Issuu on Google+

Bocaditos de pintura en el Siglo de Oro    Introducción  A lo largo del siglo XVII España va a ser testigo de un florecimiento artístico sin  precedentes. Es por ello que se ha calificado a ese momento histórico como “Siglo de  Oro”. Es el de literatos como Cervantes, Góngora, Quevedo, o Lope de Vega y de artistas  como Velázquez, Murillo, o Zurbarán. Éstos últimos, en su condición de pintores, van a  ser objeto, junto con algunos más, de nuestra atención en este trabajo que pretende  abordar el estudio de algunas pinturas como testimonio de las costumbres culinarias de  esa época. Aunque son muchas más las referencias que al respecto nos ofrece la  literatura, tendremos oportunidad de comprobar cómo la pintura también aporta  algunos documentos de importancia relevante.    

LA GASTRONOMÍA EN LA PINTURA DEL “SIGLO DE ORO”  El predominio de un arte basado y, en cierto modo, supeditado a las creencias religiosas,  encargo de iglesias y conventos, no siempre es ajeno a la gastronomía.  Rastreando en la  mucha pintura de temática religiosa se vislumbran en ocasiones, como tendremos  oportunidad de comprobar, ecos del mundo de la cultura culinaria, y se percibe la  importancia de ciertos manjares o se evidencian incluso las carencias alimenticias de  parte de la población.  Por lo demás hay dos géneros pictóricos que alcanzaron a su vez notable desarrollo en la  pintura española del XVII y que son particularmente idóneos para seguirle la pista a la  gastronomía del momento. Nos referimos a la pintura costumbrista (también llamada  “pintura de género”) y a la de bodegones o “naturalezas muertas”.   Al ser con frecuencia marco de la representación de escenas costumbristas las tabernas,  cocinas, o puestos de mercado, son muchos los elementos visuales que el género nos  proporciona sobre el tema que nos ocupa. Igualmente los bodegones al representar  objetos inanimados, frutas flores, comida,  plantas, utensilios de cocina, de mesa o de  casa son una valiosa fuente de información.   En este trabajo abordaremos el reflejo de lo culinario en la pintura del Siglo de Oro a  partir de tres ejes temáticos:   1. La comida de los pobres  2. La comida de los poderosos  3. La aportación americana  


1.‐ LLa comiida de llos pob bres    La com mida era una obsesión para los po obres quiene es gastaban n la mayor p parte de suss  mengu uados ingreesos en la su ubsistencia cotidiana.  El pan (con preferencia pan moreno) erra la base de e la alimenttación de las clases  populaares y solía untarse en aceite o vin no. Se utilizaba para en ngordar los guisos añad dido  a muchos platos ccomo a la so opa de los cconventos ((sopa boba o gallofa). LLas clases  populaares comían n poca carne cuyo conssumo se resservaba a laas celebraciones. Las de e  más habitual consumo eran las aves: el pollo, gallin na, pajaritos y todo tipo de caza, lo  que exxplica la frecuencia con n que esos aalimentos son represen ntados en lo os bodegon nes.   

  Juaan Sánchez Cotán, Bodegón de cazza, hortaliza as y frutas ((1602). Musseo del Prad do  (Madrid) También cocinaban, por su p precio asequible, la cassquería del cerdo: molllejas, menudos,  tripas,, etc. El pesccado, salvo en las zonaas costeras rara vez se comía, a no o ser en salaazón  (arenq ques, bacalaao). Por el ccontrario la fruta resulttaba en gen neral más assequible, assí  como las legumbres y, aunqu ue en meno or medida, llos huevos. Ilustraaremos estee apartado ccon obras de los tres m mejores pinttores españoles del XVII,  Velázq quez, Zurbarán y Murillo. 


Velázquez en varias de sus obras de la etapa sevillana, con su característico realismo y  contrastes lumínicos, nos muestra los hábitos culinarios de las clases populares. Destaca  entre esa producción “La vieja friendo huevos”.    

  Velázquez, La vieja friendo huevos (1618), National Gallery of Scotland (Edimburgo)    Además de presentarnos un auténtico inventario de útiles de cocina, entre los que llama  la atención el fogón de barro en el que se está llevando a cabo la fritura, aparecen  algunos de los alimentos básicos de las clases humildes: huevos, fruta (melón) y el vino  que lleva el muchacho en su mano izquierda.   Las cebollas (presentes en el cuadro) y el ajo se utilizaban como condimentos básicos  propios de las clases populares (los más ricos recurrían a las especias). Entre las  instrucciones que le da Don Quijote a Sancho para ser gobernador está: “No comas  ajos  ni cebollas porque no saquen por el olor tu villanía” 


Deben destacarse en este primer apartado los cuadros que nos muestran la ayuda de los frailes hacia los más necesitados. Son cuadros dedicados a exaltar la virtud de la caridad ejemplificada en la figura de algunos frailes particularmente caritativos y, por extensión, en la orden a la que pertenecen. Zurbarán en uno de los cuadros de gran formato que pintó para la sacristía del monasterio de Guadalupe en Extrenadura nos muestra a un fraile de la orden jerónima repartiendo pan entre los necesitados.

