Page 1

No. 516 | Abril 2014

órgano informativo del movimiento de cursillos de cristiandad de la arquidiócesis de sto. dgo.

«Les dejo la paz,mi paz os doy» Juan 14, 27

licencia para vivir

en la bondad está la luz y en la solidaridad está la vida

El que obra la verdad va a la luz La verdad hace a las personas transparentes y a las sociedades respirables.

Artesanos de la paz

«Bienaventurados los que hablan de paz ...».

domingo de ramos

inicio de la semana mayor

una oportunidad para perdonar

Cuando no puedo actuar por mi misma, es cuando Él se hace grande


Contenido 3 EDITORIAL «El que obra en la verdad, va a la luz» 4 SINTONÍA CON LA IGLESIA Pastoral de conversión ÓRGANO INFORMATIVO DEL MOVIMIENTO DE CURSILLOS DE CRISTIANDAD DE LA ARQUIDIÓCESIS DE SANTO DOMINGO

Tel.: 809 530 4346 | Fax: 809 530 4361 www.mcc.org.do www.palanca.com.do

Síguenos en:

Plan Arquidiocesano Pastoral Itinerario de Evangelización 2014

Tema: «Un pueblo en misión, abierto al diálogo, que fomenta la fraternidad en la sociedad». Lema: «Dialogando en la verdad renovemos la sociedad».

Abril

Campo de Acción: Comunicadores

Valor: La Paz

«Les dejo la paz, mi paz les doy». (Jn 14, 27)

Secretariado Arquidiocesano del Movimiento de Cursillos de Cristiandad Fernando Langa Ferreira DIRECTOR

César Curiel VOCAL DE PUBLICACIONES

Noris Núñez de Bello VICE DIRECTORA

José Monegro VOCAL DE COMUNICACIONES

María Isabel Sánchez de Aris VOCAL ESCUELA DE DIRIGENTES

Enrique García Pecci VOCAL ADMINISTRATIVO

Yohanny de Ortega VOCAL DE PRECURSILLO

Excia. Rvdma. Mons. Amancio Escapa, O.C.D. ASESOR ARQUIDIOCESANO

Dennis Simó Alvarez TESORERO María Isabel Lebrón VOCAL DE ULTREYA

7 ULTREYA La Cuaresma 12 HABLANDO CON EL Párroco P. Domingo Legua 13 artesanos de la paz Salvador Gómez 14 cambiar (2da parte) Saulo Hidalgo 15 ¿Por qué confesarme? 16 frases célebres 17 licencia para vivir Jeannette Miller 18 santidad hoy San Juan Bautista De La Salle 19 Creciendo contigo Mercedes Pérez 20 REFLEXIONES con el rector Pre-cursillo, el tiempo olvidado 21 Liturgia hoy Lugares y mobiliario 22 un paso por mi familia Valor del mes: La Paz

Lema:

Isabel Laura Goico de Prieto SECRETARIA

6 NOTICIAS DEL MOVIMIENTO DE CURSILLOS

9 NOTICIAS DE LA IGLESIA palanca_rd

José Federico Saint-Hilaire VOCAL DE POSCURSILLO

5 TIERRA DE TODOS Teresa Valenti

R.P. Víctor Manuel Rodríguez, C.M. VICE ASESOR R.P. Robert Brisman Polanco VICE ASESOR R.P. Domingo Legua VICE ASESOR

23 domingo de Ramos Maruchi R. de Elmúdesi 24 una oportunidad para perdonar Nathalie Romero de Grau 25 DICCIONARIO Bíblico 26 Cursillos 27 testimonio cuarto día José Federico Saint Hilaire

Equipo Editorial Director Editorial César Curiel Concepto Editorial y Edición Vocalía Palanca Diseño y Diagramación Ester Hernández

Corrección y estilo Ester Hernández Celinés Díaz

Ventas: César Quintana 809 530 4346

Impresión: Editora TELE-3

Visita nuestra página: www.mcc.org.do


Editorial Palanca

El que obra la verdad, va a la luz La verdad hace a las personas transparentes y a las sociedades respirables.

A propósito de la canonización de los beatos Juan XXIII y Juan Pablo II, Papas; queremos compartir algunos de sus pensamientos, que vienen acorde con el lema y valor de este mes de nuestro plan de pastoral, que nos invita a profundizar y resaltar la verdad. Decir la verdad es parte de la justicia, porque es una injusticia para con los demás engañarles, sobre todo si mentimos para hacerles daño o aprovecharnos de ellos. En este mismo sentido, el Papa Juan XXIII dijo: «Aquellos líderes espirituales y políticos que tienen principios que cambian continuamente, según las circunstancias variables y el ánimo de los votantes, no son verdaderos líderes. Tampoco son verdaderos líderes quienes no predican con el ejemplo». Subrayó la responsabilidad de todos, especialmente de los medios de comunicación, en la presentación de la verdad. La causa y raíz de todos los males que, por decirlo así, envenenan a los individuos, a los pueblos y a las naciones, y perturban las mentes de muchos, es la ignorancia de la verdad. Y

no sólo su ignorancia, sino a veces hasta el desprecio y la temeraria aversión a ella. Los que, empero, de propósito y temerariamente, impugnan la verdad conocida, y con la palabra, la pluma o la obra, usan las armas de la mentira para ganarse la aprobación del pueblo sencillo y modelar, según su doctrina, las mentiras inexpertas y blandas de los adolescentes, esos tales cometen, sin duda, un abuso contra la ignorancia y la inocencia ajenas y llevan a cabo una obra absolutamente reprobable. Y, una comunidad humana era cual la hemos descrito cuando los ciudadanos, bajo la guía de la justicia, respeten los derechos ajenos y cumplan sus propias obligaciones. Juan Pablo II nos decía que, en América, el fenómeno de la corrupción está también ampliamente extendido. La Iglesia puede contribuir eficazmente a erradicar este mal de la sociedad civil con una mayor presencia de cristianos laicos cualificados que, por su origen familiar, escolar y parroquial, promuevan la práctica de valores como

la verdad, la honradez, la laboriosidad y el servicio del bien común. Promover la verdad como fuerza de la paz, es emprender un esfuerzo constante para no utilizar nosotros mismos, aunque fuese para el bien, las armas de la mentira. Y concluye diciéndonos que, el empeño por la verdad, por la libertad, por la justicia y por la paz, distingue a los seguidores del Señor Jesús. Por eso la paz debe realizarse en la verdad; debe construirse sobre la justicia; debe estar animada por el amor, debe hacerse en la libertad. En este mes y siempre, démosle primacía a la «verdad». Nos dice el Señor en el Evangelio de san Juan: «El que obra la verdad va a la luz» (3, 21). Si uno procura vivir honradamente, no necesita esconderse, ni aparentar, ni mentir, porque no tiene nada que ocultar. La verdad hace a las personas transparentes y a las sociedades respirables. Bendiciones.

Palanca | 3


Sintonía con la iglesia

+Mons. Amancio Escapa, OCD Obispo Auxiliar de Santo Domingo Asesor del MCC

La transformación misionera de la Iglesia (II) «Pastoral de Conversión»

Señala el Papa en el primer capítulo de la Exhortación, al tratar de las transformaciones, unas características propias del mensajero que se pone en camino de misión. Usa el Papa una trayectoria en cinco vocablos: «La Iglesia “en salida” es la comunidad de misioneros que primerean, que se involucran, que acompañan, que fructifican, que festejan». a) PRIMEREAN. Es decir, tomar conciencia de que es el Señor quien toma la iniciativa. Y la iniciativa parte del amor. Es lo primero y fundamental. El amor que es difusivo y quiere comunicarse con los demás. b) INVOLUCRAN. No se conforman con mirar desde la otra orilla las situaciones angustiosas o esperanzadoras de los demás. Se mete con obras y gestos en la vida cotidiana de los otros. c) ACOMPAÑAN. El camino se hace largo. Hacerlo en solitario es dificultoso. Por eso se exige al mensajero estar cerca, acompañar a la humanidad en todos sus procesos de conversión y degustación de la buena noticia. 4 | Palanca

d) FRUCTIFICAR. La espera y paciencia son necesarias en esta transformación. Es como hace el sembrador. Lanza la semilla y espera. Con paciencia y a su tiempo la semilla producirá sus frutos. Y «por los frutos conocerán que sois mis discípulos». e) FESTEJAN. Finalmente la Iglesia goza y celebra la buena cosecha, aunque sea escasa, pero buena, fruto de la acción evangelizadora y fuente de un renovado impulso donativo. (EG 25) Y todo esto desde una pastoral de conversión desde el corazón del Evangelio. «Sueño, dice el Papa, con una opción misionera capaz de transformarlo todo… La reforma de estructuras que exige la conversión pastoral… requiere que todas ellas se vuelvan más misioneras, que la pastoral en todas sus instancias sea más expansiva… en constante actitud de “salida” y favorezca la respuesta positiva de todos aquellos a quienes Jesús convoca a la amistad» (EG 27). Toda esta tarea afecta a la acción pastoral que pide una renovación eclesial. El lugar preferido es la Parroquia «que no es una estructura caduca». Si es capaz de «reformarse y adaptarse continuamente, seguirá siendo la misma Iglesia que vive

entre las casas de sus hijos y de sus hijas» (EG 28). La Parroquia es presencia eclesial en el territorio, ámbito de la escucha de la Palabra, del crecimiento de la vida cristiana, del diálogo, del anuncio, de la caridad generosa, de la adoración y la celebración» (EG 28). Y junto a la Parroquia «las demás instituciones eclesiales, comunidades de base, pequeñas comunidades, movimientos y otras formas de asociación, son riqueza de la Iglesia que el Espíritu suscita para evangelizar todos los ambientes y sectores». «Aportan, dice el Papa, nuevo fervor evangelizador. Pero – atención – es muy sano que no pierdan el contacto con esa realidad tan rica de la Parroquia del lugar, y que se integren gustosamente a la pastoral orgánica de la Iglesia particular. Esta integración, concluye el Papa, evitará que se queden solo con una parte del Evangelio y de la Iglesia, o que se conviertan en nómadas sin raíces» (EG 29). Volveremos sobre el tema.


Teresa Valentí Batlle M.C.J.

