Page 1

ALMANJÁYAR

1


ALMANJÁYAR

GRANADA, 2003


ALMANJÁYAR

JUNTA DE ANDALUCÍA CONSEJERÍA DE ORAS PÚBLICAS Y TRANSPORTES EMPRESA PÚBLICA DE SUELO DE ANDALUCÍA


JUNTA DE ANDALUCÍA CONSEJERÍA DE OBRAS PÚBLICAS Y TRANSPORTES EDITA Empresa Pública de Suelo de Andalucía TEXTOS Francisco Sánchez Comas DISEÑO Manuel Alonso FOTOGRAFÍAS Vicente del Amo FOTOGRAFÍAS DE ÉPOCA Ayola, Torres Molina, José Miguel Castillo Higueras, Jose M. López Valverde, González Molero, Juan Ortiz Fondos Documentales: Archivo IDEAL, Museo Casa de los Tiros, Archivo particular de Fernando Noguerol, Archivo particular de José Miguel Castillo Higueras, Archivo particular de Isidro Olgoso Moreno, Colección particular de José Luis López Jiménez. Colección particular de Fermina Puertas Rodríguez. IMPRENTA tf Artes Gráficas ISBN 84-80953314-Nº de Registro JAOP / EPSA-14-03 Depósito Legal: SE-1014-2003 Agradecimientos Auxiliadora Salido, Equipo de la Oficina de Gestión de Epsa en Almanjáyar, Asociación Gitana Anaquerando, Taller de Compás Flamenco de Almanjáyar, Emilia García, Nicolás Torices, José Luis López Jiménez, Miguel Ángel Mancheño Francisco Sánchez Comas es geógrafo. master en Técnicas Expositivas y Museología por el Centro Superior de Arquitectura; en Comunicación por la Universidad Rey Juan Carlos y en Comunicación Audiovisual por la UNED. Ha sido consultor en Urbanismo, Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, coordinador de Fomento de la Arquitectura en la Dirección General de Arquitectura y Vivienda de la COPT de la Junta de Andalucía entre los años 1989 y 2003. Actualmente forma parte del Departamento de Comunicación de la Empresa Pública de Suelo de Andalucía.


Concepción Gutiérrez del Castillo Consejera de Obras Públicas y Transportes

La Rehabilitación de los barrios andaluces se orienta hacia ámbitos urbanos, tanto periféricos como centrales, en proceso de degradación por problemas habitacionales y sociales, con objeto de mejorar las condiciones de alojamiento, y conseguir la integración de la población residente y la recuperación del entorno y su integración en la ciudad. Esto conlleva, además de actuaciones físicas de rehabilitación y reurbanización, la ejecución de espacios públicos y equipamientos y la realización de programas socioeducativos con implicación de la ciudadanía como clave que asegure la sostenibilidad de las acciones que se realicen sobre este espacio de la ciudad. Cuando la Junta de Andalucía se hizo cargo del polígono de Almanjáyar, éste se encontraba sumido en el abandono, falto de equipamientos, desintegrado socialmente y con altas cotas de inseguridad. El barrio que hoy tenemos se lo debemos al esfuerzo de muchas personas, asociaciones e instituciones que convirtieron las ilusiones en realidades. Quiero hacer un reconocimiento a la labor, con frecuencia abnegada, de todos aquellos profesionales que desarrollan su trabajo para conseguir ciudades más habitables, condición necesaria para avanzar hacia sociedades más justas.


8


ÍNDICE 11 15 19 23 25 29 32 33 38 50 59 62

Al-Manjayij La transformación de la ciudad histórica El crecimiento de la ciudad El problema de la vivienda en los años 60 La construcción de albergues y viviendas sociales La expansión de Granada hacia el norte La transición política Un nuevo plan Almanjáyar hoy La recuperación de Molino Nuevo El futuro Almanjáyar en cifras

