Issuu on Google+

EL DEBATE

Culiacán, Domingo 19 de febrero de 2012

19 C

w w w w w .. d d e e b b a a tt e e Artes c o o m m .. m m x x w .. c

19 C Domingo 3 de Agosto 2011 Domingo 6 de Domingo 19 noviembre de febrero de2011 2012

tonica@debate.com.mx tonica@debate.com.mx

La vida es

juego El color de Miguel Ángel Entre la animación y el diseño de videojuegos, un creativo conocido como Palifael se encuentra a la cabeza de un estudio que busca el lugar de lo digital entre la producción de artes visuales en el noroeste de México.


C 20

Artes

Culiacán, Domingo 19 de febrero de 2012

EL DEBATE

EL DEBATE

21 C

Artes

Culiacán, Domingo 19 de febrero de 2012

En portada

9 cosas >¿Existe gente que se dedica a hacer videojuegos en Sinaloa? La respuesta es sí, y esta es la forma en que está sucediendo

Braulio Armenta ERMITAÑO INCONFORME

El ilustrador callejero que firma como Be University enlista sus videojuegos de toda la vida. 1• Mega Man X. 2• Ninja Gaiden.

Roger Waters no sabe lo que hizo. Después de uno de sus aclamados shows que mezclan la música con toda una súper producción de efectos visuales, un joven y atónito ingeniero industrial que se encontraba entre el público tuvo una revelación: “hay alguien que vive haciendo estas cosas”. Ilustrador desde hace más de 16 años, Palifael siempre se sintió atraído por la animación y los videojuegos. Después de unos años de trabajo en Mabe, tomó la decisión de por fin aprender animación. El primer paso fue comprar un libro, leerlo y ponerlo en práctica. Después Palifael se financió un diplomado de animación de personajes en Golem Producciones, en la Ciudad de México, donde animó el corto Catarino

eso no se valora aquí, por eso hicimos la escuela”, sostiene. StudioFael reclutó a ocho integrantes más, y después vino un cambio. Ya no se trataba tanto de animación, sino de diseñar videojuegos. Muy en pañales, se diseñó el concepto para los títulos de Cholocommander y Denso. Cuando StudioFael ya estaba desarrollando el script de un prototipo primitivo en ActionScript tres, Palifael fue invitado por José Carlos Castro Padilla, fundador de Hunabsys, para colaborar con otros dos desarrolladores sinaloenses en un proyecto llamado Gaméxico. Gaméxico es un proyecto de Pixcomp que trabaja en colaboración con Hunabsys (su fundador, Sergio J. Carrasco, fue de los ocho primeros integrantes de StudioFael) enfocado a la investigación y desarrollo en el área de videojuegos. Los miembros de Gaméxico deben desarrollar una propuesta profesional para Hunabsys, para que así sea validada y pueda desarrollarse un prototipo. Ahí es donde StudioFael desarrolla actualmente el título nincha: Hero of

the mountain. “Es un juego de acción basado en sigilo. Tienes que esperar la mejor oportunidad para atacar a tu adversario y quitarle una energía que deja, si no la agarras a tiempo los enemigos te la ganan y se vuelven más fuertes”, señala. La idea es que sea compatible con todos los navegadores y se juegue gratis, explica Palifael. Este proyecto busca participar en el Festival Indiecade de Videojuegos Independientes. Cabe mencionar que en Gaméxico también se desarrolla el juego Retroacan, por Pixcomp. Hoy día Palifael es artista visual miembro de Emilianoz A Pata Art Collective. “Hay que darnos cuenta de una cosa: aquí en Culiacán nos tienen dormidos. Es bien importante que sepan que el arte no es exclusivo de unos cuantos especiales. El arte es una disciplina que se practicaba por todos en la antigüedad, lo tenemos en la sangre, y se debe fomentar para que no nos volvamos locos, máquinas totalmente materialistas”, concluye.