Tierra de todos

Jesús, anunció un Dios que es amor y que no excluye a nadie. Ni razas, ni culturas, ni religiones…

El corazón se estremece al ver a través de los medios de comunicación, tantas muertes provenientes de personas que abandonan sus países buscando vivir más humanamente. Buscan un espacio que les dé acogida y se lanzan en pateras a un mundo incierto, corriendo el riesgo de sus vidas. El Señor nos dice en el Evangelio: «No andéis agobiados…» ¡Señor, te pedimos, aumenta nuestra fe! El espectáculo es desolador. Violencia, agresión por sobrevivir. Se esfuerzan o mueren. Si se lanzan a esta aventura es porque en sus países ya no pueden vivir: Hambruna, enfermedades y las consecuencias son la muerte. Prefieren morir en el desafío de las pateras. Jesús, anunció un Dios que es amor y que no excluye a nadie. Ni razas, ni culturas, ni religiones… pero, parece que lo hemos olvidado o que no hemos entendido el mensaje del Evangelio. Al cristiano tendrían que removerse le las entrañas, al contemplar lo que puede verse a diario en la T.V. Estamos llamados a la unidad, no a la discordia y menos a la violencia por defender unos

metros de tierra que determinan «lo mío» y «lo tuyo». Pretender que a los que carecen de lo elemental hay que excluirlos, no es actuar en cristiano. En rostros de dolor, hambre, heridas y enfermedades, no debemos excluir a nadie. Al Reino de Dios todos somos invitados acogiendo al extranjero y emigrante, al enfermo que arriesga su vida pensando que en otro espacio de tierra vivirá mejor. Acogerlo es un signo fehaciente de que el Reino de Dios está en nosotros. No podemos poner límites al amor de Dios. Quien rechaza a un semejante está rechazando a Dios mismo. Jesús no es monopolio de nadie. Todo el que esté a favor de la persona, está con Dios. Él vibra en sus entrañas. Todo el que trabaja por la justicia, por la paz, por la libertad, es cristiano. Nada de lo humano es ajeno a Dios, su Hijo lo testifica y muere por todos. «Si amáis a los que os aman, ¿Qué mérito tendréis? Los paganos hacen lo mismo». El amor que nos pide Jesús tiene que superar instintos, sentimientos. Es un amor universal que va más allá de lo que aparentemente vemos.

llevamos todos en lo profundo de nuestro ser y que lo vamos descubriendo en la medida que escuchamos y rumiamos la Palabra de Dios. Lo que Dios quiere es que despleguemos nuestras posibilidades y exigencias ocultas. Siempre que te aproximas a otro para ayudarle, te haces prójimo y te sientes enriquecido si das lo mejor de ti mismo. El dar y recibir acerca a Dios, al Jesús resucitado. Nuestro hermano Francisco, obispo de Roma, insiste en la ternura, la misericordia, en la alegría, y da testimonio de ello revisándose y afirmando que: «El Hijo de Dios, en su encarnación, nos invitó a la revolución de la ternura». «Estamos llamados a ser personas-cántaros para dar de beber a los demás. A veces el cántaro se convierte en una pesada cruz, pero fue precisamente en la cruz, traspasado, que el Señor se nos entregó como fuente de agua viva». ¡No nos dejemos robar la esperanza! (Francisco «La alegría del Evangelio», p.85)

Jesús habla de una ley no escrita que Palanca | 5


NOTICIAS MCC

III Encuentro Nacional de Asesores del MCC Cursillos a realizarse en el país ABRIL Cursillo Damas #822 Del 3 al 6 Santo Domingo Cursillo Caballeros #671 Del 24 al 27 Santiago Cursillo Damas Del 24 al 27 Diócesis San Juan de la Maguana Cursillo Caballeros #148 Del 24 al 27 Diócesis San Francisco de Macorís

Con el objetivo de profundizar en el conocimiento y la participación de los sacerdotes asesores en el Movimiento de Cursillos de Cristiandad, el comité ejecutivo del Secretariado Nacional, celebró los días 18 y 19 del mes de febrero del 2014, el III Encuentro Nacional de Asesores del MCC. Con la participación de dos obispos, trece sacerdotes, nueve diáconos y los presidentes y representantes de las diferentes diócesis y arquidiócesis del país. El evento se realizo en la Casa San Pablo, de Santo Domingo, iniciando con una Eucaristía presidida por Mons. Amancio Escapa, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Santo Domingo y Asesor Nacional del MCC. Los temas estuvieron a cargo de Mons. Amancio Escapa, quien nos habló de la importancia de este tipo de eventos, de la necesidad de un conocimiento cada vez más profundo y la disposición de los asesores. Mons. Jesús María de Jesús Moya, 6 | Palanca

obispo emérito de la Diócesis de San Francisco de Macorís, y gran conocedor de nuestro movimiento, nos contaba sus anécdotas y cómo el MCC le había servido para ejercer sus funciones de sacerdote y obispo a lo largo de su vida consagrada. El hermano Fernando Langa, director en la Arquidiócesis de Santo Domingo, nos presentó una breve pero sustancial reseña del MCC. Más tarde, el P. Víctor Rodríguez, nos habló del rol del sacerdote como asesor en el MCC y P. Robert Brisman, nos presentó el tema sobre la labor del sacerdote como director espiritual durante los tres días del Cursillo. Varios coloquios para discutir los temas y profundizar en los mismos, nos dieron las líneas de las notas finales, donde todos nos comprometimos a seguir caminando apegados a nuestra mentalidad y espiritualidad cursillista para seguir pintando el mundo de colores. Hasta mañana en la comunión. Guillermo Mejía CC 506

Cursillo Damas#88 Del 24 al 27 Diócesis Mao Montecristi

ABRIL Damas No. 822 del 3 al 6 Clausura Domingo 6 a las 7:00pm MAYO Caballeros No. 823 del 15 al 18 Clausura domingo 18 a las 7:00pm Damas No. 824 del 29 al 1 de junio Clausura Domingo 1 a las 7:00pm


ULTREYA

Imposición de cenizas

La Cuaresma Cuando ayunes, cuando des limosnas y hagas mucha oración, hazlo cerrado en tu habitación, que tu mano derecha no vea lo que hace la izquierda, pues tu padre lo verá en lo secreto, y en lo secreto te lo compensará.

En una noche hermosa, bajo la luna y las estrellas, presentamos la Ultreya Arquidiocesana del mes de marzo. En ella pudimos recibir la imposición de la ceniza y dimos inicio a la Cuaresma. Los presentes tuvimos la oportunidad de aprender más del «para qué la Cuaresma», a través de la charla impartida por el Reverendo padre Israel Gravioto. Lo importante ahora es que Dios hable, pero sobre todo que hable al corazón de cada uno de nosotros. Ser buenas personas, ser personas religiosas, no significa ser personas de fe, no significa que eres cristiano. ¿Por qué? Ya estamos en el tiempo de Cuaresma, ¿tiempo de rezar mucho? Pues entérate que los musulmanes rezan mucho más que los cristianos, pero a un musulmán no le hables de amar al enemigo, por tanto rezar mucho no te hace cristiano. Otra característica que practicamos en Cuaresma es dar limosna. Los judíos que practican el judaísmo son personas

que hacen bien a la sociedad, ayudan al prójimo muchísimo económicamente, pero ¿eso te hace cristiano? Pues a un judío no le hables de poner la otra mejilla. Ejemplo de esto, es lo que está sucediendo en Israel, construyendo murallas enormes para que los palestinos no pasen para allá. Entonces ¿qué nos hace ser cristianos? ¿el ayuno? ¡Pues tampoco! Los hinduistas y budistas son personas que pueden pasar días sin comer, en meditación, y sencillamente no comen, pero a un hinduista tampoco le hables de amar al enemigo. Lo que debemos hacer, nos lo dice el Evangelio. Cuando ayunes, cuando des limosnas y hagas mucha oración, hazlo cerrado en tu habitación, que tu mano derecha no vea lo que hace la izquierda, pues tu padre lo verá en lo secreto, y en lo secreto te lo compensará.

Cuaresma? ¿Qué busco, y qué pretendo encontrar? La Cuaresma es como si fuese una casa de dos pisos, en la planta de arriba están las habitaciones, el estar familiar donde está la televisión, donde nos sentamos cómodamente y compartimos en familia. Pero para llegar a ese sitio tengo que pasar por un lugar que se llama «escalera». En la escalera no me siento a descansar, no me siento a comer, no me siento a conversar con nadie, por la escalera simplemente paso para llegar al lugar donde duermo, descanso, me ducho, comparto con la familia. La cuaresma es simplemente eso, la escalera que nos lleva a la gran fiesta, es decir, a la Pascua.

Las preguntas que tenemos que hacernos son: ¿Para qué estamos aquí el día de hoy? ¿Para qué es la

Palanca | 7


ULTREYA

El cristianismo no es una religión, el cristianismo es un acto de fe, y la fe son hechos. Por ejemplo si le preguntamos a Abraham, al que llamamos padre de la fe, ¿qué es la fe para ti? él no te va a contestar con un tratado de fe, él llamaría a su hijo Isaac, te lo presenta y te diría esto es la fe para mí. Un niño que no deja de gritar, un niño que no deja de reír, un niño que requiere de mi 24 horas, eso es la fe para mí, pues yo era un viejo y mi mujer era estéril y gracias a que apareció Dios un día, este niño existe, porque existe este niño, yo creo en Dios. Si deseas puedes cambiar el personaje, pregúntale a la santísima virgen María: Madre Santísima ¿qué cosa es la fe? Ella te diría: Yo siendo virgen, quede

embarazada y di a luz un niño, ese niño se llama Jesús, pero no se queda ahí, ella continúa, a ese niño lo mataron delante de mis ojos, yo vi cuando lo mataron, yo misma lo enterré, y ese niño hoy está vivo. Por eso yo tengo fe en Dios porque ese niño resucitó de la muerte y está hoy aquí entre nosotros.

En conclusión, la Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión, que marca la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua. Es tiempo para arrepentirnos de nuestros pecados y de cambiar algo de nosotros, para ser mejores y poder vivir más cerca de Cristo.

Hermanos a eso es que nos quiere llevar la Cuaresma. A que tú tengas la fe de Abraham y la fe de la Santísima Virgen María. Es decir, que haya coherencia entre lo que celebras y lo que vives. Lo que aquí celebramos es para ponerlo en práctica en nuestra vida diaria. También debemos intensificar la escucha y la meditación atenta a la Palabra de Dios, la asistencia frecuente al sacramento de la Reconciliación y la Eucaristía.

