Page 1

Inesita Rivera de Escobar

Album Familiar


Ubaldino Rivera Correa. Nació en el Agrado, Huila.

“Mi papá, una persona sumamente amable, cariñoso, nunca estaba bravo, nunca nos castigo, era tan complaciente y amoroso (...) Tocaba el tiple, la guitarra, le gustaba bailar. Le encantaba montar a caballo, le gustaba la agricultura, cultivaba: tenía caña, maiz, cacao. La finca era muy bonita, tenía arboles frutales y había caña y trapiche y se molía para el gasto; además se sacaba la panela”. Inesita


Rosa María Rocha Salgado. Nació en Gigante, Huila.

“Mi madre, cocía y cocinaba delicioso. Hacía pan, gallinas y pavos rellenos, rollos de carne... Hacía un pescado delicioso, esquisito (...) Era sumamente alegre, le gustaba bailar y montar a caballo (...) Tejía, hacía alfombras, tapetes, nos hacía las muñecas y les confleccionaba hermosos vestidos (...) Con sus otras hermanas hacía sombreros de pinto y paja: hacía las trenzas de pinto o paja y después la cocía en la máguina (..) hacía unos sombreros tupidos y otros delgados. ”. Inesita


Inesita posando con amigas del Agrado Huila, el pueblo donde naci贸.

La Joven Inesita, siempre radiante... Adornada de flores y ba帽ada en gracias.


Inesita con un grupo de amigas... Ella, siempre la más encantadora de todas...

La abue en el jardín con su pequeño Guiller. Inesita, mi abuelita, tan tierna y amorosa. Cocina, cose, pinta, lee, teje, escribe, canta, recita poemas, cuenta chista, nunca olvida un cumpleaños... Inesita, la recuerdo desde siempre, con sus sueaves palabras, con sus tiernos regaños y modo de andar... Como la amo, con ella aprendí a bordar, a leer, a orar, a declamar... Ella, la esposa de Guiller, la que siempre supo amar; el apoyo, el bordón del viejo, su mejor amiga, su tierna compañera de toda la vida... Nunca conoceré una persona que como Inesita sabe personar, sabe olvidar de corazón...


día en que murió Ica llovió toda la noche, como si el cielo llorara su partida. El clima amaneció triste, el cielo gris, un olor a gladiolo rondó por todo el pueblo. Se escuchaba el murmullo de la gente que divulgaba con recato la partida de Enriqueta, la cuentera, la señorita Rivera, la solterona; Ica nada más, sólo ella, con tantos nombres como historias, con tantas historias como tristezas. Todos lloraron, todos se agruparon a lamentan su muerte, ahora no estaba sola, la multitud la acompañaba, la seguían, arrojaban flores sobre su cuerpo desvanecido. Una niña alcanzó a gritar su nombre mientras se desmayaba en los brazos de su padre y los recién nacidos no pararon de llorar hasta que las mujeres que se encontraban con ellos los sacaron a la calle para seguir la caravana. Todos querían hacer parte de la ceremonia, hasta los perros gemían mientras seguían el ataúd. Los niños no paraban de lamentarse, de llorar y reír, como si ese cúmulo de sentimientos sin constante que amontonaba Ica en el alma se hubiese traspasado a todos los habitantes del pueblo. La gente


bailaba y lloraba, cantaba y gemía, no paraban de expresar su amor, su rabia, su tristeza, su deseo de ser como ella, tan pura, tan elegante, tan fantasiosa, tan llena de historias. Todos la amaban, la envidiaban, la deseaban, la odiaban. Al llegar al cementerio una nube rosada se posó en el firmamento y una golondrina del color del cielo, un ave nunca antes vista por aquellos lejanos parajes, llegó del mar hasta los confines de la tierra para conmemorar su muerte. Era tan solo el comienzo de una historia, de una leyenda. Ica moría para seguir viviendo en los corazones de todos, en el recuerdo de los pequeños, de los adultos, de los animales. Ya no llovía, no hacía sol, la atmósfera se había tornado espesa, como si el aire tuviera vida, color, se observa su ritmo, era lento y cadencioso. Mientras el ataúd descendía a la profundidad de la tierra, mientras Ica tocaba la gélida superficie de la tumba, todos los habitantes del pueblo tornaron sus rostros pálidos y sus cabellos por un instante parecieron entrecanos y sus corazones desearon acompañarla para que no se sintiese sola, para que no estuviere triste, para que sus cuentos nunca más pararan de escucharse.