3• The Legend Of Zelda: A Link To The Past. 4• Ken Griffey Jr.’s Winning Run. 5• International Súper Star Soccer. 6• Súper Smash Brothers Melee. 7• Resident Evil 3. 8• Metal Gear Solid. 9• Machinarium. www.studiofael.com

Vi aj

TEXTO: JAVIER ANGULO Y PALIFAEL JAVIER.ANGULO@DEBATE.COM.M X FOTO: JONATHAN TELLES

y el paracaídas Ricardo Torres, director de Golem, le avisó a Palifael de un posible trabajo con Pablo Dávila para una película de zombies usando rotoscopía. A última hora, el proyecto terminó siendo el videoclip Uno, dos, tres, de Motel. Este trabajo estuvo nominado como Mejor Videoclip del Año en los Premios MTV Latino en 2008. Antes de regresar a Culiacán colaboró como animador de personajes secundarios en el cortometraje El Águila y la Serpiente: Los huesos preciosos, de Mario Torre Lemus. En 2010 se asoció con Roberto Claudio Barrón, rentaron una casa cerca de la plazuela Rosales y sacaron un comunicado en el periódico: “Si quieres estudiar animación, repórtate a este correo, nosotros te damos las clases gratis”. Así fue como nació lo que hoy se llama StudioFael. “Nada te gana credibilidad como compartir conocimiento”, comenta Palifael. “La gente llegaba a colaborar con nosotros sin dinero; hay personas todavía abiertas a colaborar,

e

Re

tro

www.debate.com.mx

‘Rocko’ es un ualabí (una especie de canguro pequeño como los que crecen en Australia y Nueva Guinea) que vive en la ciudad de ‘O-Town’. Tiene un perro hiperactivo y se lleva con una tortuga neurótica y una vaca criada por lobos. Sus aventuras son una sátira surrealista del estilo de vida americano en los noventa, bien documentadas en unos hilarantes cortos animados de 10 minutos con el nombre de La vida moderna de Rocko, una de las series que dejaron huella en la mente de los niños que vieron el canal de Nickelodeon entre 1993 y 1996. <<


C 22

Artes

Pista de Despegue

Culiacán, Domingo 19 de febrero de 2012

EL DEBATE

Nuevos libros Fragmento

AGUSTÍN GALVÁN duende_callejero@hotmail.com

El mundo según Kevin i sólo contáramos la premisa, pensaríamos que Tenemos que hablar de Kevin, de la escocesa Lynne Ramsay (2011, Estados Unidos y Reino Unido), es otra vuelta a la tuerca de siempre: un adolescente mosqueado con su familia y con el mundo decide un día cruzar ese magnánimo punto de no retorno, revelándose como un sociópata que luego deberá pagar por sus acciones. Sin embargo, Ramsay no nos la pone fácil. Fue en 2003 que la novelista y periodista norteamericana Lionel Shriver publicó la novela en la que se basa la cinta. Una novela dura, controvertida y extrañamente exitosa, escrita en forma de cartas en las que una mujer llamada Eva expía su coraje, amargura, tristeza y decepción de saber que su único logro en la vida es y será siempre haber engendrado a un ser nefasto: el Kevin del título. Todas esas cartas que nosotros irrespetuosamente vamos leyendo, están dedicadas a Franklin, su esposo. El revés planteado por Shriver es que esas cartas cuentan la historia de una familia feliz y hasta modelo. Desde el 2005 BBC Films adquirió los derechos para la concerniente adaptación, contratando a Ramsay como guionista y directora, pero como entonces ella estaba atareada preparándose para dirigir la película basada en la también exitosa novela Desde mi cielo, de Alice Sebold, cortésmente declinó la oferta. A la mitad de la pre-producción, sus productores soltaron el proyecto, entrando a escena el neozelandés Peter Jackson que acabó adaptando, produciendo y dirigiendo la cinta, y dejando a Ramsay libre para regresar con Eva y sus cartas. Con un guión escrito por la propia Ramsay y por Rory Stewart Kinnear en un periodo de dos años, con un notable trabajo de cámara de Seamus McGarvey, más la edición de Joe Bini, el Tenemos que hablar de Kevin cinematográfico se demarca de su fuente de forma notable: la historia sigue fragmentada, pero más que una confesión epistolar buscando el origen del mal en recuerdos olor lavanda, Ramsay decide enfocar sus armas en una sola tarea: emparejar el odio con el terror y la maternidad. Eva (Tilda Swinton), una idealista y exitosa mujer dedicada a hacer guías sobre viajes, acaba primero embarazada y luego casada con el buenazo de Franklin (John C. Reilly), un hombre noble, divertido y hasta cierto punto inocente que, aunque cueste trabajo reconocerlo, es su complemento ideal. El primogénito es llamado Kevin (interpretado impresionantemente por tres actores: Rocky Duer, Jasper Newell y Ezra Miller), y desde bebé comienza a hacerle pedazos su vida: sus desconcertantes berridos impiden que ella pueda concentrarse para terminar esa guía pendiente, y hasta la hacen preferir el sonido de un taladro que su llanto. Luego, al crecer, entra en guerra campal al negarse ir al baño, provocando que ella lo lastime en un arranque de histeria. Lo inquietante es que él parece disfrutarlo. Eva comienza a notar que la que debe soportar todos los embates de Kevin es ella, su madre, pues basta que el casi siempre ausente padre llegue y le dedique unos minutos a su hijo para que todo se solucione. La familia tiene un nuevo integrante, Celia (Ashley Gerasimovich), y de nuevo Eva ve cómo Kevin no sólo la acepta, sino que puntualmente toma el rol de hermano mayor. Ya con la marca de las escaladas violentas de Kevin a cuestas, todas justificadas como accidentes eventuales, Eva comienza a tenerle miedo a su hijo mientras nota que él ya se ha dado cuenta de ello, y le saca provecho cada vez que quiere. También nota que está sola en eso, pues cada vez que ella quiere hablar con su esposo sobre su hijo, él siempre encuentra una justificación que le desarma todas sus ideas y la deja cuestionándose si no será una mala madre por encontrar a su hijo tan repulsivo y por descubrirse en más de una ocasión deseando no haberlo tenido jamás. ¿Sabes cómo se llama ese monstruo que siempre que te sostiene la mirada, te hace sentir que estás viendo a tus propios ojos? Ah, claro que lo sabes: no sólo le pusiste su nombre, también le diste vida y a pesar de todo, lo amas. Ramsay cuenta todo eso de forma episódica, alternándolo con el devenir de una Eva gastada y cansada que debe levantarse cada día sólo para ver cómo esa pequeña casa en la que vive es nuevamente vandalizada por esos anónimos que siguen recriminándola haber sido madre del tal Kevin. Cargando, como una penitencia sin gracia ni redención, el estigma del color rojo que vierten sobre su auto y que ella, para poder ir al raquítico trabajo con el que se mantiene, debe limpiar penosamente. Teniendo que aguantar las imprecaciones que le quieran espetar cuando se la encuentren frente a frente. Teniendo que lidiar con ese Kevin que está apunto de dejar la adolescencia y encarar ese gran paso que definirá su destino.