Ultreya General Miércoles 7 de Mayo

Tema «Bendita entre todas las mujeres» Visita nuestra galería de imágenes

ULTREYA EN IMágenes

palanca_rd

Padre Israel Gravioto preside la Eucaristía, Padre Victor Rodríguez y Diácono Adic Ramírez le acompañan Dennis S

imó, Allis

olores

C Coro De

Resek y

Luis Bau

tista

Fernando, Kim Padre Israel, Noris, Isabel Laura y Orlando

te

Público asisten

Monina de Pou, Maritza Sánchez, Tata Duquela y Manuel Zaiter zas

n de ceni

Imposició

vioto rael Gra Padre Is s añante acomp

8 | Palanca

y

Padr e Vic to con esta r Rodríge famil z com ia partie ndo

te

Público asisten

Padre Israel Gravioto


NOTICIA DE LA IGLESIA

Marcha de la fe La Marcha de la Fe, ya tradicionalmente el primer viernes de la Cuaresma, y con el lema «Vive y proclama tu fe», inició en la avenida Anacaona con Núñez de Cáceres, hasta llegar a la Casa San Pablo, ubicada en la avenida Rómulo Betancourt. Hombres, mujeres, jóvenes, ancianos y niños, miembros de las diferentes parroquias, movimientos apostólicos y comunidades, atravesaron distintas calles del sector Bella Vista en Santo Domingo; iban rezando el rosario, con meditaciones acorde con el momento litúrgico que recién inició la Iglesia católica. La muchedumbre compacta cantaba y alababa al Señor. La jornada fue encabezada por los obispos auxiliares de la Arquidiócesis de Santo Domingo, monseñores Amancio Escapa y Pablo Cedano. La marcha, se constituyó en una procesión a la que se unían incluso los

vecinos de los condominios que estaban en ruta. Luego fue oficiada una Eucaristía en la Casa San Pablo, presidida por monseñor Amancio Escapa, quien manifestó la necesidad de que el pueblo cristiano viva y proclame la fe. Los exhortó, con gran emotividad, a vivir la Cuaresma como un camino hacia la Pascua y hacia la Resurrección de Jesús. Fue enfático al reflexionar a viva voz que no es suficiente tener fe, resaltando la necesidad de proclamarla, de sacarla a la calle y de hacerla llegar a todo el pueblo. «Pero para que esa fe sea auténtica y verdadera tenemos que abrirnos al pueblo, proclamarla a los demás, para que los demás puedan tenerla», dijo. Escapa añadió que hay que abrir la puerta para comunicar la fe en Dios, «por eso vive y proclama tu fe». Dijo que en este tiempo de Cuaresma la Iglesia propicia unos días

de reflexión y de adentrarnos en nosotros mismos para ver, primero cómo vivimos la fe, qué es lo que tenemos que seguir y qué es lo que se debe ir eliminando. «La Iglesia nos invita a esa conversión, a ahondar en las exigencias de nuestra fe y vivir con todas las consecuencias que lleva consigo esa forma de vida». Explicó que hay que resumir todo el mensaje de Jesús en el sermón de la montaña, no quedar solo en el relato, sino en las acciones que conduzcan con nuestro modo de pensar, a ver las cosas y decir bienaventurados los pobres, bienaventurados los que lloran y ver el camino del fortalecimiento de la fe. Monseñor Escapa estuvo acompañado en la Eucaristía realizada en el parqueo de la Casa San Pablo, por monseñor Pablo Cedano y sacerdotes de diferentes parroquias de Santo Domingo. Palanca | 9


noticia de la iglesia

eucaristía en baní La celebración contó con la presencia del Presidente de la República, Danilo Medina Sánchez, así como la de Reinaldo Pared Pérez, Presidente del Senado; Wilton Guerrero, Senador por la Provincia Peravia, y varias autoridades municipales.

Departamento de Prensa CED Sugeiry Micher Sandoval García

La Conferencia del Episcopado Dominicano, celebró el lunes 3 de marzo, una Eucaristía, presidida por el Nuncio Apostólico, Mons. Jude Thaddeus Okolo, en la Catedral Ntra. Sra. de Regla en Baní, en ocasión del 250 aniversario de la fundación del referido municipio.

Durante la homilía Mons. Okolo, dijo sentirse alegre al encontrarse con personas que demuestran respeto a Dios, y que saben «¡dar a Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César!».

Al iniciar la ceremonia, el obispo de Baní, Mons. Freddy Bretón, se dirigió a la feligresía destacando y agradeciendo la presencia de los obispos, y muy especialmente, la del Nuncio Mons. Okolo, además del Presiente Medina. También resaltó que sería la primera vez que el Episcopado, al terminar la Eucaristía, sesionaría en Baní, acto que valora, y pasa a la historia. Explicó que la CED quiso complacer al equipo organizador, quienes le extendieron la invitación, teniendo los obispos que reorganizar su agenda para poder estar presentes.

mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2014 «Se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza (cfr. 2 Cor 8, 9)» Con ocasión de la Cuaresma os propongo algunas reflexiones, a fin de que os sirvan para el camino personal y comunitario de conversión. Comienzo recordando las palabras de san Pablo: «Pues conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el cual, siendo rico, se hizo pobre por vosotros para enriqueceros con su pobreza» (2 Cor. 8, 9). El apóstol se dirige a los cristianos de Corinto para alentarlos a ser generosos y ayudar a los fieles de Jerusalén que pasan necesidad. ¿Qué

10 | Palanca


NOTICIA DE LA IGLESIA

nos dicen, a los cristianos de hoy, estas palabras de san Pablo? ¿Qué nos dice hoy, a nosotros, la invitación a la pobreza, a una vida pobre en sentido evangélico? La gracia de Cristo ante todo, nos dice cuál es el estilo de Dios. Dios no se revela mediante el poder y la riqueza del mundo, sino mediante la debilidad y la pobreza: «Siendo rico, se hizo pobre por vosotros…». Cristo, el Hijo eterno de Dios, igual al Padre en poder y gloria, se hizo pobre; descendió en medio de nosotros, se acercó a cada uno de nosotros; se desnudó, se «vació», para ser en todo semejante a nosotros, menos en el pecado (cfr. Flp 2, 7; Heb 4, 15). ¡Qué gran misterio la encarnación de Dios! La razón de todo esto es el amor divino, un amor que es gracia, generosidad, deseo de proximidad, y que no duda en darse y sacrificarse por las criaturas a las que ama. La caridad, el amor, es compartir en todo la suerte del amado. El Evangelio es el verdadero antídoto contra la miseria espiritual: En cada ambiente el cristiano está llamado a llevar el anuncio liberador de que

existe el perdón del mal cometido, que Dios es más grande que nuestro pecado y nos ama gratuitamente, siempre, y que estamos hechos para la comunión y para la vida eterna. ¡El Señor nos invita a anunciar con gozo este mensaje de misericordia y de esperanza! Es hermoso experimentar la alegría de extender esta buena nueva, de compartir el tesoro que se nos ha confiado, para consolar los corazones afligidos y dar esperanza a tantos hermanos y hermanas sumidos en el vacío. Se trata de seguir e imitar a Jesús, que fue en busca de los pobres y los pecadores, como el pastor con la oveja perdida, y lo hizo lleno de amor. Unidos a Él, podemos abrir con valentía nuevos caminos de evangelización y promoción humana. Queridos hermanos y hermanas, que este tiempo de Cuaresma encuentre a toda la Iglesia dispuesta y solícita a la hora de testimoniar a cuantos viven en la miseria material, moral y espiritual, el mensaje evangélico, que se resume en el anuncio del amor del Padre misericordioso, listo para abrazar en Cristo a cada persona.

Podremos hacerlo en la medida en que nos conformemos a Cristo, que se hizo pobre y nos enriqueció con su pobreza. La Cuaresma es un tiempo adecuado para despojarse; y nos hará bien preguntarnos de qué podemos privarnos a fin de ayudar y enriquecer a otros con nuestra pobreza. No olvidemos que la verdadera pobreza duele: no sería válido un despojo sin esta dimensión penitencial. Desconfío de la limosna que no cuesta y no duele. Que el Espíritu Santo, gracias al cual «[somos] como pobres, pero que enriquecen a muchos; como necesitados, pero poseyéndolo todo» (2 Cor 6, 10), sostenga nuestros propósitos y fortalezca en nosotros la atención y la responsabilidad ante la miseria humana, para que seamos misericordiosos y agentes de misericordia. Con este deseo, aseguro mi oración por todos los creyentes. Que cada comunidad eclesial recorra provechosamente el camino cuaresmal. Os pido que recéis por mí. Que el Señor os bendiga y la Virgen os guarde».

Palanca | 11


Hablando con el párroco

Parroquia Cristo Salvador C/José Cecilio Del Valle Esq. Correa y Cidrón (Urb. Honduras) TEL: 809-533-3406 ZONA INDEPENDENCIA Párroco: DOMINGO LEGUA Diácono: ADIC RAMIREZ Fecha: 3 de Marzo 2014

¿POR QUÉ ES SACERDOTE? Por el inmenso amor a Dios, y porque un sacerdote tuvo la audacia de llamarme a ser sacerdote. ¿QUÉ TIEMPO TIENE DE ORDENADO? 40 años. ¿CUÁLES SON LOS RASGOS O ACTITUDES DEL SACERDOTE? Hombre de Dios, hombre abnegado. ¿QUÉ DEBE TENER SIEMPRE A MANO, UN SACERDOTE? ¡Las manos! Y la sonrisa para el perdón. SI PUDIERA ELEGIR, ¿VOLVERíA A SER SACERDOTE? Sí. ¿CóMO ES SU VIDA, UN DíA NORMAL? ¿QUé HACES? Me levanto a las 5:00 am. Cuelo café, rezo el oficio de lectura y Laudes. 6:00 am, camino. 7:00 am, me baño y desayuno ligero. 7:30am, salgo a trabajar a la oficina en la Vicaría de Pastoral, hasta la 1:00 pm o algunas reuniones de Banco de Alimentos, o con sacerdotes. A la 1:00 pm, comida. 1:30 pm, sigo trabajando en la Vicaría de Pastoral, hasta las 3:00 pm. 3:30 pm, Parroquia Cristo Salvador. Confieso todos los días del año y atiendo a las personas y comunidades de la parroquia. 6:00 pm, misa en la parroquia o ir a Casa San Pablo para misa a las 7:00 pm. Luego una o dos reuniones, visitar enfermos y trabajo de oficina. 8:30 pm, cena. 9:00 pm, recogimiento y rezo. 10:00 pm, de

12 | Palanca

prisa y corriendo a dormir, ¡porque al día siguiente hay que madrugar!

¿QUÉ ENTIENDE NECESITA SU PARROQUIA? Un templo más grande.

¿SE SIENTE SOLO? No, más bien deseo con toda mi alma estar solo. La soledad no me asusta, sino que la busco. «Porque he descubierto que la soledad y el silencio son el lenguaje de Dios».

¿QUÉ ACTIVIDADES EVANGELIZADORAS REALIZA LA PARROQUIA? Todo el «plan pastoral», incluida la misión.

