Issuu on Google+

Universidad Veritas

Diseño II

Trabajo de Investigación: “Mauricio Escher”

Paola Rivera Marisol Tinoco

17-05-10


Índice Introducción……………………………………………………………….…………………..…3 Vida…………………………………………………………………………………………….…4 Obra……………………………………………………………………………………………....5 Uso de retículas………………………………………………………………………………....6 Transformaciones………………………………………………………………………………6 Teselaciones……………………………………………………………………………..……...7 Figuras imposibles……………………………………………………………………………...7 Calidociclos…………………………………………………………………………………...…8 Conclusión……………………………………………………………………………………….9


Alrededor de todo este trabajo se hablará acerca de Mauricio Escher; su vida, sus influencias, de cómo fue evolucionando en el campo del arte al paso de los años, las obras que realizó a lo largo de toda su vida y qué lo inspiró a hacerlas, y también acerca de los tipos de trabajos que hizo y un ejemplo de cada uno. Escher fue un excelente artista y actualmente es admirado por su gran e increíble talento. Cada uno de sus dibujos y trabajos hacen que la mente y el ojo de las personas experimenten una “ilusión” por decirlo así.


Vida Maurits Cornelis Escher, nació el 17 de junio de 1898 en Holanda, hijo más joven de un ingeniero hidráulico. Su profesor F.W. van der Haagen le enseñó la técnica de los grabados en linóleo y sirvió de gran influencia para el joven Escher. Entre los años 1922 y 1935 se mudó a Italia donde realizó diversos bocetos y grabados en especial de temas paisajísticos. Abandonó Italia debido al clima político y se fue para Suiza, cuyo clima le resultó muy desagradable y poco inspirador. Al extrañar el sur de Italia lo frecuenta repetidas veces, también viajó a España. Visita 2 veces la Alhambra, aunque la segunda vez de forma más detenida, copiando numerosos motivos ornamentales. Lo que aprendió ahí tendría fuertes influencias en muchos de sus trabajos, especialmente en los relacionados con la partición regular del plano y el uso de patrones que rellenan el espacio sin dejar ningún hueco. En 1941 se mudó a Baarn (Países Bajos), después de la estancia en Bélgica que se encontraba en plena Segunda Guerra Mundial, y se centró más en su propia mente, encontrando en ella una potentísima fuente de inspiración Hasta 1951 vivió dependiendo económicamente de sus padres. A partir de entonces fue cuando comenzó a vender sus grabados y obtener buen dinero. Esto le permitió vivir sus últimos años con una excelente economía. Habitualmente hacía copias de las litografías y grabados por encargo. También hizo por encargo diseños de sellos, portadas de libros, y algunas esculturas en marfil y madera. En este período su producción fue fructífera y regular, y sólo se vio interrumpida por la operación que le realizaron en 1962 por su debilitada salud. Con 71 años realizó un grabado llamado "Serpientes" donde mostró sus facultades a pesar de su avanzada edad. En 1970 se trasladó a la Casa Rosa Spier de Laren, en el norte de Holanda, en la cual los artistas podían tener estudio propio. A sus 73 años falleció, el 27 de marzo de 1972.


