms; anchura, 0’30 cms y profundidad, 0’30 cmsde finales del s. XVII principios del XVIII de la escuela andaluza barroca con una valoración artística e histórica alta. El 31 de mayo de cada año era costumbre que las mozas de Lopera en edad de merecer donaran su pelo para que la «Virgen del Amor Hermoso» lo estrenara cada año como peluca y de paso le pedían que le saliera novio y de aquí nos ha llegado el dicho popular de «Si no le da un buen esposo, le da un mozo». Se ha podido saber que la citada imagen poseía una corona, la cual también desapareció en la guerra. Desconocemos si la imagen llegó a tener niño puesto que la mano derecha que sería donde iría anclado no ha llegado a nuestros días. El día 7 de septiembre se celebró una conferencia a cargo del cronista oficial de Lopera para dar a conocer a la comunidad cristiana la historia y el culto que se ha tributado a «Ntra. Sra. del Amor Hermoso» en la misma antes de su exilio con motivo de la Contienda Civil Española. Y el día 8 de septiembre, Natividad de la Santísima Virgen María, la imagen «Ntra. Sra. del Amor Hermoso» era trasladada, entre el copioso jubilo y cariño de los loperanos, desde el templo parroquial de la «Inmaculada Concepción» hasta la Ermita de San Roque, su lugar de culto en la comunidad parroquial de Lopera. 21


Curso de Preparación al Matrimonio Destinatarios: Matrimonios que den «cursillos prematrimoniales» y quieran renovarse Fechas: Martes de Noviembre 2010 Lugar: Seminario Diocesano de Jaén Organiza: Delegación de Familia y Vida en colaboración con el Centro de Orientación Familiar (COF) y el Centro de Estudios Teológico-Pastorales (CETEP)

22


Para contemplar y rezar a pie de calle... Martín Santiago Fernández Hidalgo Párroco de la Santa Cruz, de Jaén

OFRECIMIENTO Bien sé a quien me he confiado, en que manos amorosas me he puesto, a Ti, Señor, me he dado, pues vivo a Ti, te siento, aunque algunos digan, que estás muerto. Tengo en Ti mi cuidado, mi vida, mi ser, de Ti recibidos, que tu Amor me ha donado, en él fueron nacidos y en tu pecho abierto florecidos. Al comienzo de este día, que me ha dado tu Amor para estrenarlo, lléname de tu alegría y haga, de mí, regalo para Ti, Señor, que me amas a porfía. Sea mi jornada sembrar, por doquier, tu Palabra siempre viva, la justicia y la paz y defender la vida, que está para nacer y aún no es nacida. Y al fin de esta jornada, te presente a Ti doradas espigas de la cosecha dada por tu Amor y nacidas por tu Gracia y por Ti bendecidas. EDITA: OBISPADO DE JAÉN VICARÍA de COMUNICACIÓN DIRECTOR: Antonio Garrido de la Torre vicariodecomunicacion@diocesisdejaen.es

SUBDIRECTOR: Manuel Jesús Casado Mena SUSCRIPCIONES: Jesús Jiménez Jiménez Obispado de Jaén Plaza Santa María, 2. Apartado 039 - 23080 Jaén.

CORREO ELECTRÓNICO: iglesiaenjaen@diocesisdejaen.es

MAQUETACIÓN: José Carlos Ruiz Mariscal

Teléfono 953.230.036 Fax 953.230.039.

Depósito Legal J-121-1990

COLABORADORES: Vanessa Muñoz Pedro Criado Manuel López Juan Raya Ildefonso Rueda Julio Segurado Seminario Diocesano de La Inmaculada y San Eufrasio

IMPRESIÓN Gráficas La Paz, s.l. Avda. de Jaén, s/n Torredonjimeno Teléfono: 953.571.087 23



IGLESIA EN JAEN 465