¿EL CELIBATO ES POSIBLE? Sí, es posible, querido y deseado. Ser célibe es ser libre para trabajar por el Reino de Dios. ¿ES OBEDIENTE A SU OBISPO? Sí, siempre. Y si no estuviera a gusto por cualquier razón, buscaría otro obispo, con quien trabajara a gusto. Porque malo es trabajar con alguien que no te sientas bien y estar quejándote todo el tiempo y hablando mal de esa persona. ¿PORQUÉ CONFESAR NUESTROS PECADOS A UN SACERDOTE? Porque es «garantía» de perdón. ¿UN SACERDOTE SE CONFIESA? Sí, a menudo. ¿CÓMO EXPLICAR A LOS JÓVENES DE HOY LA FE Y LA ESPERANZA? Debemos caminar en la verdad, porque la mentira mata la fe y la esperanza. Los jóvenes son un futuro prometedor. Hay un cielo nuevo y una tierra nueva. Son hombres y mujeres de un mundo nuevo. ¿CÓMO DEFINIRÍA SU PARROQUIA? Una comunidad de comunidades. Con 42 comunidades formadas. ¿CUÁLES SON LAS PRIORIDADES EN SU PARROQUIA? Crecer en comunidades. Que poco a poco adquieran una mayor conciencia del compromiso de ser bautizado.

¿CUÁLES MOVIMIENTOS O COMUNIDADES CATÓLICAS TRABAJAN EN EL PLAN PASTORAL DE LA PARROQUIA? - MCC - Otros Movimientos - Otros carismas - Otras Congregaciones ¿CONOCE EL MOVIMIENTO DE CURSILLOS DE CRISTIANDAD? ¿QUÉ OPINIÓN LE MERECE? Sí, y lo conozco por dentro. MCC es un impacto muy fuerte con Jesucristo, y esto hay que cuidarlo.

FINALMENTE ¿CUÁL SERÍA LA PREGUNTA QUE LE HUBIESE GUSTADO RESPONDER, QUE NO ESTÁ EN ESTE GRUPO DE PREGUNTAS? ¿Usted es Feliz? ¿Por qué? ¡Sí, y mucho…! Porque, parodiando a Charles de Foucauld, «Desde que conocí a Dios, sólo me he dedicado y comprometido a servirle a Él» y eso me hace feliz.


Salvador Gómez

Artesanos de la paz «... Se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: La paz con vosotros. Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron de ver al Señor» (Jn. 20, 19-20).

No nos dejemos engañar por aquello o aquellos que nos ofrecen satisfacción, bienestar y paz a bajo costo. Jesús nos enseña que para hablar de paz y sobre todo para alcanzarla, es necesario mostrar las señales, las heridas, la huellas del trabajo que ha costado construirla.

incoherente como el de los países poderosos que fabrican y venden armas para la guerra, mientras los pobres ponen la sangre y los muertos; luego los primeros aparecen como mediadores del conflicto y héroes, al firmar como garantes o testigos de honor en los acuerdos de paz.

Una de las Bienaventuranzas que nos dio el Maestro dice: «Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios» (Mt. 5, 9). Entre otras cosas, aquí claramente se nos indica que la paz no es un regalo, sino algo que por lo que se debe trabajar continuamente.

La paz no se logra con armas ni con papeles, sino con personas dispuestas a negociar, aun cuando eso signifique ceder, compartir, renunciar a ser los dueños absolutos de la razón, de la tierra, del dinero o del poder.

Cuántos matrimonios, familias, empresas, comunidades, pueblos, están anhelando vivir en paz, pero ninguno está dispuesto a trabajar, sacrificarse o pagar el precio que cuesta construirla. Muchas veces nuestro actuar es tan

«Bienaventurados los que hablan de paz y están dispuestos a mostrar las heridas, es decir, el sacrificio que ha costado construirla».

Lo que no se ve En tu vida y en mi vida, como en la vida de Jesús, hay muchas cosas que nunca quedarán escritas, pero estarán para siempre en la memoria.

Jesús nos enseña a vivir hasta el final, salvar lo que puedas salvar, iluminar lo que puedas iluminar y dar todo lo que tengas para dar, aun cuando nadie lleve registro de tu total e incondicional entrega. No es necesario dejar constancia de todo y menos esperar el reconocimiento por todo. Parece injusto, pero así es la vida. Muchas veces lo que más se graba, lo que se recuerda y lo que más comentan algunas personas, son los errores, limitaciones, defectos y desaciertos, condenando al olvido el inmenso bien que hemos hecho. Lo que hagas por los demás, comenzando por tu familia, será la semilla, el testimonio que arrastrará a tus semejantes. Alguna de esa semilla caerá en tierra fértil, otra entre las piedras y el resto será comida de pájaros. Pero los frutos de las que germinen, serán abundantes y eternos.

Palanca | 13


SAULO HIDALGO

Cambiar (2da Parte) www.saulohidalgo.com facebook.com/saulohidalgo

En la edición pasada, les compartí la primera parte de este artículo que llamé «cambiar». La Biblia y la Iglesia, sobre todo en el tiempo de la Cuaresma, le dan una importancia extraordinaria a la palabra cambio. La tratamos bajo el nombre de «conversión». Conversión no es sólo acerca de dogmas o catequesis. Es un estilo de vida que lleva a la tranquilidad, al sosiego, a la buena convivencia, a la satisfacción personal, a mejorar la relación con Dios, con uno mismo y con los demás y, por supuesto, al éxito. No es cosa de un retiro de iniciación, como hemos querido creer. Es una tarea diaria y para todo el mundo. Algunas personas se sienten tan crecidas, que creen no necesitar esta famosa palabra. Aprender a adaptarse a las necesidades que el día a día va presentando será la fuente de su éxito más relevante. Todos tenemos que estar dispuestos a cambiar. El precio del crecimiento será siempre menor al precio del estancamiento. Cambiar para lo mejor, significa crecer y para eso no hay edad. Para cambiar hay que actuar. Todos queremos que los demás cambien, pero casi nadie analiza con responsabilidad que quien tiene que cambiar, 14 | Palanca

Todos tenemos que estar dispuestos a cambiar. El precio del crecimiento será siempre menor al precio del estancamiento.

primeramente, ¡es uno mismo! ¿Sabía que las cosas que le llegan a una persona que sólo espera, generalmente no son las cosas que esperaba? ¡Qué casualidad! Sólo tengo una palabra para definir a aquél que sólo espera que sean otros los que hagan algo: ¡Egoísta! No sé si lo sabía, pero el mejor amigo de un egoísta es: ¡Él mismo! «Al orgullo le sigue la destrucción; a la altanería el fracaso» (Proverbios 16, 18). El egoísta, afirmaba Ovidio, «tiene su corazón en la cabeza». En ese mismo orden de ideas, Publio Siro expresó: «Quien sólo vive para sí, está muerto para los demás». El egoísmo, la incapacidad de escuchar, la incapacidad de aceptar la opinión y el parecer de los demás, son las principales causas de tantas separaciones dentro de nuestros propios hogares. Lo expresado anteriormente no sólo ocurre en los lugares de trabajo, antes que en ellos, ocurre en el seno de nuestros propios matrimonios y familias. Una persona que piensa y actúa así en su trabajo, es porque hace lo mismo en su casa y dondequiera que esté. Es el resultado de nuestra autoproclamada «superioridad» frente a los demás. En ese sentido, Richard Baxter sostiene que «Un hombre

orgulloso es dificilísimo de contentar, porque siempre espera demasiado de los demás». Jesús nos muestra el camino para lograr que las cosas sucedan: Actuar, intervenir, involucrarse, participar. Conocerse a sí mismo y conocer la realidad de los demás. Cuánta razón tuvo Ramón Llull al decir: «El soberbio no se conoce a sí mismo, ni conoce a nadie». Cambie para lo mejor. Este es el tiempo de mejorarse. Me gusta como lo dijo Francisco de Quevedo: «La soberbia nunca baja de donde sube, pero siempre cae de donde subió». No espere que sea otro el que decida lo que va a pasar, ¡haga algo para que algo pase! Dios le respaldará si lo que usted quiere lograr es llevar la paz, la calma, el amor, la salud y el consuelo a los que están sufriendo. Lo respaldará si de verdad busca encontrar solución a los problemas de los demás, primero que a los problemas de usted.


¿Por qué confesarme? RP Robert Brisman misreflexionespadrerobert.blogspot.com robertbrisman@gmail.com

¿Por qué pecamos?

«Haz que te ame con hondura y apriete tu mano con todas las fuerzas de mi corazón, y así me vea libre hasta el fin, de todas las tentaciones» (Confesiones libro I cap. XV, 1).

¿Qué hay tan atractivo en el pecado? ¿Por qué nos gusta pecar? Yo he leído el libro de las confesiones de san Agustín. Este pasó muchos años de su vida entregado al pecado, tanto carnal como espiritual. Entre las narraciones de sus pecados, se centra en un insignificante pecado del robo de unas peras cuando tenía dieciséis años; y se pregunta qué fue lo que le llevó a cometer aquél robo. No eran peras mejores que las de su casa ni tampoco tenía hambre: «Porque robé cosas que tenía yo en abundancia y otras que no eran mejores que las que poseía. Y ni siquiera disfrutaba de las cosas robadas; lo que me interesaba era el hurto en sí, el pecado… lo importante era hacer lo que nos estaba prohibido» (Confesiones, libro II cap. IV, 1). Una vez que las robaron, se las echaron a los cerdos. Entonces, ¿por qué pecó? A esta pregunta, va dando respuesta tras respuesta y las va rechazando una a una. En conclusión, dice: «Nadie comete un pecado porque sí; nadie comete un mal por cometer un mal sin más. La gente peca porque ve algo bueno». San Agustín dice que la persona siempre busca lo bueno, aunque esto acarrea que se equivoque a la hora de la elección. Todas las cosas, Dios las ha creado buenas, nos dice el Génesis (1, 31). Las cosas no son buenas o malas en sí mismas; lo que hay son intenciones torcidas de parte nuestra. Para Agustín, el problema es nuestra desviación incontrolada por las cosas, por el placer, por la gloria terrenal. Aquí tenemos que hablar de la tentación. La carta a los Hebreos dice de Jesús: «Pues no tenemos un sumo sacerdote

que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, ya que ha sido probado en todo como nosotros, menos en el pecado» (4, 15). En las tentaciones de Jesús en el desierto, después de su bautismo, nosotros fuimos tentados y también en su victoria nosotros somos victoriosos. Ya en otro momento nos dirá que «si Él ha vencido al mundo, nosotros también lo podremos vencer» (Jn 16, 33). Jesús se identifica con nosotros porque es uno de nosotros, uno con nosotros y sufre con nosotros; de ahí que sea el Dios que nos entiende y nos comprende. Recordemos que Jesús no se disfrazó de ser humano, sino que asumió la condición humana con todo lo que ella implica. Por eso los Evangelios nos presentan a Jesús enfrentando situaciones adversas en todo su ministerio y con todos los que le rodean, empezando por sus apóstoles. Jesús, muchas veces nos alertó con respecto a la tentación: «velen y oren para no caer en la tentación». Su vida estuvo rodeada de situaciones de tentación desde el comienzo hasta el final. Jesús llevó a cabo su misión en medio de la tentación, y nunca sucumbió a ninguna de ellas. La tentación no es querida por Dios, pero sí es permitida por Él. A esto san Pablo nos dice que «nadie diga que es tentado por Dios», y también, «ninguno es tentado más allá de sus fuerzas». Dios jamás puede tentarnos, porque en él no hay maldad, sino pura bondad. Dios es la suma bondad. Dios tampoco puede ser tentado. No hay tentación que le dé o le ofrezca a Dios algo que Él ya no tenga. La tentación en Dios es imposible.

