Issuu on Google+

rincondelvecino

La redacción de VECINOS, invita a sus lectores a que nos escriban sus opiniones, críticas, denuncias,... sobre temas que les preocupan o nos cuenten cualquier situación que hayan vivido y que quieren que la conozcamos. La redacción de VECINOS, no divul ga datos sobre los lectores cuyas cartas se publican. Las cartas podrán ser resumidas por razones de espacio o claridad. LLÁMENOS al tel: 690 310 809 que un equipo de nuestra revista le visitará. Email: vecinosdecorralejo@yahoo.es en nuestra página de facebook

.................................................................................................

Mi nombre es Gabriella, y NO ESTOY LOCA... «SOS OKAPI FUERTEVENTURA» Me animo a redactar estas letras, desde la indignación y la impotencia que supone ver desprestigiado y calumniado mi nombre y el fin para el que trabajo día a día, que es el simple hecho de proteger a los animales. Soy Gabrielle Cavalieri, la presidenta de la protectora de animales y plantas «Okapi» en Pto del Rosario. Asumí este puesto como presidenta, ante el inminente cierre de la protectora por el cese de la anterior presidencia de la asociación. Ese fue mi gesto de defensa ante la injusticia de ver cerradas las instalaciones y la incertidumbre de saber qué pasaría con todos los animales que viven allí. Desde que era una simple voluntaria de la protectora, empecé a ver ciertas irregularidades en muchas adopciones de animales, sobretodo en los que eran enviados a Alemania. No había registros de los perros ni se hacían los seguimientos que manda la ley tras una adopción. En otras palabras, se enviaban perros que parecía que no existían… no había datos de ellos. Y esto se llevaba haciendo desde hace muchos años. Cuando adquirí la presidencia, comencé a solicitar datos y a querer poner un poco de orden en todas estas «adopciones», pero

desde ese entonces, no sé si he abierto la caja de Pandora, pero en pocos meses me estoy encontrando una situación que lejos de entenderla, la estoy llegando a temer de verdad. Están atentando verbalmente contra mi persona. A través de internet, de las redes sociales, personas que ni me conocen, me tachan de LOCA, DE APROVECHADA, ME INSULTAN Y DICEN COSAS MUY DURAS, que hacen que me salten las lágrimas de impotencia y de rabia. NO, SOY ASÍ. Siempre he estado abierta a que cualquiera venga a la protectora a conocer mi trabajo, a que vea los libros de contabilidad y las actas de reuniones. No tengo nada que esconder, mi único fin, es el que reza en el slogan: «proteger», sin más. Amo los animales. Hasta ahora nunca me he querido pronunciar ante tal avalancha de comentarios sobre mí, pero tengo hijos, y el tema les está salpicando también. NO ES JUSTO, repito que yo solo quiero PROTEGER a los animales. Ahora, han cerrado la protectora y nos han echado «literalmente» de las instalaciones. Me he llevado a casi todos los animales para buscar otras instalaciones, pero mi mayor

preocupación es saber qué ocurrirá con los perros que no me dio tiempo sacar y que tuve que dejar allí. Tienen microchips de la protectora y nos pertenecen, pero no me los dejan coger. El resto, más de trescientos perros, los tengo entre mi casa y las casas de algunos de mis amigos. Estoy muy preocupada. La protectora está en quiebra. No tenemos más que unos pocos voluntarios con muchas ganas pero nos faltan alimentos, medicinas, instalaciones. Necesitamos ayuda para sacarlos adelante. ¡Ellos, necesitan ayuda! Empecé escribiendo estas líneas para intentar poner fin a todo el daño que me está ocasionando el que se hable de mi, de la protectora, sin conocimiento, pero quiero aprovechar para pedir ayuda, la situación es un poco de desesperación, necesitamos cualquier tipo de ayuda. (Para conocernos más o ponerse en contacto con nosotros, a través de nuestra página de Facebook «Sos Okapi Fuerteventura» o llámanos al tlf 928859174). Gracias. Gabriella .................................................................................................

...........................................................................................................................................................................................................................................................................................................


carta okapi