Issuu on Google+

Centro de Investigación, Educación y Desarrollo (CIED)

CONOCIMIENTOS DE LOS CAMPESINOS ANDINOS SOBRE LOS PREDICTORES CLIMÁTICOS: ELEMENTOS PARA SU VERIFICACIÓN

Ricardo Claverías1

1 Msc. Sociología. Responsable del Area de Investigación y Capacitación del CIED-PERU. ricardo@ciedperu.org. (51)1-4342535


TEMAS RESUMEN: 1.INTRODUCCIÓN 2.UBICACIÓN Y CARACTERÍSTICAS DE LA ZONA 3.METODOLOGÍA 3.1. Métodos cualitativos 3.2 Métodos cuantitativos 4.RESULTADOS 4.1.Conocimientos locales y programación de la producción de acuerdo a indicadores climáticos a)Plantas silvestres como indicadores b) Características climáticas de los años 1989-90 y 1990-91 c) Impactos de los cambios climáticos en la producción agropecuaria en los años 1989-90 y 1990-91 d) Impactos de los cambios climáticos en la calidad de vida de la población e) Predicciones de los campesinos: aciertos y errores en el conocimiento de los campesinos f) Conocimientos que tienen mayor fuerza en la predicción climática g)Predicciones climáticas en una campaña agrícola afectada por el Fenómeno "El Niño", 1997-1998 h)En el año 1997-98 ¿cómo fue realmente el clima y sus efectos en la producción? 4.2 Rituales, redes sociales, diálogo comunal, intercomunal y regional a)Conocimiento convencional sobre predictores climáticos b)Fuentes heterogéneas del conocimiento c)Papel de las redes sociales y lo comunal para homogenización del conocimiento

la

4.3 El camino de las semillas, el diálogo sobre indicadores climáticos e innovación tecnológica 4.4. Carácter simbólico del conocimiento y la tecnología en los Andes a)Conceptos del tiempo y los ritos religiosos b)Concepto del tiempo cíclico y el espacio en la predicción climática y la producción agropecuaria c)Redes sagradas, organización y conversación con la naturaleza y los dioses 4.5 Indice de capital social y confianza en las redes de información 5.CONCLUSIONES 6. BIBLIOGRAFÍA

2


RESUMEN: La gran variabilidad climática de los Andes afecta la producción agropecuaria, haciendo de ella una actividad de alto riesgo. Por eso, se requiere de algún tipo de predicción para minimizar sus efectos, pues de ella depende la subsistencia de los pobladores dedicados a estas actividades. Los conocimientos sobre los indicadores climáticos que utilizaron los campesinos de los Andes del sur del Perú (particularmente en Puno y en la región sur andina del Perú) son analizados, basados en la observación de diversos indicadores que están en su entorno (plantas, animales, astros, etc.), para predecir las características del clima en las campañas agrícola de 198990, 1990-91 -afectadas por sequías- y la campaña agrícola de 1997-98 año en que ocurrió el Fenómeno "El Niño". Igualmente, se muestra elementos que han utilizado los campesinos para la predicción de la última campaña 2002-003. En esta sistematización, se pretende avanzar en la verificación de los supuestos de los campesinos y el grado de error en sus predicciones climáticas, así como en el uso de estrategias tecnológicas, sociales y los procesos del conocimiento para predecir los cambios del tiempo climático, como actos de resiliencia (capacidad de resistencia y respuesta) para ser menos vulnerables en su producción. Se parte por el supuesto que el conocimiento de la biodiversidad y los actos rituales celebrados a sus dioses locales constituyen su capital cultural, el cual aunado a su capital social comunal constituyen las estrategias básicas para fortalecer la capacidad de resiliencia y respuestas de los campesinos frente a las amenazas de su contexto climático. Es decir, las apreciaciones de estas sociedades andinas sobre la variabilidad climática, como amenaza permanente para la producción agropecuaria y para su calidad de vida, no es considerada como un factor de azar sino como una variable a la cual siempre se le debe tener presente en sus proyectos de vida y de planear, por lo tanto, en las estrategias preconcebidas para amortizar los efectos de los cambios climáticos bruscos. 1.INTRODUCCIÓN Este estudio se inicia por el supuesto que los campesinos andinos han incorporado en sus conocimientos milenarios una gran cantidad y calidad de conocimientos y experiencias sobre el comportamiento de la biodiversidad y de otros componentes de su medio natural. Esos conocimientos y experiencias, entre otros usos prácticos -procesados y jerarquizados en su cosmovisión holística-( Claverías, Ricardo. 1990), les sirve también para predecir los cambios de las característica climáticas en un año agrícola determinado. Asimismo, se avanza en la verificación de los supuestos de los campesinos y el grado de error en sus predicciones frente a los cambios en el tiempo climático y en sus efectos en la producción. La finalidad práctica de este trabajo es tratar de formalizar y reducir el error en las predicciones de los campesinos y, sobre

3


todo, a partir de estos estudios invitar a los científicos y tecnólogos modernos para mejorar –participativamente con los campesinos y profesionales- la calidad de las predicciones y las programaciones productivas elaboradas por las entidades oficiales. Es decir, se trata de unir en un enfoque intercultural, el conocimiento andino y el conocimiento moderno para potenciar ambos conocimientos a través de los siguientes medios: sistematizar el conocimiento de los campesinos sobre la observación y análisis de los indicadores climáticos; en los procesos de capacitación, poner a disposición de los campesinos los principios básicos de la Ecología moderna sobre los factores que afectan el desarrollo de las poblaciones (Vásquez, Ana María. 1993), en particular, de las plantas silvestres y animales que más observan en sus medios y que les sirven para predecir los cambios climáticos. Para este último requerimiento, los profesionales o promotores del desarrollo deberán conocer también la dinámica de los organismo locales. La investigación ha tenido tres partes principales. La primera parte es una revisión de las investigaciones que han inventariado o registrado los conocimientos de los campesinos andinos sobre los indicadores climáticos. En la segunda parte, se analiza la información de los campesinos sobre la variabilidad climática en dos periodos: El primer periodo abarca los años 1987 a 1991 y el segundo periodo abarca los años 1996 y 1999. En el primer periodo se produjo una de las sequías más desastrosas (1989-90) de los últimos 15 años y, en el segundo periodo, se produjo los efectos de el fenómeno de El Niño. En la tercera parte, se analiza los procesos del conocimiento entre los campesinos andinos para predecir la variabilidad climática, así como la importancia de lo sagrado (ritos y mitos) para relacionarse más armónicamente con los recursos naturales y puedan predecir los cambios en el tiempo climático.