RP Robert Brisman misreflexionespadrerobert.blogspot.com robertbrisman@gmail.com

El apóstol Santiago dice: «consideren como perfecta alegría, hermanos míos, cuando se vean cercados por diversas pruebas, sabiendo que la prueba de su fe produce constancia» (St 1, 2). El pecado empieza con nuestros deseos desordenados. El peor castigo que podemos recibir es la atracción que el pecado ejerce sobre nosotros. Ya el mismo san Pablo cuando se le quejó al Señor por todas las pruebas que estaba experimentando en su ministerio, el Señor le dijo: «Solamente mi gracia te basta». La gracia de Dios nos basta, no para no tener la tentación, sino más bien para poder vencerla. El Señor Jesús no nos preservó de la tentación ni de los peligros; más bien nos advirtió de ellos y nos prometió su ayuda, su fortaleza, su gracia: «Sin mi nada podrán hacer». Ya nos había dicho que podemos vencer al mundo, pero con la única condición de que tenemos que «ir hacia Él». Tenemos que fortalecer nuestro amor a Dios y a su Hijo Jesucristo. San Agustín dijo: «Haz que te ame con hondura y apriete tu mano con todas las fuerzas de mi corazón, y así me vea libre hasta el fin, de todas las tentaciones» (Confesiones libro I cap. XV, 1). Podríamos afirmar que si Dios ha permitido el mal en el mundo, es porque de Él espera sacar cosas buenas para sus hijos e hijas. Todo obra para nuestro bien. Dios sabe escribir derecho en renglones torcidos. Bendiciones.

Palanca | 15


frases célebres Las frases son proverbios escritos por distintos autores y que sierven como alimento para el alma en distintos momentos de nuestras vidas.

«Estar en paz consigo mismo es el medio más seguro de comenzar a estarlo con los demás». Fray Luis de León

«Quien tiene paz en su conciencia, lo tiene todo». Don Bosco

r lo que «Trabajé po an los más necesit y: el hombres ho paz». silencio y la r Le Corbusie

16 | Palanca

«No hay c amino para la paz, la p az es el camino». Gandhi

n don «La paz es u mismo de Dios y, al rea de tiempo, una ta todos». I Juan Pablo I

«El respeto al derecho ajeno es la paz». Benito Juárez

«Si q uieres hacer la paz , no h ables con t us am igos; habla con t us enemig os». Mosh é Dayá n

«Si no te nemos paz en el mund es porque o, hemos olv idado que pertenecem nos os el uno al otro, qu hombre, es e ese a mujer, e sa criatur a , e s mi hermano o mi herman a». Madre Ter esa de Calc uta


IGLESIA VIVA

Licencia para vivir Jesús, el Hijo de Dios, escogió los sufrimientos, la pobreza, la misericordia, para enseñarnos que en la bondad está la luz y que en la solidaridad está la vida.

Cuando inició la serie de películas sobre James Bond, uno de los títulos de esos primeros filmes que protagonizaba el actor Sean Connery, tenía como título: Licencia para matar. Naturalmente, Bond era un agente secreto de la policía inglesa y la serie se caracterizaba por una cantidad de muertos, sólo comparable a las películas de vaqueros norteamericanas. Hoy, esa «licencia para matar» ha ido tomando cuerpo, creciendo de manera alarmante, tanto, que abarca la mayoría de los ámbitos de la sociedad actual, Desde las leyes que aprueban el matrimonio de dos personas de un mismo sexo, lo que implica la incapacidad de reproducción; siguiendo con las ya generalizadas disposiciones que permiten el aborto, lo que dicho de manera clara, es el asesinato de una vida que comienza, aunque se encuentre en su etapa inicial; igualmente, el tan ventilado derecho a la eutanasia, que inició justificando el derecho de los adultos para decidir cuándo poner fin a su existencia y que en la actualidad, ha alcanzado a los niños, quienes no tienen la capacidad para decidir, lo cual se presta a que los mayores puedan

deshacerse de un pequeño que tenga o retraso mental o malformación corporal. Y estos son sólo algunos ejemplos de lo que sucede en nuestra «aldea global» donde el tráfico de personas, y los engaños de que son víctimas, llevan a los habitantes de los países pobres a ser esclavizados para la prostitución o para asesinarlos y sacarles el corazón, el hígado, los riñones… en fin, todo lo aprovechable, y venderlos en el mercado de trasplante de órganos, donde el precio promedio de un cuerpo joven en salud, es de 120,000 dólares. Esta cultura de muerte, donde no podemos dejar de mencionar el consumo de drogas, (legalizada en algunos países) atrapa a una población desprevenida y principalmente desinformada. ¿Dónde están los valores cristianos que han distinguido nuestra civilización?¿Por qué nos quedamos sentados, lamentando que ocurran estos desastres?¿Cuál es el miedo o la apatía que nos define como culpables por omisión?¿Qué mejor momento que este tiempo de Cuaresma, para

Jeannette Miller CC 642

reflexionar qué estamos haciendo a favor de los demás? Jesús, el Hijo de Dios, escogió los sufrimientos, la pobreza, la misericordia, para enseñarnos que en la bondad está la luz y que en la solidaridad está la vida. A lo largo de su existencia terrenal nos enseñó que todos los mandamientos se resumen en dos: «Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a tí mismo». Murió clavado en una cruz después de innumerables torturas para darnos la mayor prueba de amor que podamos imaginar. El Hijo de Dios murió para que pudiéramos vivir. Pidámosle la gracia de poder seguir su ejemplo, un ejemplo de entrega total. Y que esa misma fortaleza que Él mostró ante los sufrimientos que enfrentó, nos permita levantarnos y dar la cara para luchar contra la oscuridad y poder todos, por su gran misericordia, obtener sociedades donde lo que valga sea la «Licencia para vivir»… Nota: A Emely Tueni, por su artículo Licencia para matar. Palanca | 17


Santidad Hoy

San Juan Bautista De La Salle

De La Salle fue un gran innovador al proponer programas para la formación de maestros seglares, cursos dominicales para jóvenes trabajadores y una de las primeras instituciones para la reinserción de «delincuentes». Extenuado por una vida cargada de austeridades y trabajos, falleció en Yon, en 1719, poco antes de cumplir 68 años.

San juan bautista de la salle

Presbítero y educador, su fiesta se celebra el 7 de abril. Patrono de los educadores cristianos. Fundador del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Martirologio Romano: Memoria de san Juan Bautista De la Salle, presbítero, que en Reims, de Normandía, en Francia, se dedicó con ahínco a la instrucción humana y cristiana de los niños, en especial de los pobres, instituyendo la Congregación de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, por la cual soportó muchas tribulaciones, siendo merecedor de gratitud por parte del pueblo de Dios († 1719).

Nos interesa saber tu opinión y sugerencias de las secciones de la revista. Envianos tus comentarios a: formacionmcc@gmail.com 18 | Palanca

Fue canonizado por el Papa León XIII el 24 de mayo de 1900. Juan Bautista De La Salle, vivió en un mundo diferente del nuestro. Era el primogénito de una familia acomodada que vivió en Francia hace 300 años. Nació en Reims, y fue nombrado canónigo de la Catedral de su pueblo a los 16. Cuando murieron sus padres tuvo que encargarse de la administración de los bienes de la familia. Fue ordenado sacerdote el 9 de abril de 1678. Dos años más tarde, obtuvo el título de doctor en teología. En ese período de su vida, intentó comprometerse con un grupo de jóvenes rudos y poco instruidos, a fin de fundar escuelas para niños pobres. En aquella época, sólo algunas personas vivían con lujo, mientras la gran mayoría vivía en condiciones de extrema pobreza. Un número reducido podía enviar a sus hijos a la escuela. La mayoría tenía pocas posibilidades de futuro. Conmovido por la situación de estos pobres que parecían «tan alejados de la salvación», en una u otra situación, tomó la decisión de poner todos sus talentos al servicio de esos niños, «a menudo abandonados a sí mismos y sin educación». Para ser más eficaz, abandonó su casa familiar y se fue a vivir con los maestros, renunció a su fortuna y a continuación, organizó la comunidad que hoy llamamos Hermanos de las Escuelas Cristianas. Su labor se encontró con la oposición de las autoridades eclesiásticas que no deseaban la creación de una nueva forma de vida religiosa, una comunidad de laicos consagrados ocupándose de las escuelas «juntos y por asociación». Los estamentos educativos de aquél tiempo quedaron perturbados por sus

métodos innovadores y su absoluto deseo de educar gratuitamente a todos, sin importar si los padres podían pagar o no. A pesar de las dificultades, De La Salle y sus Hermanos lograron con éxito crear una red de escuelas de calidad, caracterizada por el uso de la lengua nativa, los grupos de alumnos reunidos por niveles y resultados, la formación religiosa basada en temas originales, preparada por maestros con una vocación religiosa y misionera a la vez y por la involucración de los padres en la educación. Juan Bautista De La Salle fue el primero que organizó centros de formación de maestros, escuelas de aprendizaje para delincuentes, escuelas técnicas, escuelas secundarias de idiomas modernos, artes y ciencias. Su obra se extendió rápidamente en Francia, y después de su muerte, por todo el mundo. En 1900, Juan Bautista De La Salle fue declarado santo. En 1950, a causa de su vida y sus escritos inspirados, recibió el título de Santo Patrono de los que trabajan en el ámbito de la educación. Juan Bautista mostró cómo se debe enseñar y tratar a los jóvenes, cómo enfrentarse a las deficiencias y debilidades, cómo ayudar, curar y fortalecer. Hoy, las escuelas Lasallistas existen en 85 países del mundo. Oremos para que la labor de este Santo sea imitada por todos los educadores de nuestro país.


Creciendo Contigo Un espacio de reflexión para crecer desde el corazón en tres direcciones que convergen entre si: Creciendo Contigo (Señor); Creciendo Contigo (contigo mismo y contigo misma) y Creciendo Contigo, hermano y hermana que reflexionas conmigo.