9


Topogrรกfico Granada. 1853


AL-MANJAYIJ

En la Granada musulmana, Almanjáyar era conocido como «al-Manjayij», palabra árabe que viene a significar «llano repleto de viñas, olivos, arrayanes, jardines, castillos y otras propiedades». Existen escasas referencias históricas sobre el lugar. Se conoce que, en torno al siglo VIII antes de Cristo, existían algunos elementos asociados a restos argáricos y que, en la antigua extensión de Almanjáyar, se encontraba el alfar de Cartuja, de época romana. El Almanjáyar islámico comprendía el área delimitada por la puerta de Elvira, el «Jandaq al-Gamiq», topónimo árabe que significa “barranco hondo”, hoy arroyo del Barranquillo, y la fuente de Lágrimas, «Ayn al-Dam» o fuente de Aynadamar, en el Fargue y estaba ocupado por huertos y caserías agrícolas. En la primitiva superficie de Almanjáyar están situados, hoy día, los barrios de Cercado Bajo, los polígonos de la Paz y Cartuja y el actual polígono de Almanjáyar. Este último ocupa una superficie de más de 1.700.000 y está situado en una cota ligeramente más elevada que los terrenos de la actual Vega. Desde Almanjáyar se puede disfrutar de ámplias vistas pa-

AL-MANJAYIJ

Plataforma de la ciudad de Granada por Alfonso de Vico.

Plano de Granada árabe

11


12


Algunas de las Caserías que aún se conservan en las proximidades de Almanjáyar. Ciertos nombres de calles hacen referencia a varias de las que existieron.

norámicas de las colinas de Granada, la ciudad histórica y, al fondo, Sierra Nevada. El primitivo uso agrícola de Almanjáyar viene confirmado por la toponimia de su actual callejero. Nombres como los de las calles Casería de Aguirre, Casería del Cerro, Molino Nuevo, etc. así lo confirman, al remitirnos a la existencia, a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, de «caserías», fincas con casas de labor propias del entorno de Granada, a las que se accedía por un camino bordeado de cipreses. En el actual Almanjáyar aún persisten restos de estos caminos, que se han insertado en la nueva trama urbana como senderos peatonales arbolados.

13


Granada. Jardines del Triunfo

14


En la segunda mitad del siglo XIX se acometieron en Granada una serie de reformas urbanísticas con el fin de descongestionar su casco antiguo, adaptar la trama urbana a las necesidades de los nuevos medios de transporte y disponer de espacios para la práctica del comercio y la construcción de viviendas para la burguesía. En el año 1895 se abre la Gran Vía de Colón, cuyo trazado cortaba a cuchillo el antiguo barrio musulmán de la Medina. Esta intervención supuso la desaparición de algunos edificios notables y la propia desarticulación del barrio. Con la apertura de la Gran Vía se formó el primer gran eje de circulación de la ciudad. Esta nueva avenida orientó el crecimiento de Granada hacia el noroeste y provocó la remodelación de las áreas adyacentes. En el año 1951, con la aprobación del Plan de Alineaciones, se inició la rectificación del trazado de algunas de las principales calles de la ciudad, lo que supuso una profunda remodelación de su casco histórico. La primera gran intervención que se realizó fue el ensanche de la calle Recogidas, que, por su inmejorable accesibilidad, se convirtió en una zona privilegiada para la práctica del comercio y en una nueva área residencial para la clases altas granadinas. En el año 1956 y como consecuencia de la celebración en Granada del Congreso Eucarístico, se construyeron, sobre en el lugar que ocupaba la antigua plaza de toros, los actuales jardines del Triunfo. Esto vino a favorecer el desarrollo urbanístico del antiguo

LA TRANSFORMACIÓN DE LA CIUDAD HISTÓRICA

Centro de Granada en torno a 1930 15


Granada. Rio Darro.

Granada. Puerta Real

16

Granada. Puerta Real


Granada. Barrio del Albaicín

Granada. C/ Reyes Católicos

bulevar de Calvo Sotelo. La burguesía y el capital financiero, ante la rentabilidad económica que suponían estas intervenciones, no dudaron en propiciarlas con la anuencia de los planes y reglamentaciones urbanísticas redactados por el Ayuntamiento.

Granada. Gran Vía

17


La desaparición de edificios notables como la antigua cárcel, próxima a la catedral, dio origen a nuevos edificios representativos y espacios públicos, al igual que la demolición de la vieja casa de Correos conformó la plaza de Isabel la Católica. Junto a las reformas en el centro histórico, surgieron nuevos barrios en su periferia y la densificación de los terrenos situados junto al camino de Ronda, concebido al principio como cinturón de circunvalación.

