Page 1

1


Stakeholders. Conceptualización y clasificación general. Reflexiones sobre su importancia e incidencia en los fines de la empresa. Paulo Andrés Romero Larrahondo1 1

Profesor Asociado Universidad Nacional de Colombia. Estudiante de Doctorado en Ingeniería Industria y Organizaciones.

Resumen. El enfoque de los stakeholders, orientado hacia las estrategias, surge a mediados de los años 1980s. La teoría de los stakeholders podría ayudar hacer posible el tránsito de la teoría a la práctica de una ética organizacional. En la actualidad, este enfoque se relaciona con el contexto organizacional que enfrenta una enorme responsabilidad tanto en los campos económicos, sociales y ecológicos. La significancia de la fundamentación teórica y práctica de la teoría ha generado gran atención académica, la cual se ha centrado en legitimar a los stakeholders. Una forma de clasificación de los stakeholders puede derivarse de su definición, es decir, de la identificación y clasificación de aquellos individuos o grupos que son afectados pueden afectar el alcance de los objetivos de una organización. Existe una emergencia de orientarse hacia una responsabilidad social corporativa. En la actualidad los gerentes de empresa enfrentan varios retos al convencer a los diferentes satekholders sobre la importancia de su responsabilidad social y ambiental.

Abstract. The stakeholder approach, oriented to strategies, emerged in the mid-1980s. The stakeholder theory could help make possible the transition from theory to the practice of organizational ethics. Today, this approach is related to the organizational context facing a huge responsibility both in the economic, social and ecological. The significance of the theoretical and practical theory has generated scholarly attention, which has focused on legitimizing stakeholders. One way of classifying stakeholders can be derived from its definition. That is the identification and classification of those individuals or groups who are affected may affect the achievement of the objectives of an organization. There is an emergency to move towards corporate social responsibility. Today's business managers face several challenges to convince different satekholders about the importance of social and environmental responsibility.

2


Palabras Clave: Stakeholder, responsabilidad, medio ambiente, organizaciones, competitividad.

1. Introducción

La teoría de los stakeholders podría ayudar hacer posible el tránsito de la teoría a la práctica de una ética organizacional y del concepto de responsabilidad que esto implica (González E., 2007). En este sentido, la gestión de los valores, normas y principios morales se convierte en una necesidad para aquellas empresas que quieran mantener su proyecto de negocio tanto en el mediano como en el largo plazo (González E., 2007). Sobre esta base, es necesario que se entienda que se requiere desarrollar la idea de la gerencia de los stakeholders, la cual viene siendo aplicada en la gerencia estratégica de las organizaciones (Freeman & McVea, 2001).

El enfoque de los stakeholders orientado hacia las estrategias surge a mediados de los años 1980s. El punto central de partida para este enfoque fue la publicación de R. Eduard Freeman, titulado "Gerencia estratégica-Un enfoque desde stakeholders”, publicado en 1984. Esa década se caracterizó por estar siendo golpeada por enormes niveles de turbulencia en el ambiente organizacional, así como por dinámicas de cambio, sobre las cuales los gerentes deberían estar preparados. Así, las tradicionales estrategias de gestión eran insuficientes para atender este ambiente y Freeman observó que podía participar con sus ideas y aportes para favorecer la gestión de los gerentes en ese entorno.

En la actualidad, este enfoque se relaciona con el contexto organizacional que enfrenta una enorme responsabilidad tanto en los campos económicos, sociales y ecológicos. Se hace necesario definir desde la teoría de stakeholders,

cuales son las reales responsabilidades de las organizaciones en este sentido así como sus límites (González E., 2007). Desde esta teoría, se puede tender un puente de acercamiento entre todas las elaboraciones teóricas relacionadas con la responsabilidad social organizacional y su práctica efectiva, en un ambiente contemporáneo que demanda urgentes soluciones creativas que favorezcan a todos los actores que participan en el desarrollo de las organizaciones.

