Page 1


nihilque

francisco javier ajo chaparro


Título original: nihilque Primera edición: 2010

Maquetación y cubierta: Francisco Javier Ajo Chaparro Corrección y pruebas: Sara Gutiérrez Santamaría

Tipografía: Day Roman - Apostrophic Lab (CC) Francisco Javier Ajo Chaparro, 2010 Esta obra está bajo una licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported de Creative Commons. Para ver una copia de esta licencia, visite http:// creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/3.0/ o envie una carta a Creative Commons, 171 Second Street, Suite 300, San Francisco, California 94105, USA.


7

ÍNDICE

la bestia............................................................................................................................. 15 imposible..........................................................................................................................16 carne de cañón................................................................................................................. 17 y sigo................................................................................................................................. 18 y ahora qué...................................................................................................................... 20 vuelta.................................................................................................................................22 de mí mismo.................................................................................................................... 23 mi mayor poesía............................................................................................................. 24 del dolor.......................................................................................................................... 26 otro más............................................................................................................................27 desde ahora......................................................................................................................28 y desde ahora.................................................................................................................. 29


8

Ă?NDICE

mierda...............................................................................................................................30 no del no........................................................................................................................... 31 mi herida.......................................................................................................................... 32 soy...................................................................................................................................... 33 me venzo...........................................................................................................................34 un muerto viviendo debajo de mi cama......................................................................36 late, distancia...................................................................................................................38 razones..............................................................................................................................39 mi mundo, ahora............................................................................................................ 40 cuando era pequeĂąo........................................................................................................41 currit rota, urceus exit...................................................................................................42 tarde de verano...............................................................................................................44 a veces.............................................................................................................................. 45 mil y una lunas............................................................................................................... 46 jugando a perder............................................................................................................ 48 esperar..............................................................................................................................49 las palabras mĂĄgicas....................................................................................................... 50 rimas de media rima.......................................................................................................52 vivo................................................................................................................................... 64 como piedras..................................................................................................................66 no hay red........................................................................................................................ 68


ÍNDICE

a ti..................................................................................................................................... 70 soñando ser...................................................................................................................... 71 cuestión de fe...................................................................................................................72 terminación del último final.........................................................................................74 débil carne........................................................................................................................75 roto................................................................................................................................... 76 no dormir.........................................................................................................................78 no querer......................................................................................................................... 79 épocas............................................................................................................................... 80 poder querer....................................................................................................................82 dispuesto.......................................................................................................................... 84

9


“Fodit, et in fossa thesauros condit opaca, As, nummos, lapides, cadaver, simulacra, nihilque 1” - Victor Hugo, Les Misérables, A. Lacroix, Francia, 1862

1 Cava y en un hoyo oscuro esconde tesoros, Un as, monedas, piedras, un cadáver, imágenes, nada.


15

la bestia

Pupila dilatada. Escucha. No piensa. Respira... Coge fuerzas y grita. Odio. Rabia infinita. Silencio entrecortado. Destruye la mente y muere...

El tiempo pas贸 cuando todo ha pasado. La bestia devora al hombre y el hombre se queda mirando...


16

imposible

La belleza es en un ángulo imposible tantos grados como palabras: se observan siendo letras, leídas pierden su alma, se silban sonando huecas, se huelen sin ser sopladas, se sienten al sentir su sino, se saborean sin saber si sanan. de cada uno hay una en definitiva, varias... de todos una contradicción de sentidos sin escuadras, sin figuras de un patrón que recuadre las entrañas.


17

carne de cañón

Perdido en el porqué de los porqués a la vuelta de una vuelta perdí la cabeza, andando quizás, como una burda imitación de Jim Morrison buscando siempre la serpiente entre los huecos oscuros de mi mente y callejones sin salida. Pasos de pasos que llevan a un barranco, y ésto es arte, dicen, pero en el fondo no soy más que yo.

Las miradas flotan en el aire y vuelan, tan lejos como yo quisiera, y vuelo tras de ellas como un pájaro libre, tan lejos de mis pies como mi mente pueda. Las ideas nunca pisaron donde hago huella, preferían quedarse donde no las pudieran escuchar, susurrándose melancolías de una tímida pecera donde hemos encontrado los mismos viejos miedos, un universo repleto de hipocresías y belleza.

Y en el fondo no es más que eso: fondo, el pozo vacío de las soledades repletas de fantasmas. Sigo arañando el muro, siguiendo sus ladrillos buscando una salida, rodando sin parar colina abajo hasta donde se pierden las palabras y se acumulan esperanzas.

Y en el fondo es lo que somos, no somos nada.


18

y sigo

Me dijiste “allí nos encontraremos”, y aún sigo esperando.

A veces creo escuchar tus pasos tras el eco mudo de una puerta o brillando en la oche gata donde todos los sueños son pardos fantasmas de ilusión. Te vislumbro leve, fuera de la pupila te inventan mis ojos.