S

Vidas secretas de grandes directores de cine MI MASÓN FAVORITO A la edad de nueve años Walt Disney fue iniciado en la Orden de De Molay, una especie de sección juvenil de la antigua sociedad secreta de los francmasones. El inspirador de la organización, Jacques De Molay, había sido el último de la orden de monjes guerreros conocida como Los Caballeros Templarios. Considerado sospechoso de pedofilia y de brujería, delitos de los que había sido acusado, De Molay fue arrestado en el año 1314 a petición del rey Felipe IV de Francia. Acusado de herejía, se confesó culpable bajo tortura y fue condenado a morir en la hoguera. El legendario John Wayne, que había puesto la voz al popular conejo ‘Bugs Bunny’, y el gran jugador de beisbol Pete Rose también se unieron, entre otros muchos estadounidenses distinguidos, a la Orden de De Molay. Disney recibió la Legión de Honor De Molay en 1931. EL REY DE LAS ABEJAS «Nunca he creído que mereciera ser reconocido como artista», comentó en una ocasión Walt Disney. Y no estaba bromeando. El padre de los dibujos animados era un dibujante tan mediocre que ni siquiera era capaz de dibujar sus propios personajes. Cuando tenía 15 años, lo despidieron de su trabajo como artista en el Kansas City Star. (Su falta de habilidad con el lápiz y el papel dio pie al extendido rumor de que era disléxico, una afirmación que nunca llegó a ser comprobada, ni desmentida.) Mucho más tarde un chico le pidió que le hiciera un dibujo de ‘Mickey Mouse’ pero Disney se negó a hacerlo y confesó que no había dibujado en años. Entonces, ¿cuál era exactamente su papel en el estudio de animación que llevaba su nombre? «A veces me veo a mí mismo como una abeja —dijo Disney—. Voy de un lado a otro del estudio recogiendo polen con el que estimular a los demás.»