Granada. Catedral y Plaza de Villamena

18


EL CRECIMIENTO DE LA CIUDAD A finales de los años 50, Granada inicia un proceso de crecimiento tan fuerte que, en menos de cincuenta años, va a modificar, de forma ostensible, su estructura urbana, encaminándose hacia un modelo de ciudad caracterizado por la descentralización y la alteración de sus modos de vida tradicionales. Los problemas de circulación que comienzan a aparecer con el incremento del número de automóviles, se pretendieron resolver mediante la apertura de una circunvalación; nació así el camino de Ronda, que bordeaba la ciudad por el oeste y que supuso el comienzo de la invasión de los suelos de la Vega. Otra actuación de gran importancia para la ciudad fue la remodelación de la zona de Calvo Sotelo. Esta intervención, que fue muy discutida, supuso el aniquilamiento de varios centenares de árboles y la conversión en vía urbana de gran capacidad de circulación de un paseo clásico de Granada, potenciándose de esta manera su desarrollo hacia el oeste. La segunda mitad del siglo XX se caracteriza por la subordinación de la ciudad a los intereses derivados del capital inmobiliario. A partir de ese momento, el desarrollo urbanístico se supeditó al desarrollo económico, consagrándose el valor especulativo

Granada. Avda. de la Constitución

Camino de Ronda. en torno a 1960

19

Vista aérea de Granada.


Plaza de toros nueva y, al fondo, la antigua plaza de toros

Granada. Camino de Ronda

Estaci贸n de autobuses

20


del mercado de suelo. No existía más lógica urbanística que la dictada por la especulación. Se edificaba a golpe de licencia y para su obtención sólo se requería disponer de suelo. De esta manera, queda en manos de las inmobiliarias la definición del modelo de ciudad y las características de las viviendas. Se ocupan zonas de alto valor agrícola y se crean barrios satélites carentes de equipamientos, infraestructuras y servicios en zonas alejadas del centro de la ciudad.

El crecimiento anárquico y desequilibrado que sufrió Granada durante estos años dejó como herencia las construcciones masivas del paseo de Ronda, la invasión de la Vega y la transformación de algunos de sus barrios más emblemáticos.

21


Ya en el año 1944, en un curioso montaje fotográfico, se denunciaba la falta de vivienda que padecía la ciudad, situación agravada por los temporales del invierno de 1962 y 1963, que ocasionaron el hundimiento de cuevas y viviendas, con el consiguiente desalojo de miles de personas. La situación fue tan dramática que Franco y otras autoridades se personaron en la ciudad para visitar a los damnificados.

22


EL PROBLEMA DE LA VIVIENDA EN LOS AÑOS 60

En la España de los años 60, se produce un fenómeno de emigración masiva de las zonas rurales a las ciudades y a los polos de desarrollo creados por el régimen de Franco. Estos movimientos de población se explican por la situación económica en la que se encontraban las zonas rurales en los años 50. Las labores del campo, que tenían un carácter temporal, encubrían situaciones de paro y trabajo estacional. El Plan de Estabilización de 1959, el desarrollo de la concentración parcelaria y la mecanización de las labores agrícolas hicieron que las necesidades de mano de obra jornalera en el campo disminuyeran, provocando su éxodo masivo hacia las ciudades. La provincia de Granada, con una economía escasamente industrializada y con una abundante mano de obra empleada en la agricultura, fue una de las provincias españolas que se vio más afectada. Coincidiendo con la afluencia de jornaleros, en los años 1962 y 1963 cayeron sobre la ciudad de Granada unas lluvias torrenciales que provocaron el hundimiento de muchas de las cuevas del barrio del Sacromonte y que dejaron sin vivienda a varios miles de personas. Los barrios populares del Albaicín, el Realejo y la Antequeruela, que se encontraban saturados y en un alarmante proceso de deterioro, se mostraron incapaces de acoger más población 23

por lo que el problema de la falta de viviendas se acentuó llegando a límites insostenibles. Durante estos años se formó en torno a Granada un cinturón de barracones donde se alojaban mas de 12.000 personas.


Viviendas EXA.

