Page 1

LA ECONOMÍA DEL MISTERIO Volumen I

T. Austin Sparks


PREFACIO PARA LA SEGUNDA EDICIÓN Se trata de una serie de mensajes dados en conferencias, que se mantienen en su forma hablada. Es importante que el lector deba recordar esto, y la actitud debe ser más bien la de alguien que está escuchando y observando a un orador, que el de uno que está teniendo en cuenta el estilo literario. El presente es señalado como el Volumen I. El terreno recorrido es amplio, sin un tema que se haya tratado de manera muy completa. El Volumen II está siendo revisado para su reimpresión. Se trata más específicamente de algunas de las materias mencionadas en el Volumen I. La reimpresión de estos volúmenes (por algún tiempo fuera de impresión) se debe a las reiteradas peticiones que se han recibido. Los mensajes están en armonía con –aunque sólo sea un flaco eco– la expresión del corazón del Apóstol, que proporciona el título: "... a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre... a fin de presentar perfecto (completo, entero) en Cristo Jesús a todo hombre, para lo cual también trabajo..." (Col. 1:28,29). Pueda este ministerio ser prosperado dentro de ese fin. T. Austin Sparks Forest Hill, Londres. 1964

3


CONTENIDO

1 - El propósito de las Edades…………………………………...………………………………….……...5 2 - La manifestación de la gloria de Dios………………….…………………………………….…...13 3 - Un Hombre según el corazón de Dios……………………………………………………….…...21 4 - El nuevo hombre llevado a la práctica……………………………….………………….……….28 5 - Su Excelsa grandeza………………………………………………………...…………………….……..34 6 - El hombre celestial – La inclusividad y la exclusividad de Jesucristo………….……42 7 - El Hombre celestial como el instrumento del propósito eterno………………...…….47 8 - El Hombre celestial como la fuente y la Esfera de la Unidad.………………..…………56 9 - El Hombre celestial y la Vida Eterna……………………………………………………………...63 10. El Hombre Celestial y la Palabra de Dios…………………………..…………………………..71 11 - El Hombre Celestial y la Palabra de Dios (Continuación)………...……………………81 12 - Tomando la posición del Hombre celestial………………………………………………......90 13 - La expresión corporativa del Hombre celestial………………….…………………………99 14 - 1. Judas - 2. El Hombre celestial…………………………………………….…………………..109 15 - El Hombre a quien Él ha designado…………………………………………...………………118


Capítulo 1 EL PROPÓSITO DE LAS EDADES

"Nadie conoce al Hijo, sino el Padre" (Mateo 11:27). "Pero cuando agradó a Dios... revelar a su Hijo en mí" (Gálatas 1:15,16). "Y ciertamente aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor" (Filipenses 3:8). "...a fin de conocerle..." (Filp. 3:10. "9Dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, 10de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra" (Efesios 1:9,10). Esta pequeña cláusula en el versículo diez es la palabra que va a regir nuestra meditación: TODAS LAS COSAS EN CRISTO. Al escuchar la voz interior del Espíritu en estos fragmentos de la Divina Palabra, seguramente vamos a empezar a sentir una sensación de gran significado, valor y contenido. Debemos sentirnos como personas que han llegado a las puertas de un nuevo reino lleno de maravillas; un reino desconocido, inexplorado, sin explorar. LA NECESIDAD DE LA REVELACIÓN Nos encontramos en el umbral de este reino con una declaración calculada para comprobar que nuestros pasos son correctos en la actualidad, y si nos acercamos con un sentido de que conocemos o poseemos todo lo que pueda haber al respecto, con un sentido de alegría, de satisfacción personal, o con cualquier otro sentido distinto de aquel de la necesidad de conocerlo todo, entonces la siguiente declaración bíblica debería llevarnos de un solo tajo a un punto muerto: "Nadie conoce al Hijo sino el Padre". Tal vez hayamos pensado que sabíamos algo acerca del Señor Jesús, y que teníamos capacidad de conocer; que nuestro estudio, y el escuchar las enseñanzas, y varias otras formas de nuestra propia aplicación y actividad, podría llevarnos a un conocimiento, pero desde el principio se nos dice que "nadie conoce al Hijo, sino el Padre". Todo lo que se relaciona con el Hijo, está encerrado con el Padre, y solamente Él lo sabe. Por tanto, cuando nos hayamos enfrentado a este hecho, y hayamos reconocido sus consecuencias, veremos que aquí se trata de un terreno que está encerrado, en el que no podemos entrar, y para lo cual no tenemos ningún equipo apropiado. No hay nada en nosotros mismos que nos faculte para entrar en los secretos de ese reino de Cristo. Luego, tras el descubrimiento de este hecho algo sorprendente de la absoluta incapacidad del hombre para conocer por medios naturales, el siguiente hecho que se nos ofrece es este: "...pero cuando agradó a Dios (por Su voluntad) ... revelar a su Hijo en mí". Si bien todo lo que Dios ha encerrado en Sí mismo, en Su propia posesión, y 5


sólo Él tiene el conocimiento del Hijo, sin embargo está en Su corazón el dar revelación. Y, habida cuenta de la verdad de que somos absolutamente dependientes de la revelación de Dios, y que todas las facultades y destrezas humanas se descartan en este sentido, ya que tal conocimiento espiritual sólo puede ser recibido por una revelación divina en una ulterior esfera interior, nos estamos moviendo hasta que sea muy evidente que todo es de gracia cuando renunciamos a toda la confianza en nuestras propias obras, cuando nos alejamos de la autosuficiencia, la autonomía, de la confianza en la carne, y de cualquier tipo de orgullo, de progreso y enfoque natural. Lee estos dos pasajes a la luz de lo que Pablo era cuando aún era conocido como Saulo de Tarso, antes de que el Señor tuviera el encuentro con él, y después como el Apóstol Pablo, y tú adquirirás algo más de su fuerza. Saulo de Tarso habría sido llamado a ser un maestro en Israel, uno muy versado en las Escrituras, con cierta fuerza de seguridad en sí mismo, confianza en sí mismo, y autosuficiencia por su aprehensión y conocimiento de los oráculos de Dios. Incluso alguien como él va a tener que venir al reconocimiento de que nada de eso tiene algún aprovechamiento en el reino de Cristo, donde él se da cuenta de que es completamente ciego, completamente ignorante, totalmente indefenso, totalmente descartado, y necesitado de la gracia de Dios para recibir el primer destello de luz, y descendiera muy bajo, para decir: "Pero agradó a Dios ... revelar a su Hijo en mí...." Esa es la gracia. Esto marcó el comienzo, y para esta meditación estamos considerando la plenitud inexplorada de lo que Dios ha colocado en Su mismo Hijo, el Señor Jesús, de hecho y, en el propósito, siendo el objeto de Su gracia para con nosotros. Su gracia le ha llevado a procurar traernos por revelación en todo ese conocimiento que Él mismo posee como Sus propios conocimientos secretos de Su plenitud en Su Hijo, el Señor Jesús. TODAS LAS COSAS EN CRISTO. LA REVELACIÓN DE PABLO ACERCA DE CRISTO Nunca es nuestro deseo el hacer comparaciones entre los Apóstoles, y quiera Dios que alguna vez se llegue a establecer un valor menor a cualquier apóstol de lo que el Señor ha puesto sobre él, pero creo que estamos en lo cierto al decir que, más que cualquier otro, Pablo era, y es, el intérprete de Cristo; y si se toma a Pablo como nuestro intérprete, como el que nos introduce en los secretos de Cristo de una manera más plena, nos señala cómo él mismo encarna y representa aquello de lo que habla. Es el hombre mismo, después de todo, y no sólo lo que él dice, lo que nos lleva a Cristo en el sentido más completo y más profundo. Lo que ha sido muy apremiante en mi propio corazón, en este contexto es la concepción siempre creciente de Pablo acerca de Cristo. No hay duda de que la concepción de Pablo acerca de Cristo estaba creciendo todo el tiempo, y por el tiempo en que Pablo llegó al final de su vida terrena, completo, rico y profundo como lo había sido, la visión de Pablo de Cristo era como conducirlo a exclamar incluso en ese punto, "...a fin de conocerle". Sí, al principio había agradado a Dios revelar a Su Hijo en él, pero al final es como si todavía no supiera nada de Cristo. Él había venido a descubrir que su Cristo es inconmensurable más allá de su pensamiento y concepción, y se lanzó a la eternidad con una exclamación en los labios: "...a fin de conocerle".


Yo creo (y no como una cuestión emotiva) que será nuestra felicidad eterna, la naturaleza de nuestra eternidad, especialmente, el descubrimiento de Cristo. Pablo, como hemos dicho, tenía un gran conocimiento de Cristo. A lo mejor aquí encontramos nuestro propio marchitamiento en la insignificancia cada vez que nos acercamos a Él. ¡Cuántas veces hemos leído la carta a los Efesios! No exagero cuando digo que si la hemos leído durante años, al leer sus líneas, cientos o incluso miles de veces, cada frase, podemos tener algo nuevo cada vez que volvemos a la misma. Pablo sabía lo que estaba hablando. La concepción de Pablo era muy grande, pero aun así, sigue diciendo, al final, "...a fin de conocerle". No creo que vayamos a conocer a Cristo en plenitud inmediatamente que entramos en Su presencia. Yo creo que hay que seguir siendo regidos por esta palabra, "los siglos venideros", descubriendo, explorando a Cristo. Esa concepción cada vez mayor de Cristo fue lo que mantuvo a Pablo en vida, y mantiene el ministerio de Pablo en vida. Nunca hubo un estancamiento con él. Nunca llegó a ningún punto o lugar donde no hubiera alguna sugerencia de que ahora él sí sabía. Lo que él parece decir es esto: No sé nada, pero veo vagamente, aunque verdadero, con el ojo del espíritu, un Cristo tan grande, tan grande como para hacerme continuar, seguir adelante. Sigo avanzando, voy dejando las cosas que están detrás, estimando todas las cosas como basura por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, a fin de conocerle. En esta creciente concepción de Cristo, Pablo recorrió un largo camino desde la posición de maestro judío, o de ser judío él mismo en su mejor momento. Pablo comenzó con la concepción judía del Mesías, cualquier cosa que eso fuese. Es imposible decir lo que era el concepto judío acerca de Cristo. Tú tienes indicaciones de lo que ellos esperaban que el Mesías fuese e hiciese, pero no hay nada que indique exactamente su concepción de lo que era el Mesías en plenitud; sin duda esto era limitado. Hay una gran incertidumbre expuesta por el pensamiento judío más allá de cierto punto acerca de su largamente esperado Mesías. Su Mesías representaba algo terrenal y temporal, un reino terrenal y un poder temporal, con todas las ventajas terrenales y temporales que irían a encausarse hacia ellos como personas de esta tierra por causa de su reino, por causa de su reinado, desde su aparición. Ahí es donde comenzamos en nuestro examen de la concepción de Pablo acerca de Cristo. Esta concepción judía, es cierto, no limitó el pensamiento de la bendición para Israel, pero permitió que la venida del Mesías fuese, a través de los judíos, una fuente de bendición para todas las naciones; sin embargo, era todavía terrenal, temporal, limitada a las cosas de aquí. Si lees los Evangelios, y sobre todo el Evangelio de Mateo, podrás ver que el esfuerzo de estos Evangelios, por lo que se refiere a los creyentes judíos, era mostrar que Cristo había hecho tres cosas. 1. En primer lugar, de qué modo Él había corregido las ideas de ellos sobre el Mesías. 2. En segundo lugar, de qué modo Él había cumplido esa esperanza suprema que podría haber sido la suya (de los judíos) sobre el Mesías. 3. En tercer lugar, de qué modo Él había superado todo lo que alguna vez ellos habían pensado. Tú debes recordar que estos evangelios no fueron escritos sólo para convencer a los incrédulos. Fueron escritos también para los creyentes, para ayudar a la fe de los creyentes en torno a las interpretaciones. El Evangelio de Mateo, escrito como lo fue 7


en un momento de transición, fue escrito con el fin de interpretar y confirmar la fe en Cristo, mostrando lo que Cristo era en realidad, para qué realmente Él había venido, y de esa manera para corregir y ajustar sus concepciones del Mesías. Sus concepciones de Él eran insuficientes, distorsionadas, limitadas, y, a veces mal concebidas. Estos registros fueron destinados a expresarles lo correcto, a mostrarles que Cristo había cumplido la más alta, y la mejor y más auténtica esperanza y expectativas mesiánicas, y ha superado infinitamente a todos. Tú necesitas a Pablo interpretando a Mateo y Marcos, Lucas y Juan, y él lo hace. Él muestra a Cristo como aquel en el cual cada esperanza es realizada, cada posibilidad es lograda. ¿Estaban ellos esperando un reino terrenal, y la liberación y la bendición con relación al mismo? Cristo había hecho algo infinitamente mejor que eso. Él había forjado para ellos una redención cósmica, no una mera liberación del poder de Roma o de cualquier otro poder temporal, sino la liberación de todo el poder del mal en el universo: "El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo". Mateo puso especial hincapié en el hecho del reino, pero la idea judía del reino con el que se enfrentaba era muy limitado, por lo terrenal, y muy estrecho. Con un nuevo énfasis, Pablo, por el Espíritu, muestra la naturaleza y la inmensidad del reino del Hijo del amor de Dios. Ahora podemos ver algo de lo que significa la liberación de nuestros enemigos. No vamos a seguir eso de un extremo al otro, sino a examinarlo a través de una hojeada rápida y breve. Tal revelación, como si se tratara de un correctivo. Esto reveló un cumplimiento en un sentido más profundo de lo que ellos esperaban, pero fue una trascendencia de su mayor esperanza y expectativa. Pablo interpreta al Cristo para ellos en su sentido y valor más completos. Él mismo había comenzado sobre su nivel. Su concepción de Cristo había sido la suya propia. Pero después de que Dios quiso revelar a Su Hijo en él, una ampliación continua de los conocimientos de Pablo acerca de Cristo comenzó a través de un descubrimiento cada vez mayor de lo que Él era. Por supuesto, como Saulo de Tarso, Pablo nunca creyó que Jesús de Nazaret era el Mesías. Esto nos retrocede un paso más atrás en su concepción. Él creía que Jesús era un impostor, y por ello procuró borrar todo lo que se asociaba con Él en el mundo. Pablo, entonces, tuvo que aprender por lo menos dos cosas. Tuvo que aprender que Jesús de Nazaret era el Mesías, pero él también tuvo que aprender que Jesús de Nazaret trasciende todas las concepciones judías del Mesías, todas sus ideas propias, todas sus propias expectativas vinculadas con el Mesías. Pablo no sólo se enteró de que Jesús era el Mesías, sino que como Mesías Él era mucho más grande y más maravilloso que sus más completas ideas, concepciones y expectativas. En esa revelación él fue llevado por la gracia de Dios. LA PROGRESIÓN DE LA REVELACIÓN COMO ES ILUSTRADA EN PABLO No creo que el punto se deba discutir, porque es difícil negar que hay evidencias de progreso en la comprensión de Pablo y el conocimiento de Cristo, y es evidente que el progreso y la expansión y el desarrollo en el conocimiento de Cristo condujo a la adaptación. No lo interpreten mal. Ellos no dieron lugar a rechazar todo lo que Pablo había dicho, ni a una contradicción de cualquier verdad que había llegado a través de él, sino a la adaptación. Como su conocimiento de Cristo creció y se expandió, Pablo vio que tenía que adaptarse a aquello.


Este es un punto en el que muchos han tropezado, pero es un asunto al que no debemos tener miedo. Hay tantas personas que le tienen miedo a la idea de que un hombre como el apóstol Pablo –o cualquier otro hombre en la Biblia que fuera divinamente inspirado–, tan completamente bajo el poder del Espíritu Santo, nunca se debería ajustar él mismo de acuerdo con la nueva revelación. Esas personas parece que pensaran que esto necesariamente significa que el hombre cambia de manera que deje su posición original y más o menos llegue a repudiarla. Esto no quiere decir nada por el estilo. Toma la siguiente ilustración. Las cartas de Pablo a los Tesalonicenses fueron las primeras cartas que escribió. En esas cartas no hay duda alguna de que Pablo esperaba que el Señor regresaría en el curso de su vida, en su generación. Señalan sus palabras: "Nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado (hasta la venida del Señor), seremos arrebatados". En su carta a los Filipenses, Pablo se ha movido de esa posición, mientras que en sus cartas a Timoteo esa expectativa ya no está con él: "Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera". Él había previsto el veredicto de Nerón. Pablo ahora sabía que no era por medio del rapto que él mismo iba a ir a la gloria. ¿Vamos a decir que estas dos cosas se contradicen entre sí? ¡En absoluto! Al andar con el Señor, Pablo entró en plena revelación de la venida del Señor y de su misma relación personal, pero esto no deja de lado o cambia cualquier hecho de la doctrina que ha sido expresada anteriormente en sus cartas a los Tesalonicenses. Todo lo que había sido establecido allí estaba plenamente inspirado, dado por el Espíritu Santo, pero todavía era capaz de desarrollarse en el corazón mismo del Apóstol, y así él vió el sentido más pleno de las cosas que le habían ocurrido antes en su vida, así cuando él encontró aquello en las cuestiones prácticas tuvo que adaptarlas a sí mismo. Ninguna nueva revelación, ni avance en la comprensión, nunca lo colocó en la posición de tener que repudiar todo lo que le había sido dado por revelación en los primeros días. Se trata de una cuestión de reconocer que estas diferencias no son contradictorias, sino el resultado de la revelación progresiva, suplementaria, la ampliación de la aprehensión, concepción más clara a través de andar con el Señor. Sin duda estas son evidencias de que el progreso en la comprensión y el conocimiento de Pablo dio lugar a algunos ajustes. EL PROPÓSITO ETERNO DE DIOS EN SU HIJO Ahora, el gran efecto del descubrimiento de Pablo concerniente al Señor Jesús en el camino de Damasco, no sólo fue para que le revelara el hecho de Su Filiación (él sin duda no descubrió que Jesús de Nazaret era el Hijo de Dios, como lo muestras sus palabras en Gálatas 1:15,16), sino para exaltar a Cristo justo fuera de tiempo y ponerlo con el Padre "antes de los tiempos eternos". Quizás por el momento eso no parece ser muy llamativo, pero es un gran paso hacia lo que el Señor quiere para nosotros. Cristo ha sido levantado fuera de tiempo. El "tiempo" de Cristo, es decir, su venida a este mundo en el tiempo, se convierte en algo así como un paréntesis, no es lo principal. Es lo principal si nos fijamos en el todo a la luz de la caída y la necesidad de restauración, pero no es lo principal en el ámbito divino originalmente. Quiero aprovechar esto, porque es en este punto que llegamos a la mayor de todas las revelaciones que se nos 9


ha dado a nosotros con relación al Señor Jesús. Este efecto de su experiencia en el camino de Damasco, esta elevación directa de Cristo fuera de tiempo y colocándolo en la eternidad, se produjo en la concepción de Pablo por estar relacionado con el propósito eterno, y en el propósito eterno no había ninguna caída y ninguna redención. Esto es, por así decirlo, un recodo en la línea de Dios a través de los siglos. La línea de Dios debía haber discurrido directa, sin doblarse, sin interrupción, pero cuando se llegó a cierto punto, debido a ciertas contingencias que nunca estuvieron en el propósito, esa línea tuvo que girar hacia abajo, y luego hacia arriba de nuevo. Los dos extremos de la línea se encuentran en el mismo nivel eterno. Tú puedes, si lo deseas, concebir un puente a través de la encorvadura, y a Cristo llenando así la encorvadura, de modo que lo que fue desde la eternidad no se interrumpe en absoluto en Él, sino que se cumple en Él. La venida a la tierra y toda la obra de la Cruz es otra cosa, el resultado de una necesidad en razón de estas contingencias; pero en Cristo desde la eternidad hasta la eternidad, el propósito es continuo, sin interrupción, sin una curvatura. En Cristo no hay grietas. Esto llegó a estar relacionado con el propósito. Esta es una gran palabra de Pablo: "Conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor ..." (Efesios 3:11); "... a los que conforme a su propósito son llamados" (Romanos 8:28 ). Estas son las concepciones eternas de Cristo, y este propósito, y estos consejos divinos estaban relacionados con el universo, y con el hombre en particular. Vamos a cruzar el puente por un momento, dejando lo otro afuera, porque yo quiero que tú notes el curso que toma la Carta a los Efesios. La carta empieza con la eternidad. Dice mucho acerca de cosas que eran antes de que el mundo existiese, y regresa a este punto. Sólo en la mitad habla de la redención, y nunca habla de la redención hasta tener la eternidad pasada a la vista. La redención viene a llenar ese vacío y, a continuación pasamos a la eternidad de nuevo. Ahora acaba de salir de la brecha por un momento. Por supuesto que nos preocupa enormemente y tendremos que volver a ella, porque todo está relacionado con la redención en la medida en que estamos interesados en el propósito eterno; pero la deja por un momento y vuelve su atención en esta otra dirección. Declara definitivamente y con claridad que todo el plan de Dios, sin la redención, se completó en los eternos consejos en torno Su Hijo, Jesucristo, y en ese plan fueron creadas las edades. "En la dispensación del cumplimiento de los tiempos", es la frase utilizada aquí en nuestra traducción. He escuchado frases semejantes en el Nuevo Testamento interpretadas como para las dispensaciones, como ahora las conocemos en la Biblia, la dispensación de Abraham, la dispensación de la Ley, la dispensación de la Gracia Me pregunto si eso es correcto. Señala esta expresión: "... por quien asimismo hizo los siglos" (Hebreos 1:2; RVM). Pensemos de nuevo. ¿Estamos bien en decir que se aplica a lo que llamamos las dispensaciones como se nos muestran en la Biblia? Sin ser dogmático al respecto, tengo una pregunta. ¿Vamos a decir que en esos eternos consejos de Dios, con relación al propósito eterno de Dios acerca de Su Hijo, tuvo lugar una dispensación de la ley, en una época como la del Antiguo Testamento, esos períodos de tiempo desde Adán hasta Abraham, desde Abraham hasta Moisés, desde Moisés hasta David, desde David hasta el Mesías? ¿Esas son las edades a que se refiere? ¿Las creó Dios con relación al propósito eterno? Recuerda que todo este trabajo creativo fue en Su Hijo, a través de


Su Hijo, y para Su Hijo, de acuerdo con el propósito eterno. Hay siglos y siglos por venir. Hay señales a través de la eternidad que no son "tiempos" señalados en nuestro sentido de la palabra, sino que representan puntos de salida y desarrollo, de progreso, de incremento, de ampliación. Tú y yo hemos sido llevados a lo lardo del día de Pentecostés, y luego hemos vivido hasta el regreso del Señor (eso es una dispensación de acuerdo con los cálculos y el orden de este mundo), y nunca hubimos de haber descubierto todo la intención de Cristo. Deberíamos haber descubierto algo y hemos alcanzado cierto punto en el conocimiento de Cristo, pero entonces deberíamos desear otra época, en condiciones diferentes, descubrir cosas que nunca sería posible descubrir, en las condiciones de esta vida, y cuando debíamos tener por verdadera esa siguiente posibilidad, probablemente más allá de esa no habría nuevas posibilidades. No habrá un estancamiento en la eternidad: "Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite" (Isaías 9:7). Ahora deja a un lado la lamentable imagen de la historia de este mundo desde la caída a la restitución de todas las cosas, y tendrás la puesta en marcha de las edades en las que puede ser revelada y conocida de manera progresiva toda la plenitud de Dios en Cristo, a través de las edades sucesivas, con el cambio y ampliación de las condiciones, facilidades y habilidades. Ese es el significado del crecimiento espiritual. Nuestra propia corta vida cristiana aquí, si es recta, moviéndose bajo el poder del Espíritu Santo, es en sí misma como una serie de breces edades. Empezamos como niños, y, como niños, adquirimos lo que podemos. Entonces llegamos a un punto en el que hemos aumentado la capacidad, donde son ejercitados nuestros sentidos espirituales. Estos eventos aun en una mayor aprehensión de Cristo, y luego un poco más tarde, como lo hemos continuado, todavía encontramos incremento en estas facultades, en virtud del Espíritu Santo, y así al incrementarse los poderes nos damos cuenta de que hay más países que se han ocupado más de lo que jamás nos hayamos imaginado. Como niños, pensamos que lo teníamos todo. Esto es, por supuesto, uno de los signos de la infancia y la juventud. La salvación en nuestra vejez es que reconocemos que hay un vasto campo por delante que nos señala y nos impide que nos establezcamos acá abajo. Esa es la eterna juventud. De este modo, a la totalidad de este estado arruinado en la creación, se puede ver la creación de los siglos en Cristo, para Cristo, por medio de Cristo, según el propósito eterno de Dios de reunir todas las cosas en Él, no sólo "todas las cosas" de nuestra pequeña vida, de nuestro pequeño día, de nuestra salvación individual, sino "todas las cosas" de un vasto universo como una revelación de Cristo, todo ser llevado por revelación a la aprehensión espiritual del hombre, y el hombre siendo comprometido con esto. ¡Qué Cristo! Eso es lo que Pablo vio, y esto puede resumirse en sus propias palabras: "La excelencia del conocimiento (que supera a todo conocimiento) de Cristo Jesús, mi Señor". Se trata del anciano Pablo diciendo: "Que yo pueda conocerlo”. Cristo es exaltado fuera de tiempo, y el tiempo, en lo que se refiere a Cristo, se refería únicamente a la eternidad por la necesidad de redención dentro del propósito eterno. Tenemos que romper aquí por el momento, pero al hacerlo, déjenme decir esto, que con su siempre creciente concepción de Cristo, hubo un correspondiente incremento en su concepción de los creyentes. Los creyentes llegaron a asumir una enorme 11


importancia. La salvación de los hombres del pecado, de la muerte y del infierno, y lograr para ellos el cielo, no era nada comparado con lo que Pablo vio en cuanto a la importancia de un creyente ahora. Todo lo que él ha visto con respecto a Cristo en Su propósito eterno –eterno, universal, inmenso, infinito–, corresponde ahora a los creyentes: "Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos... para alabanza de su gloria" en los tiempos por venir (Efesios 1:4,12). Los creyentes también son sacados del tiempo, y se les da un significado totalmente más allá de todo aquí. Tendremos que hablar más de esto. Él fue capaz de informar rectamente la extensión y el lugar de la redención. La redención se podía ver en su brújula plena y como algo más de lo que es meramente del tiempo. Esto es llamado "eterna redención". La redención es algo más que la salvación de mujeres y hombres del pecado y de su estado pecaminoso. Se está adquiriendo detrás de todos los períodos fundamentales de este universo, y tocando todos sus poderes, la vinculación con la eternidad pasada y la eternidad todavía para ser, y que abarca todas las fuerzas de este universo para la redención del hombre. Pablo es capaz de instruir rectamente sobre el significado, valor y alcance de la redención, y también ponerla en su lugar correcto, y eso es importante. Ahora bien, estas son cosas grandes. Todas ellas necesitan ser demolidas, y el Señor nos puede permitir hacer esto; pero si no puedes entender lo que se ha dicho, tú no serás capaz de apreciar esto, que Cristo es infinitamente más grande de lo que tú o yo jamás hayamos imaginado. Eso es lo que ha venido a nosotros con tanta fuerza a través de Pablo. Él empezó con un Mesías judío relativamente pequeño; y terminó con un Cristo mucho más allá de todo lo que nunca había visto o conocido, tanto que su último grito es, "a fin de conocerle", y eso tomará toda la eternidad. ¡Qué Cristo! Este es el Cristo que nos sacará, el Cristo que nos hará libres; pero permítanme que lo diga, eso no será a causa de Su venida, y poniendo Sus manos debajo de nosotros y elevándonos, sino por el hecho de ser revelado en nuestros corazones. ¿Cómo hizo Pablo para salir de sus estrechas concepciones judías sobre el Mesías? Simplemente por la revelación de Cristo en él, y cómo esa revelación estimuló el crecimiento de su liberación. Hubo algunas cosas de las que él no se sacudió durante un largo tiempo. Pablo se aferró a Jerusalén casi hasta lo último. Todavía tenía un anhelo por sus hermanos según la carne, e hizo nuevos intentos por su liberación por motivos nacionales. Pero en la última vez él vio el significado del Cristo celestial en forma tal que le fue posible escribir la carta a los Efesios, y la Carta a los Colosenses, y entonces el judaísmo como tal, Israel según la carne, dejó de constituir un peso en él. Esto fue la revelación de Cristo, lo que fue la emancipación de él, sacándolo, ejecutando la liberación de él todo el tiempo. De esta manera Cristo es nuestro libertador y emancipador. Es sólo al Señor Jesús lo que necesitamos conocer. Todas las cosas vienen a ser muy pequeñas cuando lo veamos a Él. Todo lo de la tierra y el tiempo pasará cuando lo vemos a Él, y en el fondo de nuestra vida habrá algo adecuado para que nos mantengamos a nosotros a través de tiempos difíciles y duros. Vamos a ver la grandeza de Cristo y la correspondiente grandeza de nuestra salvación " conforme a su propósito eterno".


