Page 99

54

ECONOMÍA

Domingo 28.02.10 LAS PROVINCIAS

La hora de la discordia

el hipotético caso de que tuviera que hacer alguna más, se le restaría en el siguiente curso. Los profesores de Primaria están en una situación parecida, con la particularidad de que, además, los alumnos están bajo su responsabilidad. Si un padre se retrasa al acabar las clases, el maestro tiene que custodiar al niño el tiempo que haga falta. Y esos minutos son ‘por la patilla’. Los abogados se frotan las manos cuando tienen que asistir a un chino. «Siempre son un montón y las asistencias se multiplican», explica un letrado. El comentario, jocoso, sirve para retratar su situación. Un abogado del turno oficio cobra 150 euros por un servicio de guardia (24 horas) con no más de seis asistencias. Si se rebasa esta cifra, el importe se multiplica por dos (300). De ahí el chascarrillo de los chinos.

Los pagos extraordinarios dan pie a la polémica Las horas extras en el sector público van desde los 5,5 euros que cobra un guardia civil a los 250 de un controlador aéreo :: FERNANDO MIÑANA VALENCIA. En las profundidades de ese océano llamado Internet, allí donde se navega abordo de un ratón, hay foros en lugar de peces. Existe un foro para cada afición. Por extraña que sea; por extraña que parezca. Los guardias civiles no son

VARIANTES � Compensación.

En otras comunidades autónomas es muy común que en lugar de abonar una cantidad por las horas extras, éstas se compensen con horas de libranza.

� El tope.

Muy por encima del resto de trabajadores para las distintas administraciones se encuentran los controladores aéreos, quienes, en algunos casos, llegan a cobrar cerca de 164.000 euros anuales por horas extras.

� No compensa. Un fiscal de un pueblo cobra entre 210 y 280 euros por una guardia, que consiste en estar ocho días localizable. Esta cantidad no les satisface. «A veces», como comenta una fiscal, «te cuesta más pagarle a alguien para que cuide de mi hijo que lo que gano por esta guardia». � Presupuesto.

La conselleria de Economía no quiso facilitar a este periódico la partida presupuestaria que destina a las horas extras, o servicios extraordinarios, de sus funcionarios. En otras comunidades sí se ha difundido este dato.

una excepción. En una de sus tertulias cibernéticas, mientras debaten sobre sueldos, horas de dedicación e injusticias varias, uno del tricornio desliza una frase ingeniosa para definir su situación: «Por una cantidad ínfima y somera, apadrina a un guardia civil». Están hartos. No sólo por sus condiciones laborales, sobre todo por el agravio que encuentran cuando se miden con otros cuerpos. Salen perdiendo en cualquier comparación. La mecha de la polémica sobre las horas extraordinarias la encendieron los controladores aéreos con sus sueldos astronómicos. Su nómina engorda cada mes gracias a estos ingresos adicionales, que pueden llegar a aportar 164.000 euros anuales. Los jueces también echan pestes cuando revisan la nómina. Aunque como sucede con los guardias civiles –bueno, en realidad, forma parte de la idiosincrasia del español de a pie–, el enfado se produce al mirar la del vecino. Todo el mundo cree merecer ganar más que el de la silla del lado. Los togados maldicen porque cobran por las guardias lo mismo que los funcionarios, con menos preparación y responsabilidad. Las horas extras no valen lo mismo para los diferentes oficios que maman de la teta de las Administraciones. Policías, jueces, médicos o maestros no están medidos por el mismo rasero. Cada uno percibe una cantidad diferente por las horas que suman a su jornada laboral. A unos el dinero les viene del Ayuntamiento; a otros, de la Generali-

ACTUALIDAD ECONOMÍA 55

Domingo 28.02.10 LAS PROVINCIAS

Manifestación en ciernes

Los guardias civiles creen estar en una situación «sangrante» y amenazan con una manifestación Los profesores no tienen horas extras. Son los únicos que no suman un euro a la nómina

tat, y a otros, del ministerio. Pero las diferencias entre unos y otros dan pie a diversas interpretaciones. Entre las fuerzas del orden, la Policía Local es la que despierta mayores envidias. Un agente puede llegar a embolsarse, por una hora extra nocturna y en festivo, hasta 30 euros. A la Nacional, sin ir más lejos, no le resulta tan rentable. Cuando tienen un servicio extraordinario que se prolonga durante cinco horas y media recibe 60 euros. La media sale a casi 11 euros la hora, 19 menos que un Local. Aunque los reyes del mambo, los privilegiados entre los que viven

del dinero público, son los bomberos. Los ‘apaga fuegos’ se ponen las botas los festivos, los días en los que el contador suma 44 euros cada vez que el minutero pasa por las 12. Nadie más gana una cantidad parecida. Ni siquiera la Policía Local. Tampoco los médicos que trabajan en un hospital público. Un especialista suma 25 euros cada hora, aunque lo mejor, en su caso, es que cada guardia tiene 24 horas. Los que no saben lo que es una hora extra son los profesores. Su horario está preestablecido. A principio de curso ya saben cuál es su jornada lectiva. Un profesor universitario tiene que hacer 22 créditos, que equivalen a 220 horas. En

El gremio más ‘quemado’ es el de los guardias civiles. El delegado de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), Juan Liébana, cree que están en una situación insoportable. «Somos los peor pagados y los que hacemos más horas, con diferencia», sentencia. Liébana explica que sus horas extras son las peor remuneradas, pero que, además, tienen trampa. Por diez horas cobran 55 euros y si saltan al siguiente segmento, de 10 a 20 horas, se incrementa en 110 euros. «Es sangrante que nos paguen lo mismo si haces 11 que 20 horas. Y hay una segundo problema: si un mes hacemos varias horas extras, al siguiente nos recortan, nos reducen las horas pero no los servicios, así que trabajamos menos pero tenemos que ir los mismos días». A esto se le une una ‘ofensa’ añadida, la demora en los pagos. Las horas de sobreesfuerzo, que se unen por trimestres, se acordó que se pagarían dos meses después. Pero, según denuncia el delegado de AUGC, esto no siempre se cumple. En cualquier caso, al margen del caso extremo de los guardias civiles, ningún trabajador de la Administración cobra ni de lejos la cantidad que percibe un controlador aéreo por cada hora extraordinaria que realiza, un hecho que Blanco intenta frenar.

