Issuu on Google+

Rosario Castellanos Hecho para ni単os


Lic. Juan Sabines Guerrero Gobernador Constitucional del Estado de Chiapas Lic. Marvin Lorena Arriaga Córdova Directora General del Coneculta-Chiapas Ing. Roberto Domínguez Castellanos Rector de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas Rosario Castellanos hecho para niños 1a edición 2010 © Poemas y versos de Rosario Castellanos. Textos de Rosario Castellanos publicados en: Obras I y II, por el Fondo de Cultura Económica ® (1972) D. R., Carretera Picacho-Ajusco 227, CP 14738, México, D.F. Licencia no exclusiva para publicar los textos de Rosario Castellanos según contrato número 12878 celebrado entre el Fondo de Cultura Económica y Rafael de Jesús Araujo González. © Compilador: Rafael Araujo © Ilustraciones: Sandra Díaz © Presentación: Pedro Alvarado Diseño: Manuel Cunjamá ® Consejo Estatal para las Culturas y las Artes de Chiapas Boulevard Ángel Albino Corzo 2151, Col. San Roque Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, México. ISBN: pendiente Para la mejor lectura de los niños, algunos poemas no se presentan completos. Proyecto de Lugar de Brujos quien tuvo a su cuidado la edición.


Rosario Castellanos Hecho para niĂąos

Compilador: Rafael Araujo

Ilustraciones: Sandra DĂ­az


Rosario Castellanos, Hecho para niños

A manera de Introducción No son nube ni flor los que se enamoran; eres tú, corazón, triste o dichoso... Rosario Castellanos.

Hola! Si estás leyendo estas primeras líneas, lo más seguro es que llegó a tus manos por casualidad o simplemente te dejaron investigar algo sobre la obra poética de Rosario Castellanos; como quiera que sea, no dejes este librito donde lo tomaste. Te preguntarás: bueno, ¿y a mi qué puede interesarme la poesía de Rosario Castellanos? Déjame comentarte que Rosario Castellanos es un personaje muy importante dentro de la Poesía y la Novela en México. Ella es la poeta y escritora más completa de Chiapas del Siglo XX que, al igual que tú, vivió una infancia rica en experiencias y vivencias que la marcaron por el resto de su vida, a tal grado, que llegó a convertirse en una de las protagonistas más importantes de la literatura hispanoamericana. Aunque ella nació en la Ciudad de México un 25 de Mayo del año de 1925, sus padres eran chiapanecos y desde muy pequeña se la llevaron a vivir a Comitán de Domínguez, ahí, en esa ciudad, Rosario Castellanos vivió muy de cerca lo que algunos llaman “el sabor de la provincia”, es decir, se adentró mucho en los usos y costumbres de la región, también enriqueció mucho su vida el medio ambiente, la riqueza de las bellezas naturales de la zona, y todo eso se lo guardó desde chiquita para llevarlo y plasmarlo en su poesía, ya que de alguna forma, su obra poética está enriquecida por sus primeros 5


Rosario Castellanos, Hecho para niños

años de vida, de cuando era una niña inquieta y suspicaz, llena de esas bellas fantasías que solo tú como niño o niña pueden vivir, y que cuando creces, se pierden con el tiempo. Solo unas cuantas personas son capaces de llevarlos bajo el brazo por el resto de sus vidas y transformarlos y plasmarlos en bella poesía, como lo hizo Rosario Castellanos. Para conocer lo que la Poesía y el Poeta representaban para Rosario Castellanos, te presento el siguiente fragmento, publicado hace muchos años en una revista que existió en Chiapas y que reunía a los intelectuales de su época, allá por el año de 1956 llamada El Ateneo: La palabra poética es la que se pronuncia en el instante de la plenitud y la madurez. Espíritu y mundo rompen sus límites y en el gozo de la fusión brota el nombre en el que se revela la esencia de las cosas. Belleza no es más que exactitud, correspondencia absoluta entre objeto y signo, equilibrio entre vida y concepto. Hacer patente una realidad oculta, comunicar un secreto, poner la mano en la llama, tal es el oficio del poeta. (El Ateneo. Edición Facsimilar. Gobierno del Estado de Chiapas. 1992. No. 6: 151)

Como te decía, Rosario Castellanos creció en Comitán hasta su adolescencia; continuó sus estudios en la Ciudad de México; ahí estudió la Licenciatura y la Maestría en Filosofía y Letras en la UNAM; después, se trasladó a España para realizar estudios de postgrado. Con el tiempo, regresó a Chiapas. Ocupó diversos cargos, entre los que destacan el de Promotora de Cultura del Instituto de Ciencias y Artes de Chiapas, trabajó luego en el Centro Coordinador del Instituto Indigenista de San Cristóbal de las Casas, y en el Indigenista de México fue redactora de textos escolares; en la UNAM destacó como catedrática de la facultad de Filosofía y Letras y como Jefa de Información y Prensa.

