Page 11

36 CULTURAS

Lunes 01.02.10 EL NORTE DE CASTILLA

Los monstruos de la memoria Ray Harryhausen vuelve a la actualidad con el ‘remake’ de ‘Furia de titanes’ Este original creador, que utilizó maquetas para recrear en el cine a grandes bestias, inspiró a directores como Spielberg o Burton :: PILAR MANZANARES MADRID. Dirigida por Louis Leterrier, llegará a las pantallas este 2010, pero ‘Furia de Titanes’ es mucho más que un estreno. Es el ‘remake’ del clásico que mostró al primer Pegaso al que creímos capaz de volar (los anteriores con sus pequeñas alas jamás parecieron poder despegarse del suelo). El culpable de aquello no fue otro que Ray Harryhausen, el hombre que, con 26 largometrajes en su filmografía, cambió las películas de monstruos para siempre. Su historia comenzó en 1933, cuando el que fuera su mentor, Willis O’ Brien, revolucionó el mercado cinematográfico con una nueva técnica, el ‘stop motion’ (animación de una pequeña maqueta a escala que se filma fotograma a fotograma para dar la sensación de veracidad). De esta manera, un gorila recubierto de pelo de conejo que medía apenas 46 centímetros reales pudo convertirse en King Kong, la bestia que encandiló a un público ávido de nuevas emociones, público entre el que se encontraba un niño de 13 años llamado Ray. «Me senté en la butaca del cine y desde entonces no he vuelto a ser el mismo», confiesa en el documental ‘Las crónicas de Harryhausen’, de RiRAY chard Schickel. HARRYHAUSEN. Sus comienzos CREADOR DE no fueron fáciles MONSTRUOS Ediciones Maia. y entre 1937 y Año 2009. Luis 1949 trabajó en Fundación Seoane. variopintos e infructuosos proyectos, cerrando esta etapa con su labor como técnico en ‘El gran gorila’, a las órdenes de su mentor. La sociedad estaba

Aquel ‘yeti’ de Méliès Antes de trabajar con miniaturas de tan sólo unos pocos centímetros de altura, en los albores del cine, un ‘loco’ llamado Georges Méliès ideó una colosal criatura, el primer gran monstruo

cambiando y tras su trabajo en esta película, se daría un caldo de cultivo más que propicio para un Harryhausen muy prolífico. La Guerra Fría y la era atómica crearon el escenario perfecto para los engendros de los años 50. Así, una explosión atómica logra descongelar a ‘La bestia de tiempos remotos’ (1953), un monstruo que se convirtió en un icono, reflejo alegórico del terror de la época, y sirvió de inspiración a los japoneses Estudios Toho para crear a Gojira (Godzilla para el mercado occidental). El mismo miedo a un ataque exterior procedente de la Unión Soviética refleja ‘El monstruo del mar’ (1955), donde un pulpo gigante ataca el Golden Gate: «El presupuesto era tan bajo que pensé que teniendo que animar dos tentáculos menos nos ahorraríamos mucho dinero. Así fue como el octópodo dejó de serlo. Pensábamos que al estar dentro del agua no se notaría, pero finalmente se desveló el secreto», comenta el padre de la criatura. En este mismo marco de terror internacional se filmaron ‘La Tierra contra los platillos volantes’ (1956) y ‘A 200 millones de millas de la Tierra’ (1957), en la que se rememora la escena de King Kong sobre el Empire State, aunque esta vez el gorila es una bestia extraterrestre ávida de azufre y el rascacielos, el Coliseo. Cansado de asolar ciudades, sus monstruos ya habían acabado con Nueva York, San Francisco y Washington, Harryhausen inaugura una nueva etapa, la de las criaturas fantásticas basadas en las diferentes mitologías mundiales, que cambiarían el modo de concebir los filmes de monstruos, inspirando a generaciones de directores de la talla de Tim Burton, George Lucas, Steven Spielberg, Henry Selick o Peter Jackson.

Ray Harryhausen, trabajando en el Kraken de ‘Furia de Titanes’ (1981). :: FUNDACIÓN LUIS SEOANE un elenco inaudito de criaturas fantásticas y en 1963, llegó su obra maestra. Para ‘Jasón y los argonautas’, una de las mayores aventuras de la historia del cine, Harryhausen creó siete esqueletos para una escena que, lejos de ser olvidada, ha sido usada por ‘The Killers’ para su vídeo musical ‘Bones’.

Lógico recuperarla, porque sólo en hacerla se tardaron cuatro meses y medio: se necesitaban 35 movimientos para un solo fotograma y únicamente daba tiempo a hacer 13 por día, lo que supone medio segundo de película. Pero ni éstos ni la hidra de Lemmos le hicieron desisitir y en 1981 creó una

Mitológicos

Fue en ‘Simbad y la princesa’ (1958) donde por primera vez Harryhausen recurrió a la mitología. Las aventuras de este marino le sirvieron para dotar a sus filmes de

del cine. Para el hombre de las nieves de ‘A la conquista del Polo’ (1912) construyó una marioneta de nada menos que 7 metros de altura hecha a base de yeso, papel maché y madera. Para moverla se contrató a un vasto grupo de titiriteros que la manejaban gracias a un complicado juego de poleas, tornos y cabrestantes.

‘La bestia de tiempos remotos’ (1953). ::

FUNDACIÓN LUIS SEOANE

colección aún mayor para ‘Furia de Titanes’. Pegaso, Dioskilos, el lobo bicéfalo, o Medusa son sólo algunos de los protagonistas de un filme coral en el que arte toma las riendas de nuevo. Esta vez no es su admirado Gustave Doré quien le inspira, como ocurriera con el pájaro Roc de Simbad, sino un cuadro de John Martin Gandy, ‘Jupiter Pluvius’, en el que un Olimpo lleno de templos clásicos y presidido por una colosal estatua de Zeus le da las pautas para crear el Templo de Hera. Para esta película, su última gran producción cinematográfica, Harryhausen obtuvo el respaldo de la Metro, gracias a lo cual pudo contar con un presupuesto más elevado. De este modo, sus criaturas se pudieron mezclar con grandes ‘monstruos’ de la escena como Lawrence Olivier, en el papel de Zeus, o Ursula Andrews, que daría cuerpo, y cómo, a una Afrodita espectacular. Un broche perfecto para una trayectoria que, en 1992, le valdría a Ray Harryhausen el Gordon E. Sawyer Award, galardón que reconoce las contribuciones tecnológicas.

En busca del ADN de los diarios

Vocento Regional Newspapers redesign, november 2009  

Vocento Regional Newspapers redesign, november 2009