Aunque lo que vivió durante la Primera Guerra Mundial poco tenga que ver con las prácticas bélicas actuales, Disney se las apañó para sacar provecho de aquella carnicería. Él y un colega se dedicaban a peinar las líneas del frente a la búsqueda de cascos alemanes, que luego vendían a sus camaradas estadounidenses como recuerdo de guerra. Cuando se dio cuenta de que los cascos con un agujero de bala tenían un precio más alto, Disney los llamó «cascos de franco tiradores alemanes» y en poco tiempo vendió todas las reservas que tenía.

Carlos Zeta ARTISTA VISUAL

‘Más allá del arte conceptual’ Jorge Juanes (México) Ed. Conaculta ISBN: 9701881443

EL MARAVILLOSO MUNDO DEL OBSESIVO DISNEY Disney era un obseso-compulsivo de la higiene de las manos: se lavaba las palmas y los dedos varias veces cada hora. ¡UNA HUELGA MÁS Y ESTÁIS DESPEDIDOS! Disney tenía fama de ser un jefe autoritario, odiado por todos los animadores que habían trabajado para él. Durante años les pagó menos que los demás estudios y no los mencionaba en los créditos de pantalla. En 1941 los animadores se declararon en huelga para protestar por las condiciones de trabajo en la casa del ratón y se manifestaron en la puerta de los estudios con pancartas en las que podía leerse: «¿Somos ratones o personas?» y «Disney: un genio y 700 enanos». Enemigo declarado de los sindicatos, Disney afirmó que aquella protesta laboral era parte de la «creciente conspiración comunista» en Estados Unidos y se negó a negociar con ellos. Al final intervino su hermano Roy, que consiguió llegar a un acuerdo.

Consíguelo ‘Vidas secretas de grandes directores de cine’ Ed. Océano (2011) Robert Schnakenberg ISBN: 9788496879492

Código Robert Schnakenberg ESCRITOR (BROOKLYN, 1969)

CREAR A UN ASESINO

Qué está leyendo

Siempre oportunista, añadía agujeros de bala, manchas de barro, sangre y pelo a los cascos que estaban más nuevos para que tuvieran el adecuado «desgaste de guerra» y satisfacer a sus colegas de infantería.

Es conocido por escribir cómics y libros de entretenimiento, deportes e historia del mundo. Inició en 1990 con el sello independiente Personality Cómics, y en 1992 publicó Soul Trek, una historieta humorística que combina los universos de Star Trek y Soul Train. Extracto tomado del libro Vidas secretas de grandes directores de cine, de Robert Schnackenberg, con la autorización de Editorial Océano.

Tengo un libro que siempre cargo con él, se llama Más allá del arte conceptual, de Jorge Juanes. El libro aborda el pensamiento heterodoxo y sus preocupaciones centrales y reflexiones, la relación entre el pensamiento y el arte, en especial a través de la pintura, las artes plásticas contemporáneas mediante sus distintas posiciones, del performance a la anulación de lo pictórico. Es un ensayo que sirve para pensar el mundo actual, sus estrategias, modos y maneras de hacer arte, sus imposturas y sus grandes logros, en un todo articulado con gran conocimiento de causa y profundidad reflexiva.


EL DEBATE

Artes

Culiacán, Domingo 19 de febrero de 2012

23 C

Intro: Osamu Tezuka Historia En 1928 nace Osamu Tezuka, cineasta, dibujante y mangaka. Este hombre fue quien creo el estilo de historieta japonesa tal como la conocemos ahora. Seguramente es reconocido por ser el creador de Astroboy, pero también se le atribuyen leyendas como Black Jack, La princesa caballero y Fénix. Por si fuera poco, el Hentai también es uno de los conceptos creados por este llamado “Dios del Manga”. En 1947 publica la obra con la cual salta a la fama, Shin Takarajima, que dio un giro al cómic japonés tal como había sido hasta

entonces; ello animó a Tezuka a consagrar su vida por completo al dibujo. En 1962, tras una experiencia en el campo de la animación, funda su propia productora Mishi Productions, produciendo series basadas en sus mangas. Tezuka continuó manteniendo una producción copiosa con escasa colaboración de asistentes- hasta su fallecimiento en 1989. Obras de su etapa postrera, como Adolf ni Tsugu (Adolf) o la inconclusa Ludwig B, sobre la infancia de

Beethoven (1988, para Cómic Tom), muestran la vitalidad que aún poseía tras más de cuatro décadas consagradas al manga. Con su desaparición quedó cerrada una página en la historia del cómic mundial, así como una inmensa herencia, legada a sus innumerables seguidores, de millares de historias donde había plasmado una filosofía basada en el culto a la vida y el respeto de todo ser. En 1994 se inauguró en Takarashima, su ciudad natal, el museo que lleva su nombre.

