Page 1

VÍCTOR RAÚL HAYA DE LA TORRE

HOMENAJE


VÍCTOR RAÚL, NIÑO DE ESTIRPE TRUJILLANA


Don Raúl Edmundo Haya y de Cárdenas y doña Zoila Victoria de la Torre de Haya, recién casados.


VĂ­ctor RaĂşl Haya de la Torre a los siete meses de nacido


La Familia Haya de la Torre


Los Hermanos Haya de la Torre. De izquierda a derecha: José Agustín, Lucía, Víctor Raúl y Zoila.


Detalle, rostro de la infancia de Haya.


Foto familiar donde aparecen José Agustín (Cucho) y Víctor Raúl Haya de la Torre.


Víctor Raúl (centro) con el violín; y su madre, que toca guitarra.


VĂ­ctor RaĂşl adolescente junto con parientes y amigos


Don Raúl Edmundo y Zoila Victoria, padres de Víctor Raúl, aparecen sentados entre sus hijas Zoila Victoria y Lucía. De pie, de izquierda a derecha, los niños Agustín Cucho, Víctor Raúl y Edmundo


Nuevamente todos los hermanos Haya de la Torre. De izquierda a Derecha José Agustín, Lucía, Víctor, Raúl, Edmundo y Zoila.


Víctor Raúl en el seno del hogar y todavía estudiante en el Seminario de San Marcelo y San Carlos.


La estudiantina infantil dirigida por el profesor Tejada, 1907. VĂ­ctor RaĂşl estĂĄ en la segunda fila, tercero de izquierda a derecha.


VÍCTOR RAÚL, LA JUVENTUD DE UN LÍDER


La Bohemia de Trujillo en 1916. De izquierda a derecha sentados: José Eulogio Garrido, Juvenal Chávarry, Domingo Parra del Riego, César Vallejo, Santiago San Martín, Óscar Imaña. Parados: Luis Ferrer, Federico Esquerre, Antenor Orrego Espinoza, Alcides Spelucín y Gonzalo


Notable generación reunida en el restaurante Morillas del Balneario Buenos Aires de Trujillo. Un banquete histórico congregó a lo mejor de la intelectualidad trujillana, entre ellos, César Vallejo y Víctor Raúl Haya de la Torre.


Foto de Víctor Raúl cuando era presidente de la Federación de Estudiantes del Perú en 1919.


Víctor Raúl ganó durante sus luchas por la jornada de las 8 horas, la reforma universitaria y la creación de las universidades populares. Era el líder indiscutido de su generación


La primera estad铆a de Haya de la Torre al Cusco en 1917, cambi贸 por completo su mentalidad. Lo convirti贸 en indigenista apasionado.


Aquí Víctor Raúl en 1922, en pleno discurso en las Universidades Populares González Prada.


El VĂ­ctor RaĂşl de 1920, dedicada a su amigo argentino Gabriel del Mazo.


Haya de la Torre con un amigo el 18 de enero de 1920.


Una linda muchacha de tez blanca y graciosa figura agitaba las vigilias del joven Haya, largos y frecuentes paseos por el malecĂłn chorrillano eran el preludio de un avasallador idilio. La polĂ­tica lo frustrarĂ­a.


Miembros de la Bohemia de Trujillo en una animada excursi贸n por las afueras de la ciudad de Trujillo.


Conferencia del Dr. Alfredo Palacios en su visita a Lima en un evento organizado por la Federación de Estudiantes del Perú el 2 de mayo de 1919. Por intermedio de él, Víctor Raúl trabó estrecha amistad con Gabriel del Mazo, en ese entonces Presidente de la Federación Universitaria Argentina.


Víctor Raúl entre sus padres, Zoila Victoria y Raúl.


VÍCTOR RAÚL, DEPORTISTA


Lima, 1920. En el Club Regatas “Lima” de Chorrillos. Víctor Raúl (primer remero, el cuarto de izquierda a derecha) junto con Raúl Porras Barrenechea, Pedro Bentín Mujica, una persona apellidada Llona y Salvador Fariña (timonel).