A veces siento los susurros que quedaron en mi almohada escondidos a la espera, sin palabras, surcan los recuerdos de tus besos justo antes de despuntar el sol en mis pestañas, y cuando despierto sólo tengo sabor a fresa en la lengua y manos que buscan otras manos, el zarandeo líquido de las cortinas frente a la ventana abierta se inventa tu fuga hasta mas allá de ningún lugar, hasta allí donde no puedan seguirte mis labios.

Sigo esperando que me busques, encontrarme en mis pasos contigo, de tu mano onmigo, y caminar sin sentido, sin que importe el camino.


19 Aquí estoy, aquí sigo, al pie de la cama sentado sin saber, perdiéndome por perder el tiempo, por esperar la noche a que me encuentre un sueño.

Aquí sigo, aquí estoy, confundiéndome entre mil rostros perseguidos por la locura, por labios de sabor carmín y color miel que engañan las estrellas.

Allí, allí me encontrarás cuando entre todas tú seas Ella.


20

y ahora qué

Ya tengo las horas. Y los recuerdos incrustados en lágrimas de nácar. Y los deseos ardiendo con fulgor en mis entrañas.

Ya tengo las metas y las armas. Ya tengo la espada y las palabras. Y los silogismos con retazos de esperanza. Ya los cielos, ya las aguas.

Ya tengo los horizontes y las nubes que se escapan. Ya los vientos, ya las alas. Y mil caminos convertidos en metáforas. Y mil historias que contar de madrugada.

Ya tengo mi luna, vigilante descarada. Ya tengo las olas sibilantes en la playa. Ya tus besos, ya tus sábanas. Ya el olor a tierra mojada. Y una brisa que recorra la mañana. Y un suspiro que se escapa. Y un te quiero en las miradas.


21 Ya lo tengo todo, ya no tengo nada.

Puedo pues, orgulloso de mi obra inacabada, sentarme y fantasear, protagonista de mi farsa...


22

vuelta

Y volveré a buscar mi dosis de autodestrucción en cada noche. Y a llorarle al sol por la mañana. Y a sentirme desconocido entre tantos rostros sin nombre, hipócrita de la sinrazón, vacuo de cualquier lógica que me impulsa a continuar hacia donde no quiero. Y desconcertaré mis pensamientos con cada acto y mi mente con cada pensamiento. Y perderé el sentido hasta sentirme Dios, tan poderoso, tan lejos del mundo, tan impersonal. Y negaré cualquier palabra de esclavitud apelando a la misma inteligencia que forjó mis cadenas. Y juraré por mi libertad en el cielo vendiendo mi alma al peso en gramos. Y apartaré de mí cualquier mirada con esperanza, cualquier pisada que me acompañe.

Y derribaré barreras y borraré caminos.

Y sentiré más de lo debido.

Y deberé más de lo esperado.

Y esperaré solo, arrepentido.

Y me arrepentiré de todo, siempre.


23

de mĂ­ mismo

Me entierro lejos de la tierra. Aferrado al balanceo pausado del viento al baile seco del grujir de hojas suicidas me dejo llevar. Me entierro entre las nubes del cielo y me ahogo en la acera si empieza a clarear.

Abrazo el sabor a contracorriente que se expande en mi paladar. Dulce caramelo incongruente de agrio placer entero al masticar.

Ser distinto, pero no menos, repetirme de mĂ­ mismo, de mi verdad en mi momento. Callar cuando hablo en alto. Ser yo mismo cuando quiero y vestirme de silencio para mentir de lo mĂĄs posible algo menos.


24

mi mayor poesía

Y será mi mayor poesía el andar contigo a ciegas entre la luz de las estrellas hasta que amanezca en el horizonte el día. El descansar sobre tu hombro, mi tristeza en tu sonrisa hendida, deslizar mi vida por tu cuerpo, princesa de la verdad, tendida con sabor a fresa y luz tibia de fantasía.

Notarte tan cerca, tan cerca, que no hay distancia, no hay caminos, ni mil mañanas frías que te alejen sin remedio allá donde ni el recuerdo alcance a una sonrisa.

Abrazar tus miedos, besar tus lágrimas, esperarte quieto donde huele a esperanza,


25 donde duela el tiempo lejos de tus sábanas, donde alejar con fuego tus malos fantasmas.

Y serás tú mi mayor poesía. Mi mano sobre tu mano. Dibujarte en mi memoria, deslizarme entre tu brisa, perderme en tu mirada. Y llamarte a solas, cuando nadie me escuche, mía.


26

del dolor Me duele gastar siempre las palabras y tener que reinventar mi idioma, enrevesar las letras, modificar las comas, eliminar los puntos, desarticular las frases y parafrasear lo dicho para decir siempre lo mismo.