2.UBICACIÓN Y CARACTERÍSTICAS DE LA ZONA EL estudio se ha elaborado principalmente en la región de los altos Andes del sur del Perú, particularmente en el departamento de Puno, ubicado a una altitud mínima de 3,850 m.s.n.m. Los cultivos agrícolas se realizan bajo condiciones de secano (lluvias), con una cosecha anual. La ganadería es extensiva, integrada principalmente por alpacas, ovinos y vacunos. El clima varía de semiárido a árido con precipitaciones de 500-600 mm/año, con heladas, granizadas, inundaciones y sequías en ciclos anuales muy irregulares. La temperatura máxima absoluta considerada en los meses de enero a marzo (verano) oscila entre 18 y 21 º C. y la mínima puede ser entre -5 ºC y -20 ºC en los meses de invierno (Boulange y Aquize 1987). Un problema fundamental para el desarrollo de la producción agropecuaria en esta región, se refiere a las variaciones climáticas durante el año y, sobre todo, en el periodo agrícola (noviembre a mayo) (Brack, Antonio.1984). 3.METODOLOGÍA 3.1. Métodos cualitativos

4


Para analizar las predicciones de los campesinos sobre el clima y las campañas agropecuarias en 1989-90 y 1990-91, se entrevistaron a 32 campesinos seleccionados al azar, por grupos de edades, estratos sociales y en cinco comunidades (Carata, Ancca, Santa María, Jiscuani y Apopata) ubicadas en cuatro zonas agroecológicas distintas en Puno). Por otra parte, se hicieron talleres de trabajo con grupos de campesinos seleccionados en razón del mayor conocimiento que tienen sobre los predictores climáticos. Para el análisis de los conocimientos y los impactos del tiempo climático en el año 1997-98, se hicieron talleres y se entrevistó a familias de comunidades del distrito de Capachica para registrar las predicciones que hicieron los campesinos sobre el clima . 3.2 Métodos cuantitativos Para analizar los grupos de campesinos y los conocimientos que tienen mayor fuerza en la predicción climática, se utilizaron los métodos estadísticos multivariados (factorial, cluster y discriminante). Con el método estadístico “discriminante” se realizó una reducción de variables canónicas, que es la combinación de las variables independientes originales (conocimientos y estrategias de los campesinos frente a la sequía) análisis que sirve para verificar el valor de esas variables en la calificación de los tres grupos de campesinos, definidos por el tipo de predicción climática que hiciera cada grupo.

Para definir el índice de capital social se analizó los niveles de confianza: alta, media o baja que tiene la población sobre sus redes sociales. Así como también ese índice permitió comparar a diversos grupos sociales en relación a su identidad con las redes sociales, tanto familiares como locales. Para lograr ese índice se han trazado los siguientes procedimientos de acuerdo a la propuesta de la metodología de C. Parker (2001): Con las preguntas que se citan en el acápite respectivo, se agrupó las respuestas mediante el método estadístico multivariado de “cluster”, solicitando el establecimiento de cuatro clusters (o grupos de persona que se ubican en diferentes conglomerados y que presentan un distinto comportamiento o actitud respecto a las variables observadas, y por otro dentro de los conglomerados, presenten un comportamiento homogéneo) (Visauta, B., 1998), dado que la clasificación binaria posibilita procedimientos comparativos. Mediante ese método las respuestas fueron agrupadas en términos de niveles crecientes o decrecientes de confianza y aceptación de las redes de información sobre el clima. El resultado posibilitó el registro de respuestas de los campesinos/as con mayor reiteración y luego fueron reagrupados esos casos por medio del método de “cluster”. Utilizando simultáneamente los tres indicadores (las tres preguntas que aparecen en el acápite 4.5) se pasó a definir un índice de capital social, aplicando una fórmula en la lógica booliana que nos posibilita obtener tres

5


subconjuntos de campesinos/as: los que tienen mayor capital social (igual a 3), los que tienen un capital social aceptable (igual a 2) y los que tienen un bajo capital social (igual a 1). La ecuación es la siguiente: ICS = CLCON= 1 Y CLAdm) = 1 ó GES= 1 Donde ICS es el índice de capital social que es igual al cluster de confianza (CLCON) en su posición 1 que expresa “baja confianza en redes familiares”; Y cluster de opinión sobre la administración del riego (CLAadm) en su posición 1 que representa opinión negativa, Ó variable (GES= 1) representa “Opinión negativa sobre las redes de información y los ritos para predecir el clima y tomas decisiones productivas.

4.RESULTADOS 4.1.Conocimientos locales y programación de la producción de acuerdo a indicadores climáticos Los campesinos andinos, evocando los conocimientos ancestrales y su propia experiencia actual, programan el proceso productivo agropecuario anual de acuerdo a varios factores, como son : La lectura de indicadores climáticos, donde los campesinos observan el comportamiento de los bio-indicadores naturales (plantas y animales silvestres), así como también los cambios astronómicos y meteorológicos, los cuales les anuncian si el año será "bueno", "malo" o "regular” (definidos por la normalidad o no de las lluvias y temperaturas, así como sus probables efectos en la producción agropecuaria). De acuerdo a esas predicciones determinan estrategias tecnológicas básicas en la utilización del espacio. Por ejemplo, se designa el uso de determinados suelos, se construye infraestructuras agrícolas como los andenes o las chacras elevadas (llamadas localmente waru warus). Se utilizan variedades de semillas y otros insumos, así como el uso y manejo del agua para los cultivos dependiendo si el año será muy húmedo o muy seco. Entre los meses de marzo y octubre, los campesinos observan los indicadores (plantas, animales, astros, etc.) para predecir las características que tendrá el clima en lo posterior entre los meses de diciembre a abril, que es el periodo vegetativo de los cultivos. En esas predicciones se anuncian los siguientes fenómenos: -La ocurrencia de lluvias y temperaturas futuras, sobre todo las heladas. -El pronóstico de las fechas de siembra: temprana, intermedia o tardía. -El tipo de cultivo que podría tener mayor éxito.- Los tipos de plagas y enfermedades que afectarían a cada una de las especies cultivadas. - Las zonas de producción que deben ser priorizadas para la siembra debido a los impactos de los cambios climáticos, etc. a)Plantas silvestres como indicadores Existen numerosas plantas indicadoras de clima como la pulla pulla el sancayo

6


(Cactáceas), el chiji, el sipi sipi, (Geraniácea) y la carigua (leguminosa). Por ejemplo, el sancayo, es una planta silvestre en la que observan la floración. La primera floración ocurre entre los meses de junio y julio; la segunda, en agosto y la tercera en noviembre. Una señal de buen año es cuando la floración de esta planta es abundante en el mes de agosto. La floración abundante de otras plantas silvestres como el "chiji" indica un año de sequía. La "carigua" es otra planta silvestre muy importante para predecir el clima: lluvias, sequía y heladas. La floración anual de esta planta es un indicador de buen o mal año, así como también si la siembra debe ser temprana, intermedia o tardía (Antúnez de Mayolo, Erik. 1976 y 1983). Pero también determinados campesinos experimentan con plantas silvestres y cultivadas para predecir el clima en el futuro (Enríquez, Porfirio y Prins, Cornelis. 1987). b) Características climáticas de los años 1989-90 y 1990-91 La campaña agropecuaria 1989-90 en el sur peruano fue afectada por una desastrosa sequía y heladas, las cuales redujeron drásticamente la producción agropecuaria. El factor meteorológico principal, que dio paso a estos efectos climáticos, fue el déficit de lluvias y las bajas temperaturas en el periodo agrícola (diciembre-abril) (Gráfico 1-2) El siguiente año, 1990-91, se presentó poca precipitación pluvial, pero a diferencia del año anterior, las heladas y granizadas fueron menos intensas; por esa razón, la producción sobre todo agrícola no fue muy afectada por estos cambios.

7


c) Impactos de los cambios climáticos en la producción agropecuaria en los años 1989-90 y 1990-91 En la campaña agropecuaria de 1989-90, según el Ministerio de Agricultura, por efecto de la sequía y las heladas en la papa, se tuvo una pérdida del 77% (Gráfico 3) de la producción; la cebada y avena grano fueron afectados en 90% y el cultivo de la quinua fue afectado en 70%. En cambio, en la campaña de 1990-91, el clima fue caracterizado como "regular", y la producción agropecuaria no fue afectada como en el año anterior.