24


LA CONSTRUCCIÓN DE ALBERGUES Y VIVIENDAS SOCIALES 25

Los organismos oficiales, acuciados por la falta de viviendas, construyeron, en lo que hoy día es el Cerrillo de Maracena, las “casitas de la Virgencica”. En estos albergues, auténticas colmenas humanas, fueron realojadas, entre los años 1962 y 1982, más de 5.000 personas que resultaron afectadas por las inundaciones y que estaban alojadas provisionalmente, en los barracones de Santa Juliana, el Chinarral y los Frigoríficos. El barrio se construye sin ninguna clase de servicios. Gracias a la presión de los vecinos, se construyen comedores, guarderías y escuelas, y aunque las condiciones de vida eran pésimas, se dice que la convivencia entre los vecinos era envidiable. A partir de los años 50 surgen en la Vega los barrios del Zaidín y la Chana; dos asentamientos no planificados que vinieron a quebrar definitivamente el equilibrio entre la ciudad de Granada y su territorio y que, con el tiempo, orientarían el crecimiento de la ciudad hacia el sudeste.


26


El Zaidín surge, a unos tres kilometros de Granada, en el camino comarcal de Purchil, en la margen izquierda del rio Genil, y a la derecha del camino de la Zubia. Este barrio comienza a formarse a partir de las viviendas construidas por el Patronato de Santa Adela, la Obra Sindical del Hogar y el Instituto Nacional de Previsión. Nace con el fin de alojar a familias con bajos recursos y a los damnificados por las riadas y terremotos. El Zaidín se desarrolló de forma espontánea, sin ningún tipo de planificación, carente de infraestructuras y equipamientos y con unos accesos muy deficientes. La Chana, del árabe “Ghana”, que etimológicamente significa “paraíso”, y que está formada por varias barriadas, surge en la Vega, entre las antiguas carreteras de Málaga-Sevilla y Badajoz, a unos dos kilómetros del casco de la ciudad. Las primeras construcciones se iniciaron en el año 1959 auspiciadas por el Patronato de la Virgen de las Angustias, dependiente del Arzobispado. La Victoria, cuya construcción comenzó en el año 1964 el Sindicato del Hogar, dentro del Plan Nacional Sindical de Viviendas, está formada por viviendas de una sola planta con jardines y amplias calles. Estas edificaciones, que se levantaron por fases, vinieron a paliar la necesidad de viviendas que tenía Granada desde la Guerra Civil y que afectaba, sobre todo, a las clases trabajadoras.

Las nuevas barriadas satélites del Zaidín y de la Chana, desarrolladas durante la década de 1950, acogieron también a parte de los damnificados, además de los alojados en el poblado de la Virgencica y en otros albergues.

27


Plan Parcial 1976

28


A principios de los años 70, el Instituto Nacional de la Vivienda inicia la expropiación de los terrenos de Almanjáyar para la construcción de polígonos residenciales con el fin de resolver el déficit de suelo que padecía la ciudad y promover la construcción de viviendas. Los llanos del Almanjáyar islámico, que se habían mantenido prácticamente inalterados hasta la segunda mitad del pasado siglo XX, verán mermada su extensión cuando vayan apareciendo, sucesivamente, los barrios de Cercado Bajo, y los polígonos de la Paz y Cartuja . Del Almanjáyar primitivo sólo llegarán a la década de los años 70 unos suelos de transición circundados por la carretera de Madrid y el Barranco Hondo, sobre los que se construirá lo que primero se conocería como polígono de CartujaAmpliación y después como polígono de Almanjáyar. Por encargo del Ministerio de la Vivienda, el arquitecto y urbanista Fernando Terán redacta un Plan Parcial para Almanjáyar que, tras su aprobación en el año 1976, daría lugar a los primeros proyectos y obras de urbanización. Las obras que se desarrollaron entre los años 1979 y 1982, transformaron, definitivamente, en urbanos los suelos del polígono.

LA EXPANSIÓN DE GRANADA HACIA EL NORTE 29

El Plan Parcial tenía por objeto la ordenación urbanística de los terrenos del polígono, y la mejora del acceso a la capital por el norte razón de la amplitud de la avenida de Joaquín Eguaras.


Debido a la provisionalidad con que se edificaron los albergues para realojar a los damnificados, fue necesaria la construcci贸n de viviendas, por lo que se concibieron los pol铆gonos del norte con un planteamiento funcional e higienista.

Barrio de Almanjayar

30


El modelo de ordenación propuesto para el polígono se inspiraba en los criterios urbanísticos del movimiento moderno. Concebía un tipo de urbanización funcional e higienista caracterizada por la implantación de bloques aislados enclavados en zonas verdes, equipados por grandes playas de aparcamientos y conectados entre sí por anchas avenidas, de las que la principal, resuelta a modo de bulevar, debía servir como acceso a Granada por el norte.