COMUNICACIÓN = ¡COMUN-ACCIÓN! ¿ME COMUNICO? ¿Nos estamos dando cuenta de que cada día la comunicación es más impersonal y superficial? Menos comprometida y más masiva. ¿A qué nos está llevando la tecnología? Es un arma de doble filo, uno positivo y otro negativo. Si buscamos la etimología de la palabra «comunicación», nos habla de «comunis», vocablo latino que significa «común». Esto nos lleva a un verbo e indica una acción: «Comunicar». Se trata entonces de transmitir una idea o pensamiento a alguien, a los demás. Así como esta sección «Creciendo Contigo», nos invita a crecer con Dios, contigo mismo y con los hermanos, para hacerlo de manera integral; así mismo, para comunicarnos integralmente, es importante aprender a comunicarnos con Dios, con nosotros mismos y con los demás. Sólo así ésta será efectiva. La comunicación y el diálogo van de la mano. La situación actual me preocupa. Estamos perdiendo la capacidad de comunicarnos integralmente: Con Dios, con nosotros mismos, con los y las demás. ¿Con Dios? Sí, porque cada vez pareciera que mientras menos Dios «más mejor», más «open mind», más «desarrollados». No nos damos tiempo de escuchar la voz de Dios, porque no sabemos silenciarnos y porque tememos a su llamado y lo que nos pueda pedir. Y de nosotros ¿qué? Tenemos miedo a encontrarnos con nosotros mismos. Hablamos de calidad de vida y calidad de tiempo, pero no nos damos el tiempo de reflexionar sobre nosotros ni de escucharnos. Si no, pregúntate por qué en la casa, en el auto, en la oficina, haciendo deportes… escuchas música o tienes encendida la TV para no sentirte solo o sola. Para estar «acompañado». ¿Y con los demás? ¿Estamos comunicándonos? La «comunicación», común-acción y acción común, para ser efectiva, necesita un(a) emisor(a) y un(a) receptor(a). ¿Has escuchado personas que promueven y

Mercedes Pérez

apuestan por la comunicación y el diálogo, y cuando vas a conversar, si el tema implica escucha, reflexión de situaciones y aceptación, con sólo iniciar el diálogo, rebotan la introducción y no te permiten hablar? ¿Has conocido personas que te llaman o tú llamas y te dicen cuanto necesitaban expresar y se despiden, sin dejar que emitas un solo sonido? Hay un emisor que dijo lo que necesitaba y un receptor que escuchó lo que le querían transmitir, pero no hubo diálogo ni comunicación efectiva.

el mensaje? ¿Que hay familias y parejas que estando cerca se comunican por el chat antes que verse a los ojos y escuchar el sonido de la voz de la otra persona? Y que a veces dejamos situaciones a la imaginación, corriendo el riesgo de malinterpretar, herir y dañar, aún sin querer a quienes amamos, porque en el fondo, la prisa nos mata, el miedo nos domina y el temor a darle la oportunidad a la otra persona, nos hace perder relaciones valiosas y sentimientos sinceros y profundos.

Ahora que tenemos tantos medios a nuestra disposición para hacer más eficaz y eficiente la comunicación, ¿será cierto que nos estamos comunicando y que lo estamos haciendo eficientemente? Tenemos la tecnología de la información y la comunicación a nuestro favor, eso nos acerca cada día más al desarrollo y es un medio de verificación y medición del mismo. ¿Será cierto que actualmente la tecnología nos informa y nos comunica? No digo que no sea su finalidad, pero ¿está cumpliendo ese cometido?

¿Qué comunicador-es somos?

Actualmente contamos con las redes sociales, con los celulares en todas sus dimensiones y con todos los programas más sofisticados. ¿Nos estamos dando cuenta de que cada día la comunicación es más impersonal y superficial? Menos comprometida y más masiva. ¿A qué nos está llevando la tecnología? Es un arma de doble filo, uno positivo y otro negativo. En las relaciones personales, ¿nos estamos dando cuenta que cada día nos hace menos falta escuchar a las personas que amamos? Preferimos comunicarnos por el chat o el whatsApp antes que hablarnos por teléfono. ¿Que es más fácil comunicarnos por estas vías, porque si no te agrada lo que te han escrito, simplemente no contestas o si te sientes mal con la persona, simplemente no abres

¿Tú y yo, somos comunicadores de la Buena Nueva? ¿Somos testimonio? ¿Evangelizamos a tiempo y a destiempo? Con la conciencia clara de que no es estar 18 de las 24 horas del día pegados a facebook, twitter y demás medios, bombardeando frases agradables a los oídos e imágenes motivadoras a los sentidos, sin darnos tiempo a meditar en el mensaje y hacerlo vida. ¿Revisamos, responsable y conscientemente, el tipo de información que colocamos en las redes sociales o subimos la primera noticia sensacionalista, sin verificar la veracidad de los hechos, aun y cuando escandalicemos con ello? ¿Tenemos presente que todos y todas somos Iglesia, cuerpo místico de Cristo? ¡Hemos resucitado con Cristo! ¡Es Pascua! ¡Es paso! ¿Estamos comunicando vida o muerte... optimismo o pesimismo... tristeza o alegría? Con nuestro testimonio, comunicamos la certeza de un ¡JESUS VIVO Y RESUCITADO! ¡Vamos a comunicar la Buena Nueva! ¡A lanzar gritos de esperanza! A decirle al mundo con nuestra vida, que vale la pena ser de Cristo, vivir para Él y servirle a Él! ¡Que hay Pascua, porque hemos pasado de las tinieblas a la luz, porque en ti y en mí, se transparenta la esencia de Dios y su resurrección nos da vida, y vida en abundancia. Palanca | 19


REFLEXIONES CON EL RECTOR

José Garrido

Precursillo, el tiempo olvidado Es necesario conocer las circunstancias en las cuales se desenvuelve su vida. Despertarle un deseo de cambio para sí mismo y para la sociedad en que se desarrolla su vida.

Hemos oído infinidad de veces que el trabajo del movimiento de Cursillo es un todo que se descompone en tres partes, o tiempos, como suele decirse. Y todos los que en él trabajamos, estamos de acuerdo que eso es así. Sin embargo, en la realidad parece que no lo sentimos de esa manera. Y podríamos decir que el «precursillo» es el tiempo «cenicienta» de nuestro quehacer apostólico. Antes de seguir adelante, quisiera pedir a mis hermanos que han vivido la experiencia del Cursillo de Cristiandad, dirigentes o no, que no den ya por sabido lo que voy a escribir más adelante, por haberlo oído otras veces. Pido que lo lean y reflexionen. Se trata de ser cada vez mejores para ser fieles a un movimiento que pretende ayudar a la creación de un nuevo mundo.

Nos interesa saber tu opinión y sugerencias de las secciones de la revista. Envianos tus comentarios a: formacionmcc@gmail.com 20 | Palanca

Hacer un buen precursillo no se limita a contactar una persona e invitarla simplemente a hacer un cursillo. Hay que ir mucho más allá. Es necesario conocer las circunstancias en las cuales se desenvuelve su vida. Despertarle un deseo de cambio para sí mismo y para la sociedad en que se desarrolla su vida. El cursillo no es para los que tienen como filosofía «dejar hacer, dejar pasar». Es más bien para los inquietos a los cuales la conciencia les dice que no pueden permanecer tranquilos mientras todo va empeorando. Si tiene condiciones para ser un factor transformante en su ambiente, pero está dormido, hay que hacerlo despertar y situarlo frente a la vida y sus problemas. No importa el tiempo que haya que tomarse para abrir su mentalidad al deseo de cambio. Solo cuando una persona llega al cursillo inquieto por él y por el mundo, con deseos de cambiar él y cambiar al

mundo, entonces y sólo entonces, se puede esperar de él una perseverancia larga y un trabajo de transformación de su entorno efectivo. Si logramos hacer una labor eficiente con los candidatos que presentamos para vivir el cursillo de cristiandad, preparándolos como debe ser, la taza de perseverancia de éstos, como cristianos comprometidos con el Evangelio, será mucho mayor y los frutos de su trabajo serán abundantes y permanentes. No quisiera abundar mucho sobre éste tema en un solo artículo, para que se pueda reflexionar sobre lo tratado a profundidad. Por eso termino aquí, con la promesa de seguir, en otra oportunidad, tratando sobre éste y otros temas de interés para nuestro trabajo de apóstoles comprometidos con el Señor y su mensaje. Los dejo con un hasta luego, pues mañana nos veremos en la comunión.

Suscripciones Recibir la revista impresa Información Casa San Pablo Teléfono 809.530.4346


LITURGIA HOY

Lugares y mobiliario

Altar Altar viene de dos voces latinas: Alta que significa alto, elevado y ara que significa piedra del sacrificio. Es el centro de la celebración de la Eucaristía, pues en torno a él se celebra la Misa. En las primeras comunidades cristianas cuando se celebraba el culto en las casas, el altar era una mesa de madera redonda o rectangular. Con el tiempo el altar fue una simple mesa de piedra de una sola pieza consagrada por el obispo. En esta mesa estaban encerradas las reliquias de los mártires. El uso del altar de piedra nace de las catacumbas, donde los cristianos celebraban la Eucaristía sobre las losas de los sepulcros de los mártires. También existían altares móviles que se podían llevar de un lugar a otro. Estos eran de piedra cuadrada de tamaño adecuado, suficiente para que en ella entrara el cáliz y la Hostia. Esta piedra o altar se incrustaba en la mesa. El altar era de piedra porque Cristo es la piedra angular (1 Pe 2, 4-8). Ahora los altares pueden ser también fijos o móviles, pero no necesariamente de piedra.

Credencia Ambón Es el lugar desde donde se proclama la Palabra de Dios (lecturas). Debe estar reservado sólo para ello. Los avisos y otras comunicaciones no se deben dar desde allí.

Es la mesa colocada cerca del altar y contiene los objetos necesarios para el servicio del altar durante la ceremonia. El nombre viene del latín «credere» que significa creer, confiar. Este nombre tiene que ver con el uso de la credencia en la casa de los nobles, ésta era una especie de consola, muchas veces empotrada a la pared y cerca de la mesa del festín. En la credencia se coloca el cáliz con los purificadores, las vinajeras, una bandeja y el manutergio, es decir, la toalla pequeña que se usa para secarse las manos.

Sede Se llama «sede» sobre todo al asiento reservado para el que preside la celebración en nombre de Cristo. La sede es el lugar propio del que enseña, del que tiene autoridad. Cuando el obispo preside una celebración en su catedral, lo hace desde su «cátedra». Palanca | 21


Valor del mes: «LA PAZ»

La Paz

La paz es un valor fundamental para la vida de las personas, las familias y las naciones del mundo.