Para equilibrar su agotadora actividad intelectual, Víctor Raúl nadaba, bogaba y hacía gimnasia todas las mañanas en el Club Regatas de Chorrillos. Cuando podía, pasaba el día entero en la playa La Herradura.


Foto de VĂ­ctor RaĂşl en la laguna de Huacachina en el departamento de Ica.


Víctor Raúl nadando en la Huacachina, Ica


Equipo de fĂştbol integrado por los desterrados polĂ­ticos y universitarios peruanos residentes en Santiago de Chile (1936).


Un joven Víctor Raúl con toda la fuerza y vitalidad de los 20 años.


Haya, siempre hubo tiempo para practicar cualquier deporte


VÍCTOR RAÚL, PEREGRINO INCANSABLE


Certificado de Haya de la Torre que lo acreditaba como representante de la revista mensual GuĂ­a Anglosudamericana, 2 de agosto de 1929


Haya de la Torre en MĂŠxico, mayo de 1924


Haya de la Torre en su gira al sur del continente en 1922, que lo llev贸 a Argentina, Uruguay, Chile y Bolivia. Foto con amigos argentinos en el parque.


Haya de la Torre en MĂşnich, 1931.


Camino al primer destierro. Era el 12 de octubre de 1923


Haya de la Torre en MĂŠxico, en 1924.


Haya de la Torre en MoscĂş, setiembre de 1924.


Víctor Raúl Haya de la Torre,. México, 30 de marzo de 1929.


Foto de Víctor Raúl de agosto de 1927.


Haya de la Torre en MĂşnich (1931).


PIEDRA Y VIDA: Haya de la Torre, ante el Parten贸n ateniense


Víctor Raúl en Bavaria (Alemania), 1931.


Foto del 24 de diciembre de 1929. Haya de la Torre en BerlĂ­n junto con unos amigos en plena navidad.


Haya de la Torre con estudiantes peruanos. BerlĂ­n, 1930.


Víctor Raúl en el Museo de Mérida (Yucatán), 1928


Víctor Raúl llegó a Florencia en 1925.


Víctor Raúl en Oxford, en su célebre Universidad se dedicaría al Estudio con férrea voluntad.


En Caracas: Víctor Raúl sonríe junto a Rómulo Betancurt (de blanco), en setiembre de 1946. Jorge Idiáquez a la izquierda de Betancurt


En México: La mirada atenta y serena del líder de Indoamérica


Víctor Raúl en Europa acompañado de varios apristas, entre ellos Luis Felipe de las Casas


EN LIBERTAD: Después de largo asilo, Haya de la Torre recorre el bosque de Chapultepec, en México


Haya de la Torre en la galería de Milán. Con su ínsita bondad para con los animales, atrae a unas palomas, en la plaza, que vienen a posársele en el hombro. 1967


HAYA DE LA TORRE, EL POLÍTICO, EL MAESTRO, EL CONDUCTOR.


Histórica foto del movimiento obrero estudiantil del 23 de mayo de 1923. Vítor Raúl se dirige a la multitud en protesta contra el intento del gobierno de Augusto B. Leguía de consagrar al Perú al Sagrado Corazón de Jesús.


Vitarte 1921. Foto de Víctor Raúl con profesores (universitarios sanmarquinos) y alumnos (obreros textiles) de la Universidad Popular “González Prada” del pueblo obrero de Vitarte, en la cercanía de Lima.


Campa単a electoral de 1931. Haya de la Torre en Cajamarca.


El campesinado norteño y Víctor Raúl. Haya de la Torre hablando a los campesinos de la hacienda Laredo de la Libertad, en 1931.


Lima, 12 de noviembre de 1931, VĂ­ctor RaĂşl en la plaza de Toros de Acho.


Campa帽a electoral de 1931. Haya de la Torre entrando a caballo a Laredo, basti贸n aprista de braceros ca帽eros y obreros azucareros, ubicado a pocos kil贸metros de Trujillo.


Lima 12 de noviembre de 1931, Víctor Raúl en la Plaza de Toros de Acho leyendo el Manifiesto a la Nación.


Víctor Raúl en pleno discurso en los años 30. Véase su rostro, manos y gesto.


