Issuu on Google+

Resumen de La conquista del pan De Anarcopedia Resumen  La   conquista   del   pan''',   de  Kropotkin,   por  Ciudadano­bibliotecario [1]  I Hace algún tiempo dediqué un extenso artículo a “El apoyo  mutuo”, libro que es tenido por la mayoría de autores como la  obra cumbre de Kropotkin, en la que expone ejemplos reales  y   científicamente   documentados   de   todo   aquello   que  argumenta.  De   igual   modo,   es   curioso   observar   que   también   hay   un  acuerdo  común  sobre  el  carácter  de  panfleto  político  de  la  obra que hoy aquí deseo comentar, “La conquista del pan”.  Y   digo   que   me   parece   curioso   porque   si   acudimos   al  diccionario   de   la   RAE   y   buscamos   la   palabra   panfleto,  obtenemos estas dos acepciones:  1. Libelo difamatorio.  2. Opúsculo de carácter agresivo.  Y ninguno de estos significados puede extraerse de la lectura  de   este   libro.   Si   expresar   un   ideal   de   construcción   de  sociedad,   una   alternativa   al   desalmado   y   cruel   mecanismo  económico de aquella época (que sigue siendo el mismo de  nuestro   tiempo,   es   decir,   el   capitalismo)   es   escribir   un  panfleto,   no   puedo   estar   más   en   desacuerdo.   Si   nos  referimos   con   panfleto   a   la   descripción   minuciosa   de   una  utopía,   con   un   definido   trasfondo   ideológico   y   filosófico   (el  anarquismo), de una posible realidad que el autor considera  desesable, entonces estaré de acuerdo de que se trata de un  panfleto, en el mejor sentido de la palabra. 


En esta entrada pretendo realizar un comentario­resumen, en  algunos momentos bastante exhaustivo, en otros momentos  parecido a un torbellino de ideas al viento pero que, desde  luego, no puede en modo alguno sustituir a la lectura de esta  obra de referencia universal.  ­Como se alude en el prólogo de la edición que he tenido la  suerte   de   leer,   Kropotkin   representaría   un   ejemplo  paradigmático   de   la   contradicción.   Tanto   es   así   que   se   le  llama “el príncipe anarquista”, una denominación que puede  considerarse un buen resumen de su vida. Pero ese modo  “diferente” (por decirlo de algún modo) de ver la realidad del  pensador   ruso   le   confiere   una   preclaridad   que   todavía  asombra.   Ya   que   el   principio   de   la   contradicción   es   el  elemento   esencial   del   libre   pensamiento,   libre   porque  permite:  • • •

expresar lo que realmente se piensa  escuchar lo que dicen los demás  reconocer y enmendar los propios errores 

Al   leer   a   Kropotkin,   también   surge   en   mí   una   enorme  contradicción:   a   pesar   de   que   hable   de   la   toma   del   poder  mediante la fuerza como única vía fiable para que el pueblo  alcance   la   capacidad   de   decisión   que   de   otro   modo   se   le  negaría,   no   veo   en   el   escritor   ruso   una   querencia   por   la  violencia.   Más   bien   todo   lo   contrario,   considero   que   su  discurso   está   lleno   de   filantropía,   de   concordia,   de  conciliación.   En   mi   opinión   (algo   meramente   personal),  Kropotkin internamente cree en la posibilidad de convencer a  toda la sociedad de la bondad de la sociedad anarquista.  Kropotkin, como científico que es, tiene plena confianza en  los avances técnicos de la ciencia, y tiene la certeza de que  en su desarrollo está todo lo que la humanidad necesita para  vivir bien. Es decir, la ciencia está para servir al hombre. 