La tía Mery con Rafico y otro amigo del que nadie se acuerda. Mery y Rafico eran novios, así que estaban en pleno enamoramiento...

Mery, la hermana de Inesita, Jorge y Lucero; la segunda hija de Rosa María y Enriqueta... La consentida de mi abuelita Inesita; le hacía ropa, la llevaba a cine, le hacía cosquillas y le daba helados... Tuvo cuatro hijos: Zaida, Vicente, Olga Lucía y Fico... Cuando yo era niña, la tía Mery me leía hermosos cuento, historias maravillosas; tiene una voz dulce y me quiaba por aventuras nunca antes conocidas.... Abrió mi imaginación, por eso la amor tanto...


Leito Vargas con una amiga Leito nació en el Agrado, Huila, pero dice ser de Cali, por que su familia se mudo a esta ciudad cuando ella era aún muy pequeña... Tiempo después Cacilda y Jesús se fueron a vivir a Florencia, Caquetá, donde Leonor se enamoró por primera, segunda y tercera vez, pero nunca se casó... Leonor dice amar Bogotá. le gusta su clima, la gente, los buses repletos de gente, las calles congestionadas y sobretodo, ama el hecho de tener que salir a la calle, de caminar por las aceras y ver las hermosas vitrinas de la ciudad...

Leonor Vargas, hija de Cacilda Rivera y Jesús Vargas... El viejo Jesús era mujeriego y Cacilde una mujer paciente, hacendosa y habil para tejer sombreros...


Viendo a Garrick, actor de la Inglaterra, el pueblo al aplaudirlo le decía: Eres el más gracioso de la tierra y el más feliz. Y el cómico reía. Víctimas del spleen los altos lores, en sus noches más negras y pesadas, iban a ver al rey de los actores y cambiaban su spleen en carcajadas. Una vez ante un médico famoso, llegose un hombre de mirar sombrío: -Sufro -le dijo- un mal tan espantoso como esta palidez del rostro mío. Enesita, mi abuelita... Nació en el Agrado, Huila, y desde muy joven llegó a las montañas del Caquetá... Era admirada por ser hermosa y elegante, saber tejer y hacer hermosos vestidos... Le encantan las guayabas, la guanabana y el pomo. Constantemente recita el siquiente poema:

Nada me causa encanto ni atractivo; no me importan mi nombre ni mi suerte; en un eterno spleen muriendo vivo, y es mi única pasión la de la muerte. -Viajad y os distaeréis. -Tanto he viajado -Las lecturas buscad -Tanto he leidoQue os ame una mujer - ¡Si soy amado! -Un título adquirid -Noble he nacido. ¿Pobre seréis quizá? -Tengo riquezas - ¿De lisonjas gustáis ? - ¡Tantas escucho! -¿Que tenéis de familia?...-Mis tristezas


-¿Vais a los cementerios?... -Mucho, mucho.

¡Yo soy Garrick ! Cambiádme la receta.

¿De vuestra vida actual tenéis testigos? - Sí, mas no dejo que me impongan yugos; yo les llamo a los muertos mis amigos; y les llamo a los vivos mis verdugos.

¡Cúantos hay que, cansados de la vida, enfermos de pesar, muertos de tedio, hacen reir como el autor suicida sin encontrar para su mal remedio!

-Me deja- agrega el médico -perplejo vuestro mal, y no debo acobardaros; Tomad hoy por receta este consejo: sólo viendo a Garrick podéis curaros.

¡Ay ! ¡ Cuántas veces al reír se llora!.. ¡Nadie en lo alegre de la risa fíe, porque en los seres que el dolor devora el alma llora cuando el rostro rie!

