Issuu on Google+


Ed. 9

Editorial Diseñar sí paga Al ya consabido comentario pesimista de nuestros padres, amigos, conocidos y hasta extraños (que gran descaro de todo el mundo) de “¿por qué no estudia algo que sí dé plata?”, se une nuestra siempre floreciente incertidumbre. Y no hay nada mejor que las pruebas. En esta edición les presentamos cinco pruebas de que el Diseño Gráfico es una carrera muy digna, honesta, estructurada, ardua, profesional, pero sobre todo rentable. Pero rentable para el que sí sabe trabajar en esto. El que sabe que el resultado de una buena remuneración en su trabajo viene ligado con conocimiento, estudio, investigación, cultura, proceso, desarrollo, muchísima pasión y mucha educación. Simplemente hay que hacer algo: ponerse la meta de ser mejores, no como un arrebato pasajero como pasa con la mayoría de los estudiantes, sino como una meta que nos vamos a meter entre ceja y ceja, y que vamos a lograr sin descanso, con estudio, cultivándonos, exigiéndonos, puliéndonos y amando nuestra profesión como los cinco inspiradores que les traemos, que sabemos que hay muchos más y que esperamos seguir mostrándoles, para que de una vez por todas se convenzan que esa carrera que aman y que viven tanto, pero a la que le dan tanto garrote criticándola, sí vale la pena.

Director Mauricio Sánchez Diseño y diagramación Mauricio Sánchez / Ana María Vargas Portada Mauricio Sánchez Colaboradores en esta edición Alex Herrera / Luisa Santa


Un profesor entra a la clase como quien entra a un campo que tiene que cultivar y que depende de él y de nadie más, para que el fruto y el resultado sea positivo. Eso es lo que hace Juan Fernando Arenas. Mi maestro de Empaques.

C

uando uno tiene más de 18 años de experiencia como docente y ha pasado por todas las situaciones que esta profesión tan ingrata, que algunos dicen que es un apostolado (porque no conozco al primer profesor que se haya hecho multimillonario enseñando), desde las consabidas insatisfacciones de los estudiantes por las notas, de la no aceptación de mi “proceso pedagógico”, de los miles y miles de enemigos, amigos, momentos de frustración (muchos), orgullo (muchos) y de la sensación de que no aguanta ser profe, se llega a sentir que se está por encima del bien y del mal, y que lo sabe todo.

Por Mauricio Sánchez

Hace ya casi un año o más que empecé a hacer mi profesionalización en Diseño Gráfico en la Universidad del Área Andina y fue, y ha sido un proceso muy complejo ya que era volver a estudiar después de tanto tiempo, y volver a estar en un aula en un papel pasivo, cosa muy brava cuando uno cree erróneamente que ya se las sabe. Fue ahí dónde conocí a Juan Fernando Arenas, mi profesor de Empaques. Fue una de las clases con las que tenía grandes expectativas por mi desbordadamente exagerada pasión por cualquier forma de empaque.

4

Al comienzo una clase super tensa porque demás que el profe diría: ”y este tipo tan viejo ¿qué hace en mi clase?.” Juan Fernando Arenas es la más viva demostración que he visto de que un excelente profesor no es solamente el que más sepa sino que además, es el que más deje marcados a sus estudiantes. La sencillez, la simpleza encantadoramente básica de su método me movió el piso, y me hizo cuestionar demasiado sobre qué era lo que estaba haciendo en todos estos años que llevo enseñando. Su metodología tan fresca que va desde lo anecdótico y vivencial, hasta cómo ponerse un “tutú” para convencer a los clientes sobre un Diseño, hace que uno en vez de estar escuchando una clase, se sienta sumergido en un cuento muy embobador del Diseño en la persona de uno de los mejores narradores del cuento del Diseño Gráfico que he conocido. ¿Qué lo hace un MAESTRO? La humilde convicción de que una clase es una relación que se genera desde la sencillez, la honestidad y el afán casi que desmedido por hacer que los estudiantes nos apasionemos como él por lo que enseña y transmite muy bien. Un profesor no debe ser una vedette que camina orondo por los pasillos bamboleando “su gran conocimiento y actualización”, y entrando al salón de clases en un plan de estrella inalcanzable como fatalmente lo hemos estado haciendo muchos profesores. No, un profesor entra a la clase como quien entra a un campo que tiene que cultivar y que depende de él y de nadie más, para que el fruto y el resultado sea positivo. Eso es lo que hace Juan Fernando Arenas. Mi maestro de Empaques. 5


Convertir a curvas, Dafont, descargar fuentes... son términos que para los que somos de la “vieja guardia” se han convertido en muletillas facilistas de la “nueva era” del Diseño Gráfico.

C

uando estaba estudiando Diseño Gráfico, fue un gran placer encontrarme con un maravilloso descubrimiento que empezaría a marcar mi desenfrenada y casi enfermiza pasión por la letra, la tipografía, la forma tipográfica, y el placer y orgullo que después de muchos años me doy de tener un manejo claro, preciso y funcional de las tipografías.

6

La compañía Letraset fue fundada en Londres en 1959 con el objetivo de introducir medios innovadores para los diseñadores gráficos. Es en 1960 cuando también aparecen las hojas de Letraset, método de transferencia en seco y que se convirtió en una verdadera revolución en el ámbito del diseño gráfico. Las hojas de Letraset estaban disponibles con las letras en una amplia gama de tipos de letra, estilos, tamaños, símbolos u otros elementos gráficos que se fueron añadiendo. Letraset desarrolló su biblioteca de tipos con modelos existentes y con nuevos diseños como el Baby Teeth de Milton Glaser, que utilizaría en el famoso cartel de Bob Dyland -1967- y basada en una señal pintada a mano que vio el diseñador en un viaje a México.

¿Qué me dieron las letraset? Recursividad para saber que sólo tenía una lámina de letra y que debía aprovecharlas al máximo (porque eran muy costosas). Tenía que convertirme en un maromero, en un carpintero y hasta un albañil para quitar partes de una letra y armar otra, o convertir esas letras en un símbolo que necesitaba para un Diseño. Eso generó que me empezara a adaptar a las formas de las letras, a conocerlas y reconocerlas para saber en qué partes hacía mis “injertos” y que el diseño no se viese lleno de parches. Así que si por alguna razón de la vida se le atraviesa una pieza ”arcaica” de éstas, no la bote, cójala y asuma el reto de no depender de un mouse o un curso para ampliarla, aplicarla o modificarla, sino que sienta el placer de verla, acomodarla de la manera más sencilla posible y aplicarla sobre cualquier papel para sentir, como en su momento lo sentí, ese placer infinito de ver un tipo impreso de verdad por mis propias manos.

7


E

ste evento, creado por por Kevin Evans y John Law tiene como fin generar una propuesta dadaísta de expresión, arte, diseño y forma de vida. Una de las ideas de Burning Man Festival es mostrar todas estas formas de expresión en la ciudad de black rock city, una ciudad temporal que se crea solo durante una semana o sea el tiempo de duración del festival. Algunos de los aspectos más interesantes del Burning Man son el arte, leave no trace (no dejar rastro ecológico), nada de comercio, y la energía colectiva del evento. Con lo que se han convertido en un referente global del mundo ideal para aquellas personas que creen en la libertad de expresión, la autosostenibilidad y la creatividad como generadora de una nueva industria de la imaginación y el buen uso del recurso para transformar la visión del mundo.

El mejor evento hasta donde puede llegar la imaginacion 8

Un aspecto importante es el alto nivel de participantes que ha logrado. Incluso han llegado a más de 50 mil personas. Cada vez que se anuncia el festival, agota las entradas rápidamente y funciona gracias al boca a boca y la difusión en la red. Personas acampadas con todo tipo de perfiles: artistas, artesanos, profesionales de todo tipo de oficios, gente alternativa, entre otros. La idea Burning Man es crear un espacio comunicatorio “artístico, absurdo de incomodidad, disfrute y sueño” y para esto el desierto momentáneamente es habitado por estructuras artísticas estrambóticas, psicodélicas e intergalácticas donde los participantes exploran los límites de su propia conciencia y de su cuerpo. Es un festival de la creación, la invención, el arte alternativo, el Do It Yourself, la autoexpresión e incluso nuevas visiones del “mundo libre”, la cohesión de tendencias y movimientos culturales y sociales incluyendo la cooperación, el coworking y la vida, durante casi una semana en comunidad. Se organiza en sectores o campamentos temáticos, en forma de hemiciclo frente a la zona del Burning Man que es el ícono monumental alrededor del que se genera el evento, y se da lugar a todo tipo de arte, con diez normas o principios: todo tipo de gente es bienvenida, la generosidad, la decomodificación, la independencia y empoderamiento personal, la autoexpresión radical, el esfuerzo en comunidad, la responsabilidad cívica, el respeto medioambiental, la participación de todos, y la inmediatez (más como espontaneidad). Maravíllese con más imágenes aquí