La pensión de los autónomos es un 40% inferior a la media El número de emprendedores pensionistas alcanza ya los 1,8 millones y cobran 544 euros al mes :: ELISA GARCÍA MADRID. La cuantía de la pensión de jubilación correspondiente al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social (RETA) ha crecido algo más del 2% desde finales del año pasado. Así, el importe medio se situó en 544,23 euros mensuales por beneficiario, cantidad «que sigue siendo inferior en algo más de un 30%» al retiro medio del sistema y «un 40%» a la que reciben los asalariados afiliados al Régimen General. Los datos figuran en un informe de UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos) que también recoge que el número de pensionistas emprendedores asciende a 1.835.250, la mayoría -1.835.250 es perceptora de una prestación permanente. En el otro extremo, aparece la prestación de orfandad con 302 euros. El secretario general de UPTA, Sebastián Reyna, espera que «la progresiva evolución al alza de las cotizaciones aumente paulatinamente la pensión media» de sus representados. Recuerda que la manera de reducir la diferencia con el Régimen General es precisamente que los trabajadores autónomos coticen más.

Lorenzo Amor. :: R. C. El presidente de ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos), Lorenzo Amor, se expresó en términos similares. A su juicio, es imprescindible la cooperación del propio emprendedor, vía mayores aportaciones a la Seguridad Social, para mirar hacia un futuro más desahogado económicamente. Igualmente recordó que las reglas del sistema público «son las mismas para todos y establecen que en función

de los que se cotiza así se cobra». Amor lamentó «otra brecha existente», la relativa a los géneros que permite que el autónomo masculino cuando abandona su actividad profesional cobre casi un 25% más que las empleadas por cuenta propia. Los autónomos se sienten uno de los colectivos más desprotegidos en cuanto a derechos laborales. Una de sus principales reivindicaciones es conseguir una prestación por desempleo. El Consejo de Ministros aprobó el pasado mes de agosto las nuevas prestaciones por cese de actividad de los trabajadores autónomos. Con ello, se pretendía dar respuesta a la reivindicación de este colectivo. Pero no se cumplen todas las expectativas del colectivo. Los subsidios para autónomos oscilarán entre 500 y 1.383 euros mensuales, según sus circunstancias familiares y las prestaciones únicamente se podrán cobrar durante un máximo de seis meses que se ampliará a 9 si el que se ha quedado en paro tiene más de 60 años. Para financiar la ayuda los autónomos deberán aportar un 1% de su base de cotización a la Seguridad Social. Posteriormente, cuando el sistema funcione, la aportación subirá 2,5 puntos. La prestación será de dos meses si se han cotizado 12; de tres, si la aportación se ha hecho por 18, etcétera. La duración máxima de cobro llegará a los seis meses, después de que el autónomo haya pagado durante 36 mensualidades.

826 personas fallecieron por un accidente de trabajo el año pasado La cifra de muertes desciende en 239 víctimas y los siniestros caen un 22% :: REDACCIÓN MADRID. Un total de 826 trabajadores fallecieron en accidente laboral en 2009, lo que supone 239 menos que en 2008, lo que en términos relativos implica un descenso en este tipo de siniestros del 22,4%, según datos del Ministerio de Trabajo e Inmigración. Del total de trabajadores fallecidos, 632 perdieron la vida en su puesto de trabajo, un 22% menos que en 2008, en tanto que 194 murieron en el trayecto de su casa al trabajo o viceversa ( accidentes ‘in itínere’), 61 menos que el año an-

terior. Una de cada tres muertes en el trabajo se debieron a infartos, derrames cerebrales y otras patologías no traumáticas, causas que provocaron 232 siniestros mortales, el 36,7% del total. Los accidentes de tráfico, por su parte, provocaron 124 muertes, mientras que 84 trabajadores fallecieron tras quedar atrapados, ser aplastados o sufrir amputaciones. Los choques o golpes contra objetos inmóviles causaron la muerte de 68 trabajadores y los choques contra objetos en movimiento fueron la razón de 66 fallecimientos. En total, en 2009 se registraron 681.950 accidentes laborales con baja, lo que supone un descenso del 23,9% respecto al número de accidentes registrado en 2008 (895.679 accidentes ).

605.073 accidentes se produjeron en el lugar de trabajo y 76.877 fueron siniestros ‘in itínere’. Los primeros descendieron un 24,8%, mientras que los segundos cayeron un 15,3%. Los accidentes leves con baja en el puesto de trabajo sumaron 599.368 en 2009, un 24,8% menos, y los graves alcanzaron los 5.073, un 26,4% menos que en 2008. En el caso de los siniestros ‘in itínere’, se registraron 75.403 accidentes de carácter leve (-15,1%) y 1.280 de gravedad (-20,4%). El de servicios acumuló en 2009 el 45,6% de los accidentes mortales. La construcción fue el segundo con más fallecidos, con un 26,3% de siniestros mortales, y a éste le siguieron la industria (18,7%) y la agricultura (9,5%).

En busca del ADN de los diarios

Vocento Regional Newspapers redesign, november 2009  

Vocento Regional Newspapers redesign, november 2009