En este sentido, este artículo propone un acercamiento a la conceptualización, clasificación e importancia de los stakeholders en los fines de las organizaciones de la sociedad, así como su incidencia. A pesar de lo relativamente reciente de la teoría, en la actualidad existen ya varias publicaciones que comienzan a aportar y apoyar la estructuración de la teoría de los stakehoders, desde un enfoque de gestión estratégica de las organizaciones. Por lo tanto, lo que se presenta en este artículo pretende solamente cubrir ideas centrales de algunos de los principales enfoques que sobre este tema se han planteado en la literatura. Indudablemente, el punto de partida es la publicación seminal de Freeman.

2. Conceptualización de los stakeholders

La comunidad científica que estudia el comportamiento de las organizaciones y su efecto en la sociedad, y más recientemente el compromiso ético, reconoce a Freeman como el autor que comienza a estructurar un enfoque teórico orientado a apoyar a las organizaciones en este sentido. La publicación del año 1984 del doctor Freeman, titulada: Gerencia estratégica un enfoque de stakeholder, recoge varios 3


elementos teóricos que ya habían sido trabajados con anterioridad por otros autores como Ian Mitroff y Richard Mason, y James Emshoff, los cuales estaban orientados a apoyar a los gerentes en desarrollar nuevas estrategias para apoyarlos en cómo crear nuevas oportunidades para las organizaciones en un ambiente empresarial impredecible, turbulento y cambiante (Freeman & McVea, 2001).

El marco de trabajo de la teoría de stakeholders proviene de múltiples raíces académicas, no obstante su corazón teórico se remonta a estudios de investigadores y gerentes desde la década de los años 1970. El Busch Center, el Wharton Applied Research Center, y el Managerial and Behavioral Science Center, todos ubicados en el Wharton School, de la Universidad de of Pennsylvania, fueron los centros que apoyaron a los investigadores en este tema.

No obstante, la idea de stakeholder no era totalmente nueva, el término fue usado en el Stanford Research Institute (SRI) en los años 1960s. Desde entonces, el concepto fue trabajado con relativamente pequeño impacto hasta los años 1980s. En la actualidad, los conceptos relacionados con la teoría de stakeholder se han ido instalando en teorías relacionadas con la planeación corporativa, la teoría de sistemas y desde la teoría de responsabilidad social y organizacional (Freeman & McVea, 2001).

La significancia de la fundamentación teórica y práctica de la teoría ha generado gran atención académica, la cual se ha centrado en legitimar a los stakeholders. De un lado, hay referencias generales que incluyen en el mapa a los clientes, los empleados, los proveedores, los inversionistas y a la comunidad. De otro lado, existen otros

autores que exploran en detalle estas caracterizaciones (Dunham, Freeman, & Liedtka, 2006). Un aspecto que aún se encuentra en desarrollo en esta teoría es el de tratar de identificar quiénes son y quiénes no son stakeholders para una organización.

Pero entonces, ¿qué es exactamente un stakeholder? Como se ha mencionado, su origen se remonta a un memorando interno del SRI que data del año de 1963, en el cual se presentaba la noción de que los stakeholders eran el único grupo por el cual la gerencia tenía la necesidad de ser responsable. En un ambiente ampliamente conflictivo y congestionado de la década de los años de 1980 es en la que Freeman sugiere a los gerentes aplicar un vocabulario basado en el concepto de “stakeholder” (Parmar et al., 2010). Durante la década de los años noventa Freeman, junto con otros académicos, dio forma a este vocablo para orientarlo hacia problemas interconectados en el mundo de los negocios: el problema de la creación de valor y el comercio, el problema de la ética del capitalismo y el problema de la mentalidad gerencial (Parmar et al., 2010). La teoría de los “stakeholders” (término que sobre el cual no existe una traducción unificada pero que para algunos hace referencia a: "grupos de interés" o "partes interesadas") sugiere que si se toma como unidad de análisis a las relaciones que existen entre la empresa como organización y los grupos e individuos que pueden afectarlas o ser afectadas por ellas, es posible tener una mejor oportunidad para hacer frente de manera eficaz a estos tres problemas expuestos (Parmar et al., 2010).