¿Cómo puede entonces cultivarse este gran valor desde nuestro interior? ¿Cuáles pasos debemos seguir para alcanzar este valor y que él mismo sea fuente fundamental de permitirnos obtener la paz tanto para nosotros como para el resto del mundo? Con la paz se puede vivir la fraternidad y la armonía entre los seres humanos. Vivimos en una época en la que se habla mucho de armonía y paz. Sin embargo, pocos mencionan que una de las mejores formas de alcanzar estos ideales es mediante el espíritu de servicio hacia los demás. La paz es fruto de saber escuchar, de entender las necesidades ajenas antes de las propias. Mucho de la paz que podemos experimentar con los demás, radica en nuestra forma de expresarnos. En algunos momentos tenemos el impulso de hacer notar los errores

de nuestros interlocutores, sin saber todo lo que tienen que decir, provocando discusiones y resentimientos innecesarios. La pérdida de la paz interior consecuente, se debe a la intolerancia e incomprensión que mostramos, generando una imagen negativa y tal vez altanera de nuestra persona. Por eso es muy importante pensar con serenidad y con calma antes de actuar. Los esposos deben ser conscientes que al crear el vínculo conyugal, se comienza a dar la fusión de distintas costumbres y formas de pensar. El arte de convivir, olvidarse del afán de dominio y buscar el justo medio entre las diferencias, trae la armonía como consecuencia. Es necesario aprender a conversar y obtener propósitos de mejora concretos que beneficien a todos en la familia.

En cuanto a la paz familiar, no olvidemos que todas las actitudes de los padres se reflejan en los hijos, por eso es importante:

3- Evitar que todos sufran las consecuencias de nuestro mal humor.

1- No discutir o quejarse de los demás delante de ellos.

5- Crear las condiciones apropiadas para hacer agradables todos los momentos de convivencia.

2- Saber sonreír aún en las dificultades. 22 | Palanca

4- Enseñar a disculpar.

Una de las grandes fuentes de la paz, o de la guerra, está prácticamente en la familia. Por eso se aplica: «La familia que reza unida permanece unida».


iglesia viva

Maruchi R. de Elmúdesi MFC - IDEFA CC 323

Domingo de Ramos Inicio de la Semana Mayor Con el Domingo de Ramos, comienza la celebración litúrgico-religiosa de la Semana Mayor o Semana Santa, «gran oportunidad para medir mi grado de fidelidad al Señor». Él va a morir por mí, y yo tan campante, como si esta decisión no me fuera a afectar en nada. Él me ha devuelto la vida eterna, me ha hecho parte de su vida divina, y no puedo pasar tan siquiera, una semana al año, sin hacer un alto en el camino, y reflexionar ante este «gran misterio de amor y gratuidad. ¡Tengo tantas distracciones! ¡Tengo tantos planes! Y parece que esa es la idea: Evitar que entremos en relación íntima con Dios, en el silencio. ¡Distráiganlos! ¡Manténganlos ocupados en nimiedades de la vida e inventen innumerables proyectos que ocupen sus mentes! ¡Tiéntenlos a gastar, gastar, a pesar de la crisis! Hoy en día, nos levantamos bien tempranito a hacer ejercicios, al gimnasio, (porque ya no se puede caminar por las calles), y eso está bien, pero, para el Señor no tenemos tiempo. Ni tan solo una media hora en las mañanas o en las tardes, para acompañarle con una oración ante el altar, o delante del Sagrario. ¡Cómo nos cuesta darnos a nuestro Señor! ¡Qué insensibilidad cristiana está mostrando el mundo de hoy! No aceptamos el dolor cotidiano, los

inconvenientes, las dificultades y enterramos la cabeza como el avestruz, para no sufrir bajo ningún concepto. Todo es evasión, todo es superficial. No profundizamos en las realidades que se nos presentan cada día para relacionarnos con el otro. El mundo de hoy solamente está programado para gozar, solamente se “predica” el placer, la diversión. Es una forma de impedir, que conozcamos la «Verdad», esa Verdad, que es la que nos hace libres. ¿Pero, quién quiere gente libre? Esa no sigue nuestros mandatos, ni los del «enemigo». Esa no compra nuestros «productos», esa no entra dentro del «marketing». La gente libre sale muy cara, porque exige. Y ¡tenemos que cumplir sus demandas! Por eso, hemos convertido la Semana Mayor, en una semana turística, y el tiempo que debería ser de santificación lo hemos transformado en tiempo de vacaciones. «El Domingo de Ramos, es la recordación de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. Jesús va a Jerusalén para alcanzar una meta, la meta final de su vida terrenal, donde sería condenado a muerte, pero iba a resucitar» (Tomado de La Palabra en Cuaresma de Mons. Pepén). Y qué decir del Miércoles Santo, donde recordamos al «Varón de Dolores»,

al Nazareno, donde vivimos con él su pasión, la entrega voluntaria de Cristo al sufrimiento y la muerte. El Jueves Santo, con sus tres conmemoraciones: La institución de la Eucaristía, la institución del sacramento del Orden Sacerdotal, y la promulgación del Mandamiento Nuevo del Amor. Ninguna definición se ha dado del Jueves Santo, que sea más expresiva y verdadera, que la de «Fiesta del Amor». El Viernes Santo, con su silencio y saludo a la cruz, donde Cristo pagó el precio de nuestra redención: La Sangre de Cristo, con valor infinito. Un verdadero acto penitencial para reconocernos pecadores y pedir a Dios que nos de la fuerza y valor para reconocer nuestros pecados y pedir perdón. Este viernes se escuchan también en La Catedral, las 7 palabras. Nos trasladamos en espíritu al Calvario, al campo de batalla, de la última batalla que Cristo va a librar con sus enemigos, para conquistar para Dios, la humanidad. En fin, toda una semana para «vivir» con Jesús, su pasión, muerte y resurrección, con la alegría de los hijos de Dios, a los que Jesús nos devolvió la verdadera Vida. Vamos a aprovechar esta Semana Santa para vivirla como verdaderos cristianos. No abandonemos a Jesús en esta Semana, ayudémosle a cargar la cruz como el Cirineo. Meditemos en este «gran misterio pascual». Que comprendamos lo que Cristo ha hecho por nosotros. Que en un mundo de tantos atropellos e injusticias, seamos capaces de ser solidarios, y tengamos la fuerza de luchar por llevar el Reino de paz y justicia, a todas las personas de buena voluntad, y cambiar la cultura de muerte, por la «cultura de la Vida». ¡Amén! Palanca | 23


IGLESIA VIVA

Una oportunidad para perdonar Es en ese momento, cuando soy un «disparate», cuando no puedo actuar por mi misma, es cuando Él se hace grande. Una vez escuché a Martín Valverde decir: «¿Quién te dijo que nunca te van a lastimar? ¿Quién te dijo que las personas no fallan?». Todos podemos fallarle a alguien en algún momento, sobre todo a aquellos con los que día a día tratamos, nuestros seres más queridos. Aveces sin darnos cuenta, otras veces un poco más conscientes: Por miedo, temor, rabia, envidia, venganza, inseguridades… por tantas cosas. El hecho de que seamos seres humanos nos hace vulnerables. Al mismo Cristo le ofendieron y aún le ofenden tantas veces y porque seamos cristianos no somos «inmunes» a las ofensas, sino que nos compromete a dar una respuesta cristiana ante esas situaciones. Tal vez pasas por algún momento difícil. Realmente no lo sé, pero con gran amor te quiero compartir la riqueza que encontré en el perdón. El Señor usa todo lo que nos pasa, para acercarnos a Él. Debemos ver los hechos, como grandes oportunidades para crecer en su amor, en humildad y como hijos de Dios. Cuando ocurre algún hecho en mi vida, doloroso, que me impacta de alguna manera, me da tanta paz vivirlo de la mano de Cristo, por varias razones: 1ro: Cualquier cosa que me toque vivir en este mundo, ya «Cristo la vivió». 2do: Es mi hermano mayor y uno se siente tan bien cuando tiene un hermano más grande al lado. 3ro: Mirándole a Él en la cruz, pocas cosas me parecen más grande que eso. 4to: Su mirada me compromete. Él cuenta conmigo para responder cristianamente, como tantas veces lo hace conmigo. Estoy llamada a evangelizar, en todos los momentos, no solamente cuando demos alguna prédica… ¡Hay que evangelizar con la vida! «Llevar la buena nueva», la noticia de que Jesús resucitó, ¡que está vivo! ¿Y cómo reflejo yo que está vivo en mí? Haciendo míos los sentimientos de Cristo, no cuando yo quiera…no, sino cuando la vida y Cristo me lo piden.

24 | Palanca

Nathalie Romero de Grau CC 744

Es en ese momento, cuando soy un «disparate», cuando no puedo actuar por mi misma, cuando Él se hace grande. ¿Y el dolor?, me dirás… pues existe. Está ahí. No es una fórmula mágica. No es como que va a desaparecer lo que pasó. Pero precisamente: Lo que pasó, ya pasó…no podemos hacer nada para cambiarlo, pero sí podemos cambiar nuestro futuro. Ser mejores, hacer a otros mejores. Y con el tiempo, ese dolor desaparecerá. ¿Que no es fácil? ¿Quién ha dicho que lo sea? Pero una vez que entregas tu carga a Dios, una vez que tratas de ponerte en los zapatos de quien te ofendió y dejas de mirarte al ombligo, te das cuenta de que somos débiles, que sin Dios, somos incapaces de todo. En ese momento empiezas a liberarte. La sanación no viene de ti… la sanación viene de lo alto. Empieza a llenarse tu alma de Dios. Empieza a llenarse ese dolor, del mismo Cristo. En ese momento, cambias el ¿Por qué Señor? al ¿Para qué Señor? ¿Qué quieres Señor? ¿Qué vas a sacar de esto?...Ofrécelo todo hermano, amigo, amiga…todo. En esto de la vida espiritual «nada se desperdicia». Es en ese momento, cuando no entiendes todavía lo que pasa, que Jesús te lleva entre sus brazos. Es cuando su Madre santísima se vuelca en caricias hacia ti, cuando manda toda su milicia de ángeles a cuidarte, porque Él sabe que su hija(o) querida(o) está herida(o). Y es allí cuando sus palabras cobran vida: «Yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo». Cuando permitimos que se instale en nosotros la ira, el desprecio y comenzamos a acusar a los demás: ¡Mira que yo soy tan bueno! ¡Yo nunca he hecho nada malo! Yo, yo, y yo… permitimos que sea el «acusador desde el principio», el mismo Lucifer, quien vaya ganando esa batalla. Desde que él llega, empieza a acusar… «No fui yo, fue Eva…». Un alma en pena, cualquiera que sea, necesita ser perdonada. No estoy hablando de que las cosas sigan igual. Eso nunca

