Page 130

Se trata de todo un problema interno cuyas causas y motivaciones no son nada claras. Puede ser un simple enfrentamiento personal o trascendente más allá para transformarse en una manifestación de algo más profundo y hasta es posible político. Pero de lo que no cabe duda es la diferencia existente entre lo acontecido en 1864 y lo que sucede en este momento respecto a las posturas que adoptan los miembros y esa ausencia de miedo a la autoridad instituida que hace que, a pesar de todo, sigan manteniendo sus posturas. Sin embargo, en las sesiones sucesivas, los concejales acudirán o no, según convengan, aunque, generalmente, no hacen acto de presencia. Estas ausencias se van a convertir en hábitos hasta el advenimiento de la Dictadura. Dependiendo de quién tenga el poder político municipal, conservadores o liberales, los contrarios reaccionarán con la no asistencia a los plenos municipales. Las preocupaciones cotidianas no impiden al pueblo mantenerse en contacto con acontecimientos de índole general. Así, a pesar de la crisis, en la sesión de 4 de abril de 1904 se acuerda enviar a Málaga una representación de la Corporación para asistir con carácter oficial a la recepción que en honor de S. M. el Rey Don Alfonso XIII tendrá lugar el día 28 del mismo mes. Más tarde, el 21 de agosto de 1904, se acuerda contribuir a la iniciativa surgida en Madrid, de erigir una estatua y monumento para perpetuar la memoria de nuestro inolvidable monarca D. Alfonso XII a quién tantos beneficios debe el pueblo español… dados los sentimientos monárquicos de la mayoría de este vecindario y su respeto a la citada memoria de tan malogrado Rey… se acuerda contribuir con cinco pesetas por concejal y cinco céntimos por cada residente. La guerra de Melilla, también tiene su repercusión. El 10 de octubre de 1909 se acuerda contribuir con cien pesetas con destino a la suscripción abierta para arbitrar recursos a favor de las familias de los muertos y heridos en la campaña de Melilla. En definitiva, volvemos a encontrarnos con otra etapa difícil para nuestro pueblo, otra etapa marcada por la crisis obrera, permanentemente presente.

Además para agravar la situación, aparecen problemas coyunturales añadidos, como en 1922, en que en la sesión de 18 de septiembre se da cuenta de lo siguiente: «…asuntos relacionados con la feria de ganados de este pueblo, establecida durante los días 24, 25 y 26 de agosto de cada año por acuerdo de este Ayuntamiento fecha 6 de febrero de 1853 y de la recientemente creada en la vecina ciudad de Archidona en los día 23, 24 y 25 de igual mes, con lo cual se perjudica grandemente los intereses de este pueblo, cuyo vecindario viene demostrando por ello constantemente su disgusto y según confidencias obtenidas está dispuesto a hacerlo público en breve plazo. Que él, por su parte, venía conteniéndolo como es de su deber, bajo la promesa de que el asunto… sería resuelto pronto y favorablemente por la vía legal...». En vista de ello se acuerda: 1º. Protestar del acuerdo del Ayuntamiento de Archidona por los tantos perjuicios que con aquel se hacen a este pueblo. 2º. Interesar del Sr. Alcalde de Archidona se notifique oficialmente al de esta villa el citado acuerdo. 3º. Notificar al Ayuntamiento de Archidona el acuerdo de este pueblo, fecha 6 de febrero de 1853, estableciendo la feria de ganados que desde entonces se viene celebrando los días 24, 25 y 26 de agosto de cada año. 4º. Recurrir en alzada ante el Excmo. Sr. Gobernador Civil de la provincia contra el citado acuerdo… 5º. …Realizar cuantas gestiones, diligencias y documentos sean necesarios hasta ultimar la solución del asunto…, desplegando en todo cuanto con él se relacione la mayor actividad al objeto de evitar la alteración del orden público en este pueblo. Para que se cambie el acuerdo del Ayuntamiento de Archidona.

128

Profile for paco arjona

Dag iv completa  

Revista cultural

Dag iv completa  

Revista cultural

Advertisement