Capítulo 2 LA MANIFESTACIÓN DE LA GLORIA DE DIOS

Lectura: Hebreos 1. Como en el primer asunto, en esta meditación sobre Cristo hemos estado ocupados con la concepción cada vez mayor de Él que marcó la vida del apóstol Pablo. Vimos primero la forma en que Pablo mismo como judío había compartido la misma estrecha concepción de la tierra y el Mesías tan común en su raza, con el pensamiento de todos acerca de un reino temporal, con sus privilegios y su posición intrínsecos, y cómo para él este concepto llegó a ser destrozado por la revelación que tuvo del Señor Jesús, mientras caminaba por el camino de Damasco. Esta crisis marcó el inicio de un conocimiento cada vez mayor de Cristo. Allí Pablo había aprendido, no sólo que Jesús de Nazaret era el propio Mesías tan esperado, sino que también era el Hijo de Dios, que desde antes de los tiempos de los siglos había estado en el seno del Padre. A partir de entonces, Cristo fue para él ya no sólo una figura del tiempo, y, como señalamos, que por ulterior revelación este hecho llegó a estar relacionado con lo que Pablo llama con frecuencia el propósito; el propósito de Dios, el divino consejo –"conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad". Eso está relacionado con el "antes de tiempos de los siglos", y en ese propósito, en los consejos de la eternidad divina, se encuentran muchas cosas de las que Pablo se refiere. Vimos que estos consejos divinos (este propósito eterno) se refieren al universo y al hombre en particular, y que tanto el universo como el hombre se reunirán en Su Hijo, de acuerdo con “su buena voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra". Eso nos llevó a considerar un punto que exige que tal vez se indique de nuevo, o al menos una reiteración, a lo que por lo tanto ahora procedemos. EL PROPÓSITO DE LAS EDADES Estos eternos consejos (este propósito eterno de Dios), representan la línea recta de Dios a través de los siglos, y, como lo estamos considerando, no tienen nada que ver con la redención. Esta, la redención, es otra línea, una línea de emergencia. Decíamos que esta plenitud de los tiempos, de las edades o sazones, representa el método eterno de Dios de desplegar Su plenitud, y de acercar a los hombres a esa plenitud. Son etapas de crecimiento, de progreso, de desarrollo relativos a Su Hijo, y, como hemos dicho, todo esto estaba destinado a ser una línea recta a través de los siglos. Estas otras edades de la que leemos, las edades de este mundo, de acuerdo con las condiciones actuales, constituyen otra línea, e introduce otra expresión del propósito. Estos períodos fueron traídos, si podemos decirlo en sentido figurado o de imaginación, de esta manera: La Divinidad en consejo previó el plan para todas las edades 13


futuras, edades desde la eternidad a la eternidad, y en ese plan todo era claro y recto. Sería una revelación progresiva de Dios en el Hijo, y un progresivo acercamiento del universo en esa plenitud. Pero entonces Dios ha llegado a un punto en el que tenía que decir, por Su presciencia (hablamos con imaginación): Aunque sabemos lo que sucederá. Sabemos que en un momento dado el hombre a quien creamos fallará, se romperá. Esto significará un largo periodo de desorden, perturbación, caos, y debemos providenciar para eso. Fue introducido, pues, todo el plan de la redención, y el Cordero fue inmolado desde antes de la fundación del mundo. Esa es otra línea del propósito. Así, tuvieron que ser introducidas las edades de este mundo, la edad antes de la Ley, la edad desde Adán después de la caída hasta Moisés; una edad se rige por ciertas características; entonces tenemos la edad desde la Ley hasta Cristo, y a continuación, la edad o la dispensación de la Iglesia. Estas edades no estaban en el plan original. Es necesario decir esto, porque, si no fuera así, se haría responsable a Dios por el pecado, y se podría decir: Bueno, si Dios había planeado todo esto, la caída fue un asunto obligado que llegara a suceder, Dios tuvo que provocar la caída. Pero eso no es cierto. Ninguno de nosotros pondría esto a cargo de Dios, de que Él había planeado la caída a fin de que la redención llegase a ser necesaria. Esa es otra línea del propósito, fue planeado de acuerdo con la presciencia de Dios. La primera línea del propósito no era esa; y, como hemos dicho, se inicia en un nivel y luego llega a un punto en que, debido a la caída y el pecado, hay un descenso en la línea, y en ese descenso es vista esa brecha de toda la historia de la redención. Cristo construye un puente y lo conecta al primer propósito y su realización, desde la eternidad pasada a la eternidad futura. Viniendo en semejanza de carne pecadora, pero sin pecado, el Redentor es colocado en la brecha y lleva al propósito de las edades directamente en Sí mismo. Las presentes dispensaciones, por decirlo así, son subsidiarias en su naturaleza, y fueron puestas por causa de una emergencia. Dios nunca quiso que fuera así. Seamos muy claros sobre este punto. El hecho que se destaca claramente para nosotros, y que es de enorme valor, es que la intención de Dios es que debía haber edades, tiempos, períodos en los que debía haber un incremento de la revelación, la manifestación, y la aprehensión de Sí mismo. Tal vez esto suena especulativo, pero vamos a preguntar: ¿qué hubiera pasado si la caída del hombre no hubiera tenido lugar? Si el hombre hubiera sobrevivido a su prueba en el jardín y no hubiese caído, ¿qué hubiera pasado? Creo que el hombre habría crecido, crecido, crecido en su aprehensión y conocimiento de Dios, creciendo en su expresión personal de Dios. Dios hubiese así asegurado una progresiva, siempre en desarrollo expresión de Sí mismo y, al ver que Dios es lo que es, no habría ningún límite para esto; podría haber ido a través de los siglos sucesivos, con los movimientos en este universo en una cada vez mayor plenitudes de Dios. No estamos hablando del hombre individual, sino del hombre colectivo. Eso es lo que Dios quiere, y eso es lo que será. Él construye un puente sobre la brecha. Obtiene el otro lado a través de toda la brecha que ha sido llenada por el programa de redención, y toma el asunto en el punto donde la redención se ha completado. Sube de nuevo al primer nivel de Dios, triunfante sobre el enemigo, y toma las cosas allá arriba. ¿Qué vas a tener? Tú vas a tener una progresiva y siempre creciente expresión


de la plenitud de Dios que está representada en las edades, en cada vez más amplios círculos de la revelación de Dios. No es posible comprender la plenitud de Dios. Se necesitaría la eternidad para expresar eso. Toda esa plenitud está en Cristo; y nuestro punto en este momento es, ¡cuán grande es esa plenitud! ¡Qué Cristo el que tenemos! Se necesitaría la eternidad para descubrir a Cristo. No hay significado pequeño sobre esa declaración. Recalcamos las palabras del Señor Jesús: "Nadie conoce al Hijo sino el Padre". Eso, por supuesto, no sólo implica una cuestión de identificación, que nadie sabe quién es Cristo, excepto el Padre. Esto quiere decir lo que Cristo significa en la historia de este universo, todo lo que Él es en Su posición en todo esto. Creo que esto es para que entendamos de que el Señor nos llama para eso. El Señor quiere que nosotros lleguemos a una nueva comprensión y aprehensión de Su Hijo, Jesucristo, y que la aprehensión es nuestra manera de salir, nuestro camino, nuestro camino hacia la plenitud. Esto, como hemos dicho, llegó a estar relacionado con el propósito, con los consejos divinos sobre el universo, y el hombre en particular. LA PERSONIFICACIÓN DEL PENSAMIENTO DIVINO EN UN SER Su significado central tuvo relación con un tipo de criatura llamada hombre, y el hombre es una expresión del pensamiento divino, la imagen y semejanza de algo concebido en la mente de Dios. Estos son los eternos consejos expedidos en el propósito eterno, el consejo de Su voluntad. Ahora vamos a romper eso. Dios concibió pensamientos. Tú y yo tenemos pensamientos, pensamientos que corresponden con nuestra constitución mental, nuestra naturaleza, nuestro carácter. Uno piensa de cierta manera porque está hecho de esa manera, otro piensa de otra manera porque está hecho de esa otra manera. Nuestros pensamientos son la expresión de nuestra naturaleza, nuestra constitución, nuestra disposición, en una palabra, nuestro carácter. "Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él" (Prov. 23:7). El pensamiento es el hombre en su esencia. Dios tuvo pensamientos. Estos pensamientos fueron Dios mismo en Su esencia. Ellos fueron la proyección de la mente de lo que es Dios, de lo que Dios piensa. Esos pensamientos se proyectan hacia un objeto llamado hombre, de lo que el hombre debe ser, pues el hombre debe ser una expresión, una personificación de vida de los pensamientos de Dios. Dios apeteció esos deseos. Ahora del hombre no es menos cierto que, como el deseo del hombre en su corazón, así es él. Nosotros deseamos de acuerdo con nuestras inclinaciones, de acuerdo con nuestras preferencias, de acuerdo con lo que consideramos mejor. Nuestros propios deseos de expresarnos. Los deseos de Dios son una expresión de Su propia naturaleza, de Su propio ser, Su conformidad. Esos deseos se han centrado en el hombre, que el hombre debe ser una encarnación viva del corazón de Dios, del deseo de Dios, que desee un deseo con Dios, que piense un pensamiento con Dios, que sean uno en mente, uno en el corazón de Dios. Dios ha querido una decisión. Nuestra voluntad siempre nos traiciona. Lo que es la revelación, la revelación de lo que está después, lo que queremos decir, lo que nos 15


proponemos. Así es la verdad de Dios. Dios ha querido una voluntad, y eso era Dios, después de la naturaleza de Dios, la esencia de la naturaleza de Dios, la disposición, la intención. Esa voluntad de Dios se ha centrado en el hombre, ese hombre debe encarnar la voluntad de Dios y expresarla en la expresión de la vida personal, viviendo en la voluntad de Dios, viviendo conforme la voluntad de Dios, todo Su ser recogido en una expresión integradora y positiva: ¡Hágase tu voluntad, Dios mío! Hubo un ser creado llamado "hombre" después de ese orden, para estar en ese sentido moral-espiritual de la imagen de Dios, la semejanza de Dios. Esto no significaba participar de la Deidad, sino que el hombre tiene el carácter moral de Dios, la naturaleza espiritual de Dios en la mente y el corazón, y se reproduce en el hombre, expresado en una creación. Ahí es donde el pensamiento de Dios descansó, y ese es el propósito de Dios. Al tener este ser, les dijo: “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra”, para que crecieran y se expandieran, moral y espiritualmente, para llegar a todos los reinos espirituales y llenar el universo. Las fuerzas morales son fuerzas que van mucho más allá del individuo en el que descansan o se centran. LA MENTIRA Y SU MANIFESTACIÓN EXTERIOR Ahora tú puedes ver por qué Satanás se ocupó de la captura del hombre, y por qué actuó en torno a esto de la manera que lo hizo. Es como si él dijera: Que se anule la mente de Dios, la voluntad de Dios, el deseo de Dios. En otras palabras, que se acepte la voluntad mía en su lugar. ¿Qué tienes tú ahora? La expansión de ese fenómeno desde un hombre hasta el universo entero. Las fuerzas morales que son distintas de la intención de Dios, ahora son las fuerzas cósmicas. Se han ido mucho más allá del individuo, más allá de la familia hacia una nación, y más allá de una nación hacia los círculos de todos los reinos del cosmos. Hay otra voluntad que impregna la atmósfera misma de Dios. Hay otros deseos, otros sentimientos, otros pensamientos, todos en contra de Dios. Véase, pues, la terrible alternativa. Puedes ver hasta qué punto se extiende este asunto. Si el hombre hubiera sido fiel a los pensamientos expresos de Dios, a Sus deseos expresos, a Su voluntad expresa, en otras palabras, que el hombre hubiese sido fiel a sí mismo así de la mano de Dios, lo cual era ser fiel a Dios, todo este mundo, todo este cosmos, hoy sería una expresión del pensamiento, del deseo y de la voluntad de Dios. ¡Qué mundo es este! ¿Qué universo es este! Pero, ¿qué pasa ahora? Tal cosa está muy lejos de corregirse por sí misma entre las naciones. El hombre ha dejado algo suelto en este universo por su traición, y su complicidad con el enemigo de Dios, que debe resolver por sí mismo hasta el punto de que esta creación es una expresión a través y por medio de la cual se ha rebelado contra Dios y será la brújula de su propio destino. ¡Qué diferencia! Se está trabajando en ese aspecto. Trata de detener la guerra. ¡Cuanta futilidad! Ya está en acción la ejecución de este misterio; "sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio". Cuando ese poder que está refrenando esté totalmente eliminado, podrás ver esta creación como una sola masa informe fermentada, repleta de anarquía y auto-destrucción. Dios nunca quiso eso. ¿Puedes ver el pensamiento de Dios para el hombre, la intención de Dios, el propósito de Dios? Él trataba de expresar esto a través del universo. Justo con esta


dispensación, la creación se está expresando lo contrario, y así hará hasta el final. Este no es el pensamiento de Dios, el deseo de Dios, la voluntad de Dios; esto es la anarquía. Esto es contra Dios, contra Su propósito, en contra de Su creación. Bendito sea Dios, estamos fuera de esa creación, porque estamos en Cristo, y Cristo construye un puente sobre la brecha. Él recoge la intención original de Dios. En Él tienes los pensamientos de Dios, los deseos de Dios, la voluntad de Dios expresada perfectamente, y estamos en Él, una nueva creación en Cristo Jesús. ¿ Cuál es nuestro negocio ahora? Conocer por el Espíritu Santo para vivir entonces los pensamientos de Dios, de acuerdo con los deseos de Dios, y en el camino de Dios. Esto está ante nosotros para nuestra mayor consideración. Esto es sólo insinuado por el momento. LA CONFORMIDAD CON CRISTO ES ESENCIALMENTE MORAL Y ESPIRITUAL

Tú ves que el resultado iba a ser un pueblo corporativo creado como una expresión de lo que era Dios en esencia. No me refiero a la Deidad, quiero decir que esto fue concebido en esencia moral; esto es, la clase de pensamientos que Dios tiene, el tipo de deseos del corazón de Dios, el tipo de voluntad que Dios quiere. Dios quería un pueblo corporativo creado como una expresión de Sí mismo en ese sentido. Tú lo ves en Cristo. Tú tendrás el significado de Cristo cuando veas todo eso. Esto es lo que Cristo significa. Esta es la interpretación de Cristo. ¡Qué grande es Cristo! Pablo ve al Señor exaltado completamente fuera de la esfera del tiempo; lo ve relacionado con el propósito de Dios, Su imagen expresa, el fulgor, la esencia misma de Dios. Sí, Su Deidad incluye la esencia moral de Dios. La expresión de Dios en una imagen moral constituida después de Dios, que es Cristo. Ver a Cristo es una gran cosa, y luego ver que hemos sido elegidos en Él para ser así, "conforme a la imagen de su Hijo". La primera representación de ese pensamiento, esa mente, ese corazón, esa voluntad de Dios, era el Hijo, y el Hijo no fue creado sino engendrado. El hombre fue creado para ser conformado a la imagen del Hijo, pero el Hijo no fue creado. Él era el unigénito del Padre; único, eterno, incluyente y concluyente. Estas no son meras palabras. En la creación de acuerdo con Dios, no habrá nada sino lo que es de Cristo. Es importante darse cuenta de que eso regirá el que podamos tener aún mucho que decir. Gracias a Dios, tú y yo no seremos como somos ahora. No es ser Cristo y nosotros, todo es ser Cristo. Es decir, Cristo será tan corporativamente expresado que, la cuestión de la Deidad además, la esencia moral y espiritual de Cristo totalmente regirán cualquier otra unidad en el universo. Eso será Cristo en ese sentido, un gran universal, colectivo, Cristo corporativo. Sí, habrá multitudes que ningún hombre puede contar, sin embargo, tan conformados a la imagen de Cristo que, mirando a uno o todos ellos, se verá de conformidad espiritual con Cristo. No estamos diciendo que Cristo pierde Su individualidad, para ser absorbido en alguna inclusividad en donde cesa todo Su distintivo personal; estamos diciendo que, cuando seamos conformados a Su imagen, vamos a ser como una gran persona, el Cuerpo de Cristo perfeccionado, una expresión colectiva y corporativa de lo que es Cristo. 17


Pablo se refiere a eso cuando, con una tremenda fe que representa una gran victoria y ascendencia, dijo: "Nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne" (2 Corintios 5:16). Esto representa una victoria de un orden no mediocre. En nuestras relaciones con los hijos del Señor, por ejemplo, Pablo quiere decir que, a pesar de todo lo que podemos encontrar de inconsistencia y fracaso, por lo que son por naturaleza, hemos de centrar toda nuestra atención en Cristo en ellos, y porque son de Cristo, y Él está en ellos, y Él hace de Su morada el escenario de todas nuestras relaciones con ellos, separando nuestros ojos de lo otro por completo; estamos para conocerlos según Cristo y no según la carne. No va a ser difícil en los tiempos por venir, porque entonces no habrá nada, excepto lo que es de Cristo en nosotros. Vamos a ver a Cristo en el otro, estaremos plenamente conformados a Su imagen. ¡El Señor acelere ese día! ¡Qué Cristo! Observa Su posición en el propósito de Dios. Mira el carácter universal y eterno de Cristo, que abarca todo, con exclusión de todo lo que en su carácter no es conformado para Dios, y está fuera de Él, e incluyendo en Sí mismo como Hijo a todos los que se han venido conformando a Su imagen. Cristo incluye la creación, porque todas las cosas fueron creadas por Él. Y ellos serán Suyos, pero siendo moralmente purificados y conformados a Él. El Señor rehusó la propuesta del diablo, cuando le dijo: "Todo esto te daré, si postrado me adorares" (Mateo 4:9). Él desdeña la oferta. La senda sería costosa –y Él lo sabía–. No estaría sujeto a esa propuesta. En efecto, Él dice: Los voy a tener, pero los voy a tener cuando todos los problemas y las angustias hayan desaparecido. Ese es el efecto de esto, la creación entera incluida en Cristo, pero ¡qué Cristo! Uno de los grandes factores que rigen la nueva creación y las características de esa nueva creación en Cristo es la vida inmortal. En la creación actual reina la muerte por doquier, reina la corrupción. ¡Vida inmortal! La muerte no existe en absoluto en la nueva creación. Todas las edades están incluidas en Cristo. Sí, hay edades que todavía están para venir; la Palabra habla de "los tiempos por venir". Esas edades se están incluyendo en Cristo. Eso significa que Cristo les da su carácter. Ellas están obteniendo la naturaleza y el carácter de Cristo, y a medida en que sean esas edades, esto significa que todo el progreso, el desarrollo, el incremento, la expansión, la amplitud es cuestión de continuar y ampliar a Cristo. Las edades están hechas para Él, y los siglos venideros son para mostrarnos a Dios en Cristo. Toda la plenitud divina en Cristo. Estas son las declaraciones registradas en la Palabra. EL DON DE LA VIDA ETERNA El primer gran factor en la creación del hombre fue suspendido. Tal vez fue el factor más importante, y fue suspendido a la espera del estado de prueba al que fue sometido el hombre. ¿Qué fue lo que tanto dependía enteramente de cómo saliera el hombre de esa prueba? Era la eternidad de la vida, la vida desde el punto de vista divino, lo que significa Dios para la vida. Esto fue suspendido a la espera del juicio del hombre, y se introduce otro gran factor de la Palabra de Dios, es decir, la revelación de


Dios. Esto representa la gran pregunta que rige la historia desde Adán en adelante. La gran cuestión que rige es esta: ¿En quién puede habitar eso que se llama vida eterna? Sabemos que la vida eterna no es mera duración del ser. Se trata de un tipo de vida que es la vida de Dios, la vida divina, la vida de las edades. ¿En quién puede habitar esa vida? Esa es la gran pregunta que rige la historia. La respuesta a la pregunta es Cristo: "En él estaba la vida". Él es la vida. Pero entonces, nosotros le contemplamos a Él, no sólo como persona individual y por separado, sino también corporativo, la creación en Cristo. Con esto concluye el primer estadio y comienza el siguiente. Hasta este punto de todo, en lo que respecta a este tiempo que nos ocupa, es una gran pregunta. En este período de la redención, traído como una segunda línea del plan Divino, todo el asunto de nuestra respuesta al llamado de Dios, de nuestra aceptación de Cristo y de la unión con Él, está en la balanza. Un gran interrogante se cierne sobre esta dispensación: ¿Quién responderá? Para muchos, Él ha tenido que decir, "... y no queréis venir a mí..." (Juan 5:40). La cuestión se resuelve una vez que la vida esté en el interior; tú has iniciado en ese punto donde Adán tuvo la caída, y has podido salir de inmediato de la brecha, fuera de la curva; tú has sido levantado desde allí en Cristo, y has venido directo en la línea recta del propósito eterno que, en su realización, será un universo lleno de Cristo. "Se había propuesto en sí mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos". ¿Estás preguntando qué es todo esto? Si tú todavía no tienes claridad sobre eso, se puede exponer en muy pocas palabras. Se trata de traer la grandeza de Cristo a la vista, eso es todo. Ahora necesitamos que nos debería suceder a nosotros, por la gracia de Dios, lo que le pasó a este hombre que vino a esta siempre creciente e inagotable concepción de Cristo. Recordemos sus propias palabras: "Cuando agradó a Dios... revelar a su Hijo en mí". Tú puedes haber escuchado todo esto; y esto puede haber sonado más o menos maravilloso; tú puedes conocer la verdad de una manera intelectual, pero hay una gran diferencia entre eso y la manera en que Pablo la conocía. Esa manera de Pablo de conocer es lo que trae la emancipación. ¿Alguna vez has visto una mosca en una botella? Esta da vueltas y vueltas, sacudiéndose a sí misma de un lado para otro, subiendo, bajando, hasta que realmente te duele cómo tú observas todo eso. Tú la has visto levantarse un poco y abrigas alguna esperanza con esto, y luego la ves bajar, tratando de encontrar una salida, sacudiéndose la muerte de sí misma. Luego, sube, sube, logra escalar y llegar a la cima, sale y se aleja. Esa es la diferencia. Tú y yo con todo ese conocimiento en nuestra cabeza, nuestro conocimiento mental de un reino espiritual, parece una cosa imposible si en realidad estamos viviendo en esta creación. Hoy sería fácil de desconfiar, el descender a las cosas como son. Busca en el mundo acerca de las perspectivas para la Iglesia, acerca de las perspectivas para el Evangelio, acerca de las perspectivas para el Señor. Mira el estado de la misma Iglesia. Trae la Carta a los Efesios y bájala a la esfera de este mundo. Te pronunciarás y dirás: Es un concepto maravilloso, pero imposible. Trata de darte cuenta de que eso bajó a este nivel y tú te golpearás hasta la desesperación. Nota a Pablo cómo él mira por las iglesias que había visto traer a la existencia, y las ve en la ruptura, y los hombres por los que había sufrido, los ve vueltos contra él. Pablo hubiese perdido la 19


esperanza en su corazón, si él hubiese estado viviendo aquí. ¿Cuáles son las perspectivas en tales condiciones? Pero él se levantó en los lugares celestiales en Cristo Jesús y vio que esto era una cosa celestial, una cosa eterna. Lee la carta a los Efesios y señala de nuevo la forma en que comienza: " 3Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, 4según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, 5en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, 6para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, 7en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia" (Efesios 1:3-7). Estas son las palabras de un hombre que ve la obra de su vida cayendo en pedazos, y todos sus amigos para los que se había sacrificado vueltos contra él. ¿Qué ha visto él? La eternidad, la universalidad de Cristo, TODAS LAS COSAS EN CRISTO. Pablo no está viviendo en este mundo ahora, sino que vive en Cristo. Es la única manera de salir. Es la forma de vida, el camino de la esperanza, el camino de la seguridad en un día como éste cuando las cosas se cierran. Cristo es la salida: "En los lugares celestiales en Cristo"; "Nos escogió en él antes de la fundación del mundo". Una vez más decimos: ¡Qué Cristo! Detengámonos mucho en el Señor Jesús, por todo lo que para nosotros es en Él.


Capítulo 3 UN HOMBRE SEGÚN EL CORAZÓN DE DIOS

“19Entonces hablaste en visión a tu santo, y dijiste: He puesto el socorro sobre uno que es poderoso; he exaltado a un escogido de mi pueblo. 20Hallé a David mi siervo; lo ungí con mi santa unción” (Salmo 89:19,20). “Quitado éste, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero” (Hechos 13:22) “Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros” (Hebreos 1:9). “Mas ahora tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó” (1 Samuel 13:14). La Biblia está llena de hombres. Ella abunda en muchas otras cosas; abunda en doctrina, en principios, pero más que nada en ella abundan los hombres. Ese es el método de Dios, Su método elegido, Su principal método de darse a conocer. Estos hombres que estaban relacionados con Dios, con los que Dios se asoció, llevaban los rasgos distintivos a la vista. No en un solo hombre; es el hombre total aceptable, con todas las características para ser exaltado, pero en cada hombre hay una o más características que se destacan y lo distinguen de los demás, y esas características visibles se cumplen así en la vida de ese hombre. Estas características excepcionales distintivas representan el pensamiento de Dios, las características que Dios mismo se ha esforzado en desarrollar, para lo que Dios puso Su mano sobre estos hombres, que durante la historia deben ser la expresión de ciertos rasgos particulares. Así, hablamos de la fe de Abraham, de la mansedumbre de Moisés. Cada hombre es representante de algún rasgo forjado en él, desarrollado en él; y cuando se piensa en el hombre, la función es siempre superior en su mente. Nos llama la atención, no al hombre como un todo, sino a lo que lo señala en particular. Así que por un apóstol somos llamados a recordar la fe de Abraham, mientras que otro nos hará una invitación a recordar la paciencia de Job. Estas características son los pensamientos de Dios, y cuando todas las características de todos los hombres están reunidas y combinadas, eso representa a Cristo. Es como si Dios hubiese dispersado a un Hombre sobre las generaciones, y en una multitud de hombres bajo Su mano hubiese mostrado algún aspecto, algún rasgo, una faceta de ese Hombre, y ese Hombre es capaz de decir: "Escudriñad las Escrituras, porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí" (Juan 5:39). Hay un Hombre difundido sobre la Biblia, y todos los que han estado bajo la mano de Dios, han sido instruidos con el fin de mostrar algo de Su pensamiento, que en su plenitud se expresa en Su Hijo, el Señor Jesús. Reconociendo que, al ser los más 21


capaces de apreciar las palabras que acabamos de leer, que en primera instancia tienen relación con David, pero se ve claramente que llegan más allá a uno mayor que David. Lee otra vez el Salmo ochenta y nueve, y no podrás dejar de ver que dos cosas se funden entre sí: "He puesto el socorro sobre uno que es poderoso; he exaltado a un escogido de mi pueblo". Hay que buscar uno mayor que David en la expresión completa de esto. En las palabras "He puesto el socorro sobre uno que es poderoso", tenemos uno de los grandes fundamentos de nuestra redención. Uno más grande que David está aquí. David, con esas características principales de su vida bajo la mano de Dios era una expresión del pensamiento de Dios acerca de Cristo. No se puede decir eso de la vida de David como un todo. Tú no puedes llevar la declaración, "He encontrado un hombre conforme mi corazón" a través de toda la vida de David, y decir que cuando David fue culpable de esto y de algo particular, de asuntos que ensombrecieron su vida, esto era según el corazón de Dios. Tenemos que ver exactamente de qué se trataba, en David y alrededor de David, que hizo posible que Dios dijera que él era un hombre conforme Su propio corazón. Esto sólo estaba indicando a Cristo, señalando a Cristo. Sólo lo que es Cristo, es lo que es conforme al corazón de Dios. EL PROPÓSITO DIVINO DESDE LA ETERNIDAD "El Señor se ha buscado un varón conforme a su corazón" (1 Samuel 12:14). Recordando nuestras meditaciones anteriores, encontraremos un gran ambiente para una declaración como esa. Se habla de la creación del hombre, del Señor tratando de tener un linaje, un hombre corporativo en el que Sus propios pensamientos y características se reproduzcan de una manera moral. El Señor siempre ha procurado para Él ese hombre. Era la búsqueda de ese hombre lo que condujo a la creación. Era la búsqueda de ese hombre lo que condujo a la Encarnación. Es esa búsqueda de un hombre lo que ha conducido a la Iglesia, el "nuevo hombre". Dios está todo el tiempo en busca de un hombre para llenar Su universo, no un hombre como una unidad, sino un hombre colectivo recogido en Su Hijo. Pablo habla de este hombre como "la Iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo". Esa es la plenitud, la medida de la estatura de un hombre en Cristo. Es la Iglesia, de la cual está hablando ahí, no de cualquier individuo. Dios ha estado siempre buscando a un hombre para llenar Su universo. LA SEMEJANZA ES MORAL Y ESPIRITUAL Dios piensa pensamientos, desea deseos, elige voluntades, y los pensamientos, deseos y voluntades constituyen la esencia misma de Su ser moral, y cuando Él ha sido así reproducido a Sí mismo en este sentido, tiene un ser constituido con arreglo a su propia naturaleza moral, el hombre se convierte en la encarnación y la personificación de la naturaleza moral de Dios, no de la divinidad de Dios, sino de la naturaleza moral. Tú sabes lo que es en la vida decir que algo o alguien es según tu propio corazón. Tú quieres decir que ellos son exactamente lo que tú piensas que son y lo que deseas que sean para tu propia y total satisfacción. El hombre según el corazón de Dios es como eso para Él.


DEDICADO A LA VOLUNTAD DE DIOS Hay una tercera cosa que define eso en cierta medida, lo que pone el dedo en la raíz de la cuestión. ¿Qué es el hombre según el corazón de Dios? ¿Qué es lo que Dios ha tratado en el hombre? El versículo de Hechos nos dice: "quien hará todo lo que yo quiero (mi voluntad)" (Hechos 13:22). Si nos fijamos en el margen se verá que esa "voluntad" es plural: “todas mis voluntades" –todo lo que Dios desea, todo lo que Dios quiere, la voluntad de Dios en todas sus formas, en todas sus maneras, en todas sus búsquedas y objetivos. El hombre que hará toda Su voluntad es el hombre según el corazón de Dios, a quien Dios ha buscado. Las palabras son dichas, en primer lugar, de David. Hay varias maneras en las que David, como un hombre conforme al corazón de Dios, se pone de manifiesto en evidente relieve. En primer lugar, David se encuentra en fuerte contraste con Saúl. Cuando Dios había dispuesto dejar de lado a Saúl, Él levantó a David. Estos dos hombres son opuestos el uno al otro, y no pueden ocupar el trono juntos. Si David está por venir, entonces Saúl se debe ir. Si Saúl está ahí, David no puede venir. Esto se ve muy claramente en la historia, pero tengamos en cuenta que en esto nos encontramos con los principios básicos, no sólo con lo que es histórico y que atañe a las personas de antaño. Delante de Dios hay dos estados morales, dos condiciones espirituales, dos corazones, y estos dos corazones nunca pueden estar en el trono juntos, nunca pueden ocupar el cargo de príncipes al mismo tiempo. Si uno ha de ser príncipe, o en el lugar de ascendencia, de honor, por mandato de Dios, el otro corazón tiene que ser completamente puesto lejos. Es notable que incluso después de que el rey David fue ungido, hubo un lapso de tiempo considerable antes de que llegara al trono, en el que Saúl continuó ocupando esa posición. David tenía que seguir atrás hasta que el régimen hubiese seguido su curso, hasta que fuese completamente agotado, acabado, y luego puesto a un lado. Sería un largo, aunque provechoso estudio, repasar la vida interior de Saúl como lo demuestra su comportamiento externo. Saúl era regido por sus propios juicios en las cosas de Dios. Eso es una cosa. Cuando Dios mandó a Saúl que matara a Amalec – hombres, mujeres, animales, y niños–; que destruyera a Amalec desde la raíz hasta las ramas, eso fue una gran prueba de fe de Saúl, y en el juicio de Dios, en la sabiduría de Dios, en el honor de Dios, Dios sabía lo que estaba haciendo. Si Dios nos ordena hacer algo que a primera vista parece que eso negara algo de la natural benevolencia, bondad y misericordia de Dios, y empezamos a permitir que nuestro propio juicio se entrometa en la orden de Dios a fin de darle otro carácter al asunto, y se eliminara la obediencia de nuestros corazones, acabamos por establecer nuestro propio juicio en contra de la orden de Dios. En efecto, hemos dicho: ¡El Señor seguramente no sabe lo que está haciendo! ¡Ciertamente si el Señor no es sensible en cuanto a la forma, Su reputación sufrirá si se hace esto, por la manera como la gente hablará de Su propia moralidad! Pero es una cosa peligrosa involucrar nuestro propio juicio moral en vez de fundamentarnos en una orden implícita del Señor. La responsabilidad de Saúl no era preguntar el por qué, sino obedecer. Recordemos las palabras de Samuel a Saúl: "Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grasa de los carneros" (1 Samuel 15:22). El hombre según el corazón de Dios hace todos Sus designios, y no dice: 23