pasará. Lo que pasó, quedo atrás. Pero cuando asumimos el perdón, con la ayuda de Dios, una puerta se abre para poder construir un futuro diferente. Algunos creen que perdonar es «hacerse el chivo loco»… eso no soluciona nada, al contrario, lo empeora. Otros creen que es «olvidarse de lo que pasó»… tampoco es bueno, porque lo que pasó, sucedió (no nos estamos inventando nada), pero hay que colocarlo en su sitio: Atrás, no delante, ni recordarlo en cada paso que damos, así no avanzamos. Otras personas piensan que «no enfrentando la situación», teniendo de lejos a las personas, viven su vida pensando que «todo está bien» y no es así, realmente la brecha que se crea es cada vez más grande y pueden tornarse irreconciliables las diferencias, por cualquier «disparate». La petición de Jesús desde la cruz: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen» (Lc 23, 34), es una frase que me conmueve. «¡Dios mío, tanto amor por mí! Por mí que soy menos que una hormiga… «¡Oh Maestro, qué bien ya tú me conocías! ¡Cómo necesitaba ese perdón, esa intercesión tuya por mis flaquezas, por mi pereza, por mi orgullo! Gracias Señor…dos mil y tantos años después, gracias». Hermano, hermana, si en este momento estás pasando por alguna situación en la que estás llamado a perdonar, pide la gracia, da un paso adelante, ponte en acción. ¿No puedes hablar? ¡Dale un abrazo, una sonrisa, cómprale un dulcito, mándale un email! Cualquier acción, pero ¡no te pares! No te inundes en las lágrimas, en resentimiento. ¡Sal afuera! como Abraham, a «contar estrellas», sal fuera de ti y del dolor. Conéctate con una realidad más grande que tú. «Si no sueltas el pasado, ¿con qué mano agarras el futuro?» ¡Dios te bendiga! Nathalie Romero de Grau


DICCIONARIO Bíblico

Vocabulario Jubileo:

Tiene su origen en la palabra hebrea «yobel», que es el nombre del cuerno de carnero que los judíos usaban como trompeta para llamar a una fiesta. Sus orígenes se remontan al Antiguo Testamento, Levítico 25, 1-28. En el Nuevo Testamento también encontramos referencias de «un año de gracia del Señor» en Lucas 4, 16-19 El Jubileo es una indulgencia plenaria, solemne y universal, concedida por el Papa en ciertos tiempos y en ocasiones especiales. Es una invitación de la Iglesia a vivir con Dios y con los hermanos en fraternidad, escuchando la Palabra, recibiendo los sacramentos y en oración, en unión al Papa. Durante el Jubileo se conceden gracias espirituales singulares. Es un año de remisión de los pecados, de reconciliación, solidaridad, esperanza y justicia. Se celebra con sentido de gratitud a Dios.

Al Jubileo también se le llama «Año Santo» porque comienza, se desarrolla y termina con ritos sagrados y porque a través de él, se promueve la santidad de vida. Los Jubileos ordinarios se celebraban cada 50 años, hasta que el Papa Pablo II, en 1470, estableció que se celebraran cada 25 años, para que todas las personas tuvieran la oportunidad de vivir por lo menos un Año Santo en su vida. En ocasiones especiales, un Papa puede proclamar un Jubileo «extraordinario» o especial.

Jaculatoria:

Son oraciones breves que se hacen con mucho amor y fe, para acercarnos a Dios. Se pueden dirigir al Señor, a la Virgen y a los santos, para que nos ayuden a mantenernos en presencia Dios durante el día. Un ejemplo es «Sagrado corazón de Jesús, en vos confío».

Transubstanciación:

Transformación del pan y del vino en el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, durante la Eucaristía. Ocurre en el momento de la consagración en la santa Misa, mediante la eficacia de la Palabra de Cristo y la acción del Espíritu Santo. Tiene su fundamento en las palabras de Jesús en la Última Cena. El Catecismo de la Iglesia Católica señala, en el punto 1376, que el Concilio de Trento declara: «Por la consagración del pan y del vino se opera el cambio de toda la substancia del pan, en la substancia del Cuerpo de Cristo nuestro Señor, y de toda la substancia del vino, en la substancia de su Sangre; la Iglesia católica ha llamado justa y apropiadamente a este cambio: «Transubstanciación».

Palanca Palanca | 25| 25


CURSILLO DE CRISTIANDAD #821 DE LA ARQUIDIOCESIS DE SANTO DOMINGO CELEBRADO EN LA CASA SAN PABLO Del 6 al 9 de Febrero del 2014

DIRECTORES ESPIRITUALES: Rvdo. P. Víctor Rodríguez Rvdo. P. Robert Adriano Brisman Polanco Rvdo. Adic Ramírez RECTOR: David Báez DIRIGENTES: Luis Emilio Blanco Saleme José Federico Saint-Hilaire Antonio Cortés Checo Juan Bautista Guzmán Ureña José Luis Pappaterra León José María Díaz Cáceres Gerry Manuel Durán Bergés Duvany Cuello R. Pedro Leopoldo Guerra Dájer César Augusto Langa Ferreira Freddy Estrella DECURIA SAN PABLO Julio César Jiménez Sosa (Contable) Bernardino Quezada Cruz (-) Alberto Eduardo Roncal Ortega (Técnico Sonido) Daniel Martínez (Seminarista) Alberto Eduardo Roncal Ortega (Técnico Sonido) Beato Villa Aracena (-) Antonio Reyes (Agricultor) Juan Francisco Arencibia (Lic.Adm.Empresa) Antonio Cortés Checo Juan Bautista Guzmán Ureña

26 | Palanca

DECURIA SAN PEDRO José Luis García Maireles (Lic. Com. Social) Elvin Marte (Ing. en Sistema) Joan Miguel López Salas (Seminarista) León Ricardo Herrera Gil (Policia) José Luis Mateo (Contable) Buenaventura Ramírez C. (Lic. Contabilidad) Zacarias Jiménez (Agricultor)

DECURIA SANTIAGO Edder Ottaniel Herrera (Mercadolólogo) José Alberto Grullón Ogando (Lic.Adm. Empresa) Pedro Iván Ventura Mieses (Seminarista) Joanne Carlos Molina Romero(Ing.Civil-Fotografo) José Manuel Mateo (Lic. en Contabilidad) Thomas Abreu Patricio (Comerciante) Juan María Frias Rodríguez (Pediatra)

José Luis Pappaterra León José María Díaz Cáceres DECURIA SAN JUAN José Dario Basilis Abreu (Ingeniero Civil) Antony Encarnación Morillo (Estudiante) Marcelino Mieses Salas (Seminarista) Francisco Ant. Heredia De Jesús (Lic. en Derecho) José Manuel Fondeur Quiñones (Veterinario) Francisco Ramírez Polanco (Chofer) Pedro Dario Sánchez Marte (Comerciante)

José Federico Saint-Hilaire Freddy Estrella

Gerry Manuel Durán Bergés Duvany Cuello R. Revista

DECURIA SANTO DOMINGO Joaquin Puntiel (Contable) Víctor Yodely Tavarez Sánchez(Supervisor de Obras) Julio Anibal López Leonardo(Ministro de la Palabra) Gregorio Bautista Mena (Técnico Química) Manuel De Jesús Matos Montero (Chofer) Domingo Fajardo (Vendedor) Pedro Leopoldo Guerra Dájer César Augusto Langa Ferreira


testimonio cuarto día

José Ferico Saint Hilaire CC 660

¿Quieres ser felíz? Descubrí que el camino de la felicidad, es hacia abajo: «El que quiera ser el primero, que sea el último». «El que quiera ganar la vida, que la pierda».

De todo lo creado por Dios, los seres humanos tenemos el privilegio, diría yo, la exclusividad de aspirar, de desear la felicidad. Toda nuestra vida está proyectada para buscarla y alcanzarla. Al tener tantas propuestas de caminos que «conducen» a la felicidad, nos confundimos muy fácilmente. Para algunos quizás esta «felicidad» está basada en lograr bienestar económico, en la adquisición de bienes materiales, en poseer cosas... Para otros, ser feliz se limitaría a dar rienda suelta a los placeres; el sexo desenfrenado, las drogas, el alcohol, el hedonismo, en fin, cosas que algunos entienden proporcionan “momenticos de felicidad”. Buscar la felicidad en la vida, es un deseo profundo del hombre. Muchos fallamos en esa búsqueda de felicidad, porque nos desviamos del camino verdadero y esto nos llena de insatisfacciones.

Hoy puedo decirte, que yo estaba dentro de ese grupo de buscadores de felicidad en un camino extraviado, equivocado, solo me pude dar cuenta, porque Dios se apiadó de mí y en su infinita misericordia, me permitió un día participar y vivir la experiencia del Cursillo de Cristiandad. Fue en año 1999, en el Cursillo #660, en Casa San Pablo, donde por primera vez me hablaron de la «verdadera felicidad». Me hablaron de tener un verdadero y sólido ideal, me hablaron de la «gracia de Dios», de cómo vivir esa gracia y compartirla, que realmente yo podía ser verdaderamente feliz y llevar la felicidad a todos los que me rodean. En ese fin de semana maravilloso, tuve la oportunidad de encontrarme conmigo mismo, ver hacia mi interior, conocerme más, aceptarme y saber que a pesar de todas mis faltas, de todos mis defectos y errores, Dios, me amaba y me tenía como un hijo muy especial. Pude darme cuenta que tenía un «Padre bueno», que me había regalado muchísimos hermanos, con los cuales podía compartir mis penas, mis alegrías, mis ilusiones y esperanzas. Pero también, y esto para mí fue lo más impactante, pude darme

cuenta del tesoro que era mi hogar, mi familia, mi esposa, mis hijos. ¡Un gran tesoro! Por mucho tiempo había relegado la felicidad de mi familia. Mi vida giraba en torno a buscar la felicidad en falsas realidades, en otros mundos no santos. Otra dimensión de la felicidad, que también descubrí en el Cursillo, es que no hay mayor felicidad que la de servir, el «servir desde abajo», sin querer ser el primero en la lista, sin pretender estar por encima de los demás. Descubrí que el camino de la felicidad, es hacia abajo: «El que quiera ser el primero, que sea el último». «El que quiera ganar la vida, que la pierda». Ese es el camino de la felicidad. ¿Quieres realmente ser feliz? ¡Puedes lograrlo! Si yo he podido, seguro que tú también: ¡En el servicio a los demás, a la manera de Jesús, manso y humilde de corazón! Dios les Bendice.

Palanca | 27


Revista palanca abril 2014 web (1)  

Revista Palanca del Movimiento de Cursillo de Cristiandad de República Dominicana, Santo Domingo.

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you