No obstante, a pesar de ser un término poderoso, stakeholder significa muchas cosas para diferentes personas, lo cual implica que de un lado puede ser ampliamente valorado, pero de 4


otra parte profundamente criticado o cuestionado (Phillips, Freeman, & Wicks, 2003). Lo que sí debe quedar claro es que la teoría de stakeholder es una teoría de gerencia organizacional y ética. Aunque algunas teorías manejan el tema de la ética, esta teoría lo hace de manera explícita. Esta teoría es distintiva por qué orienta aspectos morales y valores de manera explícita como un aspecto central de la gerencia en las organizaciones.

Es posible plantear que en el desarrollo de la teoría haya surgido lo que podemos denominar distorsiones críticas así como "amigables" malas interpretaciones. En relación con la primera, se ha afirmado que la teoría de stakeholder es una excusa de oportunismo gerencial o que no puede proveer suficiente cantidad de funciones específicas para las corporaciones, o que esta primordialmente concentrada en la institución financiera de los ingresos, o que está orientada a tratar igualmente a todos los stakeholder. De otro lado, se ha dicho que la teoría requiere cambios de la actual legislación, o que es una teoría socialista y se refiere a la economía en general, que la teoría tiene que ver con una doctrina desde una comprensión moral, o que la teoría se refiere y aplica solamente a las corporaciones (Phillips et al., 2003).

Desde la perspectiva de la teoría de stakeholder, los negocios pueden ser entendidos como un grupo de relaciones entre grupos que tienen un elemento o "estaca" (stake) puesta en las actividades de la empresa que aporta al desarrollo de los negocios. Es decir se trata de cómo los clientes, proveedores, empleados y financieros, las comunidades y los gerentes interactúan para crear y generar valor. Cuando los intereses de los stakeholder entran en conflicto, los ejecutivos o gerentes deben

encontrar una vía para repensar los problemas de tal manera que las necesidades de un amplio grupo de los stakeholder sean atendidas, incluso creando mayor valor para cada uno de ellos (Parmar et al., 2010).

También es importante destacar que esta teoría considera que una gerencia efectiva de las relaciones entre stakeholder ayuda la sobrevivencia de los negocios y a hacer próspero el sistema capitalista. También se trata de un esfuerzo moral, porque tiene que ver con los valores, las opciones y los daños potenciales, así como con los beneficios orientados a grupos de personas o a individuos (Parmar et al., 2010).

La teoría de los stakeholder puede ubicarse en dos centros conceptuales que buscan responder preguntas fundamentales: ¿cuál es el propósito de la firma?, y ¿para con quienes tiene la gerencia una obligación? (Parmar et al., 2010).

Para efectos de apoyar la conceptualización de la teoría, es importante presentar que se han identificado cuatro componentes distintivos. El primero de carácter descriptivo, el cual tiene que ver con la forma en que los gerentes y las compañías actualmente trabajan; y el segundo de carácter instrumental, que tiene que ver con las salidas de comportamientos diferenciales específicos; el tercero normativo que cuestiona que deben hacer los gerentes y las corporaciones; y el cuarto, gerencial, orientado hacia las necesidades de quienes practican las actividades gerenciales.

En cuanto a la relación con la responsabilidad social corporativa, la teoría de los stakeholder se ha convertido en un campo de gran importancia 5


en la literatura de la ética corporativa. En este sentido, han surgido una variedad de conceptos como por ejemplo: la responsabilidad social corporativa, la ciudadanía corporativa, la gobernancia corporativa, sostenibilidad, y emprendimiento corporativo social. Es importante entender que estos enfoques van más allá de simples consideraciones financieras. Al agregar la responsabilidad social a las actuales responsabilidades financieras de la firma, la responsabilidad social corporativa en la actualidad exacerba el problema de la ética y el capitalismo (Parmar et al., 2010).