9


5

Diseñadores Gráficos Camilo

Nos demuestran que

sí se puede

Foto: Alex Herrera

Bustamante: Usted se tiene que

creer Diseñador 10

11


¿Cómo empezó el cuento tuyo con el Diseño Gráfico? Hay algo muy particular, pues yo nunca pensé en caer en el Diseño Gráfico, yo quería ser arquitecto. Influenciado por una tía que trabajaba en una inmobiliaria yo decía: “Yo quiero ser arquitecto, yo quiero ser arquitecto…”. Me presenté a la Nacional a Arquitectura y ahí cambió mi vida porque no pasé (se sonríe), entonces cuando no pasé a la Nacional mi mamá me dijo: “No pero usted no se puede quedar haciendo nada, cómo se va a quedar en la casa. Mientras está la otra convocatoria haga algo.” Y una novia de un primo mío estaba estudiando en el Pascual Bravo, Modas; me dijo que allá era barato y que era bueno, que me metiera allá. Pero yo no encontraba nada como que tuviera relación con la Arquitectura. Es más, me fui para el Colegio Mayor que tenía Delineante de Arquitectura. Ya de ahí, el Colegio Mayor como que no me gustó y me quedé en el Pascual Bravo estudiando Diseño Gráfico, y fue inmediato el amor por la carrera, o sea, como que fueron muchas cosas afines a la vez, que yo no pensé que iba a tener realmente algo que iba a estudiar porque pues uno sale del colegio, yo salí del INEM que era como Industrial, y entonces el dibujo técnico y todo eso, se me hacían familiares. El pensum del Pascual Bravo en ese entonces era muy vieja guardia, nosotros no tocábamos un computador como hasta el cuarto semestre. Todo era manual, entonces fue como un contacto muy directo con lo que a mí me gustaba hacer, al tercer semestre empezamos a ver cosas de Diseño Gráfico como tal, empezamos a ver conceptos, llegó Mauricio Sánchez con Diseño básico, con Historia del Diseño y todo eso, ya a partir de ahí fue solo vivir pensando en el diseño.

12

Esa visión de “yo empecé a estudiar porque tocaba o porque había que hacer algo mientras tanto” a cuando terminaste de estudiar, ¿qué tanto cambió? Eso fue un proceso, cuando empecé a ver materias que realmente me metieron en el mundo del Diseño, fue como si me hubieran tocado algo que tenía desde la infancia y algo que yo recuerdo mucho de la carrera era que en mi casa había una biblioteca gigante, que tenía mi papá, y habían libros de David Consuegra. Pero cuando yo estaba pequeñito no sabía qué era eso. Habían unos libros con unos logos que había hecho… el Abc de las marcas de David Consuegra o algo así… eran símbolos y yo siempre miraba esos libros, yo no sé por qué. Cuando ya estaba en tercer semestre que ya me dijeron quién era David Consuegra, yo como que… ¡hay juemadre había una conexión

Yo digo que fue el proceso de ubicarse primero porque uno es un desubicado ahí a la carrera, y lo segundo es que cuando uno empieza a tener cosas afines, ya es enrutarse en la carrera y en el Diseño como tal. ahí!, desde pequeñito como que hay algo ahí. Yo digo que fue el proceso de ubicarse primero porque uno es un desubicado ahí a la carrera, y lo segundo es que cuando uno empieza a tener cosas afines, ya es enrutarse en la carrera y amar Diseño como tal. Llegó el último semestre, uno ya se va a graduar y como todo buen estudiante uno empieza a pensar “Qué va a ser de mi vida”, y llega esa duda “seré o no seré”, “esto es lo mío o no es lo mío”. ¿Qué pasaba con vos en ese último semestre? No puesss… yo no se… yo creo que a todo el que le gusta algo, siempre se cuestiona, o sea, uno siempre se cuestiona si es bueno, si va a servir, yo no se si esperando aceptación de la gente o qué, pero siempre se está pendiente de si a la gente si le gustará lo que uno hace y uno se pierde ahí ¿cierto?. Cuando yo estaba en último semestre lo que si tenía muy claro era que no me quería ir ni para una litografía ni para un centro de copiado porque por allá en cuarto o quinto semestre todos éramos matados porque queríamos salir a trabajar a CMYK o… a sitios de impresión, pero uno se ponía a ver y ahí no estaba diseñando, lo que estaba haciendo era abrir archivos. Entonces cuando

uno analizaba y se iba perfilando mas, como que decía “no… salir a recibirle archivos a la gente… bueno, si, se puede aprender algo y conocer gente, pero… yo no quiero eso”. Yo siempre tuve en la cabeza “Yo quiero salir a trabajar en una agencia, como sea” porque quería que me dieran garrote como un verraco, que me forzaran en el trabajo, trabajar de lunes a lunes, o sea, quería coger experiencia, eso sí lo tenía súper claro. Entonces empecé una tarea súper difícil de empezar a averiguar agencias, que el portafolio, yo no tenía portafolio, me fui un domingo para la casa de un “compañero” que me ayudó con el portafolio, y empieza otra tarea, la de empezar a repartir ese portafolio sin tener ningún tipo de contactos ni nada. Es muy complicado y ahí empiezan las decepciones porque a uno no lo llaman. Y otra vez cuestiónese: “Será que yo soy muy malo”, “Será que no sirvo para esto”, “¿qué voy a hacer?” …Vaya a charlas… qué pasa, no me contratan en ninguna parte… nooooo. Y salió una entrevista con Juan Diego en Trival de DDB, llegué con el portafolio y no abrió porque flash no servía para Mac y ahí perdí esa oportunidad, aparte de eso, yo salí con tres compañeras que ya habían conseguido trabajo, y recuerdo que me iba todas las tardes para donde trabajaba Carolina una de las compañeras a decirle al dueño de la agencia que si me daba trabajo, todas las tardes me fui para allá durante toda una semana: “Ey dame trabajo!, ¡vení yo trabajo aquí!, pues… así sea abriendo archivos pero dejame trabajar aquí. ”Ese man me dijo: “No. Yo acá no le puedo dar trabajo. Pero lo voy a mandar pa’otra agencia que está diseñando todo lo de Moda para el Mundo”. Y… me fui para allá, como tres entrevistas presenté, y finalmente me escogieron para trabajar, era una agencia que hacía diseño mas que todo para moda, en el sector del hueco. Fue un matadero… pero digamos que era lo que yo necesitaba. Primero, conocí un man que era muy teso “Alex”, y segundo, entré en una etapa de transformación donde la agencia era muy pequeñita pero se volvió grande; a mí me tocó toda la transformación, y era exactamente como yo quería, o sea, me tocaba ir de lunes a lunes, me pagaban un sueldo súper paupérrimo, éramos personal de “confianza” por lo que no había pago de horas extras… era una cosa súper loca pero a partir de ahí se empezaron a crear relaciones con clientes, a ellos les gustaba trabajar solo con uno y eso era muy

gratificante uno como que “Ey…bacano”. Y allá duré tres, tres años de puro garrote. Ahí conocí al que es ahora mis socios. Escuchamos de el Fondo Emprender, que es del Sena. Nos reunimos y como que bacano montar un estudio de Diseño entre nosotros. Empezamos el proceso para participar en el Fondo Emprender, y ésa fue una de las experiencias mas enriquecedoras que yo he tenido en la vida porque fue puro sacrificio al piso. Nosotros trabajábamos de 8 a 12 y de 12 a 2 no podíamos almorzar porque nos teníamos que volar para las asesorías en el Sena, y de ahí, vuelva y corra pa’l trabajo de 2 a … uno no sabía a qué hora salía. Eso fue unos cuatro meses dándole así. Cuando presentamos el proyecto nos dijeron que no, que ese estudio podría prestarse para lavado de activos (suelta unas carcajadas). Y nosotros quedamos como… bueno, qué vamos a hacer, pues… ya tenemos todo montado, ya tenemos toda la estructura de la empresa montada, o sea, ya sabemos a qué vamos a apuntar, qué vamos a hacer, cómo lo vamos a hacer… todo, hasta sabemos cómo nos vamos a llamar. Pues Sigamos. Nos salimos de la agencia los tres a la vez, y con las liquidaciones compramos tres computadores. Yo recuerdo que tenía una moto, la vendí para tener plata pa’los arriendos, y nos tiramos a ver qué conseguíamos. Algo que teníamos claro era que no le íbamos a robar clientes a la agencia. Por qué no? Pues no se… yo creo que uno debe tener un poquito de ética en eso. Es como respetar. Además, yo toda la vida he sido muy caprichoso, y desde siempre dije: “No. Yo no quiero que en la calle se escuche que de Aborigen se robaron clientes de Mega Group. A mi eso no me parece adecuado.” La primera oficina que tuvimos no tenía nada que ver con nosotros, era compartida; era consultorio de odontología, oficina de Diseño y sala de masajes (suelta unas carcajadas). Organizamos esa oficina y cuando estábamos en esas nos llamó un cliente de Mega Group, y yo… juepucha, qué hacemos. Y yo le dije que no quería trabajar con clientes de Mega Group, y él me dijo: “No. Es que yo soy el quiere trabajar con ustedes”. Ahhh bueno… así nos fuimos yendo y nos dedicamos a buscar clientes en el nicho que conocíamos, el hueco.

13


Foto: Alex Herrera

“Ya el verbo estaba mas que dado y sustentado. Era lo que queríamos y era en español”.