-¿A Garrick ? -Sí, a Garrick...La más remisa y austera sociedad lo busca ansiosa; todo aquel que lo ve muere de risa; ¡tiene una gracia artística asombrosa ! -Y a mí me hará reir?-Ah, sí, os lo juro !; él, sí, nada más él...Mas qué os inquieta?... -Así -dijo el enfermo -no me curo:

Si se muere la fe, si huye la calma, si sólo abrojos nuestras plantas pisa lanza a la faz la tempestad del alma un relámpago triste: la sonrisa. El carnaval del mundo engaña tanto; que las vidas son breves mascaradas; aquí aprendemos a reír con llanto y también a llorar con carcajadas.


La familia, los amigos, todos reunidos en la boda de mis abuelos...

Mi boda fue en la finca de mis padres... Nos casamos en Florencia y nos fuimos para la finca, la pradera, ha hacer la fiesta. Fue sólo la familia, nadie más... El vestido lo diseño y lo confeccionó Berenice Rivas... Un niño llevaba las arras y las dos pequeñas nos sequían... Nos casó Jaime de Igualada, un padre español...


Inesita y Guillermo... Al casarse mi abuelita no se habĂ­a dado el primer beso con un hombre...


Mis abuelitos unos vecinos de la finca... Todos en fila y mi abuelito en la punta...

Una de las actividades de exparcimiento en Montañita, Caquetá, donde estaba ubicada la finca de mis abuelos, era hacer paseos al río, llevar onces o hacer sancocho en la playa. Mi abuelito Guillermo era muy comelón, así que siempre vivía en función de la comida... Era muy gracioso y amable, así le gustaba invitar a sus amigos al río para hablar y tomarlos del pelo...


Mi tío Guillermo, el más consentido de todos... Sus tía abuelas, Matilda, Enriqueta y cacilda, además de su abuela, lo concentían, adoraban, hacían todo lo que el quisiera... Creció con ellas, era el rey de la casa y nadie podía contrariarlo...

Hasta caballo de porcelana tenía el más consentido de la familia...


Con Guillermito, el primogenito, el consentido, el hijito de Inesita...

Ni Nuvia, Mireya, Dolly y Jaime aparacen en las fotos... Realmente en el primero se lleva todas las ovaciones... Cuentan que a mi tĂ­o Guiller lo baĂąaban en leche y petalos de rosas, porque su piel era muy delicada.


Abuelito y abuelita en el balcón de la casa de Rosa María, la madre de inesita... La casa era sobre sancos y repleta de flores y elechos... Cuenta la leyenda que Rosa María no quería a mi abuelo y constantemente lo criticaba...

Tres señoritas muy distinguidas de las cuales no alcanzamos a recordar sus nombres...


La familia Escobar...


Mireyita, Zaida y mi mami...

Haciendo campin por la finca y posando para una foto que caería en las manos de Paola, la hija de nuvia... Las tres eran muy hermosas, aunque no se alcanza a percibir tal belleza debido a la humedad y mal estado de la foto... Se dice que Mireyita tenía rostro de porcelana y un cuerpo muy armónico... Nuvita, mi madre, y Zaida, eran muy amigas; sin embargo, Zaida se casó muy jóven con un hombre frío y calculador, del cual se separó años después...


Mi abuelito pescando con unos amigos y socios... A guiller le encantaba pescar, pero no con ansuelo o caña, no tenía la paciencia, sino con atarraya, para coger muchos peces... Y sí, la comidas de más le gustaban era el bagre en salsa, el viudo de capaz, la bocachico y el pintadillo. amaba el pescado... Además disfrutaba los panderos, biscochos, galletas de nata, los dulces y manjares de Inesita... Por eso era gordito, bien repuestico...


Abu y tío Rafa... Campeones

La escena es fingida, mi abuelito era un hombre muy pacífico y el tío Rafa también... Estaba en la casa de la tía Mery y el tío Rafa, alcanzo a reconocer las viejas materas y los calados en la pared.