¡Señor, esto te acarreará reproches! ¡Esto te llevará a la deshonra! ¡Esto te planteará serias dificultades! Por el contrario, responde a su vez: Señor, si Tú has dicho esto, me dejas la responsabilidad por las consecuencias para contigo, y debo obedecer. El Señor Jesús siempre ha actuado así. Él fue mal interpretado por obrar así, pero lo hizo. Saúl fue influenciado en su conducta por sus propios sentimientos, sus gustos y aversiones y preferencias. Él culpó al pueblo, es cierto, pero fue él quien tuvo la culpa después de todo. Fue su determinación trabajando a través de sus sentimientos. En efecto, él dijo: ¡Es una gran pena que destruyamos eso! Aquí hay algo que parece tan bueno, que, según todas las normas del sano juicio, es bueno, y el Señor dice: destruidlo. ¡Qué lástima! ¿Por qué no ofresérselo a Dios en sacrificio? Ahora sabemos que es verdad que en el hombre natural existen estos dos aspectos, un lado bueno y uno malo. ¿No estamos, por nuestra parte, a menudo encontrándonos a nosotros mismos diciendo, en efecto: Cedamos lo bueno a Dios? Estamos muy bien preparados para ir por el lado pecaminoso, pero vamos a dar lo bueno que está en nosotros al Señor. Todas nuestras justicias son a Sus ojos como trapos de inmundicia. La nueva creación de Dios no es una colcha de retazos de la antigua, es una cosa toda nueva, y lo viejo se tiene que ir. Saúl cayó en rebeldía en ese mismo aspecto. Él razonó que lo mejor se debe dar a Dios, cuando Dios había dicho: "Destruidlo por completo". El hombre según el corazón de Dios no comete errores como ese. Su interrogación en sí mismo es: ¿Qué dijo el Señor? No da lugar a algún otro cuestionamiento: ¿Qué sientes al respecto? ¿Cómo me parece a mí? Él no dice: Es una gran pena desde mi punto de vista. ¡No! El Señor lo ha dicho, y eso es suficiente. Dios ha buscado un varón que haga todos Sus designios. De modo que podemos seguir el contraste entre Saúl y David a lo largo de muchas líneas. Nos llevan a una cuestión diferente cada vez. Todo apunta en una dirección. ¿Este hombre entrega sus propios juicios, sus propios sentimientos, sus propias normas, todo su ser a la voluntad de Dios, o va a tener reservas por la forma en que vea las cosas y las cuestiones de Dios? UN RECHAZO ABSOLUTO DE LA CARNE Hay otro aspecto en el que David se destaca como el hombre según el corazón de Dios, y esto es lo que nos preocupa especialmente, y con la que concluiremos esta meditación. Es lo que ha de tenerse en cuenta en la primera acción pública de David en el valle de Ela. Nos referimos, por supuesto, a su enfrentamiento con Goliat. Esta primera acción pública de David fue un hecho representativo e inclusivo, así como la conquista de Jericó fue respecto de Israel. Jericó, como sabemos, fue representativo e inclusivo de la conquista de toda la tierra. Había siete naciones para ser depuestas. Ellos marcharon alrededor de Jericó siete veces. Jericó, en el principio espiritual y moral, era la encarnación de toda la tierra. Dios quiso que lo que era cierto de Jericó debía ser cierto de todas las demás conquistas, que la base debe ser una de fe pura, de victoria a través de la fe, de posesión a través de la fe. La contienda de David contra Goliat fue como eso. Esto recogió de manera completa todo lo que la vida de David tuviese que expresar. Fue la completa información o revelación del corazón de David. Él era un hombre conforme al corazón de Dios. El


campo de aprobación de Dios en Su elección de los hombres se nos muestra en Sus palabras a Samuel con referencia a otro de los hijos de Isaí: "No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura... Jehová mira el corazón" (1 Samuel 16:7). En el caso de David, el corazón que Dios había visto se revela en la lucha con Goliat, y fue ese corazón lo que hizo de David el hombre según el corazón de Dios todo el resto de su vida. ¿Qué es Goliat? ¿Quién es él? Él es una figura gigantesca detrás de la cual se ocultan todos los filisteos. Él es un compendio, que incluye, en efecto, toda la fuerza de los filisteos; porque cuando vieron que su campeón estaba muerto, huyeron. La nación estaba ligada a este hombre, y estaba representada por este hombre. En tipología, ¿qué son los filisteos? Ellos representan lo que está muy cerca de lo que es de Dios, siempre en estrecha proximidad, siempre tratando de incidir en las cosas de Dios para poder controlar, para mirar, para curiosear, para descubrir los secretos de Dios. Tú recordarás su actitud en torno al Arca cuando cayó en sus manos. Ellos estaban siempre tratando de entrometerse en los secretos de Dios, pero siempre de una manera natural. A ellos se les llama "no circuncidados". Eso es lo que dijo David sobre Goliat: "este filisteo incircunciso". Sabemos por la interpretación de Pablo que por lo general eso significa esta vida natural no crucificada, la vida natural que siempre está tratando de obtener un control sobre las cosas de Dios aparte de la obra de la Cruz; la vida que no reconoce la Cruz, que establece la Cruz a un lado, y piensa que puede proceder sin la cruz en las cosas de Dios, que ignora el hecho de que no hay ninguna manera en las cosas del Espíritu de Dios, sino a través de la Cruz como algo experimentado, a fin de poder romper la vida natural y abrir un camino para el Espíritu. No hay posibilidad alguna para nosotros de conocer los secretos de Dios, sino por el Espíritu Santo, y el Espíritu Santo "no estaba" (utilizamos la palabra en el sentido particular de Juan 7:39) hasta que la obra del Calvario fuese llevada a cabo. Esto debe tener una aplicación personal, no sólo histórica. Los filisteos no circuncidados simplemente hablan de una vida natural que viene junto con las cosas de Dios, y siempre están interfiriendo con las cosas de Dios, tocándolas, examinándolas, con ganas de apoderarse de ellas; son una amenaza para lo que es espiritual. Goliat representa todo eso. Todos los filisteos se recogieron en él. David se encuentra con él, y la cuestión, en la interpretación espiritual, es esta, que el corazón de David no va a tener nada de eso. Él mismo establece que todas las cosas sean de Dios, y nada del hombre. No habrá lugar para lo natural aquí en las cosas de Dios, sino que esta fuerza natural debe ser destruida. Los filisteos se convierten en enemigos de toda la vida de David, y él de la suya. ¿Ves al hombre según el corazón de Dios? ¿Quién es él? ¿Qué es él? Él es un hombre que, aunque las probabilidades en su contra son tremendas, se pone a sí mismo con todo su ser contra lo que interfiere con las cosas de Dios de una manera "no circuncidada". Lo que contradice la Cruz del Señor Jesús, lo que trata de abrirse paso en el reino de Dios que no sea por la puerta-camino de la cruz, está representado por los filisteos. ¿Quién es este filisteo incircunciso? El corazón de David se despertó con una fuerte indignación contra todo lo que estaba representado por este hombre. Esto constituye un problema muy grande, por cierto. Esto tiene no sólo que ver con un mundo pecador. Existe ese mundo que se opone a Dios, puesto en contra de Dios de manera real, un estado pecaminoso que es reconocido y apreciado por la mayoría de 25


la gente. Todo esto está en contra Dios, pero eso no es lo que tenemos aquí. Esto es algo que se encuentra aun entre el pueblo del Señor, y que considera que nada es demasiado sagrado para ser tenido en cuenta. Esto se conseguirá en la asamblea de los santos en Corinto y es mencionada en una tremenda carta del Apóstol Pablo acerca de la sabiduría natural, la sabiduría de este mundo expresándose a sí misma como la mentalidad, incluso de los creyentes, y dejando sin efecto al Evangelio. Este espíritu que no está sujeto a la Cruz, entra secretamente en las cosas de Dios, y se posiciona en una adquisición sobre ellas. No es tanto lo que es evidente, obvia y visiblemente pecaminoso, como la vida natural que se tiene tan de acuerdo con los estándares humanos. El pueblo del Señor siempre ha tenido que cumplir eso en una u otra forma. Esdras debía encontrarlo. Los hombres vinieron y ofrecieron su ayuda para construir la casa de Dios, y ¡cómo la Iglesia ha sucumbido a ese tipo de cosas! Si alguien ofrece su ayuda para la obra del Señor, la actitud adoptada es a la vez: Oh, bueno, eso es de ayuda, eso es lo que queremos, vamos a tener toda la ayuda que podamos conseguir. No hay discriminación. Nehemías tuvo que hacerle frente a eso. Hay un poco de ayuda, pero estamos mejor sin ella. La Iglesia es mucho mejor sin la asociación filistea. Ese es el tipo de cosas que ha atacado a la Iglesia a través de todo el camino. Juan, el último apóstol superviviente, en su vejez escribe: "Pero Diótrefes, al cual le gusta tener el primer lugar entre ellos, no nos recibe" (3 Juan 9). Tú puedes ver la importancia de eso. Juan fue el hombre del testimonio de Jesús: "Yo, Juan, ... estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo" (Apocalipsis 1:9). La gran palabra de los escritos de Juan es "vida". " En él estaba la vida" (Juan 1:4); "esta vida está en su Hijo" (1 Juan 5:11). Diótrefes no podía soportar aquello. Si Cristo está entrando, Diótrefes, que ama tener la preeminencia, se debe ir; si él, que ama tener la preeminencia, está medrando, entonces Cristo se mantiene fuera. El hombre según el corazón de Dios es el hombre que no tendrá ningún compromiso con la mente natural, no sólo con lo que se llama pecado en sus formas más reales, sino con todo lo que la vida natural trata de apoderarse de la obra de Dios y de los intereses de Dios, para manejarlas y para gobernarlas. Esto ha sido lo que ha estropeado y ha paralizado a la Iglesia a través de los siglos, los hombres insinuándose ellos mismos en lugar de Dios en Su Iglesia. Tú ves lo que representa David. Él tomará la cabeza de ese gigante. Ahí no debe haber compromiso alguno con esta cosa, sino que se debe ir en el nombre del Señor. EL PRECIO DE LA LEALTAD Ahora fíjate en esto, que por su devoción, David tuvo que sufrir. Este hombre, que sólo vio la importancia de eso con lo que tenía que hacer, este hombre que sólo tenía el pensamiento de Dios en su corazón, tenía las concepciones de Dios, los sentimientos de Dios, la visión de Dios, este hombre que es el único entre todo el pueblo de Israel en ese día negro de debilidad espiritual y decadencia, que estaba en el lado de Dios, ve las cosas de una manera verdadera, tiene que sufrir por ello. Cuando él llegó a la escena y, con su percepción y comprensión de lo que estaba en juego, traicionándose a sí mismo en su indignación, su ira, su celo por el Señor, comenzó a cuestionar este asunto, sus


propios hermanos se volvieron contra él. ¿Cómo? De la manera más cruel para cualquier hombre, la manera más calculada que pueda sacar el corazón de cualquier verdadero siervo de Dios. Ellos fueron impulsados por motivos errados. Ellos dijeron, en efecto: Ustedes están tratando de hacer un camino por ustedes mismos; están tratando de obtener el reconocimiento por ustedes mismos; están tratando de ser conspicuos. Ustedes están impulsados sólo por intereses personales, por ambiciones personales. Esto es un golpe cruel. Todo hombre que se haya pronunciado en contra de lo que ha usurpado el lugar de Dios en modo alguno, y se ha quedado solo por la causa de Dios contra las fuerzas que prevalecen, ha sido objeto de sarcasmo. A Nehemías le decían: Tú estás tratando de hacer un nombre por ti mismo, de obtener profetas para ponerte en alto y proclamar a través del país que hay un gran hombre llamado Nehemías en Jerusalén. Algo parecido le dijeron a Pablo. La falsedad es una parte del precio. El corazón de David fue tan libre de cualquier cosa así como lo podría ser cualquier corazón. Él fue puesto por el Señor, para la gloria del Señor, para la satisfacción del Señor, pero aun así, los hombres dirán: Es todo por sí mismo, para su propio nombre, para su propia reputación, para su propia posición. Esto es más calculado sacar del corazón de un hombre que una buena parte de abierta oposición. ¡Si tan sólo saliera a luchar de manera clara y justa en lo expuesto al peligro! Pero David no sucumbió; ¡el gigante sí lo hizo! Que el Señor nos dé un corazón como el de David; que sea un corazón como el suyo. Vemos en David un reflejo del Señor Jesús, que fue devorado por el celo de la Casa del Señor, que pagó el precio por Su celo, y que fue, en cierto sentido por encima de todo, el hombre según el corazón de Dios.

27


Capítulo 4 EL NUEVO HOMBRE LLEVADO A LA PRÁCTICA

“12Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. 15Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo. 16Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación, pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación. 17Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia. 18Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida. 19Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos” (Romanos 5:12,15–19). “13hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 20Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo, 21si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús. 22En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” (Efesios 4:13,20–24). “9No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, 10y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno, 11donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos” (Colosenses 3:9–11. Aquí la Palabra dice que tenemos que despojarnos del hombre viejo, o, más literalmente, que hemos de despojarnos, o dejar a un lado el viejo. La misma palabra se encuentra en Hebreos 12:1: "Por lo tanto, nosotros también,... despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia". Nos hemos despojado, o apartado de nosotros al hombre viejo. Muy a menudo las palabras son usadas por nosotros con una relación meramente personal. Hablamos de "nuestro viejo hombre"; por lo cual entendemos esta naturaleza pecaminosa nuestra que se eleva en el marco de la provocación. Este aspecto, por supuesto, está incluido en el primer acto de repudio de la fe, pero eso no es todo lo que se entiende por las declaraciones que tenemos ante nosotros. Se ha incluido; pero lo que tenemos aquí es algo mucho más.


EL SIGNIFICADO DEL TÉRMINO "EL VIEJO HOMBRE" El capítulo 5 de Romanos explica lo que significa. El hombre viejo es un estado de la raza humana, representado por su cabeza racial, Adán. Es un estado. Este Adán corporativo, colectivo, alejado de Dios, después de haberse apartado de Dios, es una especie de estado que ya no puede ser aceptado por Dios, que ha pasado de los pensamientos de Dios y la aceptación de Dios, y está en contra de Su mente. Esto es el estado en que nacemos, y de todo lo que somos por naturaleza, que pertenece, y se habla de una entidad corporativa y colectiva. Es importante recordar que no sólo el Cuerpo de Cristo es uno, sino que el cuerpo de Adán también es uno, es decir, que todos en Adán también son un ser corporativo. Se trata de un hombre, una especie de hombre, un tipo de hombre manifestado en todo el mundo; y se nos dice que nos despojemos de ese hombre, el hombre viejo; que nosotros debemos despojarnos de él, desecharlo. Lo hemos puesto en la tumba de la misma manera que depositamos un cadáver allí. El cuerpo de alguien que ha dejado esta vida es dejado a un lado. Ya deja de ser el lugar en que habita. Él ha dejado a un lado ese cuerpo, y nosotros continuamos y también lo ponemos a un lado. Ahora, como creyentes nos hemos despojado, hemos dejado a un lado el tipo de Adán, el estado de Adán, el sistema de Adán, este gran hombre colectivo de cierta clase, de cierto estado. EL HOMBRE NUEVO Entonces se dijo además que en Cristo nos hemos sido colocados en el hombre nuevo. Eso también se considera a menudo como un mero asunto personal, una cuestión individual. Es decir, el hombre nuevo en nuestra concepción es un tipo de vida y naturaleza personal nuevas. Eso es cierto, pero es mucho más que eso. En la Carta a los Efesios, el apóstol está hablando del hombre nuevo que es la Iglesia, "el Cristo", como está literalmente expresado en 1 Corintios 12:12. Cristo es uno con todos Sus miembros, como la Cabeza unida al cuerpo, todos los miembros integrados en un cuerpo, un hombre nuevo. Se trata de un hombre colectivo, corporativo, un hombre de un nuevo orden que no es en Adán, sino que es en Cristo. "Sino que Cristo es el todo, y en todos" (Colosenses 3:11). Antes era Adán quien era todo, y en todos, pero ahora en esta nueva creación es Cristo el que es visto como el todo, y en todos. El Apóstol expresa bien lo que quiere decir cuando escribe: "Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo, si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús". (Efesios 4:20, 21). Se trata de una importante representación de la verdad divina en una Persona, y estamos representados como habiéndonos desnudado a nosotros mismos de un solo cuerpo, del viejo Adán, y como habiéndonos revestido nosotros mismos de este cuerpo de Cristo, con el nuevo hombre. (A) LA CARACTERÍSTICA PRINCIPAL Esto incluye muchas cosas buenas. Si nos fijamos en el contexto de este pasaje, se observan algunas de ellas. Incluye la naturaleza de Cristo. Por eso, después de que se 29


ha hecho mención de la colocación en el hombre nuevo, el apóstol procede casi de inmediato con palabras como éstas: "Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. Y andad en amor, como también Cristo nos amó" (Efesios 5:1,2). El nuevo hombre corporativo es la encarnación del amor de Cristo. Eso es lo primero. Este amor debe tener una expresión individual, por lo que se dice que es verdad de todo el cuerpo sólo en la medida en que se encuentra que es cierto de los miembros individuales. Debemos reconocer que, cuando hablamos de la Iglesia, o el Cuerpo de Cristo, o hacemos uso de este título alternativo, el "hombre nuevo", estamos hablando de lo que es la encarnación del amor de Cristo; y cuando decimos que nos estamos colocando en el nuevo hombre, o que hemos sido integrados en el hombre nuevo, queremos decir que nos hemos puesto en el amor de Cristo. Andar en amor, entonces, es una cosa que está en juego. El Cuerpo se basa en el amor, el Cuerpo está constituido por el amor, el Cuerpo es el medio de expresión del amor de Cristo. Si tú tomas la figura y la sigues, verás cómo es imposible escapar de la realidad. Al ser buscado un cuerpo sin cabeza, se podría decir que se encontraría un cuerpo, pero ese sería un cuerpo muy mutilado. Esto realmente no podría ser llamado un cuerpo en el sentido pleno. El Señor Jesús no ha tenido un Cuerpo así. Para una expresión plena del significado de "cuerpo" se debe tener la cabeza y los miembros de todos juntos, bien ajustados y afines. Ahora bien, de Cristo no puede decirse que es tanto el amor como la cabeza, y sus miembros ser visto aparte de Él. El Cuerpo es uno, y Cristo en esa expresión es incluyente de sus miembros, y eso implica una naturaleza. Esa naturaleza es el amor; por tanto, "como hijos amados. Y andad en amor, como también Cristo nos amó". El amor no es la única característica de esta nueva naturaleza. Utilizamos esto simplemente por medio de lo que indica que esta naturaleza implica un nuevo orden del Cuerpo. Tú y yo tenemos que estar más ante el Señor en pro de una mejor disposición del cuerpo. La disposición de este hombre nuevo es la disposición de amor. Pidamos al Señor por el incremento de esta disposición en el Cuerpo de Cristo. Todo esto es distinto de lo que sigue siendo el viejo, y él tiene que ser desplazado. Cuando algo de eso no es del amor de Cristo, surge entre nosotros algo en el pueblo del Señor, en alguna forma, –y hay muchas formas de pensamientos y sentimientos, y palabras, palabras de crítica, palabras de juicio– el amor tiene que deponerlo. Si tú y yo encontramos con algo así como un espíritu de crítica hacia otro, eso es del viejo hombre, del viejo Adán, y eso tiene que ser eliminado. Tenemos que reconocer que el Señor ha puesto al viejo Adán en la tumba. Entonces, tenemos que seguir y decir: Váyase usted a la tumba; usted pertenece a ese lugar. El nuevo hombre, entonces, habla de una nueva naturaleza, y de un nuevo orden. Todos necesitamos más de esta disposición del "hombre nuevo", para que podamos andar en el amor. (B) UNA CONSCIENCIA CORPORATIVA Entonces este hombre nuevo, siendo corporativo y colectivo, estando vinculado y relacionado entre sí de esta manera, representa una vida de comunión. Exige una conciencia corporativa, que es una de las cosas más importantes. En el propósito del Señor todo depende de esta vida corporativa. El Señor mismo no puede alcanzar su fin por medio de personas individuales, y tú y yo, como individuos, nunca podremos alcanzar ese fin último. Si bien es cierto que


Adán, el hombre viejo, es una unidad corporativa, la conciencia del viejo hombre no es una conciencia corporativa, sino que es una conciencia independiente, una conciencia divisiva. Tenemos que tener una conciencia corporativa para llegar a alcanzar el propósito de Dios. Hay un buen número de queridos hijos del Señor, que permanecen demasiado tiempo en un estado de inmadurez espiritual. En su crecimiento, ellos nunca llegan mucho más allá de la infancia espiritual. Tú puedes conocerlos durante años, y los encuentras siendo sencillamente los mismos niños hoy en día como la primera vez cuando los conociste. Ahora, se dirá: Es muy correcto y adecuado ser un simple hijo de Dios! Bueno, nosotros siempre tenemos un espíritu infantil, debemos siempre tratar de ser de un espíritu puro, simple ante el Señor, pero recordemos que hay una diferencia entre la infantilidad y la infancia. Ahí está toda la diferencia entre mantener las cosas en esa sencillez, pureza, apertura, docilidad de los niños, y un retraso para entender, una floja habilidad y lenta capacidad para captar las cosas espirituales y para asimilar los alimentos aptos para los más avanzados en años. El problema con tanta gente, o la causa de su retraso en la madurez, es que no están sino trabajando por su propio camino, es decir, que son mariposas que sencillamente están saltando de una cosa a otra sin vida corporativa, no relacionados con la vida. Una mariposa es un animalito muy lindo, ya ves cómo revolotea, pero ahí está toda la diferencia entre una mariposa y una abeja. La abeja también puede ir de una cosa a otra, pero lo hace con un propósito muy bueno. La vida de la abeja es una vida corporativa; la vida de la mariposa no es una vida corporativa, es una vida individual. El retraso en la madurez, el retraso en el crecimiento espiritual, es muy a menudo debido a la falta de un sentido corporativo de la vida que está ligado a la vida del pueblo de Dios de una manera definitiva y positiva. Ese es el camino del crecimiento. Esa es la ley del hombre nuevo. Vamos a detener nuestro crecimiento espiritual cuando dejamos de lado la necesidad de una vida que está vinculada con el pueblo de Dios de una manera muy definida. Ese es un trasfondo en Efesios. La totalidad del capítulo 4 de Efesios está dedicado a este asunto vital. El nuevo hombre está allí enunciado como la Iglesia, el Cuerpo de Cristo, y ese nuevo hombre se realiza al crecer a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. Es el hombre corporativo que crece a esa estatura, las personas no pueden hacerlo. Sólo con esta relación nos movemos en la plenitud de Cristo. Cuidado, pues, con omitir esa ley muy importante del crecimiento espiritual. Esto es lo que se entiende por estar puestos en el hombre nuevo. Estamos bien, entonces, surge la pregunta, ¿Realmente hemos sido puestos en el hombre nuevo? ¿Realmente hemos sido puesto en una conciencia de cuerpo, en una conciencia de relación, en una conciencia de comunidad de que pertenecemos al hombre nuevo? No siempre es posible para nosotros disfrutar de lo inmediato, de lo local, de la comunidad geográfica de una gran compañía del pueblo del Señor, pero ese no es el punto, estamos hablando de una conciencia. (C) UNA DISPOSICIÓN 31


Una vez más, se trata de una disposición. Se trata de apartar todo lo individual, lo personal, lo independiente, como tal, y ponernos en esa conciencia de relación en la que todo es para el Cuerpo, y en el Cuerpo, y por el Cuerpo. Es a través de esta comunión de espíritu que el Señor logra Su objetivo, y llegamos al propósito del Señor. Es muy triste ver los resultados por causa de no reconocer eso. Hay algunos de cuya devoción al Señor no tenemos ninguna duda, pero lo que nos duele es que no han crecido ni siquiera en una fracción de pulgada desde que los conocimos hace años. Al menos, no hay ninguna señal de mayor capacidad en ellos. Son exactamente los mismos que eran. Como éstos, nunca se encuentran haciendo un esfuerzo supremo para una relación de un tipo definido con el pueblo del Señor. Ellos revolotean de un lado a otro, y dicen: No voy a establecerme en ninguna comunidad particular de personas del Señor. Voy a mantenerme libre. Voy a desplazarme y mantenerme en contacto con todo lo que hay. Eso puede ser muy bueno desde cierto punto de vista, y eso no debe mal interpretarse y suponerse que se diga que no estamos para estar en contacto de simpatía con todo lo que es del Señor. Pero hay algo más que es necesario para la edificación, y eso es una relación concreta con el pueblo de Dios. Esto es necesario para una mayor revelación del Señor. Esto no se debe hacer en lo que se refiere a la revelación de esto mismo. Para que haya revelación del Señor se debe tener el Cuerpo espiritualmente expresado. Es tremendamente importante saber eso. Allí se encuentran esas funciones del ministerio del Señor. Efesios 4 es un gran capítulo del ministerio. Tú pierdes todo aislamiento y apartamiento en el ministerio cuando tienes el Cuerpo en la real expresión, cuando todo el mundo se encuentra ocupando algún lugar de valor espiritual en la obra del Señor; no de acuerdo con los términos técnicos que el hombre suele usar con referencia a tal obra, sino donde cada uno representa algo de valor espiritual, donde cada uno es un ministro ante el Señor de alguna manera. Si tú lo reconoces o no, eso marca un hecho significativo, y por desgracia puede significar un grado considerable de pérdida sufrida, ya que no te das cuenta de que la mucha obediencia por parte de cada uno de nosotros afecta este asunto. Te diré cómo probarlo. ¿Para el Señor va a ser algo personal o corporativo, que se diga una conferencia? Me atrevo a decir que no hay muchas personas que están espiritualmente asociadas con eso de lo cual no conocen ningún aspecto de la furia del diablo y la presión con relación a esto. Tú no tienes que provocar al diablo en forma alguna. Se trata de un conflicto, y no sólo el más evidentemente responsable individual en el ministerio afectado, sino que el conflicto llega a aquellos que no se conectan con el Ministerio en este sentido específico. En nuestro pensamiento muy a menudo limitamos el ministerio a la expresión de esto . Estos que tienen hogar ordinario y obligaciones domésticas, acaso pueden pensar de ellos mismos como algo muy diferente, y no como parte del ministerio, pero el conflicto encuentra su camino también allí. Puede entrar en su conciencia personal, en su negocio, además de su ser, de manera más inmediata que participando en lo que está pasando. Esto es porque están espiritualmente relacionados con un testimonio, porque ustedes han venido a participar de una manera espiritual en el Cuerpo de Cristo, reconociendo lo que es el Cuerpo de Cristo. Si has entendido o no la verdad en alguna gran medida, tú estás participando del nuevo hombre, y estás sufriendo como


parte de ese nuevo hombre. Ahora, eso no sólo es un hecho que tal vez se reconoce de manera dolorosa, sino que es un privilegio. Pablo dijo: "Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia" (Colosenses 1:24). Allí, en sus hogares, en su negocio, en lo que tú llamarías como lugares privados, te vinculas al conflicto. Es por el bien del Cuerpo. Ahí afuera, lejos de los demás, vas a encontrarte con el impacto. Esta es la prueba de que cada parte de este Cuerpo es un participante de este ministerio. La totalidad está siendo atendida por cada una de las partes de una manera espiritual puesta en el hombre nuevo. A pesar de que nos involucra en el costo, en el sufrimiento, también significa que entramos en la bendición y en el beneficio; pues no pocos miembros pueden entrar en la bendición de todos los que están relacionados espiritualmente recibiendo beneficios. Si un miembro sufre, todos los miembros sufren, si un miembro se alegra, todos los miembros de alguna manera se alegran, de alguna manera entran en el bien de él. LA BÚSQUEDA DE DIOS ES UN HOMBRE Tú verás que esto está muy estrechamente relacionado con lo que el Señor está tratando de traernos a nosotros en estos días. Todavía estamos hablando de eso en términos muy generales, pero la presentación del pensamiento del Señor debe ser muy claro para nosotros. Es un hombre lo que Dios desea. Ese hombre es representado por el Hijo, y la Iglesia es su expresión como Su Cuerpo. Este nuevo hombre es la manifestación universal de lo que Cristo es –un solo Señor, una sola Vida, un solo Amor. A fin de que no sea que cometas un error en la interpretación, es importante reconocer que hay una diferencia entre la palabra que se usa en Efesios y la que se usa en Colosenses. En Efesios leemos acerca de la creación de un hombre nuevo; en Colosenses leemos que nos revistamos del nuevo hombre. En Efesios la palabra kainos significa algo que nunca antes había existido; algo totalmente nuevo. Esta Iglesia nunca había existido antes, este hombre corporativo conforme a Cristo nunca existió antes, es algo nuevo. En Colosenses se utiliza otra palabra que simplemente significa "fresco", no necesariamente del todo nuevo. Esa palabra en Colosenses es neos. Tú puedes ver el significado de esa palabra diferente si te fijas en el contexto. Hay una frescura de ánimo, una frescura de espíritu que viene siendo una señal de aquellos que están en Cristo. Pero nuestra palabra en este momento tiene que ver con la palabra antigua, que es kainos, el nuevo hombre, el hombre que nunca existió antes. Hay un hombre viejo que ya existía antes, y él se tiene que ir. He aquí otro hombre que nunca había existido antes, y él tiene que ponerse. Este nuevo hombre es según Dios. Eso nos lleva de nuevo a nuestra meditación precedente, Dios con Sus pensamientos, deseando Sus deseos, e inclinado a Su voluntad, todo lo cual expresa Su propia naturaleza, y todo lo cual se centró en un ser creado llamado "hombre" "creado según de Dios" (Efesios 4:24). Esa es una expresión maravillosa. He aquí ahora un nuevo hombre, creado según Dios en la justicia. El Señor nos enseña el sentido más claro de cómo conocer a Cristo 33


Capítulo 5 SU EXCELSA GRANDEZA

“1Reinó, pues, el rey Salomón sobre todo Israel. 7Tenía Salomón doce gobernadores sobre todo Israel, los cuales mantenían al rey y a su casa. Cada uno de ellos estaba obligado a abastecerlo por un mes en el año. 20Judá e Israel eran muchos, como la arena que está junto al mar en multitud, comiendo, bebiendo y alegrándose. 21Y Salomón señoreaba sobre todos los reinos desde el Eufrates hasta la tierra de los filisteos y el límite con Egipto; y traían presentes, y sirvieron a Salomón todos los días que vivió. 22Y la provisión de Salomón para cada día era de treinta coros de flor de harina, sesenta coros de harina, 23diez bueyes gordos, veinte bueyes de pasto y cien ovejas; sin los ciervos, gacelas, corzos y aves gordas. 24Porque él señoreaba en toda la región al oeste del Eufrates, desde Tifsa hasta Gaza, sobre todos los reyes al oeste del Eufrates; y tuvo paz por todos lados alrededor. 25Y Judá e Israel vivían seguros, cada uno debajo de su parra y debajo de su higuera, desde Dan hasta Beerseba, todos los días de Salomón. 26Además de esto, Salomón tenía cuarenta mil caballos en sus caballerizas para sus carros, y doce mil jinetes. 27Y estos gobernadores mantenían al rey Salomón, y a todos los que a la mesa del rey Salomón venían, cada uno un mes, y hacían que nada faltase. 28Hacían también traer cebada y paja para los caballos y para las bestias de carga, al lugar donde él estaba, cada uno conforme al turno que tenía. 29Y Dios dio a Salomón sabiduría y prudencia muy grandes, y anchura de corazón como la arena que está a la orilla del mar. 30Era mayor la sabiduría de Salomón que la de todos los orientales, y que toda la sabiduría de los egipcios. 31Aun fue más sabio que todos los hombres, más que Etán ezraíta, y que Hemán, Calcol y Darda, hijos de Mahol; y fue conocido entre todas las naciones de alrededor. 32Y compuso tres mil proverbios, y sus cantares fueron mil cinco. 33También disertó sobre los árboles, desde el cedro del Líbano hasta el hisopo que nace en la pared. Asimismo disertó sobre los animales, sobre las aves, sobre los reptiles y sobre los peces. 34Y para oír la sabiduría de Salomón venían de todos los pueblos y de todos los reyes de la tierra, adonde había llegado la fama de su sabiduría” (1 Reyes 4:1,7,20-34). “1Oyendo la reina de Sabá la fama que Salomón había alcanzado por el nombre de Jehová, vino a probarle con preguntas difíciles. 2Y vino a Jerusalén con un séquito muy grande, con camellos cargados de especias, y oro en gran abundancia, y piedras preciosas; y cuando vino a Salomón, le expuso todo lo que en su corazón tenía. 3Y Salomón le contestó todas sus preguntas, y nada hubo que el rey no le contestase. 4Y cuando la reina de Sabá vio toda la sabiduría de Salomón, y la casa que había edificado, 5asimismo la comida de su mesa, las habitaciones de sus oficiales, el estado y los vestidos de los que le servían, sus maestresalas, y sus holocaustos que ofrecía en la casa de Jehová, se quedó asombrada. 6Y dijo al rey: Verdad es lo que oí en mi tierra de tus cosas y de tu sabiduría; 7pero yo no lo creía, hasta que he venido, y mis ojos han visto que ni aun se me dijo la mitad; es mayor tu sabiduría y bien, que la fama que yo había oído. 8Bienaventurados tus hombres, dichosos estos tus siervos, que están continuamente delante de ti, y oyen tu sabiduría. 9Jehová tu Dios sea bendito, que se agradó de ti para


ponerte en el trono de Israel; porque Jehová ha amado siempre a Israel, te ha puesto por rey, para que hagas derecho y justicia” (1 Reyes 10:1-9). “La reina del Sur se levantará en el juicio con esta generación, y la condenará; porque ella vino de los fines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón, y he aquí más que Salomón en este lugar” (Mateo 12:42). Algunos de los pasajes que han proporcionado la base para nuestras reflexiones se han referido muy claramente y con precisión a la excelencia y la eminente grandeza del Señor Jesús. Un pasaje básico de tremenda implicación es ese que provino de Sus propios labios: "Nadie conoce al Hijo sino el Padre". Esa es una declaración, en otras palabras, que sólo el Padre conoce al Hijo, sabe quién es el Hijo y qué es el Hijo; sólo el Padre conoce todo lo que significa el Hijo. Junto con eso tenemos la profunda declaración del apóstol Pablo: "Pero cuando agradó a Dios (por Su buena voluntad) revelar a su Hijo en mí”. Esto se refiere al principio de su vida en Cristo Jesús, y fue una revelación que estaba destinada a ser tan plena que, después de todos sus años de aprendizaje, después de todo su descubrimiento de Cristo, al final, él aún es encontrado exclamando desde su corazón: "Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo" (Filipenses 3:8). Indica claramente que, incluso al final el Apóstol reconoció que había un conocimiento de Cristo que aun estaba disponible para él, que estaba más allá que cualquier cosa que hubiese llegado a sus manos; y ese conocimiento era más valioso y más importante que todas las otras cosas. A menudo cantamos en uno de nuestros himnos: "Que hablan de su excelente grandeza" – "He aquí más que Salomón en este lugar". Nuestro problema siempre será el de comprender, de entender, introducir esa excelente grandeza, esa plenitud trascendente dentro del círculo de la vida cotidiana y de la experiencia práctica. Sin embargo, es necesario que esto sea así, y nuestro enfoque de esa plenitud debe ser de tal naturaleza como para que sea de utilidad inmediata para nosotros, para toda esa amplia gama de poder y de plenitud, aunque de manera mucho más allá de nuestra comprensión, es todavía para nuestro bien y ventaja presentes. Hay algunas características de esta consideración de la grandeza de Salomón, que prefiguran la grandeza del Señor Jesús, una grandeza que, como hemos dicho, es para nuestro beneficio actual. (1) DOMINIO SUPREMO Nos marca lo que se dice acerca de que Salomón fue rey sobre todo Israel y que tenía el dominio sobre toda la región, más allá del río; y uno más grande que Salomón está aquí. El primer rasgo, entonces, es este de su dominio supremo, sobresaliendo su señorío, majestad, soberanía. Esto es de gran valor práctico. Esto operaba, como vemos, en dos ámbitos; él era rey sobre todo Israel, y tuvo el dominio sobre toda la región, más allá del río. Esas declaraciones indican que el Señor Jesús no es sólo el Rey al alcance de aquellos que lo reconocen como Señor, los suyos propios, sino que, a pesar de lo que puede parecer, Él es Rey en un sentido mucho más amplio. En nuestra consideración estamos avanzando mucho en el ámbito de Efesios; y en Efesios es la soberanía 35


universal del Señor Jesús lo que se presenta ante nosotros; no sólo Su relación con la Iglesia. Él es la Cabeza sobre la Iglesia que es Su Cuerpo, Él es Señor ahí; pero Él está, además, muy por encima de todo gobierno y autoridad, principado y potestad. Él es ahora el Señor universal. Esto no parece serlo; todo parece contradecir el hecho; pero necesitamos estar impartiendo conocimiento para que se vea que el reinado, el señorío, el dominio universal del Señor Jesús en este momento no significa necesariamente que todos están disfrutando de ese Señorío, ni que para todos en el universo es un reinado benéfico. Pero incluso si ese fuera el caso, eso no altera el hecho. Hay otras cosas que también apuntan al hecho de una manera muy positiva. Por supuesto, nuestro problema es que tenemos opiniones de tan corta visión. Somos hijos de una determinada época, y ese lapso de tiempo es de gran importancia para nosotros en el que nuestra visión de las cosas es tan estrecha. Si pudiéramos mirar a largo plazo, y ver las cosas desde la perspectiva de Dios, cuán diferente sería el resultado en nuestros propios corazones. Al decir esto, tenemos en mente la negación generalizada de la realeza, del señorío, de la soberanía de nuestro Señor Jesucristo. Este período de la historia del mundo es llamado el día de Su rechazo, y hay un verso de un himno que comienza así: Nuestro Señor es ahora rechazado y negado por el mundo. Pero no es tan fácil eso de poner al Señor Jesús a un lado. Los hombres pueden rechazarlo, las naciones podrán rechazarlo, puede tratar de sacarlo, negarle un lugar, repudiar Sus derechos, negarse a reconocer Sus afirmaciones y Su Señorío, pero con eso no logra deshacerse de Él. Dios ha puesto a Su Rey en Su trono. Del Hijo Él ha dicho: "Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo" (Hebreos 1:8). Nada puede alterar eso. La actitud de los hombres, la actitud del mundo, no puede interferir con eso, no puede deponer al Señor Jesús. Se puede decir: Esa es una declaración, pero ¿cómo probarlo? Bueno, hay evidencias. Tenemos pruebas de que Él es el Señor, de que Él es quien sostiene las cosas en Su mano soberana, de que nada puede ocupar Su lugar. EL TESTIMONIO DE LA HISTORIA Puedes dar un vistazo a la historia para ver lo que ha tratado de tomar el lugar del Señor Jesús en Su soberanía, tratando de hacer lo que sólo el Señor Jesús podía hacer, tratando de provocar un estado de cosas, para lograr colocarse en el poder que sólo puede tener el Hijo, y ver hasta qué medida esos esfuerzos han tenido éxito. Cualquier cosa que trate de lograr un estado de cosas que sólo el Señor Jesús puede establecer, es condenado. Tú puedes ver que la historia se repite una y otra vez. El dominio del mundo ha sido procurado por una y otra persona. Se han intentado cosas que fueron ideales, concepciones magníficas para el mundo, y han fracasado; todo eso ha sido destruido. Reinos e imperios, déspotas, dictadores, monarcas, se han elevado a una altura enorme; algunos de ellos con gran influencia, pero el imperio se ha roto y ha pasado; el reino se ha roto. De modo que tienes estas cosas que van y vienen todo el tiempo a través de la historia, y, no lo dudes, todo el asunto está relacionado con el Señor Jesús.