Surrealismo crudo

Osamu Tezuka

JAVIER ANGULO javier.angulo@debate.com.mx

Pobre del que regale condones

‘La princesa caballero’

h, los presidentes municipales. Ni el mismísimo ‘Alcalde Diamante’ de Los Simpson podría superar las ocurrencias de quienes han llegado a dirigir los ayuntamientos en Sinaloa. Si el año pasado la propuesta para prohibir el uso de minifaldas en Navolato se impuso como una de las mayores ridiculeces que han salido de la cabeza de un funcionario, este 2012 el edil de Mazatlán le aplicó un severo “quítate que ahí te voy” a su colega, al advertir que “pobre de aquél que tenga la osadía de repartir condones en el carnaval”, porque se lo lleva a barandilla. De acuerdo con este señor, el único espacio autorizado para regalar preservativos a la gente es durante la marcha lésbico-gay que se realiza en el puerto durante el verano. O sea que los asistentes al carnaval que se lleva a cabo este fin de semana tendrán que desembolsar sus cincuenta pesos en una farmacia, o de plano amarrarse una bolsa del súper con una liga, si es que no quieren acabar con una verruga en la punta del miembro (saludos a los que desayunan mientras leen esta columna). Lo que no dejó claro es qué piensa hacer si alguien avienta un condón inflado a manera de globo, o si merece el mismo castigo quien comparta un preservativo después de usarlo. En Culiacán, mientras tanto, no se cantan mal las rancheras. Por segunda vez consecutiva un alcalde renuncia para irse a buscar un hueso más grande, dejando un sustituto que la gente no eligió. Ah, pero qué simpáticos se ven luego con sus sonrisas cuando quieren que votemos por ellos.

A

‘Astroboy’

‘Kimba el león blanco’

‘Dororo’

‘Black Jack’

Medicinas contra el Aburrimiento Cine

Música

Libros

Web

Eventos

Nombre: El artista Fórmula: La historia muda de un actor cuya carrera corre el peligro de caer en el olvido con la llegada del cine sonoro. Dosis: Sin palabras.

Nombre: Animal Joy, de Shearwater. Fórmula: Excelente rock folk de tintes épicos, sonidos crudos y voces casi operísticas. Dosis: En la perrera.

Nombre: Aullido, de Allen Ginsberg. Fórmula: El famoso poema que marcó a la generación beat, en formato de novela gráfica. Dosis: Con Luna llena.

Nombre: eol.org Fórmula: Toda la información sobre las diversas formas de vida de la Tierra en una sola y amplia enciclopedia. Dosis: Con todo y bacterias.

Nombre: El sonido del arte Fórmula: Una exposición de pintura, escultura y fotografía amenizada por grupos de jazz, rock y reggae. Dosis: 22 al 24 de febrero, 19:00 horas, Universidad de Occidente.

Nombre: Gimme Shelter Fórmula: El documental maldito de los Rolling Stones que narra el asesinato de un espectador ocurrido en Altamont. Dosis: Tómese en DVD.

Nombre: Ten$ion, de Die Antwoord. Fórmula: Los freaks sudafricanos del rap vuelven con esa mezcla de electrónica y hip hop. Dosis:Durante el carnaval.

Nombre: Bob Dylan Revisited Fórmula: 13 plumas reconocidas en el mundo del cómic dibujan 13 canciones del camaleónico Bob Dylan. Dosis: Por la carretera 61.

Nombre: revistaespiral.org Fórmula:Desde Tijuana, esta revista electrónica de cultura y pensamiento contemporáneo abre su espacio a escritores de México. Dosis: Hacia el centro.

Nombre: Hojas y plumas Fórmula: Músicos, artistas visuales y actores juntan esfuerzos en una puesta en escena inspirada en las aves. Dosis: 25 de febrero, 19:30 horas, Chuparrosa Enamorada.


