Page 1

Mario Botta

Más alla del modernismo.

Paloma Escribar Diseño Grafico San Carlos de Apoquindo Diseño y Tendencias Gonzalo Fuentes


Mario Botta nació en Medrisio, Tesino, región Suiza, el 1 de Abril de 1943. El ámbito cultural en cual vivió su infancia fue totalmente marcado por la 2ª Guerra mundial y sus años posteriores. Durante la segunda guerra mundial, Suiza se vio rodeada por el régimen Nazi y termino siendo tránsito neutral de mercado, tanto de personas como de insumos, entre Alemania e Italia, esto estrechó la cultura de Italia con la de Suiza, lo que influenció totalmente en la forma de ser y de expresarse de Botta, notándose tanto en los edificios construidos en Italia y diseñados por él, como en los comentarios de amigos quienes afirman que a pesar de ser Alemán las actitudes de Botta tienen una enorme influencia Italiana. La cultura post guerra Suiza, y la neutralidad que tubo que vivir durante la guerra, aparte de acrecentar el intercambio cultural con Italia, impulsaron al pueblo Suizo a mantener un desapego a la política y a la religión que aún se mantiene y que se hace cada vez más evidente, tanto en todos los que fueron jóvenes en esa época como en Botta, es por esta visión desapegada que Botta se enfoca plenamente en la globalización de las nueva “cultura común” tan marcada en el presente y en su juventud, sin demostrar esa marca nacional que tienen otros arquitectos, Botta sale de este parámetro así como sobresale del modernismo. En ningún momento este arquitecto se refiere a su vida personal, pero basándose en comentarios se puede dilucidar su respeto por todas las creencias, como bien dice Botta en referencia a una de sus construcciones “I believe the cathedral is a necessity for those who believe and also for those who do not” (“Yo creo que la catedral es necesaria por los que creen y los que no”) en esta frase, y en otras del mismo estilo, refleja tanto su desapego a lo religioso pero su respeto a la espiritualidad. Las creencias y bases ideológicas de Botta nacen de la arquitectura, de su poder sobre el territorio y de la espiritualidad global, él base su espitualidad en la arquitectura, la arquitectura marca y refleja lo que cree, lo que come, lo que ve, y por esto mismo en sus obras siempre suele ocupar materiales orgánicos, como el ladrillo, el granito, vidrio y el metal, generalmente trata de trabajar con materiales de la misma región a la cual pertenece su obra, como lo hizo con la Iglesia de San Volto en Turín, Italia. No es extraña la tendencia modernista que tiene Mario Botta, las formas abstractas y más pertenecientes a las formas más maquinales, sus edificios sueles mezclar movimiento conciso con bloques estructurales, si bien Mario Botta traspasa de esas características y le da “arte” a su obra, no puede escapar de las formas rectas y estructurales, esto se debe a que en su juventud a la edad de 15 años, al igual que muchos otros jóvenes y niños Suizos tubo que dejar sus estudios y empezar a trabajar y así empezó a trabajar como aprendiz de arquitectura en Lugano, ya a los 18 años había desarrollado su primer proyecto arquitectónico, proyecto que ya estaba marcado por la influencia de la cultura Suiza marcada por la importancia del avance de la maquinaria y la ciencia, este avance se producía más rápido gracias a la nueva posición de Suiza en el ámbito económico post Guerra Mundial.


Mario Botta  

pequeño ensayo acerca de la tendencia modernista de Mario Botta

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you