8


Los cambios climáticos adversos en 1989-90 tuvieron también impactos muy negativos para la ganadería en la sierra sur (rubro más importante de esta región). En el año 89-90 (sequía) respecto al año anterior, el ganado ovino disminuyó el 16.6% , de 3'744,060 bajó a 3'122,130 cabezas. El ganado vacuno disminuyó el 10.32%, de 433,620 bajó a 388,870 de cabezas y las alpacas disminuyeron el 5.46 , de 1'615,000 bajó a 1'526,790 de cabezas. En la campaña siguiente de 1990-91, la población ganadera se recupera, aunque muy lentamente (1% respecto al año base).

d) Impactos de los cambios climáticos en la calidad de vida de la población Los impactos sociales de esa sequía en Puno fueron muy diversos y dramáticos. Debido a esa causa en 1990 hubo una pérdida del 77% de los ingresos de los campesinos. Especialmente en la producción de papa la baja de la producción per-cápita fue de 1,004, es decir, se perdió una producción cerca al 50% de lo que requiere cada persona para vivir normalmente. En proteínas, la pérdida per-cápita fue de 15.9 Kg. (cerca del 30% de los requerimientos). A causa de esta sequía, la mayoría de campesinos de esta región tuvo que sobrevivir básicamente mediante la recepción de la ayuda alimentaria proveniente de la cooperación internacional (Zurita, Dante y Caballero, Víctor. 1994).

e) Predicciones de los campesinos: aciertos y errores en el conocimiento de los campesinos Los resultados de las predicciones de los campesinos fueron los siguientes: Antes de las dos campañas agrícolas de 1989-90 y 1990-91, en los meses de setiembre y octubre, se entrevistó a los campesinos. Una de las preguntas que les planteamos fue la siguiente. Por la observación de los indicadores climáticos ¿cómo cree Ud. que será el clima y la campaña agrícola que se debe iniciar en el mes de noviembre? Del total de campesinos entrevistados el 70.37% acertó en su predicción de que habría sequía en ese año (1989-90) y sería negativo para las actividades agropecuarias (Cuadro 1). Respecto a la campaña 1990-91, del total de campesinos entrevistados, el 80% predijo que el año iba a ser "regular o un poco seco" (Cuadro 1). Después que transcurrió esta campaña agrícola (entre diciembre de 1990 y abril de 1991) fue caracterizada por los productores y las entidades públicas como un año regular, sin sequía, pero de baja precipitación pluvial (con menos lluvias que lo normal, pero también menos heladas que el año anterior). .Cuadro 1.- Predicción basada en los indicadores climáticos

Año1989-1990

Habrá sequía

El año será El año será regular un poco regular un poco "seco" "seco"

9


Acierto (%)

70.37

22.22

7.40

Año1990 -1991 Acierto (%) 13.33 80.00 6.66 Fuente: Entrevistas a campesinos de las comunidades de Puno, entre los meses de setiembre y octubre de 1989 y 1990 (Proyecto PISA-INIAA 1990). f) Conocimientos que tienen mayor fuerza en la predicción climática ¿Cuáles son los conocimientos y estrategias tecnológicas y sociales que utilizaron los campesinos y que explican, con mayor fuerza o ponderación, las predicciones más acertadas? Los campesinos del grupo 3 (grupos clasificados de acuerdo a métodos estadísticos multivariados: cluster y análisis discriminante), que fueron los que acertaron en la predicción de la campaña agropecuaria en 1989-90 del año (sequía), dieron mayor valor a los conocimientos y observaciones de la planta silvestre denominada "carigua" (3.8 puntos de un total de 4); en cambio, el grupo que no acertó en la predicción climática no dio mucha importancia a ese indicador biológico (esta valoración fue baja: 1.5). El grupo que acertó en la predicción climática implementó también en sus predios mayores alternativas tecnológicas apropiadas para un año de sequía (variable que es calificada con un promedio de 0.8 de un total de 1 punto). En cambio, el grupo que no acertó en la predicción climática no utilizó expresamente alternativas tecnológicas para responder a la sequía. El grupo, que tuvo mayor acierto en la predicción climática, tuvo también mayor rendimiento en la producción, por ejemplo, en la cosecha de papa (que es más vulnerable a los cambios climáticos negativos) logró por lo menos la recuperación de las semillas y mayores ingresos que los demás grupos de campesinos que no acertaron en la predicción climática. g) Predicciones climáticas en una campaña agrícola afectada por el Fenómeno "El Niño", 1997-1998 Entre julio y octubre de 1997, en diversos medios oficiales y académicos, se predijo que entre diciembre y marzo (campaña agrícola 1997-98), por las variaciones de la corriente de "El Niño", habría lluvias excesivas en la región de la costa y sobre todo en el norte del país; en cambio, en la sierra sur, particularmente el Altiplano (Perú-Bolivia) habría sequía. Debido a esa causa se sostuvo que en ese año disminuiría drásticamente la producción agropecuaria (ver diversas entrevistas y eventos efectuados en universidades y publicados en Lima por la revista Agro Noticias N°211 y N°215). En cambio, los campesinos hicieron predicciones distintas a las oficiales. En el mes de setiembre de 1997, en Capachica-Puno, se organizó un seminario-taller con campesinos de diversas comunidades y otras instituciones. Allí, la mayoría de campesinos predijo que en ese año no habría sequía en el Altiplano, que el año sería "regular" y que la agricultura tendría un proceso de crecimiento y cosechas casi normales. Por otro lado, en el mes de octubre de 1997 (es decir, antes que se inicie la campaña agrícola de 1997-98) , en la revista "Eco" publicada en Puno (Perú) y en La Paz (Bolivia), ingenieros agrónomos basados en los criterios de los campesinos- también predijeron que "la

10


campaña agrícola de 1997-98, será casi normal y que no habría sequía" (Canahua, Rodolfo y Arcos, Jesús. 1997). h)En el año 1997-98 ¿cómo fue realmente el clima y sus efectos en la producción? En la campaña agrícola de 1997-98, bajo la influencia de "El Niño", fue un año climáticamente normal. No fue un año agrícola que pueda ser calificado como de sequía en el Altiplano. Aunque hubo una baja moderada de las lluvias, pero no comparable con lo que ocurrió en el año 1989-90 donde sí se produjo sequía. Es decir, los campesinos acertaron en sus predicciones. La producción de los cultivos agrícolas estuvo dentro de la normalidad en esta región. Incluso, en el año 1997-98 (afectado por El Niño) se tuvo una mayor producción que el año anterior en la cebada (23.7%) y quinua (17.8%); en esta última se tuvo una producción mayor que en la siguiente campaña. En la campaña agrícola 97-98 se tuvo una mayor producción de papa (17%) respecto al año anterior, a pesar de ser el cultivo más vulnerable a la sequía; sin embargo, los ingresos de los campesinos bajaron en estos años debido a factores provenientes de las políticas macroeconómicas y la recesión: reducción de la demanda, importación de alimentos competitivos para la producción local, mayor empobrecimiento, etc.