Víctor Raúl rodeado de curiosos y simpatizantes en plena campaña electoral de 1931.


Haya de la Torre con militantes apristas que acababan de salir del hospital en los tiempos de la llamada “Paz y Concordia� de 1934.


Los mítines apristas en Trujillo durante la campaña del Frente Democrático Nacional en 1945.


Histórico mitin aprista del Campo de Marte realizado el 20 de mayo de 1945. Reencuentro del líder con el pueblo después de haber pasado la Gran Clandestinidad


Todo Trujillo se volc贸 a las calles para recibir a Haya de la Torre. Muchos simpatizantes le brindaban abrazos de tanta emoci贸n, de tanto regocijo.


Víctor Raúl en Chepén durante la campaña presidencial de 1962.


En sus discursos, señaló siempre el destino común de los pueblos de Indoamérica.


Víctor Raúl, el Maestro


Foto de Haya de la Torre del 12 de setiembre de 1945. Visitando las ruinas incaicas de Sacsahuaman en el Cusco.


Entre 1945 y 1948, años de legalidad, Víctor Raúl realizó una cruzada nacional de afirmación democrática.


Foto de Víctor Raúl con militantes apristas puneños en Ilave, el 5 de marzo de 1946. Al fondo la bandera roja aprista con el mapa del continente. Lo latinoamericano se convierte en la razón de ser del aprismo.


Tras la legalización del Apra, en 1945, enormes multitudes se reunieron en todo el país para oír la palabra de Haya, silenciada más de una década.


El regreso de Haya al Per煤, en 1957, tras el destierro que sigui贸 a su asilo en la Embajada de Colombia, en Lima, provoc贸 la sincera emoci贸n de sus partidarios. Inmensas multitudes invadieron las calles para recibirlo.


Mitin de la fraternidad de la década de 1960. Víctor Raúl en pleno discurso.


Haya de la Torre hizo del peregrinaje proselitista una nota esencial de su existencia.


Haya de la Torre, en coloquios y discursos se enfrentaba a multitudes delirantes que proclamaban su nombre y prometían seguirlo: “¡Contigo hasta la muerte!”.


Haya de la Torre y el campesinado serrano


Un campesino besa la mano a Haya de la Torre en 1962.


VĂ­ctor RaĂşl saluda efusivamente a sus compaĂąeros de partido. En esta foto se le ve estrechando la mano a una aprista.


El calor de las multitudes jamĂĄs lo abandonĂł. HabĂ­a siempre correspondencia del amor de su pueblo.


Lo que en Gonzales Prada y Mariátegui fue docencia, apostolado, verbo implacable, en Haya fue eso y también acción, hecho, realidad palpitante. Su inteligencia fue un camino, su vida un paradigma, su nombre una bandera.


Haya mantenĂ­a, aĂşn en la adversidad, su alegrĂ­a y optimismo. Desbordaba entusiasmo. Encontraba que el encanto de la vida estaba en la lucha por el bienestar social y no en la abundancia de sus manifestaciones materiales.


Maestro y líder de multitudes, Víctor Raúl recorrió el país invitando a los peruanos de bien a luchar unidos, sin odios, por la dignidad de ser libres.


Siempre cultivando solidaridad, fraternidad.


Haya concibió la política como un medio de unir y liberar, propósitos a los que subordinó toda su acción. Buscó siempre un pacto patriótico que abriera las puertas a la modernización del país sin sacrificar la libertad


Estamos juntos, estamos fuertes, porque siempre estuvimos limpios


Víctor Raúl en pleno mitin del Día de la Fraternidad. La foto es de la década de 1970


Haya fue un extraordinario orador. Riqu铆simo gesto, clara dicci贸n, basta ciencia, abarcaba todos los matices desde la docta conferencia expositiva hasta la arenga inflamada que acababa en un espasmo total de las multitudes


Con el color de la paz, Haya de la Torre convirtió el pañuelo blanco en un símbolo de fraternidad que sobrevivirá al paso de los años; 1957


Perfil de Haya de la Torre en un mitin en el norte del PerĂş, en la dĂŠcada de 1940


VÍCTOR RAÚL, CONDUCTOR DEL LÍDERES Y CUADROS


Víctor Raúl y representantes apristas al Congreso de la República de 1931


Almuerzo de estudiantes sanmarquinos realizado el domingo 26 de octubre de 1920. Entre los universitarios se pueden distinguir sentados a Jorge del Piérola, Ricardo Vegas García, Raúl Porras Barrenechea, Pablo Abril, Víctor Raúl, Luis Ernesto Denegri, César Elejalde y Recavarren Ulloa.