6


Rosario Castellanos, Hecho para niños

Estando como Embajadora de México en Israel y como Catedrática de la Universidad Hebrea de Jerusalén en la Ciudad de Tel Aviv, cuando intentaba cambiar el foco de una lámpara en su domicilio, murió electrocutada, pero finalmente, Rosario Castellanos pasa a la Historia por la trascendencia de su obra que estuvo inspirada y enriquecida por su infancia, en Comitán. Sus restos descansan en la Rotonda de los Hombres Ilustres de la Ciudad de México. A continuación encontrarás una serie de poemas de Rosario Castellanos, se han seleccionado de tal forma que buscamos sean lo más comprensibles y amenos para tu lectura, en algunos de ellos podrás encontrar reflexiones, ideas, imágenes. Todas creadas para buscar en nuestro interior nuevos significados. Ojalá te gusten.

Pedro Alvarado Castañón

7


La belleza‌ no, no corremos el riesgo de encontrarla fåcilmente. Rosario Castellanos (1957)


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

10


Rosario Castellanos, Hecho para niños

Ajedrez Porque éramos amigos y, a ratos, nos amábamos; quizá para añadir otro interés a los muchos que ya nos obligaban decidimos jugar juegos de inteligencia. Pusimos un tablero enfrente de nosotros: equitativo en piezas, en valores, en posibilidad de movimientos. Aprendimos las reglas, les juramos respeto y empezó la partida.

11


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

12


Rosario Castellanos, Hecho para niños

Apelación al solitario Es necesario, a veces, encontrar compañía. Amigo, no es posible ni nacer ni morir sino con otro. Es bueno que la amistad le quite al trabajo esa cara de castigo y a la alegría ese aire ilícito de robo. ¿Cómo podrías estar solo a la hora completa, en que las cosas y tú hablan y hablan, hasta el amanecer?

13


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

14


Rosario Castellanos, Hecho para niños

Apuntes para una declaración de fe (fragmento)

En un día de amor yo bajé hasta la tierra: vibraba como un pájaro crucificado en vuelo y olía a hierba húmeda, a cabellera suelta, a cuerpo traspasado de sol al mediodía. Era como un durazno o como una mejilla y encerraba la dicha como los labios encierran un beso.

15


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

16


Rosario Castellanos, Hecho para niños

Canción de cuna ¿Es grande el mundo? —Es grande. Del tamaño del miedo. ¿Es largo el tiempo? —Es largo. Largo como el olvido. ¿Es profunda la mar? —Pregúntaselo al náufrago. (El Tentador sonríe. Me acaricia el cabello y me dice que duerma.)

17


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

18


Rosario Castellanos, Hecho para niños

Charla Sonríe el otro y bebe de su vaso. Mira pasar las nubes altas del mediodía y se siente asediado (bugambilia, jazmín, rosal, dalias, geranios, flores que en cada. pétalo van diciendo una sílaba de color y fragancia) por un jardín de idioma inagotable.

19


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

20


Rosario Castellanos, Hecho para niños

El hermano mayor Cerca de sus caminos se alzó mi amor tomando la figura de un árbol —el dador de sosiego al peregrino. Porque yo los amaba me detuve cerca de los que se iban acostando, rendidos. De noche, cuando todos se juntaban alrededor del fuego para contar sus días, sus hazañas, era mi corazón el que ardía, calentándolos. Porque yo los amaba.

21


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

22


Rosario Castellanos, Hecho para niños

El otro ¿Por qué decir nombres de dioses, astros, espumas de un océano invisible, polen de los jardines más remotos?

23


Rosario Castellanos, Hecho para niños

El tejoncito maya (En el Museo Arqueológico de Tuxtla)

Cubriéndote la risa con la mano pequeña, saltando entre los siglos vienes, en gracia y piedra. Que caigan las paredes oscuras que te encierran, que te den el regazo de tu madre, la tierra; en el aire, en el aire un cascabel alegre y una ronda de niños con quien tu infancia juegue.

25


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

26


Rosario Castellanos, Hecho para niños

Éxodo El pájaro faisán busca la rama y desde allí vigila lo que los hombres deliberan, hablan. Un relámpago quieto es su ala plegada.

27


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

28


Rosario Castellanos, Hecho para niĂąos

In memoriam A Delfina Tejada de Guerra

La tiniebla no pudo traspasar los umbrales de su casa. Se consumiĂł entera de calor y de luz como una lĂĄmpara.

29


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

30


Rosario Castellanos, Hecho para niños

Invierno en el Anáhuac Como nadie va al Polo el Polo viene en forma de masa, en calidad de viento. Y necesita saludarnos a todos, de mano, por la calle, entrar en cada casa, presidir el convivio acompañarlo a uno hasta la cama y ahí dictar los sueños. (Pero en el sueño uno lo traiciona y va de vacaciones a Acapulco.) De madrugada funge como amante y se inclina sobre nuestra mejilla descubierta. Pero, esquimal al fin, no besa: muerde.