Casería de Montijo

31


LA TRANSICIÓN POLÍTICA

La década de 1970 fue especialmente delicada en Granada. Comenzó con los peores augurios, al resultar muertos a tiros por la policía tres obreros de la construcción, cuando se manifestaban pidiendo mejoras en su convenio colectivo. La lucha contra el régimen de Franco se intensifica, sucediéndose las manifestaciones y las persecuciones contra los estudiantes, profesores y obreros. El fantasma de la represión se hizo visible de nuevo en su máxima expresión. El movimiento obrero se reorganiza y la Universidad comienza a ser un hervidero donde proliferan las organizaciones de izquierdas. A la muerte del general Franco, nadie apostaba por perpetuar el franquismo, ni siquiera los más nostálgicos afectos al Movimiento Nacional. Con las elecciones de 1977 la clase política se renueva en su totalidad, iniciándose el camino para la recuperación de las libertades y el regreso a la democracia. Se restablecen plenamente las garantías constitucionales y se da cauce a unas formas de autogobierno mediante la puesta en marcha de las instituciones de la Comunidad Autónoma. 32


UN NUEVO PLAN

La urbanización de Almanjáyar acabó en un tremendo fracaso debido a la pésima gestión desarrollada en el polígono por los organismos públicos, que, incapaces de afrontar los problemas que se plantearon, acabaron desentendiéndose de su gestión. Uno de los factores que tuvieron mayor influencia en su abandono y degradación fue la decisión del Ayuntamiento de construir viviendas sociales, acuciado por la necesidad de dotar de vivienda a las familias que estaban alojadas provisionalmente en los albergues. El hecho de reunir en un mismo barrio a cientos de familias de distintas procedencias y extracción social provocó el rápido deterioro de las viviendas y de su entorno y tuvo su plasmación en la propia configuración del polígono, que se convirtió en un mosaico de nucleos residenciales ocupados por grupos sociales de diferente naturaleza y niveles económicos que no llegaron a integrarse en la vida cotidiana del barrio, surgiendo así una serie de límites y fronteras por la escisión interna de los residentes. Ante esta situación, las promotoras privadas perdieron 33


interés por el proyecto y comenzaron a desconfiar de la rentabilidad de sus inversiones por lo que dejaron de acudir a las subastas de terrenos, que fueron quedando desiertas. El polígono acabó convirtiéndose en un lugar degradado e inseguro con todas las características de un asentamiento asentamiento marginal. Concedida la autonomía a Andalucía, el Ministerio de la Vivienda transfirió las competencias sobre Almanjáyar a la Junta de Andalucía, que, ante la situación en la que se econtraba el polígono, decide afrontar su recuperación y completar su urbanización. Tras un primer análisis de la situación, se pudo detectar la falta de adecuación de los criterios de zonificación aplicados en el polígono a los hábitos y costumbres de sus habitantes dificilmente asimilables a los de la ciudad de Granada. Se pudo constatar la pérdida de importancia funcional de la estructura viaria, el déficit de equipamientos y el desequilibrio económico generado por una bajísima densidad de población en relación con las infraestructuras y dotaciones ejecutadas. Constatada esta situación, la Junta de Andalucía decide encargar a los arquitectos Luis, Francisco, y Pablo Ibáñez Sánchez la redacción de un nuevo plan de urbanización para Almanjáyar. Con el nuevo plan se define para el polígono de Almanjáyar una escala urbana más reducida y más cercana al modelo de ciudad tradicional. Se diseñan nuevas tipologías edificatorias más acordes con las nece34

sidades de los vecinos y espacios más reconocibles por nuestra cultura urbana, tales como calles o plazas. Se implantan usos terciarios con el fin de revitalizar la economía de la zona y se traza un nuevo viario, para lo que se tuvo en cuenta que el polígono pasaría a formar parte de la nueva entrada a la ciudad por el norte. La formalización del bulevar central se resuelve con la implantación de una nueva tipología edificatoria que recibió el nombre de «Residencial Bulevar». Los edificios que conforman el bulevar van descendiendo progresivamente en altura hacia las parcelas del interior donde se localizan las construcciones de menor envergadura. Se diseñaron farolas, bancos y otros elementos singulares del mobiliario urbano: fuentes, umbráculos, miradores y conjuntos escultóricos, para que los vecinos pudieran identificar y reconocer como propios los distintos espacios del polígono. Con la reurbanización del polígono se consiguió una mayor cantidad de suelo edificable, que era escaso en la ciudad, optimizándose de esta manera los recursos existentes y aprovechando las costosas infraestructuras ya realizadas.


