Page 1


¡Queridos Magos!, creo que ha llegado el momento de que pongáis en práctica vuestros poderes. Somos unas gentes humildes que necesitamos de Vuestras Majestades. Hemos de conseguir que algunas personas iguales que nosotr@s comprendan que se está cometiendo un error, una injusticia, un malentendido, estábamos trabajando muy precariamente por nuestros colegios, y de un plumazo nos han retirado este quehacer. Yo pienso, que aun no han tenido tiempo de pararse a pensar lo que han hecho, de ver cuales son los valores que deben primar en esta sociedad que nos arrastra a la injusticia, que no han oído lo que ocurre a su alrededor. Es por ello por lo que me dirijo a V.M. con el fin de que de que ese día tan precioso en el que bajáis a lo terrenal, traigáis un buen truco, con el que poder cambiar esas formas, esos actos, esos valores, esas injusticias y nos devuelvan a cada un@ lo que nos pertenece. Espero que mi carta llegue a tiempo, y que mi deseo, que es el de mucha gente se vuelva realidad: devolvernos nuestros trabajos. Muchas Gracias Manoli Palomo.


Queridos Reyes Magos: Este septiembre empecé en mis dos coles, como en los últimos ocho cursos, muy ilusionada. Mi mesa, mis cajones, mi ordenador,.. me esperaban. Pero los rumores hacían presagiar que algo iba a ocurrir. Empezamos a movernos y contactar con otras provincias y el rumor fue un hecho. El 26 de noviembre tuve que ver cómo mi hijo de 5 años, que es alumno en uno de "mis coles", me dijo llorando: ¡quédate en el cole, mami, no quiero que te vayas! Para colmo, la empresa nos sigue teniendo de alta a la espera de las cartas de despido. Empresa que jugó con mosotr@s, diciendo que iban a subrogarnos y a dejarnos hasta junio. Mi deseo es que a nadie se le rompa el alma como se nos ha roto a tantos de nosotros por tener que abandonar nuestros coles; cordura para quienes se creen que pueden decidir; que nunca se permita, a las empresas mal gestionadas, trabajar en los servicios públicos; volver a nuestros trabajos, a los que accedimos como pudo acceder cualquier otra persona, porque aunque las condiciones fueron siempre precarias, teníamos y tenemos otras recompensas personales y afectivas. Y finalmente, fuerza y más fuerza, si cabe, para mis valientes #monitoresenlucha. Rocío Camacho Cascajo. Huelva, Monitora Administrativa en CEIP desde mayo de 2006.


Queridos Reyes Magos: Comprendo que lo que os voy a pedir es difícil de conseguir, porque mi regalo no se puede adquirir en ninguna tienda, ni mercado, ni centro comercial; sólo se encuentra en lo más profundo de los corazones de “algunas personas”. Como comprendo que estáis muy ajetreados en estos días, atendiendo a tantas ilusiones de millones de personas, os ayudaré a encontrar mi regalo en esos corazones de piedra: Primero, y cuando viajéis por Andalucía, debéis elegir a cualquier niño de un colegio cualquiera para pedirle, seguro que os las regala, varias semillas de una planta llamada JUSTICIA. Pero, como toda planta no germina sola, cuando lleguéis a Cádiz, debéis pedirle a Tere unas gotitas de SOLIDARIDAD (a ella le sobra) para poder regarla. Después, como ya estáis en Cádiz, buscáis a Kichi, que seguro os dará unas raciones de ALEGRÍA y TESÓN, para abonar a JUSTICIA. Abusando de vuestra infinita paciencia, cuando paséis por Granada, le pedís a Manolo una pizca de COOPERACIÓN, que él tiene un montón. Luego, visitáis a Marina, le solicitáis que os entregue unos granos de COMPRENSIÓN, que dará a nuestra planta mucho vigor. Para cuidar a JUSTICIA, cuando lleguéis a Huelva, no se os olvide pedirle a Enrique lo que su corazón posee en cantidad: COMPROMISO y GENEROSIDAD. Finalmente, los compañeros monitores

seguro que están dispuestos a entregaros una

porción de COMPAÑERISMO para conseguir que nuestra planta, JUSTICIA, ablande los corazones de aquellas personas que se sentarán, el próximo 15 de enero, en la mesa de negociación, y puedan entregar a mis monitores administrativos de Andalucía un hermoso regalo: volver a sus colegios y continuar trabajando en ellos.

Francisco Vera Díaz.


Queridos Reyes Magos: Soy una monitora de las 840 que este pasado 26 de Noviembre se ha visto en la calle. En la calle, después de estar 8 cursos escolares entregada a mis Coles, mis niños, mis compis y mis equipos directivos. Como alguien de la Junta de Andalucía me dijo, no me han echado de una oficina, de un simple trabajo, como a tantas personas le ocurren hoy en día; me han arrancado una parte muy importante de mi vida. Este año ha sido un año muy duro para mí, por otras muchas situaciones que me ha tocado vivir, pero sólo pido volver a mi cole, que alguien añada un poco de cordura a toda esta situación. No quiero vivir mejor, ni tener mejor coche, ni mejor casa… Sólo quiero seguir compartiendo mi vida con quienes tantas veces me han arropado y los que tantas veces me han hecho sentir como en casa, como una más de una gran familia, con mis equipos directivos, compañeros, padres y madres, niños… Todos los que me han demostrado su apoyo durante este tiempo. Sólo quiero mi trabajo, ese que está tan mal pagado, con condiciones que muchas veces rozaba la ilegalidad, pero compensaba con todo el cariño recibido por parte de todos. No quiero cualquier trabajo, quiero mis coles, quiero volver con mis equipos directivos, esos que me hacen sentir cada día útil y necesaria. Sólo espero que podamos participar de la magia de estos días, y en Enero pueda volver a sentarme en mi mesa llena de papeles, no sin antes recibir en la puerta a esos pequeños que tanto cariño me han dado, escuchando sus vocecitas gritándome: ¡GUAPA MAESTRA!, no quiero nada más. ¡¡Muchas gracias!!

Miriam Clemente Gimeno.

Carta a sus majestades 4  

Carta de los monitores andaluces.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you