4.2 Rituales, redes sociales, diálogo comunal, intercomunal y regional En este acápite se expone los resultados de la sistematización y análisis de la cultura y las redes sociales que hacen uso los campesinos andinos para predecir los cambios climáticos, así como para determinar sus estrategias productivas con la finalidad de atenuar los efectos negativos de la variabilidad climática. Se trata de analizar cuál es el proceso epistemológico de los campesinos para llegar a producir conocimientos predictivos. a) Conocimiento convencional sobre predictores climáticos Desde muchos meses antes de la siembra, los campesinos mediante la observación y el diálogo con los demás miembros de la comunidad y con las plantas silvestres, van prediciendo cómo será el tiempo climático en el periodo de los cultivos. La profundidad del conocimiento de los indicadores climáticos y su capacidad de diálogo está relacionada con la capacidad de producir y reconstruir la diversidad de semillas en mayor cantidad y calidad. Relación que se establece también con la capacidad de predecir o utilizar prácticas e insumos de acuerdo a los tipos de plagas y enfermedades que afectarán a las plantas cultivadas. Por ejemplo, si en ese año afectará a la papa en menor o mayor proporción el gorgojo de los Andes u otra plaga. Esos conocimientos son intercambiados en redes sociales de cooperación compuestas por vínculos entre los expertos locales (nudos principales y secundarios) y los demás campesinos (hombres y mujeres). Vínculos que pueden ser desde muy densos a muy discretos, de flujos de ida y vuelta entre los nudos principales, secundarios y los demás

11


miembros que conforman las redes de información e interpretación (Light y otros, 1992). Redes que tienen una amplitud que va desde los miembros de una familia hasta las relaciones (que pueden ser parentales, políticas, unilaterales y multilaterales) comunitarias, intercomunales, regionales y nacionales. Una de las fuentes principales de los conocimientos para predecir el tiempo, para tomar decisiones de qué especies y variedades de semillas sembrar, etc. es la observación de bioindicadores (plantas y animales) y los astros. En principio, los conocimientos sobre estos predictores climáticos son interpretados de la misma manera para todos los campesinos/as quechuas y aymaras ( ese nivel el conocimiento es homogéneo). Por ejemplo, a la planta silvestre “sancayo” (cactácea) observan su primera floración que se realiza entre los meses de junio y julio. La segunda en agosto y la tercera en noviembre. Una señal de buen año es cuando la floración de esta planta es abundante en el mes de agosto. Los campesinos asocian a esta planta mayormente como indicadora del futuro crecimiento de los tubérculos, principalmente de la papa. Cuando las flores de esa planta están destruidas en determinadas fechas en la estación de invierno, es señal de una mala producción de papa en el verano. Cuando la floración del sancayo es densa indica que la cosecha de papa será abundante. Muy parecida es la indicación de la “pulla pulla”, que es otra cactácea. La floración de esta planta indica la mejor fecha en que se deberá sembrar la papa amarga. Contrario a la señal del sancayo es la floración de otras plantas silvestres como el “chiji” , cuya floración abundante es indicación de un año de sequía en la época de cultivos. Otro ejemplo, cuando la floración de la “carigua” (planta silvestres) se inicia en agosto es indicador de que la siembra de cultivos agrícolas debe ser adelantada. Cuando la floración de esta planta es en setiembre la siembra debe ser intermedia; es decir, será un año normal. En un año de sequía la floración es a fines de octubre.

De esa manera puede afirmarse que hay un conocimiento convencional u homogéneo entre los campesinos sobre la gran variabilidad de indicadores que observan (que pueden ser plantas, animales, astros o cambios metereológicos, etc.), los cuales son asociados con la decisión del periodo de siembra (temprano, medio o tardío) o sobre el piso ecológico preferencial para la siembra: en las pampas o en las laderas de los cerros, así como el pronóstico de la incidencia de las plagas y enfermedades. Pronósticos que les conduce también a la decisión de qué tipo de especies o variedades de semillas deberá sembrarse más o menos acorde con esos cambios en el tiempo climático. b) Fuentes heterogéneas del conocimiento Sin embargo, el lado crítico de estas observaciones son los lugares en que cada campesino ha podido observar a esos indicadores; así como el número de bioindicadores observados; varían también las oportunidades que tiene cada campesino para realizar estas observaciones, unos lo pueden hacer con más detenimiento que otros o también unos son más observadores y conocedores que otros. En este nivel, aparece la heterogeneidad como

12


característica de sus fuentes de observación porque, a diferencia de la modernidad, en estas sociedades tradicionales, aún no hay una división exacta del trabajo. No hay investigadores a tiempo completo. Por eso, las fuentes de observación tiene mucha variabilidad para cada campesino (aunque no el conocimiento y la interpretación de cada indicador, en eso hay homogeneidad) y eso puede llevarle al error en sus predicciones. Por ejemplo, a un grupo de campesinos ante una pregunta al respecto nos respondieron: “Los conocimientos para predecir los hemos tenido de diversos lugares y gentes. Unos hemos observado la “t’ola” (planta silvestre), otros hemos visto la “carigua” en esta comunidad. Otros vieron la flor de la “tuna”, “durazno”, “maguey”, “molle” o el “pacay” en los valles de la costa o en la yunga, etc. Otros conversaron con sus abuelos y mayores o con los emigrantes”. Algunos vemos más de cien indicadores” (Figura 1). Es decir, las fuentes del conocimiento para predecir los riesgos son heterogéneas y complejas. Por otra parte, entre los campesinos que observan e interpretan hay también muchas diferencias en cuanto a sus niveles de conocimientos.

FIGURA !: CONVERSACION CON EL CLIMA Cada “runa” (campesino) tiene su propia y singular conversación con el clima (esa comunicación no es homogénea)

Algunas diferencias entre el conocimiento moderno y andino

Con la lluvia Con las heladas

Moderno: Mediante registros climatológicos.

Andino: Conversan con cada componente del clima

Todos concurren en la crianza de las plantas, animales y humanos

Con las granizadas Con los astros Con las plantas Con los animales Con las deidades

En ese contexto es la conversación, y no el diálogo, la forma de comunicación entre los humanos y los indicadores climáticos.

FUENTE:Graficado a base de texto escrito por ABA-Ayacucho 2001.

Así, en el mes de setiembre del año 2002 (para analizar las predicciones climáticas para el año 2004, así como también en el mismo mes del año 2003 para analizar las predicciones para el año 2004) se llevó a cabo un taller con campesinos para que expresen sus predicciones del tiempo para la próxima campaña agrícola (en los meses de enero a abril del siguiente año) y, como podrá observarse en el Cuadro 2, las fuentes de sus observaciones fueron muy heterogéneas, pues, unos observaron los indicadores biológicos en la zona agroecológica denominada “pampa” (planicie en el Altiplano), mientras que otras familias observaron en la ladera de los cerros o en sus huertos cercanos a sus casas. Los indicadores biológicos que observan son también diferentes para cada caso; por ejemplo, unos observan la cantidad de frutos y orientación de las flores de una determinada planta silvestre, mientras que otros observan lo mismo, pero de otra especie u otros observan los huevos y posición del nido 13


de terminadas aves silvestres. Es decir, a pesar que los campesinos pueden pertenecer a la misma comunidad y etnia, sus fuentes de observación son muy heterogéneas; por lo tanto, así no podrían llegar a una generalización objetiva sobre sus predicciones frente a la variabilidad climática CUADRO 2: DONDE HAN REALIZADO LAS OBSERVACIONES. DISTRITO DE CAPACHICA, PUNO. Nombres y Apellidos

Comunidad

Donde? (Zona de Producción) (Fuente heterogénea)

Pablo Yaguno M.