Me duele pensar que puede cambiar. Me duele creer que cada vez es distinto. Me duele saber que me engaĂąo. Me duele soĂąar contigo. Me duele vivir sin ti. Me duele verme un domingo. Me duele callar.

Y al fin

Me dueles.

Pero no mĂĄs de lo que me duele sentir.


27

otro más

Me hablaste como a todos. Me abrazaste como a alguien más. Me besaste como a cualquier otro.

Y sin embargo yo me sentí único.

Y, sin embargo, tú serás siempre.


28

desde ahora

Que me devuelvan los amaneceres. Y las sonrisas perdidas en la noche. Que me devuelvan la luz del sol. Y a aquellos que me trataron como amigo. Que me devuelvan los fines de semana inocentes, en algún banco, de algún parque. Y la timidez de cualquier día. Que me devuelvan el cariño por alguien. Que me devuelvan mi vida.


29

y desde ahora

Y que se lleven la agonĂ­a del vacĂ­o. Y las tristes caras de la madrugada. Las ojeras de cualquier domingo. Las palabras rasuradas. Que se lleven las frases sin sentido, sin querer nunca decir nada. Que se lleven desde el primer tiro hasta la Ăşltima calada...


30

mierda

Todos dicen: “ésto es mierda”, mientras comen.

El amor, como un paso más donde el cariño pierde su nombre; a la par, como espejo donde la realidad pierde su ser; devora, y sólo a pocos se deja comer, engancha, suelta y mata y remata, como la mierda que todos quieren tener.


31

no del no

Otra negación reconvertida. Tránsfuga de su mundo se cambió de nombre y de vida. Operó su ser para cambiar de signo. Extirpó sus rasgos y se mudó de acera. Escindida de una larga lista ahora vende su cuerpo por una noche, después de mil días convencida.

Dejemos de crear posibles en negativo. Hagamos apología del quizás. Donde los absolutos son una mentira. Donde las promesas se escurren al olvido. Y el olvido grita. Y el error destroza. Y las lágrimas lloran. Sin sentir ningún sentido.


32

mi herida

Le dije “yo la cierro”, cogí la navaja y me equivoqué de filo.

Penetró a través de la piel como si aquel dedo no fuera mío, ni siquiera sentí nada. Y después la sangre, como un pelo rojo atravesando las huellas de mi yema de lado a lado.

Comenzó a resbalar pero perdí el sentido del momento, no hubo alarma, ni miedo, tan sólo el hipnótico sonido de las gotas de sangre contra el suelo. Le miré a los ojos, sin saber muy bien qué hacer, y ella me miró, sin saber qué estaba haciendo.

La herida no comenzó a escocer hasta que no intenté limpiarla. Y aún escuece con ese fino dolor agudo que no deja de incordiar, que no te permite olvidar. Pero al menos oculta un dolor más viejo. Heridas que curan heridas.

Nunca olvidar fue tan bueno.


33

soy

No soy más que el suspiro despierto del ojo encendido en la noche. Ni menos que la sombra del viento silbante del que siempre quise ser. No soy más que unas notas al aire en el cielo lloroso de estrellas. O unas nubes girantes de odio en la noche sedante de sueños sin cumplir. Solo soy aquel que quiso quererte y sentirte sudando sediento de besos, susurrando un silencio tardío y callado, y a veces, repleto.

Sólo soy el que siente sentirte más de lo que debe recibir. Sinónimo de surcos perdidos en tierra de nadie. Trinchera de llantos oscuros buscando un abrigo. Matojo de sílabas rodando sin dueño. Angustia exprimida flotando en un cuento. Recuerdo de noches de vidas fingidas. Voluntades volando en alas de cera. Esperanza perdida en un mar de quizases. Prometer un futuro. Olvidar un prometo. Y dejarme tumbado

haciéndome el muerto.


34

me venzo

A la tercera va la vencida y me venzo, como mis ojeras contra el sueño, vencidas por el reflejo de quien fui, por el recuerdo.

Estéril mundo, como plástica ilusión, difuminado tras un velo del color del cielo donde vuelo ahora que no hay color.

Sentimiento, sentido como el que siente de viejo a la dama de negro por fin presente, contando con los dedos.


35 Fría su mano en la espiga desgarra la vida con los dientes. Huecos los ojos de la vida, del ciego que ver no quiere, ciego del que sentir no puede. Intenso, como mil ahoras en un presente, como mil presentes en un segundo, como mil segundos, como mil momentos, como todo el mundo dentro de tu cuerpo, sin un después, sin un luego, como todo lo imposible a través de tu espejo. Tan cerca de todo y a la vez tan lejos...

Mártir y verdugo. Carcelero y preso. Enfermo porque quiero. Yo, a veces, sí puedo.


36

un muerto viviendo debajo de mi cama

Hay un muerto viviendo debajo de mi cama.