Luis Heysen, Manuel Seoane Corrales, Víctor Raúl, Carlos Manuel Cox, Magda Portal, Manuel Vásquez Díaz, Isaac Espinoza y Lucía Haya de la Torre


El primero Luis Heysen, Magda portal y Víctor Raúl. Cucho y Edmundo Haya de la Torre, Antenor Orrego y Alcides Spelucín


Los líderes apristas de los años 30. De izquierda a derecha: Manuel Seoane, Luis Alberto Sánchez, Víctor Raúl haya de la Torre, Reynaldo Bolaños Díaz, (Serafín Delmar) y Carlos Manuel Cox


Foto de la portada de la revista “Claridad” de Buenos Aires con la fotografía de Haya de la Torre al salir de la prisión. Lo acompaña Luis Heysen


Cuando Víctor Raúl volvió al país en 1931, lo esperaba lista bajo las banderas del Apra la generación más brillante que jamás tuvo el Perú. Casi toda lucía con orgullo la dura vivencia de la cárcel y el destierro.


La Célula Aprista de Santiago con el Presidente Pedro Aguirre Cerda (1938). De pie: Ángel Velásquez, Julio Garrido Malaver, N.N., Aníbal Zegarra, Carlos Alberto Izaguirre, N.N., David Tejada, Víctor Oliver, Julio I. Salinas, Manuel Seoane, Roberto Velásquez, Juan de Dios Merel, y Emilio Cahuas. Sentados: Juan Manuel Ugarte Eléspuru, N. Bedoya Villacorta, Luis Alberto Sánchez, don Pedro Aguirre Cerda, Miguel Checa Eguiguren, Manuel Bedoya y Alberto Grieve


Haya de la Torre con la plana mayor del PAP. De izquierda a derecha: Andrés Townsend, Ramiro Prialé, Armando Villanueva, Carlos Enrique Melgar y Luis Rodríguez Vildósola


Víctor Raúl junto con un grupo de poetas apristas. La mayoría –salvo Alberto Hidalgo, que formaba parte de una promoción anterior– eran miembros del grupo autodenominado Poetas del Pueblo. De izquierda a derecha: Luis Carnero Checa, Guillermo Carnero Hoke, Eduardo Jibaja, Alberto Hidalgo, Gustavo Valcárcel, Víctor Raúl Haya de la TorreAlberto Valencia Cárdenas, Antenor Samaniego, Manuel Scorza, Julio Garrido Malaver, Ricardo Tello y Mario Puga.


El filósofo Antenor Orrego Espinoza, director del Grupo Norte y del periódico del mismo nombre en la década de 1920, dirigiéndose a Víctor Raúl en un mitin político en Trujillo, 1945


Encuentro entre dos miembros de la Bohemia de Trujillo: el pintor Macedonio de la Torre y el fil贸sofo Antenor Orrego Espinoza en las playas de Huanchaco


Víctor Raúl y Luis Alberto Sánchez Ambos, cada uno en su campo, revolucionaron la política y la crítica e historia literaria latinoamericanas


La CHAP siempre fue alegría del Maestro. Pepe García su misionero


Armando Villanueva acompaña a Víctor Raúl en una reunión con pobladores en el patio de los deportes de la Casa del Pueblo.


Lima, 1966. DĂ­a de la Fraternidad. Recibiendo congratulaciones de Enrique Rivero VĂŠlez.


1966, con Luis Alva castro.


Fernando Arias, en ese tiempo director del Correo Aprista, quien tuvo a su cargo la edici贸n de este medio informativo del aprismo en una etapa tan importante


VĂ­ctor RaĂşl Haya de la Torre, con Luis Alva Castro conversan en el lugar donde hoy se levanta la plaza y el monumento al jefe del aprismo.