Chillora

Dionisio Quispe C.

Chillora

Huerto

Mariano Quispe P.

Siale

Cerro, huerto

Alejandro Apaza A.

Siale

Pampa

Cristóbal Quispe P.

Siale

Huerto y lago

Felix Ponce L.

San Cristóbal

Cerro y ladera

Feliciano Suaña F. Modesto Suaña Q.

San Cristóbal San Cristóbal

Cerro y ladera

Pampa Huerto, ladera

FUENTE: Sistematización de Angel Canales y Jorge Taquila (CIED 2002)

c) Papel de las redes sociales y lo comunal para la homogenización del conocimiento Entonces, ¿cómo los campesinos llegan a decisiones productivas más o menos genéricas u homogéneas? Existen los siguientes procedimientos que se basan en la matriz conceptual y valórica que conforman la epistemología en esta sociedad andina: Las observaciones e interpretaciones preliminares elaboradas en las redes sociales y nudos son informados en los actos rituales y en las asambleas comunales (Figura 2), que es uno de los componentes más importantes del capital social local. Ahí conversan entre hombres y mujeres. Incluso conversan con las deidades. Con esos procedimientos interpretan colectivamente las observaciones que individualmente trajo cada persona o red de información. La conclusión genérica se obtiene no por votación sino por consenso y confianza en la interpretación comunal que es más eficiente que una interpretación individual. Otras de las vertientes del conocimiento son los expertos u observadores denominados por las asambleas comunales para que, con mucha anticipación (incluso desde el año anterior a la siembra) vayan observando los indicadores del tiempo, así como las posibilidades que se presenten plagas o enfermedades. Con esas predicciones deben seleccionar las zonas agroecológicas donde deberá sembrarse para asegurar una mejor producción en calidad y cantidad. Esas personas son denominadas “Arariguas” en la cultura quechua y en la cultura aymaras “Maranis”, a los cuales se asocian los 14


expertos que dirigen las prácticas de la religiosidad andina, como son los “Paqus” o “Yatiris”, los “Tenientes Gobernadores” y los “Vigilantes de campos” cuyos roles son los siguientes: FIGURA 2: REDES Y AFIRMACION DEL CONOCIMIENTO CON EL DIALOGO COMUNAL O SECTORIAL Los expertos locales (Nudos) y otros campesinos observan individualmente predicen tiempo, plagas, cuándo sembrar, etc.

Redes: Diólogo Nudos

Vertical

Horizontal

“Paqu”

En ritos y asambleas AFIRMAN y HOMOGENIZAN COLECTIVAMENTE conocimientos sobre predicción climática.

Asambleas comunales o sectoriales

Ritos

M u j e r e s

Y conversan con deidades.

Actos colectivos:

Dirigente

“Mesa””Qipi” para rito Predicción climática y otros

Hombres

A u t o r i d .

Nudos de información

No todos aceptan la interpretación colectiva.

Predicción climática y otros

En cada mes o de acuerdo a las fases del ciclo agrícola se realizan ritos y fiestas a nivel familiar o comunal (Figura 3), allí conversan los humanos – líderes religiosos- con los dioses que representan a la naturaleza mediante las ceremonias rituales. Posteriormente, estos líderes informan los resultados de sus observaciones a la asamblea comunal o cuando se presenta una emergencia peligrosa. Esas conversaciones (primero en los actos sagrados de los ritos y después en los actos laicos en las asambleas) son sobre el clima, la producción agrícola, el comercio o cualquier otra actividad humana. Por ejemplo, en Moho los campesinos informan que: “Cada mes o cada semana hay una reunión, ese día los dirigentes izan la bandera peruana como señal de reunión. En ese momento todos llegan y después de un saludo común el Vigilante de Campo informa sobre las plagas o enfermedades que están afectando a los cultivos, entonces, la asamblea comunal acuerda hacer una “t’inkha” (rito religioso) para empezar a matar a esos animalitos. Si el daño de las plagas afecta a muchas comunidades entonces se reúnen los “Uma Alcaldes” y los tenientes de muchas comunidades y acuerdan “despachar” a los gusanos en bolsitas pequeñas y luego son fondeados en el Lago Titicaca para que no regresen mas” (Choque, Elizabeth.2001). Es decir, es la práctica de la eliminación mecánica de las plagas. En otra comunidad del distrito la provincia de Huancané se recogió otro testimonio: “El granizo o la heladas se presentan en las chacras como ladrones (personificación de los fenómenos metereológicos), pero yo como Marani y mis regidores estamos muy alertas toda la noche para vigilar las chacras de toda la 15


comunidad. Cuando viene la granizada avisamos a toda la población, diciendo que la granizada o la helada va a llegar y todos deben despertar, todos gritan y queman paja o revientan cuetes, así nos protegemos de la helada y la granizada” (Choque, Elizabeth.2001).

DICIEMBRE

FIGURA 3: FORMAS Y REDES DE LA COMUNICACION DE LOS “ARARIGUAS”

FIESTAS Y RITOS: -Rito a los “achachilas” (antepasados) para que no granice. -Fiesta de navidad (“waka feriagua”), intercambio de ganado en miniatura elaborado con cerámica.

Entre 30 y 60 campesinos: 70% H y 30% M.

CONVERSACION SOBRE INDICADORES:

Comunicación por sectores

Arariguas

Características de la comunicación

Asamblea comunal

-Comunicación de los “arariguas” sobre evolución de los indicadores climáticos.

Entre 100 y 300 familias

Son nudos principales de red de comunicación y es muy intensa. Son nudos secundarios de comunicación, es intensa y horizontal. Comunicación varía entre intensa y horizontal a débil y unilateral.

4.3 El camino de las semillas, el diálogo sobre indicadores climáticos e innovación tecnológica La conversación sobre el clima, la agricultura y otros sucesos en la comunidad, e incluso lo que sucede en otros lugares y regiones es muy frecuente en los hombres y mujeres andinos. Conversan en los caminos, en sus encuentros en los “puquiales” (vertientes de agua), en la extracción de pastos silvestres, en las reuniones o trabajos comunales, en las “minkas” o “aynis”, cosechas, fiestas, ferias y viajes. Es decir, sus deseos en la vida cotidiana es estar informados no sólo lo que sucede en la localidad, sino mucho más allá, su horizonte de interés por el saber (incluyendo la modernidad) no tiene límites (Claverías, Ricardo. 1994). Por ejemplo, eso sucede con la necesidad de traer conocimientos sobre los indicadores climáticos en otras regiones, intercambiar semillas o aprender el manejo de nuevas tecnologías. No importa si estas semillas son producto del denominado mejoramiento con procedimientos técnicos modernos; pero, en este nivel los campesinos son muy cuidadosos para adaptar este tipo de semillas, pues, en ellos predomina el gusto por aquellas semillas que son apropiadas para sus condiciones climáticas, agroecológicas, su soberanía alimentaria y capacidad de negociación en el mercado.

