Issuu on Google+

Año 1

Abril 2012

Número 4

REVISTA PARADOXA LOS OTROS ­Diego Ángel Nabor­

ESPECIE, ESPECIACIÓN Y ESPECISMO ­Miguel Reynaga­

ELEUSIS ­Amrú Quthab­

MATERIALISMO, ESCEPTICISMO Y HEDONISMO INDIO, CHINO Y GRIEGO ­Fabián Grenobles Ocampo­

¿EL FIN DEL RÉGIMEN? LA GUERRA CONTRA EL NARCO ­Fabrizio José Díaz­

¡DESPIERTA! LA BESTIA COLONIALISTA ­Omar Galeano­ Grupo Intelectual Quetzalcóatl 2012, Paradoxa­Radio, Grupo Editorial Mexicano Elipsis.


REVISTA PARADOXA Director General Eurístides De la Cruz

Subdirectora

"Pájaro, insecto, constelación"

Sonia Selene De León

­Joan Miró­

Director Editorial Suri Nandu García

Jefa de Redacción Irina Ivanove Paradoxa es una revista mensual, dirigida por el Grupo Intelectual Quetzalcóatl 2012, Paradoxa­ Radio y el Grupo Editorial Mexicano Elipsis.

"Cartero que escribe en sus cuadros", obra de José Luis Cuevas Edición 4, Abril 2012

http://revistaparadoxablog.wordpress.com

Ensayos: Comentarios a la consolación a Marcia de Séneca / Eurístides De la Cruz / p. 2 Cultura y Naturaleza en Nietzsche y en Dilthey / Renata García / p. 5 Materialismo, escepticismo, ateísmo y hedonismo, indio, chino y griego/ Fabián Grenobles Ocampo / p. 8

Agora: ¿El fin del régimen? La guerra contra el narco / Fabrizio José Díaz / p. 25 ¡Despierta! La bestia colonialista / Omar Galeano / p. 28

Naufragus: Toda tú eres un poema / Miguel F. Deltoya / p. 29 Los otros / Diego Ángel Nabor / p. 30 Eleusis / Amrú Quthab / p. 32

Perspectivas: Especie, especiación y especismo / Miguel Reynaga (Marilyn Feretrius) / p. 33 Francesco Petrarca y el renacimiento / Simone Duarte / p. 35


ENSAYOS

COMENTARIOS A LA CONSOLACIÓN DE SÉNECA A MARCIA Por: Eurístides De la Cruz

Ante la fragilidad humana por el dolor, la angustia y la tristeza, el estoicismo es la corriente filosófica que se impone, a convencer desde formulaciones lógicas­ racionales, que todos esos males que perturban nuestra alma, no son, desde otro punto de vista, tan catastróficos como llegan a parecernos. Desde que se estima la creación de la escuela estoica en Atenas, hace poco más de 2300 años, fundada por Zenón de Citio, se concebía ya en ella, a los males humanos como meros fantasmas que atormentan a una mente arrasada por las pasiones, y por tanto, privada de un juicio claro que muestre las cosas tal cual son, y permita liberar al ser humano de la desdicha para aceptar su destino conforme a la naturaleza, permaneciendo en ese estado anímico llamado Ataraxia que ha de significarse Tranquilidad. Así, el problema humano de la felicidad y la desdicha, para el estoicismo, no será otra cosa que un problema del yo, es decir, del sujeto que conoce el mundo, precisamente por la manera en que conoce, siendo en primer término un problema de orden epistemológico. Pero, ahondar en los fundamentos de la filosofía estoica, implica un trabajo más amplio, hoy por hoy, nos ocuparemos de una sencilla reflexión en torno a uno de los denominados escritos consolatorios de Séneca, la Consolación a Marcia, en donde el filósofo romano, desde el estoicismo, expone en una carta, los motivos para que no decaiga el ánimo de aquella a la que el destino a través de la muerte le ha arrebatado a su padre Cremucio Cordo, y a su joven hijo. Séneca reconoce, que Marcia ha sido una mujer fuerte ante la pérdida que ha sufrido, pero le recuerda que han Abril 2012

pasado ya años de aquel fallecimiento , y se atreve a tratar de convencerle de que es tiempo de que su luto termine y se dedique a otros aspectos de su vida que le harían más dichosa, pero, ¿cómo argumenta Séneca la necesidad de que ese cambio en el vivir de Marcia suceda?, el estoico le dice que: “De igual manera que todos los vicios se arraigan profundamente si no son extirpados mientras crecen, así también estos sentimientos de tristeza y desdicha y de enconamiento consigo mismos terminan por alimentarse de la amargura, y el dolor llega a ser un placer perverso del alma desgraciada”1. Por tanto, el argumento viene a ser evitar el enraizamiento de los sentimientos de tristeza y desdicha, así mismo procurar que el seguir tocando esa herida del pasado haga de ella un ser humano hundido en la amargura, y ciertamente que llegue a terminar 2: Paradoxa


ENSAYOS encontrando placer perverso en su dolor. Así, parece que la intención de Séneca es clara: no dar más cabida a los dolorosos sentimientos que a Marcia le causa el recuerdo de la muerte de su padre y de su hijo. Párrafos más adelante, después de poner de ejemplo los sufrimientos de Octavia y Livia, otras mujeres que habían encarado el luto de sus jóvenes hijos, Séneca habla así a Marcia: “Si los muertos no resucitan con demostración alguna de dolor, si la suerte inamovible y fijada para siempre con ninguna desdicha sufre cambio y la muerte retuvo entre sus manos cuanto se ha llevado, cese el dolor que se pierde”2. Con esas palabras, el filósofo, destaca la intrascendencia de dolerse por la muerte del ser querido, pues diría, nos dolamos o no nos dolamos el muerto seguirá en su misma condición. Y después continúa diciendo: “Por lo tanto, enderecémonos y que ese embate no nos desvíe de rumbo”3. Y luego, hace la siguiente analogía, para hacerle entender a Marcia, que debe seguir con la realización de su vida, sin verse impedida por los recuerdos de la tragedia: “Es torpe el piloto de una embarcación a quien el oleaje arrebató el timón, quien dejó las velas ondeando, entregó la nave a la tempestad; en cambio es digno de alabanza, incluso en el naufragio, aquel a quien el mar sepultó empuñando la caña del timón y luchando”4. A todo esto, no quiere decir que Séneca no comprenda lo inevitable del dolor por la muerte de alguien querido, sino que lo que a él no es grato, es que ese dolor dure siempre e interrumpa el continuar con la propia vida dichosa, pues reconoce que con la pérdida de los seres más queridos: “Se produce necesariamente una punzada y una contracción hasta los ánimos más firmes”5. Así también, acepta que en estos casos, el dolor suele ser largo, pero resalta que a fin de cuentas el tiempo mismo lo habrá de consumir. Pero ve Séneca que el dolor de Marcia ha sido ya largo, y con respecto a ello le dicta que de esa enorme tristeza el tiempo mismo la librará, y su ánimo habrá de relajarse. 3: Paradoxa

Otro de los argumentos de Séneca para no tolerar más la presencia del dolor en la vida, es aquel respectivo al desapego de las cosas terrenas, ese que proviene de la afirmación que nada es de nuestra pertenencia, sino que todo cuanto poseemos en vida, incluyendo la compañía o la amistad de seres queridos, nos viene en préstamo del destino, y no han de permanecer para siempre. De ello refiere que: “A menudo debe ser advertido nuestro ánimo para que ame los bienes como cosas que van a irse, mas aún como cosas que ya se están yendo”6. La fugacidad del tiempo por su parte, debe estar en conciencia. Pues el estoico reconoce que la vida pasa breve, y refugiarnos en el dolor, es dejar pasarla sin sacar el provecho de una vida dichosa. “Apresuraos a gozar de vuestros hijos, entregaos a su vez vosotros a vuestros hijos para que os disfruten y apurad sin dilación todo el goce: nada se promete sobre la noche de hoy ­os he dado una demora demasiado grande­, nada sobre esta hora. Hay que darse prisa, nos pisan los talones: ya se va a dispersar esta compañía, ya se va a disolver estar camaradería en medio de un clamor que sube al cielo. Hay una rapiña universal: desdichados , no sabéis vivir en la fuga”7. Pero, los argumentos de Séneca no terminan ahí. Uno más, es cuando habla de lo inevitable que es la muerte, por ser ella misma algo inherente a la naturaleza. Vivir equivale a tener que morir, como lo es el acto de nacer. “Si te dueles de tu hijo muerto, la culpa es del momento en que nació; la muerte, en efecto, le fue anunciada al nacer; con esa condición fue engendrado, ese hado le acompañaba al punto desde el seno materno”8. Lo absurdo de refugiarse en el dolor, dejando de lado la dicha posible, sigue siendo remarcado por Séneca, como en la sentencia que más adelante lanza: “En verdad la naturaleza de los mortales es tal que nada le agrada mas que lo que se ha perdido: somos demasiado injustos con lo que nos queda por añoranza de lo arrebatado”9. Como último consuelo e intento por convencer a Marcia de que prolongar su dolor, nada bueno le ha de dejar, sino al contrario, y haciéndole ver incluso que resulta necio aferrarse a sufrir por algo que es ya Abril 2012


ENSAYOS irreparable, perdiendo la oportunidad de gozar de otras situaciones, Séneca hará énfasis en que si la vida es difícil, la muerte soluciona la totalidad de los problemas para aquel que muere, es decir, que le quita la carga de su propia existencia, esto con la intención quizás, de que encuentra la resignación de que aquellos seres queridos que han muerto, están mejor que como pudiesen haber estado en vida: “La muerte es la disolución de todos los dolores y linderos más del cual nuestros males no pasan, ella nos vuelve a colocar en aquella tranquilidad en la que yacimos antes de nacer”10... “La muerte no es ni un bien ni un mal, pues puede ser un bien o un mal aquello que es algo, pero lo que por sí mismo es nada y devuelve todo a la nada, eso a ninguna fortuna nos entrega"11. Expresa Séneca que aquel que muere: “Salió de los lindes dentro de los que se presta la esclavitud, lo acogió una paz grande y eterna: no se ve atacado por el miedo a la pobreza, no por la preocupación por las riquezas, no por los aguijones de la sensualidad que consume los ánimos mediante el placer, no se ve tocado por la envidia de la felicidad ajena, no resulta aplastado por la de la suya propia, ni siquiera con insulto alguno se ven azotados sus pudorosos oídos ; ningún desastre público se divisa, ninguno privado; no pende, preocupado por el futuro, de un evento que siempre añade incertidumbres. Al fin se ha establecido allí, de donde nadie le puede echar, donde nada le puede aterrorizar"12...“¡Oh ignorantes de sus propios males, quienes no alaban y aguardan a la muerte como el mejor invento de la naturaleza!”13. Conclusiones: Es propio del estoicismo, resaltar el valor de la imperturbabilidad, esa cualidad denominada Apateia, en la que por la clarificación de nuestros razonamientos alcanzamos una inmunidad hacia todo aquello que nos pudiese causar daño emocional, si nos mantuviésemos débiles o con ánimo ligero. Para la filosofía estoica, el sufrimiento humano y sus males, son fantasías que se muestran al individuo de tal manera, porque ha sido la Pasión que se ha impuesto a la Razón, para tener el control no sólo del estado anímico de aquel que sufre, Abril 2012

sino también de su vida en totalidad, y especialmente en lo relativo a sus relaciones interpersonales y compromisos sociales, por decirlo de alguna manera, dejar de vivir para dedicarse a sufrir. El ideal de ser humano en el estoicismo, no es el de un individuo que desconoce el dolor, el sufrimiento o la angustia, sino el de aquel que conociendo esos males, es capaz de hacerles frente y salir airoso a pesar de ello. Es un ánimo que no decae, porque se encuentra Tranquilo, conciente de que aún los peores males, no son otra cosa que sucesos naturales, ni buenos ni malos más allá de los juicios mentales que hace cada quien de ellos. Alcanzar esa Ataraxia, esa tranquilidad imperturbable y serenidad en el actuar, consagrándose al bien morir y por ende al bien vivir, es en el estoicismo más que un modo de vida o un ideal, pues en ello radica el centro de su doctrina, tanto en su ética, como en su teoría del conocimiento. Pues la Ataraxia es un don reservado a quienes han alcanzado la sabiduría, a quienes se han puesto en claro consigo mismos, y han optado por vivir conforme a la naturaleza, sincronizando su fugaz existencia a la marcha infinita del cosmos. Referencias: 1. Séneca, Escritos Consolatorios, Alianza Editorial, Madrid España 2008, Consolación a Marcia (Diálogo VII), p. 54­55 2. Ibíd., p. 63 3. Ibíd., p. 64 4. Ibíd. 5. Ibíd. 6. Ibíd., p. 69 7. Ibíd. 8. Ibíd. p. 84 9. Ibíd. 10. Ibíd. 11. Ibíd., p. 92 12. Ibíd. 13. Ibíd. Bibliografía: Séneca, Escritos Consolatorios, Alianza Editorial, Madrid España 2008, Consolación a Marcia (Diálogo VII) 4: Paradoxa


ENSAYOS

CULTURA Y NATURALEZA EN NIETZSCHE Y EN DILTHEY Por: Renata García

La

obra filosófica de F. W. Nietzsche, contemporánea a la de W. Dilthey, representa el inicio de una nueva concepción de la cultura, de la teoría de los valores, del ser humano y de la naturaleza, en tanto que después de él, como muchos afirman, se erige la filosofía posmoderna como una respuesta a la situación social, política y cultural del mundo contemporáneo. Y aunque, Dilthey, con respecto a Nietzsche, no resulta netamente equiparable, parece ser, que sus posturas con respecto al origen de la cultura y las relaciones de ésta con forme a la naturaleza, guardan rasgos de identidad importantes, como es el caso de concebir al Instinto de la naturaleza en el hombre, como el incentivo primordial para el ser de la cultura. Cabe resaltar, que para ambos filósofos, los conceptos de Voluntad y de Vida, significan puntos clave para la comprensión de sus postulados; pues ambos, resaltan la importancia del instinto de supervivencia como una cualidad esencial del ser humano para su coexistencia en la naturaleza, que da como resultado su “Sistema Cultural” en Dilthey y el concepto de “Cultura” en 5: Paradoxa

Nietzsche, fundada en las concepciones apolíneas y dionisiacas de la más profunda psicología del humano, y por las que intenta llegar a definir la naturaleza del actuar de los hombres, en tanto entes particulares y en tanto entes en relación socio­cultural, o como lo diría Nietzsche, en tanto sujetos morales. Nietzsche concibe a los Instintos como “potencias artísticas que brotan de la naturaleza"1, pues una vez que entran el ser humano, adquieren su sentido de potencias creadoras de arte y cultura; y a propósito de esto, se ve en Dilthey, una afirmación relacionada, en que, el instinto a través del hombre, adquiere su sentido creador, pues dice, aunque “actuamos sobre la naturaleza… no somos fuerzas ciegas sino voluntades Abril 2012