CĂŠsar Vega Vega, otro de los directores del Correo Aprista en la ĂŠpoca dura del velasquismo, aparece al lado de Haya de la Torre


Haya de la Torre cultivaba siempre una fĂŠrrea amistad con los lĂ­deres del Partido. En la foto con Wilbert BendezĂş.


Haya con Carlos Enrique Melgar, uno de los l铆deres del aprismo. Su relaci贸n con muchos generales sirvi贸 para abrir el camino de entendimiento con los militares, lo que desemboc贸 en la Asamblea Constituyente.


Alan García Pérez en octubre de 1972, en el homenaje de Luis Alberto Sánchez. Era una de sus primeras intervenciones en el Aula Magna de la Casa del Pueblo


Manuel GarcĂ­a, Dirigente del Comando Universitario Aprista de la Universidad Nacional Federico Villarreal


El Joven Alan García fue creciendo a la vera de la sabiduría de Haya de la Torre. En aquellos días pocos imaginaron que el fogoso estudiante de derecho sería algún día sucesor del jefe del Apra


Roque Benavides, candidato del APRA a la presidencia de la Federación Universitaria de la Católica en los años 70, al lado de Víctor Raúl. 1975


El mochero Antonio Vásquez, miembro de la célula sindical Arturo Sabroso, en todo momento estuvo al lado de Víctor Raúl. En la foto aparece en Vitarte soplando la vela en celebración de su onomástico.


Lima, 1966. Mitin de la Fraternidad. En la tribuna a su lado Armando Villanueva, Ramiro PrialĂŠ y Luis Alberto SĂĄnchez


VÍCTOR RAÚL, CONSECUENTE Y LEAL AL PUEBLO Y A SUS PRINCIPIOS


VĂ­ctor hace un pequeĂąo alto en su visita a las provincias del sur central, en Nazca, durante la campaĂąa del 31


Una vieja amistad que se remonta a la niñez y que continuará hasta su muerte. Víctor Raúl y los animales. En la foto acariciando al primer Tony. Nazca, 1931


Víctor en la embajada de Colombia en Lima. Véase su rostro, que expresa la tensión vivida durante esos años


Foto de Víctor Raúl saludando efusivamente a simpatizantes, en la década de 1940.


Foto del 6 de abril de 1954. Haya de la Torre es deportado del Perú caminando entre Alejandro Freundt Rosell (Ministro de Justicia y Culto), Manuel Céspedes (Secretario del Ministerio de Justicia y Culto), Esparza Zañartu (Director de Gobierno) y Clodomiro marín (Director de Investigaciones)


A las puertas del golpe: VĂ­ctor RaĂşl con Rafael Belaunde


AĂąos 60. Haya de la Torre en la serranĂ­a peruana


Haya defendi贸 sin tregua los derechos humanos. Fue adversario tenaz de las dictaduras, y de toda clase de explotaci贸n


En el comedor popular de la Casa del Pueblo, donde todos los dĂ­as el Jefe lo visitaba para ver su funcionamiento


Haya de la Torre personificaba para la masa aprista y muchos de sus simpatizantes, la esperanza de una doctrina que podrĂ­a cambiar el paĂ­s. Para otros fue el peligro de un pensamiento hecho realidad


Gotemburgo, 1966


Aunque Haya estuvo muchas veces en grave peligro, la lealtad de sus partidarios y amigos lo salv贸 siempre.

Hu谩nuco, 1945


Lima, 1966

Aunque electo tres veces presidente del Perú, Haya no pudo ceñir nunca la banda con los colores nacionales. Ni esos despojos, ni la persecución, ni la cárcel, arrancaron su natural disposición al optimismo.


Militante Máquina: El Jefe del Apra y su célebre “Remington Rand”, la silenciosa


La emoción del Hogar: Víctor Raúl regresa al Perú y encabeza multitudinaria manifestaciones apristas. 21 de julio de 1957


Caracas, 1978. Recibiendo la condecoración máxima de Francisco de Miranda de manos del presidente Carlos Andrés Pérez. Al fondo, Rómulo Betancurt


Lima, 1974, navidad del ni単o del pueblo.