16


Para innovar la diversidad de semillas adecuadas a sus suelos y clima, se fundan en la estrategia del “caminar de las semillas” y en la emigración constante de diversos miembros de la familia; es decir, de intercambiar conocimientos intensamente con otras familias de la comunidad, de otras comunidades, otras provincias o departamentos muy lejanos (Figura 4). De esa forma, conservan indicadores climáticos en la región de la costa o la selva, traen nuevas semillas y aumentan la diversidad o buscan nuevos cultivos cuando los suyos se están agotando (cuando la papa se “cansa” y ya no produce). Esta es pues, una de las formas más enérgicas del uso de la interculturalidad espontánea por parte de los campesinos andinos. En estos procesos se intercambian conocimientos entre diversos grupos culturales: quechuas, aymaras, huancas, mestizos, criollos y agricultores modernos. Luego, esos conocimientos aprendidos en otras regiones son trasladados a sus comunidades. En los ritos o en las asambleas comunales cada uno de los emigrantes a su retorno informan sobre las observaciones de los bioindicadores climáticos y los procesos de innovaciones tecnológicas.

FIGURA 4: RECORRIDO EN OTROS DEPARTAMENTOS, RECOLECCION DE CONOCIMIENTOS DE INDICADORES CLIMATICOS, NUEVAS TECNOLOGIAS Y SALARIOS EN LA EMIGRACION Jauja

Cusco

Madre de Dios

Lima Dinero Otras zonas de Puno Zonas para Semillas: -Chucuito -Acora

Comunidad de origen: Puno

Tacna Moquegua -Torata -Samegua

Arequipa

-Sama -Yarada -Tarata-Ticaco -Toquepala

-Tambo -Majes -Camaná -Characato

Zonas para ganadería: -Acora -Ilave -Juli Zonas para Adquirir dinero y conocimientos

4.4. Carácter simbólico del conocimiento y la tecnología en los Andes En las culturas andinas, los conocimientos se rigen por la cosmovisión religiosa tradicional y esta es caracterizada de acuerdo a dos principios básicos: a) Es animista: la naturaleza es un todo vivo y todo está vinculado espiritualmente. En ese todo se incluye a los humanos y son considerados semejantes a los demás miembros de la naturaleza, los cuales, al igual que los humanos son considerados con vida, espíritu y sentimientos; por esa razón, los humanos pueden conversar con las plantas o los animales, e incluso los convierten en dioses, como es el caso de la tierra que es la “pachamama” o diosa de la fertilidad.

17


Asimismo, los humanos deben celebrar, en determinadas circunstancias, mediante ritos sagrados a cada componente de la naturaleza. Esta es una de las matrices de la cosmovisión andina que explica por qué los humanos y la comunidad deben proteger la salud de las plantas, los suelos, los animales, el agua y el medio ambiente. b) Es utilitaria o pragmática: el culto o los ritos se relacionan siempre con las necesidades materiales, el bienestar de los humanos, la ganadería, la agricultura, el agua, las lluvias y la naturaleza en su conjunto. En ese sentido, la concepción de la tecnología en estas culturas tradicionales, como parte de aquellos principios de la dualidad (simbólica y utilitaria, al mismo tiempo), primeramente es simbólica porque tiene dos dimensiones: a) Cultural, marcada por visión mitológica y religiosa. b) Positiva, porque resuelve problemas, porque sirve para conservar o mejorar los componentes de los ecosistemas. Ambas dimensiones siempre están unidas y cambian de acuerdo a la evolución de la comunidad y el contexto; por ejemplo, con la extensión de la modernidad, determinados componentes de los ritos de la religiosidad andina también cambian. Sin embargo, debe remarcarse que en estas culturas lo simbólico o lo sagrado es primero que lo utilitario o lo positivo, pero que aquel –lo sagrado- siempre va unido a lo pragmático o positivo. Por esa razón, las lecturas de los indicadores climáticos llevada a efecto por los campesinos andinos siempre van unidas con los procesos de las fiestas y los ritos, los cuales se celebran en fechas que están muy relacionadas también con las actividades agropecuarias u otras actividades humanas. Este paradigma tecnológico (unión necesaria entre lo religioso o ritual con lo positivo) hace que esta cultura sea funcional de acuerdo a la ecología y economía en la comunidad andina. (Kessel,J.1980 y 2002). De acuerdo a estos conceptos, en el mundo andino las predicciones de la variabilidad climática sigue los siguientes procesos básicos: a) Conceptos del tiempo y los ritos religiosos En esta cultura, el tiempo se define a partir de las principales solemnidades del año -fiestas y ritos- que están registradas en el calendario según las estaciones del año. Se define el tiempo también por las actividades humanas: según la división del trabajo intrafamiliar e inter-regional y según la complementariedad del trabajo y los intercambios en las distintas zonas agroecológicas. En particular estas fiestas y ritos son practicadas en los momentos más críticos de los cambios en el tiempo durante el año agropecuario y en los actos emigracionales de determinados miembros de las familias Los santuarios o lugares donde se efectúan las ceremonias rituales están organizados de acuerdo al motivo de conversación con las divinidades y entre los campesinos. Entre los lugares o “templos” más conocidos están los relacionados con el clima y la agricultura: “Ispall qheqhecha”, donde se celebra el ritual a los productos agrícolas.

18


“Juiphi qhecha”, deidades de las heladas. “Chhijña qhecha”, deidades de los granizos. “Tollqa qamaña”, ritual al “tollqa”, es decir divinidad de la lluvia (Chambi,N. Y Chambi,W.1995). Estos comportamientos religiosos y constantes en las actividades de los campesinos de estas regiones nos hace ver la intensidad de sus preocupaciones por conocer los procesos de los diversos componentes del ecosistema para poder predecir la variabilidad climática, así como la profundidad de sus preocupaciones por la agricultura para su sustento y para aportar al mercado.

b) Concepto del tiempo cíclico y el espacio en la predicción climática y la producción agropecuaria

El hombre y la mujer andinos perciben al tiempo en forma cíclica (siembra, labores culturales, cosecha, y otra vez siembra, al igual que el tiempo cíclico de las estaciones), pero también perciben el tiempo en forma lineal (cronológico medido en horas, minutos, segundos o el pasado, presente y futuro como es en la concepción occidental) y no exclusivamente lineal, como sucede con las sociedades modernas que perciben principalmente este tiempo lineal. En cada fase del ciclo productivo se celebra una fiesta determinada o rito que las sociedades andinas celebran en torno al ciclo de los cultivos agropecuarios. Como señala Cadorette el cultivo, el trabajo... «en la chacra, como las demás obras diarias (incluyendo las fiestas), no es una maña profana para el aymara, sino que esas fiestas se efectúan como una necesidad tecnológica y social». Así, por ejemplo, en la Figura 5, se identifica las conversaciones entre los vivos y los dioses en cada fase del ciclo del tiempo climático y agrícola en los siguientes términos: Los campesinos les denominan “señas” a los indicadores climáticos (Van Kessel, J. y Enríquez, P. 2002). Estas señas son observadas en dos ciclos: a) El ciclo anual, que comprende todo el año (desde marzo de un año hasta marzo del siguiente año).Este ciclo integra los meses que no hay lluvias (desde junio hasta octubre) y el periodo de lluvias (noviembre a marzo).Al inicio de este ciclo observan, por ejemplo, el comportamiento de determinadas larvas y aves silvestres, de esa manera van observando diversos bioindicadores en cada mes para predecir lo que podría ocurrir en el futuro con los cultivos agrícolas. b) El ciclo que corresponde a los cultivos agrícolas (desde diciembre hasta marzo). Este ciclo es el de la emergencia, crecimiento y maduración de los cultivos. Aquí predicen el clima en cada día, aunque dentro de la previsión general que se hizo en el ciclo anterior. Observan las “señas” que anuncian la caída, el retiro y el inicio de las lluvias o la incidencia de heladas y granizadas. Los indicadores son, por ejemplo, la forma y el color de las nubes, la temperatura del medio ambiente (días más calurosos que lo normal, por

19


ejemplo, anuncian que pronto habrá granizadas (Van Kessel, J. y Enríquez, P. 2002).