Pero estos progresos no se han hecho sin coste alguno. Han  conllevado mucho sudor y mucha sangre humana, por lo que  no es lícito de que ello se aprovechen unos pocos individuos  egoístas. Esos avances han sido producto del trabajo de la  colectividad y los beneficios deben revertir en toda ella por  igual.  El   saber   científico   es   la   herencia   de   siglos   y   siglos   de  esfuerzo,   en   la   cual   se   han   conjugado   por   igual   el   trabajo  intelectual   como   el   trabajo   físico.   De   ahí   que   nadie   tenga  derecho a apropiarse de algo que pertenece a la colectividad  (sólo con esta aseveración, que es una verdad transparente,  temblarían   los   registros   de   propiedad   intelectual   y   los  registros de patentes).  Sin embargo, el sistema capitalista, amparado por el poder  político, ha permitido que unos pocos detenten los medios de  producción y que el trabajador tenga que ceder buena parte  del producto de su trabajo al injusto propietario. En un mundo  de   libre   contratación,   se   reproducen   unas   condiciones   aún  más   humillantes   que   durante   el   feudalismo   (Piotr   podría  haber   escrito   esto   mismo,   sin   problema   alguno,   en   la  actualidad).  Como   principio,   el   autor   confía   profundamente   en   la  posibilidad real de la utopía.  Y, seguidamente, ya saca a la palestra la cuestión sangrante  (tan actual) de la legión de zánganos que viven a costa de los  productores, es decir, los intermediarios.  Pero   también   denuncia   a   los   productores   por   limitar   la  producción   con   el   objeto   de   que   los   precios   no   bajen,   las  guerras (Kropotkin es un activo anti­belicista), el colonialismo,  el aparato judicial del Estado, así como el aparato mediático  del mismo, y la gran cantidad de fuerza productiva que se  desperdicia inútilmente en el ocio de los ricos. 


Todo   ello   le   lleva   a   concluir   que   la   propiedad   debe   ser  colectiva para terminar con la explotación de los trabajadores.  El   medio   es   la   expropiación;   la   finalidad,   el   bienestar   de  todos.  La toma por el pueblo de las fuerzas productivas sólo puede  lograrse   mediante   la   fuerza,   la   violencia,   no   por   vía  legislativa. Es cierto que existen varios modelos de proceso  revolucionario,   pero   en   todos   ellos   el   pueblo   espera   con  paciencia   a   que   los   jefes   de   la   Revolución   tomen   las  decisiones oportunas. Y mientras la miseria crece.  Para evitar estos engaños de quienes han tomado el poder,  desde el inicio el pueblo ha de tomarlo y trabajar lo necesario  para lograr el bienestar. No ha de pedir el derecho al trabajo,  sino el derecho al bienestar. “El derecho al bienestar es la  revolución   social;   el   derecho   al   trabajo   es,   a   lo   sumo,   el  presidio industrial” (es imposible decirlo con más rotundidad).  Cuando   ya   nos   encontremos   en   un   mundo   con   un   nuevo  modo   de   producción,   el   salario   no   podrá   conservarse,   ni  siquiera en la forma que señala el colectivismo. Simplemente  todo ha de ser de todos, el comunismo en esencia, a cada  uno   según   sus   necesidades.   Es   interesante   que   Kropotkin  observa   esta   máxima   dentro   de   las   propias   sociedades  capitalistas, por ejemplo en los billetes de tren por zonas, que  responden a las necesidades de cada individuo.  La tendencia innata del ser humano al apoyo mutuo, que se  manifiesta en los momentos de penuria, debería extenderse a  la   vida   cotidiana   a   través   de   la   propiedad   colectiva   de   la  producción.  Es muy importante ver que el anarcomunismo se diferencia  de otras tendencias socialistas por la búsqueda tanto de la  libertad política como de la libertad económica. 