Cuando se es estudiante, a uno le da mucho miedo arriesgarse, uno siempre quiere estabilidad ¿por qué arriesgarse con una empresa? Yo digo que uno debe ser muy atrevido a la hora de hacer ese tipo de cosas, lo que vos decís, cuando uno está muy joven quiere lo seguro y para mi no había nada mejor, cuando entré a trabajar, ganarme $600.000 y como no tenía que dar en la casa, eso era para mí… uff feliz de la vida. Pero las mismas experiencias del trabajo, el día a día, ver que hay otros estudios de Diseño… de pelaos como uno, y que les estaba yendo bien, uno decía: “¿Por qué no?”. Pero ese “por qué no” era como una barrera ahí porque uno nunca se decidía. Yo digo que en mi caso ayudó mucho que hubiéramos sido tres, que nos apoyamos entre los tres y digo que eso le falta mucho a los estudiantes de ahora, uno ve que los estudiantes de ahora no tienen parceros, o tienen parceros sólo para farriar, si?. Por qué sabiendo que ustedes son parceros y trabajan bacano, ¿por qué no se ponen a hacer algo?. Uno lo ve muy fácil porque ya pasó por ahí pero no se cómo tiene que hacer uno para pegarles ese empujoncito. ¿Por qué ABORIGEN? Otra de las cosas que no queríamos era tener un nombre en inglés. Ahí hay una influencia y era que en materias casi siempre me ponían a trabajar con proyectos de Colombia y aunque uno siempre es con eso del inglés, del design y el graphic, y los progra-

14

mas… cierto? jajajaja. Ahí estaba como esa dualidad, pero “Daniel” y yo siempre decíamos: “No. Bacano que sea en español, que sea en español y que tenga que ver algo con Diseño”. La primera que escogimos era Tribal, pero ya estaba. Y empezamos a investigar quiénes eran realmente los indios y el mal uso de esa palabra porque indio es el de la India y cuando Cristóbal Colón llegó, él les dijo indios pensando que estaba en la India, y entonces… ¿cómo se dice? Ahh… que se dice aborígenes. Y cuando buscamos Aborigen nos remitió a unos aborígenes en Australia y decía: “Lenguaje por medio de símbolos”. ¡Ese fue papá! (suelta una carcajada). ¡Más fácil pa’ dónde! (sigue riendo). Ya de ahí, seguimos buscando cómo asociarla con el diseño y encontramos que la palabra ABORIGEN, las dos primeras letras AB son las dos primeras letras del abecedario, es como el comienzo y eso era lo que nosotros queríamos con las empresas, cogerlas desde que estuvieran naciendo como “ORIGEN”, el origen de las marcas. ¿Cómo hacer que una empresa o un empresario crea en un joven con un estudio? Es duro, sobre todo porque uno es un pelao, y uno todavía como que no se lo tomaba en serio, el mismo trabajo le iba diciendo a uno que si quería clientes tenía que comportarse de una forma diferente y… muy contrario a lo que la gente piensa, tener una empresa es muchísimo más difícil que trabajarle a otra persona. “No pero es que vos podés entrar a

la hora que te de la gana, salir a la hora que te de la gana” y no, en ésto es muchísima más disciplina que otra cosa porque aquí vos estás dependiendo de vos. Y para convencer a los clientes de que ésto es una empresa que como tal tiene que responder a todas las características que tienen las empresas que es cumplir con un contrato o cumplir con un tiempo de entrega, le toca a uno volverse serio. ¿Qué tanto te cambió a vos pasar de ser un estudiante de diseño todo empeliculado a ser un empresario? Yo creo que la empresa lo vuelve a uno mas viejito en cierto sentido, pues, más señor, en la forma de pensar. ¿En qué sentido? En que las mismas responsabilidades que uno va adquiriendo de acuerdo a la ambición que uno tenga le van diciendo a uno “Bueno… usted tiene que empezar evolucionar en eso”. Por ejemplo, yo sabía que yo no me quería quedar haciendo tarjeticas personales ni nada de eso y que tenía que empezar a buscar clientes, porque es que yo también quiero empezar a conseguir plata con esto que quiero ¿cierto?, y sí, yo amo el diseño, es mi pasión… pero es que de la pasión uno no vive. Si yo quería conseguir clientes que de alguna forma me empezaran a dar una estabilidad económica, tenía que empezar a venderme serio, a que los tiempos de entrega son los tiempos de entrega, a que el cliente es tu jefe; no es tu jefe en cuanto al diseño porque para eso está uno, sino que si él dice “ésto es para el viernes”, es porque eso es para el viernes y no se puede mover de ahí. 15


¿Qué tanto ha afectado o influido tu familia en la empresa ABORIGEN? Mi familia es todo para mi, conformada por mi mamá y mi hermana, yo digo que mi mamá ha sido el motor fundamental para esto, porque todo lo que yo le digo a ella, ella me responde con: “Hágalo”. “Má… me voy a comprar un computador”, “Hágale. Yo no tengo plata pero hágale” (suelta una carcajada). ¿Qué tanto ha sido el apoyo de ellas a tu empresa… no con plata sino esa participación hacia “Camilo montó empresa”? Mi mamá por ejemplo, es una de las mejores voz a voz que yo conozco… (se ríe) en publicidad para la empresa. Ella a todo el mundo le dice que yo tengo una empresa, que si necesita cualquier cosa de Diseño que la haga conmigo. A veces era muy charro porque, cuando estaba empezando en la oficina, ella me llamaba y me decía “uu uu uu…” como un indio (dice en medio de carcajadas), siempre ha estado ahí, no se mete en cómo la estoy manejando ni nada de eso pero si es muy pendiente de cómo me fue, de qué voy a hacer, de este año qué, de cuáles son mis metas… ha sido muy bacano el apoyo total de la familia. ¿Vos has pensado en desfallecer? Si… muchas veces. Yo creo que uno siempre está como en una cuerda floja, sobre todo porque a nosotros nos pasó un cacharro con un cliente, ya llevábamos como un año con la empresa y un cliente se nos perdió como con ocho millones de pesos, pero por la inexperiencia de nosotros que no firmamos ni un contrato. Nosotros desarrollamos un catálogo y… nos dejamos coger ventaja, ya llevábamos como tres catálogos y el cliente se fue. Y esa plata la teníamos destinada para arriendos, sueldos, pago a proveedores… y ya después no tener esos ocho millones como que “Hay mari***, qué hacemos?”. Y eso fue muy teso porque eso dividió los socios, “Qué vamos a hacer…”, “yo ya no tengo plata”… o sea, nosotros pasábamos meses sin recibir un peso, teníamos con qué pagar el arriendo, de pronto sacar $20.000 para tomarnos algo, pero no teníamos un sueldo, y pasamos unos tres o cuatro meses así. Fue tanto que eso llevó a que uno de los socios no siguiera, y los dos que quedamos dijimos “No. Vamos es a seguir adelante” y empezamos otra vez desde cero. Le metimos la mano, sacamos un brochure, fuimos puerta a puerta diciendo quiénes éramos, y otra vez nos volvimos a levantar. 16

Yo vivo feliz porque todos los días me levanto a hacer lo que yo quiero hacer. Yo estoy viviendo del Diseño. ¿Vos que esperás de ABORIGEN de aquí en adelante? ABORIGEN se volvió un estilo de vida. Esta es mi casa realmente. Yo no se si les pasará a todos pero cuando uno tiene una empresa la empresa se vuelve la casa de uno. Yo me mantengo mas acá que en mi casa y se volvió mi estilo de vida. Yo no me veo haciendo otra, yo quiero que la gente vea algún Diseño y que tenga la impresión de que es un Diseño de ABORIGEN. ABORIGEN es como un hijo para mí y como tal, tengo que alimentarlo, educarlo día a día para que crezca, es un proceso lento pero es muy bueno. ¿Qué ha sido lo bueno, lo malo y lo feo de haber formado una empresa de Diseño? Lo bueno, es mirar hacia atrás y ver que has podido hacer muchas cosas en lo que te gusta, el poder despertar cada mañana a hacer lo que a uno le gusta, con todos los retos del día a día, problemas de impresión, entregas a la carrera, trasnochadas, madrugadas, en fin un montón de cosas que pasan cuando tenés tu empresa es demasiado bueno, es lo que me hace sentir realmente vivo. Lo malo, yo digo que Colombia es un país que no le colabora a las pequeñas, aquí tener empresa es toda una prueba de fe, los impuestos siguen siendo los mismos tanto para los grandes como para los pequeños empresarios. Las condiciones para vos crear empresa aquí en Colombia no son las más óptimas para que las empresas duren. Uno se queda muy asombrado con la tasa de mortalidad de las pequeñas empresas, son empresas que duran un año, dos años. Yo tuve la oportunidad de ir a una conferencia de emprendimiento y les pregunté eso “¿Qué ventaja tiene ser empresario aquí en Colombia?”, y no… no hay ninguna garantía. Pague Cámara de Comercio, y para qué me sirve?, Industria y Comercio sigue llegando lo mismo, le cobran a uno por un aviso así no lo tenga. Son un montón de cositas, eso ha sido para mi lo mas malo y hasta lo feo de tener empresa.

