Issuu on Google+

7

DOCUMENTO

Un Congreso en banca rota

7

De la mano de manejos discrecionales, abusos, dispendios y decisiones políticas, las finanzas del Congreso del Estado se convirtieron en una gigantesca bola de nieve que crece día con día.

M

ás allá de las promesas de austeridad y proyectos administrativos para concluir con el dispendio del congreso que se disputan todos los partidos en descarnadas ruedas de prensa, la 60 legislatura llega al octavo mes de vida sin visos de poder resolver la pesada herencia. Deudas millonarias con proveedores, sueldos sin pagar, juicios perdidos, reinstalaciones pendientes, litigios millonarios abiertos, procesos por desacato y divisiones, forman parte del ambiente enrarecido del congreso que no tiene una solución clara. La pesada carga de sus deudas y los recursos que se necesitan para cubrir salarios, gastos, honorarios, laudos, aguinaldos y hasta el famoso “mes trece” para el personal, rondaría los 500 millones de pesos. Un documento interno que plasma distintas consideraciones con el dinero que recibe y los requerimientos, establece que el congreso destina 29 millones 471 mil 410 pesos en salarios para empleados sindicalizados, de confianza y diputados; 11 millones 692 mil 245 pesos en gastos fijos; 3 millones 705 mil pesos en apoyos parlamentarios y un millón 806 mil pesos para honorarios. Además, emplea 5 millones 419 mil 290 pesos mensuales para cubrir las 18 parcialidades acorda-

Paralelo 20

La empresa Consultora López Catro contratada durante la legislatura pasada, la LVIII, para recuperar beneficios fiscales, tiene su domicilio en la calle Luna, con el número 2910, en la colonia Jardines del Bosque, en Guadalajara

das con el Instituto de Pensiones para cubrir una deuda que superaba los 104 millones de pesos. Junto a la de Pensiones, la 59 legislatura dejó deudas por 138 millones 299 mil pesos ante el SAT por actualización y pago de impuestos; 11 millones 301 mil pesos de cuotas al IMSS; 13 millones 945 mil pesos de proveedores; 7 millones 247 mil pesos de aportaciones legislativas; 14 millones 215 mil pesos por laudos de 22 juicios laborales perdidos y 58 millones 66 mil 183 pesos del polémico contrato de López Castro y Compañía que un juez ordenó a los diputados pagar

según consta en el expediente 242/2012-2. En total, la deuda rebasaría los 347 millones 519 mil 183 pesos. Otro estudio del gobierno estatal sobre las necesidades del congreso, revela que a lo largo del sexenio pasado aumentó en 105.5 por ciento los recursos destinados a ese poder. Desde la 58 legislatura La 58 legislatura fue el mejor ejemplo del manejo discrecional de los recursos que dejó como consecuencia un

hoyanco de unos 500 millones de pesos. El presupuesto fue empleado en viajes, compra de camionetas y un edificio del que se sospecha fue pagado en dos ocasiones. El dinero también fue a parar a cuentas personales de diputados y familiares. Bastaba un acuerdo de la junta de coordinación política para que se repartieran 30 millones de pesos. En medio de estos manejos y por acuerdo de los coordinadores ---sus “patrones”, los llamaría-- el auditor superior, Alonso Godoy, responsable de fiscalizar el dinero, recibió pagos extraordi-


Pagina 7