Al principio era tan sólo un susurro acuñando ensoñaciones, apenas un murmullo inaudible en el silencio donde el rugir del mundo se entremezcla con el crujir del sueño.

Pero conforme pasaron los días, envalentonó el tono y convirtió mis noches en la continua expectación del segundo que espera al minuto terminar las horas que lo mantuvieron presente en la oscuridad profunda donde el tiempo, más que pasar, permanece hundido en la nada que le da vida, andando de vez en cuando de puntillas junto al tic tac perenne.

A veces le escuchaba contando historias de otros días de luz más clara, de amor sin besos, de simples lágrimas, llanas tardes de nubes blancas, mañanas secas de frías sábanas, largos recuerdos donde inventar sin miedo las gestas de los muertos.


37 A veces más que escuchar le oía cantar canciones y breves versos sin rima ni gracia, pero que fueron, por ser en algún momento, todo el orgullo escondido de los ojos sin alma, que son el miedo a lo desconocido y el conocimiento de nada.

El muerto seguía debajo, y yo arriba viviendo a ratos.

Nunca salía, ni protestaba, pero en algunas noches, cuando yo dormía, notaba en mi columna un golpe por debajo del colchón que desvelaba las horas del peso que, a las ganas de lo indecible se le atribuye la adicción de lo innegable, de lo que debería ser imposible, de lo que es aunque duela, y sin saber porqué, él lo sabe. Por eso me despierta, porque no quiere que descanse, como él tampoco descansa bajo tierra. Abre mis desvelos a golpes con aroma a calle donde los cipreses bailan al ritmo de las campanas.

Sigue el muerto viviendo y yo muriendo poco a poco, de ganas. Sabiendo que el muerto está muerto. Pues cuando bajé la cabeza hasta las patas de la cama, me vi reflejado entre la oscuridad de las sábanas y un fragmento abierto, donde el ojo vio al ojo que miraba.


38

late, distancia

Al volver la vieja esquina de viejas casas blancas el sol en alto brilla de nuevo en aquella mirada.

La miro mas no la veo, no alcanzan a la voz palabras. La noto mas no la siento, al tiempo que el instante para.

De lado ahora recuerdo noches de luna clara, pero nada perturba el momento en el que ella por mi lado pasa.

Ahora sé que está tras mía y respiro creyéndola olvidada. De repente el corazón avisa y late conociendo distancia.


39

razones

Porque duele, por eso es de verdad.

Porque esta ciudad se quedó sin calles y sin adoquines que pisar en sus aceras. Porque debo huir antes de encontrarme. Porque pierdo el lastre que me regalaron tus caderas. Porque ya no reconozco a nadie. Porque siento que las fuerzas me flojean. Porque sólo pienso en olvidarme allí donde tu cama no me espera. Porque no sé cuándo recordarte y me asfixio en cada nota que se lleva el aire y en cada letra. Porque me sobran noches. Porque me faltan estrellas. Porque bajo este cielo naranja no se puede ver la luna llena. Porque cada atisbo de esperanza vuela. Porque vuelo.

Porque nunca llegas.


40

mi mundo, ahora

Descubrí que el mundo no es de colores como lo pintan en los mapas.

Ni los campos son siempre verdes. Ni las nubes blancas. Descubrí que nada dura para siempre. Que siempre es hoy para mañana. Que la muerte existe. Que los nombres importan menos que las caras. Que ni está todo escrito, ni es malo repetirse. Que el destino se reinventa con cada pisada. Que lo complicado es mucho más simple. Que lo importante no es tan importante. Que la risa a veces es lo más triste.

Y las lágrimas sólo lágrimas.


41

cuando era pequeño

Cuando era pequeño jugaba a cazar lagartijas y meterlas en un bote. A dibujar las tardes con las nubes del cielo. A aplastar el sol entre los dedos. A pintar de mil colores las rayas del suelo. A correr. A pillar. A hacerme el muerto. A esconderme. A gritar. A viajar muy lejos. A perderme. A volar. A reírme del sueño.

Luego, más tarde, cuando se hacía de noche, dejaba cualquier juego.

Y pensaba ser mayor. Tan solo... Tan sólo por un momento.

Cuando era pequeño jugaba a cazar lagartijas


42

currit rota, urceus exit 2

Paso, y por mucho que gire nunca estoy de vuelta de nada.

Que perder la cabeza sólo me sirvió para querer encontrarla, que en el último traspiés perdí los zapatos, y ahora siento que las piedras se me clavan en las plantas de los pies que pesan de años quemados por el fuego de las lágrimas.

Aunque, la verdad, siempre preferí andar descalzo. Que importa menos el camino, que el caminar cada mañana.

2

La rueda (del alfarero) gira, sale un cántaro. Arte Poética de Ovidio.