¿Qué le podés decir vos a los estudiantes para que sigan este sueño de crear empresa? Ahí hay varias cosas. Primero, respetar lo que hace, ese ha sido el pilar fundamental en lo que yo he hecho, “Usted se tiene que creer Diseñador”. Otra cosa, no esperar que le gente le diga a uno que está bien o que está mal, muchas veces uno no hace nada por miedo a no tener la aceptación de la gente “yo lo viví y perdí muchas oportunidades por eso, es importante tener seguridad con lo que uno hace, esa misma seguridad hace que vos estés pendiente de los detalles. Hay otra, que le he dicho a los estudiante y que me ha servido mucho como Diseñador, hable con sus Diseños como si fueran sus hijos, hable con el trabajo; eso ha hecho que de alguna manera me preocupe mas por hacer bien las cosas, porque en esta profesión, quiéralo o no, los detalles son muy, muy importantes, así sea el diseño más minimalista del mundo, en el color, la forma de la tipografía, el tamaño… es muy importante. Hay que tomarse el tiempo. Y la otra, es rayar (saca uno de sus tantos rayones), esto no se puede perder nunca. Yo no se dibujar, esto es como una guía, y algo que siempre debo tener en mi escritorio es papel, colores, marcadores, tijeras, siempre tengo que tener siempre algo para rayar. ¿Se puede vivir del Diseño? Sí. Eso hace parte de cuánto lo querás, cuando uno lo quiere puede vivir de él. Yo vivo feliz porque todos los días me levanto a hacer lo que yo quiero hacer. Yo lo estoy viviendo, estoy viviendo del Diseño.

¿Cuál ha sido tu experiencia de ser estudiante de Diseño, un empresario de Diseño y un profesor de Diseño? Mi vivencia de estos dos últimos años me marcó, digamos que no quiero dejar de ser estudiante, no quiero dejar de sentirme como un estudiante, ¿en qué sentido?, en que por ejemplo la experiencia que tuve en la Andina, de alguna forma ayudó a desfogar muchas cosas que se habían atrancado con respecto a creerme Diseñador y a ser un Diseñador, y es que el Diseñador del día a día tiene que rendirle a sus clientes y el tiempo se le vuelve muy corto para disfrutarlo de alguna forma, y en el momento en que yo aprendí que podía trasladar eso de estudiar al trabajo, volvió a divertirme Diseñar. Entendí que cuando estoy haciendo un trabajo puedo pararme un ratico a hacer otra cosa que me gusta, hacer letras que se han convertido en mi nuevo hobbie, o parar y mirar en internet qué está pasando en lo que uno hace, ser estudiante me recordó cambiar la rutina y ser Docente ha sido una cosa maravillosa, me gusta ser docente, porque mas que docente, me siento como otro estudiante, me gusta parcharme con los estudiantes y hablar sobre x o y cosa, parcharnos a rayar, o… ya viste este video?... eso no lo quiero perder nunca. Y eso ha ayudado a que los estudiantes sientan que la educación puede ser diferente. ¿Tenés algo para concluir? Siempre va a haber tiempo pa’otra cosa, independiente de tener una empresa que lo absorbe a uno tiempo completo, siempre va a ver tiempo para hacer otra cosa que a uno le guste por ejemplo a mi me gusta hacer letras, ha surgido algo de Ilustración y otros proyectos bacanos con Aeroesferas que lo mueven a uno, salir a hacer graffiti, ayudar con un video, ponerle tipografía a ese video… en fin. Yo trato, por lo menos, de hacer una cosa diaria de esas que a mi me mueven y me gustan. Es importantísimo hacer algo diferente a esa rutina diaria.

17


Yo no sabía qué era Diseño Gráfico. Yo no sabía que el aviso en la tienda era hecho por un Diseñador Gráfico, no tenía esa relación.

Foto: Carolina Londoño

Luisa Santa: El Diseño me ha dado para beber, para estudiar, para viajar. 18

¿Cómo fue tu encuentro con el Diseño Gráfico? Yo creo que el Diseño parte de una necesidad de expresarse, ¿si?, de expresar todo lo que hay adentro. Y nació cuando estaba haciendo cartas de amor para mis amigas, cartas que ellas le mandaban a sus seres queridos, a sus amados. Yo les diseñaba la carta, les hacía la letra, el dibujo… y descubrí que era la mejor opción para no estudiar, no tenía que entrar a física, ni a química, ni a matemática, sino que a mi me ponían a hacer la cartelera, me ponían a organizar o me ponían a decorar y, claro, yo era feliz, ya había encontrado mi misión la vida (se ríe). Luego un profesor, que lo recuerdo mucho, Jorge de la Hoz, profesor de Artística, se pilló que yo tenía algo y me empezó a exigir mucho más en la clase. Me decía: “Si vos hacés esto, tenés que ser de las mejores”. Incluso a una amiga y yo, era a las que nos veían la cara de… ellas nacieron para muñequear con las manos. Una vez recuerdo que él iba a hacer una exposición y me pidió que hiciera algo, yo. “No… no… no”, y él “Sí… si. Tenés que hacerlo”. “Yo… no se dibujar, no se ilustrar”, en cambio mi amiga si sabía ilustrar muy bien, y yo simplemente empecé todas las noches a tratar de dibujar algo, y dibujé un hada y muchos dibujos, un montón de cosas y… me esforcé mucho porque, pues, yo me doy mucho palo, y al principio yo pensaba “No… eso es muy feo”, pero a las amigas les gustaba. Los sábados el profesor nos trataba de llevar al taller, entonces empecé a ver escultura, a ver como otro asunto, y me empezó a gustar el arte, y pensé que cuando saliera del colegio, me gustaría estudiar arte o fotografía. Bueno, luego llega ese momento donde uno sale de la caparazón del bachillerato y, aunque la UPB tenía la carrera de Diseño Gráfico, yo no tenía las posibilidades económicas, no tenía opción, lo que iba a hacer era ponerme a trabajar; ahí fue cuando

descubrí que había un CESDE, que era pequeño, que era técnico y dije: “Bueno, voy a mirar”. Y así fue. Empezaste a estudiar Diseño Gráfico en una técnica ¿Por qué? Porque era barato (se sonríe). Yo ya sabía que por ahí iba a ser. Yo no tenía muy claro de qué forma iba a seguir expresando lo que me gustaba expresar; me gustaba mucho la decoración, me gustaba mucho la fotografía… es que a uno cuando sale del colegio le gusta de todo. Cuando empezaste a estudiar Diseño Gráfico, ¿no hubo un choque entre lo que estabas viendo y lo que te gustaba que era la decoración? Como que descubrí otra cosa que no entendía, porque yo no entendía muy bien el Diseño Gráfico. ¿Por qué no lo entendías? Porque para mí era arte. Yo no sabía qué era Diseño Gráfico. Yo no sabía que el aviso en la tienda era hecho por un Diseñador Gráfico, no tenía esa relación. Tenía la relación del arte, de los museos, de la fotografía, de la decoración… nunca había definido qué era Diseño Gráfico, yo creo que tenía los inicios pero no tan claros. En esos dos años estudiando, ¿cómo fue ese encuentro con el Diseño? Fue como descubrir lo que realmente quería porque yo creo que las otras cosas eran solo un gusto, eran un camino que me estaba llevando a algo y era finalmente, el Diseño. Y poder esculcar un montón de cosas, y mas que todo, la creatividad. La escuela me exigía ser creativa, moverme, hacer con las manos, no tanto con el computador; eso de usar mucho las manos me explotó la creatividad.

19


De todo lo que viviste y estudiaste, ¿qué te hizo decir: “Sí, Yo soy Diseñadora”? Cuando empecé a hacer logotipos, ahora me aterra hacerlos. Yo veía una materia que se llamaba Imagen Corporativa, y el ejercicio era crear una imagen para una empresa así que se me ocurrió trabajar con una señora de mi barrio que hacía alfajores, muy desde el inconsciente, muy desde “hay que hacer la tarea”. Pero luego descubro que, después de hacer toda la imagen, puedo aportarle a una empresa tan mínima, la puedo ayudar a crecer, y que hay un montón de cosas detrás de eso… “yo quiero seguir haciendo eso”, seguir ayudando a la gente con lo que yo veo y que de pronto otros no tienen esa capacidad, cada quien con su fuerte; ella sabía hacer alfajores, yo veía cómo los hacía y podía hacer una imagen de eso. Cuando uno termina de estudiar viene la zozobra de “Ahora qué voy a hacer”. ¿Cuando terminaste, tuviste la misma zozobra de todos los demás? Claro (suelta una carcajada). Bueno, yo terminé Diseño Gráfico y empaté con la doble titulación en Web. En Web me frustré, no terminé, no me gradué. Pero si hubo como un vacío, cuando terminé Diseño Gráfico tuve como una desesperanza y un “Yo no sirvo para esto”. ¿Por qué? No lo sé. Yo creo que es como un sentimiento de inseguridad infinita, yo no creía en mí, yo no creía que lo que yo hacía era bueno. Incluso aunque la gente decía que estaba bonito mi trabajo, yo no tenía una seguridad. Aunque yo tenía conocimientos, yo no sabía que era lo que seguía, ese temerle a lo que sigue crea ese hueco y esa desesperanza, y se creó esa idea absurda de ir a mochiliar por toda América (suelta una carcajada) y ser una artesana.