FIGURA 5: CICLOS DE CONVERSACION Y PREDICCIONES

Se inicia en el barbecho

Marzo

Febrero

Conversación con “señas” en el periodo de cultivos: Que anuncian cambios en el tiempo con anticipación de unas horas o días.

Enero Diciembre

Noviembre

Marzo

Abril

Conversación con “señas” para el año: ¿Cómo será el el nuevo Mayo ciclo agrícola para planificar producción? (Entre marzo y noviembre)

“Crianza” de los cultivos usando conversación con “señales”(Noviembre a marzo).

Octubre

Las conversaciones con “señas” son individual y comunal; pero la interpretación es comunal a base del pasado y la predicción futura de las “señas”

Septiembre

Agosto

Junio

Preparación de la tierra e inicio de siembra. Se utiliza resultados de “señas” para el año.

Julio

Entonces, la importancia de la percepción cíclica del tiempo en esta cultura andina, donde se une lo sagrado (los ritos de la religiosidad tradicional) y lo laicos (la predicción de los cambios en el tiempo climáticos mediante la observación de los bioindicadores) para el desarrollo tecnológico y el desarrollo económico, radica en que: (i) Con esas predicciones del tiempo climático se pueden planificar el uso y manejo de los recursos naturales, económicos y sociales de acuerdo al calendario de la producción agrícola y ganadera, los ítems de sus fases productivas están indicados cíclicamente en el tiempo sagrado (ritos, ceremonias y fiestas). (ii) Asimismo, de acuerdo a esas predicciones del tiempo climático se puede manejar mejor el espacio, el cual va unido al concepto de tiempo; por ejemplo, de acuerdo a las predicciones del tiempo climático, los campesinos decidirán si siembran más en las laderas de los cerros porque predijeron que el año será muy lluvioso, o en la pampa porque en el año habrá menos lluvias. c) Redes sagradas, organización y conversación con la naturaleza y los dioses

20


A las redes y nudos que se tejen entre las familias para informarse sobre el clima se suma ahora las redes sagradas, donde los humanos tienen que conversar con las deidades, la naturaleza y los antepasados en tres grandes redes: a) A nivel de estructura, una de las redes está compuesta por las deidades, la naturaleza y los humanos (el círculo pequeño del lado izquierdo de la Figura 6). A su vez, cada componente de esa red es una colectividad. El ritual permite que estos tres componentes se unan en una organización aún más poderosa. El cariño y los sentimientos son los elementos espirituales que permite el enlace recíproco entre uno y otro componente de cada colectividad; por ejemplo, el cariño de los humanos por la crianza de las semillas permite que la tierra (que es una deidad) sea más fértil y de más producción. b) A nivel de funcionamiento, en la red anterior se determina algunos dioses y otros componentes con mayor precisión cuando van a trabajar en la chacra. Esta red integrada por tres criadores de vegetales y animales: los dioses (especialmente los “apus” y la “pachamama”), los gentiles (antepasados o difuntos), a quienes se recurre para pedir concejos desde el pasado y los humanos, los cuales mantienen una conversación ritual (es el pequeño círculo del lado derecho de la Figura 6). Cada colectividad de esa red tiene su chacra, lo que les permite compartir. Así, el cultivo de la chacra de los humanos requiere de una sintonía entre todos los criadores, de cuyo “acuerdo” (en el rito y en la interpretación de los indicadores climáticos) se tiene como resultado empezar la siembra (Cutipa, Sabino. 2001.PRATEC) en determinada fecha y con determinadas variedades de semillas o zonas de producción. c) Las dos colectividades anteriores que conforma estas redes, que unen lo sagrado y lo laico, se integran sistémicamente en una gran red que es el “ayllu” o la comunidad, compuesta por autoridades, asambleas, familias, cultivos, animales y dioses. Todos son una gran comunidad. Es el tejido de una gran institucionalidad. En ese sentido interpretamos las percepciones de Grimaldo Rengifo (2001.PRATEC), cuando afirma que el concepto andino de chacra “yapu””: Es un tejido vivo elaborado por colectividades más que humana. Es sagrada.

21


Figura 6: REDES SAGRADAS: ORGANIZACION Y CONVERSACION CON LA NATURALEZA Y DEIDADES Deidades

Tres colectividades Naturaleza

Todos forman un ayllu

Apus-pachamama

Tres criadores, por espacios y La chacra “yapu””: tiempos Es un tejido vivo Gentiles Humanos Humanos elaborado por colectividades más que humana

La conversacion con la naturaleza, con la biodiversidad debe ser con cariño, con afecto entre todos los criadores (humanos, deidades y naturaleza), por eso no pueden estar al margen del rito

4.5 Indice de capital social y confianza en las redes de información En este último acápite se analiza el grado de confianza que tienen los campesinos en las redes de información, así como en la importancia que le dan a los ritos religiosos para predecir el clima y para tomar decisiones productivas. Estas redes de información y su entorno sagrado, las reconocemos como una de las potencialidades más importantes, no solamente para predecir el clima, sino también para planificar sus estrategias de vida. Redes y sacralidad que se constituyen en una de las formas más importantes del capital social y cultural local. En este trabajo se entiende como capital social las organizaciones, las reglas o normas que regulan las acciones colectivas e individuales de una comunidad. Se parte por la tesis que cuando este capital social es más avanzado y se basa en la confianza, se logra un mejor funcionamiento de la sociedad y la producción (D. North. 1993. Coleman, 1988). En tal sentido, aquí tratamos de exponer los resultados de la construcción de un índice de capital social, a partir de la confianza de los campesinos en sus redes de información horizontales, de la credibilidad en la interpretación de cómo será la variabilidad climática en la época de cultivos. Así como la confianza que tiene la población en los ritos para interpretar los indicadores climáticos y como medios para tomar decisiones productivas en el futuro. Al respecto, los resultados de las respuestas de los campesinos entrevistados son los siguientes (Cuadro 3): (i)Los que tienen mayor grado de confianza en la información recibida e interpretada por parte de las redes sobre la predicción climática (entre más horizontal sea la conversación se acerca al calificativo de “5” y cuando más vertical sea se acerca más a “1”) son, en primer término, los campesinos del 22


estrato tres y luego el estrato cuatro; es decir, los del estrato más alto tienen mayor confianza en estas redes de información . (ii) Los campesinos del estrato social más alto y el más bajo tienen una opinión más favorable sobre la importancia de las redes para informar sobre la variabilidad climática y para tomar decisiones productivas en el manejo del territorio; por ejemplo, decisiones sobre los tipos de surcos en el suelo, las variedades y especies de semillas, etc. (puntajes del 1-3). (iii) Y acerca de la opinión sobre la importancia de los ritos para interpretar indicadores climáticos (puntajes del 1 al 3), en los cuatro estratos hay una opinión favorable, aunque se destacan con un índice mayor en el estrato tres y el cuatro (estratos sociales más altos) y tienen ciertas dudas los más pobres (estrato social uno).