C 24

Artes

Culiacán, Domingo 19 de febrero de 2012

Akantilado

EL DEBATE

Dímelo en la mesa IRAD NIETO

elacantilado@yahoo.com.mx

Plagios e influencias literarias “La vida no es justa, y tampoco la vida literaria”, afirma Gabriel Zaid. Una de las injusticias en la república literaria radica en la frustración de aquellos que sienten una inclinación por las letras, pero carecen de la sensibilidad y la inteligencia para escribir cosas importantes. Las musas encienden el deseo literario y luego se retiran, no colaboran ni corresponden con el entusiasmo del ‘escritor’. Es triste, decepcionante, injusto. Sin embargo, más allá de escribir día con día, aprender algunas técnicas y persistir, no hay mucho qué hacer. Todo literato lo entiende y lo admite en la palidez de la madrugada, como apuntó George Steiner en algún ensayo; lo que no quiere decir que se resigne a la mediocridad. Pero copiar líneas, párrafos y páginas de otros, y firmarlos como propios, es ya una especie de robo y un fraude al público lector. Es una deshonestidad contraria al interés y la buena fe del público que compra la obra de un escritor precisamente porque se trata de ese escritor. Plagiar un texto y ofertarlo como propio es medrar con el talento ajeno. Es una renuncia a la imaginación o la confesión de que no se tiene. En este sentido, Sealtiel Alatriste –quien tuvo que renunciar a la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM y al Premio Xavier Villaurrutia 2011 porque se demostró que muchos de sus ensayos, y él admitió que también sus novelas, copiaban párrafos enteros sin dar crédito al autor— plagió. Y llamó a sus plagios, con una desvergüenza y cinismo que sorprenden, “una especie de cita literaria elevada al cuadrado”. Veamos un ejemplo, hay muchos más, publicado en el diario La razón (13/02/2012): Palabra de Nobel » Javier Villán » El Mundo, enero 2002 Sus escritos tienen esa savia y riqueza de carácter de alguien acostumbrado a lidiar los marrajos que la vida echa al ruedo. El símil taurino no es caprichoso. Camilo José Cela veía en el arte de lidiar toros un espejo de la vida española. Pruebas abundantes de ello hay en sus libros. Fue aprendiz de torero y, de no ser por el carácter subalterno y vicario del peonaje, puede que, como a Manuel Machado, le hubiera gustado ser un buen banderillero. *** Un beso en una Alcarria soñada » Sealtiel Alatriste » Revista de la Universidad, enero 2007 Sus novelas tienen esa savia y riqueza de carácter de alguien acostumbrado a lidiar los marrajos que la vida echa al ruedo. El símil taurino no es caprichoso. Camilo José Cela veía en el arte de lidiar toros un espejo de la vida española. Pruebas abundantes de ello hay en sus libros. Fue aprendiz de torero y, de no ser por el carácter subalterno y vicario del peonaje, puede que, como a Manuel Machado, le hubiera gustado ser un buen banderillero. En palabras de Sealtiel Alatriste, lo anterior es una “cita literaria elevada al cuadrado”, no lo que es: vil plagio. ¿Debería sorprendernos este tipo de conductas en el ámbito literario? No, es una práctica muy vieja y las acusaciones, fundadas o no, también. Tan antigua es la literatura como el plagio; hay quienes dicen que la literatura evoluciona y se enriquece gracias a él. No estoy de acuerdo. Nadie puede negar que la literatura se alimenta, desde siempre, de influencias, tradiciones y préstamos literarios (algunos rayanos al plagio); pero, o se nombra la referencia o se recrea a partir de una creación literaria. ¿De qué están hechos los Ensayos de Montaigne si no de citas, préstamos y coloquios con los autores de la antigüedad? Los Ensayos son reescritura, comercio con el genio literario y filosófico. Pero el padre del ensayo, qué duda cabe, reinventó, reelaboró, imprimió un estilo personalísimo a esa gran conversación que sostuvo con los escritores muertos, trasladó todo su carácter a muchas de las expresiones que retomó de Plutarco y Séneca. Sealtiel Alatriste, como enseñan todas las evidencias, no hizo lo mismo (“…haber copiado unos párrafos que sí son literales, sin comillas ni citar la fuente, yo reconozco que es un error… es una copia no debida”). Más bien renunció, mucho antes que al puesto y al premio, como escritor. No merecía un galardón como el Xavier Villaurrutia que se dice de escritores para escritores. No se trata de defender al autor como un propietario que monopoliza ciertas ideas y pensamientos, lo que sería imposible, sino de proteger ese carácter personal, esa forma de expresión o esa impronta que deja el creador en su obra. Todo escritor, al principio, imita (o intenta hacerlo) a los más grandes escritores, los estudia y se inspira en ellos para escribir; el plagiario los copia, oculta el nombre del autor y coloca el suyo.