20

¿Cómo fue tu encuentro con el Diseño Editorial? Cuando estaba estudiando, para mí era muy teso porque nunca tenía plata para imprimir todo lo que hacía, y lo bonito del Editorial es verlo impreso. Ahora todo eso se está transformando, pero esa sensación de ver un catálogo, un libro impreso… yo creo que es lo gratificante, y en la universidad yo no podía hacerlo, siempre me tocaba “Vení yo te lo muestro por computador” y no… era muy frustrante. Me gustaba mucho, creo que logré unas cosas muy bonitas, pero en ese momento como que lo dejé ahí y me fui por la web.

¿Cuándo descubriste que tu fuerte era el Diseño Editorial? Mi primer razón para hacer Diseño Editorial fue la necesidad de ganar dinero (se ríe). En ese momento me ofrecieron realizar unos periódicos, yo no sabía, yo simplemente había hecho un periódico en PageMaker para la tarea de la clase de PageMaker y era mala. Nunca había hecho un periódico, no sabía como se hacía un periódico, y mucho menos el programa porque ahora era InDesign y yo no lo conocía. Además de tener que hacer el periódico, yo tenía que enseñarle a una comunidad cómo diseñar periódicos; para mí eso fue como un reto, tengo que aprender el programa, tengo que aprender cómo se hace un periódico, tengo que estudiar de qué se compone y además, enseñar. Y lo más bonito era que era en Comunas, era parte del presupuesto participativo, era gente de toda clase que quería informar a la comunidad, que quería expresar sus ideas y a mí eso me pareció como “mágico”, como “hay… que bonito”. Descubrir en ese momento, la interacción con la comunidad, que mi trabajo puede ayudar a una comunidad, que puede ser social… a mí eso me enamoró de entrada, como filosofía mi diseño, de lo que a mí me gusta hacer. Y por otro lado, descubrir, empezar a estudiar, ser empírica prácticamente, yo fui mi propia escuela al aprender InDesign… ahí me enamoré, ahí fue cuando encontré el Diseño Editorial.

¿Cuándo decidiste ser “Diseñadora independiente”? Después de mi primer trabajo. En mi primer trabajo yo imprimía, estaba pendientes de algunos trabajos de estudiantes y hacíamos algunos diseños, ahí empecé a descubrir un montón de cosas, mi jefe fue una de las que más me enseñó. A partir de ahí, yo me doy cuenta que tengo la capacidad de relación con los otros, que es fácil y que hay muchos clientes que me siguen llamando a mí, empiezo a trabajar con Juan Fernando Ospina como freelance, y saber que sí se podía. Realmente fue tener referentes de que sí se podía trabajar como freelance, yo lo veía en fotógrafos, veía en otros diseñadores, veía en artistas que ellos mismos trabajaban como independientes, Ahí yo dije “Ve, si se puede hacer” y me metí a tener una oficina, no considero que haya sido un error, fue necesario, pero uno tiene que estar muy seguro en qué momento puede tener algo físico porque yo estaba trabajando sólo por las cosas básicas, me tocaba igual montar en bus, no había rentabilidad. Empecé a jugar a la oficina y no me di cuenta que yo necesitaba mucho camino de referencias, de trabajos, de caerme, de levantarme para tomar la carrera realmente en serio, para montar una oficina en serio.

Y por otro lado, descubrir, empezar a estudiar, ser empírica prácticamente, yo fui mi propia escuela al aprender InDesign… ahí me enamoré, ahí fue cuando encontré el Diseño Editorial. 21


¿Cuánto duró el jueguito? El jueguito duró un año. No, menos (se ríe). Desde ese momento (2005) empecé a ser freelance hasta ahora. Durante ese tiempo he estado en algunas empresas medio tiempo, tal vez tiempo completo pero no duro más de un año porque… mi personalidad y mis creencias no me lo permiten…cof cof. Y descubrí que yo lo puedo hacer, es muy duro, es muy teso, no es un asunto fácil, más cuando vos tenés responsabilidades pero yo yo sé que si se puede ser freelance. ¿Qué es lo bueno, lo malo y lo feo de ser freelance? Lo bueno, tener libertad de crear en cualquier tiempo, o sea, estoy bloqueada, a las tres de la tarde irte para un parque, mirar el cielo y desbloquearte, éso es lo bueno, es lo más maravilloso. Lo malo, las cuentas mensuales. Ésas no tienen libertad, ésas si llegan fijas. Para mí realmente lo malo es eso, pero si vos sos juicioso, si sos disciplinado, si vos sabés manejar el dinero, lo podés controlar. Para mí es lo malo porque me cuesta, las cuentas son mensuales y tener un cliente mensual, pues no. Ahora lo manejo, me tomó como cinco años manejarlo porque también estaba viviendo una juventud, tenía ciertas responsabilidades pero vivía con mis papás y me podía dar ciertos lujos. Lo feo, de pronto la parte de producción. A veces trabajar con la gente de producción y que quede feo, o que no me dejen entrar en ese proceso, porque no puedo vigilar el producto hasta el final y a veces se la tiran. Eso me parece lo feo. ¿Cómo hace una mujer, independiente y joven para que las empresas crean? Hay muchas cosas que son evidentes, desde las personas que te veían como una niña, no confiaban en vos a los que se querían aprovechar (se ríe). Por fortuna, tuve muy buenos padrinos, tuve muy buenos maestros y guías al lado, tuve muy buenas recomendaciones y eso me ha ayudado bastante. Pero aparte de ello, indiscutiblemente, es el carácter. Para tener eso que describías de ser mujer y todo, hay que tener garbo, ser firme, fuerte, concreto; además, estudiar y saber lo que realmente estoy diciendo o tener la capacidad de decir “Ve, yo no se de qué me estás hablando pero voy a investigar”, tener esa humildad frente a un cliente, por ejemplo.

¿Cómo te sientes como Diseñadora freelance? En este momento, muy plena (sonríe). Pero debo confesar que a mi cada año me da un movimiento extraño, me da como una sensación de miedo porque uno pensaría que no tiene nada seguro, por que los clientes van y vienen, porque no hay nada fijo, sólo vos. Pero ya estoy aprendiendo de eso porque cada vez que me daba el pánico, entraba en una empresa y allá si me daba de todo, ya me demandaba demasiado. Ya estoy mas comprometida conmigo y digo “Bueno, si vienen o no los clientes”, y eso ha sido un imán porque automáticamente han ido llegando los clientes. Es una cosa de confianza. ¿Qué necesita un Diseñador independiente para conservar clientes? Tener muy buenas relaciones personales con los clientes y públicas, conocer a aquel que conoce a yo no se quien… a mí me ha funcionado de maravilla porque el que me va a contratar tiene temor, y si yo le digo en medio de la conversación “Ve, conozco a X y Y y Z”, le da mucha mas confianza y me dice “A no súper. Vos conocés a… mejor… “. Tenés que tener chispa con la gente, ser disciplinado y ser cumplido. Lo que realmente no nos deja avanzar es esa fama de que todos los diseñadores somos incumplidos y nos ahogamos en eso y es la excusa perfecta. Hay que ser cumplidos con la palabra, eso no quiere decir que te lo hago en tres días, no; te lo hago en tres meses pero en tres meses te lo hago. Hay una confusión ahí con ser incumplido y con el tiempo que uno se traza; si yo me demoro tres meses haciéndote un volante, pues de entrada te digo en tres meses te hago el volante y cumplo con esos tres meses, y no con algo que uno no pueda cumplir. Ser realmente cumplido con la palabra, me ha funcionado, con eso la gente cree en uno. ¿En cinco años te ves siendo freelance? Dentro de cinco años voy a tener una editorial. Una editorial no es sólo una Diseñadora, es todo un equipo y con estos socios voy a hacerlo; sola no, porque ya descubrí que hay que unirse, de una manera independiente, teniendo muy claro qué es lo que quiero y cuál es mi aporte. Hay que unirse para poder lograr las cosas, una isla sola… nadie la visita.

22

¿Se puede vivir de ser independiente? Totalmente. Es un reto muy bravo porque no es una zona de confort, no está la comodidad de la quince-

Tenés que tener chispa con la gente, ser disciplinado y ser cumplido.

na, salir todos los fines de semana normal… eso es comodidad y ahí llevás tu vida como una empleada. El freelance, puede vivir, puede tener los mismos gustos y todo, pero nunca hay una zona de comodidad, yo lo veo como una aventura, siempre es una aventura por eso me gusta. Una semana puedo estar rascándome la panza totalmente, ahí puedo aprovechar para leer, mirar, ver películas, que se yo… y otra semana es que ya te da mico por todo el trabajo, te exagerás un poco, pero eso es, es toda una aventura, es cuestión de vos saber el límite. ¿Se puede vivir del Diseño Gráfico? Claro, si yo he vivido cuántos años… me ha dado para beber, para estudiar, para viajar. Eso depende de cuáles son tus aspiraciones, si vos querés ser multimillonario pues buscá por otro lado, que se yo, qué sirve para ser multimillonario, son tus aspiraciones. Pero que se puede vivir, se puede tener una vida decente, tener un apartamento, tener un carro, poder estudiar en el exterior, podés viajar… sí, se puede totalmente. Lo he verificado en la gente que conozco y en mí misma. ¿Qué le dirías a esas Diseñadoras que quieren ser independientes y que les da miedo? Si te gusta, si te apasiona, si te da placer, si tienes creatividad, házlo.

