Issuu on Google+

La acuarela de la mañana bailaba la corriente de sus ojos.

A lágrimas de horizonte mareas impregnadas de azul... .. rocíos de bienvenida..

..frotando con sus pequeñas manos el rostro del cielo.. ..al despertar del día..

..deshilachando el tiempo entre los copos blancos de sus dedos... ..calentando sus pies de caminar al abrigo luminoso del amanecer..

..descalza sobre la tierra de la poesía.. ..lavando su rostro con el agua clara de la humildad..

..silencios de luz en soledad.. ..andando hacia el atardecer de la libertad..

..viajando por la tierra de la esperanza.. ..preguntando por el paradero de la belleza..

..a quien la lluvia pudiera darle razón de consuelo.. ..peinando el cabello del viento..

..jugando a quedarse para siempre detenida en ese sentimiento..


..volando hacia el encuentro de la poesía..

..¿Dónde está el verso lo sabes tú mar?.. ..preguntaba en baja voz el alma..

..¿Dónde puedo encontrar la sangre del poema?.. ..susurraba la brisa en su navegar..

..¿La viste tú plata lunar?.. ..miraba hacia el puerto de su sonrisa menguante..

..guíame para que no me pierda por entre las espinas de la realidad.. ..iluminando con tu mirada creciente la melancolía llena..

..a veces llegaban hasta su orilla estrellas de sal.. ..que le recordaban el horizonte cercano de la alegría..

..brisas que detenían un instante de emoción su mirar de arena.. ..en el abrazo eterno del arco iris errante..

..luminoso cálido y perfumado.. ..esencia gotas que fueron coloreando la oscuridad..

..era la noche de su vestido que quedó inundado de Sol.. ..piel que recortaba el trigo de sus destellos..


..para dar de comer con el pan de la dulzura.. ..el alimento de sus cabellos..

..y así el ángel siguió buscando a su sirena ... ..y ella sus alas de pensamiento..

..dicen los que les vieron con las palabras pequeñas.. ..dejando sus jirones de la ilusión..

..que fueron desprendiéndose regalos contra el olvido del aire.. ..para encontrarse en el recuerdo que no era ni oleaje ni firmamento..

..sino que el poema por el que preguntaban.. ..lo llevaban dentro del corazón.


Paradero de la belleza