Francisco deZurbarán, Fray Martín de Vizcaya repartiendo pan a los pobres (1639). Monasterio de Guadalupe.


Otro tanto hace Murillo en su obra San Diego de Alcalá dando de comer a los pobres,  aunque en este caso procede al reparto de la llamada popularmente “sopa boba” o  “bodrio”, conjunto de guisos mezclados, realizado a partir de las sobras de la comida de  los conventos.   

 

Murillo, San Diego de Alcalá dando de comer a los pobres (1646). Real Academia de  Bellas Artes de San Fernando (Madrid)   

Murillo pinta años más tarde una serie de obras que reflejan el mundo marginal de los  niños pobres, abandonados a su suerte que se convierten en pícaros. A pesar de ser  tratados con dulzura y suavidad por los pinceles del autor sevillano no dejan de  remitirnos a un mundo de miseria en el que no sólo se pedía sino que se robaba para  sobrevivir. Ello explica que junto al pan que podían recoger de los donativos a los  pobres, dispongan de fruta variada e incluso pasteles posiblemente afanados en alguna  cocina o mercado. 


Murillo, Dos niños comiendo fruta (1650).   Alte Pinakothek (Munich)                         Murillo, Niños comiendo pastel (1670‐1675).  Alte Pinakothek (Munich) 

   


Murillo, Niños jugando a los dados (1670‐1675). Bayerisches National Museum (Munich)     


2.‐ La comida de los poderosos  La aristocracia y los clérigos comían en exceso, disfrutaban de una comida exquisita con  platos muy rebuscados, manjares excelentes y vinos costosos, contrariamente a la  sobria dieta del común de las gentes.   Las personas ricas, los caballeros y los señores solían comer de todo: carnero asado y  cocido, y aves de corral o de caza cocidas o asadas.   La cocina de los ricos se caracteriza también por la fuerte influencia de la gastronomía  árabe. Productos alimenticios y formas de condimentación, el uso de especias y aromas,  dulces, etc., y tienen muchas veces su origen en la cocina que los árabes trajeron a la  Península, marcando definitivamente nuestra gastronomía.  Algunos cuadros de temática religiosa, al representar escenas de banquetes nos dan  pautas acerca de las costumbres culinarias de los más pudientes. En este sentido  destacaremos dos obras de Murillo: "Las bodas de Caná" y "Los placeres del hijo  pródigo". 

Murillo, Las Bodas de Caná (1670). Barber Insitute of Fine Arts (Birmingham)   


Ante un fondo urbano insinuado y desdibujado por la cantidad de personajes que  asisten a la conversión del agua en vino (primero de los milagros obrados por Cristo), se  advierte el lujo de la mesa con suculentos postres del siglo, lo mismo que los novios y los  personajes invitados a la boda cuya lujosa indumentaria contrasta con la sobria túnica  de Cristo. El ambiente de festín que nos muestra resulta profano para el tema pero nos  refleja sin duda el de los banquetes de la clase alta de la época.    En La Disipación del Hijo Pródigo el mismo Murillo nos muestra en un lujoso pórtico una  escena de crónica mundana: el hijo pródigo sentado a la mesa bien provista de variados  manjares y bebidas, acompañado de dos cortesanas, dos servidores y un músico, a lo  que hemos de añadir el detalle del perro que recoge, bajo la mesa, las migajas. El color,  el ambiente, el lujo, la música…todo nos habla de los placeres vividos por los ricos del  reino.   

Murillo, La Disipación del Hijo Pródigo (1660). Museo del Prado (Madrid)   


3.‐ LLa aporttación americcana  El desccubrimiento o de Américca en 1492 produjo traansformacio ones revoluccionarias en n la  vida de los europeos, tanto een la econo omía y como o en la cultu ura y la alim mentación.  Desdee el primer m momento, u unos determ minados pro oductos veggetales ameericanos  descon nocidos hassta entoncees en Europaa empezaro on a utilizarsse en Españ ña.   Alguno os pintores españoles del siglo XV VII, como Ve elázquez, Murillo o Juan Van der  Hamen, no tardarron en haceerse eco de este fenóm meno y pron nto represen ntaron en sus  pinturras las nuevas especiess vegetales aamericanas, apreciadas, al princip pio,  por unaa  clienteela interesada por todo o lo exótico y desconoccido y más ttarde por el conjunto d de la  poblacción.   Españaa fue el prim mer país en conocer y representar pictóricam mente los veegetales de  origen n americano o, pues por su privilegiaada relación n con el Nueevo Mundo o a través de el  puerto o de Sevilla,, lugar de en ntrada de laas mercancíías americanas, era el rreceptor dirrecto  de tod das las noveedades.   Presen ntamos a co ontinuación n algunas ob bras más pio oneras en laa representación de loss  nuevo os productoss alimenticios venidos de Américaa: 