23


¿Cómo comenzó Mercurio Gráfico? David: Manzano y yo nos conocimos desde antes de empezar una carrera técnica en el mismo lugar, compartíamos una banda, compartíamos gustos… yo estaba estudiando Ingeniería de Sistemas y recomendándole a los amigos para que estudiaran Gráfico. Manzano: Yo iba a estudiar Mecánica en el SENA o también, Ingeniería Ambiental, pero muy desenfocado de lo que realmente era la Ingeniería Ambiental, y cuando estaba a punto de entrar a la Medellín, me puse a hablar con un man que ya estaba en la carrera y me contaba esto y aquello, y yo como que… uy no, hice una pausa. Me gustaba lo del tema del diseño, yo era muy malo con lo del tema de los computadores pero me gustaba mucho lo de pintar, ver grafitis. David: Yo no lo convencí pero yo le decía “Dale, eso es bueno, eso es bueno.” Él empezó y al semestre me mostró el pensum y vi que enseñaban diseño web. Yo estaba estudiando informática en el poli, pero mucho estudio y mucha matemática y quería algo más relajado y me metí a estudiar una técnica. Hice web, seguí con Gráfico pero no lo terminé. Foto: Alex Herrera

MERCURIO Andrés Felipe “Manzano” Gallego David Bermúdez Una mezcla de patineta, HardCore, tatuajes y muy buen Diseño.

24

Entonces, ¿cuando nació la idea del proyecto de empresa? D: Eso fue en la agencia en la que estábamos trabajando pero Manzano iba más adelantado, empezó con Isis su novia y arrancaron un una marca de ropa llamada MEDIDA y yo les iba ayudado y apoyando por los lados. ¿Por qué cuando estaban estudiando, la idea de montar una marca? M: Yo creo que va en un iniciativa de hacer algo propio, quería coger algo y volverlo más personal. Yo me movía en el mundo del skate y se veían muchas marcas de ropa y pensaba que sería muy bacano montar una marca, algo propio en lo que uno se la pudiera sollar, diseños que a la gente le gustaran y que compraran lo que uno estaba haciendo, y tener unos ingresitos extra. ¿Pero no era muy bobo y arriesgado hacer eso porque apenas eras un estudiante, sin saber si iba a funcionar? M: Yo creo que era más goma de hacer algo. Lo hicimos, pudimos conseguir una plata extra. Cuando salió, inmediatamente la aceptación fue muy buena y la gente nos preguntaba cuando íbamos a sacar más Diseños.

¿Cómo fue su proceso de estudio de Diseño Gráfico? D: Para mí fue encontrar algo donde me sentía tranquilo, porque las otras carreras en las que intenté estudiar me sentí mal, e incomodo con todo; horarios, ambiente, algunas clases. En las materias de web me sentí muy bien. M: Lo bacano del proceso era el descubrir que era muy afín a mi estilo de vida: la patineta, el grupo, era una carrera muy libre, y me preguntaba: si estudiaba otra carrera, ¿cómo iba a hacer para seguir tocando y montando?. Y veía que el Diseño era un complemento a todas las cosas que me gustaban. Después con el paso de los semestres, se va definiendo que esto es lo que uno quiere, que va a vivir del Diseño y hasta pensar “yo puedo ser independiente”. ¿Después de terminar no les dio miedo de qué iban a hacer? ¿No empezaron a preguntarse si servían o no? ¿Cuando crearon la empresa no les dio miedo? D: Fue más incertidumbre que miedo. Para la época del proyecto estábamos freelanceando y trabajando en diferentes agencias y en un momento nos encontramos trabajando juntos y resurgió la idea de montar negocio propio porque los créditos de nuestros logros se los llevaba la agencia. Aunque tuvimos jefes muy buena gente, teníamos ese sinsabor. M: Yo creo que en el Diseño se ve mucho esa situación y es lo que hace que uno tome esa decisión. Es la impotencia de saber que las cosas que uno hace, no quedan a nombre de uno y que muchas veces, de esas creaciones tan bacanas, ni las gracias te daban y era frustrante. Y nos decíamos: “nos matamos, nos trasnochamos, y simplemente se entregaban y chao”. También pensábamos que nosotros estábamos construyendo esas empresa con nuestro muy buen trabajo, esas empresas crecían por nuestra creatividad y que estábamos esperando mucho para montar lo nuestro. Decidimos juntarnos y montar nuestro proyecto. Empezamos en mi casa, en una pieza, la convertimos en oficina con otro amigo y empezamos a buscar clientes, mandando correos, repartiendo tarjetas, consiguiendo bases de datos, y nos hemos dado cuenta hasta hoy que el Diseño es 100% referidos. Hay otras estrategias, pero definitivamente son los referidos y las relaciones que hacemos con los clientes. Obvio que el trabajo es un gran respaldo pero no nos dedicamos mucho a llamar para conseguir los clientes. Tratamos de estar en las redes, mostrar todos lo que hacemos a amigos, familiares, conocidos para que sepan que estamos ahí.

25


Después con el paso de los semestres, se va definiendo que esto es lo que uno quiere, que va a vivir del Diseño y hasta pensar “yo puedo ser independiente”. En la relación con los clientes, ¿alguno les ha hecho sentir que deben ser profesionales? M: ¡Nunca!. Ni siquiera se ha pasado como tema de conversación, o de dónde salimos. Todo está sustentado en nuestro trabajo. Cuando nos preguntan, es por saber si éramos de la misma institución que ellos.

26

¿Cuál ha sido el aporte de sus familias, novias, amigos, al proyecto de empresa? M: Siempre ha sido un apoyo muy positivo e incondicional. Obviamente es muy complicado al comienzo conseguir un estatus, despegar, porque hay muchos retos y sube y bajas, pero hay moral y actitud. D: Al principio es arrancar, después un equilibrio, y después del equilibrio, querer más y escalar. Ese paso es más bravo y es uno de los retos más complejos. M: Nosotros pensamos en nuestro futuro pero no nos exageramos pensando en tener muchos diseñadores trabajando para nosotros y creciendo mucho. Sencillamente preferimos no sacrificar nuestra calidad por abarcar demasiado. Trabajamos poco, con menos clientes y muy buenos, sin sacrificar la calidad. Nuestra cultura es encargarnos todos y meternos en todos los proyectos cada vez que podamos para alimentarnos, autoevaluarnos y mejorar en equipo.

Foto: Alex Herrera

¿Cómo es el proceso de ustedes para sobrellevar y manejar con el tiempo su relación de amigos, músicos? ¿Cómo manejan los egos? D: No sé si es casualidad, pero nos hemos entendido y hemos cedido entre los dos. Muchas veces empiezo algo y a Manzano de pronto se le da por corregir o pulir, y viceversa, para que entre los dos demos el mejor resultado. M: Eso depende mucho de personalidades, afinidades y tolerancia. Además nuestro estilo de diseño es muy parecido. ¿Qué hay de Grito en Mercurio? Dónde le meten la música y su rollo a su trabajo, porque sus diseños no son un fiel reflejo de la música que tocan. Sus Diseños on muy sobrios. M: Somos minimalistas y a mucha gente le parece muy raro que siendo un grupo de música hardcore, seamos tan minimalista, simples y sobrios. D: De Grito, lo que más hay es la convivencia. En el grupo llevamos mucho tiempo y nos ha enseñado a ser tolerantes. ¿Cuánto levan con Mercurio? D: Desde 2008, aunque hemos tenidos dos etapas.

¿Qué sienten cuando entran y miran su oficina? M: Hemos pasado por etapas duras y nos ponen a pensar mucho, o hay meses bajitos de presupuesto, pero miramos la oficina y nuestros puestos y pensamos: ¡¡¡Pero tenemos una oficina!!!!. La libertad de tener nuestro espacio de trabajo, que los amigos entren y vean nuestro espacio y nos feliciten, y aunque parece de ego, es muy motivador saber que a los conocidos les alegra ver nuestro progreso. D: Al comienzo era muy complejo en la casa de Manzano, porque era difícil recibir en una casa, y todas las incomodidades del caso. Ahora los clientes llegan y ven un espacio muy agradable. ¿Por qué una empresa grande y seria debe confiar en un estudio de Diseño de dos pelados que no inspiran la mayor seguridad en nada? Músicos, patinadores, tatuados, visten de mochos, bermudas y care desubicados. ¿Qué han hecho para que una empresa crea en ustedes?. D: Desde la adolescencia siempre hemos creído en romper nuestros esquemas y mostrarnos como somos. No queremos aparentar cosas que nos somos. Nosotros creemos en que uno tiene que ser como es

y no emperifollarse para hacerse valer. Así sean casos como sacar una visa, uno es como es. M: Es muy cierto: la otra vez me fui a sacar la visa y fui de cachaco y me la negaron. D: Hay casos especiales en que sí debemos guardar ciertas normas u apariencias, pero siempre adelante la personalidad. M: A veces uno siente que los clientes quedan impresionados con nosotros, miran como que somos muy jóvenes o que nos imaginaban más viejos. Pero cuando llegan y lo que vieron es lo real, la apariencia queda en un segundo plano, obviamente debemos saber desenvolvernos y tener una buena comunicación. Ellos saben y no les importa si tenemos tatuajes o como nos vestimos. Para cerrar, y como el fin de esta entrevista es darle a los nuevos talentos, a esos jóvenes que sueñan ser tesos pero sienten que no pueden lograrlo, ¿qué consejo les darían sobre su carrera y su futuro? M: Yo pienso que es lo que cada persona desea en su interior: Sentirse Libres. Nosotros nos identificamos de esa manera, porque sencillamente queríamos sentirnos libres. Tener una oficina, un estudio de Diseño o como le quieran llamar, es sentirse libres antes

27


Nosotros empezamos con dos cosas muy básicas: el apoyo de la familia y dos portátiles.