ENSAYOS que adoptan sus fines reflexivamente”2; sin embargo, para Nietzsche, fiel enemigo del racionalismo de occidente, es este exceso de reflexión el que precisamente hace de cultura, una monótona situación de imposición de valores inmersos en la relatividad, que más allá de concebirlos en tanto relativos, se asumen como verdades con valor para todos los tiempos y todos los hombres, así recordemos cuando en su obra Cómo se filosofa a martillazos dice: “los instintos quieren erigirse en tiranos; hay que inventar un contra tirano que sea más fuerte”3 y recalca que “la moral no es más que un lenguaje de signos, una sintomatología”4. Sin embargo, el hecho de que Dilthey destaque el papel que juega la Razón reflexiva al momento de crear cultura, no da por supuesto que Dilthey se proclame a favor de una cultura válida con universalidad para todos los tiempos, pues él, en tanto también destaca en su obra Introducción a las Ciencias del Espíritu, la influencia del historicismo al momento de hablar de cultura y de moralidad, como cuando sostiene la posibilidad, en base a esto, de que se pueda hablar de culturas diversas, en tanto se habla de individuos diversos, y dice “En realidad, la riqueza de vida de los individuos se halla diversificada en percepciones y pensamientos, en sentimientos con actos de voluntad"5, y consecuente con esto, sostiene que en ello radica la diversidad de sistemas en la vida de la sociedad, y que “estos sistemas perduran mientras que los individuos aparecen y desaparecen en el escenario de la vida. Pues cada sistema se funda en un algo constitutivo de la persona que retorna en formas modificadas”6, y reafirma que “el individuo es un punto de cruce de una pluralidad de sistemas que se van especializando con progresiva finura en el curso de la cultura que marcha"7, lo cual resulta relacionado íntimamente con la concepción Nietzscheana de que “la cultura es una forma histórica cuyo curso equivale al despliegue de la autocreación del hombre” 8.Así, para Dilthey, la cultura, es resultado de una realidad histórica­social, como cuando Nietzsche, analiza la fuerte influencia de parte de la idea de razón socrática, con la que según Nietzsche se dio paso a la nueva razón científica de la modernidad, y se terminó por Abril 2012

desconocer todo aquello que no se ajustase a las formas de moralidad impuestas por la razón imperante. Este problema, en Nietzsche, adquiere una dimensión de orden antropológica, fundada en las profundas raíces de la psique humana, en la cual no sólo se encuentra el problema, sino también, que es ahí donde habrá de radicar el rompimiento entre la naturaleza y la cultura moderna, como formas distintas, ya que la naturaleza instintiva se ve mediada por la razón rigurosa de la cientificidad, y se logra emancipar la espontaneidad de los instintos de supervivencia en la naturaleza, de los actos culturales específicos que han pasado por la razón. Relativo a esto nos dice Nietzsche en el Nacimiento de la Tragedia: “Bajo la magia de lo dionisíaco no sólo se renueva la alianza entre los seres humanos: también la naturaleza enajenada, hostil o subyugada celebra su fiesta de reconciliación con su hijo perdido, el hombre"9; lo cual en términos más generales podríamos equiparar a un problema de orden psicológico o subjetivo del ser humano, o lo que es lo mismo, antropológico, en el sentido de que, para Nietzsche, lo apolíneo y lo dionisiaco, antes de ser formas plasmadas en la cultura, son formas esenciales del yo, que se gestan en la individualidad, y se extienden por el acto cultural y moral, aún cuando según él, en la sociedad europea de su tiempo, está imperando lo apolíneo sobre lo dionisiaco, algo que visto más allá del fenómeno artístico cultural que analiza, repercute en los fundamentos de la teoría psicoanalítica, en sus aportaciones a las relaciones entre la cultura moderna y el yo. La interesante relación, entre Nietzsche y Dilthey, al momento de llegar a este planteamiento de que la cultura tiene su asiento en lo íntimo de la mente humana, se puede ver con claridad cuando Dilthey enuncia la pertinencia de que la psicología se consolide como una parte importante de las ciencias del espíritu, cuando dice: “El objeto de la psicología es siempre, por tanto, el individuo, que ha sido destacado de la conexión viva de la realidad histórico­social, y se propone constatar mediante un proceso de abstracción, las propiedades generales que desarrollan las propiedad psíquicas en esa conexión”, y continua diciendo, “yo 6: Paradoxa


ENSAYOS mismo, que me conozco y vivo por dentro, constituyo un elemento de ese cuerpo social y que los demás elementos son semejantes a mi y captables de igual modo por mí, en su interioridad”10. Y así, con esto, se puede establecer el nexo, entre su concepto de Sistema Cultural, el cual, guarda para él, una estrecha dependencia de la moralidad, a través de las leyes que se imponen en una sociedad, y así, Dilthey, con una esperanza política no vista en Nietzsche, argumenta que el Derecho de los individuos conforme a la naturaleza, puede ser la vía para un Sistema Cultural oportuno que permita el desarrollo de una cultura sin los problemas del relativismo político y social como los de los siglos modernos y contemporáneos. Dilthey, parece así, más optimista que la postura de Nietzsche, en la cual impera el caos, y la lucha entre lo dionisíaco y lo apolíneo tiene que efectuarse en el yo, con la primacía de que triunfe lo dionisíaco, por ser la expresión más fina de la esencia de la naturaleza, en su instinto de supervivencia, pues para Nietzsche la esencia de la cultura, debería más depender de la estética creadora antes que todo, de modo que las diferencias entre lo natural y lo cultural, no se encuentren impuestas por la fría razón con la que se pretende dominar al mundo occidental. CONCLUSIONES La importancia de que se comparen las aproximaciones de Nietzsche y Dilthey a definir las pautas que constituyen la cultura como un acontecimiento ante todo humano, es amplia, debido a que ante dichas comparativas, resulta clara la precisación entre cómo es que la concepción de cultura, en dos autores contemporáneos entre sí, más allá de no confrontarse con radicalidad, aún teniendo influencias teóricas y filosóficas diversas, al ir al cuestionamiento de fundamentos ontológicos de la cultura, se llega a dar primacía a la naturaleza, al historicismo, y al yo, como recursos fundamentales para la creación cultural, y a pesar de que en Nietzsche, para quien ha de imperar un nihilismo refugiado en la estética y las obras de arte, no debe haber lugar para ese exceso de racionalización moderna que termina por moralizar cada cosa, no existen realidad una drástica oposición a la intención 7: Paradoxa

que Dilthey por su parte, habiendo bebido de las fuentes del optimismo positivista, elabora la posibilidad de que a través de las leyes del derecho, se desarrollen moldes que permitan la consolidación de la expresión cultural humana, sin que ésta se encuentre reprimida ni mediada por la imperante idea de una razón absoluta, privativa de toda libertad creadora de cultura, de arte y de sociedad, es decir, que el vínculo entre la cultura y la naturaleza no sea percibido como una ruptura entre lo cultural y lo natural. Referencias: 1. Nietzsche, El Nacimiento de la Tragedia, http://members.multimania.co.uk/apuntesdesociologia/archiv os/nietzsche1.pdf 2. Dilthey, Introducción a las Ciencias del Espíritu, Fondo de Cultura Económica, México, D.F., 1949, p. 25 3. Nietzsche, Cómo se filosofa a martillazos, Editorial Tomo, México, D.F., 2004, p. 27 4. Dilthey, Ob. Cit., p. 58 5. Ibídem 6. Ibídem 7. Rivas García, Metáfora y Mentira: Aproximación al concepto de cultura en Nietzsche, http://philosophica.us/eticatec/lecturas/cultura_ensayo_nietzs che.pdf 8. Nietzsche, El ocaso de los ídolos, Editorial Tomo, México D.F, 2004, p. 13 9. Dilthey, Ob. Cit., p. 45 Bibliografía: ­Dilthey, Introducción a las Ciencias del Espíritu, Fondo de Cultura Económica, México, D.F., 1949 ­Nietzsche, Cómo se filosofa a martillazos, Editorial Tomo, México, D.F., 2004 ­Nietzsche, El Nacimiento de la Tragedia, http://members.multimania.co.uk/apuntesdesociologia/archiv os/nietzsche1.pdf ­Nietzsche, El ocaso de los ídolos, Editorial Tomo, México D.F, ­Rivas García, Metáfora y Mentira: Aproximación al concepto de cultura en Nietzsche, http://philosophica.us/eticatec/lecturas/cultura_ensayo_nietzs che.pdf

Abril 2012


ENSAYOS

MATERIALISMO, ESCEPTICISMO, ATEÍSMO Y HEDONISMO INDIO, CHINO Y GRIEGO *

Por: Fabián Grenobles Ocampo

El Materialismo es una corriente filosófica que surge en oposición al Idealismo y que resuelve la cuestión fundamental de la Filosofía dándole preeminencia al mundo material y concreto (y la vida en el aquí y ahora) y afirma que el pensamiento es producto de la materia (el cerebro), es decir, que los fenómenos mentales son fenómenos cerebrales. Según el materialismo, el Universo es material, existente objetivamente fuera e independientemente de la conciencia (mente). La materia es primaria y la conciencia y el pensamiento son propiedades de la materia a partir de un estado altamente organizada. El pensamiento es un nivel superior del conocimiento humano, un proceso de reflejo de la realidad objetiva, material y concreta. Sostiene, además, que la materia no ha sido creada de la nada, que existe en la eternidad y que el Mundo y sus regularidades son cognoscibles. El Escepticismo es una corriente filosófica que afirma que la verdad no existe o en todo caso, el ser humano es incapaz de encontrarla. Niega la posibilidad de alcanzar un conocimiento de la realidad, como es en sí misma, fuera de la percepción humana. Los escépticos creían que todo es tan subjetivo que sólo es posible emitir opiniones. Aunque actualmente con la palabra escéptico muchas veces se hace referencia a una persona que no cree en nada, que es pesimista, al analizar la etimología de esta palabra encontraremos que más que “el que no cree” es “el que duda, que investiga”. Escéptico es alguien que profesa duda o está en desacuerdo con lo que generalmente está aceptado como verdad. La

Abril 2012

palabra “escéptico” viene del griego “skeptikoi” (de “skeptesthai”, “mirar”, “examinar”, “indagar”, “investigar”), el nombre dado a los seguidores del filósofo griego Pirrón de Elis.

Los escépticos no creían en una verdad objetiva, porque para ellos todo era subjetivo, dependía del sujeto y no del objeto. Por ejemplo un escéptico diría “siento frío 8: Paradoxa


ENSAYOS pero no hace frío”, ya que él sólo puede saber que “él tiene frío o calor”. A esta postura de no emitir juicios, sino exclusivamente opiniones, se la llamó “suspensión de juicio”. Esta actitud los llevaría a la “imperturbabilidad del alma” porque, al no creer en nada, no entraban en conflictos con nadie y no se veían obligados a defender sus opiniones ya que, para ellos, no existían verdades objetivas. Representantes: “Protágoras de Abdera, Gorgias de Leontini, Pirrón de Elis, Timón el Silógrafo, Carnéades de Cirene, Ptolomeo de Cirene, Enesidemo de Cnosos, Arcesilao de Pítane, Sexto El Empírico, Antíoco de Laodicea, Zeuxis de Laodicea, Teodas de Laodicea, Zeucipo, Hecateo de Abdera, Filón de Atenas, Nausífanes de Teos, Menodoto de Nicomedia, Herodoto de Filadelfia, Sanjaya Belatthaputta, Jayarāśi Bhatta”. Causas que provocaron la aparición del Escepticismo La diversidad y oposiciones de los sistemas, como los de Demócrito, Empédocles, Platón, entre otros, que crean abstracciones y dudas. La influencia en la política exterior de hechos como la muerte de Alejandro Magno y la diversidad en las costumbres, religiones e instituciones de las ciudades. El filósofo griego Pirrón de Elis fue el creador del Escepticismo en Grecia Antigua. Un gran viajero que conoció muchas culturas con los ejércitos de Alejandro Magno, cosa que le permitió dudar de las verdades evidentes y tradiciones de su cultura. Se dice que Pirrón de Elis llevó al extremo la suspensión de juicio, hasta el punto de sacarse las cuerdas vocales. Nada es más. Ninguna cosa es más verdadera o falsa, buena o mala, mejor o peor, hereje, blasfema o sagrada. Pirrón de Elis estaba en contra del pensamiento dogmático. Mantuvo que el ser humano no puede conocer nada de la “naturaleza real” de las cosas y que, en consecuencia, el sabio no debía expresar sus juicios. Los juicios sobre la realidad son convencionales. La realidad está más allá de lo que percibimos por los sentidos y por lo tanto existe la imposibilidad de conocer la verdadera naturaleza de las cosas ya que, al ser cambiante, tan sólo nos proporciona apariencias. Según Pirrón de Elis el sujeto nunca puede aprehender los objetos, o únicamente los puede aprehender los objetos de forma 9: Paradoxa

relativa o cambiante. Ni los sentidos ni la razón pueden proporcionar un conocimiento verdadero. La realidad está fundamentalmente indeterminada. Todas las cosas son igualmente indiferentes, inconmensurables, indecidibles. La creencia de que se pueden conocer las cosas tal y como son no tiene fundamento, ni se puede creer que ningún juicio sea realmente verdadero. El recuerdo falsea el pasado. Hay que abstenerse de hacer juicios (suspensión del juicio) y permanecer indiferentes, para lograr la imperturbabilidad del alma. Como siempre hay errores, no debemos emitir juicios. No hay, pues, que decidirse por nada; no hay que adoptar ninguna opinión o creencia. La ataraxia es la culminación de la suspensión del juicio (epojé) que sólo se puede lograr viviendo sin preferencias. El verdadero sabio debe encerrarse en sí mismo y optar por el silencio y en su conducta no se debe dejar impresionar por las cosas externas. En las cuestiones sociales, es mejor seguir las normas de conducta establecidas no porque sean mejores, cosa que nunca se puede saber, sino por una cuestión práctica. La ataraxia es una especie de felicidad negativa, que se logra viviendo con indiferencia ante el mundo. El filósofo griego Enesidemo de Cnosos (80 a.n.e. – 10 a.n.e.), formó parte de la “Academia Platónica de Atenas”, que en su tiempo adoptaba una orientación estoica que no aceptaba Enesidemo de Cnosos. Formó entonces su propia escuela en Alejandría para enseñar el Pirronismo frente al Estoicismo. Escribió una obra titulada “Discursos Pirrónicos”, donde plasmó su filosofía mediante la sistematización de los “argumentos” (tropos) del Escepticismo para tratar de demostrar la imposibilidad del conocimiento verdadero. Por sus esfuerzos para devolver el Escepticismo a la genuina formulación de Pirrón de Elis fue considerado como el “segundo fundador de la escuela escéptica”. Afirma la incertidumbre de alcanzar un conocimiento verdadero a causa de la multiplicidad de condiciones externas que ocurren en el juicio. Aceptó la identidad de los contrarios. Si existen sensaciones diversas para los diversos seres humanos o para las diversas circunstancias, ¿Cómo distinguir entre las verdaderas y las falsas?, ¿Cómo distinguir entre las diversas Abril 2012


ENSAYOS creencias y opiniones humanas? Propuso la “suspensión del juicio” (epojé) para alcanzar la “imperturbabilidad del alma” (ataraxia). Arcesilao de Pítane (315 a.n.e. – 240 a.n.e.). Filósofo griego y uno de los fundadores de la denominada “Academia Platónica Media” o “Segunda”. Discípulo de Teofrasto, Polemón, Crantor y Crates de Atenas, fue el sucesor de este último en la Academia, y el autor de su transformación, que se caracteriza por debilitar las afirmaciones positivas de Platón recuperando el Escepticismo y poniendo de nuevo en boga el Método Socrático (Mayéutica), mediante el empleo la ironía, la interrogación y la duda en las controversias filosóficas. Sin embargo, su escepticismo no se extiende al orden moral, sino que se limita al orden especulativo y metafísico.