Lee el Libro de Daniel de nuevo, y te darás cuenta de la esfera en la que nos estamos moviendo. Allí encuentras la revelación profética de los imperios mundiales, Babilonia, el imperio de los medos y persas, y luego el de los griegos, y acerca del gran Imperio Romano. En esa revisión puedes ver que todos pasan, y pasarán. La lección del libro de Daniel es esta, que no es sino Aquel a quien Dios ha nombrado para ser el Señor universal, y que nadie puede sostenerse en ese lugar. Otros pueden recorrer un largo camino, pero nunca podrán ganar ese lugar, y así ellos también deben pasar. Nosotros podríamos ver surgir las grandes potencias, vastas extensiones de territorio bajo el mismo dominio, pero todo esto pasará. El asunto se mantiene en manos del Señor Jesús. Todo este esfuerzo está condenado desde su nacimiento a ir muy lejos, y luego salir, pasar. El Señor Jesús es el único que puede tener el dominio del mundo. Sólo Él puede traer la paz universal. Sólo Él puede traer la prosperidad a todas las naciones. Esto se mantiene en reserva para Él y Su reinado. Hasta entonces habrá fluctuaciones y variaciones en la suerte del mundo, pero todo esto pasará. Todo este paso, esta ruptura, esta confusión, este estancamiento se debe a que el curso de las cosas está en Sus manos, y Él está restringiendo todo para Sí mismo. ¡Él es el Rey! ¡Él es el Señor! Es una cosa tremenda de reconocer que el curso mismo de las naciones, la historia misma de este mundo, se mantiene en manos del Señor Jesús para Su propio destino final. Dios ha establecido para siempre a Su Hijo como el único para que sea total, completa y finalmente Señor de Su universo, Rey de reyes y Señor de señores, con una influencia benéfica, y reinará sobre toda la tierra. La paz y la prosperidad están encerradas con el Señor Jesús, y Él sostiene el destino de las naciones en esto. Los hombres pueden intentarlo por sí mismos, y pueden recorrer un largo camino para usurpar Su lugar, pero el final está previsto, presagiado. Él debe volver con Su derecho sobre esto, y Su reino no tendrá fin. Esto se ha iniciado en el cielo; esto ya está depositado en Él, y se mantienen en Sus manos. Así es como debemos leer la historia. Así es como debemos leer nuestros periódicos. Así es como seremos salvos de la depresión, del mal y la desesperación que se meten en nuestros corazones, como lo señala el estado de cosas en este mundo. Todo está en manos de Él para un fin determinado. El significado es que nada puede ocupar el lugar del Señor Jesús. Tú puedes aplicar esto de diversas formas y en diferentes direcciones. Esto explica la historia de la llamada iglesia, la historia de la cristiandad. ¿Por qué es que lo que se precia de ser de Cristo, pero en realidad no lo es, se rompe, se rompe continuamente, se rompe todo el tiempo a través de la historia? Simplemente porque es algo que asume el lugar de Cristo, que no es de Cristo. La bancarrota se escribe sobre ella desde el principio. Todo lo que no es de Cristo se va a romper; y esto se rompe. Aunque una cosa pueda empezar con Cristo, y la evidencia cierta medida de Cristo; pero si a continuación se mueve más allá del alcance de Cristo y se vuelve algo del hombre, su fin está a la vista. Esa es la explicación de las cosas que Dios ha suscitado con relación a Su Hijo, las cosas que eran puras y verdaderas, pero que, por razón de la bendición que descansa sobre ellas, los hombres se las han apoderado. Cada vez que esto se ha hecho, ha llegado a la vista el final de estas cosas, es decir, como una fuerza espiritual. ¿Por qué es esto? Esto ha ido más allá de Cristo, esto ha pasado fuera de Cristo, y nada puede 37


tomar el lugar de Cristo. ¡Oh, cuán necesario es respetar totalmente a Cristo, ser totalmente de Cristo, estar de acuerdo con Cristo, ser gobernados por el Espíritu Santo. Él maneja Su soberanía contra el éxito, la prosperidad, el triunfo final de cualquier cosa y todo lo que no sea de Sí mismo; y si queremos que la soberanía del Señor Jesús esté de nuestro lado, entonces tenemos que estar totalmente al lado del Señor Jesús; de lo contrario esa soberanía va en contra de nosotros. La confusión del mundo, y el conflicto en el mundo, y la desesperación del mundo, todo es una poderosa evidencia de que Jesús es el Señor, porque es un mundo que está tratando de proceder sin Él, pero no puede hacerlo. ¡No! Él dice que no se puede hacer. Él dice: ¡Yo soy importante! ¡Yo soy indispensable! Si hubiera otra manera, entonces ustedes deben saber que sin Mí no puede ser. Podríamos pasar todo el tiempo teniendo en cuenta el dominio y la realeza de Salomón. Él era el rey de Israel, y tuvo el dominio sobre toda la tierra más allá del río. Pero debemos pasar a considerar otro elemento en el que anuncia Salomón la excelencia del Señor Jesús. (2) LA "LIBERALIDAD" DE LA MESA DE SALOMÓN "Y la provisión de Salomón para cada día era de treinta coros de flor de harina, sesenta coros de harina, 23diez bueyes gordos, veinte bueyes de pasto y cien ovejas; sin los ciervos, gacelas, corzos y aves gordas". Esa es la fiesta de un gran día para Salomón. ¿Qué significa esta palabra, si no de la abundancia de Salomón? Esta no es una tarifa media, no es una dieta de hambre. "He aquí más que Salomón en este lugar". Cuando por el Espíritu Santo realmente entramos en el conocimiento del Señor Jesús, no hay necesidad de morirse de hambre espiritualmente. ¡Oh, la tragedia de los creyentes hambrientos, con semejante Rey! ¡La tragedia, el dolor indecible de los hijos del Señor espiritualmente muertos de hambre! El hecho es que hay una plenitud para Su pueblo, que en gran medida aventaja a esa de Salomón. Lee el Evangelio de Juan una vez más con ese único pensamiento en la mente, y podrás ver cómo en verdad recibes confirmación de la vida terrena del Señor Jesús. Toma el capítulo seis, con su gran incidente de la alimentación de la multitud, en que todo conduce a la interpretación espiritual: "Yo soy el pan". Sus discípulos fallaron en la fe en un punto, y Él quedó maravillado: "No entendéis aún, ni os acordáis de los cinco panes entre cinco mil hombres, y cuántas cestas recogisteis? ¿Ni de los siete panes entre cuatro mil, y cuántas canastas recogisteis?" (Mateo 16:9,10). Él se sorprendió al ver su incapacidad para entender que en Él no sólo era suficiente, sino abundante. Hay algo malo en torno a nosotros si no hemos descubierto que es así. La plenitud de Cristo es para nuestra satisfacción espiritual. Hay abundancia de alimentos. Una vez más, considera no sólo la tragedia patética, sino la tragedia malvada de la inanición. ¿Qué es lo que está haciendo que el pueblo del Señor esté por fuera de la plenitud? En gran medida, es el prejuicio, la burla del diablo en la colocación de una barrera de prejuicios entre la necesidad y el ofrecimiento. ¡Oh, la maldad del Diablo entrando en estas obras con la ceguera para que el pueblo del Señor se muera de hambre. Hay pan en Cristo. Él es una plenitud inagotable de vida espiritual. Sabemos


que vamos a llegar a la misma posición que Pablo, cuando gritó: "a fin de conocerle", es decir, se trata de una consciencia de que existe un conocimiento más allá de lo que todavía no hemos alcanzado hasta ahora, y donde todo se cuenta como nada comparado con esto. No se trata de meras palabras, es cierto. hay pan en el Señor Jesús, hay pan en Su casa. Aquí es donde Él es superior a Salomón. Hay pan para un poderoso ejército, una empresa capaz de hacer mayor justicia a Su alimento como nunca los hogares de Salomón lo podían hacer. Si ellos se hubiesen sentado a gozar de su favor, hubiesen podido haber ido muy lejos y no más allá, pero nuestro apetito continuará. Tenemos una capacidad espiritual que está creciendo, y creciendo todo el tiempo, hasta la plenitud de Cristo. La generosidad de Salomón, entonces, es otra característica por la que se anuncia la excelente grandeza del Señor Jesús. Tocamos, pues, pero brevemente en torno a una tercera característica. (3) LA GLORIA DE SALOMÓN La gloria de Salomón es proverbial. Incluso el Señor Jesús habló de eso considerando que eso era así: "Considerad los lirios del campo, cómo crecen; no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón en toda su gloria (y ellos conocían lo que había sido su gloria) se vistió así como uno de ellos" (Mateo 6:28,29). Pero, ¿qué era Salomón en su gloria en comparación con el Señor Jesús? ¿Qué es la gloria del Señor Jesús? Inclusive, es la revelación de la plenitud de Dios, la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo. Esto no puede sonar muy práctico, pero debemos señalar que esta gloria de Salomón estaba estrechamente asociada con su sabiduría; su sabiduría indica la naturaleza de su gloria. Había algo más allá de la gloria. Esta gloria no era un mero oropel, o mero espectáculo, sino que fue el fruto de una gran sabiduría que Dios le había dado. Esto era la sabiduría de Salomón, que irradió su gloria y su fama. ¿Qué puede decirse de su sabiduría? Él habló tres mil proverbios, escribió muchas canciones, hablaba de los árboles, y de los animales, y de las aves, los reptiles, y de los peces. Son cosas muy prácticas. ¿Cómo habló él de todo eso? Él lo investigó todo en la creación con un sentido. Si él habla de los árboles, te dará un secreto, él le dará un sentido a los árboles, desde el cedro en el Líbano (los árboles en la Palabra de Dios todos tienen un significado) hasta el hisopo que brota de la pared. Sabemos de lo que habla del hisopo, como lo vemos por primera vez muy atrás en Éxodo y Levítico. Sabemos lo que los cedros del Líbano representan, y todos los árboles entre los dos por igual tienen un significado. Salomón dio el significado secreto, el sentido divino. Luego habló de los animales, y sabemos que la Biblia habla de muchas bestias, y todos ellos tienen un significado. Habló también de aves y de reptiles, y de los peces. Desplegó los secretos de la creación, y todo lo investigó en la creación con un significado más profundo. Poder hacer esto es una prueba de su no pobre sabiduría. ¿En qué aspecto es el Señor Jesús superior? Bueno, después de todo, de Salomón era sólo la sabiduría poética en aquellos ámbitos. El Señor Jesús tiene una sabiduría práctica, en este sentido, que todo fue asido por Él con relación a Su propósito, y para servir a ese propósito. ¡Oh, eso lo podíamos ver y creer en todo momento en nuestra 39


experiencia! Tantas cosas vienen a nuestras vidas. ¡Qué diversidad! ¡Qué alcance! ¡Qué misteriosas parecen ser algunas cosas! Qué extraño es que el propio pueblo del Señor tenga más experiencias para muchos, tanto en número y variedad, que nadie. Parece que casi todo lo que le puede ocurrir a una persona, le sucede a un creyente. Uno se pregunta a veces, si todo lo demás es posible. ¿Acaso no hemos agotado todo el acopio de experiencias posibles? Esa es la forma en que lo preguntamos. No hay una sola cosa en la vida de un hijo de Dios, sino lo que es controlado y regido por un sentido más profundo con relación a Su propósito. Recordamos la declaración de Pablo: "Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados" (Romanos 8:28). La traducción más exacta es: “Dios obra en todas las cosas para bien”. Dios interviene en todo con un sentido, para los que le aman, y son llamados conforme a Su propósito. La sabiduría de Dios se apodera de todo y le da un valor. Puede ser que sólo la eternidad nos revelará el valor de algunas cosas, pero debemos creer que, en la medida en que nuestras vidas estén totalmente bajo Su gobierno, no hay nada que no tenga un sentido, no hay nada sin un valor. Su sabiduría está gobernándolo todo. Es cuando nos damos cuenta de que, al aceptar y creer, eso descansa en nuestros corazones, y nos encontramos en el camino de ganancias antes que pérdidas. Cuando nos rebelamos contra estas cosas, entonces estamos en el camino de sustraernos a nosotros mismos de algo. Pero cuando entramos en línea con el Señor en estas cosas nos encontramos, en primer lugar, descansando en nuestros corazones, y entonces la disciplina produce algo de valor. Se trata de ganancia, no de pérdida; es lo bueno, no lo malo. Esto es sabiduría. Esto es mejor que tener muchos poemas; porque esto es práctico. “He aquí más que Salomón en este lugar”. Esta es la gloria del Señor Jesús. ¿Cómo hace Su sabiduría para acabar con Su gloria? Tú y yo pasamos por una experiencia dolorosa, una experiencia misteriosa, no podemos ver nada bueno en esto; sólo podemos ver perjuicios en esto. Somos conducidos a mirar hacia el Señor, para creer que, aunque no podemos ver, no podemos comprender, Él lo sabe, y confiamos en Él. Venimos a través de la prueba, y nuestros ojos se iluminan acerca de la finalidad del mismo, y adoramos. ¡Oh, nunca se vio tal cosa como la que podría producir esto! Nunca, nunca imaginamos que este valor podría resultar de esto. Lo que parecía ser para nuestra perdición es lo que nos ha llevado a una mayor plenitud del Señor. Esa es Su gloria. Recuerda que Su sabiduría se rige por Su amor. Ese es un gran punto con Salomón. Era el corazón de Salomón lo que estaba detrás de su sabiduría. Era un sabio y entendido corazón (no el cerebro). Ahora mira a Salomón. Dos mujeres llevan un niño ante él. Salomón está observando aquella escena. ¿Para qué está observando? Por algo que él sabe de su propia experiencia. Lee la historia del nacimiento de Salomón. Lee esta pequeña cláusula sobre el amor especial de su madre para él. Salomón era el favorito del corazón de su madre, y Salomón sabía lo que era el amor de madre. Él sabía lo que significaba el amor de una madre hacia su bebé, y él mira estas dos mujeres. Él capta el ojo penetrante de una madre hacia su hijo sobre esas dos mujeres, y le dice a una que está a su lado: Toma esta espada y divide al niño en dos. Eso no suena muy parecido a un corazón de madre, pero él está observando. Enseguida él ve cómo salta el corazón de una madre, y oye su grito: ¡No! Prefiero que la otra mujer


tenga al niño antes de que se le pueda hacer daño! Y ya Salomón sabía que ella era la madre de ese niño. Esa es la sabiduría de Salomón, la que es activada por su amor. Esto caracteriza al Señor Jesús supremamente. Oh, a veces parece que la forma en que Él va a trabajar es dura, pero esa forma es accionada por Su amor. Puede ser extraño y misterioso, pero el amor está en esto, hay un gran corazón detrás de todo. Cuando bajo la dirección de Salomón, el Arca fue llevada al santuario, y se establece allí su lugar designado, se habla de la venida del Señor en Su descanso y satisfacción; se nos dice que esta comprensión simbólica del propósito del Señor en el descanso fue sancionada desde el cielo , y que Salomón volvió su rostro hacia el pueblo y los bendijo. Dios ha entrado en Su reposo en Su Hijo, a plena satisfacción, y entonces el Hijo, en cuyo rostro está la gloria de Dios, se convierte para nosotros en bendición: "la gloria de Dios en la faz de Jesucristo" ( 2 Corintios 4:6). Más que Salomón está aquí. El Señor nos dé una nueva aprehensión de Su Hijo.

41


Capítulo 6 EL HOMBRE CELESTIAL LA INCLUSIVIDAD Y LA EXCLUSIVIDAD DE JESUCRISTO

Hemos considerado una frase de la Carta a los Efesios, "TODAS LAS COSAS EN CRISTO". "Reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos" (Efesios 1:10). Esa es la gran visión general que nos ocupa, y ahora vamos a empezar a dividirla en sus partes. Para empezar, es sumamente importante que debamos reconocer que hay una base y un factor todo-gobernante con Dios, que es una cuestión suprema para nuestro conocimiento, y que es la inclusividad y la exclusividad de Su Hijo, Jesucristo. Todo lo previsto y necesario para la intención y realización del propósito divino está en Cristo, y con Cristo, no sólo como un depósito, sino que todo es Cristo. Esa es la inclusividad de Cristo. Entonces, por otra parte, nada más que lo que es de Cristo es aceptado o permitido por Dios en el propósito final. Esa es la exclusividad de Cristo. Sin embargo, Dios, en Su paciencia y longanimidad, en Su gracia y misericordia, puede parecer que conlleva muchas cosas que no son de Cristo; incluso en nosotros Su pueblo, por mucho que por el momento parezca permitido, es de suma importancia que nosotros lo solucionemos de una vez por todas, pues Dios realmente no lo permite. Él puede que nos prolongue Su paciencia, su longanimidad, pero Él de ninguna manera está aceptando lo que no es de Cristo. Él ha dicho inicialmente que eso murió para Él, y Él está progresivamente obrando muerte en ese ámbito. De modo que en última instancia, ni un fragmento cualquiera que no es de Cristo será permitido. Cristo excluye todo lo que no es de Sí mismo. Esa es la regla de Dios sobre esa cuestión. LA IGLESIA DEBE SER LO QUE CRISTO FUE Y ES COMO EL HOMBRE CELESTIAL

En vista de lo que acabamos de decir, es de suma importancia para la efectividad real que debamos reconocer que la Iglesia está destinada a ser lo que Cristo era, y es, como el Hombre Celestial. Sólo lo que es de Cristo, el Hombre Celestial, es eternamente eficaz. Por lo tanto, hay más de Cristo, hay más eficacia desde el punto de vista de Dios. Eso significa que lo que era y lo que es verdadero de Él como el Hombre Celestial, como a Su ser, como a las leyes de Su vida, en cuanto a Su ministerio y Su misión, es la verdad de la Iglesia. (Cuando hablamos de la Iglesia, por supuesto, hablamos de todos los miembros que forman la Iglesia). Te puedes dar cuenta de que estamos hablando de Cristo como el hombre celestial, y no de Su co-igualdad con el Padre en la Deidad. No estamos diciendo que la Iglesia debe ser como Cristo en el mismo sentido, Dios encarnado, ocupando el lugar de la Deidad; estamos hablando del Hombre Celestial. Cristo fue y es, un Hombre Celestial.


La Iglesia en Él es también un hombre celestial, un "hombre nuevo". Esto no es para que se piense como del judío y del griego, circuncisión ni incircuncisión, esclavos o libres, una combinación de elementos terrenales, de los diversos aspectos de la vida humana como aquí en esta tierra. Estas y todas las distinciones terrenales se pierden de vista y se dejan de lado, y un "hombre nuevo" es colocado donde "Cristo es el todo, y en todos" (Colosenses 3:11). Cristo nunca ha sido, en su naturaleza esencial, de la tierra. Él tenía una relación con Israel, una relación con el hombre aquí, tiene una relación jurídica con esta tierra, pero en su naturaleza esencial nunca ha sido de la tierra. Él es el Señor de los cielos. Él asume el dolor para llevar el peso de este hecho, y mantenerlo claramente a la vista: "Yo soy de arriba" (Juan 8:23). Ahora, como Cristo en Su naturaleza esencial no era de la tierra, tampoco lo es la Iglesia. La Iglesia nunca ha sido una cosa de la tierra en el pensamiento de Dios. Ahí es donde es puenteada la brecha. Pablo te lleva de vuelta, y te muestra que la Iglesia está en los lugares celestiales desde antes de que tuviese lugar la caída. En Cristo somos hechos el puente para salvar la brecha creada por la edad de la caída. Antes de que el mundo fuese, Cristo existió con el Padre, literal y personalmente. La Iglesia existe en la presciencia de Dios antes de que el mundo fuese, aunque no literalmente, de la misma manera que lo hizo Cristo; es decir, no se trata de una reencarnación, sino que en la presciencia de Dios, la Iglesia fue tan real antes del tiempo que es ahora, y siempre lo será. Cada vez que Pablo habla de la Iglesia, siempre habla de ella como si estuviese completa. Él nunca habla de una realización (conclusión) de la misma. Mucho se tiene que hacer para agregar los miembros, para llevarla a su integridad numérica, y a su integridad y perfección espiritual y moral, pero mientras que Pablo tiene mucho que decir sobre el crecimiento e incremento espiritual, sin embargo, se habla de la Iglesia como si estuviera ya finalizada. Él la está viendo desde el celestial y eterno punto de vista divino, desde el punto de vista de la presciencia de Dios. Allí, en la presciencia de Dios, y en la predeterminación conforme a la presciencia, la Iglesia existe como un todo completo con el Padre y el Hijo antes de los tiempos de los siglos. Entonces vino la rotura, el boquete, la inclinación hacia abajo; pero en Cristo hay un puente, y la Iglesia es vista como una cosa continua en los lugares celestiales, por encima de todo. La Iglesia se ve como si se estuviese literalmente formando en esta dispensación, pero inmediatamente es trasladada al cielo. Inmediatamente entramos en Cristo, estamos sentados en los lugares celestiales en Cristo: "Dios... aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo... y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús" (Efesios 2:5,6). No dice que se nos va a poner allí en alguna fecha futura. Antes de que hubiésemos creído, nos convertimos en un pueblo celestial, desde el punto de vista de Dios. Fuimos separados claramente de este mundo, trasladados fuera de este reino de las tinieblas al reino del Hijo de Su amor, y al dejar de ser terrenales, de inmediato entramos en Cristo. Somos justamente levantados de nuevo al nivel del propósito original, y vinculados con el primer pensamiento de Dios en Cristo. Nos convertimos en el hombre celestial corporativo, así como Él es el Hombre Celestial en persona. Somos llamados a reconocer nuestro vínculo con lo eterno y lo celestial, y a concebir las cosas desde allí. No habría esa terrible anomalía de "cristianos 43


mundanos", si sólo esto fuera comprendido. Mira todo lo que tiene que ser tratado a causa de la falta de mantener el testimonio puro por parte del pueblo del Señor. ¡Los cristianos carnales! ¡Qué contradicción con el pensamiento divino! ¡Cómo es posible aceptar nada de eso! Vamos a repetir esto; estamos llamados a reconocer nuestro vínculo con lo eterno y celestial, y a aceptar las cosas desde allí. No es el caso que estamos luchando, trabajando, procurando ser un pueblo celestial; no destinados a tal estado, y esperando que en algún momento eso se haga realidad, sino que somos un pueblo celestial, y debemos tomar las cosas desde ese punto de vista. El converso, el hijo de Dios, hay que recordar que por su unión con Cristo se convierte del todo en una parte celestial de Cristo desde el comienzo, vinculado con todo lo celestial y eterno. Todo aquí es estar así fuera de otro reino. Eso se debe tener en cuenta. Deberíamos tener un tipo muy diferente de creyentes si eso se mantiene siempre a la delantera. Ese es el punto de vista de Dios, la mente de Dios. Esto, entonces, nos lleva al punto en que se reanudó esa relación eterna y celestial. No es el comienzo, sino la reanudación en Cristo de algo que fue roto, interrumpido, y que nunca debería haber sufrido tal interrupción. NADA MÁS QUE LO QUE ES DE CRISTO SERÁ PERMITIDO POR DIOS EN ÚLTIMA INSTANCIA Antes de tratar el punto de la restauración, vamos a pasar unos momentos por la búsqueda aún más de la implicación de lo que se ha destacado ya. Nada más que lo que es de Cristo es permitido por Dios en última instancia. Ahora, debido a que es la verdad, todas las actividades de Dios en torno a la doctrina son introducidas y perseguidas. Toda la doctrina que sobreviene por el fracaso, por ejemplo, es llevada a cabo. La falta está en el camino del pensamiento de Dios ahora, una necesidad por así decirlo. Las vidas llegan a cierto punto, y luego son incapaces de ir más allá de ese punto; existe una continuación hasta ahora de cierta medida de bendición, y entonces cambia el estado de las cosas, es retenida la especie de bendición que ha sido, y sobreviene un estado de cosas que tienen una sola consecuencia, esa de una necesidad absoluta de una nueva posición en el Señor. No es que el Señor bendiga en este período lo que no es de Cristo, sino que en Su gracia y misericordia Él nos bendice a fin de conducirnos en Cristo: Entonces, cuando hemos llegado a un lugar donde tenemos cierto conocimiento del Señor, el Señor suspende esa bendición exterior, y pasamos a un tiempo de prueba, conscientes del fracaso, de la derrota, de la detención, de la impotencia, y nos encontramos en poco tiempo en esa ámbito diciendo: Mi necesidad es de un nuevo lugar con el Señor, una nueva experiencia del Señor, un nuevo conocimiento del Señor. Todo lo que ha sido, ha sido muy maravilloso, pero eso no es nada ahora, y ahora existe la necesidad de un nuevo lugar con el Señor. Esto continuará hasta el final. La experiencia no es relativa a las etapas iniciales solamente, sino que continúa durante todo el curso. ¡Cuántos de nosotros hemos clamado: Señor, necesitamos una nueva posición! ¿Por qué es esto? Es la manifestación exterior de esta ley, que con Dios, nada, sino lo que es de Cristo es permitido. Sólo lo que es de Cristo puede ser eficaz, y nuestra experiencia significa que más de esa mezcla se tiene que ir, y Cristo tiene que tomar su lugar. La falta lleva a eso.


Lo mismo se aplica con respecto a la obra, a grandes movimientos. La historia de un movimiento es como el de la persona. Incluso lo que ha sido bendecido por Dios llega al lugar donde, como movimiento, como un instrumento colectivo, se sabe que los viejos tiempos han pasado, y por lo que ahora se obtiene, y lo que fue antes, es necesaria una nueva posición. Desafortunadamente muchos tratan de vivir en el pasado, intentan seguir a una reputación, una historia, y eluden confesar el hecho de que las cosas han cambiado y que Dios requiere algo más. Si tan sólo ellos estuviesen frente a eso, ¿cuánto más glorioso de su eficacia sería el futuro, como nunca ha sido el pasado. Pero ahí está la interpretación de la experiencia. Sin embargo, es aprehendido por los interesados, el hecho es que Dios aplica esta ley, que al final, cuando todo haya sido dicho y hecho, y cuando todas estas edades hayan tenido realmente su curso, en las edades de los siglos de Dios, no habrá nada más sino lo que es de Cristo. Él está tratando de llevar a la Iglesia a ese objetivo, a la plenitud de Aquel que todo lo llena en todos. No puede existir la plenitud de Cristo, mientras que cualquier otra cosa está ahí. ¡Cuán múltiple es la aplicación de esta verdad! ¡Cuántos detalles toca esto, y la vergüenza que nos debe causar! Si realmente lo vemos, si realmente golpea nuestros corazones, vamos a ser muy humildes. Interiormente nos sentiremos muy disgustados con nosotros mismos así a la luz de esto; nosotros pensamos en torno a nuestra firmeza, de nuestra fuerza, de nuestra actividad en las cosas de Dios, de todo lo que ha sido de nosotros mismos en este ámbito. La cuarta parte de la fuerza puesta sólo es eficaz en la proporción en que representa una medida de Cristo. Nosotros somos gente insignificante parados en este mundo, y creemos que somos de alguna estimación. ¡Qué personas insignificantes somos, si somos vistos desde los cielos! El Señor mira hacia nosotros, y nos ve tratando de hacernos nombres por nosotros mismos mediante Sus cosas, dominando la vida de otros, tratando de ejercer nuestra influencia en la vida de otros; manipulando, poniendo las manos sobre ellos. Todo eso es orgullo, todo es vanidad, todo eso es salido de nosotros mismos de alguna forma. Los aspectos de esto son innumerables. El Señor mira esto y dice: No, esto no es de Cristo; por lo tanto, en última instancia eso tiene que irse. Es por ello que Él nos quebranta, y nos vacía, y nos lleva hasta el lugar donde clamamos por un profundo y angustioso escrúpulo y dolor en el corazón: ¡Señor, es imposible, a menos que Tú lo hagas! A menos que tú hagas hablar la palabra, mis palabras son inútiles! Por eso Él trabaja de esa manera. El Señor en Su soberanía se encarga de que nos enfrentemos con un montón de cosas a fin de mantenernos humildes. El Señor nos mantiene humildes a través de la gente difícil que Él coloca alrededor de nosotros, y que Él no quita por más que lloremos y clamemos para que lo haga, aunque en sí mismos todos estén equivocados y todos sean una amenaza evidente para los intereses del Señor. Ellos sirven para mantenernos humildes y dependientes. El Señor hace ese tipo de cosas, todo ello en consonancia con esta ley, que todo en nosotros debe ser de Cristo. Cristo llena el universo de Dios. Si Él ve cualquier cosa, menos lo que es de Cristo, esto no puede tener un lugar. Solo Su hijo puede llenar todas las cosas, con exclusión de todo lo demás. ¡Oh, con cuánta humildad debemos buscar al Señor, que no sea nada de nosotros, como de nosotros mismos, apresar en nosotros mismos a los demás, en nuestra forma, en nuestras maneras, en nuestra presencia, en nuestra conducta, en nuestro espíritu, aun en nuestra voz. El Espíritu 45


mismo tantas veces nos refrena de nosotros mismos y nos hace caminar con cuidado. Ninguno de nosotros ha alcanzado niveles muy altos en esta materia, y todos estamos teniendo que reconocer el fracaso. El Espíritu está tratando con nosotros de esa manera. Si incluso en nuestro vestuario, o en cualquier otra cosa, comenzamos a ver como hijos del Señor, el Espíritu Santo tratará de llevarnos a un lugar de sensibilidad, donde Él pueda decir: Esto te está descubriendo a ti mismo. Esto está fuera de ti. Ahora lo obtienes encubierto, lo obtienes oculto. Esto excluye a Cristo. Dios ha determinado desde toda la eternidad que este universo se llene de Cristo, el Hombre Celestial, por medio de ese hombre celestial corporativo se unió a Él como su Jefe. Él está determinado a deshacer de nosotros al judío y al griego, y constituirnos de conformidad con Cristo, conforme a la imagen de Su Hijo. ¡Bendito sea Dios! Al momento en que lleguemos al lugar donde los últimos restos y reliquias de lo que no es de Cristo caiga de entre nosotros, Él se mostrará en nosotros, Él vendrá para ser glorificado en los santos. Cristo es el que ha de ser glorificado, no a nosotros mismos; sin embargo, tan estrecha es la relación; que Él va a ser glorificado en nosotros. ¡Que el Señor acelere ese día!