Foto: Alex Herrera

28

que cualquier cosa. Es vos sollarte tus diseños como te de la gana, que nadie te diga hacé esto o lo otro, que más que un jefe sea un compañero o un amigo el que te lo diga y es más bacano. Es atreverse a ser únicos. Que no les de miedo. Obvio, el proceso es difícil, pero cuando se van alcanzando los objetivos, la felicidad es indescriptible. Si ellos se sienten con el talento y la capacidad de montar un negocio, que lo hagan, que se arriesguen que vale la pena. D: Sentir la pasión y dejarse llevar por los sueños pero aterrizados. Es bueno coger experiencia en empresas y tomar todo lo de su trabajo, lo comercial, lo administrativo y otras cosas que van a ayudar a montar su sueño. Combinar la pasión y la razón para montar su empresa. No buscar excusas para crecer ni el conformismo. Nosotros empezamos con dos cosas muy básicas: el apoyo de la familia y dos portátiles. Hay que saber trabajar con los clientes y soportar todas las situaciones de las que tiene que aprender. Sencillamente pegarse de lo bueno que les pase con los clientes.

Foto: Alex Herrera

¿Qué viene para mercurio de aquí en adelante? D: Tratar de proyectar más nuestro trabajo. Seguir creciendo al modo que queremos que crezcamos. Fortalecer nuestro portafolio para que nos sigan saliendo buenos clientes como los que tenemos. Que se duplique nuestros clientes satisfechos. M: Tratar de conseguir mejores clientes y no más clientes, y más duraderas relaciones. Hemos tenido la fortuna de tener relaciones muy buenas y duraderas con clientes, basados en la confianza; y como son ahora, mas de amistad y de respeto, que nos han servido y ellos a nosotros. ¿Se puede vivir del Diseño? D: ¡¡Claro!! Uno puede vivir, desde montar artes, hasta ser creativos. M: Uno puede vivir del Diseño desde que quiera y sepa lo que va a hacer.

JohnnyLopera: El éxito se logra con perseverancia, paciencia, autenticidad, técnica y auto-valoración.

29


¿Por qué es importante la fotografía para el Diseño? Es importante más no necesaria, todo depende del contexto en el mensaje final que se quiere dar a su respectivo target. ¿Qué debe saber un diseñador de fotografía? Las bases de la fotografía son muy importantes al momento de trabajar en algún Diseño con ellas, porque de esta manera se integran y plasman mejor los elementos, y el concepto para hacerlos uno solo. Además de conocer sobre los derechos de autor, retoque digital y calibración. ¿Qué da la fotografía a un Diseñador, qué le aporta? Le aporta nuevas perspectivas y elementos para descontextualizar el diseño plano bidimensional de la ilustración. ¿Por qué son tan pocos los diseñadores que tienden a la fotografía? Creo que es por el énfasis durante el aprendizaje hacia la utilización de herramientas de ilustración, tipografía e historia, donde los conocimientos de fotografía son pocos y pasan a un segundo plano. ¿Qué opinas del poco respeto de los diseñadores gráficos hacia los derechos de autor en la fotografía? Hay dos puntos clave para que un diseñador irrespete los derechos de autor en la fotografía: primero, la falta de conocimiento al respecto durante su aprendizaje y segundo, la falta de recursos económicos que le puedan dar sus clientes. (No está demás determinar un tercer punto, y éste es que, teniendo conocimiento de los dos puntos anteriores, ignorarlos; dando paso a la falta de ética.) ¿Un fotógrafo debe ser un diseñador? La fotografía tiene un campo de acción bastante amplio, y no en todos los campos se aplica el diseño. Los conocimientos de diseño son una gran ventaja aplicados más exactamente a fotografía de moda, producto, publicidad y artística. ¿Qué debe tener un fotógrafo que haga fotografía de Diseño? Creatividad, técnica y conocimientos de Diseño. 30

¿Cuál es el valor de un fotógrafo editorial? O un fotógrafo puede cubrir todos los campos del Diseño Gráfico? De producto, editorial, de empaques, publicitario? Al igual que la fotografía, hay fotógrafos muy versátiles y otros muy definidos tanto en estilo como en área, así que se pueden encontrar fotógrafos que realicen varios de esos campos y otros que se especialicen sólo en uno de ellos; ambos son aceptables. ¿Cómo fue tu proceso como Diseñador y fotógrafo? Desde chico siempre tuve una cámara en mis manos, retratando los eventos sociales familiares, paisajes y todo aquello a mi alrededor que lograra cautivar mi atención, fue algo innato e inconsciente, por lo cual no tomé la fotografía en serio y descubrí primero el diseño grafico de modo profesional, al cual dediqué cinco años de mi vida pero siempre enfocando mis diseños en fotografías, luego al no sentirme pleno como Diseñador Gráfico y sintiendo muy profundamente que había nacido para estar tras el lente, me dediqué a explorar el mundo de la fotografía y desde ahí me entregué por completo a ella. ¿Cuál es el logro más grande que has tenido como fotógrafo? Viajar a lugares maravillosos que nunca imaginé y conocer a artistas que admiro. ¿Cómo se logra el éxito cuando uno no es conocido o apenas está empezando en este cuento de la fotografía y el Diseño? Con perseverancia, paciencia, autenticidad, técnica y auto-valoración. ¿Hay algún o algunos fotógrafos que sean tus referentes en la fotografía? Siempre estoy investigando nuevas propuestas y nuevos fotógrafos, los referentes de algún modo sirven para tomar diferentes elementos con los cuales uno se identifica, y por el contrario, también sirven para no parecerse a ninguno y definir un estilo propio. 31


¿Quién es Esteban Muñoz? Esteban Muñoz es un loquito (se ríe). Un Diseñador loco, apasionado por lo que hace, que siempre ha tenido dificultades y adversidades, y siempre ha dejado callado al mundo frente a lo que hace y lo que piensa, desde algunos profesores que no creían que podía trabajar en Coca Cola, hasta otros que no podían montar su propia Institución (sonríe). ¿Cómo se llama tu Institución? TEC Audiovisual. ¿Qué hacen en esa Institución? TEC Audiovisual es una casa productora e institución educativa que tiene como vertientes todos los procesos audiovisuales, desde fotografía, ilustración, animación dot, 3D, sonido, producción musical, música. Entonces está ligado como con todas las áreas del arte y las industrias culturales.

Esteban Muñoz Las adversidades son las que forman la gloria.

32

Mi mamá me dijo “Nooo… a usted le gusta dibujar, yo lo metí a un cursito de Diseño, ahí pa´mientras tanto”

Sabiendo lo difícil que es crear empresa, ¿vos por qué te metiste en este cuento de crear Institución? Porque este siempre fue mi sueño, por la incomodidad frente a muchas instituciones, porque no estaba de acuerdo con la forma en que el sistema educativo es manejado. Entonces… la mejor forma de cambiar el sistema es estar dentro, actuar como un virus, para poderlo cambiar. ¿Qué es eso de actuar como un virus? Actuar como un virus es: cuando vos ves un mosco, vos lo matás, él está afuera de tu sistema y lo podés matar, lo podés hacer fácilmente. En cambio para vos terminar con un virus que está dentro de tu cuerpo es muy difícil, por eso siempre actúo desde adentro, pensando diferente pero siguiendo el sistema. ¿Ha sido fácil? No!!! (suelta una risa). No ha sido fácil porque, primero, no estamos educados para eso. Desde pequeños nos cortan las alas, nos dicen que tenemos que seguir las normas, que no podemos pensar, que siempre tenemos que pedir permiso, siempre tenemos que estar orientados a unas reglas y nunca nos enseñan a discernir lo que realmente es bueno o malo para nosotros sino que simplemente nos enseñan que tenemos que actuar de esta u otra forma, no podemos llegar tarde al trabajo porque entonces nos van a echar, y siempre nos adoctrinan para limitarnos como en nuestro pensamiento. Lo que yo siempre he querido mostrar es que uno puede hacer cosas buenas sin salirse del sistema, y obviamente, rompiendo esos estigmas que tiene. Si nos remontamos a la historia, vemos que los que han

sido grandes han transgredido las normas, por eso han sido grandes, porque se han atrevido a soñar, a romper… que no es el camino más fácil, pero sí es el más gratificante. Cuando uno termina de estudiar llegan unos miedos, unas dudas de qué sigue en adelante. ¿Cuál fue la sensación tuya cuando saliste de estudiar? Lo mas particular fue como llegué a ser diseñador porque yo estudiaba Refrigeracion y aire acondicionado en el Sena, era muy bueno en física, química, en todas esas cosas con la parte numérica, cosa contraria a los que estudian Diseño, que odian la matemática. Mi mamá me dijo “Nooo… a usted le 33


¿Por qué decidir montar una institución siendo tan joven? Yo siempre había querido hacer y montar algo de calidad en Rionegro. Mucha gente me dijo: ¿por qué no la montaste en Medellín? Es que en Medellín hay muchas instituciones. Además uno tiene que ser agradecido, y bacano que la gente de acá tenga cosas de calidad. Medellín es muy egocentrista, creen que son los únicos que pueden hacer las cosas bien y sí, lo hacen bien, pero no son los únicos!!!