Si Sócrates había dicho: “Sólo sé una cosa, y es que no sé nada”; Arcesilao de Pítane añade: “Ni aun sé de cierto que no sé nada”. Atacó la doctrina estoica de que la certeza subjetiva es el criterio de verdad. No puede lograrse ninguna clase de de certeza. No existe lo que es cierto estrictamente, sino sólo lo que es razonable, posible. Su método consiste en analizar las proposiciones de los contrarios y tratar de demostrar que eran contradictorias consigo mismas. En lo teórico, recomendó la “suspensión del juicio” (epojé); en lo práctico, argumentó que la “probabilidad” (eulogon) puede justificar la acción humana. En ética, Arcesilao también se distingue por reducir la doctrina platónica del “entusiasmo” a la de la “imperturbabilidad del alma” (ataraxia). El sujeto debe atender su vida antes que a los objetos, aunque no es posible enunciar principios morales ni verdades absolutas, es posible apoyar con razones correctas una argumentación bien 10: Paradoxa

hecha. Puesto que existen diversos grados de incertidumbre, algunas acciones se justifican por razones correctas que apelan no a la certeza absoluta, la cual es imposible, pero si a lo plausible, siendo esto suficiente para fundamentar la acción y posibilitar una elección moral razonable para vivir de acuerdo con estas ideas. El concepto de “evidencia directa” (katalepsis) es una mera invención de la cual no podemos hallar ejemplos. La “imperturbabilidad del alma” (ataraxia) es el síntoma de la “suspensión del juicio” (epojé). El filósofo griego Timón el Silógrafo continuó la tradición escéptica poniendo en duda las ideas aristotélicas, dudando incluso de los primeros principios de la deducción aristotélica. Sin embargo, el sistema socrático de hipótesis y deducciones nunca fue puesto en duda por los escépticos, aunque se ganaron fama de “desbaratadores” y perdieron popularidad al luchar contra los ritos, leyendas y supersticiones arraigadas. Carnéades de Cirene (214 a.n.e. – 129 a.n.e.). Filósofo y orador de la Antigua Grecia. Nació en la colonia griega de Cirene, convirtiéndose más tarde en ciudadano de Atenas. Fue Director de la Academia desde 160 a.n.e. hasta 137 a.n.e., fundando la tercera Academia después de haber oído las lecciones de Hegesimo. Sus doctrinas filosóficas fueron difundidas por su discípulo Clitómaco, dado que él no las publicó. Carnéades de Cirene era contrario a todo Dogmatismo, sosteniendo tanto la imposibilidad de la certeza absoluta como de la incertidumbre completa, así como la de llegar al conocimiento de la Divinidad, de igual modo negaba la posibilidad del conocimiento cierto y el carácter científico de las Leyes Naturales. El saber seguro es imposible y ninguna afirmación es indudable. No hay posibilidad de distinguir de un modo absoluto entre las representaciones verdaderas y las representaciones falsas. Es necesario la “suspensión del juicio” (epojé), pero, como para poder vivir según nuestros propios criterios se requieren normas razonables para no quedarnos paralizados, hay que actuar según el conocimiento más verosímil o probable. Abril 2012


ENSAYOS Estos criterios para conducir la existencia no son criterios objetivos consistentes en representaciones, que pueden ser falsas, sino que, son criterios subjetivos, que no están fundamentados en la verdad, sino en la probabilidad. Sus ideas fueron rebatidas con ingenio por Agustín de Hipona en su obra “Contra los Académicos”, ya que estos académicos negaban la posibilidad de conocer la verdad, pero afirmaban que se podían conocer las cosas por probabilidad o verosimilitud (es decir, por semejanza a la verdad), por eso, en la obra mencionada, a un discípulo suyo que defiende a los académicos le responde: “… Son dignos de risa tus académicos, que en la vida quieren seguir lo verosímil, lo semejante a la verdad, ignorando ésta”. Aunque finalmente Agustín de Hipona sostiene que es “El secreto de Arquesilao” el que les hace aparentar la duda universal o relativa. Formó parte de una embajada ateniense a Roma en el año 155 a.n.e. con el propósito de intentar aminorar la multa de 500 talentos, impuesta por los romanos a los atenienses en castigo por la destrucción y saqueo de la ciudad de Oropo. Se cuenta que, gracias a su habilidad como orador consiguió la reducción de la multa, circunstancia por la cual Filóstrato lo incluye en el Libro I de su obra “Vidas de los Sofistas” como ejemplo de este tipo de filósofos. El filósofo griego Antíoco de Laodicea rechazó el probabilismo y defendió que para sustentar la probabilidad se debe partir de una certeza absoluta. Durante el s. I a.n.e. el Escepticismo volvió a cobrar importancia paulatinamente hasta Luciano de Samosata y Sexto El Empírico, que representan a los últimos escépticos clásicos. Hasta el Renacimiento, con la figura del creador del género ensayístico, Michel de Montaigne, y concretamente hasta que el médico Francisco Sánchez escribió una obra fundamental, “Quod nihil scitur” (Que nada se sabe), el escepticismo no fue tomado como una hipótesis válida para indagar en la verdad, de forma tal que constituyó el fundamento primero de René Descartes y su “Duda Metódica”, con la cual el escepticismo vuelve paulatinamente a cobrar importancia hasta el Siglo de las luces donde impregna todo el pensamiento ilustrado. A mediados del s. XIX, Abril 2012

el Romanticismo ya domina la sociedad y reclama para sí todo un modo de vida menos analítico, más evocativo donde se pueda mezclar realidad y fantasía. El Hedonismo (del griego “Hedoné”, “Placer”; el equivalente en sánscrito y pali “Kāma”, “Plenitud Sexual”, “Placer de los Sentidos”, “Gratificación Sensual”, “Amor y Disfrute Estético de la Vida”) es la doctrina filosófica basada en la búsqueda del placer y la supresión del dolor como objetivo o razón de ser de la vida. Considera el placer como el fin de la vida, por lo que se deduce que los seres humanos deben dedicarse exclusivamente a vivir en la eterna búsqueda del placer. Las 3 escuelas clásicas del Hedonismo son: “La Escuela Lokāyata (en India), Yan Chu (395 a.n.e. – 335 a.n.e.), la Escuela Cirenaica y la Escuela del Jardín (formada tanto por hombres como por mujeres) o Escuela Epicureísta (en Grecia)”. Se divide en 2 ramas: 1. Hedonismo Egoísta o Extremo: El Hedonismo Egoísta o Extremo plantea que los deseos y placeres personales (no solamente los intelectuales sino también los sensuales) se deben satisfacer de inmediato sin importar los intereses de los demás (el placer por el placer). Esta teorización fue expuesta por la Escuela Lokāyata (en India), Yan Chu (En China) y Aristipo de Cirene (en Grecia). 2. Hedonismo Racional, Refinado o Moderado: El Hedonismo Racional, Refinado o Moderado fue formulada por los “Epicúreos” o “Hedonistas Racionales”, seguidores del filósofo griego Epicuro de Samos, quien vivió en Grecia entre el (341 a.n.e.) y el (270 a.n.e.). La doctrina que predicó Epicuro de Samos ha sido tergiversada a través de la historia, hasta el punto de que algunos lo toman como un libertino mientras que otros lo consideraron una faceta. La Escuela Cirenaica y la Escuela Epicúrea convergen en el detestar la superstición y la religión y basar la conducta y el juicio mediante la experiencia y la razón. Así anticipan las posiciones del Humanismo y de la Ilustración Europea (s. XVIII) posteriores. La Escuela Cirenaica (s. IV a.n.e. y s. III a.n.e.) fue fundada por Aristipo de Cirene (act. Shahhat, Libia, Norte de África), fue una de las más antiguas Escuelas Socráticas y enfatizaba sólo un lado de las enseñanzas 11: Paradoxa


ENSAYOS de Sócrates. Tomando la afirmación de Sócrates de que la felicidad es uno de los fines de la acción moral, Aristipo de Cirene mantenía que el placer era el bien superior y la felicidad consiste en librarse de toda inquietud. Defendía que el conocimiento es indisociable del comportamiento de los individuos y, asimismo, imposible de desligar de los placeres físicos inmediatos. En epistemología, Aristipo de Cirene y la Escuela Cirenaica defiende una posición sensualista, escéptica (la única fuente de conocimiento son los sentidos) y subjetivista (no hay más conocimiento que el conocimiento individual). El empirismo de la Escuela Cirenaica proviene de la toma del criterio de verdad basado en las sensaciones personales y la propia experiencia. Las sensaciones además de criterio de verdad son también criterio para la práctica. El escepticismo de la Escuela Cirenaica proviene de la distinción que hacen entre las experiencias propias y lo que hace que tengamos dichas experiencias. Según la Escuela Cirenaica, podemos conocer nuestros estados sensibles, pero no los objetos que los originan, por tanto no podemos tener conocimiento del mundo externo. Pero la experiencia personal es subjetiva e intransferible, por esto no pueden ser comunicadas a los demás porque cada uno tiene sus propias afecciones. No podemos decir con seguridad que una misma cosa provoque una misma experiencia en 2 personas distintas. Como además no tienen ningún criterio externo para juzgar la corrección de dichas experiencias, asumen una relatividad respecto de las percepciones. Para la Escuela Cirenaica no se puede conocer las cosas en sí mismas, pero experimentamos en nuestro cuerpo placer o dolor, es decir la afección de nuestra conciencia por las cosas. Fuera de nuestras propias sensaciones, no podemos saber nada del mundo. Aristipo de Cirene afirmaba que las gratificaciones corpóreas, las cuales consideraba más intensas, eran preferibles a las mentales, y por lo tanto es inútil formular un sistema de valores donde la conveniencia de los placeres presentes es sopesada frente a los 12: Paradoxa

dolores que puedan causar a futuro, porque puede que cambien los deseos, o que no estemos en ya en buenas condiciones o simplemente que hayamos muerto. El principal argumento para la defensa del placer, es que todos los animales buscan espontáneamente el placer y huyen del dolor. También los seres humanos instintivamente buscamos el placer y tratamos de evitar el dolor. Aristipo de Cirene divide la ética en 5 partes: “De los objetos que hay que desear y de los que hay que huir, de las sensaciones, de las acciones, de las causas y por último de las demostraciones”. A Aristipo de Cirene se le tuvo como hombre materialmente pudiente, con riquezas y fortuna que le posibilitaban el ejercicio de una vida acorde con el tenor de su concepción filosófica y de vida. Realizó numerosos viajes y se consideró un cosmopolita como tantos otros filósofos de la época helenística. Despreció las convenciones sociales y tal vez por ello y también por sus frecuentes relaciones públicas con prostitutas, fue el centro de muchas historias escandalosas, la mayoría probablemente falsas. Sin embargo Aristipo de Cirene practicó el ideal de autodominio. Supo adaptarse a las circunstancias y lograr la impasibilidad. Como nos recuerda Diógenes Laercio, cuando a Aristipo de Cirene le reprochaban su relación con una prostituta llamada Abril 2012


ENSAYOS Laida o Lais, respondía “yo poseo a Laida, pero no ella a mí”. Según Aristipo de Cirene, son 3 los estados relativos a nuestros sentimientos: “El sentimiento de dolor, el sentimiento de placer y un estado intermedio, por el que no sentimos ni dolor ni placer, semejante al mar en calma”. La Escuela Cirenaica también negaba que debamos posponer la gratificación inmediata para la ganancia a largo plazo. En este respecto la Escuela Cirenaica difiere de la Escuela Epicúrea. Representantes: “Aristipo de Cirene, Teodoro El Ateo, Hegesías de Cirene, Aníceris, Antípatro de Cirene, Parebates, Aristipo Metrodidacta, Arete”. Hegesias de Cirene, llamado “Peisithanatos”. Filósofo de la escuela cirenaica, nacido hacia el año 300 a.n.e. Según Diógenes Laercio fue discípulo de Parebates, y este de Antípatro de Cirene, quien a su vez lo fue del famoso Arístipo de Cirene (435 a.n.e. – 360 a.n.e.). Según Cicerón, escribió un libro “Apokarteron” que se ha perdido. Estudió con Anniceris o Anníceres y sostenía que, si los cirenaicos sostienen que la finalidad de la vida es la satisfacción del propio placer, esto conducía inevitablemente al Pesimismo, ya que los placeres de la vida son pocos y muchos más los dolores, incierto el conocimiento y todos los eventos son dominados por la fortuna, el azar, la inseguridad, la impersonal fuerza del destino fatal. No sólo el fin supremo del hombre sería la indiferencia ante la vida y la muerte, sino que la muerte misma sería considerable por ello placentera. Por eso fue denominado “Peisithanatos” (“Persuasor de la muerte”) entre sus discípulos; para él no hay felicidad posible y la muerte es preferible a la vida (salvo al sabio a quien estas dos cosas son indiferentes); recomendaba el suicidio. Decía: “La felicidad es cosa absolutamente imposible, pues el cuerpo está aquejado de innumerables dolores, y el alma que participa en estos sufrimientos del cuerpo está también aquejada por los suyos propios porque la fortuna impide la realización de buen número de nuestras esperanzas y deseos; por esto la felicidad no posee existencia real”. Abril 2012

Su enseñanza acarreó numerosos suicidios, por lo que, alarmado, el Rey Tolomeo II Filadelfo (285 – 246 d.n.e.) prohibió sus libros, cerró su escuela y lo exilió de la ciudad de Alejandría donde enseñaba. El filósofo Jean­Marie Guyau consideraba sus enseñanzas semejantes a las del Budismo, aunque esta filosofía condena el suicidio. Anníceres o Anniceris es un filósofo de la Escuela Cirenaica, discípulo del filósofo cirenaico Parebates según Diógenes Laercio. Los datos sobre este personaje son muy confusos y podría tratarse de 2 personajes diferentes, uno contemporáneo y amigo de Platón, al que rescató de la esclavitud que le impuso el tirano Dionisio de Siracusa pagando su rescate, según noticias de Diógenes Laercio; el otro era contemporáneo de Alejandro Magno y era acaso el filósofo cirenaico, que estuvo activo en Alejandría en el s. IV a.n.e. y situaba el soberano bien en el placer, pero recomendaba la búsqueda de los placeres intelectuales y morales; creó su propia escuela y afirmaba que había placeres materiales y espirituales, pero los del cuerpo se gozan sólo durante el breve momento en que se producen, mientras que los del alma se prolongan toda la vida y constituyen una solución o cura a los dolores del cuerpo. Esta, pues, próximo a los planteamientos de Aristipo de Cirene y no era tan radical como Hegesías; identificaba el placer con el bien máximo y el dolor con el peor de los males, pero consideraba que son principios sociales, y no naturales, como afirmaba Aristipo. Uno de sus discípulos fue Teodoro “El Ateo”. Partiendo de la teoría atomista de Demócrito de Abdera y Leucipo, Epicuro de Samos afirma que toda la realidad está formada por 2 elementos fundamentales: 1. Los átomos, que tienen forma, extensión y peso. 2. El vacío, que no es sino el espacio en el cual se mueven esos átomos. Las distintas cosas que hay en el mundo son fruto de las distintas combinaciones de átomos. El ser humano, de la misma forma, no es sino un compuesto de átomos. De los cuerpos, algunos son compuestos y otros son átomos o indivisibles, elementos estables de los que están formados los compuestos. A pesar de ser un materialista y atomista radical, 13: Paradoxa