Capítulo 7 EL HOMBRE CELESTIAL COMO EL INSTRUMENTO DEL PROPÓSITO ETERNO

El Hombre Celestial como persona se nos es presentado por el Apóstol Juan de una manera más plena que por cualquier otro de los escritores del Nuevo Testamento. Pablo avanza hacia el Hombre Celestial corporativo. Eso no significa que Pablo no presenta al Hombre Celestial personal, porque sin duda lo hace, en particular en su carta a los Colosenses, donde él avanza desde el Hombre Celestial personal al Hombre Celestial corporativo, que es la Iglesia, Su Cuerpo. Podemos repetir una cosa. Cristo, de hecho y literalmente, estaba con el Padre antes de los tiempos de los siglos, y la Iglesia, y no en la realidad literalmente, sino en la presciencia o conocimiento anticipado, y en la pre-ordenación, era también con el Padre y el Hijo eterno antes de los tiempos. La más completa revelación de la Iglesia, que nos llega a través del apóstol Pablo, revela que ella ya está completa, pero sabemos que es un hecho que esto no era así en ningún sentido en la fecha en que Pablo escribió. Ella no estaba terminada numéricamente, sino que se trataba de algo terminado espiritual y moralmente; sin embargo, él habla de la Iglesia como si fuera lo más completo, lo más perfecto en el universo. Él ahí está situado, por así decirlo, al lado de Dios, y Dios ve la Iglesia desde el punto de vista eterno, es decir, fuera del tiempo. LA RESTAURACIÓN DE LA RELACIÓN CELESTIAL Reconociendo, pues, que Cristo y la Iglesia son revelados como existiendo con el Padre desde la eternidad, nos vemos de inmediato en razón de lo que ha tenido lugar en la caída, y al ser eso previsto en la línea del propósito redentor, Cristo viene en el tiempo, y es nacido en el tiempo con relación a la redención; y esa redención se dice que es del "presente siglo malo". Somos redimidos del “presente siglo malo”. La versión autorizada lo interpreta "mundo", pero el cambio es importante. No se trata de un lugar del que somos redimidos, sino de una edad, y es perfectamente claro lo que es esa edad. Esa era abarca todas los períodos intermedios, o dispensaciones. El presente siglo malo va desde Adán hasta los cielos nuevos y la tierra nueva. Hay una época gloriosa que está por venir. Ser redimidos del presente siglo malo significa que la Iglesia, que pertenece a la eternidad, y no a esta edad, es redimida de eso. Esto muestra cómo Cristo, por la redención, regresa de nuevo a la línea recta de lo que es eterno y fuera del tiempo, en los eternos consejos y designios de Dios concerniente a Su Hijo. Por la redención que es en Cristo Jesús, que es la redención de este siglo malo, la Iglesia es redimida hacia esa otra edad, la era eterna. Así que el nacimiento de Cristo se relaciona con la redención de la posesión adquirida, la redención de la Iglesia. Volviendo a Juan, en primer lugar, con respecto a la entrada de Cristo en el tiempo, nos encontramos con que Juan tiene tres cosas que decir acerca de Cristo. 47


(1) Juan coloca a Cristo en la eternidad. "En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios" (Juan 1:1). Este es Cristo fuera del tiempo. (2) Él muestra la venida de Cristo en el tiempo. "Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros" (Juan 1:14). (3) Cristo es revelado estando aquí en esta tierra mientras que también está en el cielo. Este tercer aspecto que se dice en el Evangelio de Juan, es declarado por el Señor mismo, y combina a la vez con las otras dos cosas. El Hijo, que está aquí en la carne, está al mismo tiempo en el cielo. Es la unión de las dos esferas. Mientras Él está aquí, todavía está en el cielo; mientras Él está en el tiempo, todavía está en la eternidad. "Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del Hombre, que está en el cielo" (Juan 3:13). Ese es el Hombre Celestial, como se nos es presentado por Juan; Cristo en la tierra, y al mismo tiempo aún en el cielo. Ahora, en Cristo, esto se convierte en verdad de la Iglesia, y es cierto de todos los miembros de la Iglesia. En Cristo, nosotros estamos aquí y al mismo tiempo en el cielo. Estamos en el tiempo, pero también estamos en la eternidad. Surge la pregunta, ¿cómo puede ser esto? Es una declaración que requiere una explicación. Esto nos lleva al punto donde se reanuda la relación de lo eterno y celestial. Esa relación se había roto, interrumpido. En Cristo, como el Hombre representativo, es tomada de nuevo esa reanudación. Con Él nunca se ha interrumpido. La interrupción tuvo que ver con el hombre, pero a través de la unión con Cristo, esa relación –con todo eso de una manera más plena–, es reanudada, o restaurada con el hombre. ¿Cuál es el punto en que se lleva a cabo esa reanudación? Es lo que se conoce entre nosotros como nacer de nuevo, o desde arriba. Su ley y su fuente principal es la vida eterna. ISRAEL Y LAS PROMESAS Dos cosas fueron evidentemente afines en la mente de los judíos. Estas fueron (1) El reino de los cielos, y (2) la vida eterna. Nicodemo le preguntó qué debía hacer para entrar en el reino de los cielos. Otro gobernante, probablemente de la misma escuela, como Nicodemo, y tal vez del mismo rango, hizo esta pregunta: "Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna?" (Lucas 10:25). Estas cosas fueron evidentemente aceptadas por los judíos como una promesa. El Señor Jesús reconoció y se refirió a esa expectativa cuando dijo: "Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna" (Juan 5:39). Hubo una búsqueda de la vida eterna, una expectativa, una esperanza de vida eterna, una convicción que la vida eterna es una promesa que debe convertirse en realidad. Estas dos cosas se unían en su mente. Cristo asocia esta esperanza con Él, y dice con respecto al testimonio de las Escrituras: "Ellas son las que dan testimonio de mí". Acerca de los que pueden recibirlo, Él indica que Él mismo es el camino o escalera al cielo, el medio necesario para lograrlo. Nos estamos, por supuesto, refiriendo a Juan 1:51. Ahora lee el versículo 47: "Cuando Jesús vio a Natanael que se le acercaba, dijo de él: He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño".


He aquí un israelita puro. ¿Qué se puede decir a un israelita puro que está buscando el reino de los cielos y la vida eterna, un hombre que es sincero, un hombre que es honesto? El Señor lo ha visto bajo la higuera, en realidad él se había abocado a sí mismo a la búsqueda del reino de los cielos y la vida eterna, si lo que el Señor Jesús le dijo es un indicio de lo que estaba ocurriendo en su corazón. Él era de los que buscaban las bendiciones de Israel. Detengámonos por un momento, e insertemos el Salmo 133 aquí entre paréntesis. "¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! Porque allí envía el Señor bendición, y vida eterna". ¿Cómo viene la bendición? ¿De dónde es esta esperanza, esta expectativa de bendición? Nuestra pregunta nos lleva a la promesa hecha a Abraham: "Y serán benditas en ti todas las familias de la tierra" (Génesis 12:3). Estos israelitas fueron en busca de la bendición de Abraham. Pero tenga en cuenta lo que se dijo también: "En Isaac te será llamada descendencia" (Génesis 21:12). ¿Qué representa Isaac? La vida desde la muerte, vida divina. La bendición de Abraham es la vida. Ahora nota de las palabras del Salmo: "Porque allí envía el Señor bendición, y vida eterna". Así puedes ver que ellos fueron en busca de la bendición que tenían estos dos aspectos, el reino de los cielos, y la vida eterna. En Natanael vemos un verdadero israelita en quien no hay engaño, un hombre puro en una búsqueda correcta. El Señor le dice a un hombre como él: "Veréis el cielo abierto, y los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el Hijo del Hombre". ¿Estás tú buscando el reino de los cielos? “Verás el cielo abierto". ¿Estás deseando conseguirlo? Necesitarás una escalera, un camino, un medio, un vehículo: "veréis... a los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el Hijo del Hombre". Natanael sabía exactamente a lo que el Señor se refiere. Un verdadero israelita, en quien no había Jacob, era Natanael! Recordemos el incidente al que el Señor se refiere. “10Salió, pues, Jacob de Beerseba, y fue a Harán. 11Y llegó a un cierto lugar, y durmió allí, porque ya el sol se había puesto; y tomó de las piedras de aquel paraje y puso a su cabecera, y se acostó en aquel lugar. 12Y soñó: y he aquí una escalera que estaba apoyada en tierra, y su extremo tocaba en el cielo; y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían por ella. 13Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia. 14Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente. 15He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho. 16Y despertó Jacob de su sueño, y dijo: Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía. 17Y tuvo miedo, y dijo: ¡Cuán terrible es este lugar! No es otra cosa que casa de Dios, y puerta del cielo” (Génesis 28:10-17). Bethel, la Casa de Dios, la puerta del cielo. El Señor Jesús se apropia de eso y dice, en efecto: "Yo soy la Casa de Dios, Yo soy la puerta del cielo. Verás el cielo abierto a través de mí. ¿Quieres saber cómo llegar al cielo? Dos cosas deben tenerse en cuenta: una es el hecho de la unión con Cristo, la otra es la que está ligada a la unión con Cristo, es decir, la vida eterna. EL HOMBRE POR NATURALEZA ES UN FUERA DE LA LEY 49


Quedémonos con esto por un momento. "Verás el cielo abierto". Esta afirmación implica que los cielos se habían cerrado. Esto, de nuevo, lleva consigo el hecho de que para el hombre la vida eterna también se había quedado detrás de un cielo cerrado. Incluso para Natanael, incluso para Nicodemo, incluso para un corazón de un israelita puro eso es cierto por naturaleza. Su anhelo es un cielo abierto. Ellos extendieron fuera el reino de los cielos, pero al momento estaba cerrado. Sabemos muy bien que para todo el mundo por naturaleza, el cielo es un ámbito cerrado. Sin embargo, un cielo cerrado no es el pensamiento de Dios para nosotros. Pertenecemos al cielo. Cristo pertenece al cielo. La Iglesia pertenece al cielo. Sin embargo, el mismo lugar al que pertenecemos está cerrado para nosotros. El lugar con el que nos relacionamos en el eterno consejo y propósito de Dios se cierra para nosotros por naturaleza. Eso tiene su manifestación más terrible en aquellos momentos de la Cruz, cuando el Señor Jesús, ocupando el lugar del hombre en su estado de pecado, exclamó: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" ¡El cielo está cerrado para mí; el lugar al cual pertenezco, mi cielo, mi casa, está cerrado para mí! ¡Yo soy un paria desde el cielo! Tal es el estado del hombre por naturaleza, excluido del cielo, el lugar para el que fue creado, el lugar que le corresponde en el propósito de Dios. El Señor le dice a Natanael: "Verás el cielo abierto". Hay mucho más en el sentido de la frase que tan a menudo usamos. "un cielo abierto", que hemos reconocido. ¿Qué es disfrutar de un cielo abierto? Se trata de estar en casa, en comunión con el Señor, es tener una vida celestial, es tener todos los recursos del cielo a nuestra disposición, todo lo que significa que el cielo está abierto para nosotros, y hemos llegado a aquello a lo que Dios nos llevó a ser, a lo que Él tenía la intención de que fuera lo nuestro desde toda la eternidad; esto es un cielo abierto. "Verás el cielo abierto". Entonces en la búsqueda del corazón se cumple la promesa realizada. El principio del cielo abierto, o de la vida celestial, es lo que se llama la vida eterna en Cristo. Cristo es el Hombre Celestial, entrado en el tiempo. CRISTO Y LA IGLESIA Hemos dicho una o dos veces que la Iglesia debe ser lo que el Hombre Celestial era, y es, en cuanto a Su ser, como también a las leyes de Su vida y a Su ministerio. Todo lo que es verdad acerca de Él como el Hombre Celestial tiene que convertirse en realidad de la Iglesia. Así, como cuando el Señor Jesús, como el Hombre Celestial, nació aquí en el tiempo, también lo es para la Iglesia, el Hombre Celestial corporativo; la Iglesia debe tener un nacimiento aquí en el tiempo, y en el mismo principio que nació Cristo. ¿Cómo fue que nació Cristo? Tú te darás cuenta de que estamos dejando a un lado la cuestión de la Deidad. Nosotros no estamos tocando ese aspecto en absoluto. En el sentido en que Cristo era Dios encarnado, el Emmanuel, Dios con nosotros, Dios manifestado en carne, eso no es verdad de nosotros como miembros de la Iglesia. Eso se entiende. Estamos hablando del Hombre Celestial, no del Hijo divino, no de Dios. De modo que lo que sucede con Él como el Hombre Celestial en cuanto a su nacimiento, tiene que ser verdad de toda la Iglesia en todas partes. Veamos el nacimiento del Señor Jesús y señalemos la forma en que se caracteriza por tres cosas.


(1) EL VERBO PRESENTADO Volvemos a Lucas, porque Lucas amplía lo que dice Juan. Juan encierra todo en una frase: "Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros". Es Lucas quien nos da la descripción más completa acerca de la Palabra que se hizo carne, el nacimiento de Cristo. No vamos a leer la historia completa, sino que señalaremos en primer lugar la forma en que el ángel se dirigió a María, y comenzó a presentarle a María una declaración. El hizo su declaración ante ella, y entonces esperó. En su perplejidad, ella formuló una pregunta. El ángel admitió su pregunta, una y otra vez esperando. Luego vino la respuesta: "He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra" (Lucas 1:38). En primer lugar, la palabra prometida, ese es el primer paso en Su nacimiento, la palabra presentada, la declaración formulada. Entonces el ángel esperó. ¿Qué vas a hacer con esta palabra? ¿Cómo vas a reaccionar ante ella? La palabra presenta un reto, siempre es un desafío costoso. Esa palabra es para llevarte fuera del mundo, y su objetivo es traer la libertad del mundo. María sopesa el costo, mientras que el ángel espera. La batalla es librada, en un momento se enfurece la tormenta, y entonces esto aparece por encima, esto es más importante, y en una tranquila deliberación, ella responde: "Hagase conmigo conforme a tu palabra". ¿Ves lo que significa ser engendrado de la palabra de Dios? El primer paso en este nuevo nacimiento, el primer paso en esta vida celestial, es nuestra actitud hacia la palabra de Dios presentada, y que se encuentra para gobernar cada paso en la vida celestial. Tal es la naturaleza de la primera etapa, y es igualmente la de todos los pasos posteriores. Todo el camino a través del Señor se nos presentará con Su palabra, y con ella un reto, un coste, un precio a pagar, y habrá conflicto en torno a esto. ¿Estamos dispuestos a ir por ese camino? ¿Estamos dispuestos a aceptar esa palabra? ¿Estamos preparados para lo que significa esa palabra, para lo que implica? En la respuesta a lo que es presentado depende nuestro conocimiento de la vida celestial. Es así de principio a fin. Por eso el Señor nunca explica en primera instancia todo a los incrédulos. La doctrina es restringida para los creyentes, pero nunca fue dada para los incrédulos. Las declaraciones claras y concisas se han hecho para los incrédulos. Para ellos ha habido una presentación de los hechos, con valentía y deliberadamente. Esta es la voluntad de Dios. Esta es la palabra de Dios. Esto lo debes hacer tú. La explicación vendrá después. Ahora, el cielo va a permanecer cerrado, o viene a ser abierto; la cuestión de tu entrada a una vida celestial pende de un hilo tanto como decidas cuál es tu respuesta a la Palabra de Dios. Tú nacerás de la Palabra, si respondes a ella, engendrado por la Palabra de verdad. De modo que lo primero es la palabra ofrecida, y luego, después de algunas dificultades y conflictos, es aceptada, recibida y entregada: "Hágase conmigo conforme a tu palabra". (2) EL VERBO GERMINANDO ¿Cuál es el próximo paso? El Espíritu hace que la palabra germine en tu interior. El Espíritu engendra en el interior por medio de la Palabra. Esta es la segunda cosa para tener en cuenta en el caso de María, la procreación o la implantación del Espíritu. No 51


hasta que la palabra haya encontrado una respuesta que esa palabra puede convertirse en un ser vivo en tu interior. Por eso, una persona no salva, nunca puede saber el significado de la Palabra de Dios. El significado de cualquier palabra de Dios exige la obra interior del Espíritu Santo para que se haga viva, para hacerla germinar, y la respuesta a ella le abre el camino al Espíritu. (3) EL VERBO (CRISTO), FORMADO EN EL INTERIOR INICIALMENTE Y DE MANERA PROGRESIVA

Este es el tercer paso. Esto es muy simple cuando se presenta como eso, pero este es el camino al cielo, en la vida eterna. Puedes señalarlo, esto es algo distinto de María, de su raza, y de su naturaleza. Por el Espíritu Santo estaba entrando algo conclusivo entre todo lo que era María, por naturaleza, y ese Santo Ser. Es un asunto muy importante, además, para nosotros reconocer que en la misma forma hemos nacido de nuevo. Cuando Cristo nació de María, o cuando Cristo (¿podemos usar la palabra?) fue generado (concebido) en María, ahí tuvo lugar algo en María que estaba del todo por encima de lo natural. María tenía un largo linaje natural, y, en ese linaje había todo tipo de personas, entre ellas varias prostitutas. Pero cuando vino el Espíritu Santo y formó a Cristo en ella, Él puso todo de lado y lo cortó. Esa sangre no llegó a entrar en Cristo. Recuerda que Él no heredó nada de eso, lo que fuese, ya sea alto o bajo, bueno o malo. El Espíritu Santo lo cortó, y Cristo fue algo distinto, diferente. "Ese Santo Ser". Nunca se puede decir que todo eso es heredado de la sangre de Rahab, o de Rut, la moabita. Es algo distinto. Cristo en nosotros es algo distinto de nosotros mismos. Eso es lo que nos hace celestiales. La carne y la sangre no pueden heredar el reino de los cielos. Esa es nuestra corriente natural, nuestra historia natural, todo el curso de nuestra relación adámica, que no puede heredar el reino de los cielos. Es sólo lo que es de Cristo, lo que heredará el reino de los cielos. Es Cristo en nosotros, quien es para nosotros la esperanza de gloria, y la única esperanza de gloria. Esto es algo que difiere de lo de María, y de su raza y de su naturaleza, algo diferente de nosotros mismos. Esto que es nacido de Dios es el Espíritu Santo. Tú y yo alguna vez tenemos la necesidad de discriminar entre lo que es de Cristo en nosotros y lo que es de nosotros mismos, y no continuar estas cosas mezcladas. Nada de lo que no es de Cristo va a encontrar aceptación. Todo tiene que llegar a ser medido según Cristo, pasar por el tamiz de Cristo, y la criba es muy fina; todo tiene que pasar por la prueba de la muerte, y la muerte es una prueba tremenda. ¿Hay algo de que la muerte deba echar mano? Si existe, echa mano de eso. Todo lo que está sujeto a la muerte va a sucumbir a la muerte, y esta vieja creación no es más sino eso. Cristo no está sujeto a la muerte, pues no puede ser retenido por ella, porque no hay nada en Él sobre lo cual la muerte pueda sujetar. Esa es nuestra esperanza de gloria, Cristo en nosotros. El Espíritu Santo entra a dividir las cosas entre María y Cristo, entre nosotros y Cristo; esta división fundamental realizada por el Espíritu Santo, se debe tener siempre en mente; sólo lo que nosotros hagamos en Dios, puede alcanzar Su fin. Señala esto, Dios puede alcanzar Su fin mucho más rápidamente cuando se mantiene esa discriminación, y lo puede hacer cuando eso es examinado. Esa es la importancia de los creyentes cuando son


instruidos del Señor acerca de lo que es esencial para Su propósito. Cristo fue distinto del resto de los hombres en ese sentido. Incluso desde la infancia tenía otra conciencia, como tenemos ocasión de notarlo cuando Él aún tenía la edad de doce años. No encontrándose en Su compañía, sus padres terrenales lo buscaron y lo encontraron en el templo, y como a hijo le reclamaron, diciéndole: "Hijo, ¿por qué nos has hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia. Entonces él les respondió: ¿Por qué me buscabais? No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar? "(Lucas 2:48,49). Se trata de una reprensión, pero al mismo tiempo es la revelación de otra conciencia. "Tu padre y yo"; "la casa de mi Padre". Esa no es la casa de José. Aquí está la colocación de un padre frente al otro, y del uno sobre el otro. Es una conciencia celestial, una conciencia eterna, una señal de que Él es "otro", como engendrado por el Espíritu Santo. Cuando, engendrados por el Espíritu Santo, llegamos una vez para siempre a nuestra relación eterna con Dios en el Hijo, surge dentro de nosotros una nueva conciencia, una conciencia que no existía antes. Este "hombre nuevo", que ha sido colocado en nosotros, tiene una nueva conciencia en cuanto a las relaciones celestiales. Todo esto está comprendido en las palabras "vida eterna". Sabemos que la vida eterna no sólo supone el hecho de duración; también significa un tipo de vida. Esa vida eterna, esa vida de arriba, esa vida divina en Cristo, lleva consigo todo lo que se refiere al Hombre Celestial. Consideremos de nuevo al Hombre Celestial personalmente. "En él estaba la vida". "Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo" (Juan 5:26). En el Evangelio de Juan, el Señor Jesús dice mucho acerca de cómo el Hombre Celestial posee la vida celestial, y esa vida celestial fue la sede de la naturaleza divina, y la conciencia celestial fue a través de la vida divina que Él condujo por Sí mismo como lo hizo. Él estaba vivo en Dios por la vida que Él poseía, y esto se ve en Su poder para conocer a Dios, conocer los movimientos de Dios, las instrucciones de Dios, los gestos de Dios, las restricciones de Dios. Todo eso fue reunido en esa vida. Ese es el principio tanto de Su vida como de Su nacimiento. Es el principio de nuestro nacimiento, y es tanto el principio de nuestra vida como de la del Hombre Celestial corporativo. EL DON DEL ESPÍRITU SANTO Esa vida es por el Espíritu Santo. Está siempre relacionada con una Persona; no es una abstracción, un mero elemento. Es inseparable de la Persona, y esa Persona es el Espíritu Santo; y el Espíritu Santo es el Espíritu de Jesús. Cuando llegues al Libro de los Hechos, tendrás una gran revelación sobre el don del Espíritu Santo. Si se mira de cerca se verá que la venida del Espíritu Santo siempre estuvo relacionada con la unión espiritual con Cristo. Pentecostés marcó el final de una relación física con el Señor Jesús así en la carne, el final de ese período extraordinario de Sus apariciones después de la resurrección. Es el comienzo de una relación interior y espiritual con Cristo. Podemos señalar la misma característica en Cesarea; en casa de Cornelio creyeron, y el Espíritu Santo fue dado. En Samaria, de nuevo, les impusieron manos a aquellos que 53


habían creído, y el Espíritu Santo fue dado. Y una de las cosas más interesantes en el libro de los Hechos es ese incidente ocurrido en Éfeso. Cuando Pablo llegó a Éfeso, encontró a ciertos discípulos, y discernió algo inusual en su condición; ¿o era algo que faltaba? Les dice a ellos: "¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis?" (Hechos 19:2). Esa es la traducción correcta, no "puesto que habéis creído", como en la versión autorizada. Eso en sí mismo supone que la creencia implica la recepción del Espíritu. Las dos cosas van juntas. Pablo no podía entender esta situación. Era algo anormal. Ahí estaban éstos que profesaban creer en Cristo, y que de alguna manera habían creído en Cristo, pero que debieron ir al lado de la verdadera fe que no estaba allí. Pablo se encontró frente a una situación que él nunca había visto antes, y les plantea esa pregunta: "¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis?" Ellos respondieron: "Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo". Así que Pablo aún les pregunta: "¿En qué, pues, fuisteis bautizados?" A lo que ellos respondieron: "En el bautismo de Juan". Ahora tenemos la pista. "Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo". Así que habían sido bautizados en el bautismo de Juan, hasta un objetivo, el futuro Cristo; no estaban bautizados en Cristo, sino bautizados con Cristo. Esos son dos bautismos totalmente diferentes. Pablo mandó que fueran bautizados en el nombre del Señor Jesús, puso sus manos sobre ellos, y el Espíritu Santo les fue dado. Estas dos cosas van juntas. La unión con Cristo muestra la participación de la recepción del Espíritu. Eso no es señalado por el Señor para ser algo más tarde en la vida espiritual, sino que debería marcar el comienzo. Si en el libro de los Hechos hay elementos concretos que arrojan con tanta claridad todo el asunto de semejante relieve, como los signos que lo acompañaban, estos signos eran la única manera del Señor de hacer hincapié en la dispensación de lo que esto significaba, que la unión con Cristo implica la recepción del Espíritu Santo. ¿Cómo lo sabes? Bueno, Él ha mostrado esta dispensación sacando esto en claro relieve de esa manera. Él lo ha puesto tan sencillo de modo que nadie puede dejar de verlo. Si tú te ocupas con los signos (lenguas, etc), pero pierdes su significado, no puedes ver que esas señales externas, esas manifestaciones, sólo se permiten como acompañamiento, para poner de relieve la verdad fundamental, a saber, que se ha establecido la unión con Cristo. El don del Espíritu Santo fue el sello y la prueba de ello. ¿Sobre qué base? Al creer en Cristo, al ser bautizados en Cristo, la vida eterna es recibida en el Espíritu Santo. Y esa vida tiene la capacidad celestial, dentro de ella están los poderes de la era por venir, y cuando en los siglos venideros sus competencias estén plenamente disponibles, estaremos dotados de poderes que trascienden nuestra capacidad actual. La era por venir ha sido anunciada por medio de señales desde el principio. Es posible que de vez en cuando se manifiesten los poderes en la curación de los enfermos, incluso ahora; pero no nos vamos a aferrar a los símbolos y hacer una doctrina de símbolos y signos, empezando a reunirlos y a sistematizarlos, y hacer de ellos el objeto de nuestra búsqueda. Recordemos que son símbolos de otra cosa, y tú puedes tener el "algo más" aparte de las señales. Cuando, en verdad son bautizados en Cristo, reciben el Espíritu de vida en Cristo, y en esa vida son traídos de una vez para siempre a la relación celestial con el Hombre Celestial, convirtiéndose así en parte del Hombre


Celestial corporativo. Es que Cristo está en nosotros por Su Espíritu, y eso es lo que determina todo. Esto determina todos los valores, establece para siempre la cuestión de la eficacia y respuestas a todas las preguntas y problemas. Me gustaría que tuviéramos este entendimiento, el conocimiento anterior. Si tan sólo pudiéramos tener esto como fundamento de nuestra vida desde el principio, seríamos salvados de mucho de eso. El ministerio es la expresión de la vida, y no la asunción de un uniforme y un título. Una vez pensé que estar en el ministerio era entrar en cierto tipo de trabajo, salir del negocio, y, así, ¡ser ministro! De modo que uno se metía en la cosa. Muchos, muchos están trabajando y trabajando en eso, quebrantando sus corazones, con miedo de salir de este orden de cosas, por temor de que ellos llegaran a estar violando lo que se concibe como un llamado divino. Muchos otros no pueden salir de esto porque es un medio de vida, y ellos también están quebrantando sus corazones. Todo eso es falso. El ministerio no es un sistema parecido a eso. El ministerio es la expresión de la vida, y eso no es más que decir en otras palabras, que es la manifestación exterior de la morada de Cristo. A menudo suelen sobrevenir desastres a la vida del hombre o la mujer que ministran impulsados por cualquier otro motivo que eso. Cuando el Señor tiene la oportunidad en nosotros, y realmente confiamos en Él en ese campo, toma nuestra posición ahí, y Él nos mostrará que existe suficiente ministerio para nosotros, y no tendremos que dar vueltas buscando. El trabajo real a menudo es hacer que descendamos a ese terreno, al terreno de la liberación de nosotros de este siglo malo, incluso en su concepción del ministerio, hacia el ministerio celestial. El Señor Jesús es nuestro patrón. Tú puedes ver el ministerio espontáneo, el ministerio sosegado de ese Hombre Celestial. ¡Yo anhelo eso! Esto no significa que seremos negligentes, sino que eso nos libra de tanta tensión innecesaria. Así es como debe ser. Que el Señor nos lleve a eso; el Hombre Celestial con la vida celestial como el completo recurso del cielo.

55


Capítulo 8 EL HOMBRE CELESTIAL COMO LA FUENTE Y LA ESFERA DE LA UNIDAD CORPORATIVA

“1Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, 2con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, 3solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; 4un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; 5un Señor, una fe, un bautismo, 6un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos. 7Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. 8Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres. 9Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra? 10El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo. 11Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor. 30Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. 31Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. 32Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo” (Efesios 4:1–16,30–32). “1¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! 2Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras; 3Como el rocío de Hermón, que desciende sobre los montes de Sion; porque allí envía Jehová bendición, y vida eterna” (Salmo 133). Aquí tenemos un salmo que, por una parte, presenta una imperfecta o parcial entrada en el espíritu de bendición de la que habla esto, y, por otra parte, una profecía; un tipo de referencia y profecía de la plena bendición por venir, y un disfrute presente, pero imperfecto, del significado de la bendición. Como un tipo de referencia y profecía de la plena bendición por venir, indica la base de la bendición, y los elementos maravillosos benéficos de la bendición. Si lees el Salmo a la inversa, desde atrás, pondrás ver lo que es la base: "Porque allí envía el Señor bendición, y vida eterna". ¿Dónde aparece la bendición? "¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar


los hermanos juntos en armonía!" "Porque allí envía el Señor bendición, y vida eterna". Entre los primeros y los últimos versos de la beneficiosa influencia y el efecto de la bendición, se ve que la bendición se basa en dos cosas. Una de ellas es traída a nuestro conocimiento en el Salmo anterior. Tú reconoces que se trata de los "Cánticos graduales". Eso, de nuevo, habla del disfrute parcial del significado de la bendición. La gente va hasta a Sión; van avanzando en caravana, a manera de procesión: todos vienen de las regiones más distantes con sus ojos y sus corazones puestos en Sión; vienen a la expectativa, llenos de esperanza; Sión es la ciudad de sus solemnidades; Sión es la alegría de toda la tierra: Sión es el centro unificador de toda su vida; Sión está en la senda de los que iban, pero también estaba en sus corazones como un camino –"en cuyo corazón están tus caminos" (Salmo 84:5); son caminos que conducen a Sión, a la casa de Dios. EL CENTRO UNIFICADOR Ahora podrás ver que Sión está allí como un gran factor de unificación. Gente de todas las direcciones vienen en procesión. Algunos se han unido a la caravana en varios lugares, pues se han movido desde puntos más distantes, y encuentran que, aunque puede que nunca antes hubiesen tenido contacto con la tierra, a pesar de que sólo hubiesen entrado en contacto unos con otros por primera vez en su vida, aunque sus caminos pudiesen estar lejos en la vida ordinaria, y sus ámbitos de vida y servicio los dividan y separen, Sión se convierte en una unidad para ellos. Inmediatamente los pensamientos de Sión están en su corazón, inmediatamente piensan en Sión y avanzan hacia Sión; todo desmembramiento, separación y división se desploma, y son como un solo hombre. Sión los ha unido a ellos. Ahora vamos a destacar lo que se nos presenta en el Salmo 133. "3No entraré en la morada de mi casa, ni subiré sobre el lecho de mi estrado; 4no daré sueño a mis ojos, ni a mis párpados adormecimiento; 5hasta que halle lugar para el Señor, morada para el Fuerte de Jacob. 8Levántate, oh Señor, al lugar de reposo, tú y el arca de tu poder. 14Este es para siempre el lugar de mi reposo; aquí habitaré, porque la he querido. 15Bendeciré abundantemente su provisión; a sus pobres saciaré de pan" (Salmo 132:3-5, 8,14,15). El primer factor básico de la bendición es la satisfacción de Dios, que Dios encuentre su satisfacción: "Levántate, oh Señor, al lugar de tu reposo". Aquí tenemos al Señor que viene a descansar en Su casa. Esto no debe interpretarse mentalmente en un sentido literal. Se trata de un caso en que el Señor tiene un motivo de perfecta satisfacción, el Señor tiene cosas de acuerdo con Su propia mente, de acuerdo con Su corazón, el Señor simplemente halla lo que ha estado buscando todo el tiempo: "Este es para siempre el lugar de mi reposo". El Señor ha estado siempre proveyendo para lo que responde al deseo de Su corazón, y por consiguiente, es posible decirle a Él: "Levántate, oh Señor, al lugar de tu reposo". La preocupación de David era que el Señor debía estar satisfecho en primer lugar. Tú te darás cuenta del pasaje que hemos citado en el cual David deja de lado todo lo que es suyo propio. Para David, el Señor ocupa el primer lugar.