Así, sobre lo anteriormente expuesto, desde una aproximación bastante resumida, es desde donde se puede entender mejor el sentido de la definición que se hace sobre stakeholder: "cualquier grupo o individuos que son afectados o pueden afectar el alcance de los objetivos de una organización" (González E., 2007) .

3. Clasificación de los stakeholders

Una forma de clasificación de los stakeholders puede derivarse de su definición, es decir de la identificación y clasificación de aquellos individuos o grupos que son afectados o pueden afectar el alcance de los objetivos de una organización. No obstante, hay otros aspectos que requieren ser identificados igualmente.

Una clasificación tiene que ver con la manera en que esta teoría pueda dar respuesta a preguntas fundamentales en las organizaciones. Estas preguntas pueden ser ¿en función de qué intereses son diferenciadas las organizaciones?, ¿A quién le debe interesar las organizaciones?, ¿Qué intereses deben prevalecer?. La teoría de stakeholders enfrenta estos interrogantes desde

dos principales perspectivas: descriptiva y prescriptiva (Humberto Falção & Joaquim Rubens Fontes, 1999).

El enfoque descriptivo se orienta a presentar la teoría de los stakeholders en el marco de sistemas de gestión empresariales centrados en el mercado, es decir aquellos que privilegian los intereses de los accionistas y los clientes. En este enfoque se admite la existencia de otros, que se orientan de mayor o menor medida a intereses de los financiadores, los empleados y la comunidad. La segunda perspectiva se basa en proponer que la marginación o el interés en beneficio de otros afecta la capacidades supervivencia la organización en el largo plazo, si se tiene en cuenta la satisfacción de múltiples stakeholders y la generación de riqueza en el largo plazo (Humberto Falção & Joaquim Rubens Fontes, 1999).

Un importante aspecto relacionar con este contexto tiene que ver con cuales son aquellos que son legítimos desde el punto de vista de la firma. En efecto, desde la definición que hace Freeman desde el poder, la noción de su legitimidad se ha ido aclarando en la medida en que su definición ha ido madurando en el tiempo. Recientemente, se ha definido como aquel grupo que la firma necesita para poder existir, clientes, proveedores, empleados, financieros, y comunidades (Dunham et al., 2006).

Otros autores nos han diferenciado como stakeholders primarios y secundarios. En los primarios se refieren a grupos cuyo soporte necesario para que la firma exista y para quienes la firma tiene proyectados especiales deberes. Los secundarios no tienen un vínculo formal con la firma, en este caso la gerencia no tiene 6


especiales obligaciones definidas para ellos; aun así, la firma tiene algunas obligaciones morales, por ejemplo no causarle daño.

Desde esta definición se ha trabajado sobre la inquietud particular cuando se hace referencia a la comunidad. La teoría de stakeholders sufre de un "problema de comunidad". Una comunidad puede ser un lugar, una ciudad donde uno vive; una subdivisión de este espacio; la escuela donde se enseña; una subdivisión de esta escuela; la gente que está involucrada con los niños de la escuela; un estado o región de un país donde uno vive; un grupo de personas que juega algún deporte; un grupo de personas que se graduó de la misma Universidad; un grupo de investigadores.

Para este asunto, se sugiere tener en cuenta tres aspectos que pueden ayudar a definir el tipo de comunidad al que hace referencia una firma: colaboración, cooperación y nivel en que está involucrada.

Sobre estos aspectos se pueden identificar la naturaleza de las interacciones, la frecuencia de las interacciones, la duración de las interacciones y las acciones clave (Dunham et al., 2006).

Otra clasificación de stakeholders observada en el campo de la literatura de desarrollo de productos, plantea relaciones de flujo de información entre stakeholders internos y externos (figura 1).

Fig. 1 Flujo de información entre stakeholders.

En esta forma de ver las relaciones entre stakeholders se establece que para el desarrollo de productos se hace necesario identificar el flujo de información ambiental entre stakeholders (Aschehoug, Boks, & Støren, 2012).