Como es lógico, Kropotkin aboga por la supresión del Estado,  de la clase política y enfoca su mirada hacia la vida de la  gente, a la “intrahistoria”.  Conforme   a   esto,   una   sociedad   anarco­comunista   se  organizará,   no   ya   en   torno   al   parlamentarismo   (propio   del  capitalismo), sino en base a la federación y el asociacionismo  libres.  ­Kropotkin tiene muy claro que la riqueza de la alta sociedad,  proviene   de   la   miseria   de   los   pobres.   Una   manifestación  meridiana son las guerras, que tienen buena parte de culpa  de   la   existencia   de   la   pobreza.   Y   fácilmente   se   puede  entender que quien desata una guerra lo hace en beneficio  propio.  Rechaza por principio los derroches y los gastos fastuosos de  los   ricos   y   señala   igualmente   que   el   ahorro   procede   de   la  explotación de los necesitados que no tienen qué comer.  Hilvanando   con   la   cuestión   del   ahorro,   el   autor   observa  agudamente   como   todos  los   elementos   de  la  economía  se  encuentran   vinculados.   Un   ejemplo   sencillo   es   el  imbricamiento de la industria con la Banca.  Kropotkin   no   comparte   en   absoluto   el   sistema   productivo  imperante   y,   desde   luego,   critica   duramente   a   los  economistas,   que   diferencian   entre   instrumentos   de  producción y productos de consumo. Cree que la Economía  debería desaparecer y ser sustituida por una ciencia que se  dedicase al estudio de las necesidades del hombre.  Nota1:  utilizo   el   género   masculino   de   forma   genérica   para  facilitar   la   lectura,   por   lo   que   los   sustantivos   en   forma  masculina hacen referencia a personas de ambos sexos. 


Nota2: divido este artículo en varias entradas para facilitar su  lectura.  II ­Creo   que   Piotr   analiza   certeramente   las   fases   de   una  Revolución.   Si   las   revoluciones   fracasaron   fue,  esencialmente, porque se habló mucho de política y se dejó  en el olvido dar de comer al pueblo insurrecto. Esto hizo que  cundiera   el   descontento   y   luego   llegara   el   triunfo   de   los  reaccionarios.  Para que la Revolución tenga éxito, es necesario aguantar un  primer momento crítico. Se han de reunir todos los víveres,  repartirlos sin derrochar, y que los trabajadores industriales  se dediquen a producir todo lo que necesite el campesino. Se  trata de toda una transformación de la economía, en función  de las necesidades.  Lo   lógico   es   que,   sobre   todo   en   el   período   inicial,   se  organicen grandes cocinas comunales, pero no debe ser algo  impuesto por ley.  Kropotkin   cree   en   el   anarquismo   porque   confía   en   la  capacidad de organización del pueblo, en contraposición a la  ineficaz burocracia. Y si bien puede parecernos un iluso, es  cierta   la   resuelta   decisión   del   pueblo   para   sobrevivir   en  situaciones difíciles.  Por   otro   lado,   como   es   lógico   tratándose   de   la   ideología  anarquista, Piotr asevera que el salario debe desaparecer, ya  que tanto valor tiene el trabajo de un peón como el de un  ingeniero.   Para   repartir   equitativamente,   la   fórmula   es   bien  sencilla: sin límite lo que haya en abundancia; racionamiento  de lo que falte. 