ENSAYOS Epicuro de Samos creía en la libertad. Los átomos tienen 3 tipos de movimiento: “El movimiento vertical, producto del peso, el choque que produce cambios en la dirección del átomo y la desviación espontánea (en griego “parénklisis”; en latín “clinamen”)”. Tito Lucrecio Caro dice que en un momento indeterminado del movimiento del átomo ocurre una ligera desviación de su trayectoria y esta desviación es la que posibilita los choques y el encuentro entre los átomos para que puedan surgir las cosas. Epicuro de Samos establece 3 causas para los sucesos: “Unas cosas suceden por necesidad, otras por azar y otras por las acciones humanas”. La desviación es producto del azar, con ello la trayectoria del átomo es impredecible. Esta teoría sirve para salvar el estricto determinismo que impone una teoría materialista como el atomismo, determinismo que ya venía desde Demócrito de Abdera, pero al que no está dispuesto Epicuro, sobre todo porque su pretensión era garantizar la libertad de la acción humana. El interés principal para Epicuro de Samos es el lado práctico al que supedita la teoría del conocimiento y la física dentro de su sistema. El “parénklisis”, “clinamen”, “desviación” es la introducción de un cierto grado de indeterminismo pero suficiente para mantener la libertad, tanto física como moral. Epicuro de Samos anticipó a la teoría de la selección natural. Afirmó que las fuerzas naturales dan origen a organismos de diferentes clases y que sólo las clases capaces de superarse a sí mismas y reproducirse han sobrevivido. En epistemología, Epicuro de Samos afirma que la sensación es la base de todo el conocimiento. Las sensaciones son provocadas por un continuo flujo de imágenes o “ídolos” abandonadas por los cuerpos e impresionadas por los sentidos. Ante cada sensación, el ser humano reacciona con placer o con dolor, dando lugar a los sentimientos, que son la base de la moral. Cuando las sensaciones se repiten numerosas veces, se graban en la memoria y forman así lo que Epicuro de Samos denomina las “ideas generales” (diferentes a las platónicas). Para que las sensaciones constituyan una 14: Paradoxa

base adecuada, sin embargo, deben estar dotadas de la suficiente claridad, al igual que las ideas, o de otro modo nos conducirán al error. Diógenes Laercio, menciona un cuarto proceso de conocimiento, además de las sensaciones, los sentimientos y las ideas generales: “Las proyecciones imaginativas, por las cuales podemos concebir o inferir la existencia de elementos como los átomos, aunque éstos no sean captados por los sentidos”. Para Epicuro de Samos, el conocimiento tenía como finalidad liberar al ser humano de la ignorancia y la superstición. En ética, Epicuro de Samos consideraba que la felicidad consiste en vivir en continuo placer (el placer como fin supremo) y en evitar la pena o el dolor (aponía), es decir, la minimización del dolor, porque para muchos seres humanos el placer es concebido como algo que excita los sentidos (placeres sensuales). Existen otras formas de placer que según Epicuro de Samos se refieren a la ausencia de dolor o de cualquier tipo de aflicción. Epicuro de Samos también afirmó que ningún placer es malo en sí, sólo que los medios para buscarlo pueden ser el inconveniente, el riesgo o el error. Pero el placer no es equivalente al goce sensual del placer por el placer, sino a la salud del cuerpo acompañada del ejercicio de la mente por medio de la Filosofía. La filosofía es inútil sino cura los sufrimientos del alma. La tarea de la filosofía consiste en mostrar de qué modo es posible maximizar el placer. El dolor y el mal son fáciles de evitar. Ningún sufrimiento dura mucho tiempo y cuanto más agudo menos tiempo permanece. El “placer katastémico” es un estado físico que se caracteriza por la ausencia de dolor en el cuerpo o aponía, y por la ausencia de perturbaciones en el espíritu o ataraxia. El “placer cinético” es el placer de los sentidos en el proceso de eliminación del dolor. Epicuro de Samos considera superiores a los placeres katastémicos o en reposo ya que es un estado necesario para alcanzar la felicidad, mientras que los placeres en movimientos son necesarios también pero para alcanzar el estado de placer katastémico. La imperturbabilidad del alma (ataraxia) es un equilibrio en el alma y el cuerpo. La imperturbabilidad Abril 2012


ENSAYOS del alma se logra eliminando las principales fuentes de angustia humana: El miedo a los dioses. El miedo a la muerte. El miedo al dolor. El miedo al fracaso en la búsqueda del bien. Los dioses, si existen, son perfectos, están compuestos de átomos, pero más sutiles y están en reposo, son indiferentes ante el destino del ser humano, no llegan al ser humano de ningún modo, ni para ayudar ni para castigar y están más allá del alcance del ser humano y de su mundo, por lo que las plegarias y los temores no tienen ninguna utilidad. Los fenómenos cósmicos, la enfermedad y el dolor no son amenazas de los dioses, para aquellos que los ofenden con su mal comportamiento. De este modo, se elimina la posibilidad de que los sacerdotes, quienes monopolizan el poder de influir sobre la voluntad de los dioses, utilicen con fines políticos, su supuesto poder, logrando así doblegar la voluntad popular a sus propios intereses. Sentir temor ante nuestra futura no existencia es tan irracional como añorar la no existencia que disfrutábamos antes de nacer. Mientras se vive no se tiene sensación de la muerte y cuando se muere no se tiene sensación alguna. La muerte es un hecho natural, aunque sea negativo y doloroso, que hay que aceptar. Lo contrario no es más que ignorancia. La muerte es un hecho irreversible, en el cual no hay retorno posible y en donde el Infierno es una ilusión. La sociedad y la educación tradicional impone falsos valores sobre la muerte que son motivo de rechazo y temor y propone vanas esperanzas, mediante obligaciones y ritos, que no se pueden cumplir, y bajo amenazas que provocan angustia en el ser humano. Frente a la muerte, el ser humano es más consciente de su propia fragilidad. La muerte es una mera desintegración del alma, ya que no existe un alma de naturaleza diferente a la del cuerpo, ya que el alma está también compuesta de átomos y sólo siente cuando está unida al cuerpo. La angustia por lo que habrá después de la muerte, por el más allá, por salvaciones y condenas, carece de sentido. También carece de sentido temer al futuro, puesto que: “El futuro ni depende enteramente de nosotros, ni Abril 2012

tampoco nos es totalmente ajeno, de modo que no debemos esperarlo como si hubiera de venir infaliblemente ni tampoco desesperarnos como si no hubiera de venir nunca”. La libertad (eleutería) está constituida por la ausencia de pena o de dolor y la ausencia de temor (afobía). El dolor o pena es el único mal, no habiendo estados intermedios. En teoría del conocimiento, la Escuela Epicúrea defiende una posición sensualista (la única fuente de conocimiento son los sentidos), una física atomista inspirada en las doctrinas de Leucipo de Abdera y Demócrito de Abdera y una ética hedonista. Existen escritos de Epicuro de Samos y de sus seguidores que nos muestran sus doctrinas: “Entre los placeres, algunos son naturales y necesarios, algunos naturales y no necesarios y otros ni naturales ni necesarios, sólo consagrados a la opinión vana”. La disposición que tengamos hacia cada uno de estos casos determina nuestra aptitud para ser felices o no. Dentro de los placeres naturales y necesarios encontramos las necesidades básicas físicas, como el alimentarse, calmar la sed, el abrigo y el sentido de seguridad. Dentro de la clase de los placeres naturales e innecesarios están, la conversación amena, la gratificación sexual, las artes, entre otros. Dentro de los placeres innaturales e innecesarios están la fama, el poder político, el prestigio, el lujo, las joyas, las estatuas, entre otros. Epicuro de Samos formuló algunas recomendaciones entorno a todas estas categorías de deseos así: Debemos satisfacer los placeres necesarios y naturales de la forma más económica posible. Podemos perseguir los placeres naturales e innecesarios hasta la satisfacción de nuestro corazón, no más allá. No debemos arriesgar la salud, la amistad, la economía en la búsqueda de satisfacer un deseo innecesario, pues esto sólo conduce a un sufrimiento futuro Hay que evitar por completo los placeres innaturales e innecesarios pues el placer o satisfacción que éstos producen es efímero. Epicuro de Samos plantea como valores la amistad (fília), la gratitud y la prudencia. La amistad (fília) es 15: Paradoxa


ENSAYOS una palabra que indica un vínculo afectivo, y tiene una larga tradición en Grecia desde tiempos de Homero. Epicuro de Samos hace de la amistad algo muy especial que se puede apreciar en sus escritos y en la actitud que había en la “Escuela del Jardín”, que estaba formado por una comunidad de amigos de igual a igual, independientemente de todo lo demás, recordemos que esta comunidad había mujeres, cosa no muy habitual, prostitutas o esclavos. La amistad, según Epicuro de Samos es uno de los puntos más importantes de la felicidad, porque es una de las cosas que más proporciona placer. La amistad es el único caso en donde se debe permitir el altruismo, incluso el sacrificio de la propia vida. Es dulce para el Sabio soportar el dolor y la muerte por un amigo. En la amistad es más placentero dar que recibir. La justicia (díke) no es un bien en sí mismo ni la injusticia un mal en sí mismo. La justicia no es algo natural, sino que es impuesto por quien puede hacerlo. La justicia tiene su utilidad como pacto de convivencia con los demás, en el cual se consigue cierta seguridad, ya que es una convención para no hacer ni sufrir daño. La justicia no es algo inamovible y depende de las circunstancias, cambia respecto a éstas. Lo que es en un momento justo en otro momento no es algo justo. Es mejor no ocuparse de la vida política, origen de innumerables sinsabores. La belleza y la virtud deben ser aceptadas si producen serenidad y satisfacción; deben ser eliminadas si no las producen. Representantes: “Epicuro de Samos, Tito Lucrecio Caro, Hermaco de Mitilene, metrodoro de Lámpsaco, Timócrates de Lámpsaco, Colotes, Poliano, Ctesipo, Zenón de Sidón, Demetrio de Laconia, Apolodoro, Horacio, Plinio el Joven, Diogeniano, Filodemo de Gadara, Sirón (Maestro de Virgilio), Diógenes de Oenoanda, Asclepiades de Prusa”. La Escuela Epicúrea ganó un gran número de adeptos. Fue una importante escuela de pensamiento que perduró por 7 siglos después de la muerte de su creador. Hacia la Edad Media decayó y fueron destruidos muchos de sus escritos. Sin embargo hoy existen remanentes de esta doctrina que han sido compilados y difundidos por el mundo. 16: Paradoxa

La Escuela Epicúrea sostenía que el placer verdadero es alcanzable tan solo por la razón. Hacían hincapié en las virtudes del dominio de sí mismo y de la prudencia. En los s. XVIII y s. XIX los filósofos británicos Jeremy Benthan, James Mill y John Stuart Mill hicieron la propuesta de una doctrina universal más conocida como Utilitarismo. Según esta teoría el comportamiento humano debe tener como criterio final el bien social. Hay que guiarse moralmente buscando todo aquello que proporciona y favorece el bienestar de un mayor número de personas. Escuela Lokāyata Escuela Materialista y Atea Extrema de India (en sánscrito “Loka”, “Mundo” “aiata”, “prevaleciente”; “perteneciente al mundo de los sentidos”) y “Lokayatamata” (en sánscrito “punto de vista del vulgo”), perteneciente a los “Dársanas” (en pali “Dāssanas”, “Punto de Vista”, “Vista”, “Sistema”, “Doctrina”) “Heterodoxos”, “Impíos”, “Negadores”, “Ateos” o “Nāstikas” (contrario a los 6 “Sistemas Ortodoxos” o “Āstikas”: Nyaya, Vaisesika, Sankya, Yoga, Mimamsa y el Vedanta, los cuales parten de los Vedas), la misma clasificación que se le da al Budismo y al Jainismo. También denominada Escuela Chārvaka, por el fundador de la escuela Chārvaka Muni (en sánscrito “Chaari”, “Atractivo”, “Dulce”, “Vaak”, “Palabra”, “que habla” y “Muni”, “Sabio”) o Cārvāka Muni (o simplemente Chārvaka o Cārvāka). Quizá proviene de épocas prevédicas. La Escuela Lokāyata probablemente es la que mejor representa el Ateísmo y Materialismo Extremo entre Abril 2012


ENSAYOS todas las Escuelas Filosóficas en India. Esto niega de manera rotunda la creencia popular y ampliamente aceptada, incluso entre intelectuales, que afirma que “en la historia de India sólo ha habido religión y nada más” (aunque la religión haya sido una parte muy importante en India), ya que en India y en China también existieron filósofos materialistas, escépticos y ateos (y no sólo superstición, irracionalidad, teología y teocracia), así como la creencia que asegura que sólo a partir de Grecia fue que existió la Filosofía, pues en China e India también existió Filosofía. Chārvaka Muni o Cārvāka Muni (s. VII a.n.e.). Filósofo materialista indio, fundador de una escuela de filosofía (entendiendo filosofía como una “forma de vida”) explícitamente atea, materialista, atomista, empirista, escéptica, antirracionalista y hedonista (que tuvo seguidores por lo menos hasta 1578). Chārvaka es el primer filósofo abiertamente “ateo” (ateo explícitamente) en la historia de la humanidad y el primero que puso en tela de juicio las verdades establecidas, los dogmas religiosos, antes que el filósofo cirenaico griego Teodoro el Ateo (340­250 a.n.e.). Escribió el texto en sánscrito “Brihaspati Sūtra” donde critica y niega las doctrinas hinduistas fundamentales. Dale Riepe afirma de la Escuela Lokāyata: “A partir del material disponible, se puede decir que los chārvakas tenían en la más alta estima la verdad, la integridad, la coherencia y la libertad de pensamiento”. Según Garbe, “existían claras indicaciones de la presencia en India de maestros del materialismo puro en los tiempos prebudistas”. En India no se conserva prácticamente ningún texto ateo por destrucción. Su obra fue prohibida por varios monarcas religiosos, y finalmente desapareció. Todo lo que se conoce de la Escuela Lokāyata se encuentra en textos críticos (como el “Sarva Darśana Samgraha” y el “Sarva Siddhanta Sara Samgraha” (atribuidos al filósofo y teólogo hinduista Śankara, conocido como el mayor representante del Vedanta), que tratan de refutarla o denigrarla. Se nombra a esta doctrina atea en la conocida obra de teatro llamada “Prabodha Chandrodaya” (“La Salida de la Luna del Intelecto”) Abril 2012

que demuestra lo conocido que era este movimiento. El único texto que auténticamente se puede decir que pertenece a esta escuela es el “Tatwa Upaplava Simha” (“El Calamitoso León de la Verdad”) de Jayarāśi Bhatta (s. VI d.n.e), que incluye una serie de ataques sistemáticos a cada una de las doctrinas hinduistas. Corrientes Filosóficas Religiosas como el Jainismo, el Budismo y el Confucionismo que criticaron las ideas hinduistas, tomaron algunos de sus argumentos de ese materialismo. Cuando estas ideas llegaron a Europa en el s. XVII y s. XVIII, supusieron un contraejemplo fuerte contra el argumento de que todos los seres humanos sienten la absoluta necesidad psicológica y ontológico­existencial de creer en dioses y en lo sobrenatural. La Escuela Lokāyata desapareció en algún momento después del s. XIII. Su doctrina ha sobrevivido a través de textos jainistas, budistas e hinduistas. Para Chārvaka Muni o Cārvāka Muni, la Materia es la única realidad existente, y el Mundo Material, Empírico o Concreto (formado de Materia) es el único que existe. No hay otra Realidad “Sobrenatural”, ni Dios Creador, ni Dioses, ni Alma, ni vida después de la muerte ZygmuntniBauman (Karma), ni Samsara (Reencarnación), Infierno, ni Cielo. Los conceptos de Dios, Libertad e Inmortalidad deben ser rechazados porque son sólo conceptos especulativos. El Mundo es algo cambiante y fortuito y no ha sido creado por ningún Dios. No debemos preocuparnos por el Todo puesto que no tiene sentido; los fenómenos de la Naturaleza no los hace ningún Dios sino que, simplemente, suceden; y lo que se denomina “Infierno” es el dolor y la frustración natural. Admite los 4 elementos: “Agua o liquidez (āpas), fuego o brillo (agni), tierra o solidez (prthivi) y aire o movimiento (vāyu), pero no el éter (akasha), cuya existencia es improbable”. De estos 4 elementos se formaban también los seres vivos, incluido el ser humano, los cuales luego de morir se descomponían nuevamente en estos elementos. A cada elemento le corresponde su propia variedad de átomos, que son invariables, indestructibles y existentes desde siempre. Todas las propiedades de los cuerpos dependen de los átomos que entran en la combinación que las forma, y de la 17: Paradoxa


ENSAYOS proporción en que tales átomos se combinen. En “La Salida de la Luna del Intelecto” (Prabodha Chandrodaya), el Maestro Materialista y el Alumno ridiculizan las disciplinas ascéticas: ¿Por qué renunciar a los placeres sensuales y someterse al dolor físico?, pregunta el Alumno. Es ridículo hacerlo, contesta el Maestro Materialista: ¿Cómo se puede comparar el ayuno y el sufrimiento con los abrazos voluptuosos de mujeres de ojos grandes y pechos prominentes que uno aprieta con las manos? En epistemología, Chārvaka Muni o Cārvāka Muni y la Escuela Lokāyata en general afirma que la percepción es la única fuente de conocimiento válido y efectivo. Rechaza el karma y el samsara, ya que no están basados en las percepciones de los sentidos. El “razonamiento por inferencia” es rechazado, porque tal razonamiento es la descripción de percepciones (en cuyo caso no es una inferencia) o es un supuesto incomprobable o un supuesto reductible a percepciones. Propugna (antes que el filósofo, historiador y economista inglés, conocido como el mayor representante del Empirismo David Hume) las limitaciones de lo que se ha denominado “Inducción” como medio de adquisición del conocimiento. La percepción no revela nada más allá de lo que realmente se percibe. La causalidad es ininteligible. Nada obliga a una causa a ser necesariamente una causa. Tampoco se puede acudir al orden o la regularidad del conocimiento para decir que cosa es una causa y efecto; cualquier cosa lo es. La “inducción” se descarta con la observación de que se percibe sólo aspectos particulares con lo que no se puede inferir una “proposición universal” sin apoyarse en otra “argumentación inductiva”, y así sucesivamente hasta desembocar en el absurdo de la “regresión infinita”. Un ejemplo de esto sería que cuando percibimos los cuernos del toro en una determinada sucesión, de ahí no podemos inferir que los cuernos sean la causa del toro. En ética, Chārvaka Muni o Cārvāka Muni es el primer representante en la historia de la humanidad del Hedonismo. Para Chārvaka Muni, el Placer (en sánscrito “Kama”) y el Dolor son los principales hechos de la vida. La Virtud y el Vicio no son Valores 18: Paradoxa