43 Vuelvo, a donde me torna la rueda en quizás, demasiados grados. En donde mis ojos sientan celos de las gotas de lluvia y, en definitiva, de caerse contra el suelo. En donde el rayo haga sombra digna al trueno. En donde las nubes compitan en formas frente al cielo. Donde los pájaros hagan de su canto burla y sorna al viento Allí donde las cenizas me recuerden que un día fui de fuego.

Y siento, que las manos me resisten y que aún me queda barro, que por más vueltas que dé la rueda seguirá girando.


44

tarde de verano

Cantaban dos gorriones entre el gotear de la fuente, entre las fachadas blancas y unas notas al aire. Silenciosa la tarde dormitaba en el calor, con el sol en lo alto y los rosales en flor.

Y soùÊ con tus ojos claros en el agua clara, y con tus pasos huecos en la calle blanca.

Amargas gotas enturbiaron el agua y se escuchĂł un sollozo cuando los gorriones callaban.


45

a veces

TĂş y a veces yo. A veces yo. ÂżY tĂş? A veces.

El dos no es nada sin el uno que le precede.


46

mil y una lunas

Anoche ella me vio al salir y yo la vi al llorar lágrimas de oro y plata, como estrellas que se arrastran por el suelo, y sueñan con volar, con llover a ras del cielo.

Anoche ella me vio perderme y yo la vi mirar como siempre, como siempre callada, ella me vio callar. Prometerme, como siempre, el nunca más. Que sabe a falso, a mentira, a una herida que arde y sabe a ruina, a un sabor de engaño que tarda en ser verdad, que aún vive, que mata, y que aun muriendo se resiste a abandonar la cadena que me ata.


47 Luna de mil noches que me han visto estrellar mil promesas en mil sitios donde no importa el lugar.

Mil huidas de mil voces que no quise escuchar.

Mil caĂ­das.

Mil y una son ahora las que suman el final.


48

jugando a perder

Jugando a perder, por ser nube contra el aire, ola contra el oleaje, y desafiar a la vida frente a cualquier amanecer.

Por apostarlo todo y dejarme caer contra el suelo, ni quiero levantarme por no volver, por no engaĂąarme.

A lo seguro, en una partida imposible de esta situaciĂłn deplorable, lucho contra los gigantes para no vencer, para ser el rey de nadie y la vĂ­ctima de todos los porquĂŠs.


49

esperar

Hay quien se queda la noche en vela por miedo a que no amanezca, esperando al Sol dorado que borre en fuego las tinieblas.

Yo prefiero quedarme solo esperando a la Luna llena, para que borre de este mundo tanto cielo sin estrellas.


50

las palabras mágicas

Muy bien, lo dejamos todo.

Nos olvidamos del hachís, la marihuana, las setas, el spiz, las anfetas, la cocaína, el caballo, las pastillas, los tripis, las resacas, las noches perdidas, las mañanas de odio, los días sin vida, el ansia del mono, la soledad perseguida, las discusiones al aire por nada, sin nadie, el andar como balas suicidas buscando la carne podrida de muertos sin hambre, el correr cuando toca, el hablar por callar, la paranoia existencial, la locura transitoria, el descenso al cielo, la huída sin frenos, el mañana lo dejo, el fíame esto, el segundo después del primero, el no acabarás, el susto, el azufre en los huesos, la mirada dormida en pupilas que buscan los sueños que miran de lejos promesas de techos desechos soñando dormir.

Todo. De repente un día se cumple y nos despertamos sobrios con ganas de risa, llorando como cualquier mocoso.

La alegría real da miedo después de fingirla, después de engañarte para engañar una sonrisa. Y unos ojos que lloran más allá del mediodía.


51 Pero y entonces, ¿cómo llenar todo el hueco vacío? ¿Cómo enterrar en vida los huecos que dejaron muertos los pasos del olvido?

¿Cómo olvidarme de tantos encuentros con ángeles sin dientes y de vuelos sin motor hacia ningún sitio?

Al poco que vivo, me quedo sin adjetivos para reconstruirme y reencontrarme con mis viejos sentidos, para aprender a andar después de tanto tiempo corriendo sin mirar.

Para dejar a los mayores con sus cosas y volver a ser un niño.

Para aprender a dormir de nuevo, primero debo aprender a soñar.


52

rimas de media rima

1 ¿Cuándo murieron las almas? Todos ahora nacen muertos. Ya no hay vida en las miradas y los pocos que quedan vivos permanecen en silencio, o quizás nunca han nacido.

11 Mírate ahora en el espejo, ese que ves enfrente no eres tú, es tu reflejo.

111 Cruel es la mente cuando la da por pensar, y más cruel todavía cuando sabes que es verdad.


53

1v El silencio es un arma de doble filo: por un lado oculta y por el otro habla a gritos.

v Cuando pierdas el habla quedarán los recuerdos, pero si pierdes la esperanza sólo serás un muerto.

v1 Mírale, y si no le ves es que no está, o quizás, no le quieras ver.

v11 Vive y morirás, entonces... ¿Para qué empezar?