57


CRISTO, TODO DE DIOS Y NUESTRO Dejémonos conducir a través del Nuevo Testamento acerca de la interpretación de ese tópico, ya que es ahí donde vamos a encontrar su significado espiritual. Estamos meditando sobre "TODAS LAS COSAS EN CRISTO", y entre estas cosas, y no menos importante, está la satisfacción de Dios; Dios viene a descansar en Su tabernáculo. Este es el punto central cuando el Espíritu Santo, descendiendo en forma de paloma, descansó sobre el Señor Jesús. La paloma regresando a su descanso en el Arca de Noé simboliza el Espíritu viniendo a descansar en Cristo, la satisfacción de Dios (cfr. Génesis 8:8,9). "Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia" (Mateo 3:17). Yo encuentro Mi descanso, estoy perfectamente satisfecho, aquí tengo todo Mi deseo. Así, el Espíritu como una paloma, símbolo de paz y descanso, resplandeció sobre Él. El Señor Jesús responde a todo el deseo del corazón de Dios, y en Él Dios entra en Su descanso. Cuando tú y yo dejemos de lado nuestros intereses, y enfoquemos y concentremos todas nuestras preocupaciones sobre el Señor Jesús, para que Él tenga el primer lugar, lo tenga todo, entonces hemos hecho provisión para que Dios tenga Su descanso en nuestras vidas, allanando así el camino para la bendición. "Porque allí envía el Señor bendición". ¿Dónde? En primer lugar, donde encuentra Su descanso, Su satisfacción, Su alegría. El Señor no te bendice a ti ni me bendice a mí en nuestra propia naturaleza. El Señor no va a bendecir mi carne, ni tu carne. La bendición del Señor viene a descansar sobre Su Hijo que habita dentro de nosotros. "La unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros” (1 Juan 2:27). Recuerda que la bendición del Señor, la unción, el precioso ungüento, está en la Cabeza. Viene a nosotros solamente a partir de la Cabeza, a través de la Cabeza, y es cuando Cristo por Su Espíritu ha venido a descansar en nosotros que la bendición descansa allí. La bendición descansa sobre Él en nosotros, y es por eso que permanece. Gracias a Dios, la unción permanece. Esto, si lo hacemos, pero reconociéndolo, es una de las supremas bendiciones de nuestra vida en unión con el Señor. Nosotros en nosotros mismos no podemos permanecer por cinco minutos. Podemos ser tan variables como el clima. Por la mañana podemos ser un hombre, por la tarde, otro, y a la prima noche, otra persona muy distinta. De manera que fácilmente podemos ser como muchas personas diferentes en el transcurso de cada día de la semana. En un momento nos sentimos espléndidos espiritualmente, y pensamos que nunca, nunca vamos a caer de nuevo, pero no pasa mucho tiempo antes de que estemos justamente abajo. Vamos variando así por el estilo; nos vamos familiarizando con cada movimiento que esa vida humana es capaz de conocer. Si vivimos en esa vida del alma de constantes cambios de estados de ánimo, ¡oh, qué vida angustiosa es! Pero la unción que habéis recibido permanece. ¿Por qué es esto? Debido a que la unción permanece sobre Él, no sobre nosotros; y Él es "el mismo ayer, y hoy, y por los siglos". No hay ningún cambio por parte del Señor Jesús en nosotros. Con Él, no hay mudanza ni sombra de variación. ¡Oh!, los cambios que soplan sobre nuestras vidas a causa de la mutabilidad de la vida humana, pero Él está ahí en nosotros siempre el mismo. Podemos tener miles de estados de ánimo en tantas horas, pero Él nunca cambia, Él siempre es el mismo. La unción permanece sobre Él en nosotros. ¡Oh!, debemos vivir eso en Cristo, vivir en la unción, vivir en ese hecho inmutable e invariable de Dios en Cristo. Él no nos ama a


nosotros durante la mañana y se vuelve contra nosotros por la tarde. Sin embargo, podemos sentir que es así; tal no es el caso. "Yo te he amado con amor eterno". Nuestros estados de ánimo nos llevan a la conclusión de que hoy el Señor nos ama, y mañana que Él está en contra de nosotros; de que hoy en día el Señor está con nosotros, mañana que Él nos ha abandonado. Esa es nuestra fragilidad. Esto es de nosotros mismos y no del Señor. El Señor no está con nosotros de esa manera. El Señor no es nuestro estado de ánimo, nuestros sentimientos, nuestras sensaciones, o nuestra falta de sensaciones. El Señor es el mismo siempre, el mismo fiel e inmutable Dios, y la unción permanece. No va y viene. No sube y baja. No está dentro y fuera, arriba y abajo; un día esto y al día siguiente esto otro; la unción siempre permanece. El disfrute de eso sólo es posible cuando Cristo es el punto focal de nuestras vidas. Dios viene a descansar en Su Hijo, y encuentra Su satisfacción allí. Tú debes ir allí para encontrar el reposo de Dios, y entonces la bendición está allí. El Señor envía la bendición en el lugar donde tiene Su reposo, es decir, en el Señor Jesús. Pero Cristo está en vosotros. "Tú, y el arca de tu fuerza". Ese es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. CRISTO COMO EL REPOSO DE DIOS EN EL CORAZÓN Así, pues, el primer aspecto básico de la bendición es nuestro conocimiento del descanso de Dios en Su Hijo, Jesucristo, en nuestras propias vidas. Él mismo lo dijo en un lenguaje que tenía que ser más o menos simbólico, o parabólico. "28Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. 29Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas" (Mateo 11:28-29). Sabemos que el significado de este texto se aplica en el espíritu. Cuando éramos niños, pudimos haber pensado que esta era una palabra para los hombres ocupados en las labores y afanes de la vida, pero hemos llegado a saber que este “trabajados y cargados” tiene principalmente que ver con nuestros cambiantes estados de ánimo. Estamos trabajando contra la corriente, contra la marea, el esfuerzo de nuestra propia inestabilidad e incertidumbre, nuestra propia y frecuente duda e irresolución, nuestros sentimientos; y se trata de una carga cuando se vive en ese terreno. El Señor Jesús dice: "Yo os haré descansar". ¿Cómo va a hacer esto Él? Bueno, Él vendrá a ti, y pondrá Su morada en ti como el asiento y el centro de la más profunda satisfacción, y tú necesitas no tener más esas dudas. ¿Estás tú esforzándote por la duda de si el Señor está satisfecho contigo? Es mejor que te dejes de eso, ya que Él nunca lo estará. Si estás buscando y anhelando el día en que el Señor vaya a estar perfectamente satisfecho contigo, estás poniendo la mira en un día muy lejano. Si estás esperando que algún día el Señor esté muy contento contigo, y entonces vas a ser muy feliz, ese día de gloria no viene a este lado. Lo que tenemos que darnos cuenta –y es una verdad tan repetida, y sin embargo no arraigada suficientemente en nuestros corazones–, es que el Señor no va a estar satisfecho con nosotros en nosotros mismos, sino que ya está perfectamente satisfecho con Su Hijo que Él ha dado para que habite en nuestros corazones como la sede de Su satisfacción, y que somos aceptados en el Amado. Entonces viene la bendición. Vemos, pues, cómo se lleva a cabo la bendición.

59


MORANDO JUNTOS EN UNIDAD Ahora llegamos al segundo aspecto básico de la bendición. "¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!" (Salmo 133:1). Lo hemos visto en la ilustración, en la prefiguración, a saber, de Sión que une todos los corazones, todos haciendo lo mismo, alejándose de todo lo personal, de todo lo de corte sectario. Ahora, cuando el corazón se centra en el Señor Jesús, tenemos el poder más grande y dinámico en contra de toda división, en contra de toda separación, en contra de todo lo que nos mantenga aparte; y cuando el Señor Jesús es nuestro centro, el objeto supremo, y es hacia Él que se dirigen nuestro corazones, entonces entramos en una unidad. Tú no puedes tener intereses personales y al mismo tiempo estar al cuidado de los intereses del Señor. David hace eso perfectamente claro. "La morada de mi casa", esa es una cosa; y si considero lo de mi casa, entonces no me fijaré en una casa para el Señor, si estoy ocupado en mi propia casa, entonces no voy a encontrar un lugar para el descanso del Señor. Si estoy tratando de satisfacer mi deseo, proporcionándole sueño a mis ojos, y adormecimiento a mis párpados, como consecuencia, los intereses del Señor serán llevados a un segundo lugar. Pero cuando me coloco a un lado, con todo lo que es personal, y estoy centrado en el Señor, y cuando todos los demás también hagan eso, vamos a encontrar nuestro centro de unión perfecta en Cristo. Eso es lo que es vivir en la unidad. Ahora, el capítulo 4 de Efesios es la gran exposición en el Nuevo Testamento del Salmo 133. Allí habla de que hay un solo cuerpo. "Solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; 4un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; 5un Señor, una fe, un bautismo, 6un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos” (versículos 3-6). La unidad en Cristo como un cuerpo bien coordinado es lo que está retratado. ¿Cómo se llega a la unidad perfecta? Cuando todo lo que es individual y personal sea puesto a un lado, cuando el Señor sea el centro focal, y cuando en nosotros haya auténtica diligencia para mantener la unidad de esa manera, manteniendo todas las cosas personales fuera, y mantenimiento todo lo de Cristo y Sus intereses siempre a la vista; "hasta que todos lleguemos hasta la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto" (versículo 13). El vivir juntos en la unidad de esa manera, es el resultado de Su objeto como la única y central de todas nuestras preocupaciones. Esto no es visionario, ni imaginativo, ni idealista; simplemente, es muy práctico. Tú y yo descubrimos que ahí están trabajando elementos de división, que se arrastran en medio de nosotros para separarnos. El enemigo está siempre tratando de hacer eso, y las cosas que se levantan para ponerse entre el pueblo del Señor y poner una barrera son innumerables; por ejemplo, una sensación de tensión y de distancia, de discordia y de inconexión. A veces esas barreras son más de carácter abstracto, es decir, nunca se puede poner la mano sobre ellas y explicarlas y decir lo que son; es sólo una sensación de algo. A veces es más positivo, un claro y definido malentendido, una mala interpretación de algo dicho o hecho, algo que se va apoderando y, por supuesto, siempre es exagerado por el enemigo. ¿Cómo puede ser tratado ese tipo de cosas con el fin de mantener la unidad del Espíritu? Razonablemente, de manera adecuada sobre esta sola base, por nuestro


dicho: Esto no es útil a los intereses del Señor, esto nunca puede ser de valor para el Señor, esto nunca puede ser para Su gloria y Su satisfacción, esto sólo puede significar un perjuicio para el Señor. Lo que se puede sentir en la materia no es de consideración fundamental. Incluso yo puedo ser la parte perjudicada, pero ¿me voy a sentir ofendido y herido? ¿Voy a permanecer en mi dignidad? Voy a encerrarme y desaparecer, porque haya sido tratado injustamente? Así es como la naturaleza tiene eso, pero debo tomar esta actitud: El Señor está al borde de perder, el Nombre del Señor está sufriendo, los intereses del Señor están involucrados en esto, tengo que llegar a la cima de esto, tengo que obtener lo mejor de lo presente, tengo que sacudir esta cosa y no permitir que mi actitud, mi conducta, mis sentimientos hacia este hermano o hermana lo afecte en nada. Debe ser el dejar a un lado lo que pensamos, e incluso nuestros derechos, por causa del Señor, y lograr situarnos en la parte superior de este esfuerzo enemigo para dañar el testimonio del Señor. Esa es la diligencia puesta para mantener la unidad. Ese es el poder de una victoria sobre la división, y es la victoria de la unidad, y allí el Señor manda la bendición. Ese es el camino de la vida eterna. La otra forma es manifiestamente el camino de la muerte, y eso es lo que procura el enemigo. Hasta que la diferencia se aclare, todo es muerte, todo es seco y deteriorado. La vida se manifiesta por la unidad, y la unidad sólo puede ser adecuadamente en Cristo en Su lugar como para quien soltamos todo lo que es personal. No podríamos hacerlo por causa de los demás. Nunca podríamos hacerlo por causa de la persona a la vista. Lo hacemos por amor a Él, y el enemigo sea derrotado. Allí el Señor manda la bendición. Tal es, pues, el doble aspecto de la base de la bendición. En primer lugar, el terreno de la satisfacción de Dios, y el resto debe ser igualmente nuestro, a saber, Su Hijo; y, en segundo lugar, debemos vivir juntos en esto. Toma la gran ilustración en el segundo capítulo del libro de los Hechos. Esta es la mayor exposición de la manifestación de esta verdad que el mundo haya visto jamás. "Entonces Pedro, poniéndose de pie con los once..." Ahí hay hermanos juntos en armonía. El Señor también ha entrado en Su reposo. Por la Cruz el Padre ha encontrado Su satisfacción en el Hijo, el Señor ha entrado en Su tabernáculo celestial. Ahora todo es descanso en el cielo: Dios está satisfecho, la obra de conciliación ha sido realizada mediante la sangre de la Cruz, la paz ha siso hecha, y Dios ha entrado en Su reposo en la obra perfecta de la redención. Y los ojos de todos los Apóstoles están puestos en el Señor Jesús, y cuando ellos se levantan, Él está presente. Pedro ha dejado todas esas cosas personales que quedaron atrás. Ahora todos ellos han dejado las cosas personales, y su principal objetivo es Cristo. Puestos de pie, ahora su testimonio es todo en torno a Cristo, y ellos son uno, están unidos en Él, y allí mandó el Señor bendición, incluso vida eterna; tal bendición era como el precioso ungüento que baja desde la cabeza hasta las faldas de la vestidura. La figura es perfecta, como una semejanza. Está la Cabeza, el Señor Jesús, y el Padre ha ordenado la bendición en la efusión del Espíritu eterno en la Cabeza. Ahora, como todos estos miembros están colocados bajo la Cabeza, centrados en la Cabeza, unidos con la Cabeza, la bendición desciende por las faldas de su vestido, y es "como el rocío del Hermón, que desciende sobre los montes de Sión". Ese es el efecto de la bendición, ese es el efecto de la vida eterna. ¿Cuál es el rocío de Hermón? Si tú hubieras vivido en 61


ese país, conocerías el valor del rocío de Hermón. Esa es una tierra seca y arrugada, con todos los elementos secos y estériles, y entonces el rocío de Hermón desciende y revive todo, todo se refresca, todas las cosas levantan su cabeza y vuelven a vivir. Ese es el resultado benéfico de la bendición, la vida, la frescura, la esperanza, la reactivación, la fecundidad. Allí el Señor mandó la bendición. ¿Puedes ver la forma de vida, el camino de la fecundidad, de revivir, de refrigerio, el camino de la bendición? Dos cosas son básicas. Estas son nuestras próximas llegadas al lugar de descanso de Dios en Su Hijo y nuestro soltar todo lo que es de nosotros mismos en los intereses de Su Hijo, y encontrar nuestro todo en Él. Así, estamos unidos por medio del amor mutuo al Señor. ¡Oh, que pudiéramos expresar esto más a menudo! Creo que es por eso que el Señor trae este asunto ante nosotros, no para que el mensaje sea sólo como una bendita posibilidad, una palabra que encierre un círculo feliz, y eso nos dé cierta porción de elevación mientras se está hablando, sino para que sea una fuerte llamada del Señor. ¿Queremos esa bendición? ¿Queremos esa vida eterna, la vida más abundante? ¿Queremos lo que nos refresque, y la fecundidad, y la reactivación, y la elevación? ¿Queremos que los demás también deban recibir la bendición a través de nosotros? Mira a Pentecostés. Pentecostés es la manifestación exterior del Salmo 133, porque en esos días los hermanos moraban juntos en unidad, centrados en torno al Señor, y en el Señor, y el Señor mandó bendición. No hay nada muy profundo en esto, pero es de no menos importancia a este respecto. Es otra forma de hacer presente al Señor Jesús, de mostrarlo como el centro, como el supremo. Pero, ¡oh!, es un llamado del Señor, un llamado serio y solemne del Señor para nuestros corazones. El camino de la fecundidad, el camino de la bendición, el camino de la frescura, el camino de la felicidad es ser de esta manera que está bajo la bendición del Señor, porque hemos encontrado nuestro descanso donde Él ha encontrado el Suyo, en el Señor Jesús, porque el objeto de nuestros corazones, por el cual hemos puesto a un lado todos nuestros objetivos particulares, todos nuestros intereses personales, es Su propio objetivo, incluido Su Hijo, nuestro Señor Jesucristo. Allí el Señor manda la bendición, y también vida eterna. Él puede ser capaz de hacer eso con nosotros. Oh, eso se puede decir en los días venideros, como nunca hasta ahora "allí envía el Señor bendición, y vida eterna", porque rigen estas dos grandes realidades, las cuales están centradas en el Señor Jesús.


Capítulo 9 EL HOMBRE CELESTIAL Y LA VIDA ETERNA

Nuestra consideración en este momento es Cristo como el Hombre Celestial, y hemos estado viendo que la fuente principal del ser del Hombre Celestial es la vida eterna. "En él estaba la vida" (Juan 1:4); "Como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo" (Juan 5:26). Se trata de la vida eterna, la vida divina, la vida de Dios, un tipo especial de vida; no se trata sólo de la extensión y prolongación de la vida, sino de una naturaleza especial de vida. La potencia principal de Su ser como el Hombre Celestial es la vida eterna. El Señor Jesús, el Hijo de Dios, siempre estuvo designado para ser el dador de vida. Desde la eternidad esa vida estaba en Él para la creación. LA VIDA ETERNA VISTA DESDE LA ETERNIDAD Las palabras del Evangelio de Juan, utilizadas por el Señor Jesús, que le fueron dadas del Padre, tanto para tener vida en Sí mismo, como para dar vida a quienquiera que Él quisiera, nos llevan de nuevo al "antes de los tiempos de los siglos". Aquí esas palabras se refieren a la redención, pero eso no es donde comienza el asunto del dador de vida, la intención de Dios con respecto a la vida. Se nos muestra de una forma figurativa que desde el principio, antes de que existiera cualquier caída, y por lo tanto antes de que hubiera necesidad práctica de la redención, el pensamiento de Dios es vida eterna, y cuando al hombre caído se le cerró el árbol de la vida, se ve que lo hace en este terreno: "Ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre" (Génesis 3:22). Ahora bien, Dios había hecho esta disposición. La vida eterna estaba en el pensamiento y la voluntad de Dios, pero esta vida eterna era para cierto tipo de hombre; y lo que llegó a ser Adán, luego de separado de Dios, dejó de estar a la vista de Dios como el ser en el que la vida eterna podría estar, así como eso estaba reservado. Eso se mantuvo en el Hijo, en vista de que el árbol sin duda es una figura de Cristo. Cuando llegamos al final de la Escritura, vuelve a aparecer el árbol. Cristo es el "árbol de la vida". Cristo es el depositario de esa vida, y aquí Él surge en el Hombre modelo como el último Adán, como el tipo de Hombre en el que puede estar esa vida. A través de la unión con Él ahora por la redención, esa vida que hay en Él se deposita en el creyente, no como fuera de Cristo, sino en Cristo dentro del creyente. Esto nunca se desvincula de Cristo. El apóstol dice que esta vida está en Su Hijo, y nos fue dada. Tenemos la vida eterna, y esta vida está en Su Hijo. Esto es Cristo residente en el interior en la Persona de Su Espíritu en Quien está la vida, y nunca se puede poseer, aparte de Él. Hemos venido diciendo que el Señor Jesús, el Hijo de Dios, fue siempre el designado dador de la vida. Por supuesto, Él sólo puede ser tan conocido como Redentor. Él pudo 63


haber sido conocido como el que da vida al margen de la redención, pero ahora a causa de la condición del hombre a través de la caída, Él sólo puede ser conocido como el que da vida conforme a como se le conozca como Redentor. De modo que los que tenemos que ver con esto ahora, aquí en el tiempo, es la redención y la vida, el rescate a la vida. LA REDENCIÓN RELACIONADA CON EL PROPÓSITO ETERNO

Aquí queremos una vez más hablar por unos momentos de esa línea principal del propósito eterno a que el Señor está tratando de llevarnos y señalarnos. Porque esto es muy grande, y nos saca, por tanto, de aquello con lo que estamos más ocupados a tiempo completo, es decir, nuestra salvación, nuestra redención, y todo lo que está asociado con esto, porque nos saca de esto, y al ponernos en un reino mucho más grande, es muy natural que tengamos dificultades y no seamos capaces de captarlo de inmediato. Así es como lo estamos encontrando, y eso es lo que hace necesario un retorno a este énfasis principal. Mira otra vez con atención la palabra redención. La palabra en sí conlleva una implicación. La redención implica un devolverse, un retorno. La cuestión se presenta inmediatamente, ¿regresando a qué? ¿Y a qué lugar? Hay algo que, por el momento, se ha perdido. Esto ha dejado de permanecer en su relación original, en su posición original. Tiene que ser retornado, recuperado, restaurado, redimido. Entonces debe haber sido un lugar y una posición, y ese es nuestro punto principal. Estamos tratando de decir en este momento que antes de que alguna vez hubiese habido una caída, e incluso antes de que existiese esta creación, hubo un consejo de Dios en torno a la expedición de un propósito, y la línea recta de este objetivo a través de los tiempos fue el propósito de realizar progresivamente una manifestación universal de Dios en el hombre, a través de Su Hijo. Así, a través del Hijo, Él creó todas las cosas. Todo lo que fue creado en el cielo y en la tierra, y en el universo, vino a través del Hijo, por ser el "Hijo sabiduría" en Sí mismo, Dios expresado y manifestado en términos del "Hijo". Con relación a eso, somos "predestinados para ser adoptados hijos suyos" (Efesios 1:5). Si lees cuidadosamente la Palabra, observarás a Adán en la condición de un niño, en lugar de un hijo, un niño en libertad condicional, bajo prueba, y por esta razón fracasó en la prueba, y nunca llegó a la madurez de un hijo. Algunos de nosotros estamos familiarizados con la enseñanza del Nuevo Testamento sobre la diferencia entre un hijo de Dios y un hijo común. En el pensamiento y la intención de Dios, Adán aparece en la infancia. Adán tenía que crecer, desarrollarse, ampliarse, madurar, llegar a la plena estatura; y no estamos diciendo que la prueba fuera lo único; la prueba es decisiva para su madurez, pero esta era la primera. Todo el plan de crecimiento, de desarrollo progresivo hasta el completo crecimiento, el hombre corporativo, no necesariamente descansa en la redención. Esto se basa en el propósito eterno, el eterno consejo. La línea recta de las cosas se habría desarrollado justo al margen de cualquier plan de redención de todo, y habría sido hecha realidad. Si Adán no hubiera caído, el propósito eterno aún se habría hecho realidad, porque todo es eternamente


creado en el Hijo. Ahora a medida en que está incluido el hombre, Adán estaba incluido. Adán fracasó y, con él, toda la raza. Entonces, debía venir un plan de redención; sólo para consumar un plan en los consejos de Dios, no obstante fue un plan desarrollado o proyectado por algo que salió mal. No podemos decir que la caída estuviese bien, pero ocasionó un plan, un plan perfecto, un plan maravilloso; y cuando Dios hizo el plan, cuando en Sus eternos consejos proyectaba todo ese esquema de la creación y de Su intención y propósito, entonces Su actitud , como se lee de nuevo en los consejos, fue, sin duda esta: "Sabemos, porque no podemos ser ayudados a conocer, por ser lo que somos, omniscientes, cómo van a suceder las cosas. Sabemos que nuestro primer pensamiento no sería inmediatamente realizado, que se abriría esta curva hacia abajo, esta ruptura. Por lo tanto, proyectamos este nuevo plan de redención por el que bajamos en esa curvatura, y llevamos las cosas bien de nuevo a nuestro nivel original. Lo llenamos completamente, pero al hacerlo, no perderemos, ganaremos. Este trabajo del adversario, toda esta tragedia, este sufrimiento no tomará nada de nuestro plan y pensamiento original, no lo afectará ni un ápice, ni llegará a imaginar que al final hemos vuelto a nuestro nivel original, vamos a volver con las glorias acrecentadas, y estas serán las glorias de la gracia". Dios siempre reacciona frente a la obra del diablo en ese sentido; para obtener más de lo que había antes, a través del sufrimiento. El sufrimiento no es la voluntad de Dios más que el pecado es la voluntad de Dios, pero en los sufrimientos de Su propio pueblo Él siempre asegura algo más de lo que estaba allí antes. No es sólo que Él aún se mantiene con el Diablo, Dios siempre es "más que vencedor". Esto significa que Él obtiene acrecentadas glorias como resultado de la interferencia de Su enemigo; es todo lo que se puede decir de eso. Esto es así en los detalles de la experiencia individual, pero en su plenitud, en su movimiento de conjunto, esa interferencia ocasionó todo el sistema y el plan de redención conjuntamente. Reconocemos eso, pero eso no es por el momento la cosa con la que estamos tratando. Si fuera así, deberíamos estar hablando sobre las glorias de la redención. Pero el Señor ha puesto esta carga de Su pensamiento eterno para con el hombre en nuestros corazones en este tiempo, y no creemos que por un momento estemos tomando distancia de las glorias de la redención, o poniendo la redención en un lugar de menos valor de lo que debería tener. Si te parece que estamos pasando ligeramente eso de lado, o poniéndolo en un lugar secundario, no es que estemos viendo menos valor del que existe. ¡Dios me libre! ¿Cómo vamos a conocer a Dios en todo aparte de esto? Al mismo tiempo, lo que tenemos a la vista es al Hijo de Dios. No es con la redención, sino con el Hijo de Dios, este Hombre Celestial, que representa el pensamiento completo de Dios para con el hombre, y para el universo, con lo que estamos tratando. El Hijo de Dios como Redentor no es sino una expresión del Hijo, y aquel que, al mismo tiempo está tan lleno de gloria, y siempre será el tema de los redimidos a través de los siglos de los siglos, se ha hecho dolorosamente necesario aquí en el tiempo. Se habla de esta tragedia. Se habla del quebrantado corazón divino, del sufrimiento de Dios. Esto, sin embargo, como hemos dicho, no es nuestra principal consideración en el momento presente, sino que en estas meditaciones estamos ocupados con Cristo como el Hombre Celestial.

65


EL TESORO PERDIDO Hemos dicho que sólo podemos conocerlo a Él como el que da vida ahora en términos de redención, como el Redentor, pues, "el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido" (Lucas 19:10). ¿Qué entendemos en esa Escritura? Por supuesto, en términos del Evangelio hemos pintado cuadros de la oveja perdida, y hemos pensado en las personas que están fuera y lejos del Señor, como la que se perdió. Bueno, eso es muy cierto, pero eso tiene que ser mucho más amplio en la interpretación de esa Escritura. Dios ha perdido algo, y el Hijo del Hombre ha venido a recuperar lo que Dios ha perdido. ¿Qué es lo que Dios ha perdido? Escuche de nuevo: "El reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo escondió de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo" (Mateo 13:44). ¿Cuál es el tesoro? ¿Cuál es el campo? El campo es el mundo, el tesoro es la Iglesia. Ese tesoro está escondido, y el Señor Jesús pagó el precio de los derechos de la corona de toda la creación a fin de obtener la Iglesia, que estaba en ella. Adquirido por la redención de Cristo, mediante el pago del precio de los derechos universales, a fin de garantizar ese tesoro, la Iglesia. Esto es lo que se había perdido. ¿Qué es la Iglesia? La Iglesia es el nuevo hombre, la plenitud de la medida de la estatura de un hombre en Cristo. Este es el Hombre Celestial corporativo, la expresión de Sí mismo en forma corporativa, Su herencia en los santos. Este es un tesoro muy preciado. La Iglesia no es la única cosa, pero es lo central. El Señor Jesús ha adquirido los derechos del universo, y habrá otras cosas además de la Iglesia. Habrá naciones caminando a la luz de la misma. Habrá una redención que va mucho más allá de la Iglesia, pero la Iglesia es lo central. Eso se ha comprobado, y fue este tesoro perdido lo que dictó su curso, y rigió en Él pagando el precio. Esa es una idea tremenda. La Iglesia es tan valiosa para Él como para hacerle que se dispusiera a pagar el precio de todo el universo, con el fin de tenerlo. Ese es el punto focal. La Iglesia es la clave para la redención. Esto es lo que está llegando a la imagen perfecta de Cristo. Todo lo demás será secundario. Habrá un reflejo de Cristo a través de la Iglesia; Su luz caerá sobre todo; lo que Él es irá a descansar sobre todo los demás; lo demás tendrá el carácter de lo que Él es en la Iglesia, pero la Iglesia estará en el centro. "Las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella" (Apocalipsis 21:24). Es una cosa tremenda vivir en esta dispensación, cuando el Señor, a pesar de haber adquirido los derechos del universo, de toda la creación, por Su cruz, está ahora específicamente centrado en el tesoro, para sacarlo de la creación. "El reino de los cielos [debe ser en plural, el reino de los cielos] es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo". El Señor está haciendo un trabajo secreto con relación a la Iglesia. Siempre es una cosa peligrosa sacar a relucir lo que hemos concebido acerca de que la Iglesia está en un lugar conspicuo, y hacer una cosa pública de ese hecho. La Iglesia verdadera es un secreto, una compañía (o cuerpo) oculta, y en ella está sucediendo una obra oculta y secreta. Esa es su seguridad. Cuando tú y yo nos lanzamos a grandes movimientos públicos, exposiciones y publicidad, se expone la obra de Dios, y se abre a infinitos peligros. Nuestra seguridad está preservada debido a que Dios nos ha puesto en un lugar escondido, secreto, consigo mismo. Esa es la manera. "El reino de los cielos (el


cielo) es semejante a..." ¿Cuál es el significado de esa frase? Esto significa que en el sistema celestial todo se centra en la Iglesia. Ella es el centro del sistema celestial. Todo ese "el cielo" significa, en este sentido espiritual, que está interesado en la Iglesia, que el tesoro en el campo se refiere a la Iglesia. ¿Por qué es esto? Porque, de nuevo, la Iglesia es el Hombre Celestial en Cristo. Toma al Señor Jesús en Persona, como el Hombre Celestial. El universo entero está interesado en Él. En Su nacimiento el cielo está en actividad, las huestes de los seres celestiales se abaten enteramente con relación a Él. El infierno también está en actividad y, a través de Herodes, trata de destruir este nacimiento y todo su significado. Tú encontrarás que a través de Su vida terrenal todo el universo está centrando su atención sobre Él, y se relaciona con Dios, para que en Su muerte, el sol esconda su cara, tiemble la tierra, y haya tinieblas sobre la faz de la misma. El universo entero está ligado a este Ser. Así pues, el reino de los cielos, todo el sistema celestial, se ocupa de este tesoro en el campo, debido a su significado, relación, y propósito eternos. Eso es una cosa inmensa. Ahora, por supuesto, tú eres capaz de apreciar con mayor perfección el valor y el significado de la redención. Ver el fondo de las cosas no es quitarlo de la redención, esto es agregarlo maravillosamente a ella. Es dar un significado a esta redención muy lejos del que acaba de ser guardado como una unidad y provecho en el cielo. Es una gran cosa, por supuesto, esa economía de lo individual. Pero cuando vemos la redención que es en Cristo Jesús a la luz de la esfera eterna de Dios, ¡qué inmenso es eso! Si tú quieres realmente apreciar y valorar correctamente la redención, tienes que ponerla donde Pablo la puso, y ver que la redención es cósmica. La entrada a la redención por parte de cada individuo es una entrada a algo inmenso, mucho más grande cosa que la redención del propio individuo. Todos los poderes e inteligencias del universo están ligados, y están interesados en esta redención. Creemos que con el fin de apreciar y disfrutar rectamente las cosas de Dios, es necesario obtener su esfera universal y eterna, y no tomarlas como algo en sí mismas. Así es como Pablo vio la redención. LA VIDA ETERNA, EL PRINCIPIO VITAL DE LA REDENCIÓN El principio vital en la redención tiene que ser implantado. La redención no es algo objetivo, algo que es hecho por nosotros. Esto es eso, pero no es sólo eso. No es meramente un sistema llevado a cabo, sino que también la redención abarca un principio vital que tiene que ser implantado en el creyente, y el principio vital en la redención es la vida eterna, la vida por los siglos. De modo que la redención, y con ella su principio vital, a la vez nos hace regresar a lo relacionado con los tiempos de los siglos antes de Cristo como el designado dador de vida, y entonces nos lleva directo a través de la vida inmortal. La redención misma, por sí misma, este principio de vida eterna, se expresa en la puesta de nuevo en el lugar donde Dios puede hacer lo que le resultó imposible hacer con el primer Adán, al lugar donde Él puede dar la vida eterna. Al entrar en la redención, todas las edades de este mundo son eliminadas como una cuestión de tiempo, y nos encontramos nosotros mismo hechos de una vez seres eternos, unidos allí con el Dios eterno. El principio fundamental de la redención es la vida eterna que se implanta en los redimidos. 67