Absolutos, sino simples Convenciones Sociales. La Virtud es sólo una ilusión, y el único fin (como Ideal de Vida) es evitar el dolor y buscar el placer (en sánscrito “kama”), vivir una vida próspera y feliz en el mundo, aunque imposible en principio, en el aquí y ahora. También se habla de una “liberación” (en sánscrito “moksa”, ciertamente poco deseable) de todos los males por medio de la muerte. La vida ascética es un “desperdicio vital”. Ya que no existe vida después de la muerte ni nada diferente del cuerpo que sobreviva a la muerte, es absurdo creer que existen “fuerzas kármicas del castigo y la recompensa” que determinen la suerte del individuo, y hay tantas razones para obtener recompensas en la otra vida como para obtener frutos de un árbol que flote en el aire. Los hinduistas engañan a la gente al afirmar la realidad de las criaturas de su propia imaginación y afirman que la vida ascética es un desperdicio vital. Contra el miedo al castigo, Chārvaka Muni o Cārvāka Muni afirma que los Vedas son un engaño porque pretenden que hay un sistema de justicia superior en el mundo y porque prescriben todo tipo de rituales ineficaces, ya que los que realizan dichos rituales ni siquiera creen en ellos porque si realmente creyesen que los animales sacrificados fuesen directamente al Cielo la gente se sacrificaría a sí misma (cosa que nunca sucede). La Escuela Lokāyata criticaba la actitud tradicional de discriminación contra la mujer. Realza la dignidad, libertad e igualdad de la mujer. Tanto las mujeres como los hombres tienen pasiones, pero las restricciones sólo se aplican a las mujeres. La posición de las mujeres en un mundo controlado por los hombres depende de las tendencias masculinas que entran en contacto con la mujer. En el “Naishadhíia” (17, 42), se menciona a Chārvaka Muni o Cārvāka Muni diciendo: “Desconfía de los hombres que restringen a las mujeres debido a la envidia o los celos. Tanto los hombres como las mujeres tienen pasión, pero las restricciones sólo se aplican a las mujeres”. El Cuerpo, según la Escuela Lokāyata está formado por la combinación de los 4 Elementos (Agua, Fuego, Tierra y Aire) y por esta combinación se produce la “chispa de la vida” o “vivificación”. Con la muerte del Abril 2012


ENSAYOS cuerpo, la “chispa de la vida” o “vivificación” vuelve a la Nada, ya que se nace de Nada y se regresa a Nada. La “chispa de la vida” o “vivificación” no es distinta del cuerpo: “Es solamente el cuerpo calificado por la inteligencia”. Todos los atributos materiales y la “autoconciencia” residen en el cuerpo. No hay evidencia de un “Yo” distinto al cuerpo. La “Conciencia” y los Órganos Sensoriales son los subproductos de las combinaciones de diversas sustancias materiales (combinación de átomos). Con la desaparición del cuerpo, la “conciencia” también desaparece.

Los discípulos de Chārvaka Muni o Cārvāka Muni difieren en el hecho de si cada propiedad física es descrita de manera psicológica (Materialismo Reductivo) o hay propiedades mentales irreductibles a causas de propiedades físicas, pero las propiedades mentales no producen ningún impacto causal alguno en lo físico (Epifenomenalismo). Algunos aceptan sólo la percepción como la única fuente de conocimiento, aunque, de modo no muy distinto del Positivismo Lógico, ya que admite derivar consecuencias que se refieren a estados de cosas perceptualmente accesibles, aunque todos admiten que la mente es simplemente el cuerpo y sus capacidades. El nombre “Chārvaka” se puede encontrar en un mito hinduista: “En el “Mahabhárata”, Chārvaka era un “monstruo rakshasa amigo del malvado Príncipe Duryodhana. En una oportunidad se disfrazó de sacerdote brahmán e insultó a Yudhisthira (que entraba Abril 2012

triunfante en la ciudad de Hastinapura luego de vencer en la Gran Guerra de Kurukshetra), predicando doctrinas profanas, ateísticas y heréticas. Los verdaderos brahmanes se dieron cuenta y lo prendieron fuego vivo mediante el fuego de sus ojos” ”. Este último Chārvaka Muni o Cārvāka Muni probablemente representa una metáfora tendenciosa acerca de la polémica existente en la época en que se escribió el “Mahabhárata” (incluso ayudaría a datar la época de la redacción del importantísimo texto épico). Chārvaka Muni o Cārvāka Muni puede ser considerado como un “hombre adelantado a su época” y como el “primer librepensador en la historia de la humanidad”. Jayarāśi Bhatta Filósofo indio de los siglos VIII y s. IX y autor del “Tattvopaplavasimha” (El león que devora todas las categorías). El texto pertenece a la Escuela Lokāyata, siendo el único texto auténtico de la misma. El manuscrito de esta obra se descubrió en (1926) y fue publicado en (1940). El “Tattvopaplavasimha” (El león que devora todas las categorías) examina la epistemología, al considerar los “pramana” (fuentes de la sabiduría) aceptado en cuanto al establecimiento de conclusiones (percepción, deducción y testimonio) y prueba que ninguno de ellos es suficiente para establecer la sabiduría. La deducción es el razonamiento inductivo que no puede ser visto como una premisa universal. El testimonio requiere la fiabilidad de la fuente o testigo, que según los pramana debe ser validado por otra persona. Incluso la percepción directa no puede establecer la verdad porque requiere que la percepción no sea errónea o ilusoria, algo que no puede establecerse. Así, Jayarāśi Bhatta argumenta que ninguna de las fuentes de la sabiduría es válida y ninguna puede ser dada por cierta. Jayarāśi Bhatta desafió al establecimiento astika de las creencias en lo sobrenatural atacando su epistemología. Partiendo de que ninguna de las fuentes de sabiduría es válida, “¿cómo puede alguien saber sobre estos seres?”. Apoya por tanto el ateísmo y cree que la obtención de la felicidad es el objetivo humano más razonable. Jayarāśi Bhatta representa el escepticismo extremo en la Escuela Lokāyata, según el cual ninguna escuela 19: Paradoxa


ENSAYOS en la Escuela Lokāyata, según el cual ninguna escuela filosófica puede afirmar su visión de la realidad como sabiduría, ni siquiera la misma Escuela Lokāyata; en cualquier caso, al representar esta escuela el sentido común, puede utilizarse como guía. Escuela Bjutavada (Elementalismo) Es una de las formas del antiguo materialismo indio. Probablemente surgió a comienzos de nuestra era. En ciertas fuentes aparece como variedad de la Escuela Lokāyata. Según la Escuela Bjutavada, todas las diferencias de los objetos por sus propiedades se derivan de las diferencias de combinación de los elementos materiales que componen los objetos dados. La conciencia es el resultado de una combinación especial de los elementos materiales, combinación que, una vez surgida, puede reproducir combinaciones análogas, a sí misma; ahora bien, las combinaciones de otro tipo jamás podrán hacer que surja la conciencia. Como los seguidores de la Escuela Lokāyata, los partidarios de la Escuela Bjutavada eran empiristas en epistemología y hedonistas en ética. Ajita Kesakambala Entre el s. VI y el s. V a.n.e. surgieron en India una serie de movimientos filosóficos y religiosos que proponían teorías diferentes a las enseñanzas tradicionales ortodoxas basadas en los Vedas, los más conocidos fueron el Budismo fundado por Siddhartha Gautama Sakyamuni (Buda) y el Jainismo de Mahāvira, pero hubo otros 5 “sramanas” o “maestros espirituales” que también ejercieron una notable influencia, aunque sus escuelas no sobrevivieron mucho tiempo. Según el Canon Budista hubo 6 “tendencias heterodoxas” o “nāstika”, que el Budismo combatía, conocidos por el nombre genérico de “Maestros del Error”: Purana Kassapa (Amoralismo), Makkhali Go´sāla (Ajivika o Determinismo Fatalista), Ajita Kesakambala (Materialismo), Pakudha Kaccayana (Atomismo), Sanjaya Belatthaputta (Escepticismo) y Mahāvira, fundador del Jainismo. Ajita Kesakambala es un filósofo materialista extremo indio. Sostenía que todo lo que existe tiene su origen en la materia. En la Naturaleza todo ocurre espontáneamente, sin determinismo alguno. Todo en el 20: Paradoxa

Universo está compuesta por los 4 elementos: “Agua, fuego, tierra y aire”. Estos 4 elementos pueden combinarse de diversos modos, dando lugar a conglomerados, tales como el cuerpo viviente, el cual tiene entre sus propiedades la conciencia. Niega la existencia del alma, la vida después de la muerte, los dioses, lo sobrenatural y la trasmigración al afirmar que el hombre termina con la muerte. Defiende la tesis contraria a los “deterministas fatalistas” (Ajivikas), afirmando la libertad radical del ser humano. Sólo en esta vida, la única que existe (el aquí y ahora), se puede alcanzar la felicidad, y la felicidad depende de los placeres de los sentidos y de las relaciones humanas satisfactorias. Las malas acciones no dan fruto ni maduran en consecuencia alguna. Sanjaya Belatthaputta Filósofo indio, contemporáneo de Buda, que tuvo muchos seguidores. Fundador de la Escuela Ajñāna o Escéptica. Tenía por norma no afirmar ni negar nada, ni emitir juicios, ya que no hay respuestas absolutas a los interrogantes, y todas las doctrinas se contradicen entre sí. Hay que adoptar una posición evasiva, proponiendo la suspensión del juicio. Yan Chu (395 a.n.e. – 335 a.n.e.) Filósofo materialista y hedonista chino. Criticó duramente al Confucionismo, las representaciones religiosas y la creencia en la inmortalidad. Todos los acontecimientos y fenómenos de la naturaleza y de la sociedad están subordinados a la acción del principio de la necesidad natural, al que definió como “destino”. Declaraba que todo está sujeto a la ruina y la aniquilación. A la vida sucede la muerte como necesidad natural, tras el nacimiento sigue la destrucción. En ética, situó en primer plano el individuo con su anhelo de satisfacer todos sus deseos. Exhortaba a provechar el presente de la vida y gozar de él sin atormentarse pensando en lo que habría más allá de la muerte, ya que la muerte es el absoluto final. Proclama la vuelta del sabio (y en principio de cada uno) hacia sí mismo. Su idea fundamental es la valoración de la vida y la atención a sí mismo. Se pronunciaba contra toda intervención exterior en la operación de la naturaleza propia. Por eso rechaza la Abril 2012


ENSAYOS cultura: “Las normas sociales son arbitrarias”. La vida debe mantenerse y protegerse, para nutrir la verdad contenida en ella, de modo de no permitir que las cosas externas puedan corromper a vida. No hay ideales: “Todo esfuerzo del ser humano en pro de la fama y de la perfección moral no hace sino apartarle de la vida, que es su único bien y debe ser “vivida plenamente”. Según Yan Chu, el individuo debe entregarse sin reservas a su sensibilidad y dejarse llevar por ella, sin reparar las consecuencias. Se decía de él que no hubiese sacrificado un pelo de su cabeza ni siquiera para salvar al Mundo. Wang Tchung, Wang Tch’ong o Van Chun (27 d.n.e. – 100 d.n.e.) Filósofo materialista chino. Nació el (27 d.n.e.) en Shangyu (act. Shaanxi) y murió el (100 d.n.e.) en Shangyu (act. Shaanxi). En sus ensayos “Lueng Heng” (“Ensayos Críticos”), criticó las ideas y creencias de su época, denunció el error y la superstición y se declaró enemigo de las fábulas y las mentiras. No creía ni en los dioses, ni en los espíritus ni en los prodigios y rechazaba todo postulado sobrenatural. Consideraba que Confucio (Kung Fu Tsé o Kong Qiu) erraba contra la razón al inclinarse (con el respeto de un creyente) ante el “Cielo Soberano”. Se manifestó contra la doctrina del “Cielo” como “fuerza rectora suprema que determina la aparición, desarrollo de los fenómenos y objetos”. No existe ningún Creador dotado de “voluntad”. Ningún “Espíritu Celeste” interviene sobre los Jefes de Estados para advertirlos o castigarlos. Cuando los antiguos sabios hacen hablar al Cielo incurren en una mentira y le prestan sus propios sentimientos. “El corazón del cielo está en el pecho del sabio”. El ser humano no desempeña el rol que le atribuye Tong Tchong­Chu. Su conducta no tiene ninguna influencia sobre los “movimientos del aliento cósmico” (Tao), pues todo en el Universo se explica por el funcionamiento espontáneo de un “Principio Unipersonal, Inmanente y Neutro” (Tao), subyacente a una dualidad en el “orden físico” (Yin y Yang), que funciona como fuente y base primordial los elementos materiales “tsi”. El mundo se compone de la substancia Abril 2012

K’i la cual se mueve en la eternidad, mientras que el Tao es la ley de la propia realidad. Por la acción recíproca de 2 K’i (los enrarecidos que se hallan en el espacio celeste y los condensados que se hallan en la tierra constituyendo los diversos cuerpos) son engendradas todas las cosas. El Yang es inconsciente, inactivo y espontáneo, pero adquiere la aptitud de pensar por la conexión temporal con el cuerpo y es cosustancial con el Cielo. El Yin es cosustancial con la Tierra. La muerte, paralelo exacto del nacimiento, hace entrar en lo inconsciente a los 2 elementos. El ser humano es parte de la naturaleza, se engendra como resultado de la condensación de los tsi. La dispersación de los tsi lleva a la muerte y al aniquilamiento. Wang Tchung rechaza la ascesis, la mística, el éxtasis, la absorción en el Uno, el retorno al Origen de las Cosas y el Tao como Principio Inmortal e Imortalizante del Taoísmo. Sólo conserva del Tao su naturalismo. Según Wang Tchung, los taoístas son presa de la ilusión cuando hablan de inmortalidad. Wang Tchung combatió la teoría de la dependencia de la vida social respecto a los fenómenos de la naturaleza. Las cosas surgen de sí mismas, de forma espontánea y voluntaria (wu wei). La felicidad y la desgracia no depende de la conducta de los seres humanos, de la misma manera que los desordenes que arruinan a los imperios no están determinados por la perversión de sus gobiernos. Están ligados a condiciones económicas difíciles, a la penuria, pero no dependen en absoluto de la moralidad pública. Por lo tanto, las catástrofes y fenómenos en la Naturaleza son el resultado de la mutación del K’i en su conexión con el Yin y el Yang. No guardan relación con la conducta del ser humano ni con la conducta del Gobernante, Monarca o Soberano (al contrario de lo que afirmaban la Escuela de los Letrados y la Escuela del Yin/Yang), pues esto sería negar la espontaneidad del Cielo. La historia se desarrolla por ciclos: “Después de un período de florecimiento llaga la decadencia, luego se repite el ciclo”. El ser humano surge del Yin y del Yang (que constituye la fuerza vital a través del K’i). En lo referente a la naturaleza o condición humana, para 21: Paradoxa