4. Importancia e incidencia en los fines de la

empresa La responsabilidad social de las organizaciones es indudablemente una cuestión de amplio interés en el mundo de las organizaciones. En los últimos años cada vez más empresas van adoptando códigos de conducta en relación con su responsabilidad. La relación con los stakeholders está considerada dentro de los cinco perfiles relacionados con la comprensión de la responsabilidad social empresarial. Uno de estos perfiles, instrumental de la responsabilidad social empresarial, se orienta desde una forma de egoísmo ilustrado, a prevenir conflictos o mejora relaciones con los stakeholders (ESADE, 2002) .

Existe una emergencia de orientarse hacia una responsabilidad social corporativa. Organizaciones de gobierno están comenzando a solicitar reportes de responsabilidad social corporativa, y asimismo existen algunos casos de 7


propuestas de legislación en las que se solicitara las compañías que hagan públicos en reportes anuales sus aspectos éticos, sociales y ambientales, en relación con los riesgos que la operación de las empresas pueden tener. Esto demuestra, que presiones de stakeholders externos están orientados hacia identificar acciones de la empresa y a hacer notar que al no atender este compromiso se generan costos financieros para cualquier empresa cuya conducta sea inaceptable (Porter & Kramer, 2006).

Las organizaciones deben ser conscientes que al satisfacer demandas de stakeholders externos pueden estar cediendo control primario sobre sus agendas de responsabilidad social. En este caso, los gerentes deben entender que algunos de los satekeholders externos no comprenden claramente las capacidades de las organizaciones, su posición competitiva, o sus incentivos, y por tanto deben desarrollar capacidades para poder integrarlos. Un punto sobre el cual se tiene que tener especial atención es entender que la vehemencia de un grupo de stakeholders no necesariamente significa que el tema que estén tratando sea suficientemente importante, ni para la compañía o para el mundo (Porter & Kramer, 2006).

En la actualidad los gerentes de empresa enfrentan varios retos al convencer a los diferentes satekholders sobre la importancia de su responsabilidad social y ambiental. En general algunos grupos de stakeholders centran su atención en resultados de corto plazo, pero soluciones radicales significativas requieren importantes inversiones en innovaciones que toman tiempo en ser implementadas (Bansal & Kistruck, 2006).

En términos de la responsabilidad social empresarial un aspecto fundamental tiene que ver con la transparencia con la que se maneja la información. Una gerencia que plantee una buena impresión indudablemente tendrá un factor valioso. La entrega cuidadosa información de manera transparente por parte de las empresas genera en todos los stakeholders confianza, puede estimular la innovación y genera reducción de costos (Bansal & Kistruck, 2006). En todo caso, las organizaciones deben mantener ciertos niveles de discreción acerca de la manera en como entregan la información relacionada con su responsabilidad social.

Un ejemplo sobre cómo la teoría comienza a involucrar a los stakeholders en las decisiones relacionadas con ventajas competitivas se relaciona con la Teoría de la Firma basada en Recursos (Barney, 1991) y su extensión sobre la Teoría de la Firma Basada en Recursos Naturales. Un aspecto fundamental que se deriva de estas teorías es el hecho de considerar que las ventajas competitivas de una firma se logran gracias a la integración de stakeholders (Aragón-Correa & Sharma, 2003). Un reto de la integración con stakeholders corresponde con la creación de relaciones colaborativas basadas en al confianza, especialmente con aquellos stakeholders que no persiguen intereses económicos (Sharma & Vredenburg, 1998).

La Teoría de la Firma Basad en Recursos Naturales plantea que las ventajas competitivas de las organizaciones no sólo están basadas de los recursos que tradicionalmente se han definido sino que tienen que considerar las relaciones de las firmas con el ambiente natural. Para lograrlo, las firmas deberán trabajar interconectando tres 8


estrategias: la prevención de la contaminación, el tutelaje del producto y el desarrollo sostenible (Hart, 1995).

intereses de los diferentes stakeholders y que los gerentes tienen el reto de lograr satisfacerlos a todos.

