Page 1

Telescopio de Herschel de 25 pies

2 Telescopio de Herschel de 25 pies

Instituto Geogrรกfico Nacional 3


Poco después de la fundación del Real Observatorio de Madrid (ROM) —consta que en 1796 el encargo ya había sido hecho— el mejor astrónomo y constructor de telescopios de la época, William Herschel, comenzó el diseño y construcción de un gran telescopio para el recién creado Observatorio: el ahora conocido, por su distancia focal, como telescopio de Herschel de 25 pies. Ese mismo año, en agosto de 1796, se fundieron los espejos de bronce que serían pulidos a mano por el propio Herschel, y que aún se conservan en el ROM. Montado en Inglaterra para verificar su funcionamiento y tras las pruebas con el pulido final de los espejos —realizadas en marzo de 1798— consideró Herschel que, por la calidad de su óptica y su precisión mecánica, el telescopio de 25 pies era el mejor de cuantos había construido; lo que, dicho por él, significaba que era el mejor telescopio del mundo. En enero de 1802, desmontado y embalado el telescopio en piezas de gran tamaño, salió de Londres el buque que lo trasladó al puerto de Bilbao para, desde allí, en grandes carretas, y tras un largo y penoso viaje en el que no faltaron graves incidentes, llegar al ROM para volver a ser montado y puesto en funcionamiento. Sobre este punto, tan sólo ha quedado constancia de que en agosto de 1804 se realizaron las primeras observaciones en el ROM. Pero, desgraciadamente, la vida de tan extraordinario telescopio sería muy breve: a finales de 1808 las tropas napoleónicas lo destruirían completamente, con excepción de dos elementos importantes que los astrónomos del Observatorio lograron escamotear: los espejos de bronce pulidos por Herschel, y los planos originales de su construcción. Elementos que, milagrosamente, el Observatorio logró conservar durante dos turbulentos siglos de la historia de España, y que los unos (los planos) han hecho posible la actual reconstrucción del telescopio que hoy se puede contemplar en el ROM, y los otros (los espejos) le han añadido valor. También se lograron salvar los dos pequeños telescopios buscadores construidos por Herschel que acompañaban al de 25 pies, y que aún se conservan en el Observatorio (no así sus espejos de bronce que, con los años, desaparecieron). A mediados de los años 1990, el entonces director del ROM, el astrónomo Jesús Gómez González, tomó la iniciativa de poner en marcha y dirigir personalmente la reconstrucción del malogrado telescopio de Herschel. El primer paso para el logro de ese objetivo fue el encargo al Departamento de Máquinas y Fabricación de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Madrid, en 1997, del correspondiente estudio de viabilidad, en base a los planos originales; estudio finalizado en mayo del año siguiente y cuyas conclusiones sobre la viabilidad del proyecto eran afirmativas.

4 Telescopio de Herschel de 25 pies

Instituto Geográfico Nacional 5


El proyecto de reconstrucción fue concebido y ejecutado en tres fases: 1) construcción de las partes mecánicas; 2) construcción de las partes ópticas; y 3) construcción de los equipos accesorios. Siguiendo este plan, el proceso de reconstrucción del telescopio dio comienzo en octubre de 2000, con la adjudicación de la construcción de las partes mecánicas a la empresa Astilleros Mendieta (empresa dedicada a la construcción/modificación de barcos de madera), de Bermeo (Vizcaya). En paralelo se inició la construcción del Pabellón que habría de albergar el telescopio, siguiendo el proyecto realizado por el arquitecto Antonio Fernández Alba, Premio Nacional de Arquitectura de 1995. Pabellón de gran belleza que se integran armoniosamente con las demás edificaciones del ROM. En 2004, el reconstruido telescopio de Herschel de 25 pies (a falta del espejo primario y de los pequeños equipos auxiliares, componentes que se irían instalando en años sucesivos) se encontraba ya instalado en su Pabellón del ROM, donde comenzó a ser contemplado y admirado por cuantos lo visitaban. En la actualidad, el telescopio de Herschel de 25 pies, emplazado en el magnífico marco que es el Pabellón que lo alberga, es la pieza expuesta del ROM que más asombra a los visitantes que lo contemplan. Es una pieza única en el mundo, en la que al interés científico e histórico se une la impresionante belleza de sus formas, colores y materiales. Instrumento que pudo reconstruirse gracias a que, milagrosamente, los planos originales se conservaron en el ROM durante más de 200 años. Y si ahora resulta tan sorprendente y evocador contemplar un telescopio como ese, “construido” a finales del siglo xviii, con el paso del tiempo, su capacidad de admiración y evocación irán siendo cada vez mayores.

6 Telescopio de Herschel de 25 pies

Instituto Geográfico Nacional 7

Catálogo ROM Herschel  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you