LA REDENCIÓN PROGRESIVA EN EL CREYENTE POR EL PRINCIPIO DE LA VIDA

Lo siguiente, la elaboración de eso, es que este principio fundamental de la redención hace progresiva en nosotros la perfecta redención que es en Cristo Jesús. Nuestra redención en Cristo es perfecta. Tenemos una plena redención en Cristo. Su ser en la gloria es garantía de que la redención es completa, total y definitiva. Pero cuando el principio vital de la redención, es decir, la vida eterna, se introduce en nosotros mediante la fe, esto, que es perfecto en Cristo como redención, tiene un curso progresivo en nosotros como principio de vida. La redención se convierte progresivamente en vida en nosotros. Esa vida es un desarrollo progresiva. Sólo venimos a la comprensión y al disfrute de la plena redención a medida que aumenta la vida en nosotros. Es la obra de la redención en la vida lo que va a llevarnos a la plenitud de la redención. Esto es la partida para que se manifieste efectiva en el espíritu, la mente y el cuerpo. Vamos a entrar en la plenitud de la redención que es en Cristo, el regalo del cielo, el cuerpo físico. Su cuerpo, Su cuerpo celestial físico actual, es una representación, una norma de la redención de la humanidad completa. Vamos a ser semejantes a Su cuerpo glorioso. ¿Por cuál principio es que se logra? Por la obra de esa redención de vida en nosotros progresivamente. LA DOBLE LEY DE LA VIDA Ahora, ¿cómo opera esa vida de redención en nosotros? Funciona de dos modos. Por una parte, opera para separarnos de nuestra vida natural como base de nuestra relación con Dios. Esa es una gran cosa, y un gran trabajo, y un trabajo muy profundo. Muchos en la infancia espiritual y en la inmadurez, están haciendo de su propia vida natural, energías, recursos, entusiasmos, y todas esas cosas, la base de su relación con el Señor en vida y servicio. Esto es una señal de inmadurez. Sabemos muy bien que el creyente está siempre lleno de un tremendo entusiasmo, y piensa que es la verdadera fuerza de su unión con Dios, y que realmente representa algo con relación a Dios. Cuando en la actualidad los vientos de marzo comienzan a soplar, y la flor se deja llevar, así como estas cosas, el invierno ha llegado en lugar del verano. Ellos piensan que lo han perdido todo. Ellos se preguntan: ¿Qué ha sucedido?: Las palabras del himno son tal vez oídas en sus labios: "¿Dónde está la felicidad que yo conocí cuándo vi al Señor por primera vez?" Pero tú no obtienes el fruto hasta que la flor se haya ido. Es el verano, no el invierno, que mueve la flor por el soplo. Por supuesto, a todos nos gusta ver la flor en su momento, pero debemos tener algunos sentimientos extraños, si hemos visto la flor durante todo el verano. Debemos decir: “Hay algo mal aquí, es hora de que la flor se haya ido". Miramos más de cerca, y vemos algo en su lugar, lleno de promesas, y de mucho más valor. Esta flor temprana puede ser un signo de vida, pero no es la vida misma. Un signo de la vida primitiva pertenece a principios de la primavera, mostrando que ha pasado el invierno y la resurrección está obrando. Es un signo, pero no es la cosa misma; y eso pasa con la infancia espiritual. Estos primeros entusiasmos


no son la verdadera base de nuestra unión con Dios, sino que son signos de algo que ha ocurrido en nosotros. Son de nosotros mismos, no son de Dios. Él es alguna otra cosa que eso. Él no va a soplar. La vida está trabajando, y se manifestará en forma más fuerte y más profunda. Durante todo el camino por esta vida, después de todo, tenemos que aprender el cambio de lo que somos nosotros mismos con relación a Dios, a lo que es el mismo Dios en nosotros. Es demasiado lo que es de nosotros mismos con relación a Dios, y espero que lo haya en alguna medida justa hasta el final. Todavía hay algo de nuestra mente al obrar en las cosas de Dios. Podemos pensar que son los pensamientos de Dios, la mentalidad de Dios, pero todavía hay mucho que es de nuestra mente humana, del carácter mental de nosotros mismos con relación a las cosas de Dios, y siempre nos encontraremos con que la mente de Dios es distinta a eso, y tenemos que dar lugar a nuevas concepciones del Señor. Eso es lo mismo en la voluntad y en el corazón. Hemos estado hablando del cuerpo. Esta ley de la vida funciona en la eliminación de nuestra base natural con relación al Señor, de modo que aún en nuestro ser físico avanzamos hacia el Señor con relación a Sus cosas, y el Señor se hace aun nuestra vida corporal con relación a las cosas celestiales. Eso es un hecho. En eso está el testimonio, que somos llevados de manera progresiva, por una parte, al lugar donde, en las cosas del Señor, no tenemos vida en nosotros mismos, donde incluso físicamente nos encontramos imposibilitados. Siempre ha sido así desde el punto de vista de Dios, pero hemos estado pensando que estábamos haciendo mucho, porque no habíamos sido llevados al punto donde la conciencia de la incapacidad física nos permitió superarnos. Ahora hemos llegado al lugar donde, en grado de mayor o menor medida, nos damos cuenta de que en las cosas de Dios "no podemos", incluso físicamente. Pero si, por un lado, la vida eterna opera para separarnos de nuestra vida natural como base de nuestra relación con Dios, por otro lado, es perfectamente maravilloso lo que es hecho. Es "el Señor ha hecho esto, y es cosa maravillosa a nuestros ojos". El Señor viene incluso a nuestra vida física a hacer más de lo que hubiera sido posible para nosotros en nuestro mejor momento, y ciertamente mucho más allá de nuestra posibilidad, porque Él nos ha hecho saber que los hombres no somos nada, ni siquiera en nuestro mejor momento. La vida sí lo puede hacer. Son las fuerzas de la vida lejos del sistema, que conllevan otra virtud, dando lugar a que esto ande. Eso, creo que es lo que el Señor quiso decir cuando dijo: "Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia" (Juan 10:10). Hemos pensado eso sólo en el sentido de que vamos a tener abundancia de exuberancia. Siempre estamos pidiendo una vida más abundante que podamos sentirnos maravillosamente eufóricos y desbordantes y pletóricos de energía. El Señor es eminentemente práctico, y más abundante vida significa que, teniendo vida, encontramos la necesidad de más para conducirnos un poco más lejos, y la necesitarás en abundancia mientras que continúas, debido a que sólo esa vida puede ofrecerte la plenitud. Y es Su voluntad que debe existir plena disposición de la vida hasta el final completo, porque el propósito es un propósito muy abundante. La vida es proporcional al propósito. Todo esto y mucho más está ligado a esta declaración básica de que el principio activo de la redención es la vida eterna, y que mientras esa redención es perfecta en 69


Cristo, es progresiva en nosotros por el principio de la vida, y que para entrar en la plenitud de la redención por el espíritu, la mente y el cuerpo, tiene que haber un incremento constante de la vida de redención. Esta vida está redimiéndonos a nosotros todo el tiempo. Está redimiéndonos de este siglo malo, de todo lo que llegó con Adán. La redención completa se mostrará cuando Cristo aparezca, y nosotros con Él, y al verlo, seremos semejantes a Él. Será sencillamente la manifestación de esa vida, que es Su vida eterna en nosotros. ¡Oh, las posibilidades que posee esa vida de transfigurar! Al mirar el Señor Jesús en el Monte de la Transfiguración, podemos ver el despliegue completo de la vida que el Padre nos dio al morar en nosotros. Eso resplandece en su plenitud allí, y te muestra qué clase de Hombre es ese Hombre en quien la vida divina es plenamente triunfante. Él es un Hombre lleno de gloria, lleno de perfección, y cuando lo veamos, seremos semejantes a Él. La palabra para nosotros cerrar esta parte es esta, que Él nos ha llamado a la vida eterna. Tenemos que echar mano de la eterna vida cotidiana por medio del espíritu y la mente y el cuerpo.


Capítulo 10 EL HOMBRE CELESTIAL Y LA PALABRA DE DIOS

“Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. 5Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo” (Mateo 4:4). “63El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. 68Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna” (Juan 6:63,68). “El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios” (Juan 8:47). “¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras” (Juan 14:10). “23Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre. 25Mas la palabra del Señor permanece para siempre. Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada” (1 Pedro 1:23,25). “12Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. 13Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta” (Hebreos 4:12,13). “En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo” (1 Juan 4:17). Tú te darás cuenta de que lo que dice en los primeros cuatro de estos pasajes surge del hecho de que el Señor Jesús es el Hombre Celestial. En la tentación en el desierto, según consta en el pasaje de Mateo, vemos que fue a raíz de la apertura de los cielos y la certificación del Padre, "Este es mi Hijo amado" que el enemigo hizo su desafío a todo lo que implica esta designación de Cristo como el Hombre Celestial. "Si eres el Hijo de Dios". Las tentaciones tenían su fundamento en el hecho de lo celestial del Señor Jesús. En los pasajes del Evangelio de Juan se ve la misma característica. Como ya hemos señalado, Juan tiene en cuenta lo celestial del Señor Jesús a través de todo el camino, desde las primeras palabras de su Evangelio hasta el fin. El reto del Señor Jesús trae ese mismo significado: "Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí". El Hombre Celestial se presenta ante nosotros en este punto con relación a la Palabra de Dios. Cerramos nuestra meditación anterior sobre el principio fundamental de la redención, y decíamos que este principio, el cual es la vida eterna, hace que la redención, que es perfecta en Cristo, sea progresiva en nosotros. La redención se 71


introduce en nosotros con la recepción de la vida eterna, y así como funciona, obra y se incrementa la vida, nos vamos encontrando cada vez más en el bien de la redención. Los valores reales de nuestra redención pueden convertirse en la experiencia del Redentor en nosotros, en la operación del Redentor en nosotros por Su propia vida. CRISTO, EL PRINCIPIO DE LA CREACIÓN DE DIOS En Juan 20:22, hemos registrado un incidente que ha dado lugar a cierto grado de perplejidad: "Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo". Nosotros tal vez queremos una explicación de ese acto, y de esas palabras, y creo que la explicación es que lo que hizo y dijo fue como el modelo, y no inmediatamente, en la realidad; es decir, se trataba de un acto representativo de parte del último Adán. En Juan 20 vemos esto en el terreno de la resurrección del Señor Jesús. Recordamos que está escrito: "Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante" (1 Corintios 15:45). En la realidad espiritual, eso se relaciona con Su resurrección. No en el sentido pleno era Él un espíritu dador de vida antes de la Cruz, como tampoco era el último Adán antes de la Cruz. Todo lo que estaba representado y compendiado en Él, aunque en el sentido de generación, esto sólo comienza en la esfera de la resurrección. Allí, en el sentido más amplio, se convierte en el último Adán, un espíritu que da vida. Así en la esfera de la resurrección, Él realiza este acto representativo, o el modelo, y pronuncia estas palabras representativas como el último Adán, cumpliendo en sentido espiritual las palabras de Apocalipsis 3:14: "El principio de la creación de Dios". En el sentido literal, Él fue ese principio de este mundo. Fue el comienzo de la creación de Dios. Eso no quiere decir que Él haya sido el primer ser creado por Dios; esto significa que Él entonces literalmente da comienzo a la creación de Dios, en cuanto a este mundo. En la nueva creación Él está teniendo lugar en el sentido espiritual. "El principio de la creación de Dios". En el principio de la creación literal hubo un el hombre un soplo, un aliento de vida. Ahora, cuando el último Adán, como un espíritu dador de vida, sopla sobre ellos, es un acto típico. Es el último Adán actuando en forma de patrón con relación a los primeros miembros de la nueva creación, el principio de la creación de Dios. Él está típicamente infundiendo vida eterna en la nueva creación. Es sólo un acto típico, porque el Espíritu no había sido dado todavía. La plena expresión de eso vino después en Pentecostés. EL HOMBRE CELESTIAL CON RELACIÓN A LA PALABRA DE DIOS Aquí está la vida relacionada con el Hombre Celestial en el sentido pleno. Llegamos ahora a traer todo este principio de la vida en el Hombre Celestial con relación a la Palabra de Dios. La Palabra de Dios tiene muy estrecha relación con esta vida, y esta vida está estrechamente relacionada con la Palabra de Dios, tanto en ellas como en el Hombre Celestial, la vida y la Palabra. Tanto es así que ellas no son cosas en Él, sino que Él está en ellas. Él es la Palabra, y Él es la vida; la vida y la Palabra son en Él como Su mismo ser. Sin embargo, la Palabra es expresión, así como persona. Si tú te has


tomado la molestia de estudiar la técnica del punto que se plantea en el uso de las palabras "Logos" y "rema", sabes lo difícil que es siempre lo de la diferenciar entre los dos significados. Sabes cómo discurren la una con la otra, y cómo muchas veces se encuentran y son una. Así es que la persona tiene la palabra, y la palabra es la palabra de la persona. Hay una diferencia, y sin embargo ambas están ligados a la persona. Vamos a ver cómo vamos en lo que esto significa. (A) ENGENDRADO POR LA PALABRA En primer lugar, como hemos venido diciendo, el Señor Jesús como el Hombre Celestial fue engendrado a través de la Palabra. El ángel visitó a María y se le presentó con la Palabra de Dios, y esperó a que ella respondiera antes de que hubiera un resultado de vida; y cuando, tras considerarlo y su batalla a través de la lucha frente al problema y la dificultad y el costo de aquello, ella respondió: "He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra", entonces fue implantado el Cristo vivo. (B) PROBADO POR LA PALABRA En la tentación en el desierto, es evidente que se nos indica que, en el fondo de las cosas, era la Palabra de Dios lo que regía al Señor. Cada tentación se enfrentaba con la Palabra de Dios: "Escrito está..." La vida dependía de la Palabra de Dios. "No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios" (Mateo 4:4). En el Hombre Celestial la cuestión de la vida está ligada a la Palabra de Dios. Si tú tomas lo opuesto de eso, sabrás que el hombre terrenal muere porque niega la Palabra de Dios; su vida depende de la Palabra de Dios y su actitud hacia ella. Aquí, el último Adán es tomado sobre la misma base, y en tanto que se cumplen las tres tentaciones con la Palabra de Dios, es perfectamente claro que Su vida estaba ligada a la Palabra de Dios. Era la Palabra de Dios lo que regía toda esta experiencia, y su resultado. El Hombre Celestial estaba siendo atacado con el fin de separarlo de Su vida celestial, por así decirlo, al obtener de algún modo que Él negase, o violase, o ignorase la Palabra de Dios. Él mantuvo Su posición como el Hombre Celestial en la vida en la esfera de la Palabra de Dios. (C) REGIDO POR LA PALABRA Él no sólo ha sido engendrado a través de la Palabra, y probado por la Palabra, sino que en tercer lugar, Cristo se regía a través de toda Su vida por la Palabra de Dios. Toda la Ley y los Profetas le es aplicada. Él les dijo a los líderes judíos: "Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí" (Juan 5:39). La sugerencia no afecta inmediatamente nuestra consideración, pero vale la pena destacarla. En efecto, Él decía: En vuestra búsqueda de la vida eterna en las Escrituras, esa vida es la Persona en las Escrituras que vosotros necesitáis conocer, y es en Él en quien las Escrituras infieren que se encuentra la vida eterna. Esa es la fuerza de la afirmación: "ellas son las que dan testimonio de mí". Una vez más, cuando con los dos discípulos en el camino a Emaús después de Su resurrección, se dice de Él que "comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían". 73


Señalamos el hecho, entonces, de que todas las Escrituras se aplican a Él. Él encarnó y cumplió todas las Escrituras. Con cuánta frecuencia Él dijo, mientras estaba aquí en la tierra, con relación a cierto movimiento, a determinado acto, a cierta experiencia, a cierta declaración, "para que se cumplan las Escrituras". Si tú nunca has sacado todos los casos en que esto ocurre, deberías hacerlo. Vale la pena reunir estos pasajes. LA RELACIÓN DEL ESPÍRITU SANTO CON LA PALABRA DE DIOS Y EL HOMBRE CELESTIAL Ahora quiero tomar nota de esto. El Señor Jesús, en toda Su vida, fue regido por la Palabra de Dios. Cuán necesario fue esto, entonces, para que pudiera caminar en el Espíritu, pues esa Palabra de Dios debía ser cumplida. Ahora, ¿qué significa eso? Tomemos, por ejemplo, el Antiguo Testamento. ¿Crees tú por un momento que todas las declaraciones en el Antiguo Testamento estaban siempre presentes en el conocimiento mental del Señor Jesús, y que cuando iba a hacer algo Él se refiriese a Su manual, y dijera: "Ahora voy a hacer esto, o voy a hacer aquello? ¿Qué dicen las Escrituras que debo hacer?" Sin embargo, cada parte de la Escritura controlaba Su vida, y había un sentido en el que Él era responsable de todo lo que hubiese ahí. Todo ello aplicado a Él. Pero Él no llevaba todas las Escrituras en Su cabeza, ni siquiera en un libro, y con referencia a Su memoria o Su manual de Su conducta, Sus expresiones, Sus actos, Sus experiencias, por lo que Él permitió y por lo que no permitió, por lo que hizo y lo que no lo hizo. Aunque la Palabra de Dios estaba con Él ricamente, aunque hubiera tenido un gran conocimiento de las Escrituras –y eso queda perfectamente claro cuando leemos Sus declaraciones–, esa no es la forma en que la Palabra de Dios le regía, como si Él hubiese tenido que llamar a las Escrituras a la memoria en cada ocasión y actuar en consecuencia. Él se movía en el Espíritu de vida, y como lo hizo así, Él se movió de acuerdo con la Palabra de Dios. Cuando era necesario, el Espíritu de vida traía de la Palabra de Dios a Su recuerdo, y Él era capaz de usarla. ¡Cómo hizo uso de esto! Pero al margen de cualquier cita de la Escritura, y aparte de toda la memoria actual del pasaje en particular que rigiera cualquier incidente determinado, el Espíritu se movía con la vida, con relación a la Palabra de Dios. Él fue regido por la Palabra de Dios, de modo que incluso cuando, como hombre, era impotente en la cruz, sin poder hacer nada, se dice que esas mismas condiciones se dieron "para que la Escritura se cumpliesen". Una vez más, queda constancia de que cuando Él estaba muerto en la Cruz, y llegaron a romper las piernas de los crucificados, y al encontrar al Señor ya muerto, no quebraron las piernas, "para que se cumpliese la Escritura: No será quebrado hueso suyo" (Juan 19:36). Ese Hombre está bajo el gobierno de la Palabra de Dios en todo, debido a la posesión del Espíritu, debido a la dirección de Espíritu, y el Espíritu asumiendo la responsabilidad. Puedo ver un peligro allí, y voy a salvaguardar lo que estamos diciendo, pero primero que todo la fuerza de esta ley. Si estamos caminando en el Espíritu, y nos movemos de acuerdo con la vida del Hombre Celestial, nuestras vidas son ordenadas de acuerdo con la Palabra de Dios. A veces no conocemos la Escritura que se debe aplicar en determinado momento, pero sabemos que algo puede ocurrir, sabremos que en ese momento la revisamos, y es como si algo dentro de nosotros dijera: Eso no


es correcto, tendrás que corregir esta declaración, hay una falla en eso; y tendrás que hacer eso bien. Cuántas veces hemos sabido eso. Después hemos descubierto que nos hemos equivocado. El Espíritu de vida no deja pasar nada que sea contrario a la Palabra de Dios, si estamos caminando en el Espíritu. Seguramente esto debería ser un gran consuelo para nosotros, y una gran ayuda. LA PALABRA DE DIOS NUNCA SE ANULA Pero hay un peligro del que tenemos que tener cuidado. Lo que hemos dicho no significa que podemos tomar un curso para tratar de caminar en el Espíritu, y descuidar la Palabra de Dios. No podemos decir: Bueno, caminar en el Espíritu es todo lo que se necesita, y nosotros estaremos de acuerdo con la Palabra de Dios; no necesitamos preocuparnos por eso. Hay un montón de personas que viven en lo que ellos llaman su "espíritu". Ellos "reciben las cosas del Señor". Consiguen algo, y actúan sobre eso, y después se descubre que es una violación directa de la Palabra de Dios. Cuántas veces nos hemos encontrado con eso. Muchas personas toman las cosas "en el Señor", y hacen algo que ellos piensan que recibieron del Señor, y es lo más claro posible que la Palabra de Dios es positiva en contra de lo que han hecho. Así, pues, se debe salvaguardar el asunto. "La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros... en toda sabiduría" (Colosenses 3:16), como base para el Espíritu Santo. Sin embargo, si tú estás haciendo eso, no siempre tendrás el pasaje exacto a la mano para regir el asunto del momento, pero el Espíritu Santo hará bien en lo que sabe que es la Palabra de Dios, y tú cesarás. Qué tan cierto es eso. Algunos de nosotros hemos encontrado que nuestra memoria natural, en gran medida ha desaparecido. Muy a menudo una cita equivocada de la Escritura no toca la doctrina en todos, pero el punto es este, que existe un gobierno de nuestra inteligencia que nos hace conocer la Palabra de Dios, aunque no pueda por el momento dar un paso concreto en su formulación exacta o llamarla a la mente. Somos regidos por esto, si pertenecemos al Hombre Celestial. "Como él es, así somos nosotros en este mundo" (1 Juan 4:17). Este es el Hombre Celestial regido por la Palabra de Dios, ya que la vida estaba en Él. Lo que es cierto de la Cabeza, debe ser verdad de los miembros. Si nos unimos al Hombre Celestial, nos convertimos en parte de ese cuerpo del Hombre Celestial, y esa misma vida está en nosotros, y vamos a caminar por la Palabra. Vamos a ser gobernados por la Palabra a través del Espíritu de vida que está en la Palabra, y ese Espíritu de vida es omnisciente, todo-inteligente. Quiero que todo el pueblo del Señor viva en esa base. Eso nos salvaría de todo ese tipo de la destructiva caza de herejías y todo ese tipo de cosas, de ser siempre sospechosos, algunos pocos perros guardianes de doctrina, que mantienen un buscador de algo que es erróneo, y produciendo una plaga de muerte sobre todo. Si estuviéramos, sin embargo, viviendo en el Espíritu, deberíamos saber en nuestros corazones si una cosa tuviese razón o no, sin proyectar nuestra mente analítica en algunos asuntos, el Espíritu daría testimonio en nuestros corazones. Eso sería vida y salvación. Lo otro es una miserable existencia para todos. Ahora podrás ver al Hombre Celestial, la vida eterna, y la Palabra que rigen en todas partes. Qué diferencia hay entre ser regido por la letra y ser regido por el 75


Espíritu. Podemos tener el libro, podemos poseer toda la letra, y podemos estar constantemente exclamando: "¡A la ley y al testimonio!" Nosotros podemos llegar a ser muy legalistas, controlando en torno a la letra todo el tiempo. El Señor Jesús no actúa así, ni el apóstol Pablo. Celosos como ellos fueron por las Escrituras, por la Palabra de Dios, totalmente regidos por la Palabra de Dios, lo que importaba con ellos era la Palabra viva. Dijo nuestro Señor Jesús: "La carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida" (Juan 6:63). Nos pueden matar con la letra. Nos pueden matar con la Palabra, como Palabra. Sin duda queremos ser liberados de tener las Escrituras como palabras, como letras, y entrar en el lugar donde está el Espíritu en la Palabra dando vida. Qué diferencia hay entre las dos esferas. La una no lleva a nada sino a la muerte, a la parálisis, al enfriamiento y frustración de todo, y el otro conduce a una condenación positiva, al juicio necesario para matar lo que es malo. No dejar las cosas en ese estado asolado y sin ningún sentido, es muy a menudo el caso cuando se trata simplemente de una cosa de la letra. Así obtienes el doble aspecto de la Palabra acerca del crecimiento en Cristo. En primer lugar, la Palabra es una expresión de la inspiración del Espíritu. Eso es lo que la Palabra de Dios debe ser, y no sólo algo que se ha escrito. En segundo lugar, el Espíritu de vida asociado con la Palabra. Esto plantea una gran pregunta, una pregunta que quizás ya casi es peligroso exponer en público en estos días, y para responderla, tal vez requeriría una buena explicación. La pregunta es: ¿Hasta qué punto es la Palabra escrita, tal como está, la Palabra de Dios? Este Libro puede ser tomado, y el mismo fragmento utilizado en cincuenta maneras diferentes, al mismo tiempo. El mismo pasaje de la Escritura puede ser la base de una docena de exposiciones diferentes, todas los cuales pueden ser mutuamente excluyentes y contradictorias. ¿En cuál de esta docena o de las cincuenta exposiciones está la Palabra de Dios? Tú puedes tomar la Escritura como cualquier letra fuera de este Libro, y puedes decir: ¡Esta es la Palabra de Dios! ¿Cómo lo vas a demostrar? Todas estas diferentes personas toman la Palabra de Dios, y obtienen un significado diferente, con un resultado diferente, actuando de una manera diferente, y justificando un curso diferente, y la misma Palabra ha provocado un conflicto terrible y oposición entre los diferentes sectores de la gente. ¿Cuán lejos está la Palabra de Dios tal como está? Mi punto es este, que creo que algo más es necesario hacer con la Palabra de Dios en verdad, en plenitud, y ese es el Espíritu de vida en ella. Ese Espíritu de vida (ahora estamos pensando en el Espíritu Santo, no en una abstracción inteligente) Él mismo debe usar y aplicar esa Palabra, a fin de que sea la Palabra de Dios. No creo que se pueda obtener ningún resultado divino, simplemente citando las Escrituras, como escritura. El Espíritu Santo debe entrar en esa Palabra, expresarse a Sí mismo en ella, y hacerla vivir antes de obtener el resultado de lo Divino, por causa del objetivo a la vista. Un testamento de vida del Hombre Celestial no es hecho mediante meras palabras, aunque sean palabras de la Escritura. Eso es lo que la gente ha tratado de hacer. Han tratado de erigir la Iglesia por las palabras de la Escritura, constituir la Iglesia por lo que está aquí escrito; de modo que así tienes media docena de diferentes tipos de iglesias, todas erigidas sobre lo que ellos llaman la Palabra de Dios, y la cosa no


produce vida. Se trata de la vida, del Hombre Celestial que Dios tiene a la vista; y para producir esa vida, el Espíritu debe operar a través de la Palabra. "Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida", dijo el Señor a Sus discípulos. "Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna". En lo que concierne a Pedro, el portavoz de estas últimas palabras, se trataba de una palabra de discriminación. Los escribas y fariseos tenían las Escrituras. Ellos alegaban que todo lo que tenían y celebraban estaba en la Palabra de Dios. Ah, sí, pero no las conocieron como palabras de vida eterna. Hay una diferencia. Esta vida está en Su Hijo. Se tiene que estar en una relación viva con el Señor Jesús para que las Escrituras se hagan efectivas. LA SOBERANÍA DE DIOS EN LA PALABRA CREATIVA Eso funciona, en primer lugar, soberanamente en dirección de los incrédulos. Tú puedes tomar la Palabra de Dios, como está escrita y predicar, pero tienes que dejar todo el asunto bajo la soberanía del Espíritu. Predicar a una multitud de cincuenta, cien, mil, y en novecientos noventa y nueve de las mil la cosa estar tan muerta como cualquier otra cosa lo puede estar. Ellos no ven nada, no sienten nada, pero los mil son soberanamente tocados. Esa palabra es algo más que un enunciado, pues esas letras, esa Palabra es espíritu y vida. Eso no es un accidente, no es casualidad, sino un acto soberano. El Espíritu de Dios ha llegado a la Palabra con relación a eso. Esa es la locura de la predicación, en un sentido, que hay que predicar, y no tienen ninguna garantía de que los muchos serán tocados por la Palabra de Dios. Tú tienes que comprometerte con las aguas, y creer que Dios en algún lugar va a entrar en la Palabra y tocar un poco de vida, aunque la mayoría se debe dejar intacta. Ese es el elemento adicional, que el Espíritu de vida en la Palabra de Dios, soberanamente actúe con relación a los incrédulos. Eso, por supuesto, es la Palabra creadora, y nos lleva a ver que en el Hombre Celestial la Palabra de Dios es el acto de Dios, y no sólo la declaración de Dios. En el Hombre Celestial la Palabra de Dios no es nunca una declaración por sí sola, es un acto. Nosotros decimos muchas cosas, y luego miramos a nuestro alrededor por el resultado, con este pensamiento en nuestra mente: "¿Cuál es el valor de todo esto?" Tú nunca mires el resultado de la Palabra de Dios en el Hombre Celestial; eso está ahí. No puedes verlo, pero está ahí. La palabra con relación al Espíritu de vida en Cristo es un acto, algo hecho; y cuando esa palabra ha llegado por el Espíritu de vida, aquellos a los que ha sido dirigida por el Espíritu inteligente nunca pueden volver a ser los mismos, aunque ellos puedan parecer que siguen en la vieja manera. "La palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero" (Juan 12:48). Algo se ha dicho, la Palabra ha llegado, y la cosa se hace, para no ser deshecho. Tarde o temprano los interesados van a venir directos en contra de eso, y todo eso va a ser remontado a esa hora cuando el Espíritu dio expresión a la Palabra. Eso es un hecho tremendo. Ese es el valor de dar la Palabra en el Espíritu, porque es un acto. Es creativo. Es algo que se hace, no algo dicho. ¡Oh!, reconocer que la Palabra en el Espíritu Santo es algo hecho, no sólo algo dicho. La Palabra de Dios es siempre acto de Dios: "Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios" (Hebreos 11:3). La Palabra del Señor es una bendición. No se trata simplemente de decir: El Señor te bendiga. Es una 77


bendición en sí misma; esto trae bendición. Se trata de un acto. EL PRINCIPIO DE VIDA ESTABLECIDO EN EL CASO DE LOS SALVADOS

En el salvado hay otro lado. La primera parte es creativa, soberana. Ahora, en el caso de los salvados, donde los interesados son el pueblo del Señor, la operación del Espíritu con relación a la Palabra de Dios ya no es puramente soberana. En el caso de los creyentes la Palabra no se da con el fin de lograr la creación, por ella es hecha. Estamos en pie a causa de que la Palabra del Señor habla soberanamente por el Espíritu en nuestros corazones, habiendo así hecho con Sus hijos, engendrados por la Palabra de Dios. Esto es un acto soberano, pero desde ese momento en adelante, eso que es soberano cesa y cree por el Espíritu de vida en la Palabra, pero sobre la base de que haya vida en nosotros para corresponder a la vida en la Palabra. La vida en uno, o en la comunión (en el cuerpo) en cuestión es la base del crecimiento de acuerdo con la Palabra del Señor, que tiene vida en sí misma. Toma una simple ilustración de nuestro uso de alimentos naturales. No importa cómo puedes tú alimentar a un cadáver, no obtendrás desarrollo ni ningún tipo de crecimiento. Se trata de no usar la alimentación de un hombre muerto. Debe haber alguna vida en un hombre que corresponda a la vida en el alimento, se apodera de ella, trabaja con ella, colabora con ella, antes de que pueda haber crecimiento. Eso es lo que queremos decir con la actividad que lleva la señal de la soberanía en el cese violento. El acto soberano es algo aparte de nosotros, es la gracia de Dios a los pecadores que no pueden dar nada a cambio. Ahora esa vida está en nosotros, nuestro crecimiento está en la base de la vida interior en nosotros cooperando con la vida en Su Palabra. Tú puedes predicar a la gente que tiene mucha luz, y predicar en el Espíritu Santo, y pueden no obtener un resultado muy bueno debido a la medida de alcance limitado de la vida que hay en ellos. Pero tú consigues una tremenda respuesta a una palabra de vida cuando las personas están con vida en el Señor, cuando hay vida en ellos. El crecimiento proviene de esa manera, la vida en nosotros, que corresponde a la vida en la Palabra, eso forma al Hombre Celestial. El Espíritu –acompañado por la Palabra de vida–, imparte vida, vivifica o produce vida donde hay un estado de muerte, y lo hace soberanamente, pero el Espíritu-Palabra, esa simbiosis, requiere una respuesta en el espíritu en el caso de los que ya han sido soberanamente traídos con relación a Cristo a través de la Palabra. La vida misma en la Palabra gobierna nuestras vidas que rige nuestro nuevo nacimiento. El Señor Jesús fue engendrado verdaderamente del Espíritu Santo, el Espíritu de vida, pero por la Palabra, o por medio de la Palabra. Ahora, por el gobierno de Su vida, la vida misma a través de la Palabra funcionará como en el nacimiento, es decir, la misma vida que dio origen debe estar en la Palabra que rige la vida, para que ese ser tenga pleno crecimiento. Ese es el principio de la vida que es tan importante. Es esta la novedad, esta frescura que es de dicha cuenta –si tú quieres, esta originalidad–. No interpreten mal, no estamos utilizando esa palabra en el sentido natural. Queremos decir que en el nacimiento por el Espíritu de vida hay algo que nunca antes había sido, es original, nuevo. Somos una nueva creación en Cristo Jesús. Nosotros lo llamamos el "nuevo nacimiento". No es sólo algo nuevo, reciente, sino algo que no era antes.