Lima, 1974 en su biblioteca privada de Villa Mercedes.


Víctor Raúl observa a la c. Antonieta Zevallos de Prialé, mientras ella hace entrega de aguinaldos con motivo de la Navidad del Niño del Pueblo


Trujillo, 1946. El rector de la Universidad de La Libertad, Antenor Orrego Espinoza, otorga a VĂ­ctor RaĂşl el grado de Doctor Honoris Causa.


Lima, 1957. Reencuentro con su familia.


VÍCTOR RAÚL, LÍDER CONTINENTAL


Berlín, 1966. Había en Haya un artista escondido y un humanista gozador de Belleza. La poesía y la música acompañaron su soledad. Hablaba con dominio de las Décadas de Tito Livio, las obras de Maquiavelo o las sonatas de Beethoven.


Haya de la Torre residía en Europa, el pensamiento puesto en el Perú, entregado siempre a sus venturosos sueños de libertad, rodeado de lo más selecto de la intelectualidad mundial.


Tokio 1961. Con empresarios japoneses.


Haya de la Torre y Manuel Seoane Corrales en la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Holanda, 1958.


Víctor Raúl no abandonó nunca, ni en las persecuciones más duras, su tarea pedagógica. Fue maestro antes que político. “Es necesario ser virtuoso o renunciar a ser grande”, solía decir a sus discípulos, les legaría su ejemplo


Al pie del Libertador. Junto a la efigie de Simón Bolívar, Víctor Raúl y Aurelio Caicedo Ayerbe.


Viajar, ver, comparar, auscultar de cerca los hechos que transformaban al mundo, observar la forma como esos hechos se desenvolv铆an, los fen贸menos y los hombres que lo determinaban, fue una constante en la vida de Haya


Varsovia, 1958. En gira por Europa. A la derecha, Felipe Cossio del Pomar


TaipĂŠi, 1996. Con Chang Kai Chek, Presidente de China nacionalista


Lima, 1957. Con Gast贸n de Monerville, Presidente del Senado de Francia


Haya de la Torre visitando a su amigo Albert Einstein en la Universidad de Princeton (EE.UU.) en 1947. Las teorías del genio alemán lo inspiraron para desarrollar las tesis del Espacio-Tiempo histórico, que después tomó la forma de ensayos, para finalmente aparecer como un libro


Einstein y Haya de la Torre: Dos forjadores del siglo XX que se conocieron


Haya propuso, en 1924, la uni贸n de todos los pueblos y razas oprimidas de la tierra como arma para consolidar su lucha contra las grandes potencias imperialistas. Se anticip贸 40 a帽os a la configuraci贸n del Tercer Mundo


VÍCTOR RAÚL, CONSTRUYENDO EL PARTIDO DEL PUEBLO


Mediante los coloquios, Víctor Raúl hizo docencia y proselitismo a nivel de juventud y de pueblo. A través de ellos, se acercó a una y otro con la abundancia y la franqueza de un maestro acogedor, de un amigo fraterno


Los Coloquios de Víctor Raúl, los días jueves en el Aula Magna, era organizado por las Universidades Populares Manuel González Prada, cuyo Rector, en esa época estuvo a cargo del c. Orestes Rodríguez y los hermanos Luna


El c. José Luis Pérez Sánchez Cerro haciendo uso de la palabra en una reunión de trabajo con algunos miembros e Buró Nacional de Conjunciones. A su lado Carlos Bullón, Pepe Lucho Delgado y Carlos Roca. Acompañan a Víctor Raúl, Urbino Julve y Enrique Delgado (Padre de Pepe Lucho) en ese entonces eran secretario nacional de Disciplina y secretario de Economía del paertido respectivamente.


Víctor Raúl en una Asamblea de la Juventud Aprista en el local central de la Casa del Pueblo. En la mesa le acompaña el c. Rafael Flores, Secretario General Nacional de la JAP con otro dirigente aprista.


La agrupaci贸n de abogados apristas, en el desfile por el d铆a de la fraternidad, 1972.