35


36


37


ALMANJÁYAR HOY

38


La Junta de Andalucía ha construido, por iniciativa propia, 584 nuevas viviendas sociales en Almanjáyar, y tiene previsto promover la construcción de otras 1.000 en los próximos años. Ha cedido suelo a otras instituciones públicas, con el fin de incrementar la construcción de un mayor número de viviendas, y ha puesto solares a disposición de la iniciativa privada , con el objetivo de propiciar la construcción de nuevas promociones a un precio razonable. Algunos de los proyectos realizados por la Junta de Andalucía en Almanjáyar han sido seleccionados, dada su calidad arquitectónica, para la Primera Bienal de Arquitectura Española, y otros han sido merecedores del premio Europán para jóvenes arquitectos. Las actuaciones de la Junta de Andalucía en Almanjáyar han impulsado la construcción en su entorno de equipamientos singulares de indudable interés arquitectónico, entre los que podemos mencionar la nueva estación de autobuses y el parque de bomberos. Muchas de estas edificaciones han pasado a formar parte del testimonio de la arquitectura granadina más representativa de finales del siglo XX.

39


40


280 VIVIENDAS DE PROTECCIÓN OFICIAL

En el año 1999 la Junta de Andalucía aborda la mayor promoción de viviendas públicas ejecutada en Almanjayar. Se construyeron 280 nuevas viviendas de protección oficial. Es de destacar el nivel de calidad del proyecto que fue merecedor del premio Europan de arquitectura. Las obras en las que se invirtieron 9.728.045 Euros fueron ejecutadas por la empresa Ferrovial-Agroman.

41


PISTA POLIDEPORTIVA EN CALLE ISMAIL

42


PISTAS POLIDEPORTIVAS EN CALLE PROFESOR FRANCISCO

Atendiendo la demanda de los vecinos, el Ayuntamiento de Granada construye en Almanjรกyar, en una parcela municipal de 1.650 m2 en c/ Ismail, una pista polideportiva con un coste de 104.848 euros. Asimismo, en una parcela de 10.000 m2, de los que 5.500 se destinarรกn a viviendas y situada en c/ Profesor Francisco Dalmau, se construye un polideportivo con un presupuesto de 150.240 euros.

43


PARQUE DE BOMBEROS Con la construcción del nuevo ParqueEscuela de Bomberos de Almanjayar el Ayuntamiento de Granada ha cubierto las necesidades de la ciudad de servicios contraincendios para los próximos años. Con la inauguración del parque se pondrá en marcha un ambicioso programa sobre intervención, comunicaciones, jefatura, oficina técnica y formación. En esta obra el Ayuntamiento ha realizado una inversión que asciende a 7.753.056 Euros.

44


MEDIANA DE JOAQUINA EGUARAS El objetivo de esta obra es el acondicionamiento de las calles aledañas a la plaza que se crea sobre el aparcamiento público de la c/ Joaquina Eguaras y la urbanización de la misma. Con esta intervención se resuelve un vacío urbano en una zona de creciente actividad y se acondiciona el entorno del aparcamiento. La superficie de la actuación es 16.000 m2 y el presupuesto asciende a 309.496 Euros.

45


CASERIA DEL CERRO El Ayuntamiento de Granada ha dotado al polígono de Almanjáyar de dos nuevos espacios públicos. El primero, con una superficie de 3.000 m2, está situado entre las calles Casería del Cerro y Linares y en su construcción se han invertido 144.773 Euros.

46


PASEO DE IZNAJAR

En el paseo de Izn谩jar, con una inversi贸n de 94.965 Euros, se ha procedido a la reparaci贸n del pavimento y a la instalaci贸n de una fuente como elemento singular de fin de parque.