Mami, TĂ­a Mireyita y Inesita en BogotĂĄ...


Mami en su graduaci贸n... Muy linda, luciendo un vestido corto, negro y sus hermosos ojos azabache... Se gradu贸 de la Javeriana, de la Facultad de Medicina... Adem谩s de bella, la m谩s inteligente de todas..


Tía Mery, Abuelita, la tatarabuela Rosa Marí, tía Mireya, papa (Jamito), mama (Nuvita). I ¡ Oh rubia cabellera de los cañaverales que llenáis de esperanzas la desnuda extensión; desde mi ciudad, loca por las fiebres actuales, os traigo mi canción! II Si fueron los insurrectos invasores de maniguas en las edades antiguas, buscando tiempos más rectos, ahora, en otros aspectos, y tras penosas campañas, sois invasores de extrañas tierras vírgenes de amor: ¡Y vibra el himno invasor en el vaivén de las cañas!


Tía Mireya, Abuelita, mi prima Lui y la tatarabuela Rosa María.

III Cañaverales: vuestras mareas de esperanzas inundan las maniguas y la loma y el llano, y poco a poco alzáis al cielo vuestras lanzas desde el pueblo naciente hasta el confín lejano. Mientras corren los trenes ciegamente veloces, llena todo el paisaje vuestro mar de esmeralda. ¡Cañas viejas, crecidas; cañas nuevas, precoces; cañas hacia los lados y al frente y a la espalda!


Mi tĂ­o Jaime, el antepenultimo delos hermanos Escobar... De joven era un gran deportista y ademĂĄs, seĂąalan que un gran conquistador,,,


Tía Dolly...

Que poquito hace, te arrullé en mis brazos, cuando iluminaste, aquel amanecer.

es solo el primero, y el menos amargo, de los que el destino, nos hace verter. (BIS)

Con el primer grito, que anegó tus ojos, y le dio a mi vida, la razón de ser.

Cuanto diera, por que no crecieras, por que fuera eterna tu dulce niñez.

No sabias entonces, que ese tierno llanto,

JOSE A. MORALES

Por que la sonrisa, que tienen tus labios, nunca conocieran

tantos desengaños que saben a hiel. Cuanto diera, por que no crecieras, por verte así siempre con tu candidez. Por que la esperanza que brilla en tu vida, durará por siempre, y nunca supieras como es la vejez.


Mi tĂ­a Dolly y Cory, una perra pastor aleman...

TĂ­a Dolly y mi abu hermoso...


Tía Dolly, tía Mireya, abuelito, tío Jaime y Inesita, la más bonita...


Abuelita y abuelito bailando...

No vuelvas a decir jamás Que has triunfado en la vida En cosas de fortuna O en cosas del amor Porque si apuestas una vez Y pierdes la partida Hoy juegas la ruleta Y en sus vueltas locas Ganas oropel. Si apuestas al amor, Cuantas traiciones Cuantas tristezas cuantos desengaños Te quedas cuando el amor se aleja Como en las noches negras Sin luna y sin estrellas. Amigo cuanto tienes, cuanto vales Principio de la actual filosofía Amigo no arriesgues la partida Tomemos este trago, brindemos por la vida Brindemos por la vida, pues todo es oropel. JORGE VILLAMIL...


Iquita... La soñadora, la cuentaera, solo ica, nada más...


Iquita y un pequeño cuya identidad madie reconoce...

Abuelito con su bastón, mami, abuelita, Inesita castañeda, la esposa del tío pedro, Mireyita y tía Mery...


Mi abuelito Guiller, mi mami y mi abuelita con Rodrigo (el hijo de mi tĂ­a Mireya)... Mi abuelito siempre fue liberal y llegĂł a ser incondicional de GalĂĄn... Guiller era un viejo progresista, librepensador y amigo de comunistas o conservadores...


AhĂ­ estaban las Cuellar, amigas de la familia, mi tĂ­a Dolly y no se sabe quienes sean los otros...