Bobadilla. Admira a los dibujantes que hacen cartón editorial, pero lo suyo más bien es hablar a través de sus personajes

»Lo que a mí me gusta es contar historias« FOTO: JAVIER ANGULO

JAVIER ANGULO javier.angulo@debate.com.mx

Ricardo Sánchez Bobadilla necesitaba un lugar donde poder estacionar su motocicleta, así que esa mañana nublada llegó a desayunar en El Hostal. El monero que alguna vez quiso ser cineasta platicó largo y tendido a medida que las tazas de café de olla iban y venían. Se remontó a su infancia en Tierra Blanca, el barrio que entonces cargaba con el estigma de la violencia (las cosas han cambiado, ahora el estigma lo tiene todo Sinaloa) y que ejerció una influencia innegable en el desarrollo de sus personajes más conocidos, el ‘Ñacas’ y el ‘Tacuachi’. “Realmente lo que a mí me gusta es contar historias. Desde muy ‘morro’ yo era medio mentiroso, inventaba historias y se las contaba a mis hermanos, y ellos se sorprendían de que les dijera esas cosas”, recordó. Esa afición por los relatos lo llevó a la Ciudad de México una vez terminada la universidad, donde trabajó como asistente de producción en TV Azteca para la serie Una familia con ángel. Dado que el puesto que desempeñaba significa hacer cualquier cosa, le tocó ser el chofer del productor cuando este se escapaba a un rancho para pasar el rato con algu-

En twitter

Gustavo Macedo MUSEO CASA CHIHUAHUA

na mujer. “Ordeña las vacas mientras me esperas”, fue la última orden que le dio el productor antes de que Bobadilla lo mandara al rancho de López Obrador. De vuelta en Culiacán, Ricardo se metió de lleno al dibujo y formó parte de La Locha, la revista de moneros locales que vio nacer a sus sicarios de caricatura. “La idea mía era hacer dos tipos que les fuera mal, o sea que nunca pudieran secuestrar a nadie, se me ocurre así como los caquitos de ‘Chespirito’, que nunca podían robar”. Sin embargo, en un estado donde los criminales son exitosos, al ‘Ñacas’ y al ‘Tacuachi’ les tenía que ir bien, y así fue: se metieron hasta las páginas centrales de El Chamuco, la publicación que reúne algunos de los mejores moneros a nivel nacional. Ahí Bobadilla comparte espacio con dibujantes que admira, como Boligán, Magú y Naranjo. Ricardo quiere seguir creando personajes, y uno de los más recientes es una madre soltera que aparece en el periódico La I que se llama ‘La Yoyis’. “A fin de cuentas, la idea es tratar de sacar una sonrisa, hacer sentir bien a alguien por lo menos sepa que te va a leer”, comentó. K

www.debate.com.mx

Código Ricardo S. Bobadilla DIBUJANTE (CULIACÁN, 1971)

Es autor de la tira el ‘Ñacas’ y el ‘Tacuachi’, que aparece en el semanario Río Doce y cada mes en la revista El Chamuco

“El único modo en que algunos podrían ser más idiotas en Twitter es que se agregara el carácter 141”.

“Pero en la inteligencia no encuentra uno la felicidad, dicen los tontos infelices, que ni su condición entienden”.

“No sé por qué los viernes hacen recomendaciones de a quién leer en Twitter. Son como sordos recomendando música”.

“El simio caminó erguido y dominó el fuego para luego renunciar a su evolución poniéndose el disfraz de los necaxas”.

y los hijos del averno. También dibuja el cómic La Yoyis, que se publica en el periódico La I. Colaboró en la revista La Locha junto a otros moneros como Avecé, Ito Contreras, Sergio Navarro y Paquiro.

“A las palabras se las lleva el viento; los ‘tuits’ de quienes tienen menos de quinientos seguidores ni a eso pueden aspirar”. “Denme pelotas y cruces y embruteceré a un pueblo”.

twitter.com/oximoron

Contigo aprendí • Que el trabajo de los videojuegos está en derrotar al último jefe • Que la vida de Rocko ya no es tan moderna • Que Walt Disney fue la Blancanieves de setecientos enanos • Que el dios del manga no usaba chalecos.


Reportaje sobre Palifael en Tonica