A   pesar   de   que   parezca   un   utópico,   Kropotkin   tiene   bien  puestos   los   pies   en   el   suelo.   Es   consciente   de   los   muy  diversos ritmos de la Revolución en cada país. Pero peca de  exceso de optimismo al no dudar, ni por un instante, que la  Revolución social triunfaría en toda Europa. Singularmente,  sólo triunfaría en su país natal (que se encontraba lejos de  los países más desarrollados industrialmente), y la revolución  que se produjo poco tuvo que ver con lo que tenía en mente.  Así mismo, Kropotkin señala agudamente el conflicto ciudad­ campo,   que   tanto   dificulta   toda   Revolución   (obstáculo  prácticamente   insalvable   que   arrastraría   la   Unión   Soviética  durante   toda   su   existencia).   Sabe   del   desapego   que   el  urbanita tiene hacia los trabajos del campo. Sin embargo, no  cejando en su visión optimista, lo insta a cultivar en torno a la  ciudad,   porque   está   seguro   de   que   acabará   encontrando  placer en la actividad agrícola. Además se trata de la cuestión  de asegurarse la comida, el sustento.  Otro elemento básico que se debe proporcionar al pueblo es  la vivienda. Ya en su época, el autor observa el gran número  de viviendas desocupadas que hay en las ciudades.  Considera que la vivienda es un derecho de todos, adquirido  con el paso de los siglos. Nadie puede arrogarse la propiedad  de una vivienda, ni de cualquier otra cosa, integrada en una  ciudad,   ya   que   son   el   fruto   del   trabajo   de   decenas   de  generaciones.  El   camino   para   hacer   efectivo   este   derecho   es   la  expropiación.   Pero   para   lograr   que   esta   llegue   a   buen  término, es necesario que antes se difunda entre la población  la   lógica   de   la   expropiación   (esto   da   mayor   soporte   a   mi  pensamiento   de   que   Kropotkin   cree   en   la   victoria   de   la  Revolución   anarquista   a   través   de   las   ideas,   y   no   de   la  fuerza, como decía en la introducción). 


Se antepone la iniciativa popular (a pesar de ser imposible de  planificar),   a   la   burocracia   (con   todo   lo   que   conlleva   de  indemnizaciones, papeleos, etc.). No obvia ni a los egoístas  ni   a   las   injusticias,   pero   piensa   que,   en   todo   caso,   serán  menores si es el pueblo el que realiza la expropiación.  Tras la comida y la vivienda, el tercer paso será proporcionar  el vestido. Piotr apuesta por la austeridad del pueblo en los  comienzos, sin renunciar a que, posteriormente, se lleven los  mejores vestidos. Es interesante ver cómo el autor ya utiliza,  hace más de un siglo, el lenguaje de la igualdad de sexos:  “un vestido nuevo a cada ciudadano y a cada ciudadana”.  Más   adelante,   denuncia   la   esclavitud   de   la   mujer   a   las  labores   del   hogar   y   pide   su   emancipación.   Sin   embargo,  parece que le sigue atribuyendo exclusivamente a la mujer la  crianza de los hijos.  ­El capitalismo se dedica a producir aquello que produce más  beneficios, y no lo que se necesita. A eso debe dedicarse el  anarquismo,   a   la   producción   en   abundancia   de   lo   que   se  necesita.   Pero   no   son   necesarias   jornadas   laborales  maratonianas.   Kropotkin   establece   la   media   jornada   de   5  horas como el tiempo necesario de trabajo.  Por otro lado, observa algo que ahora parece completamente  lógico (otra cuestión es que se aplique siempre), pero que en  su época no era tenido en��cuenta: las buenas condiciones e  instalaciones de trabajo están relacionadas directamente con  la productividad y con la economía de trabajo y de materias  primas.  Además, considera la existencia del privilegio de la patente  como algo que impide absurdamente el progreso más rápido  de la sociedad. 