La Teoría de la Firma Basada en Recursos Naturales propone que la estrategia de tutelaje de producto asociada con stakeholders clave, como ambientalistas y organizaciones gubernamentales, puede ofrecer un entendimiento que permita involucrar este aspecto ambiental en las estrategias de la organización. Así, las firmas podrán desarrollar ventajas competitivas al anticiparse a los competidores y crear una base de reputación y diferenciación a partir de nuevos productos verdes (Hart, 1995).

Los enfoques tradicionales de análisis de las organizaciones se centraban en asuntos internos, la gerencia de stakeholders busca una gerencia que explícitamente trate tanto a los stakeholders internos como a los externos o la interface entre estos desde la organización (Savage, Nix, Whitehead, & Blair, 1991).

Desde esta Teoría de la Firma Basada en Recursos Naturales se tiene claridad acerca de la inclusión de stakeholders externos en el proceso de desarrollo de productos y de planeación. En todo caso, compañías que enfrentan problemas similares no necesariamente tendrán las mismas formas de involucrar a los stakeholders (Hart & Dowell, 2011).

5. Conclusiones

La teoría de stakeholders es reconocida por su macro gerencial orientado a la responsabilidad social (Garcia de Madariaga & Valor, 2007). Aunque han surgido cuestionamientos sobre si se trata de una teoría o un sistema de gerencia, su aporte al mundo de las organizaciones es innegable. Las organizaciones deben ser administradas teniendo en cuenta los intereses de sus stakeholders, definidos como empleados, financieros, clientes, proveedores y comunidades (Freeman, 1994). En este sentido, se debe considerar que no siempre son coincidentes los

La teoría de stakeholder puede ser entendida como una teoría de la sociedad civil para el siglo XXI, pero no puede sustituir a una teoría de la sociedad civil desarrollada desde el siglo XIX. Esta teoría de alguna manera sirve de fundamento en la ética de los negocios (Bonnafous-Boucher & Porcher, 2010).

Basados en la teoría de los stakeholders se pueden proponer tres dimensiones clave de los valores gerenciales relevantes en el marco de la responsabilidad social corporativa. El primero tiene que ver con los intereses de los dueños de las organizaciones o shareholders, los cuales se esfuerzan por maximizar sus ganacias. El segundo, tiene que ver con aquellos que no corresponden con los shareholders, es decir el grupo amplio de empleados, grupos de consumidores y aquellos que se preocupan por el ambiente físico. El tercero se relaciona con un bienestar de la comunidad, lo cual representa valores relevantes de un amplio grupo que va más allá de grupos particulares de stakeholders (David A. Waldman, 2006).

En síntesis, no hay de momento una conclusión posible sobre este tema sino mucho trabajo por 9


desarrollar. Se trata de un enfoque valioso que ha puesto sobre el escenario organizacional un enfoque ético que debe ser atendido. Ya es evidente en el mundo de las organizaciones que stakeholders, tanto externos como internos, o primarios y secundarios, están presionando de manera organizada y responsable a las organizaciones para que éstas desarrollen estrategias de gerencia que les permitan mantenerse competitivas, pero al mismo tiempo transparentes frente a los stakeholders, en relación con los impactos positivos o no de sus acciones, con el ánimo de lograr una gerencia que al integrar los intereses de todos pueda satisfacerlos a todos, incluida la voz del medio ambiente.