31


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

32


Rosario Castellanos, Hecho para niños

La casa vacía Yo recuerdo una casa que he dejado. Ahora está vacía. Las cortinas se mecen con el viento, golpean las maderas tercamente contra los muros viejos. En el jardín, donde la hierba empieza a derramar su imperio, en las salas de muebles enfundados, en espejos desiertos camina, se desliza la soledad calzada de silencioso y blando terciopelo.

33


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

34


Rosario Castellanos, Hecho para niños

La despedida Déjame hablar, mordaza, una palabra para decir adiós a lo que amo. Huye la tierra, vuela como un pájaro. Su fuga traza estelas redondas en el aire, frescas huellas de aromas y señales de trinos. Todo viaja en el viento, arrebatado. ¡Ay, quién fuera un pañuelo, sólo un pañuelo blanco!

35


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

36


Rosario Castellanos, Hecho para niños

La nostalgia (fragmento)

El recuerdo embellece lo que toca: te quita la jaqueca que tuviste, el sopor de la siesta lo transfigura en éxtasis y, en cuanto a ese zapato que apretaba tanto que te impidió bailar el primer baile, no hubo zapato. Mira: estás descalza, danzas eternamente ingrávida en el círculo cerrado de un abrazo.

37


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

38


Rosario Castellanos, Hecho para niños

La profecía Cuando nos lo anunciaron los que velan de noche, los que llevan el mar ausente entre sus manos en forma de sencillos caracoles, temblamos de alegría, como bajo el rocío el pétalo colmado de las flores. Lo dijeron los sabios. Muchas señales hubo, hasta que al fin el termino del tiempo hubo llegado. Y nosotros confusos, de rodillas, presenciando. Sobrevino el silencio. El silencio que nace del agua que bullía y de pronto se cuaja en un espejo. Así nos serenamos. Nos hicimos lo mismo que los lagos para mirar al cielo.

39


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

40


Rosario Castellanos, Hecho para niños

La velada del sapo Sentadito en la sombra —solemne con tu bocio exoftálmico; cruel (en apariencia, al menos, debido a la hinchazón de los párpados); frío, frío de repulsiva sangre fría. Sentadito en la sombra miras arder la lámpara. En torno de la luz hablamos y quizá uno dice tu nombre. (Es septiembre. Ha llovido.)

41


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

42


Rosario Castellanos, Hecho para niños

Las dádivas Horizontes, mirada, la presencia segura de los cuerpos. El gozo del hallazgo, el llanto del adiós en el pañuelo.

43


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

44


Rosario Castellanos, Hecho para niĂąos

Los adioses Para aprender a irnos, caminamos. Fuimos dejando atrĂĄs las colinas, los valles, los verdeantes prados. Miramos su hermosura pero no nos quedamos.

45


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

46


Rosario Castellanos, Hecho para niños

Los amigos A la sombra del árbol, como quien va tejiendo una guirnalda, vamos entrelazando nuestros cantos. Nos habíamos ido y he aquí que volvemos a juntarnos. El que vino del norte trajo la roja flor violenta de los cactos. El que llegó del este tiene el rostro encendido lo mismo que el verano. Y nosotros, tú y yo y los que están naciendo y dejando en el sur la marca de su mano somos igual que el viento que pasó por la selva, fervientes y aromados.

47


Rosario Castellanos, Hecho para ni単os

48


Rosario Castellanos, Hecho para niños

Los engañados Muchas veces se olvida. En la conversación amistosa ¿quién dice más que el nombre y los nombres del amigo? En la ardua vigilia de la lectura, cuando la sangre se hace luz, pensamos que la flecha podría atravesarnos sin herirnos. Y si empuñamos un instante el cetro del amor, ya creemos vencida para siempre a la otra potestad.

49


Índice A manera de introducción..................................................................

5

Ajedrez................................................................................................................. 11 Apelación al solitario.......................................................................................

13

Apuntes para una declaración de fe (fragmento)..............................

15

Canción de cuna..............................................................................................

17

Charla.....................................................................................................................

19

El hermano mayor.............................................................................................

21

El otro...................................................................................................................

23

El tejoncito maya..............................................................................................

25

Éxodo.................................................................................................................... 27 In memoriam.......................................................................................................

29

Invierno en el Anáhuac..................................................................................

31

La casa vacía.......................................................................................................

33

La despedida.....................................................................................................

35

La nostalgia (fragmento).................................................................................

37

La profecía..........................................................................................................

39

La velada del sapo..........................................................................................

41

Las dádivas..........................................................................................................

43

Los adioses.........................................................................................................

45

Los amigos..........................................................................................................

47

Los engañados..................................................................................................

49


Rosario Castellanos hecho para niños

Se terminó de imprimir en 2010, con un tiraje de 1000 ejemplares, siendo Directora General del coneculta-Chiapas, la Lic. Marvin Lorena Arriaga Córdova. Proyecto de Lugar de Brujos apoyado por el programa Alas y Raíces. Lugar de Brujos son Rafael Araujo, Manuel Cunjamá, Roberto de la Cruz, Sandra Díaz, Sergio Domínguez, Norberto García Benítez y Sebastián Sántiz. Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.


Rosario Castellanos para niños