ENSAYOS Wang Tchung la naturaleza o condición humana puede ser tanto buena como mala. Los seres humanos son buenos o malos según el “hálito yang” que se les haya repartido más o menos ampliamente en el momento de su nacimiento. A su juicio, una naturaleza mala puede producirse mediante influjos externos, pero de tal manera que puede transformarse en una naturaleza buena. Aquí se encuentra con los filósofos chinos Meng Zi y Xun Zi. Con esto se opone a la concepción que afirma que las buenas acciones son retribuidas con un buen destino y las malas acciones acarrean un mal destino. Wang Tchung no limita este principio a un ser humano en particular, sino que lo extiende al destino de pueblos enteros. El espíritu vital que anima a los seres humanos es hálito, de la misma manera que lo son la carne y la sangre del cuerpo. Cuando el ser humano muere, se disuelve esa fuerza vital y se desmorona el cuerpo. Puesto que la muerte se traga la personalidad, no existen los fantasmas. Mucha gente afirma haber visto a los fantasmas y que no hay que poner en duda su buena fe, pero sus sentidos los han engañado. Aunque no existe nada sobrenatural ni nada después de la muerte, si existe un destino que debe ser aceptado. En epistemología, negó la existencia del “saber innato”. En vez de temer, conocer. Para Wang Tchung, toda teoría debe someterse a la prueba de los hechos. Un hecho es un dato sobre el que el pensamiento puede asentarse. No obstante, la experiencia es sólo el momento inicial del proceso del conocimiento. La experiencia (bruta) en muchos casos no es convincente, por lo que sólo el ejercicio de las facultades intelectuales puede aportar la certeza. El ojo y el oído abusan a menudo de la razón, debido a las falsas apariencias. Argumentar con ayuda de ejemplos es un buen método, pero, no obstante, el juicio tiene que intervenir en la elección de los ejemplos, y si no se refieren a realidades que la razón pueda aceptar como tales, no prueban nada. Si el testimonio no es verificado y rectificado por el “intelecto” (sin­yi), no es suficiente ni válido. A. Forke estima a Wang Tchung “satírico como Luciano y espíritu fuerte como Voltaire”. Tai Chen (1723­1771) Filósofo materialista chino. Dedicó mucha atención al Abril 2012

estudio de las Ciencias Naturales, la Matemática y la Astronomía. Según Tai Chen, la Naturaleza es eterna y existe independientemente de la Conciencia Humana. A la pregunta de cuál es la relación entre los 2 conceptos básicos de la Filosofía de la Naturaleza según el Neoconfucionismo (el “Li Ideal” y el “Tsi Material”), Tai Chen contestaba que el tsi es lo primario y el li es lo secundario. Para Tai Chen, el Mundo se encuentra en un proceso de formación y desarrollo. Explicaba el movimiento por la interacción de fuerzas contrapuestas: “El Yang Positivo y el Yin Negativo”. Su acción es eterna, indestructible e inseparable de la Naturaleza. Todos los fenómenos y objetos se hallan subordinados a la necesidad natural. En epistemología, Tai Chen consideraba que las sensaciones son la fuente y base del conocimiento, negando la existencia del “saber innato”. Halló la necesidad de comprobar por medio de la experiencia, la validez de las conclusiones generales. En su concepción socio­política, Tai Chen expuso la tesis de que la liberación del pueblo depende de la instrucción y del autoperfeccionamiento moral del individuo. Sexto El Empírico (200­250 d.n.e.) Médico y filósofo griego, uno de los más importantes representantes del escepticismo pirroniano y fuente de la mayoría de datos referentes a esta corriente filosófica. No se sabe de dónde era originario, aunque vivió en Atenas, Alejandría y Roma. Recibió el sobrenombre de “El Empírico” por sus concepciones filosóficas pero, especialmente, por su práctica médica. Sus escritos, muy influidos por los de Pirrón de Elis y Enesidemo, están dirigidos en contra de la defensa dogmática de la pretensión de conocer la verdad absoluta, tanto en la moral como en las ciencias. En sus “Hypotiposys Pirronicas” define el Escepticismo de la manera siguiente: “El escepticismo es la facultad de oponer de todas las maneras posibles los fenómenos y los noúmenos; y de ahí llegamos, por el equilibrio de las cosas y de las razones opuestas (isostenía), primero a la suspensión del juicio (epojé) y, después, a la indiferencia (ataraxia)”. Defiende una posición relativista y fenomenista desde una posición escéptica antimetafísica y empirista. El 22: Paradoxa


ENSAYOS dogmático sostiene algo, mientras que el escéptico se abstiene de cualquier juicio. Los dogmáticos positivos, sobre todos los estoicos, sostiene tesis metafísicas; los dogmáticos negativos sostienen que las cosas son incognoscibles. El Escepticismo no es una doctrina, sino un método: “El arte de oponer a una impresión o a un pensamiento una impresión y un pensamiento de igual fuerza, de modo que se hace imposible el acuerdo”. El objetivo del Escepticismo es la “imperturbabilidad del alma” (ataraxia), que proviene de la “suspensión del juicio” (epojé), sobre todo de cualquier juicio de valor. El que quiera fundamentar algo incurre en una regresión infinita o en círculo, o bien tiene que aceptar un supuesto no fundado. La “suspensión del juicio” (epojé) se expresa mediante “fórmulas escépticas” por ejemplo: “Quizás”, “es posible”, “puede ser”. Distingue además el Escepticismo Pirrónico de las demás formas de Escepticismo, como el de Demócrito de Abdera, que rechaza la realidad de las cualidades secundarias, el Relativismo de Protágoras de Abdera y del Escepticismo de la Academia. La cuestión del “criterio de verdad” no es decidible ni indecidible. Si es decidible, acaba en un círculo vicioso o en una regresión infinita, porque para decidir hay que presuponer un criterio de verdad. Pero aunque se diera un criterio de verdad, persistiría como indecidible si hay enunciados verdaderos. Quien sostenga que los hay, debe ofrecer una prueba, con lo que ha de presuponer la verdad de la prueba. Según Sexto El Empírico, hay cosas, pero lo único que podemos saber y decir de ellas es de qué manera nos afectan las cosas, no lo que son las cosas en sí mismas. No obstante, su epojé no es tan radical como la de Pirrón de Elis. Defiende también una ética del sentido común y, aunque como pirroniano acepta la “indiferencia” (adiaphora) respecto de todas las soluciones morales, reivindica también la importancia de lo empírico, razón por la cual defiende que la vida práctica debe regirse por 4 guías: “La experiencia de la vida, las indicaciones que la naturaleza nos da a través de los sentidos, las necesidades del cuerpo y las reglas de las artes”. 23: Paradoxa

Hace una crítica del silogismo, al que considera un círculo vicioso, y pone en entredicho la noción de signo, especialmente tal como lo entendía el Estoicismo (signo indicador, esto es, signo para una realidad no dada en la experiencia, como por ejemplo, el movimiento del cuerpo es signo de la existencia del alma). Critica la teología estoica señalando las contradicciones de la noción estoica de Divinidad. Uno de los argumentos en contra de la existencia de la Divinidad es la existencia del mal en el Mundo: “O bien Dios no es capaz de impedir el mal en el Mundo, o no quiere; ambas cosas son incompatibles con la Esencia Divina”. Para el Estoicismo, todo cuanto existe es corpóreo, por tanto, señala Sexto El Empírico, también lo ha de ser la Divinidad. Pero un cuerpo puede ser simple o compuesto. Si es compuesto puede descomponerse y, por tanto, es mortal. Si es simple, es uno de los elementos: “Tierra, aire, agua o fuego y, entonces, es inerte e inanimado”. De ahí se sigue que la Divinidad, o bien es mortal, o bien es inanimada, lo cual es, en ambos casos, absurdo. Además de este argumento, Sexto Empírico atacaba la noción de Divinidad apelando a otros razonamientos. En todos ellos reforzaba la idea escéptica de la necesidad de la “suspensión del juicio” (epojé). Además, atacó también la noción de causa. No puede haber causa alguna, porque las causas no pueden existir ni antes ni después ni junto con el efecto: “No antes del efecto, porque la causa es siempre causa de un efecto; no junto con el efecto, porque la causa ha de producir primeramente el efecto”. Los supuestos de que existen movimiento, alteración, lugar, tiempo y número se confrontan con tesis contrarias de igual de fuerza. Contra la afirmación de que existen el Bien y el Mal por naturaleza, se remite a las costumbres contradictorias entre dos pueblos. Pero si no existe el bien y el mal, tampoco puede haber un “arte de vivir”, esto es, ningún saber acerca de cómo ha de vivirse una buena vida. En general, su obra es importante por cuanto es una de las fuentes del conocimiento del pensamiento antiguo. Abril 2012


ENSAYOS Concretamente, su “Contra los Matemáticos” aporta datos importantes para el conocimiento de la historia de la astronomía, la gramática y la ciencia antigua, así como de la teología estoica. Otras obras destacables son: “Bosquejos Pirrónicos” y “Contra los Dogmáticos”. Teodoro El Ateo Teodoro, el Ateo (en griego original Θεόδωρος, “ο άθεος”, (340 a.n.e. – 250 a.n.e.). Filósofo de la Escuela Cirenaica, discípulo del filósofo griego Aniceris. Nació en Cirene y allí fue discípulo del filósofo hedonista Aristipo de Cirene. Vivió en la segunda mitad del siglo IV a.n.e. y se sabe que fue desterrado de Cirene, aunque no constan las causas de esa expulsión. Por Plutarco sabemos que se trasladó entonces a Atenas, donde se escapó por poco de ser juzgado por impiedad como otro nuevo Sócrates ante el Areópago gracias a la intercesión de Demetrio de Falero; estuvo allí presuntamente entre el (317 a.n.e.) y el (307 a.n.e.). Expulsado al fin de Atenas, marchó a Egipto, quizá el (307 a.n.e.), a la caída de Demetrio. Ptolomeo I le utilizó como Embajador ante Lisímaco de Tracia, al que sin embargo ofendió por la libertad de sus frases. Quizá más tarde marchó a Corinto. Finalmente volvió a Cirene, donde vivió sus últimos años con un tal Mario, un romano, según Diógenes Laercio, aunque podría ser Magás, el rey o gobernador local. Ateneo dice que murió asesinado, pero eso podría ser un error. Fundó su propia rama dentro de la Escuela Cirenaica. Según el fundador de la misma, Aristipo de Cirene (que extendió el Hedonismo hacia los placeres sensuales), el objetivo máximo de la vida humana es obtener el placer y evitar el dolor, un fruto de la prudencia y la otra de la idiotez, aunque no se puede obtener la ausencia del dolor, sino que el sabio ejercita su razón para valorar los placeres; la prudencia y la justicia son buenas y todo lo que se le oponía doloroso. El placer no debe ser considerado como una sensación momentánea, sino como una sensación duradera. Era un cosmopolita, como todos los helenísticos: “Negaba el nacionalismo y afirmaba que todo el mundo era su patria, y que no había mal alguno en robar o practicar el adulterio o el sacrilegio, sino que la condena de la opinión pública Abril 2012

formaba previamente una restricción de la libertad”. Escribió una obra titulada “Sobre los Dioses” donde según Diógenes Laercio ampliaba el ateísmo incipiente de Epicuro de Samos negando la existencia de los dioses griegos, así como toda noción de divinidad. Su discípulo Evémero explicará que los dioses son en realidad hombres ilustres divinizados. La filósofa cínica Hiparquía de Tracia, criticada por Teodoro El Ateo, quien creía que la filosofía no era algo apropiado para las mujeres, escribió en su contra un libro titulado “Cuestiones sobre Teodoro El Ateo”. Referencias: *Este texto tiene como objetivo rendir un homenaje al primer gran librepensador y el primer filósofo ateo en la historia de la humanidad, en términos explícitos, el filósofo materialista, atomista, antirracionalista, escéptico y hedonista indio Chārvaka Muni o Cārvāka Muni (contrario a lo que afirma el filósofo y escritor francés Michel Onfray en su libro “Tratado de Ateología” [1], que el primer filósofo ateo en la historia de Europa y de la humanidad era el sacerdote y filósofo francés Jean Meslier), y va dirigido a todos los librepensadores y no creyentes, pero sobre todo, a todos los que posean una mente abierta. Para la realización de este texto, he usado las siguientes referencias: Diccionario Soviético de Filosofía Rosental Ludin, Diccionario de Filosofía Akal, Diccionario de Filosofía José Ferrater Mora, Diccionario de la Sabiduría Oriental, Editorial Paidós, Historia de la Filosofía Oriental y Antigua de Jesús A. Mosterín (Volumen 2, Editorial Alianza), 1000 Años de Filosofía de Rom Harré (Editorial Taurus), Introducción a la Filosofía de la India de Ruth Reyna (Editorial Ateneo), Historia de la Filosofía. El Pensamiento Prefilosófico y Oriental (Editorial Siglo XXI Editores 24: Paradoxa


ÁGORA

¿EL FIN DEL RÉGIMEN? LA GUERRA CONTRA EL NARCO Por: Fabrizio José Díaz

Primeramente cabría puntualizar qué debe entenderse por régimen militar. Quizás al escucharlo, lo que de inmediato pensemos sea en el país chileno bajo el mando de Augusto Pinochet, la Italia de Mussolini o la Alemania de Hitler. Sin embargo, no es necesario que volvamos la atención hacia el siglo XX, para señalar uno o varios países que en la actualidad enfrentan un gobierno donde sus fuerzas armadas o policiales tengan un papel preponderante en la vida de sus ciudadanos, sin precisamente velar por la protección de los derechos ni la justicia social.

25: Paradoxa

Aunque suele adjudicarse, el término de régimen militar, a aquellos gobiernos que han sido instaurados bajo golpe de Estado, podríamos defender la postura de que existen regímenes militares, que se consuman después de haber pasado por un proceso reconocido como democrático, y una vez en el poder, se manifiesta el síntoma del fascismo: Represión y Violencia. Incluso el periodista uruguayo Carlos Fazio, ha opinado que Felipe Calderón, a través de su fracasada guerra contra el narcotráfico, encarna el ejemplo vivo de un modelo neofascista.

Abril 2012


ÁGORA Los intereses de la Casa Blanca, se ha declarado, sin tapujos, en medios de comunicación independientes, son el principal incentivo para una guerra en México, so pretexto de las drogas. Figurando el tráfico de armas de USA hacia nuestro país, y el de drogas de aquí hacia allá, por ocupar los vecinos norteamericanos, el primer lugar en consumo de sustancias ilegales, según datos de la Organización Mundial de Salud. Hoy se habla, de esa clase política mexicana que estudió en universidades estadounidenses, pro­ neoliberalistas, comprometidos a terminar de entregar los recursos naturales de la nación al vecino país, como el caso del petróleo, por mencionar sólo un ejemplo. Casi todos apuntan a Carlos Salinas de Gortari, como el precursor, por ser aquel que se jactó de que México entraba al primer mundo, cuando por el contrario, quienes se enriquecían eran aquellos ligados con cercanía al poder político, a los bancos y a los grandes empresarios, mientras se ocultaba al mundo un país devastado por la pobreza, la corrupción y la falta de oportunidades. Por aquel entonces, la referencia inmediata al decir la palabra Narcotráfico era Colombia, porque en México Delincuencia Organizada y Guerra contra el Narco, era algo extraño, y no porque el país fuera ajeno al problema, sino que simplemente era diferente, incluso hay quienes piensan que se trataba de un perfecto Narco­Estado, que le concedía reconocimiento y poder condicionado a ciertos capos. Ciertamente, la historia del narcotráfico en México, no es reciente, pero cuando empezó a causar conmoción en los medios de comunicación sí lo es. En la década de los 90, comenzaron a formarse algunas de las más reconocidas divisiones entre traficantes, los cárteles, como es el caso del poderío de el Chapo Guzmán, considerado como uno de los hombres más buscados del mundo por su historial delictivo, y de quien se presume, es protegido por el gobierno panista. No es extraño, que haya surgido una alianza entre cárteles, una vez iniciada la guerra calderonista contra el narco. Carteles Unidos, entre los que figuraban el Cartel del Golfo, el Cartel de Sinaloa, la Familia Michocana, Cartel de Tijuana, unidos para acabar con los Z, quienes tiempo atrás fueron el brazo armado del Abril 2012

Golfo, y considerados de alta peligrosidad, por haber sido sus fundadores elementos de las fuerzas especiales del ejército mexicano, y que desertando de su compromiso con la patria se unieron a las filas de la delincuencia.