Mi abuelito cargando a Rodrigo... Y mi abuelita bella... En un zool贸gico de Quito...


TĂ­a Mireya, abuelita y abuelito cargando a Rodrigo...

Abuelito, abuelita, TĂ­a Mireya, Rodrigo y al fondo...


Yooooo chiqui con la abuelita...

Yo y mi momy...


Mireyita y Lui... que linda foto...


Abuelito, tío Guiller y mi bella abuelita...

Abuelita y tía mery...


TĂ­o Noel Alberto Escobar... Un bombre recto, sincero, en la palabnra de el se podĂ­a confiar. Tuvo muchas novias pero nunca se caso... Inesita

Iquita y abuelito...


Adiós muchachos, compañeros de mi vida, barra querida de aquellos tiempos. Me toca a mi hoy emprender la retirada debo alejarme de mi buena muchachada. Adiós, muchachos, ya me voy y me resigno, contra el destino nadie la calla. Se terminaron para mí todas las farras. Mi cuerpo enfermo no resiste más. Acuden a mi mente recuerdos de otros tiempos, de los buenos momentos que antaño disfruté, cerquita de mi madre, santa viejita, y de mi noviecita, que tanto idolatré. Se acuerdan que era hermosa, más linda que una diosa, y que brioso de amor, le di mi corazón. GARDEL...


Tío Rafa, abuelito, tío Pedro, Genaro Granja, abuelita, tía Mery, Iquita y Rosa María...

Atras está Graciela, alejandra, Lennin. Adelante mi tío Pedro, Carlitos, Fernando y mi tía Dolly...


SOLAMENTE UNA VEZ

Solamente una vez amé en la vida. Solamente una y nada más.

Y cuando ese milagro realiza el prodigo de amarse hay campanas de fiesta que cantan en el corazón.

Una vez nada más en mi huerto brillo la esperanza la esperanza que alumbra el camino de mi soledad.

Una vez nada más se entrega el alma con la dulce y total renunciación.

Una vez nada más se entrega el alma con la dulce y total renunciación.

Y cuando ese milagro realiza el prodigo de amarse hay campanas de fiesta que cantan en el corazón.


Las tres hermanas Escobar: Mireyita, Nuvita y Dolly... Que cortes tan setenteros y romanticos... lindas


Laurita, la mejor amiga de mi abuelita... Eran vecinas de la finca y se visitaban constantemente... Mi abuelita la recuerda con mucho cariño pues compartieron la soledad y el amor de aquellas tierras... Laurita era my querida por mi, era muy buena, muy amable, me ayudaba en todo. Era de una familia distinguida, además era bonita... Como amiga fue inmejorable. Hacía unos platos exquisitos, de cualquier tipo, panes, postres y comida de sal... Ella y el esposo tenían una finca cerca de la casa. Cuando nosotros llegamos a montañita los conocimientos y nos hicimos muy amugos... Inesita


Abuelita, gorila y Leito en Disney...


Mi abielita en New York antes del atentado contra las torres gemelas...


Abuelita en la playa... dice que broncearse es malo para la piel...


Mi abuelita en el jardĂ­n de Yanet Cuellar... Como siempre posando con las flores y viendo que piesito, tallo o semilla llevarse...


Dolly, Fabio, Papá, tío Jose (mi tío preferido) y de espaldas mi tío Jaime...

Huy, todos... en mi primera comunión...


Tía Dolly, mamá, abuelita, tío Jaime, Mireya...


TĂ­o Jaime y abuelita Inesita...

Mis padres, yo y mi abuelita...


Nico y Lui, los padres del bebé (Damián), mi abuelita y Lini, la hija de mi tía Dolly...


Abuelita...


Gloria María (la hija de mi tío Guiller y Gloria), Gloria, Papá, Mamá, Lini, Jaimito, Abuelita, tío Jaime, yo, tío Guiller, tía Mireya, Lui y Nico...


CONTINUARÁ...

album de fotos inesita  

Se trata de un album de fotos que cuenta la historia de mi familia...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you