54

v111 Sabemos que el vivir no es eterno, y sin embargo, no dejamos de intentar eternizar este momento.

1x La mente es en definitiva una contradicción: una parte dice habla, la otra: silencio. Una dice ahora y la otra... pasó el momento.

x Negro sobre negro no se ve. Todo es negro, y al revés.

x1 Nada, nada y más nada, no seas mudo, ¡habla!


55

x11 Colgaron por estúpido mi negra y triste alma: ¡mirad al incrédulo! él creyó en la palabra.

x111 Soñamos por no hacer, recordamos para no afrontar y pensamos para no vivir la triste y amarga realidad.

x1v Si te has tropezado, ¡levanta! Volverás a caer. Nunca dejes de caer para poder ponerte en pie.


56

xv No es malo mentir creyendo en la verdad. QuĂŠ dulce es ser mentido creyendo sin pensar.

xv1 Del negro cansado, el gris se vuelve blanco.

xv11 No temas tus temores, lo que mĂĄs has de temer no lo conoces.

xv111 Dos verdades hay en la verdad espaĂąola: una es mentira y la otra sobra.


57

x1x A veces me gustaría ver las cosas a través de una gota resbalando en el espejo.

xx Abstracción de lo abstracto, lo que yo pienso seguro que es falso. Lo tuyo es sólo tuyo y lo mío es pasado.

xx1 Decir, decir para nada... A veces el silencio es la mejor palabra.

xx11 Fueron grandes y cayeron. Cuando yo caiga seguiré pequeño.


58

xx111 Segunda oportunidad del cuarto día. A la tercera va la vencida.

xx1v De tanto repetirlo dejó de ser verdad. Digamos algo nuevo aunque lo tengamos que inventar.

xxv Sólo aquel que conoce la verdadera tristeza, conoce también la verdadera felicidad. Lo triste es que no la tiene pero sabe dónde está.


59

xxv1 Y es cuando cierro los ojos cuando veo la oscuridad.

xxv11 Cansado de pasar frío el copo de nieve pidió calor, se acercó sin miedo a la lumbre y mientras reía, se derritió.

xxv111 No es ciego el que no ve sino el que ha visto demasiado. Si miras fijamente al sol quedarás ciego, y aun así todos miramos.


60

xx1x Esclavos de la libertad. Hijos sin padres. Compañeros de la soledad. Perdidos, miserables.

xxx Y el poeta nació para darle un sentido al sin sentir. Para sí mismo. Para vivir.

xxx1 Perseguir tus sueños es un viaje en contra. Deja que lleguen solos en la noche cuando nadie los oiga.


61

xxx11 La evolución no hizo al hombre persona tan sólo por ser humano. El hombre evoluciona según pasan sus años.

xxx111 La mejor poesía es la que no se ha escrito y jamás se podrá escribir. Aquella para la que no existe libro, y que para leerla hay que vivir.

xxx1v Sólo pido una gota para poder ver el vaso. Sólo un pájaro para dejarle volar. Sólo un sueño para despertar.


62

xxxv Que no es por ser por lo que soy, sino que por ser lo que he sido seré.

xxxv1 Ojos imborrables en la noche. Y no podía.

xxxv11 Llegará un momento en el tiempo en el que el tiempo se acabará, el tiempo será un momento y el momento quedará atrás.


63

xxxv111 Cada vez que caigo me doy cuenta de lo alto que estaba. Cada vez que intento subir me doy cuenta de lo bajo que he caĂ­do.

xxx1x Lo mĂĄs triste de irte es cuando no tienes nada por lo que volver.


64

vivo

Vivo mas allĂĄ del atardecer, en la puerta sin puerta de la calle sin nombre, en la zona vacĂ­a donde se esconden las miradas perdidas que nadie encuentra, y las cerillas partidas que arden con el recuerdo roto de su roja mecha.

AllĂ­ donde el infinito de mis pasos se confunde con las huellas del horizonte, donde el mar es del mismo color que el firmamento.


65 A veces me cubro de un techo de nubes, a veces me desnudo en cielo abierto. A veces, y sólo a veces, me entierro, sepultado y gris, bajo las hojas que labraron en verso mis horas lejos de mi propio ser, sin más estar ni querer, que yacer en blanco, satisfecho con la sonrisa triste del hedonista muerto, filántropo idealista de los malos sueños, que supo escribir para no leer un final eterno.


66

como piedras

Buscamos el estado ingrávido que nos otorga la ausencia. La huida volátil de la sal en el viento. El salto en silencio de la mente sin cuerpo. Un soplo pausado que abandona los labios. Susurrando semántica donde el vacío nos llena. Nos dejamos caer sin gloria, sin pena.