Referencias Aragón-Correa, J. A., & Sharma, S. (2003). A CONTINGENT RESOURCE-BASED VIEW OF PROACTIVE CORPORATE ENVIRONMENTAL STRATEGY. [Article]. Academy of Management Review, 28(1), 71-88. doi: 10.5465/amr.2003.8925233 Aschehoug, S. H., Boks, C., & Støren, S. (2012). Environmental information from stakeholders supporting product development. Journal of Cleaner Production, 31(0), 1-13. doi: 10.1016/j.jclepro.2012.02.031 Bansal, P., & Kistruck, G. (2006). Seeing Is (Not) Believing: Managing the Impressions of the Firm's Commitment to the Natural Environment. Journal of Business Ethics, 67(2), 165-180. doi: 10.1007/s10551-006-9021-9 Barney, J. (1991). Firm Resources and Sustained Competitive Advantage. [Article]. Journal of Management, 17(1), 99. Bonnafous-Boucher, M., & Porcher, S. (2010). Towards a stakeholder society: Stakeholder theory vs theory of civil society. European Management Review, 7, 205-2016. David A. Waldman, M. S. d. L., Nathan Washburn, Robert J. House,Bolanle Adetoun, Angel Barrasa, Mariya Bobina, Muzaffer Bodur, Yi-Jung Chen, SukhenduDebbarma, Peter Dorfman, Rosemary R. Dzuvichu, Idil Evcimen, Pingping Fu, MikhailGrachev, Roberto Gonzalez Duarte, Vipin Gupta, Deanne N. Den Hartog, Annebel H. B. deHoogh, Jon Howell, Kuen-Yung Jone, Hayat Kabasakal, Edvard Konrad, P. L. Koopman,Rainhart Lang, C. (2006). Cultural and Leadership Predictors of Corporate Social Responsibility Values of Top Management: A GLOBE

Study of 15 Countries. Journal of International Business Studies, 37(6), 823-837. Dunham, L., Freeman, R. E., & Liedtka, J. (2006). Enhancing stakeholder practice: A particularized exploration of community. Business Ethics Quarterly, 16(1), 23-42. ESADE. (2002). LIBRO VERDE DE LA COMISIÓN EUROPEA. Estudi6 – Barcelona. Freeman, R. E. (1994). THE POLITICS OF STAKEHOLDER THEORY: SOME FUTURE DIRECTIONS. [Article]. Business Ethics Quarterly, 4(4), 409-421. Freeman, R. E., & McVea, J. (2001). A Stakeholder Approach to Strategic Management. Darden Business School, Working Paper No. 01-02. Garcia de Madariaga, J., & Valor, C. (2007). Stakeholders Management Systems: Empirical Insights from Relationship Marketing and Market Orientation Perspectives. Journal of Business Ethics, 71(4), 425-439. González E., E. (2007). La teoría de los Stakeholders. Un puente para el desarrollo práctico de la ética empresarial y de la responsabilidad social corporativa. Veritas, II(17), 205224. Hart, S. L. (1995). A Natural-Resource-Based View of the Firm. The Academy of Management Review, 20(4), 986-1014. Hart, S. L., & Dowell, G. (2011). Invited Editorial: A Natural-ResourceBased View of the Firm: Fifteen Years After, Editorial, Journal of Management, pp. 1464-1479. Retrieved from http://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db =bth&AN=65152028&lang=es&site=ehost-live Humberto Falção, M., & Joaquim Rubens Fontes, F. (1999). ¿En quién se pone el foco? Identificando "stakeholders" para la formulación de la misión organizacional. Revista del CLAD Reforma y Democracia, 15(15). Parmar, B. L., Freeman, R. E., Harrison, J. S., Wicks, A. C., Purnell, L., & de Colle, S. (2010). Stakeholder theory: The state of the art. Academy of Management Annals, 4(1), 403-445. Phillips, R., Freeman, R. E., & Wicks, A. C. (2003). What stakeholder theory is not. Business Ethics Quarterly, 13(4), 479502+596+597+598. Porter, M. E., & Kramer, M. R. (2006). Strategy & Society: The Link Between Competitive Advantage and Corporate Social Responsibility. [Article]. Harvard Business Review, 84(12), 78-92. Savage, G. T., Nix, T. W., Whitehead, C. J., & Blair, J. D. (1991). Strategies for Assessing and Managing Organizational Stakeholders. The Executive, 5(2), 61-75. Sharma, S., & Vredenburg, H. (1998). Proactive Corporate Environmental Strategy and the Development of Competitively Valuable Organizational Capabilities. Strategic Management Journal, 19(8), 729-753.

10

Artículo  

REFLEXIONES SOBRE AMBIENTE Y EMPRESA. EL ROL DE LAS PARTES INTERESADAS

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you