34

gusta dibujar, yo lo metí a un cursito de Diseño, ahí pa´mientras tanto”. Empecé, no era el mejor, era bastante regular, muchas veces yo vendía inciensos o utilizaba la cortina de vender inciensos para poder subir hasta Medellín y ahorrarme los pasajes. Muchas veces no tenía ni siquiera con qué comerme el refrigerio, y Viviana, Isaías y muchos compañeros de aquel entonces me decían “No hermano, sígale, sígale.” Me pagaron el segundo semestre. Particularmente, ellos se graduaron, yo paré un tiempo y, resultó una práctica en El Mundo. A partir de ahí yo empecé como a tener claro que era lo que quería, di con un grupo que la tenía clara, porque todos los que habíamos ahí, estábamos muy bien enfocados en cuanto a lo que queríamos y fue un grupo bien interesante. Gracias a eso, me dio como una visión de lo que quería hacer, entonces cuando yo salí, yo sabía que tenía que trabajar en Coca Cola, así todo el mundo se burlara porque mi gráfica era horrible pero llegué a punta de frustraciones a demostrarme que era verraquito, a buscar soluciones. Empecé a ir a la biblioteca del Colombo y me mantenía todo el tiempo viendo y viendo, y educando el ojo, y empecé a tener una visión muy clara de lo que quería. Empecé a trabajar en una agencia en la que no me pagaron, después llegué a Tribal, Pragma, McCann Erickson, Arkis, Havas, y prácticamente todas las agencias digitales.

Yo sabía que tenía que trabajar en Coca Cola, así todo el mundo se burlara porque mi gráfica era horrible. Todo este proceso de paso por agencias qué te generó, vos sos un técnico, un técnico que llega a agencias de publicidad multinacionales. ¿Qué necesita un técnico para llegar a una gran agencia de publicidad? El problema no es el título, el problema sos vos como individuo y vos podés ser estudiante de universidad pero no tenés la ganas y la actitud, te puede ir igual o peor que a un técnico y eso me costó mucho

demostrarlo a mi en las agencias, mas cuando yo era de pueblo, no tenía su cultura ni sus vicios de consumo y fue muy traumático para mi. Todos hablaban de sitios de muy alto perfil, vestirme como ellos, me limitaban. Yo no entendía ese mundo pero casi que me obligaba a tener que pertenecer a él, eso me sirvió para demostrarles que uno puede llegar donde quiera y que las adversidades son las que forman la gloria, y cuando uno tiene dificultades es cuando realmente valora las cosas. ¿De qué te ha servido ser una persona de pueblo, humilde, llegar a las agencias y tener ese choque cultural y social? Un complejo. Un complejo muy fuerte y para mi marcó ese no querer estar en las agencias por ese estilo de vida que definitivamente no era mío. Me creó esa imagen de que era muy bueno, teso pero que no aguantaba en las agencias más de un año. ¿Cómo te sentís ahora respecto a esa cantidad de sentimientos? No, ya están muy sanos. Ya soy capaz de trabajar en una agencia y paralelamente he dictado clases en Esditec, la Universidad Central. Siempre he dado clases y la ventaja es que he enseñado en instituciones de todo tipo, y no me ha importado porque amo lo que hago y amo trabajar sin importar dónde.

¿Qué te falta como Diseñador? A mí lo que me falta es internacionalización, que empezó con el CSS AWARDS donde fui nombrado como el diseñador revelación en el mundo en cuanto a web, en el 2010, pero que por mi misma inexperiencia no supe aprovechar ese muy buen momento. ¿Qué te falta aprender? A asociarme y a asociarme bien para salir adelante. ¿Qué viene para vos? Seguir creciendo e internacionalizarme, no solo como diseñador, sino también mi institución. Mi sueño no es solo hacerla una institución buena acá en Rionegro, sino a nivel internacional. ¿Qué identifica a tu Institución? ¿Cuál es su valor diferencial? Que es una institución hecha con amor, con toda la gana, pero con los pies en la tierra. Pensamos mucho en los estudiantes y en los profesores, porque cuando piensa en ellos, ellos también van a pensar en uno, entonces van a hacer que uno crezca. ¿Qué enseñan en tu institución? Enseñamos desde música, producción musical, scoring que es musicalización para televisión. Enseñamos 3D avanzado y especializado, producción de sonido. Enseñamos Diseño para no Diseñadores en el que formamos gente en menos tiempo pero con la calidad porque nos dimos cuenta que se enseñan cosas que no se aplican y nuestro enfoque esta basado en enseñar basados en proyectos. Por eso los resultados han sido tan buenos. Hemos generado controversia con nuestro método pero esa es la idea. 35


En esta

Amo lo que hago y amo trabajar sin importar dónde. Muchos pelados en este momento están en la misma situación que vos pasaste, que tienen muchas limitaciones y que están llenos de pasión y que pertenecen a instituciones pequeñas regulares y que están pensando “¡Juemadre! Yo quiero pero no tengo ni puedo, no creen en mi!!!. ¿Vos qué les dirías a ellos? Lamentablemente nos han criado en una sociedad negativa, que todo es malo y en un sistema de desagradecimiento total, entonces uno siempre piensa en lo malo y llama lo malo. Cuando uno apenas está empezando siempre se da palo pero vos sos joven, tenés tiempo para poderlo aprovechar. Uno cuando está joven puede equivocarse todas las veces que quiera y nadie le va a decir nada, pero cuando ya tenés 35, tenés hijos, obligaciones… ya no te podés equivocar; entonces si no aprovechaste ese tiempo para equivocarte, ¿cómo querés lograr cosas grandes?. La clave es aprovechar mucho el tiempo, muchachos. ¿Perseguir los sueños vale la pena? Uffff, sí!!! No es el camino más fácil pero es el más bacano. A uno lo forman para trabajar por la plata y sobrevivir, y paradójicamente cuando uno hace lo que le gusta, gana más, fuera de que es más feliz, gana más porque por ejemplo si amas tanto la tipografía te convertís en alguien muy teso y la gente va a querer estar en tus talleres porque sos muy bueno, porque amás tanto lo que haces que la gente va a entender que sos muy teso. Pero eso no es de un día para otro, no es el camino más fácil. Lamentablemente la sociedad y los medios nos venden la inmediatez, todo lo queremos para ya y hay que ser paciente, porque los buenos resultados son de procesos complejos. “Soñar es la gasolina para poder vivir.”

36

familia

todas me gustan Max Para esta edición quise traerles la tipografía. Para mí, Max es una tipografía que no debe faltar en la biblioteca de un Diseñador Gráfico por su versatilidad y por su innumerable cantidad de variaciones. Es bastante moderna, además de ser muy legible en cualquiera de las múltiples opciones que maneja. * Cabe anotar que esta familia tipográfica tiene todas sus variaciones en Cursiva. Para que es muy buena: Dada su legibilidad, se presta para cuerpos de texto extensos, y por la forma especial de sus caracteres, es adecuada para diseñar logotipos.

*Ejemplo: Max-Light

Esta gran familia Max-Regular

fue creada por el Max-Book

Diseñador Gráfico Max-SemiBold

Morten Olsen Rostgaard Max-Bold

(nacido en 1964) Max-ExtraBold

“0123456789” Max-Black

37


El árbol de la vida (Tree of life) es una película que maneja un duali-

dad en la historia. Una película que lo involucra a uno en un viaje de imágenes excelentes, variadas y muy sugerentes. Una película que se vuelve un poema visual a pesar de que tiene una historia que contar, es una muy buena película. Lo que sí es claro en El Árbol de la Vida es que no es la típica película predecible. Es bastante compleja por el excesivo manejo de las imágenes pero es muy bella en esa combinación de imagen y música. Además de todas estas excelentes imágenes, esta la siempre impecable actuación de Sean Penn y Brad Pitt. Definitivamente esta película es recomendada porque es un delicioso coctel de imágenes de altísima calidad visual, música muy bien seleccionada y una excelente trama. Si querés entender cuál es el cuento de la semiótica o si sos profe de semiótica, esta película te va a dar muchas luces.

Servicios: Marcación por tampografía en metal, vidrio, plástico y otros sustratos. Acabados en resina para productos publicitarios personalizados. Diseño y elaboración de empaques especiales. Laminado hasta medio pliego.

38

Laureles Carrera 74B No. 39B - 65 Av. Jardín x Av. Nutibara l Teléfono: 411 20 59 l email: info@artesanoimpreso.com

39


Esta revista la van a leer los estudiantes de

Diseño Gráfico y ellos van a necesitar donde comprar materiales, imprimir, escanear, quemar proyectos, llamar por celular, servicios de internet, corte de láser, sacar fotocopias, donde comer algo, un bar o taberna donde celebrar después de las entregas, donde guardar la moto, entre muchas otras cosas que usted puede ofrecerles.

Anuncie aquí Mayores informes: revistaod@gmail.com


Otro Diseño OD No. 9