Desaparece el destello de la inteligencia.

Al tiempo del tiempo que nos demos cuenta, ya es tarde.

Chocamos rotos, rasgados los quizares en quimeras. Los posibles en finales derrotados y sin fuerzas. Enterramos las rodillas contra el suelo. La vida se desgarra entre las rejas de tumbas de cuerpos que se arrastran junto a muertos que vagan en la espera.


67 Tratamos de volver al cielo rompiĂŠndonos los puĂąos en sus puertas. Escuchamos ladridos de perros a lo lejos. Resuenan las sirenas. Redobles de pasos huecos. Se acercan.

Perdemos la senda y sus seĂąales nos arrojan al destino, como piedras.


68

no hay red

Se balancea y salta.

El público ahoga un grito. En el último momento, dos brazos le salvan.

La cuerda cruje. El sudor resbala.

Coge aire. Descansa un momento. A veces piensa, se pregunta, lejos, muy lejos de todo aquello. La respuesta, es tan sólo ese instante donde vuela. La banda sonora de su vida es un redoble de tambor en el vacío. Salta.

Y todo deja de tener sentido. Se estremece el aire con cada latido. Un agarre de madera aparece de la nada. Y la nada le atrapa de nuevo, y sus manos se agarran sin ganas. Cuando todo acaba jura dejar de hacerlo, pero cuando los focos alumbran la noche, un cosquilleo recorre su cuerpo, y la escalera al cielo le llama sin que pueda resistirlo.


69 Desde allí los rostros son manchas, no importan los nombres; no hay nada que decir ni nadie a quien decírselo. Se impulsa y salta.

Todo lo que él es, todo lo que él ha sido, se queda en suspenso en la frontera hacia ningún sitio, jugando a los dados con el destino, naciendo de nuevo en cada escala. Se agarra por costumbre, por vivir en la inercia de un suspiro. Se cansa, de intentar alcanzar cada día el otro lado, de escapar del mundo en cada salto. De soñar con lograr las alas que ha perdido y pierde cada madrugada. Salta de nuevo. Por alejarse del suelo. Cierra los ojos. Desprecia una mano. No hay red. Escucha una voz que le llama. Siente, el mundo cada día mas lejano. Se deja caer. Se abraza a los brazos de nadie. Sonríe.

Un grito recorre la grada. Los padres tapan la mirada de sus hijos. Se oculta el desastre.

Continúa el espectáculo.

Salen los payasos.

El público aplaude.


70

a ti

Tú, que no eres nada que no eres nadie y, sin embargo, ya eres demasiado, lloras, porque te sobran lágrimas, hablas, a veces, por decir algo. Sientes como humo las sílabas que escribes por encerrar en tinta lo que fue un beso o lo que fueran unos labios, que no conoces. La vida se abalanza a veces demasiado, cerca y tan lejano todo se queda siempre a tan sólo un paso del final, que esperas y, sin embargo, queda el paso.


71

soñando ser

Soy un sueño que sueña soñar y busca revolución, que arranca y destroza y siembra canción, que despierta la vida y recoge miradas perdidas, quimera soñada de mis melodías sin letra que haga oración perseguida por noches sin nombre de mil pesadillas.


72

cuestión de fe

Creíamos que valdría la pena, y ahora qué. No hay respuestas. Desgarrados abrazamos con placer los cristales rotos del espejo, por romper la imagen, por buscar dentro. Ahora la sangre asfixia cada aliento, ¿y qué nos queda?.

No hay recuerdos.

Nos lanzamos a la vida por el placer de notar el aire, por ser las balas perdidas que silben y fallen, no queremos sus objetivos, preferimos reventar sin salpicar a nadie.

No hay destino.

Avanzamos solos hacia nosotros mismos, porque del uno es todos, por buscar lejos de la carne los porqués sin rostro, los latidos sin sangre, las formas sin ojos. No hay nadie.

Nuestra meta es la más sublime y la más ansiada, es el origen de la raíz del núcleo de la semilla de una cabeza que trabaja, que descansa sobre una mano, que se apoya en una pierna, que mantiene sobre el suelo una pregunta a una respuesta que desgarra las entrañas, que derrumba reinos, que mueve montañas.


73 Nos sabemos perdidos en el ahora del jamás, pero quizás, cuando alguien hable de todos los vencidos, se nos recuerde como los locos que adoraban a las zarzas, que se embarcaron hacia el fin del mundo, que nacieron de los monos, que se lanzaron a volar sin alas, que viajaron sin ningún rumbo, que lucharon sin espadas, que creyeron en lo estúpido, que murieron por la letra de la sílaba de la palabra.


74

terminación del último final

El final es terrorífico, es la muerte, la nada, el fin de un libro, un destino perenne, las tierras del vacio, el portazo, un acorde sostenido, se encienden las luces, se acabó lo dicho.

