Page 13

palabras

Noviembre 2012

13

Entrevista

De Bogotá a Tandil Stephanie Cubides Martínez llegó a T andil desde Bogotá, Tandil Colombia. Su mirada de nuestra ciudad y cultura nos enriquece, por su sensibilidad y sentido crítico. ¿Qué te trajo a Tandil? En Bogotá estudié licenciatura en artes escénicas hasta cuarto año, en la Universidad Pedagógica Nacional. A mi anhelo de formación se le presentaron varias trabas cuando Bogotá aplicó un proyecto de ley que proponía que la educación pública iba a ser manejada por entidades privadas. En mi facultad de arte se alteraron los calendarios, la exigencia, las evaluaciones, e incluso el interés de los profesores por sus respectivas cátedras. Todo este desorden me hizo pensar en terminar mi carrera fuera del país. En mi búsqueda me encontré con la UNICEN de Tandil y con la posibilidad de continuar mi carrera. Así empecé mi formación en la Licenciatura en Teatro de la Facultad de Arte. Inicié desde segundo año y con un estilo de formación muy diferente. Me encontré con un proceso mucho más individualizado, es decir, venía de una carrera donde el entrenamiento corporal para la actuación era fundamental y se realizaba durante dos o tres horas de clase, casi siempre en grupo, para todas las materias, no sólo la de cuerpo. Este es un legado de escuelas de teatro, que basaron sus procesos en la Creación Colectiva y en los postulados de Jerzy Grotowsky. Me tomó por sorpresa un abordaje al teatro mucho más individualizado, de creación propia, un legado teatral sustentado en los discursos naturalistas de Stanislavski, lo cual fue un contraste fuerte cuando vienes de una formación en teatro post moderno, con bases en un teatro popular y de calle que te encamina hacia una expresión para el afuera y no para el adentro como quizá lo hace el teatro naturalista. Contrastes de este tipo, no desalentaron mi formación, ya que sin lugar a dudas la enriquece.

¿Cómo ves la expresión cultural de Tandil? Lo poco que he podido ver ha sido muy rico. Considero que Tandil, al ser una “ciudad universitaria”, sus estudiantes siempre están generando espacios que permiten el intercambio cultural y artístico. Diferentes manifestaciones desde el circo, el cine, el teatro, la danza y la música se dan lugar en Tandil -me atrevería a decir - casi todos los fines de semana. Pero aquí entra la disyuntiva que incluso también afecta a Bogotá y es que estos espacios desafortunadamente se quedan sólo en un círculo de espectadores que incluye a los mismos estudiantes de arte, a profesores de las carreras de arte, algunos artistas locales y familiares de quienes presenten la obra. Es allí donde falta difusión e inclusión de espectadores. Otro aspecto a trabajar sería llevar las obras a escuelas, parques, vías del tren, fábricas y otros. ¿Qué extrañas de Colombia? De Colombia extraño a mi FAMILIA. Extraño la variedad y la economía de la comida. Extraño una biblioteca que es epicentro de reuniones de jóvenes, adultos, ancianos y niños. Extraño los cerros de mi ciudad, consejeros en las mañanas de fines de semana. Los paisajes contrastantes de clima y color a las afueras de mi ciudad. Extraño a mis gatos. Uno de los mayores aprendizajes que me llevo de Tandil es el valor que me hizo darle a muchas cosas que hoy no tengo y que al volver van a ser motor de mi vida; una de ellas y la más importante: mi mamá. ¿Qué más te llevarás de Tandil? Cientos de aprendizajes, la tranquilidad que venía buscando, amigos para toda la vida, paisajes eternos, la amabilidad de la gente, el valor del compartir, la fortaleza que me dio la soledad y más de una receta de cocina que ya puse en prác-

Si querés publicitar en:

tica: empanadas, tartas, panes, pizas, galletas, ñoquis, polenta, milanesas y tortas dulces exquisitas. ¿Cómo te hacemos sentir? Tandil es un lugar mágico, helado, pero dentro de ese frio es tan dulce. A pesar del frio, la gente y sus maravillosos postres, sus helados de Iglú siempre te harán sentir tranquilo. La ciudad está muy organizada y cuidada; sin embargo, no puede concentrar su interés sólo en lo turístico y en el centro. Hay zonas que están descuidadas; Villa Italia es una. No parece que fuera parte de Tandil. El dique es un espacio maravilloso y me hace muy feliz que estén limpiando el canal. Tandil tie-

ne un gran tesoro en kilómetros y kilómetros de pampa: sus sierras, es por eso que deben cuidarlas, conservarlas y fomentar su protección. Tandil también está creciendo mucho; la construcción de edificios debería contemplar una medida estándar que no irrumpa con la vista que se tiene de las sierras y con la armonía que generan la mayor parte de sus casas bajas. Esa es la magia de esta ciudad que día a día me sorprende, y en los días de sol y viento helado me enamora. Alejandra Scotti ascotti.palabras@gmail.com

Carta de lectores: el lector Miguel Andino nos envíó el siguiente poema ¿NO TIENE NADA? TIENE TODO No tiene puerto ni mar y tampoco tiene nieve pero tiene un no sé qué que te atrapa y te conmueve. Pueden ser sus sierras verdes o sus calles empedradas el castillo mirador o su ruta serpenteada. ¿Serà la Sierra del tigre o la laguna del centro y sus anchas avenidas que no van a ningún puerto? Y la piedra movediza que te asombra aún caída

es una atracción más de las sierras de Tandilia. En el Cerro Centinela una roca está posada vigilando todo el valle, sus arroyos, su cascada. El Calvario es un lugar donde la fe está presente. 14 estaciones te esperan y Cristo en lo alto, siempre. Y del Parque Independencia ¿Qué podemos opinar? Su verde, por todos lados, que te invitan a caminar y pensar

ESCRIBANÍA MARCOLIN

palabras Llamá al Te: 0249 15 4348292 o enviá

REGISTRO Nº 8 REGISTRO NOTARIAL DE REGULARIZACION DOMINIAL Nº 1

un mail a palabras.tandil@gmail.com

Sarmiento 846 - Tandil - Buenos Aires

periodico palabras noviembre  
periodico palabras noviembre  

PERIODICO PALABRAS DE TANDIL

Advertisement