Pepe Lucho Delgado acompaña a Víctor Raúl. Fue miembro del Buró Nacional de Conjunciones y uno de los jóvenes que en esa época estuvo al lado del Jefe del aprismo., 1972


Víctor Raúl hace entrega de un diploma a una alumna graduada de la Universidad Popular González Prada


Víctor Raúl con los alumnos graduados de la Escuela de Administración de Empresas de la Universidad Popular González Prada


Una reunión dominical con Víctor Raúl en Villa Mercedes, donde la c. Juanita Castro sopló velitas de la torta que le brindó el Compañero Jefe. 1974.


Con un grupo de jóvenes a las tres de la mañana, abordando su vehículo después de haber concluido las charlas en la Escuela de Dirigentes. Lo acompañan Víctor Raúl Ames, Javier García, Vicente Rodríguez, Jaime Mayorga, César Vega, Luis F. Soller y otros.


Clausura de una Promoción de la Escuela de Enfermeras de la Universidad Popular González Prada. En la foto, Víctor Raúl Haya de la Torre y Orestes Rodríguez, Rector de la Universidad


Víctor Raúl en la jefatura del Partido, con miembros de los Comandos Universitarios Aprista: Venégaz,, César Vega Vega, Alan García, Oscar Oré, Celso Concha, entre otros


“Un domingo cualquiera” en Villa Mercedes. El Maestro Víctor Raúl con la juventud de la Escuela de Dirigentes. En la foto los compañeros Fernando Arias, Ilda Urizar, Marcelo Navarro, Jorge Espino, Jesús Guzmán, Juan José Uchuya


Víctor Raúl en la rotonda de la Casa del Pueblo de Alfonso Ugarte con conocidos compañeros como Roberto Venturo, Wilbert Bnedezú, Celso Concha, Eleodoro Calderón, Leonardo Sotomayor, Luis Felipe Soller, Walter Cuestas, Carlos Armas entre otros compañeros, corrían los años de 1971.


El compañero Jefe, Víctor Raúl dirige un mensaje de política actual antes de iniciar la cantata aprista de los días domingos. 1973.


Alan García le canta, guitarra en mano, una canción a Víctor Raúl, a su lado aparece César Vega Vega y otros jóvenes apristas. 1973


Dirigentes del Comando Universitario Aprista y de la Célula Arturo Sabroso el día que Alfredo Tello Salavarría, segundo del Búfalo Barreto en la Revolución de Trujillo, se reincorporó a las actividades del Partido. En un gesto fraterno, Haya lo nombró Secretario Nacional de Disciplina.


Siempre con sus alumnos predilectos, figuras que luego han crecido hasta el más grande nivel como Alan García, presidente de la República y presente en el camino de sus hombres más cercanos que van creciendo en sus enseñanzas


En la playa de Huanchaco junto a Víctor Raúl y Jorge Idiáquez, aparece una parte de la célula sindical Arturo Sabroso. Entre quienes los acompañan están: Miguel Baffigo, Jorge Lazo, Enrique Medina, Wilbert Bendezú, José Viera y José Aguilar


En la vista aparecen parte de los jóvenes que acompañó a Víctor Raúl Haya de la Torre. Entre otros están Oscar Oré, Wilbert Bendezú, Vicente Rodríguez. Edilberto Ángeles, Oscar Trelles, Emiliano Lorenzo, David Rodríguez. Fue el 24 de diciembre de 1979


Víctor Raúl con el Comando Escolar del Colegio Guadalupe, aprestándose a iniciar su reunión de trabajo. Lo acompaña el secretario nacional de organización de esa época, Walter Cuestas Díaz. 1973, patio de deportes del APRA


A nombre de la Juventud Aprista Peruana Wilbert Bendezú hace entrega del cuadro que grafica la fundación del Apra en 1924. Al lado derecho está Carlos Roca Cáceres y sentados, de espaldas, aparecen Luis Alberto Sánchez, Luis Heysen Zegarra, Haya de la Torre, Jaime Luisinchi (de Acción Democrática), Ramiro Prialé y Carlos Manuel Cox. 1973


En Vitarte (1974), acompaña a Víctor Raúl una parte de la Célula Sindical Arturo Sabroso Montoya. Entre otros están Wilbert Bendezú, Janet Gamarra, Walter Espíritu, Emiliano Lorenzo, Carlos Cuadros, Gita Barba, Félix Pizarro, César Castillo, Rubén Tejerina, Carlos Mendoza y Roberto Vallejos.