47


PLAZA ARQUITECTO CONTRERAS

La ordenación de dos plazas de 3.200 m2 cada una, con un presupuesto total de 247.343 euros, es llevada a cabo por el Área de Obras Municipales del Ayuntamiento de Granada con el objetivo de completar la infraestructura urbanística y mejorar de la calidad ambiental dotando de usos lúdicos la zona. Se crea una pista polideportiva multiusos y plataformas ajardinadas. PLAZA MERCED ALTA

48


PLAZA BEN ZIRI

Se trata de una serie de actuaciones en espacios públicos significativos del barrio con el fin de completar su infraestructura urbanística, aumentar su calidad medioambiental y propiciar un mejor uso y disfrute por parte de los ciudadanos. Se ha efectuado una inversión de 533.767 euros. PLAZA REY BADIS

49


LA RECUPERACIÓN DE MOLINO NUEVO En el año 1982 fueron realojadas en Molino Nuevo, muchas de las familias que perdieron sus viviendas como consecuencia de las lluvias torrenciales caídas en los años 1962 y 1963 en la ciudad de Granada. Estas familias, mayoritariamente gitanas, procedían de los albergues provisionales del barrio de «la Virgencica», situado junto al barrio de la Chana. El distanciamiento, la falta de adaptación y los problemas internos entre los distintos grupos familiares provocaron un rápido deterioro de las viviendas y que Molino Nuevo se convirtiera en un barrio conflictivo. Ante esta situación y la desidia de los desaparecidos Patronatos Municipal y Provincial de la Vivienda, que se desentendieron de su gestión, la Asociación Gitana Anaquerando, que venía trabajando desde hacía años para mejorar las condiciones de vida de la población gitana del barrio, promovió la creación de una escuela taller para fomentar políticas de empleo e inserción sociolaboral. Anaquerando, que se siente capacitada para acometer una reforma en profundidad de las condiciones de vida de los habitantes del barrio, propone a la Junta de Andalucía emprender la rehabilitación de los diez bloques de viviendas de la calle Molino Nuevo. La rehabilitación se plantea como un instrumento de intervención social, que implica no sólo la recuperación de las viviendas, sino la puesta en marcha de una serie de iniciativas con 50


51


las familias, dirigidas a provocar un cambio de actitud en su relación con la vivienda y con el entorno, como medio para lograr la transformación real de la barriada. La Junta de Andalucía acepta la propuesta. Como primera medida, instala una oficina de gestión en el propio barrio, formada por técnicos y trabajadores sociales, con el fin de gestionar el proyecto. En una primera fase, se inicia un estudio de la situación social de los habitantes del barrio y del estado físico y legal de las viviendas. La situación social es muy compleja. Los 537 vecinos que, actualmente, ocupan las viviendas constituyen una población muy joven, más de la mitad no sobrepasa los 25 años. La venta ambulante y los trabajos temporeros en el campo sus principales actividades. El 78,7% de la población mayor de 16 años es analfabeta, carece de formación laboral y el consumo de drogas está muy extendido. Las viviendas se encuentran en un desastroso estado de conservación, desocupadas y desvencijadas. En las cámaras antihumedad se habían instalado gallineros, y en las escaleras y patios, almacenes de frutas, con los consiguientes malos olores y la aparición de insectos y roedores. Tras una serie de contactos y después de analizar en profundidad la situación, se concretan las actuaciones en el “Programa de Actuación Integral para la Rehabilitación de Viviendas e Intervención Social en Molino Nuevo (Almanjáyar)”. Aprender a vivir en comunidad, participar y promover el propio desarrollo de los vecinos de 52


la zona, a través de la rehabilitación de las viviendas, se fijan como sus principales objetivos. Se informa y asesora a los vecinos sobre sus derechos y deberes en relación con la rehabilitación de las viviendas a través de un servicio de información y atención individualizada. Y se adaptán los proyectos a las demandas y necesidades formuladas por los usuarios. A la vez que se inician los trabajos de rehabilitación, se ponen en marcha los programas “Construyendo Entornos Habitables” y “Pedagogía del Hábitat”, con el objetivo de que los vecinos aprendan a vivir en comunidad y se formen en un consumo responsable. Se crea además, el Taller de Compás de Almanjáyar, un proyecto de animación sociocultural de educación para la convivencia. Como estrategia, las obras de rehabilitación de las viviendas son adjudicadas a una empresa de inserción sociolaboral. Esta empresa contrata para los trabajos a los propios vecinos, muchos de ellos formados en la escuela-taller, lo que permitirá que mejoren su aprendizaje profesional. La participación de los vecinos en las obras, ayudó a vencer muchas resistencias y eliminar prejuicios. El barrio participaba activamente en el proyecto a través de sus habitantes, rescatando una parte importante de las plusvalías generadas en forma de salarios y oferta formativa. Los vecinos tienden a agruparse por clanes familiares o religiosos, lo que favorece la consolidación de relaciones válidas. A pesar de la dificultad 53