Obra Realizó en total más 400 litografías y grabados en madera, y también unos 2000 dibujos y borradores. De muchos existen decenas de reproducciones, cientos e incluso miles de otros. Al final de su carrera destruyó algunas de las planchas para que no se realizaran más reproducciones de originales. También existen estudios y borradores de muchas de sus obras, en ocasiones también varias versiones de algunas de ellas. Muchas de sus obras se vendieron masivamente poco después de su muerte y están esparcidas por el mundo. Un grupo importante está expuesto de forma permanente en el Museo Escher en La Haya, Holanda. Se han realizado muchas interpretaciones de sus obras, pero la realidad es que Escher no tenía grandes pretensiones ni mensajes que transmitir, sino que básicamente plasmaba lo que le gustaba. No basó su trabajo en los sentimientos, como otros artistas, sino simplemente en situaciones, soluciones a problemas, juegos visuales y guiños al espectador. Él mismo admitía que no le interesaba mucho la realidad, ni la humanidad o la psicología, sino sólo las cosas que pasaban por su cabeza. En cierto modo era alguien introvertido, dicen incluso que de trato difícil, que prefería crear su propio universo. Los expertos coinciden, en que sus principales características son la dualidad y la búsqueda del equilibrio, la utilización del blanco y el negro, la simetría, el infinito frente a lo limitado, el que todo objeto representado tenga su contrapartida. El análisis de sus obras, según Bruno Ernst (uno de sus biógrafos) permite clasificarlas en 3 temas y diversas categorías: La estructura del espacio – Incluyendo paisajes, compenetración de mundo y cuerpos matemáticos. La estructura de la superficie – Metamorfosis, ciclos y aproximaciones al infinito. La proyección del espacio tridimensional en el plano – Representación pictórica tradicional, perspectiva y figuras imposibles. Las obras más conocidas de Escher son probablemente las figuras imposibles, seguidas de los ciclos, metamorfosis y, directa o indirectamente, sus diversos trabajos sobre la estructura de la superficie y la partición regular del plano (patrones que rellenan el plano).


Uso de retículas En primera instancia, destaca la inclusión de la retícula, definiendo el plano. Este elemento es esencial en la obra de Escher cuyo rigor geométrico es vital para la construcción del mundo ilusorio que distingue su trabajo. El artista incluye, además, el espejo, que subdivide el cuadro en 2 planos (realidad y ensoñación) absolutamente idénticos.

Las transformaciones Una transformación geométrica, o simplemente una transformación, es una aplicación que hace corresponder a cada punto del plano otro punto del plano. Como consecuencia, las figuras se transforman en otras figuras. Las transformaciones más usuales son las traslaciones, rotaciones, simetrías y las homotecias. Todas ellas mantienen la forma de las figuras, pero pueden disminuir el tamaño y cambiar la figura de posición.


Las teselaciones Un teselado se refiere a una partición del plano mediante polígonos idénticos, o a un polígono o grupo de polígonos idénticos que convenientemente agrupados recubren enteramente el plano. Cumple con 2 requisitos: 1. No quedan huecos 2. No se superponen las figuras

Las figuras imposibles En 1958, Penrose ideó una figura imposible a la que denominó "tribar". Si observamos la imagen se trata aparentemente de un triángulo tridimensional, pero que en realidad es imposible de construir, sólo existe como dibujo.

Mauricio Escher llegó a conocer este diseño y trabajó a partir de él. Para mostrar todavía mejor su imposibilidad creó varios edificios en los que usó de forma implícita uno o varios "tribar" y en los que tras una observación detenida podemos comprobar la imposibilidad del diseño.


Los calidociclos Los calidociclos son anillos tridimensionales compuestos por tetraedros unidos por sus aristas. Pueden girar sobre sí mismos infinitas veces sin romperse ni deformarse en torno a su centro. Tiene la curiosa propiedad de que se puede girar de dentro a fuera, en una ingeniosa superación mediante un giro anular a la supuesta rigidez de su construcción. Combinando su peculiar forma con algunas de las más bellas imágenes de M.C. Escher, cuyos patrones se adaptan tanto al plano como a veces para el recubrimiento periódico de los tetraedros y otras formas.


Todas las obras de Mauricio Escher son simplemente brillantes y auténticas. Él poseía una gran imaginación al realizarlas, lo más sobresaliente es como sabía explotar su creatividad y su talento. Al mirar sus creaciones más bien parece que no solamente fuera un artista sino un también un ilusionista, debido al efecto que causa en el ojo y en la mente, como se mencionó al principio, en especial las figuras imposibles. Hoy en día las técnicas que el usó en sus trabajos, como por ejemplo en las teselaciones o teselados, podemos observar cómo se utilizan para diversos diseños ya sea en las paredes o el piso, ya que son repeticiones de un modulo y se adaptan a esas superficies. Al igual que estas muchas otras también juegan papeles importantes en la vida del ser humano.


Mauricio Escher