Page 121

?V

Martes 20.10.09 EL CORREO

Madres a los 13

:: ZURIÑE

ORTIZ DE LATIERRO

V?

Martes 20.10.09 EL CORREO

Cada vez son más. 4.400 menores dieron a luz el último año, el doble que en 1998. Niñas como Clara y Marina que ya no juegan con muñecas

S

i tienes 13 años, una orden de busca y captura por fugarte de un centro de menores y las malditas dos rayas púrpuras en el Predictor parece que todo te lleva a abortar un futuro inasumible en el hospital más cercano. Pero no todo el mundo es Clara. Esta superviviente de la calle –«me fui de casa a los diez u once años, no me acuerdo»– concluyó que si había sido «mujer para hacerlo debía serlo para tenerlo. Es tu sangre. Un bebé es sagrado», sentencia. Y siguió adelante. Como ella, treinta adolescentes españolas se quedan embarazadas cada día, el doble que hace diez años. Las últimas estadísticas manejadas por Sanidad revelan además que de esas 10.700 niñas encinta, 4.400 tuvieron a su hijo y 6.273 interrumpieron el embarazo de forma voluntaria en 2007, el último año estudiado con detalle por el Ministerio, que analiza «alarmado» esta escalada. «Es que no somos bichos raros; hay muchas más como yo», clama Clara, a la que la última paliza de su novio le borró la «ceguera» que se agarró «cuando me trajo 4.000 euros en una sola noche de trapicheo». España ha pasado en apenas una década de practicar el 4% de todos los abortos en Europa a más del 7%. Pero a Clara los números le dicen e importan lo justo para no terminar de ahogarse en su soledad. «Yo no espero nada de nadie. Ni de mis compañeras ni de los educadores». Su mundo empieza y acaba en la habitación del centro de acogida para madres precoces gestionado por la Diputación de Málaga. Es único en España, junto a la pionera Maternal Antaviana, de Barcelona, por su carácter aconfesional y su atención personal e integral. Desde su apertura en 2002 ha tratado de abrir una rendija en el encapotado horizonte de más de 200 niñas como Clara. Pero ella es escéptica. «Esto se me acaba en marzo, cuando cumpliré los 18. ¿Y luego qué?». Con su pantalón negro ‘cagao’, la camiseta fucsia de cuatro euros, las Victoria sin cordones y los libros de Enfermería apilados junto a los frascos de colonia es el prototipo de adolescente presumida y responsable... si no fuera por un precioso e inquieto ‘pero’ con nombre de canción. Roxanne –el real no es de Police sino de Clapton– protesta con todos sus pulmones por la coleta bien tirante que le peina su madre. Si entendiera el sentido de sus palabras, lloraría mucho más. «Vivía con una amiga en la calle. Me metieron en un centro de menores y me escapé con mi novio cuando tenía 13 años. De Huelva nos vinimos a Málaga. Me quedé embarazada y me buscaban. Mi chico y sus amigos robaban, andaban con el trapicheo. Ya me entiendes, delincuencia. Cuando consiguieron dinero de verdad, me cegué. No sabía lo que estaba bien y lo que estaba mal». –¿Y tu familia? –Mi padre nos abandonó y mi madre no podía con todo. Tengo relación con ella, pero no puedo cargarle con la niña. Luego está mi novio, pero empezó a pegarme, y le dejé. Sigue en las drogas. Se acabó. Estoy mejor sola. –¿No tienes miedo? –¿De él?Como me haga algo, tengo amigos que responderán. Ahora se hace pasar por menor y vive en un centro de Torremolinos. En la calle aprendí a defenderme, sabía a dónde ir. Pero eso era antes de ingresar en el centro malagueño. De tener techo, comida caliente y todo lo necesario para ella y Roxanne, incluida una paga semanal de

>

LA CIFRA

Málaga. Nada más llegar del instituto Marina corre a besar a Dani en el centro de la Diputación donde viven desde hace dos años. :: salvador salas

10.700

adolescentes se quedaron embarazadas en 2007, según el Ministerio de Sanidad. 6.273 abortaron. De ellas, 106 tenían entre 10 y 13 años y otras 394 sólo 14.

En busca del ADN de los diarios

Vocento Regional Newspapers redesign, november 2009  

Vocento Regional Newspapers redesign, november 2009