CUADRO 3: NIVELES DE IDENTIDAD CON LAS REDES,RITOS, DECISIONES Y TERRITORIO Indicadores para índice de capital social (o índice de confianza en redes e información)

Cluster (Estratos sociales en la muestra)

Más bajo1

2

3

Más alto 4

1.68

1.50

5.00

2.70

Opinión sobre la importancia de las redes de información para tomar decisiones productivas y manejo del territorio (puntajes del 1-3)

2.63

1.00

1.25

2.70

Opinión sobre la importancia de los ritos para interpretar indicadores climáticos (puntajes del 1 al 3)

1.95

2.00

2.75

2.20

Participación de familias en red de diálogo con base horizontal (puntajes del 1 al 5)

Nota: Menor aceptación es 1 y mayor es 5 ó 3.

De acuerdo a este índice, la población entrevistada sobre su confianza estas redes de información y en los ritos tiene los siguientes niveles valoración de este capital social (Cuadro 4): La mayoría (sumados porcentajes de aceptable y alta confianza) tiene una valoración positiva capital social (84% de la muestra).

23

en de los del


CUADRO 4: DISTRIBUCION PORCENTUAL DEL INDICE DEL CAPITAL SOCIAL DE LOS CAMPESINOS DE LA COMUNIDAD

Considerando los tres indicadores simultáneos (por índices de confianza)

Frecuencias

%

7

15.9

Aceptable capital social = (2)

19

43.2

Alto capital social = (3)

18

40.9

Total

44

100.0

Bajo capital social = (1)

Por otro lado, se ha verificado que los campesinos que ascienden en los estratos sociales (por ejemplo, tienen mayor producción e ingresos agrícolas agropecuarios, mayor tenencia de ganado por área de la parcela cultivada, mayor producción diversificada: biodiversidad, transformación y servicios), tienen también una mayor valoración del capital social (Cuadro 5). Valoran sobre todo en ese capital social la participación de familias en las redes de diálogo horizontales (información de ida y vuelta) y en la importancia de los ritos para interpretar indicadores climáticos para tomar decisiones productivas. En cambio, los campesinos más pobres que tienen menos recursos productivos y valoran menos al capital social, eso se debe a que en razón de su pobreza tienen que emigrar más y participan menos en los ritos y en las asambleas comunales; por lo tanto, tienen menor información sobre la situación de los indicadores climáticos, las innovaciones tecnológicas y las decisiones productivas.

24


CUADRO 5: ESTRATOS SOCIALES Y VALORACIÓN DEL CAPITAL SOCIAL

Cluster Estratos sociales

Indice de capital social

Más bajo 1

2

3

Más alto 4

Bajo 1

Aceptable 2

Alto 3

Alto 3

5.CONCLUSIONES Una de las potencialidades y capacidades más importantes que aporta en la actualidad la cultura de estas regiones de los Andes, son los conocimientos que tienen los campesinos/as sobre la biodiversidad silvestre y otros indicadores para predecir la variabilidad climática, no solamente para esta región sino también otras como la costa del Perú. Esta cultura es operacional para establecer estrategias de sobrevivencia y desarrollo a nivel práctico, porque se deriva de una cosmovisión donde los humanos son y se sienten parte de la naturaleza. No se han apartado del sistema de su mundo natural. Lo contrario ha sucedido con el científico moderno que se ha alejado y separado de la naturaleza para conocerla y dominarla e, incluso, muchas veces hasta para destruirla (Berman, Morris,1990). Sin embargo, debe aceptarse que determinados campesinos/as también se equivocan en sus predicciones que, cuando son corregidos por los procesos operativos de las redes de comunicación e interpretación, así como los procesos de generalización establecidos en los ritos religiosos o en las asambleas comunales, esos errores se restringen a niveles de confianza aceptables. En suma, los resultados de estas investigaciones conducen a las siguientes propuestas para los programas de desarrollo rural en los Andes: 

En la formulación de los proyectos de desarrollo rural, así como en su seguimiento, debe proponerse una metodología y técnicas para la recolección de las predicciones de los campesinos sobre el clima. Esos conocimientos deberían validarse dentro de un "diálogo de saberes" entre los campesinos expertos y los científicos que experimentan y analizan esos procesos. Luego, esos resultados se difundirían a todos los productores para que asuman las estrategias tecnológicas y sociales pertinentes frente a los cambios en el clima y el tiempo. 25


Esa estrategia, ayudaría a precisar las propuestas y las actividades más adecuadas para minimizar los riesgos en la producción a consecuencia de los cambios negativos del clima, sobre todo en la agricultura de la sierra.

En el proceso de capacitación de los campesinos, se debe incluir en la temática, dentro de un enfoque intercultural, el conocimiento andino sobre el comportamiento de la biodiversidad como predictor climático. Pero este conocimiento debe ser validado y desarrollado por la experimentación e investigación moderna. 6.

BIBLIOGRAFÍA

Antúnez de Mayolo, Erik. 1976. Meteorología Inca. Época de siembra. Selección de cultivar M.A. Lima. Antúnez de Mayolo, Erik. 1983. La previsión del clima en el sur del Perú. En Evolución y tecnología andina. Ed. IICA/CIID. Cusco. Aquize, Eleodoro. 1987.Meteorología general agrícola. UNA. Puno. Asociación Bartolomé ARIPAYLLA (ABA). 2001. La regeneración de semillas en los Andes centrales del Perú. Ayacucho. Berman, Morris. 1990.El reencantamiento del mundo. Ed. Cuatro Vientos. Santiago de Chile. Brack, Antonio.1984.Gran Geografía del Perú. Naturaleza y Hombre. Nº 3. Ed. Cáceda; Fernado y Rossel, José. 1994. Flora medicinal y cosmovisión campesina en comunidades de Puno. Ed. UNA-Puno. Coleman, James. 1988. Social capital, cvritique sociale du jugement. Minuit.Paris. Chambi, N. Y Chambi, W. 1995. Ayllu y papas.Asociación Chuyma de Apoyo Rural “Chuyma Aru”. Puno. Choque, Elizabeth.2001. El Marani. PRATEC. Puno. Claverías, Ricardo. 1990. Cosmovisión y planificación en las comunidades campesinas. Lima. Claverías, Ricardo. 1994. Racionalidades productivas, cambios tecnológicos y priorización de proyectos para el desarrollo de Puno. En “Allpanchis” Nº 37. IPA. Puno. Canahua, Rodolfo y Arcos, Jesús. 1997. Campaña agrícola 1997-98 casi normal. En Eco. Puno. Enríquez, Porfirio y Prins, Cornelis. 1987. Agua y corrientes de cambio. Ed. IISA. Puno. North, D. 1993. Instituciones, cambio institucional y desempeño económico. FCE. México. Kessel, van J. 2002. Señas y señaleros de la madre tierra. Agronomía Andina. Quito. Light, Séller S.,Calhoun C. 1992. Sociología. Mc Graw-Hill. Parker C.2001.Capital social y políticas públicas en Chile. CEPAL. Santiago de Chile. PISA-INIAA. 1993. Informe final 1983-1993. Puno. PRATEC . 2001. Comunidad y biodiversidad. Lima. Vásquez, Ana María. 1993. Ecología y formación ambiental. Ed. IPN. México.

26


Visauta, B., 1998. Análisis estadístico con SPSS para Windows. Ed.McGraw Hill. España. Zurita, Dante y Caballero, Víctor. 1994. Puno: tierra y alternativa comunal. Puno

27


CC_21 21 adaptacion al cambio climatico