Si antes de que gobernara el PAN, y se permitiera la fuga de “el Chapo” en el 2001, sin que se le atrape hasta hoy, existía un pacto entre el gobierno príista y los cárteles, es posible que se nos aclare un poco el panorama, y nos preguntemos si, en caso de ser el Chapo Guzmán el protegido y favorito de los panistas, tenga esto que ver con deuda de favores en tiempos de campaña y quizás más atrás, y que los enormes desórdenes que han realizado los Z en el país, durante estos casi seis años de guerra, tengan que ver con un intento de desestabilización política por parte de aquel PRI que quiere regresar al poder. Quizá sólo sean especulaciones mal hechas, pero alguna relación debe haber, ya que ningún acontecimiento histórico se encuentra aislado, y mucho menos ajeno a todos aquellos que ostentan o han ostentado el poder en sus grandes dimensiones. Nuestro presente electoral, obliga a que pensemos incluso de más, pero lo que es cierto es que pensar nunca está de más, y mucho menos en lo relativo a la política y la vida social, de la que inevitablemente somos parte, y nuestro desarrollo como individuos está íntimamente ligado. Y ahora, lo verdaderamente preocupante es que será de nosotros los próximos seis años, quién estará al frente y qué hará, si cambiará algo, o seguirán los mismos de siempre peleando por un control de la economía y los destinos de los mexicanos, 26: Paradoxa


ÁGORA sin estar precisamente en el gobierno. La militarización en México, más allá de la imagen mediatizada que se ha querido imponer, de que los elementos del ejército, y policías de diversas corporaciones están ahí para salvaguardar nuestra seguridad, está desgastada después de que los millones de mexicanos hemos vivido en primera persona esta guerra insistentemente denominada absurda, confinada a los intereses de los Estados Unidos de América y unos cuantos mexicanos. La cuestión central sería que imaginemos un México sin más convoys policiacos ni militares, sin más extorsiones de equis, i griegas o zetas. Resulta un tanto difícil, porque en el imaginario colectivo, durante estos años, se ha quedado como fundamental. Pensando con cierto pesimisrealismo, podríamos asegurar que esto no se va a acabar, ni en seis años, ni en veinte, o que incluso no terminará nunca, porque si lo que se denomina estrategia no es mas que enfrentamientos y más enfrentamientos, no dejará de haber quienes, por ambos bandos, ante la necesidad económica no dude en tomar un R15, Cuerno de Chivo, Lanzagrandas o cualquier otra arma que pueda asesinar en nombre de esta guerra. Hace aproximadamente un año, se iniciaron las caravanas por la paz con justicia y dignidad, encabezadas por Javier Sicilia, activistas y víctimas de esta puesta en escena llamada guerra contra el narco. Seguramente a estas alturas, ya todos sabemos de alguien cercano a nuestro círculo social que fue víctima de “balas perdidas”, “calentamientos de plaza”, “desapariciones forzadas”, “secuestros”, etcétera, etcétera, sin tener nexo alguno al crimen. ¿Necesitamos más pruebas para saber que esta guerra es absurda? Pues aún cuando el gobierno en curso no ha hecho más que reconocerlo como daños colaterales, nada ha mejorado en el país en materia de seguridad, por el contrario, todo ha empeorado, y ahora hay muchos motivos adicionales para desconfiar en policía, ejército, marina, políticos, vecinos, amigos, o familiares incluso. Tal vez yo me sume, a los que opinan que el verdadero mejoramiento habrá darse desde un cambio en los hábitos, las costumbres y nuestra cultura mexicana, que 27: Paradoxa

aunque diversa guarda importantes rasgos de identidad, empezando por todo aquello que legislativamente nos hace teóricamente Nación Mexicana. Así también, soy de la idea de que el problema de fondo es el de la injusta distribución de la riqueza y la falta de oportunidades laborales y de estudio. Se ha pensando en Desarrollo Social, únicamente como pavimentación de calles y modernización de lugares públicos, por mencionar ejemplos, pero no se ha enfatizado en que de ello también forma parte el mejoramiento de la educación, y el fortalecimiento de la cultura intelectual, y el asegurar un futuro digno a cada mexicano, con oportunidades suficientes. Es decir, que una guerra contra el narcotráfico, quizás debió haber empezado desde ahí, pero ahora que están bastante tensas las relaciones políticas con el crimen, es difícil decir “borrón y cuenta nueva”.

El gobierno mexicano ha reconocido 34 mil muertos en la guerra hasta el 2011, después de ese informe, decidió considerar la cifra para el 2012 como confidencial. Se ha estimado que la cifra de muertes ronda ya entre los 50 mil y 70 mil. Sin embargo, hace unos meses, el gobierno estadounidense declaró que irían alrededor de 150 mil ya, y posteriormente se ha manejado una cifra de 250 mil. El sexenio aún no termina, y la guerra sigue. Mi pregunta es: ¿Cuánto más durará, y cuántos muertos más habrá por este juego bélico iniciado por el PAN hace algunos años? Abril 2012


ÁGORA

¡DESPIERTA! LA BESTIA COLONIALISTA Por: Omar Galeano

Después

de que el gobierno argentino, decidiera anunciar la expropiación de la empresa petrolera española REPSOL en territorio nacional, Latinoamérica llamó estruendosamente la atención de las grandes potencias. El gobierno español y sus medios de comunicación, tales como el diario El País, no dejaron de señalar la decisión como una amenaza, e incluso han seguido sus críticas de paranoia comunista con tan sólo evocar terroríficamente los nombres de Chavez, Morales, Castro, Fernández. La fobia al comunismo, socialismo, para gobiernos norteamericanos, incluido el derechista mexicano, se ha visto reflejado en las opiniones que sus mandatarios han extendido a los medios. Como el caso de Felipe Calderón, quien dijo lamentar las acciones de la nación argentina en el caso REPSOL. Si bien, cuando se presta a discusión la posibilidad de una unión de países latinoamericanos, con intereses políticos, económicos y culturales, suele llegar sin dudas, a presentarse como signo de identidad latinoamericana, el pasado histórico de las ideas libertadoras de Martí, Bolívar, Juárez, Zapata, Guevara. Sin embargo, actualmente existen acuerdos comerciales, de México hasta las Malvinas, en los que se benefician grandes intereses ajenos a esta posible unificación de países latinoamericanos, y todo intento porque sea posible lo contrario, aparece como una severa amenaza y afrenta hacia aquellos de los que hace algunos siglos se logró independencia, además de los que han surgido del fenómeno posterior llamado neocolonialismo. Hay quienes opinamos que América Latina no ha dejado de ser saqueada desde el colonialismo, y toda intención por recuperar la tierra que es de los Abril 2012

latinoamericanos, suele ser mal vista por las grandes

potencias que se han enriquecido y se enriquecen de lo que es nuestro. Quizás me refiera a ese Antimperialismo del que hablaba “El Che” como un elemento clave de su doctrina, en el que lo expone como un objetivo concreto de la lucha revolucionaria, haciendo un combate frontal hacia él necesariamente por la vía armada. Hace unos días leía un artículo por internet en el que se anunciaba que sería latinoamerica el próximo medio oriente. ¿Motivos? Sus recursos naturales. ¿Pretextos?, ¿el comunismo o el narcotráfico? ¿Ustedes qué opinan? 28: Paradoxa


NAUFRAGUS

TODA TÚ ERES UN POEMA Por: Mikel F. Deltoya Estás allí a unos metros de mí, desafiante frente al universo. Eres la cuestión por encima de mi entendimiento, con una esencia transitoria, justa, solemne, incluso coloquial. Trato de mirarte de reojo, finjo la vista de a ratos y nos contemplamos frente a frente. Como los pasos que brotan en los parques que respiran las ciudades que perfilan el planeta que gira en torno a todo, a toda tú. Estamos en la café­librería, cada quién en su mundo, yo por acá con mis problemas azotándome con determinación, tú allá con ocupaciones que jamás entenderé. Tendría que mirarte todo el día para poder parafrasear tu pestañeo, tendría que posar mi oreja en tu pecho para subrayar tu latir. Debería arrojarme al abismo de tu cabello para ver si puedo hacer reseña de su aroma. Mon amour, eres un poema, lo sé por lo que entiendo. Y tú no lo sabes, quizá porque para ti lo cotidiano raya en lo subversivo y eres de las personas que fruncen el ceño cuando los países están en guerra u olvidaste algo en tu mesa de centro. Escucho los tecleos que desbordan de las yemas de tus dedos y comprendo que tu sangre sigue fluyendo, no se detiene al final de tus índices, encuentra en ese efímero puente una manera de intercalarse entre las pulsaciones o el sentido de las cosas. Puedo imaginarme con el oído, cómo tu sangre pasa a trasladarse lentamente a la hoja en blanco a modo de mecanografía. Hace un par de horas, antes de que llegara, leías, por eso te admiro tanto, porque en la ubicuidad perdida de las cosas, tú mejor que nadie de tu entorno me hace comprender lo valiosa que es la lectura y lo compleja que es la existencia cada que alguien como tú pisa la tierra. Mon amore, estás sosteniendo un libro, lees su

29: Paradoxa

contraportada. Yo no puedo romper esa cadena de marfil, no puedo ni con un martillo volátil quebrar la estructura que edificaste entre los libros y tus ideas. Miel y leche hay debajo de tu lengua.1 Y allí van los heraldos, con sus consignas estúpidas y referencias irreverentes. Cae todo el mundo frente a eso, y me pierdo, yo no sé si es por la contraportada del silencio, o por usufructo mío de entrar a tu vida. Igual me pierdo de la misma forma que el miedo hace caer sus gotas a los incomprendidos. Les preocupa el amor2… y yo no sé hacer otra cosa. Tú te vas y ni siquiera comprendo o sabré qué has de pensar. Te levantas lentamente, y yo no dejo de mirar los cientos de libros de referencia alrededor, por ahí andará alguno que hable de lo mucho que te quiero, de que no dejo de pensar en ti. Supongo que en alguna enciclopedia sobre el amor, me citarán y yo hablaré de ti. Si no la han escrito entonces debe de escribirse, The new edition is waiting for my recent poems, eso intento. Pero al marcharte yo no dejo de trabajar, debo sustituir tantos olvidos, llenar de pan las tinieblas, fundar otra vez la esperanza.3 ¡J'existe parce que je pensé!4 ­ Mademoiselle, y tú existes porque te pienso, porque estás en la punta de mi lengua como un refrán imprescindible en las noches de verano, porque no puedo contra ti ni contra los encuentros casuales que tengo contigo. Sólo tú me sacas del solipsismo, rompes con tus letras el hilo de mi situación. Y odio los encuentros casuales, porque son cincuenta y cincuenta, y a veces tú pones cuarenta y yo relleno el resto con lo mío. Pero no importa, no importa acumular boletos de veintiuno para canjeártelos por besos, porque tu mirada me seguirá derritiendo aunque no me mire fijamente. Yo te sigo admirando, amor mío, porque caminas en endecasílabos y usas sonetos como elegantes botas. Y

Abril 2012


NAUFRAGUS no me hagas hablar de tus labios, que son la métrica exacta, tu mirada, tus mejillas, tus manos… puedo seguir así toda la noche y no poder descifrarte, prosa perfecta. A lo único que me puedo reducir, Cara mía, es a la perfección completa de tu persona, bendita tú, que me quitaste el sueño, que desde que te conocí no dejo de pensar en ti, Mon amore, basta de pretensiones, ya que

lees a don Julio, te lo digo en rioplatense: Toda vos sos un poema. Referencias: 1. Rayuela, Cap. 93, Julio Cortázar 2. Los amorosos, Jaime Sabines 3. A mis obligaciones, Pablo Neruda 4. La nausea, Jean Paul Sartre

LOS OTROS Por: Diego Ángel Nabor Él, un hombre cobijado en el orgullo concreto de su experiencia, condenado por sí mismo a la soledad, al hastío y la indiferencia, un espíritu frágil como la montaña pero fuerte y erguido como el agua, un simple individuo ansioso de amor, de cariño sincero. Él, un hombre que tenía lo que necesitaba a toda hora, minuto y centímetro en que lo reclamara, pues le pertenecía, se lo había ganado, sólo tenía que pedirlo y lo obtendría, bastaba con sacudir su caparazón de ego. Había quienes lo estimaban, veían en él un hombre virtuoso, distinto. Yo mismo le quise como un maestro. Él no sabía mucho pero sabía de la vida. Pero ¿cómo un hombre con tantas virtudes podía sentirse infeliz? ¿Por qué si tenía todo lo que necesitaba, él mismo daba la espalda y optaba por un camino lleno de necesidad? No es un mártir. Es un hombre que racionalmente decidió no ser feliz. Descubrió que la única forma de no hacerles daño a las personas es, simplemente, no estando con ellas. Amaba tanto y necesitaba el amor que no se podía permitir obtenerlo, apretarlo con el puño como se aprieta el sol. Si lo hace todo concluirá como una experiencia de vida que tardaría en olvidar, por lo tanto, no hay más que negar lo que tiene para aspirar a ello y nunca obtenerlo. Tanta era su capacidad para amar que amaba aún con su desprecio. Yo, había leído alguna vez en un libro viejo, de aquellos que dejan huella en esa cera blanda Abril 2012

que es el alma, que si bastara con amar todo sería demasiado sencillo. Y en efecto, a él no le bastaba con amar. El amor puro como tal termina y él deseaba jamás dejar de amar, por lo cual, su forma de amar es trascendental. Todo amor es dirección, dirección a algún lugar. El que ama por amar se ama a sí mismo y busca en alguien sólo un impulso. Aquel que trascendentalmente puede amar está dispuesto a convertirse en un impulso como aquel puente de madera al final de la montaña que permite llegar a ese lejano lugar. Él comentaba ya con algunos tragos, a todo aquel que le brindaba sólo unos minutos de atención, el por qué de su feliz desdicha. Mencionaba orgullosamente haber amado, entregándose completamente, a tal grado que se aisló del mundo. Más como en toda historia de amor existen infortunios, la suya no era la excepción. Su desamor lo obligó a amar más de lo que comúnmente se conoce por amor. Sus palabras terminaban con su actual pareja, por lo regular siempre que comentaba su historia hablaba de una mujer distinta: ­imposible amar sólo una vez­ aludía. Y aún más irrealizable es amar de distintos modos. Se conoce sólo una forma de amar por lo que a todas las mujeres se les ama y se les quiere de la misma manera. El amor es eterno, el amor no se crea ni se destruye sólo se transforma; se transforma en otros cuerpos. 30: Paradoxa


NAUFRAGUS Ella, su actual pareja, no es ingenua según cuenta él, más le hacen falta certezas o es su calidad de mujer la que la limita pero su misma calidad de mujer es la que la exalta. No hay ser mas perfecto que la mujer, ellas difícilmente dejan de tener fe y por su fe sucumben al igual que resisten todas las desdichas. Al madurar la conversación con aquel desconocido, que da la sensación de no serlo por la franqueza de sus palabras, lloraba ahogado en manantiales de alcohol. Se reclamaba con gusto de desdicha tras una ausencia presente. Con los minutos surgían los reclamos de ser él mismo el otro. Seguía comentando: ­ No sé porque la quiero. Ella no ha olvidado a su ex pareja, lo sigue amando. Me da la impresión que al estar conmigo piensa en él. Muchas veces me estresa y deseo dejarla; alejarme como ermitaño en las montañas para poder bajar al pueblo en primavera. Sin embargo ella me trata como a él. Me conciente obedeciendo mis caprichos como queriendo no dejarme ir; si me deja ir, lo perdería dos veces lo cual me incomoda pero me incomoda más saber que me

31: Paradoxa

gusta estar con ella, encontrar en su sombra un consuelo. Me irrita saber que necesita de mí y yo de ella, así como he necesitado de otras mujeres. Me altera, aturde, confunde… me hace quererla. La imagen que proyecta sobre mí disfraza mi disgusto vistiéndolo en aceptación, haciendo florecer una mutua apariencia de lo que no es pero que puede ser. Somos sólo ella y yo, ella parte de mí y yo de ella, somos sólo los otros. Tal historia conocí en un simple bar en voz de un neurótico. Ahora me dirijo a casa con una mirada distinta, ahogado en el mar de mi inocencia. Camino en la noche, cabizbajo, con el alma en un abismo de reflexión. Concedí sólo unos minutos de atención pero sin más me he dado cuenta que él es yo y yo soy él. Él es todos los que han amado, los que han amado son distintos, todos los que son distintos se repiten en un sólo yo y por lo tanto, yo soy el que soy y todo aquel que es, es aquel que puede amar sin esperar saber que es amado. Por que amar es saber que no se puede amar y sin embargo, siempre es posible pensar que los que aman de verdad o es uno o sólo son los otros.