­Kropotkin siente una enorme preocupación por lo intelectual  y ocioso, del mismo modo que por lo material. Uno de los  rasgos que distinguen al ser humano del resto de animales es  su capacidad de privarse de lo material para tener el goce de  lo inmaterial.  En   mi   opinión,   el   pensador   ruso   tiene   como   horizonte  anarquista   una   sociedad   demasiado   idealizada,   interesada  vivamente por lo intelectual una vez que haya sido instruida.  Al mismo tiempo, desea romper con el “oprobio” del trabajo  manual, quiere devolverle su dignidad. Todo trabajador ha de  desarrollar tanto labores manuales como intelectuales.  Cuando habla de una “labor colectiva individual” parece que  estuviese refiriéndose a ejemplos actuales como la Wikipedia  o   las   redes   de   estudio   libremente   formadas   a   través   de  Internet.  ­Al hablar de la revitalización del arte, está hablando de algo  que va mucho más allá del mero fenómeno artístico, habla de  una filosofía de vida, en comunidad, de un ser humano que  sea artista a la vez que trabajador.  En la misma línea, el asociacionismo en las diferentes ramas  del arte y del saber, dará lugar a un lujo útil, que satisfaga  todas las apetencias de los seres humanos.  III ­Kropotkin hace hincapié en que la enseñanza de la Historia  que se ha impartido en las escuelas ha sido completamente  parcial,  destacando   únicamente  a  los gobernantes  y reyes.  Se ha hecho creer que nada puede funcionar sin la existencia  del   Gobierno,   cuando   hay   múltiples   asociaciones   que   sin  mediación   de   gobierno   alguno   han   logrado   hacer   grandes 


cosas.   La   sociedad   funcionaría   mucho   mejor   mediante  únicamente el común acuerdo libre.  El   Estado   no   es   el   sujeto   que   terminará   con   las  desigualdades,   porque   precisamente   favorece   los  monopolios,   al   gran   capital,   en   contra   de   las   pequeñas  empresas.  El Estado no ha de existir, y las leyes deben sustituirse por  proyectos, acuerdos para las asociaciones de común acuerdo  libre.  Piotr   prevé   la   caída   del   Estado,   en   favor   de   dichas  asociaciones.   Para   demostrarlo,   pone   como   ejemplos   a   la  Asociación inglesa de Salvamento de náufragos o a la Cruz  Roja, entre otros, que no necesitan en absoluto el soporte del  Estado. Es más, cree que trabajarían mejor si no existiese.  Por   otro   lado,   Kropotkin   yerra   en   su   vaticinio   de   que   el  comunismo autoritario, en el caso de que llegase a triunfar,  duraría poco. La URSS pervivió más de 70 años.  ­La principal objeción que se pone al comunismo anarquista  es la escasa productividad, debido a que se elimina el salario.  Sin embargo, el hombre no se mueve sólo por dinero. Hay  muchos   elementos   que   hacen   poco   atractivo   el   modelo  capitalista. Esa es la razón de que haya mucha gente que no  quiera trabajar, los “holgazanes”.  Se defiende que el trabajo colectivo es mucho más productivo  que el individual ­que busca sólo el beneficio personal­. Esta  afirmación   sólo   puede   considerarse   como   una   posición  ideológica del autor.  En   cambio,   afina   en   lo   siguiente:   la   fuerza   de   trabajo   se  desaprovecha.   Las   fábricas   podrían   ser   mucho   más 


eficientes, pero es más fácil tener a disposición una legión de  obreros pobres y famélicos, que trabajarán por poco dinero.  Además, es corriente producir menos de lo que realmente se  puede, con el objeto de que no bajen los precios. Es decir, lo  que   desde   siempre   se   ha   llamado   especulación.   Por   otro  lado, muchas veces  ocurre  que  los trabajadores  actúan en  base a: “mala paga, mal trabajo”.  Kropotkin   cree   firmemente   en   esa   especie   de  “autorregulación” de la sociedad. Para evitar la holgazanería  no se necesita Estado, ni cárceles. La misma comunidad se  encargará de rechazar a los holgazanes.  Realiza un pequeño análisis sociológico sobre los perezosos,  y   aboga   por   buscar   antes   las   causas   que   dar   el   castigo.  Piensa que es posible que la holgazanería provenga de una  mala   alimentación,   o   de   que   esas   personas   hayan  comprendido   mal   lo   que   mal   se   les   enseña.   Propone   una  enseñanza   tangible,   en   contacto   con   la   naturaleza   (como  proponía también Giner de los Ríos).  El pensador  ruso concluye que el trabajo repetitivo es otro  modo de crear perezosos.  ­Al hablar del sistema colectivista, Kropotkin lo entiende como  una especie de estado híbrido o intermedio entre la sociedad  capitalista y la sociedad comunista. Es un modelo que, por un  lado,   niega   cualquier   representatividad   del   sistema   de  gobierno   parlamentario   pero,   por   otro   lado,   no   abole   la  propiedad privada y mantiene el asalaramiento.  Para el autor, aceptar escalas de salarios según los trabajos  (distinción entre empleo cualificado y empleo no cualificado o  simple) es asumir como revolucionario un elemento genuino  de la sociedad capitalista. 