54


55


56


legal de agrupar a los vecinos por familias, este hecho se analiza desde la oficina y se propicia su viabilidad. Se está consiguiendo, aun con numerosas dificultades, la participación activa de los vecinos en el desarrollo de los programas y una actitud más responsable en el uso y el cuidado de las viviendas y su entorno. Frente a quienes vaticinaban la vuelta a una situación desastrosa pasado un corto espacio de tiempo, hoy, a más de dos años desde la entrega de la primera obra, los bloques se mantienen limpios y bien conservados. Los logros conseguidos no habrían sido posibles si los vecinos no hubieran participado, empeñándose con los profesionales e instituciones en superar todas las dificultades. Es de destacar la sensibilidad y el grado de compromiso social con que han realizado su trabajo la Asociación Gitana Anaquerando y los profesionales de la Oficina de Rehabilitación de Almanjáyar de la Empresa Pública de Suelo de Andalucía.

57


58


Concurso de ideas para la remodelación residencial del Ferial Almanjáyar de Granada. Una vez que se decidió trasladar el ferial de Granada desde Almanjáyar a otro lugar de la ciudad, la Junta de Andalucia convocó un concurso internacional de ideas para la ordenación de los suelos en los que se venía celebrando la feria durante los últimos años. En estos terrenos, una vez urbanizados, sestá prevista la construcción de un nuevo parque público de 51.000 m2, una zona residencial formada por más de 1.000 viviendas y la integración en el nuevo ámbito del parque de bomberos, que ya se encuentra en avanzado estado de construcción, así como una estación de servicio que ya existía en las proximidades. Proyecto de construcción de un espacio público dotado de piscina y pistas deportivas.

EL FUTURO

En los terrenos situados frente al recinto del ferial y que venían siendo utilizados como aparcamiento durante la celebración de la feria, está prevista la construcción de un nuevo espacio público dotado de piscina, pistas deportivas, recintos arbolados y senderos peatonales. En el proyecto se prevé la construcción de tres grandes terrazas a distintos niveles. En la terraza superior estará situada una piscina de tres vasos, protegida por un terraplén artificial y con una superficie total para el baño de 1.107,24 m2. 59


Dispondrá de cafetería, vestuarios y aparcamientos. En las dos terrazas inferiores se situarán espacios arbolados, y en una cuarta, más pequeña, se construirá una pista deportiva. Se ha proyectado la construcción en el recinto de una red de viales de distintas anchuras y categorías que se podrán utilizar para dar paseos a pie o en bicicleta y para la práctica del jogging. Proyecto de construcción de un edificio administrativo en Almanjáyar Otro de los proyectos que la Junta de Andalucía tiene previsto realizar en Almanjáyar es la construcción de una nueva sede de la administración autónómica que, por su diseño y concepción, vendrá a representar un hito urbano dentro del polígono. Este edificio de oficinas se construirá en un solar adyacente a la avenida Joaquina Eguaras, en las proximidades del Centro Comercial Alcampo, y ha sido proyectado por los arquitectos Antonio Cruz y Antonio Ortiz. Se compondrá de sótano, planta baja y cuatro cuerpos en altura concebidos con formas geométricas irregulares, articuladas en torno a un patio de planta rectangular. El conjunto estará dotado de zonas arboladas y paseos peatonales. Igualmente, se realizarán dos nuevas promociones de 64 y 48 viviendas de protección oficial (VPO).

60


61


ALMANJÁYAR EN CIFRAS

La ejecución del nuevo planeamiento ha permitido disponer en el polígono de suelo suficiente para la construcción de más de 7.000 viviendas, además de colegios, zonas verdes y equipamientos sociales y deportivos. La magnitud de la intervención se refleja en estos datos: se han colocado más de 100.000 m2 de pavimento para usos peatonales, 600 nuevas farolas, 250 bancos y más de 14.000 árboles y plantas. Una vez urbanizado, el polígono tiene capacidad para acoger una población superior a la de ciudades como Baza, Guadix o Loja, con unos estándares para equipamientos y espacios libres superiores a los de la propia ciudad de Granada. 62


63


64

Almanjáyar  

Historia del barrio granadino de Almanjáyar

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you