Cada vez que empiezo lo esquivo, aun siendo consciente de que todo final contiene un principio, vuelvo al índice en cada intento de equivocarme mejor con cada latido.

Cada vez más rápido, corazón de carne trabaja doble por el perdido, que mueva la sangre este fallo sin sentido, repetido, repetido, repetido, que mueva lo que mover no han podido tus labios calientes y tus abrazos fríos.

Pero si todo se detiene en este instante, justo al final del último suspiro, cuando falta el aire, cuando la pupila estalla dentro del cristalino, cuando la mano busca a la mano que atrapa, cuando la palabra persigue al grito, si todo permaneciese en este punto, entonces quedaríamos, amigo mío, tan solos como vinimos.


75

dĂŠbil carne

Mastican la carne entre estertores de saliva, de un pliego de su boca gotea sangre que hierve y late, resoplan, no miran, ojos cerrados y uĂąas que araĂąen cadenas de brazos y una gota de sudor que resbale... Que resbale y que fluya y que viaje a unas piernas que se abren de unos labios que gritan.


76

roto

Roto se destroza.

Rojos los labios cortan.

Fluye un sabor a sangre en la boca, donde inciden, gota a gota las sombras de noche sin forma brotan de otro reloj sin horas.

Y el tiempo no para nunca, aunque mastiques sus agujas y tu lengua


77 rajada y sucia se atragante entre desquicios del tic tac mudo del vicio, del segundo que precede al tercero, y cuando te quieras dar cuenta estas demasiado lejos para volver falta un motivo y sobra un espejo donde te miras donde lo ves, por donde entraste y no puedes dejar que siga reflejando lo que fue, lo que ha sido

y lo que es.


78

no dormir

En la casa del insomnio, los ángeles del sueño recuperan cada noche el tiempo perdido en el tiempo, que dejaron caer, por dejarse, las miradas fuera de los ojos y las nanas en los cuentos, que cuentan, por dejar durmiendo, a las lágrimas sin sueños.


79

no querer

No quiero erguirme a la sombra de un gigante, ni sentarme al sol del mediodía. No quiero vestirme de la Luna de Dante ni pedirle sueños a mis pesadillas. No quiero vivir en el mundo de todos, ni ser otro que evita la vida. No quiero correr ni detrás ni delante, ni quedarme quieto como una espiga podrida. No quiero pensar que está todo hecho, ni en mil pensamientos echarme a perder. No quiero hacer ni más ni menos, ni menos ni más que lo que se debe hacer. No quiero destinos marcados, ni marcas para llegar al final. No quiero sonrisas falsas. ni lágrimas de verdad. No quiero sentir la derrota, ni quiero olvidar un tropiezo.

Ni quiero buscarte de nuevo. Ni quiero volverme a encontrar.


80

ĂŠpocas

De vez en cuando me engaĂąo. La fe del esclavo me obliga a creer, de vez en cuando, que el tiempo pasa de largo y no me ve.

De vez en cuando, sudando, tiritan las noches y huyo, por no correr.

De vez en cuando yo mismo, solo, tan sĂłlo de vez en cuando le planto cara al instinto,


81 me hago trampas para perder todo es demasiado poco para ser algo, algo menos al menos, para ser.

De vez en cuando me olvido. De vez en cuando lo mismo. De vez en cuando otra vez.


82

poder querer

Esta noche podría ser todo lo que quisiera. Podría ser sobretodo lo que tú no quieres que sea. Ser quizás unos ojos que no callan a unos labios que no esperan palabras libres de letras desatadas en una arritmia constante de ideas por miedo a la muerte que tras la sangre impaciente espera. Una verdad, mañana. Para evitar más pena podría ser, si quiero, una mentira buena. Ser cerca y estar tan lejos como pueda. Puedo ser, incluso, la roca que pare a la bala que encuentra.


83 Puedo ser un mapa de toda la experiencia, por aprender a base de perderme podría ser todos los caminos y todas las estelas. Podría ser la pluma y podría ser la espada, y matar con tinta todas las hojas blancas. Puedo inventarme en cada noche puedo pintar del color que quiera la luz del alba. Podría cambiar de cuerpo y podría cambiar de alma. Podría hacerlo todo, y, sin embargo, siempre me costó escribir tu nombre sin saber cómo te llamas.


84

dispuesto

Sobredosis de azufre en la sangre y sabor a fuego en la lengua dispuesto a quemar todo el aire y revivir en las horas muertas.

Marcar de ara単azos los mares por ahogarte en todas las guerras, por perder todas las balas, al paso que se asfixia el instante, pasa, y ardes y revientas envuelto en metralla, y eres aire consumido entre un mar de llamas.


nihilque  

Fodit, et in fossa thesauros condit opaca, As, nummos, lapides, cadaver, simulacra, nihilque

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you