Abril 2012


NAUFRAGUS

ELEUSIS Por: Amrú Quthab

Con el furor de una voluntad desfallecida, se mece el ser más profundo del ser.

Dentro de los dioses el secreto.

Sus ojos no ven, pero su quietud le refleja cuan espejo del mundo la permanencia de una diosa olvidada.

La mirada estrábica de los extasiados se recrea en la revelación de una fractálica verdad.

Las setas sagradas, unidad de la vida y la muerte aguardan el peregrinaje y el erizante temor de los hombres antiguos. Buscando regocijo espiritual fenecen las almas algunas dichosas otras desgraciadas. En el agua estigia penetran.

Abril 2012

Mientras el silencio ahí, inundándolo todo. ¿Las palabras? Han perdido sentido. El teatro del cosmos, por sí mismo se expresa. ¡Démeter! Contemplación y locura,

32: Paradoxa


PERSPECTIVAS

ESPECIE, ESPECIACIÓN Y ESPECISMO Por: Miguel Reynaga (Marilyn Feretrius) Hoy día se viven diferentes peleas, guerras o debates en la Tierra, estos ocurren a diferentes niveles, encontrándonos en una serie de cuestionamientos y respuestas en dichos eventos, todos cercanos a nuestra realidad biológica olvidada. El día de ayer 26 de abril del presente año se congelo en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal el dictamen que prohibiría las corridas de toros en el DF, al igual que la reforma al código penal que daría cabida a castigar con cárcel a quien maltrate un animal de acuerdo a los lineamientos planteados en la citada reforma. (Si esta indignado como yo por el congelamiento de estas propuestas, puede no votar por Alejandra Barrales en las próximas elecciones). Hay diversas razones socio antrópicas que juegan un papel importante en este suceso bastante triste, sin embargo, no son las que me interesan. Encuentro interesante diversas posturas y comportamientos dignos de explicaciones sociobiológicas, como los sucedidos durante el proceso de decisión previo al congelamiento en la ALDF, entre ellos los debates, argumentos y el

33: Paradoxa

miedo a la desaparición de la Especie Toro de Lidia con la abolición de las corridas, es evidente que este miedo lo propagan los aficionados a la “Fiesta Brava” ¿y por qué? Pues sencillamente por que no saben que es una Especie. En biología hay diferentes conceptos para Especie todos variando y todos validos para las diversas variantes de esta ciencia. Teniendo como base el Concepto Biológico de Especie (BSC) el cual señala que una especie son poblaciones de organismos naturales con un alto grado de similitud genética con cruzamientos entre poblaciones de organismos iguales, y reproductivamente aislados de otras poblaciones (Mayr, 1996) sin embargo como pueden notarlo no es absoluto, como nada en la naturaleza, ya que no incluye a los organismos con reproducción asexuada, pero es el concepto aceptado actualmente entre zoólogos y botánicos, por eso es el que usaré para hablar de los Toros. En base a lo anterior, sigue la pregunta ¿por qué el Toro de Lidia no es una especie? Sencillo, el Toro de Lidia tiene el

potencial de reproducirse con otras variedades de Toro (Bos taurus), ¿por qué? Por que el Toro de lidia es sólo una variedad resultado de la selección artificial por domesticación, la especie a la que pertenece es Bos taurus, especie a la que también pertenecen muchas otras variedades o razas de Toros como por ejemplo las variedades de Bovinos para la producción de leche. Para entenderlo mejor, el Toro de Lidia es a Basset Hound, lo que es a Perro (Canis lupus familiaris) y Toro/Vaca (Bos taurus); el Toro de Lidia es una raza dentro de la especie de Toro (Bos taurus), así como Basset Hound sólo es una raza de las cientos que hay resultado de la selección artificial por domesticación de la especie Canis lupus familiaris. Respondiendo así la pregunta, ¿es el Toro de Lidia una especie? No, no lo es, es sólo una variedad, haciendo invalido el argumento de los taurinos en defensa de su diversión en base a tortura. El que los individuos de dicha variedad de Toros (Bos taurus) disminuya en el DF con la abolición, es quizás probable, pero no afectaría en nada a la especie.

Abril 2012


PERSPECTIVAS

La diversidad de especies, que no es lo mismo que la diversidad en una especie, es producto de la especiación ligado a multifactores, la especiación es el resultado de un proceso en el cual una población de una especie determinada da lugar a otras poblaciones aisladas reproductivamente entre sí y con respecto a la población original. En resumen es el proceso por el cual surgen nuevas especies. (Cook, 1906) Es este proceso el que en ocasiones da lugar a un proceso evolutivo (Cook, 1908), y el que da origen a la biodiveridad de la que somos parte. Esta especiación puede ser por aislamiento reproductivo debido a barreras geograficas, ecológicas o etológicas. Este proceso de magia biológica es lo que tiene conviviendo a Perros (Canis lupus familiaris), Vacas (Bos taurus) y Animales Humanos (Homo sapiens), etc. A raíz del reciente activismo (el cual apoyo) a favor de la abolición de las corridas de Toros, o mejor escrito,como debe de ser por basarme en la verdad de la información y su evidencia: en la matanza de de individuos de la Especie Bos taurus variedad Lidia frente a un publico, incluido

Abril 2012

infantes, a manos de un grupo de Homo sapiens que por diversión la matanza que realizan es ritualosamente lenta permitiendo al publico gozar la agonía de la muerte de los individuos Toros, el cual por naturaleza es pasivo/tranquilo, comportamiento que no explicaré, vea a un vaca y no creo encuentre evidencia de agresión, y es en la evidencia en lo que se basa la ciencia. Volviendo a los cuestionamientos que surgieron en esta reciente lucha activista, hubo uno destacable: “¿por qué comes carne y a la vez acaricias y amas un perro?, ¿es eso congruente?” basándose y bien en la evidencia, es correcto apuntar ese comportamiento característico del animal humano: la incongruencia. Pero creo difícil el especismo pueda cortarse solo apuntándolo con la clara evidencia, y al menos no ha parecido funcionar estos últimos años. Pero ¿qué es el especismo? Es una discriminación basada en fundamentos subjetivos, que presupone que los intereses de un individuo son de menor importancia por pertenecer a una especie determinada, generalmente siendo solo para especies animales. (Ryder, 2005) Otro debate actual que me gustaría incluir aquí es la reciente inquietud por reconocer al Delfín (Delphinidae) como “Persona no humano”, (White, 2012) propuesta realizada en una sesión sobre las implicaciones éticas y políticas de la inteligencia de los delfines

realizada en el pasado congreso de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS) en febrero de este año. El esfuerzo de los académicos e investigadores involucrados en esta propuesta no creo tengan fines especistas conscientes, sin embargo la evidencia apunta que la propuesta cae en esto, además de las deficiencias que pueda tener su propuesta por ser tan especifica y excluyente, ya que no todas las especies de Delfínidos presentarían las mismas características, que decir de las demás especies de cetáceos o mamíferos de la Tierra. Encuentro relación en los 2 casos arriba mencionados, por qué ambos se alejan consciente o inconscientemente de su realidad biológica, hay una perspectiva imperante que es la antrópica viendo y cuestionando para bien o mal desde arriba, como ya mencione en la edición anterior este comportamiento lineal es dañino y peligroso. Hablar de animales y humanos, no permite realizar un acercamiento con nuestros congéneres vivos, basta de justificar la depredación de los elementos naturales con el uso de la palabra “Persona”, el persona no existe en la naturaleza, no podemos intentar crear consciencia en base al cuestionamiento del 'acariciar de un cánido pero comer carne de vaca' cuando somos 'personas', resulta incongruente si lo vemos desde nuestro escalón inexistente y lineal de persona, al igual que contradictorio el proponer 34: Paradoxa


PERSPECTIVAS una clasificación artificial para un animal con características diferentes a los demás, peor aún una categoría artificial introduciendo el termino persona, concepto que ha creado de manera directa e indirecta un estado de vulnerabilidad para las especies de la Tierra incluído Homo sapiens .

naturae (Linneo, 1758); yo le invito a una re/des­conceptaulización, eliminación de Persona e inclusión de Animal Humano, junto con Animal Toro y Animal Perro. Le invito a que se acerque a su realidad biológica y termine con la raíz de todo mal. Bibliografía:

No hace falta crear clasificaciones artificiales, ya existen algunas y buenas como lo es el Systema

1. Mayr Ernst (1996) What is a Species and What is not?, AAAS Dialogue on Science , Ethics and Religion. USA: American Association for the Advancement of Science. 2. Cook O. F. (1906) Factors of species­formation. Science 23 (587), 506­507.

3. Cook O. F. (1908) Evolution without Isolation. University of Chicago Press, The American Naturalist, Vol. 42, No. 503, pp. 727­731. 4. Ryder Richard (2005) All beings that feel pain deserve human rights, Equality of the species is the logical conclusion of post­Darwin morality. UK: The Guardian. 5. White I. Thomas (2012) The Ethical Implications of Dolphin Intelligence: Dolphins as Nonhuman Persons. Canada: Annual Meeting of the American Association for the Advancement of Science (AAAS) 6. Linneo Carlos (1758) Systema naturae. Editio decima reformata, Holmiae, Impensis direct. Laurentii Salvii. (Salvius publ.)

FRANCESCO PETRARCA Y EL RENACIMIENTO Por: Simone Duarte. Suele identificarse al Renacimiento, como el periodo histórico comprendido a lo largo del siglo XV y XVI, adjudicándosele ser un episodio de transgresión a los valores culturales propios de la considerada Edad Media. Sin embargo, sería imposible concebir al Renacimiento, sin antecedentes específicos acontecidos en el medioevo, como por ejemplo la conquista de Constantinopla por los turcos en 1453, que dio ocasión a que muchos sabios de origen griego se refugiaran en Italia, difundiendo el entusiasmo por el aprendizaje del idioma griego y la lectura de sus 35: Paradoxa

clásicas obras literarias. Hay quienes, destacan que fue precisamente la caída de Constantinopla, por la invasión del ejército del sultán Mehmed II, el acontecimiento que marcaría en definitivo el final de la Edad Media y el inicio del Renacimiento. Por otra parte, hay quienes prefieren hablar de elementos constitutivos de este periodo, en vez de uno solo o unos cuantos que lo hayan delimitado; por ejemplo, los nuevos descubrimientos geográficos, como las exploraciones de Marco Polo (1254­1324), de los Cruzados, de Colón, de Magallanes, de Vasco de

Gama; así también, los descubrimientos en científicos en astronomía, física, matemáticas y medicina, que contribuyeron a modificar la concepción medieval del papel del hombre en el cosmos, y principalmente la invención y difusión de la imprenta. Se ha destacado al Renacimiento, como un hecho propiamente italiano, como un fenómeno que comienza ahí, y que a pesar de que se haya extendido hacia otros territorios, es en Italia, en donde mantuvo su esencia, haciendo a su vez de ese país, la cabeza cultural de occidente. Abril 2012


PERSPECTIVAS La búsqueda de la individualidad y el replanteamiento de lo que es el ser humano y su relación con el universo, serán características precisas del espíritu que alentaba a ese movimiento cultural, y que se definiría posteriormente como Humanismo, por desprenderse de la dependencia institucional de la Iglesia y de la Sociedad, aventurándose a formular una nueva visión, en la que el ser humano fuera el centro de atención a la vez que el punto de partida, para poder concretar un modo cultural diferente al vivido durante el medieval, pero inspirado en los valores de la Grecia Clásica, a través del Arte y la Filosofía. Otro suceso histórico de importancia, ocurrido durante la última etapa del Renacimiento, fue la Reforma Protestante, que abanderaba el desgajamiento de numerosos grupos religiosos de la Iglesia Católica. Esto propició un duro golpe a la cultura europea, sobre todo porque fue la Cristiandad mediada por el catolicismo lo que mantuvo a Europa unida por siglos, y como consecuencia de las diferencias ideológicas planteadas por los protestantes, surgieron al paso nacionalismos, y una lucha intelectual constante entre puritanismo y humanismo renacentista. Pero, para tener una visión más clara del Renacimiento, desde sus orígenes, es necesario que hagamos una pausa en uno de los genios literarios, que impulsaron este ímpetu cultural por aquel tiempo: Abril 2012

Francesco Petrarca, quien vivió del año 1304 al 1374. Francisco Montes de Oca, nos dice que Petrarca fue un hombre “inquieto y perpetuamente ganoso de conocimientos fue más que un poeta; fue un apóstol del saber, un humanista, es decir, un fervoroso impulsor de la cultura, que para él era fundamental la griega y la latina. Más que como el último medieval se nos ofrece como el primer espíritu moderno por su exquisita sensibilidad y su apertura a las ideas”. Así, en esta figura de la literatura italiana, encontramos un ser humano atento y preocupado por recobrar la grandeza grecolatina, y por otro lado, interesado en vincular a ésta con las ideas del cristianismo. La cercanía de Petrarca con otro gran poeta, Dante, quien era amigo de su padre, quizás nos remita a un acercamiento más completo, sobre las posibles influencias del humanismo de Dante en el trabajo posterior de Francesco. La mayor parte de sus obras fueron escritas en latín, y las demás en italiano. “El Secretum, notable por su sutil introspección, lo constituyen tres diálogos entre el poeta y San Agustín, su guía espiritual, en los que se echa de ver la dramática lucha entablada en su alma entre los afanes terrenos exaltados por el paganismo clásico y la moral de renuncia de la tradición cristiana. De vita solitaria es un canto a la soledad, la meditación y el trabajo intelectual; De Otio Religiosorum, un elogio del ascetismo monástico. Estas y otras obras, por las que

conocemos su experiencia religiosa y su ideal filosófico, están escritas en prosa. Sus epístolas, portadoras de precisos datos sobre el poeta y la vida de su época, lo están en prosa o en verso. También en latín escribió algunos tratados históricos en los que bullen preocupaciones morales y pedagógicas, así como diversas composiciones poéticas, descollando entre ellas el poema épico en hexámetros Africa, con la segunda Guerra Púnica, como argumento, en el que ensalza a Escipión, para él el más grande héroe romano y aun el héroe nacional de los italianos herederos de la tradición de Roma”. Pero su obra máxima, publicada por primera vez en Venecia, durante el año 1474, El Canzoniere, le ha situado como uno de los poetas fundamentales en la historia lírica europea. La composición estuvo inspirada por Laura, mujer ante quien sentiría un amor ideal, y siguiendo los pasos de Dante hacia Beatriz, sublimaría su concepción cortesana del amor. El Canzoniere, compuesto de 317 sonetos y 29 canzoni, fue dividida en dos partes: In vita e In morte di Maddona Laura. Su obra final, I Trionfi, escrita en los últimos años de su vida, hablan también del amor, un amor recordado que intenta purificar. Y deja su huella, justo como elogia Montes de Oca: “Petrarca es un admirable cantor del amor platónico, un perfecto artista que ha cincelado sus versos musicales en forma impecable, un psicólogo sutil”. 36: Paradoxa


ESCÚCHANOS TODOS LOS DOMINGOS A LAS 6 DE LA TARDE POR: http://giss.tv:8000/radio_paradoxa.mp3


EDICION 4, REVISTA PARADOXA