Page 1

HOMILIA CON TOVIO DEL TRIDUO DE LA VERA CRUZ DE VILLACARRILLO D. MARIANO CABEZA PERALTA PARROQUIA EL SALVADOR DE BAEZA


DIVINA MISERICORDIA TRIDUO DEL CRISTO DE LA VERA CRUZ DE VILLACARRILLO “Bendito sea Dios que nos ha hecho nacer de nuevo para una esperanza viva” Hermano Mayor y Junta de gobierno de la Real Archicofradía del Santísimo Cristo de la Vera Cruz y nuestra Señora del Rosario. Devotos Cofrades, Hermanos todos en la fe en Cristo Resucitado. Permitidme que agradezca a vuestro Párroco D. Andrés el haber contado conmigo en esta semana, tanto para acompañar con la reflexión y el aliento a los matrimonios que cumplen aniversarios de plata y oro, como a los fieles cristianos de esta noble villa que os preparáis en solemne triduo para celebrar las fiesta de vuestro patrón, el Santísimo Cristo de la Vera Cruz. Y más en este domingo II de Pascua, de la Divina misericordia, fiesta instituida por Juan Pablo II, domingo en el que ha sido felizmente beatificado el que fue rostro de la sonrisa y el amor de Dios, el Beato Juan Pablo II. Para mí siempre es un gozo y un honor poder experimentar los sentimientos religiosos de un pueblo que mira a Nuestro Señor Jesucristo y a la Bendita Madre con ojos de fe, vida y esperanza. Así es vuestra mirada hacia los santos patronos, la Vera Cruz y la Virgen del Rosario.

Decía San Pedro en la segunda lectura: “Bendito sea Dios que nos ha hecho nacer de nuevo…” Las fiestas patronales son un nacer de nuevo porque se hace un ejercicio de memoria.


Los que vivís aquí recordáis otros años, otras experiencias. Recordáis a los que están fuera y no podrán venir al pueblo. Recordáis a los que ya se fueron y emprendieron el camino hacia Dios. Además los recordaréis con mucho agradecimiento, a vuestros padres, a vuestros abuelos, porque ellos os enseñaron a amar al Santísimo Cristo de la Vera Cruz, cuando os traían de pequeños y os decían: mira, el Señor, tírale un beso. Recuerdo también para los que están fuera, tantos hijos del pueblo que habrán tenido que emigrar para buscar un futuro mejor y que cuando llegan estas fechas, vuelven aquí aunque sea mentalmente y con el corazón. Nacer de nuevo a aquel año del Señor de 1411 cuando de las manos de un piadoso sacerdote salió a golpe de gubia y oraciones la bendita imagen del Santísimo Cristo de la Vera Cruz. Qué júbilo para Villacarrillo cuando aquel 2 de mayo recibió la sagrada imagen entre las lágrimas de los devotos y las lágrimas del cielo que acababan con la sequía prolongada. Lumbres y luz en la noche para quien es la luz del mundo que rompe las tinieblas del pecado. Han pasado 600 años de aquel acontecimiento pero han pasado sólo eso, los años, los siglos, las personas concretas. Porque por mayo florido y hermoso, en la Pascua viva del Señor Resucitado, cada año puntualmente llegando el 2 de mayo encendéis luminarias y el túnel del tiempo se abre para hacer fiesta por vuestro patrón el día 3 de mayo. Los mismos sentimientos de antaño, los mismos rostros de fe, de esperanza, de súplica, de confianza, las mismas lágrimas, el mismo amor de hijos agradecidos. La Santa Misa y el Señor procesionando por las calles y bendiciendo a sus devotos con los brazos de par en par en la cruz, con el corazón abierto por un amor que es eterno como Dios, por un perdón que no tiene límites. Con qué razón podemos decir las palabras del salmo 117: “Dad gracias al Señor porque es bueno porque es eterna su misericordia”


Puedo entenderos bien, hermanos, porque he sido párroco durante ocho años de la Parroquia del Santísimo Cristo de la Yedra. Imagen que salió de las mismas manos que vuestro patrón y en la misma época, también cumple, en este caso la Cofradía 600 años. La devoción al Señor de la Yedra no sólo de la comarca sino de muchos lugares, el testimonio de los múltiples milagros y favores concedidos, las promesas y miles de exvotos en agradecimiento, dan idea de cuánta fe alimentada por la serena imagen de Cristo muerto que da la vida por nosotros. Así que estamos unidos por una misma fuente y una misma tradición que nos hace aún más hermanos en el Señor a Baeza y Villacarrillo. Las imágenes no son mudas. Las imágenes hablan, tienen palabra y expresión, porque a quien representan es la Palabra, el Verbo hecho carne en las entrañas purísimas de nuestra patrona del Rosario. Y hoy el Señor de la Vera Cruz, de la Verdadera Cruz, nos ha hablado. Nos ha deseado la paz, la Vera Paz, esa que ahuyenta la inquietud, la ansiedad de este mundo, el mar revuelto interior de la incertidumbre, de los miedos, de las esclavitudes. Cuánto necesita nuestro mundo y cada uno de nosotros esa paz que procede sólo de Dios. El beato Juan Pablo II, hombre de paz, lo decía con toda claridad: no habrá paz en el mundo si falta Dios, si el hombre se empeña en apartar a Dios lo más que conseguiremos será la ausencia de guerra pero esto no es la paz. El Señor Resucitado confirma nuestra fe con la presencia del Santo Espíritu. Nada de dudas, nada de desconfianzas como Tomás. Qué mas prueba necesitamos que la Divina Misericordia de nuestro Dios. Dejarnos guiar e iluminar por el Santo Espíritu, abandonarnos en la manos de Dios, qué bien nos enseña la Virgen María esa lección magistral en su propia vida.


El Señor Resucitado nos llama a ser sus testigos, a salir de nosotros mismos buscando a los demás. El amor es entregado, el amor se derrama, se desborda buscando a los hermanos. El testigo de Cristo Resucitado es antorcha, luminaria en la noche que ilumina y prende a otros el fuego divino del Amor. Así te quiere tu Cristo de la Vera Cruz, en este domingo de la Divina Misericordia, en estas fiestas patronales, en tu vida de cada día. Te quiere feliz, seguro, firme, en paz con él y con los demás. Te quiere con fe, con esperanza, con amor. Te quiere testigo, entregado, servicial, activo. 600 años pasando el testigo con la llama votiva de la fe, ahora os toca a vosotros queridos hermanos, es vuestro tiempo, es vuestra historia, felicidades y aprovechadla bien. Que el Señor de la Vera Cruz os bendiga con abundancia y que la Virgen del Rosario, ejemplo y modelo de creyente, interceda por vosotros. Que así sea.

HOMILIA TRIDUO VERA CRUZ VILLACARRILLO  

Homilia pronunciada por D. Mariano en el triduo de la Vera Cruz de Villacarrillo