Víctor Raúl preside la famosa “Chocolatada” de la Juventud Aprista Peruana, que tenía lugar todos los sábados en el local de Alfonso Ugarte.


Haya de la Torre con Wilbert BendezĂş


La fanfarria chiclayana dirigido por el maestro Guillermo Baca, patricio de la base Chiclayana que conserva los instrumentos de 200 integrantes de la hist贸rica agrupaci贸n aprista


Jóvenes del Comando Universitario y de la célula sindical Arturo Sabroso en una foto tomada en Vitarte (1975). Aparecen al lado de Víctor Raúl, entre otros, Luis Alberto Salgado, Janet Gamarra, Milton Zevallos, Javier Cornejo, Víctor Raúl Ames, José Aguilar y carlos Roca


Retorno del destierro de Armando Villanueva del Campo y Luis Negreiros, en un acto de bienvenida en el Aula Magna del Partido, encabezado por el c. Jefe y con la presencia de Luis Alberto Sรกnchez, Luis Heysen, Juana Castro, Towsend Ezcurra, entre otros.


Una noche navideña de 1973, Víctor Raúl con la juventud. Wilbert Bendezú, secretario de la JAP; Vicente Rodríguez, ex dirigente metropolitano del Comando Escolar Aprista con Edilberto Ángeles, Marcelo Navarro, Osacr Trelles, Alberto Barrenechea, Cox Villegas y Emiliano Lorenzo.


Las reuniones en Villa Mercedes, con las generaciones discípulas que hoy dirigen el Partido del Pueblo. Con el líder, el Presidente Alan García Pérez, Carlos Roca Cáceres, Oscar Oré Bazanta, Cesar Vega Vega, Luis Alberto Salgado, Fernando Dávila y Luis Felipe Soller y otros. 21 de marzo de 1971.


Wilbert Bendezú, en la biblioteca privada, escucha a Haya de la Torre la lectura del libro: “El Antimperialismo y el APRA”


Haya de la Torre recibiendo su cumpleaños en la ciudad de Arequipa el 22 de febrero de 1978. la torta fue preparada por el Comité Departamental que presidía Pedro Yugar


HAYA DE LA TORRE LA CONSTITUYENTE


Haya de la Torre y el Rey de Espa帽a Juan Carlos de Borb贸n, en el Palacio Legislativo, 1978.


VĂ­ctor RaĂşl como Presidente de la Asamblea Constituyente recibe por primera vez en su vida el saludo de los militares en 1977.


Haya de la Torre, mientras libraba ardua lucha con la muerte se dedicaba sin tregua a dar al PerĂş los cauces de progreso por los que habrĂ­an de discurrir, con democracia, sus futuras generaciones.


La enfermedad lo acompaĂąaba. Pero el lĂ­der aprista no se doblegaba. Era una diaria lucha para terminar con el compromiso que habĂ­a asumido. Nada era capaz de detenerlo.


Lima 1978. Tomando juramento a Alan GarcĂ­a PĂŠrez


Víctor Raúl como Presidente de la Asamblea Constituyente rinde un saludo muy sentido al Señor de los Milagros.


Lima, 1978. A su regreso de Houston en abril ya desahuciado por los mĂŠdicos. A su derecha Jorge IdiĂĄquez, su fiel secretario.


Los gritos partidarios hicieron estremecer el Congreso de la República. Fue un histórico momento de triunfo que nunca más habría de compartir Haya con su pueblo y su partido


VĂ­ctor RaĂşl asume la Presidencia de la Asamblea Constituyente en 1978.


Víctor Raúl Haya de la Torre pronunciando su discurso de instalación como Presidente de la Asamblea Constituyente. Lima 28 de octubre de 1978


Imagenes del Jefe: ¡Victor Raul Presente!  

Recordando siempre al Jefe; la Secretaria General del Partido del Pueblo trae a ustedes imagenes inolvidables de nuestro gran líder.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you