  V Velázquez, C Cristo en ca asa de Martta y María (1618). National Galleryy (Londres)  El pimiento es uno de los priimeros vegeetales introd ducidos en la pintura eespañola, pu ues  na de las plaantas que m más pronto sse importarron de América y que m más  fue un rápidaamente se d difundieron por el resto o de Europaa, convirtién ndose en un n condimen nto  muy apreciado qu ue se incorp poró a la co ocina como sustituto dee la pimientta oriental,  mucho o más cara. Diego Velázquez los reepresentó q quizás por p primera vez en Cristo en  casa d de Marta y M María, cuad dro que es, a pesar de ssu título, un na escena de género. 


Los pim mientos esttán acompaañados por un par de cabezas de aajo, condimentos  consumidos habittualmente p por quieness gustaban d de los sabores fuertes e intensos.  También Murillo en  “La cociina de los ángeles” da cuenta de la utilización n del pimien nto  nventuales, pero en esste caso se aacompaña d de otra muyy apreciada  en las cocinas con plantaa americanaa: el tomatee. 

  Murrillo, Cocina a de los Ángeles (1646). Musée du Louvre (París) 


Murillo, Cocina de los Ángeles (1646). Musée du Louvre (París). Detalle.    En esta obra se  narra un episodio de la vida de Fray Francisco Pérez, fraile cocinero de  profunda devoción que alcanzaba el éxtasis místico en lugar de realizar sus trabajos. La  recompensa vino del cielo al ser enviados un grupo de ángeles para realizar las tareas  que el fraile no hacía, evitando así la reprimenda de sus superiores.  Algunas fuentes escritas de la época señalan que el tomate era consumido  frecuentemente junto con el pimiento, como lo vemos representado en esta obra de  Murillo.  El tomate, cuyo proceso de asimilación fue más lento y complejo que el del pimiento,  fue una de las mayores aportaciones del Nuevo Mundo a la alimentación europea. Se  introdujo en la cocina de la gente humilde como salsa y condimento, aunque en un  principio también fue considerado como planta ornamental.     


Parece ser que el cuadro que por primera vez representa pictóricamente el tomate es  Gran frutero y platos de pasta y dulces, de Juan Van der Hamen, fechado en 1621.  Aparecen tres tomates en la parte izquierda del alféizar, justo encima de la firma y  fecha.   

  Juan Van der Hamen, Gran frutero y platos de pasta y dulces (1621).Colección privada  (Madrid)   

 


Menciión aparte m merece el caaso del cho ocolate que se va a convertir en manjar muy  apreciado en las m mesas de lo os españoles de toda co ondición. Yaa era conoccido y prepaarado  por loss aztecas y mayas, quee no empleaaban azúcarr, por lo quee era de sab bor amargo y no  resultaaba del agraado de los cconquistado ores. En Esp paña se introdujo haciaa 1530 (el  Monassterio de Piedra, en la provincia de Zaragoza,, fue el prim mer lugar do onde aparecce  docum mentada la eelaboración n del chocolate en el añ ño 1534). Po oco a poco se fue  generaalizando su consumo een España y el resto de Europa.    Uno de los primeros documeentos visualles que dan n cuenta de su consumo o es un  bodeggón de Juan de Zurbaráán, hijo del ggran Francissco de Zurb barán y espeecializado e en la  pinturra de bodeggones: 

 

Juan de Zurbaráán. Naturaleeza muerta con taza de e chocolate (1640). Mu usée des Beaaux‐ A Arts et d'Ar rchéologie (Besançon) En la imagen el taazón metálico con la m muy apreciad da bebida o ocupa el lugar central. EEn  torno vemos algu unos de los utensilios u utilizados en n su elaboraación y conssumo  (choco olatera y tazzas). Solía aacompañarsse de los bizzcochos quee con frecueencia se sue elen  repressentar en no o pocos bod degones de la época. 

  Frutaas confitadaas, ciruelas yy bizcochoss. Juan van d der Hamen y León, Florero y bodeegón  con perro ((1625). Musseo del Prad do (Madrid). Detalle. 


Bocaditos de pintura del siglo de oro