La sociedad anarquista quiere desterrar tanto los privilegios  de nacimiento como los de educación. En caso contrario, se  dividiría   la   sociedad   entre   gobernantes   y   gobernados,   del  mismo modo que ocurre en las sociedades capitalistas.  Siguiendo   el   mismo   discurso,   la   división   del   trabajo   está  hecha en favor de la clase dominante capitalista. Lo que se  consigue es alienar al trabajador y hacer que su oficio sea  heredado   por   sus   descendientes,   que   tendrán   el   mismo  mísero y aburrido futuro de sus padres. Por ello, es necesario  promover la diversidad laboral.  ­"Medir   el   trabajo   por   el  resultado   nos   lleva   a   lo   absurdo".  Piotr   cree   que   hay   que   anteponer   las   necesidades   a   las  obras.   Si   se   estudiasen   las   necesidades   antes   que   la  producción   tendríamos   una   auténtica   ciencia   (y   no   como  ocurre   con   la   economía),   que   se   llamaría   "Fisiología   de   la  sociedad". Es necesario poner  las necesidades por encima  de las obras.ç  ­La   teoría   de   la   especialización   por   naciones   que  propugnaban los imperialistas ingleses demostró ser falsa. La  explotación, la sujeción de las colonias terminó en cuanto se  importó   la   tecnología   a   diversos   lugares   del   mundo   y   el  capital fue a donde más le interesaba. El capital no conoce  fronteras,   estará   allí   donde   haya   gente   que   pueda   ser  explotada.  Como   solución,   la   diversidad   productiva   es   el   camino   al  progreso, sobre todo hacia un progreso racional.  ­Para   acabar,   Kropotkin   dedica   un   importante   espacio   a   la  agricultura.   Hace   gala   de   la   sabiduría   de   un   agrimensor   y  reivindica   la   sabiduría   del   agricultor,   desconocida  completamente por el urbanita. 


El autor piensa que lo que impide a la agricultura avanzar son  las contribuciones que el Estado, el propietario y el usurero le  exigen. Si no fuera por esto, el agricultor tendría excedente  suficiente para mejorar sus cultivos y poder obtener mucho  más fruto en menos hectáreas, con un trabajo sosegado y  utilizando   maquinaria   que   realizase   las   labores   más   duras  (como el despedregamiento).  El futuro de la agricultura se encuentra (el tiempo le ha dado  la razón) en el cultivo intensivo, en el cultivo de invernadero.  Kropotkin cree que, una vez llevada a cabo la revolución, el  trabajador   industrial   irá   al   campo,   donde   cultivará  intensivamente   (invernaderos)   durante   dos   o   tres   meses,   y  podrá saciar su hambre. Así la revolución triunfará y con ella,  la solidaridad de un pueblo audaz y con iniciativa.  Kropotkin realmente hace de la buena voluntad del hombre  un   credo,   sin   soslayar   las   dificultades   y   la   cruda   realidad  pero, quizá no tiene en cuenta un componente humano se  encuentra   por   encima   de   las   clases   sociales:   la   envidia  humana, que es hermana de la discordia y de la venganza.  La   planificación,   el   pensamiento   del   pensador   ruso   es  excesivamente   racional,   obviando   los   sentimientos,   que  muchas veces se entremezclan con otros elementos. 


Resumen Conquista del Pan