Con relación a la Palabra tiene que ser así. La Palabra debe llegar con toda la fuerza de algo que nunca fue antes. Tiene que haber un sentido de originalidad divina y frescura al respecto que está llevando a la admiración, al asombro. Una vez más, tú puedes probar eso. Cuando la Palabra se encuentra en manos del Espíritu Santo, aunque puede que hayas leído un pasaje mil veces, y hayas tenido algo de esa palabra, puedes volver a ella de nuevo y decir: Bueno, ¡nunca había visto eso antes! ¡Por qué está esto lleno de significado y valor más allá de todo lo anterior! Ahí radica toda la diferencia entre esto y el material obsoleto que ponemos en los libros como resultado de nuestro estudio de la Biblia. El Señor quisiera tener a Sus ministros en la esfera donde su manejo de la Palabra de Dios sea en vida. Es el Hombre Celestial regido por la vida celestial en la Palabra, para que todo sea siempre nuevo, siempre fresco, siempre original. Qué tan cierto es que esto sea experimentado. Ha habido momentos en los que creíamos conocer todo acerca de cierto asunto en la Biblia, hemos hablado muchísimo, y ha sido nuestro lema desde hace mucho tiempo. Luego de que un período de tiempo haya transcurrido, cuando lo hayamos dejado, y el Espíritu del Señor nos haya llevado a eso de nuevo, es como si nunca hubiésemos visto antes esa verdad. Nos encontramos con que podemos volver a los viejos temas, como se les llama, con la novedad de este tipo. Otras personas pueden no darse cuenta de lo que está pasando en nosotros. Ellos pueden escuchar lo que equivale a las cosas de antes, pero dicen: “Ese es un nuevo significado, un asirnos nuevamente; es bastante claro que el Espíritu Santo no ha terminado con ese asunto, y tiene más que decirnos acerca de esto”. Tenemos que tener cuidado de cómo reaccionar mentalmente ante ese tipo de cosas. Experimentamos tan a menudo la tentación de tomar esta actitud: Oh, bueno, he hablado de que tan a menudo la gente debe estar cansada de esto. El Espíritu Santo está diciendo: Ustedes están diciendo esto una vez más; no tomen ninguna nota de lo que piensan; si han oído eso mil veces, díganlo. Y cuando lo hacen, hay algo que hacer con todas las anteriores expresiones de las mismas cosas, nunca se ha hecho antes. Ten cuidado de cualquier encasillamiento en la Palabra de Dios, y decir que hemos agotado eso. Si tú estás lidiando con los temas de la Biblia, como tal, puedes encasillar en una papelera todo el asunto de inmediato. Si tú te estás moviendo en el Espíritu con la Palabra de Dios, nunca habrá un momento en cualquier parte de la Palabra de Dios que se vuelva obsoleto. Es la nueva vida misma como nunca lo había sido antes, que entró en nosotros constituyéndonos en una parte del Hombre Celestial, que es tan gobernado de esa manera a lo largo de la Palabra, hasta el constante aumento, el crecimiento constante. Recuerda, entonces, que es un asunto de vida. Recuerda que la doctrina sale de la vida y no la vida de la doctrina. La Iglesia sale de la vida, y no la vida de la Iglesia. No es el apego a la doctrina, ni el apego a la Iglesia, sino el interés por el Hombre Celestial de una forma de vida que es la necesidad vital, y luego se recibirá la doctrina y la Iglesia. En la Palabra como la tenemos, la doctrina se produjo después de la vida. La Iglesia existió antes de que la doctrina de la Iglesia fuese dada. El apego al Hombre Celestial produce la doctrina de la Iglesia. La Iglesia se produjo por una relación viva, no por asumir una revelación de lo que la Iglesia era, y tratar de ponerlo en funcionamiento. La vida es lo primero de todo, y donde se encuentra la vida, el resto 79


seguirá. Es inútil tratar de imponer la doctrina de la Iglesia, o cualquier otra doctrina, a la gente, si no están vivos para el Señor. El Señor sabe lo que está haciendo. Tú no puedes ir a cualquier lugar del mundo, ni siquiera entre los cristianos, con toda tu doctrina, tu plena revelación, y tener la seguridad de que, como les predicas esas cosas, ellos van a dar un gran salto hacia eso. Tienes que ir donde el Espíritu te esté llevando; por el Espíritu puedes saber exactamente dónde hay una cantidad suficiente de vida para tener preparado el terreno, y allí puedes tener respuesta a lo que tienes que dar. ¡Cómo nos gustaría salir al mundo y hablar del Señor a todos los pueblos, de lo que Él nos ha mostrado, y darles la revelación del Cuerpo de Cristo! Tenemos que ir y organizar grandes reuniones y reunir a la gente, sólo para encontrar que nos miran sin comprender y exclamar: ¡Esta es una doctrina extraña! No se puede hacer así. El crecimiento tiene que ser sobre la base de la vida, porque la doctrina no es lo primero, sino la vida. Tú no puedes obtener la Iglesia sólo por tratar de conseguirla. Tiene que ser la vida, y la vida por sus formas de trabajo de la Iglesia, se convierte en la realización de la Iglesia. La inversión de ese orden sólo conduce a Babilonia. ¿Qué es Babilonia? Babilonia representa la pérdida de la autoridad de la Palabra de Dios como una cosa viva. Fue en el reinado de Joacim, el rey que tomó su navaja y cortó con la Palabra de Dios, que Judá comenzó a ser llevada a Babilonia. Cuando se repudió la autoridad de vida de la Palabra de Dios, todos los vasos de oro y plata fueron llevados a Babilonia. Esa es una parábola. Significa que las personas que el Señor ha llevado a la esclavitud, al cautiverio, a la muerte, están fuera del lugar de la designación del Señor, y el ministerio del Señor no va en la vida, porque los vasos se han ido, han sido quitados. Hasta ese momento iban con sus sacrificios, pasando con su orden levítico. Pero ese no es el punto. Usted puede tener la forma de las cosas, tener el sistema, y sin embargo, ir a Babilonia. La Palabra de Dios es una cosa espiritual y viva, que te mantiene libre, claro, fuerte, fuera de Babilonia.


Capítulo 11 EL HOMBRE CELESTIAL Y LA PALABRA DE DIOS (Continuación)

“Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad” (Juan 1:14). “¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras” (Juan 14:10). “16La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales. 17Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él” (Colosenses 3:16-17). “Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS” Apocalipsis 19:13). En el curso de nuestra meditación anterior, observamos la relación del Espíritu Santo con la Palabra de Dios y del Hombre Celestial, antes de pasar a otras consideraciones que pueden estar bien para resumir esa relación en tres o cuatro aspectos específicos. EL ESPÍRITU SANTO RELACIONADO CON LA PALABRA DE DIOS Y EL HOMBRE CELESTIAL (A) EN EL NACIMIENTO Observamos, pues, que el Espíritu Santo está en íntima relación con la Palabra de Dios en el nacimiento del Hombre Celestial. La Palabra fue presentada a María, y eso le creó a ella un problema. En la esfera de los humanos había perplejidad sobre la manera de cómo podría ser la realización de esto; de cómo se lograría alcanzar esto; de cómo pudiera llegar a realizarse esta maravillosa presentación y revelación de la posibilidad y el sentido, propósito y designio del pensamiento divino. Ese era su problema. El ángel le respondió su inquietud y le aclaró su perplejidad con una declaración: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti" (Lucas 1:35). Así vemos que, con relación a la Palabra de Dios, allí estaba el Espíritu, en este nacimiento. El Espíritu Santo no hizo uso de la palabra para realizar ese propósito en María, hasta que ella se hubiese encomendado a sí misma a la Palabra. Eso siempre es una ley. Pero cuando ella se encomendó voluntariamente a la Palabra, el Espíritu Santo asumió la realización del sentido, la implicación, el contenido, el propósito de esa Palabra.

81


(B) EN EL CONFLICTO De la misma manera el Espíritu Santo se asoció con la Palabra de Dios en el conflicto. Cuando el Espíritu hubo venido sobre el Señor Jesús, como el Hombre Celestial, en el Jordán, fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. Al ser guiados por el Espíritu, ser regidos por el Espíritu, accionados por el Espíritu, y movernos en el Espíritu, la Palabra de Dios se convierte, por el Espíritu, en el instrumento para la destrucción del enemigo, y para el avance final en vez de que el Hombre Celestial se detenga. Tú notas que esta señal de la liberación, ya que cuando el diablo le dejó, dice que "Jesús volvió en el poder del Espíritu Santo a Galilea" (Lucas 4:14). Es la señal del ensanchamiento, la señal del incremento a través de esto que ha sucedido. El Espíritu se asoció con la Palabra en el conflicto, hasta la victoria, y hasta la liberación. (C) EN EL MINISTERIO Lo mismo sucedió en el ministerio del Señor Jesús: "Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras" (Juan 14:10 ). Las palabras son la consecuencia de una actividad del Padre que mora en el interior, por el Espíritu. Ahora estamos hablando únicamente de Cristo como el Hombre Celestial, no de Cristo en Su Deidad y Divinidad, como el Hijo de Dios en el sentido más elevado. En Su ministerio, por la unción, por el Espíritu del Padre que mora en nosotros, hay actividades que suceden en Él que se traducen en palabras que vienen de Él. Pero no son de Él aparte del Padre, no son de Él fuera de la relación con el Espíritu; vienen desde las actividades y energías internas del Espíritu del Padre. El Espíritu está produciendo las palabras por Sus operaciones en vida. Por eso es que siempre son palabras concretas, es decir, palabras de un efecto práctico. Volveremos a eso en un momento. (D) EN LA VIDA Lo que era verdad en Su ministerio hablado, y en estas otras formas, también era verdad en Su vida. Su vida fue un continuo y espontáneo cumplimiento de las Escrituras, no por la continua referencia a ellas, sino a través de la morada del Espíritu, que tenía las Escrituras en posesión Suya, habiéndolas Él mismo dado e inspirado. Ellas son eternas, y el Espíritu se movía en Él de tal manera que las Escrituras se estaban cumpliendo en todo momento. En muchas ocasiones, la declaración se hace para indicar ese hecho: "Para que la Escritura se cumpliese". De modo que Él era lleno de energía, y era accionado en Su vida, y en todos sus incidentes, por el Espíritu con relación a la Palabra. El Hombre Celestial se rige por la Palabra de Dios mediante el Espíritu eterno. Esa es la verdad de Él personalmente. Ahora eso es cierto también de Él corporativamente. El Hombre Celestial corporativo es el resultado del mismo proceso. La Iglesia, Su Cuerpo, en todas sus partes, es traída a la existencia por la Palabra, en primer lugar, presentada, y entonces contemplada, considerada, respondida, y el Espíritu Santo tomándola y convirtiéndola en un ser vivo vivo. El resultado es la Iglesia, el Cuerpo de Cristo, el Hombre Celestial


corporativo. Así es cómo la Iglesia llega a ser; y contemplar cualquier tipo de cosa que se llame la Iglesia, que no sobrevenga por la operación del Espíritu Santo a través de la Palabra de Dios, es contemplar algo que no existe en el pensamiento de Dios. Pon la Palabra de Dios a un lado y no tendrás la Iglesia. Lo que vas a lograr es algo que es totalmente falso. Pon a un lado la relación del Espíritu Santo con la Palabra de Dios, y destruirás lo que estás tratando de construir. Eso es visto de una manera muy general, pero para nosotros esto se convierte en una cuestión inmediata para nuestro propio ser, como parte de Cristo, por los efectos de exactamente el mismo principio aplicado en Su encarnación, el Verbo y el Espíritu operando simultáneamente. UNA REITERACIÓN DEL PROPÓSITO DIVINO. EL PRINCIPIO DE LA ENCARNACIÓN Vamos a romper esto, retrocediendo un poco en el pensamiento. Dios requiere un Hombre para la expresión de Sus pensamientos. Ponemos esto de otra manera; Dios nunca ha querido sólo pronunciar palabras, formular declaraciones, para darse a conocer y expresarse a Sí mismo mediante declaraciones verbales. Hay mucho más pendiente de lo que parece por el momento, pero esto es el simple hecho de que Dios nunca ha tenido la intención de darse a conocer por medio de declaraciones, por palabras, por expresiones verbales. Es por eso que es infinitamente más peligroso estar ocupados con la enseñanza como enseñanza, y asumir la enseñanza como enseñanza, apropiarse de cosas que se dicen, y pensar que porque tenemos eso que se ha dicho, entonces tenemos la cosa misma. ¡Nunca la llegamos a tener! Muchas personas tienen todas esas cosas que se han dicho, pero no tienen la cosa misma. Existe tal posición para llegar así a ese aprendizaje, y nunca llegar a un conocimiento de la verdad. Esa es una posición que encierra un gran peligro. Sí, hace veinte, treinta, cuarenta, cincuenta años que pudimos haber escuchado todo lo que hay, y lo podemos conocer todo, y sin embargo nunca haber llegado a un conocimiento de la verdad. Eso suena como una contradicción, pero es posible, o la Palabra de Dios no diría eso. ¿Cuál es el problema? ¿Dónde está la falla? Eso es lo que estamos tratando de ver ahora. Ahora, como hemos dicho, Dios nunca ha tenido la intención de tratar de darse a conocer, dar expresión sobre Sí mismo, mediante palabras, mediante declaraciones, mediante simples expresiones, es decir, por lo que se dice. Para la expresión de sus pensamientos, Dios requiere de un Hombre. La Palabra (el Verbo), por lo tanto, se convierte en carne; por causa del hombre, Dios decide que debe ser el producto de Su Palabra de una manera interna, es decir, la vida debe estar relacionada con la verdad, y la verdad debe estar relacionado con la vida. Una vez más, está el terrible peligro de hablar, aparte de la Palabra de Dios que ha sido recamada. Hay una fascinación por las grandes verdades; y relacionado con esto existe un peligro, especialmente si tú esperas ser lo que llaman un "ministro". El peligro es el de apoderarse de verdades, de doctrinas, de temas, de asuntos , de ciertas cosas en la Palabra de Dios, y todo el tiempo estar hablando de eso mismo. Vas y 83


escuchas algo nuevo, una idea nueva, y así te puedes salir con esto de una manera abierta. En realidad, en esa forma estás recopilando material para tu ministerio, y hay un terrible peligro al hacerlo. Esto te va a poner a ti y a tus oyentes en una posición falsa. Como ya hemos dicho, eso hará pesadas las cosas de arriba. Tú estás edificando la enseñanza sobre algo que no es vida, que no es crecimiento. Es simplemente un caso de impartir enseñanzas a las personas, y en realidad toda esa cosa va a caerse, se desplomará tu edificio, y tú te preguntarás, ¿cuál es el problema? Es sólo la vida lo que cuenta. Tú tienes que establecer una base, pero debe haber una excavación, un solevantamiento, una ruptura, un entretejimiento, antes de poder añadir la enseñanza. Por eso en el Nuevo Testamento, la doctrina siguió a la acción de la gracia en el corazón. La palabra de gracia se inició, y entonces el Señor explica mediante la doctrina lo que Él había estado haciendo. Esto a menudo ocurre por lo tanto con nosotros mismos. El Señor nos lleva a través de algo que no podemos comprender, y que es para nosotros, mientras estamos viviendo una profunda, oscura, terrible experiencia; pero después Él nos la explica a nosotros en Su Palabra, y se nos suministra una completa interpretación de lo que hemos vivido. Es mucho mejor que sea así. La recepción de la Palabra de Dios por los profetas del Antiguo Testamento se describe en el verbo hebreo hayah, que significa "sucedido". Así pues, la traducción literal del hebreo es, La palabra del Señor sucedió de este modo y de este otro. En nuestra traducción, esto se expresa por la palabra "vino": La palabra del Señor vino a tal y tal cosa. Se trata de un evento, no sólo de una expresión verbal. Así es como tiene que ser a través de nosotros para los demás. Por eso el Señor dijo: "Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida" (Juan 6:63). Hay un evento en íntima relación con Sus palabras, no siempre en el conocimiento inmediato de las personas que hablan, sino que, como ya hemos señalado, algo acontece, y eso saldrá a la luz un día. Cada vez todo eso pende de ese destino. Dios habla, y algo se lleva a cabo de una manera u otra. Así, pues, la Palabra de Dios no es sólo un dicho, un discurso, es un evento. El valor total se le da a la Palabra de Dios cuando se incorpora en un cuerpo. Esto es, por supuesto, patente en el caso del Señor Jesús mismo. El valor total de las Escrituras fue alcanzado cuando fueron incorporadas en Él personalmente, cuando pudo ser plasmado: "Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros... lleno de gracia y de verdad" (Juan 1:14). LA PALABRA DE DIOS Y LA VIDA DE LA ASAMBLEA Por el lado corporativo es algo que se reconoce que tal vez pueda dar lugar a dificultades por el momento, pero que sin embargo es verdad, y algo que debe tenerse en cuenta, y ser recordado, que la Palabra del Señor en una asamblea llena de vida, tiene especial valor y poder. Si tú no has visto esto mentalmente, y reconocido eso como una verdad, posiblemente lo hayas conocido como una experiencia, como un hecho. En una asamblea llena de vida del pueblo del Señor, con la Palabra del Señor en medio, qué poder y qué valor tienen de la Palabra,. Pero cuán improductivo es tratar de predicar la Palabra en medio de una asamblea que no vive, sino que está muerta y seca. Puede ser la Palabra del Señor, y, en lo que se refiere al predicador, esto puede


estar en el poder del Espíritu Santo, pero de cuán poca utilidad es esto. Cuando tú encuentras una asamblea realmente viva en el Señor, un cuerpo palpitante de vida, qué valor, qué poder, qué fruto hay en la Palabra. Eso es cierto en el caso del Señor Jesús. Ahí tú encuentras Uno que tiene vida, con la Palabra de Dios en Él, y puedes ver cómo, en lo que se refiere a Él, que el Verbo era espíritu y vida. La Palabra tenía un valor especial en Él, porque en Él estaba la vida. Ese es un principio cierto con relación al Hombre Celestial así corporativamente establecido. Ahí tú encuentras un cuerpo vivo, con la vida del Señor y la Palabra del Señor en medio, corriendo, gozando de un libre curso, y siendo glorificado. En el borde exterior de ese cuerpo puede haber no salvos, y otros que no están vivos en la Espíritu, pero el hecho de que el Señor tiene en medio un núcleo de unos que están vivos, eso da a la Palabra algo de valor, lo cual los hace mucho más potentes, mucho más eficaces que si esto no fuese el caso. Esto es algo que, aquellos que ministran en el Espíritu conocen todo acerca de eso por experiencia propia. Si la Palabra es ministrada en medio de un grupo bastante grande, no muy avanzado, que aún no han aprendido el lenguaje del Espíritu, y todo se dice mucho más allá de ciertos principios sencillos, te miran casi con la boca abierta, y creen que estás hablando una lengua extraña. Pero cuando la Palabra ha sido liberada, y ha habido dos o tres que están vivos por la Palabra, que han asumido poder, estas personas, aunque quizá no hayan comprendido la terminología, se han convertido en algo vivo. Algunos de ustedes, mientras se ha estado predicando, pueden haber mirado en torno de la congregación y haber encontrado un espíritu de cooperación, y la Palabra ha encontrado liberación. Si hay un núcleo en medio de una esfera de muerte, o de relativa muerte, la Palabra de Dios tiene un valor especial a causa de una unidad del Espíritu Santo en acción. Es ahí donde tenemos que ver la importancia de estar vivos al Señor para el ministerio. Hemos estado tratando con el cuarto capítulo de Efesios, donde se lee del Hombre Celestial otorgando dones a la Iglesia: apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio. Los santos son para servir. Ahora aquí aparece una forma en la que los santos ministran. Todos los santos no suben a la plataforma a dar el mensaje, pero maravillosamente ministran cuando cooperan con el ministerio, y en realidad el ministerio de apóstol o profeta, evangelista, pastor o maestro, se cumple por la vida corporativa. Es una pobre mirada para el que está ministrando, si no hay una congregación que cumpla el ministerio como ese, mediante la cooperación espiritual. De esa manera el Señor lo obtiene a través de una revelación de Sí mismo. Cuánto más puede el Señor revelarse a Sí mismo cuando tiene una asamblea llena de vida. El Señor parecía muy limitado cuando estaba aquí, de modo que Él nunca podía decir todo lo que quería: "Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar" (Juan 16:12). Tampoco, por otra parte, Él podía hacer lo que quería: "Y no hizo allí muchos milagros, a causa de la incredulidad de ellos" (Mateo 13:58). Pero, habida cuenta de una asamblea de vida, no hay fin a esas posibilidades. El Señor puede revelar y expresarse allí a Sí mismo. El Señor necesita un Hombre, un Hombre celestial, por Su revelación de Sí mismo, la expresión de Sus pensamientos; y el pleno valor sólo se da a la Palabra cuando se incorpora en un cuerpo.

85


CRISTO Y LA PALABRA DE DIOS SON UNO Ahora nos acercamos mucho más. Lo que hay que decir de una vez es que por el Espíritu Santo la Palabra es Cristo. No es un estado de cosas, es la expresión de una Persona. Lo que queremos decir es que tenemos que tomar la misma actitud hacia la Palabra, como la que tomamos hacia Cristo. Tenemos que enfrentarnos a la Palabra del Señor en la misma forma en que nos encontramos ante el Señor mismo. No es algo del Señor que se nos presenta en las palabras, sino que es el Señor mismo que viene a nosotros. No podemos rechazar cualquier parte de Su Palabra y mantenerlo a Él. No podemos dividirnos entre el Señor y Su Palabra. La gente parece pensar que pueden tener algunas de las cosas que el Señor ha dicho y dejar otras. La Palabra es una. La Palabra es el Señor. Rechazar la Palabra en cualquier parte, es rechazar al Señor, es limitar el Señor, es decirle, en efecto: ¡Señor, yo no te quiero! ¡Señor, no te voy a tener a Ti! No es que no vamos a tener la Palabra, sino que no vamos a tener al Señor mismo, pues los dos son uno: "Su nombre es: El Verbo de Dios". "El Verbo se hizo carne". No puedes lograr entrar en el medio, pues los dos son uno. Él es la Palabra de Dios. Dios no viene a nosotros por medio de declaraciones, Él llega a nosotros en Persona, y el reto es tomar una actitud, no hacia las cosas que dice, sino hacia el Señor. LA NECESIDAD DE QUE EL CORAZÓN SE EJERCITE La pregunta que surge en la mayoría de nuestros corazones, cuando hemos estado escuchando mucho es, ¿Cómo es eso para convertirse en nuestra vida? ¿Cómo es eso para convertirse en una parte de nosotros? ¿Cómo vamos a ser la expresión viva de eso? Esa es la pregunta que debe plantearse, en todo caso. Recordemos, que aquellos para quienes tenemos la responsabilidad en el ministerio, que es posible que nunca aprendan, y nunca lleguen a un conocimiento de la verdad. Podemos asistir a conferencias, estar presentes y atentos a través de cada sesión, y mentalmente retener todo lo que se dice, e ir lejos con ese acopio en nuestras mentes, o en nuestras libretas de notas, y luego tener que volver a otra conferencia para obtener más información, y luego a otra, y otra. Miramos hacia atrás los años de conferencias y comenzamos a hacer un balance, y nosotros nos preguntamos: ¿Cuál es el resultado de todo esto? Recuerdo que en tal ocasión, tal y tal cosa se ha hablado, y en otra ocasión algo más, que han sido las cosas que han sido objeto de diversas conferencias, y ahora, ¿qué representa todo eso? Esa es una pregunta muy solemne. Es que sabemos estas cosas, es decir, si se repiten, debemos tomar la siguiente actitud: Bueno, hemos escuchado eso antes, eso ya lo sabemos. Eso es lo que queremos decir cada vez que aprendemos, siempre que aprendemos, sin que tal vez nunca lleguemos al conocimiento de la verdad, en el sentido en que se utiliza la palabra "conocimiento". ¿Qué vamos a hacer? ¿Cómo es que todo esto se traduce en algo más que palabras, más que pensamientos, más que ideas, más que verdades como verdades, más que enseñanzas, por lo que realmente se incorporan, expresado en un Hombre? Se puede, y así debe ser. Exactamente el mismo principio debe operar como cuando Cristo nació de María. Esto significa que el Verbo se ha presentado para llevarnos a ejercitar el corazón. Eso es lo que pasó con María. Ella inmediatamente entró en un ejercicio en el corazón acerca de este asunto. ¿Sabes qué grado de ejercicio es el resultado de oír la Palabra? Ten en cuenta eso de esta manera: ¿Qué significa eso? ¿Qué acción implica eso? ¿Qué


costo supondrá eso? ¿A dónde nos va a conducir eso? ¿Es eso la voluntad de Dios para mí? La necesidad es de un presente, directo y deliberado por la Palabra, y frente a esto, contemplándolo, al entrar en el ejercicio del corazón en torno a esto. Ese es el primer paso hacia la encarnación del Verbo. Tras observar esto, al haber sido ejercitados por esto, debemos dar un paso deliberado con relación a esto en la fe. Eso es necesario. Nunca llegarás a ninguna parte a menos que tú lo hagas. Cuando, después de haber enfrentado esa Palabra, ponderándola, mirándola a la luz de la voluntad de Dios para ti, y haber llegado a una posición de tomar una actitud deliberada, si eso es hacia el Señor, la actitud debe ser: "He aquí la esclava del Señor (he aquí la sierva del Señor); hágase conmigo conforme a tu palabra". “No sé cómo puede hacerse esto; parece una cosa imposible, demasiado alta para mí, pero hágase en mí conforme tu palabra". Esa es la fe. María no da un paso atrás, ni llegó a decir: Bueno, es una revelación maravillosa, demasiado grande para mí; yo no creo que esto pueda llegar a hacerse; no puedo realmente aceptarlo. Esto era maravilloso, y era imposible ante cualquier otro motivo excepto para Dios, con la absoluta imposibilidad de su ser sobre cualquier motivo natural, ella dijo: ¡No obstante, sea! Esa es la fe. No es de acuerdo con lo que creo que es posible, lo que siento que es posible, lo que me parece que sea posible, sino "según tu palabra". Es de acuerdo con la Palabra; y esa Palabra no es una cosa imposible. Si Tú has hablado, Tú no hablas imposibilidades, Tú no me retas con lo imposible. "Hágase en mí según tu palabra". Se trata de un sometimiento de fe, un acto deliberado de fe con relación a la Palabra, lo que se requiere. ¿Cuántos de nosotros hemos actuado de esa manera sobre las cosas que hemos oído? ¿Cuántos de nosotros nos hemos escapado y, en ejercicio de tu corazón, llegaste a decir: "Señor, esa es una cosa tremenda, y para mí en una forma natural es imposible, pero es tu palabra; por lo tanto, hágase en mí. Yo estoy en esto, y yo estoy por esto; Tú lo haces bien. No puedo hacer nada más que decir, Sí, y creo en Dios". Hay una gran cantidad de eso en una operación como esa. Sin eso no crecemos. Sin eso estamos siempre aprendiendo, y nunca llegamos a un conocimiento de la verdad. Sin eso gran parte de la verdad se convierte en meramente mental en su aprehensión, y no se está viviendo, no es eficaz. Por mucho que hayamos fracasado en el pasado, hay algo que hacer en esta materia. Cuando el Señor esté hablándonos, debemos hacer de eso nuestro primer negocio para lograr estar apartados con Él. Tú no creerías que el corazón es roto ahí, a uno que haya enseñado esa Palabra, para encontrar que casi antes de que haya terminado su mensaje, y la reunión se esté terminando, la gente esté hablando sobre todos los pequeños detalles de sus asuntos domésticos, y hablando de sus negocios, de cosas que pueden muy bien esperar. Esto no es, no obstante, como si hubiera alguna situación grave o crítica, digna de ser investigada, pero sobrevienen meras conversaciones a lo largo de las líneas de las cosas comunes de la vida diaria. Nuestro punto es que tiene que haber una transacción voluntaria con el Señor, si esa palabra se convierte en una expresión de Dios en la vida, y Dios no puede ser satisfecho con cualquier otra cosa. Dios nunca puede ser satisfecho con una mera declaración, sino con el hombre como una expresión viva de Sus palabras. LA RELACIÓN DE LA PALABRA CON LA CRUZ 87


Esa es la razón por la cual la Palabra siempre tiene relación con la Cruz. El apóstol Pablo utiliza esta frase: "Porque la palabra de la cruz es locura... es poder de Dios" (1 Corintios 1:18). Es el poder de Dios. Es la sabiduría de Dios. Sabemos que la palabra utilizada es el "Logos" de la Cruz. El Logos es la combinación del pensamiento y de la expresión en una forma personal. Es la Palabra en una Persona, con relación a la Cruz. Es por eso que es puesta de esta manera por el mismo Espíritu Santo del conocimiento y la comprensión, en el libro del Apocalipsis: "Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS" (Apocalipsis. 19:13). Tú ves las dos cosas, el vestido salpicado de sangre, y su nombre "El Verbo de Dios". Entonces tú miras en la Carta a los Hebreos, y recordarás que en Hebreos 9:19, tienes estas palabras: "(Moisés) tomó la sangre de los becerros y de los machos cabríos, con agua, lana escarlata e hisopo, y roció el mismo libro, y también a todo el pueblo"; existe la palabra y la sangre. Es la cruz que le da la fuerza de acción a la Palabra. La Cruz del Señor Jesús es una cosa tremendamente eficaz. La Cruz del Señor Jesús, en su valor espiritual, romperá todo lo que se oponga en el camino de Dios. Ella despejará el terreno de la vieja creación. Ella va a destruir el poder del enemigo y sus obras. La Cruz es una cosa tremenda para romper, destruir, derribar. La Cruz, por el lado de la resurrección, no tiene límites en el poder. "La supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos" (Efesios 1:19, 20). La Cruz tiene estas dos partes, el lado del abatimiento y el lado de la elevación, y es en el poder de la Cruz del Señor Jesús, que la Palabra de Dios encuentra su eficacia. Él convierte la Palabra de la Cruz, y el vestido salpicado de sangre es la prenda de Aquel que es "El Verbo de Dios", y como "El Verbo de Dios", Él obtiene su poder por medio de la Cruz. Cristo crucificado es el poder de Dios. Cuando la Cruz tiene su lugar en nuestras vidas, la Palabra de Dios es tremendamente potente. Un predicador no crucificado es un predicador ineficaz y estéril. Cualquier ministerio de la Palabra de Dios, a menos que sea un ministro o vaso crucificado, es impotente, inútil, estéril. Encuentra al hombre crucificado dando la Palabra de Dios, y sabrás que va a ser eficaz, fructífero, de gran alcance. Toma a Jeremías como un gran ejemplo del Antiguo Testamento. Si alguna vez hubo un hombre crucificado en el espíritu, ese era Jeremías. Él lleva las marcas de un cabal hombre crucificado desde el principio. Si tú quieres saber lo que es un hombre crucificado, puedes leer el primer capítulo de la profecía de Jeremías, y lo verás indicado de una vez. Lee directo a través de Jeremías, y podrás ver un retrato de tamaño natural de un hombre crucificado. Ve a Jeremías 1:4-6: "4Vino, pues, palabra de Jehová a mí, diciendo: 5Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. Toda persona natural, el hombre no crucificado saltaría ante eso, y diría: ¡Caramba! ¡Yo soy alguien! ¡Qué poder me es confiado a mí! ¡Qué vida y obra que tengo! 6Y yo dije: ¡Ah! ¡ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño". Tal es la reacción de un hombre crucificado ante una gran perspectiva que le esperaba, por parte del Señor. Veamos lo que un hombre crucificado puede ser cuando el Señor lo tiene en Sus manos. Jeremías 1:9,10:


“9Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí he puesto mis palabras en tu boca. 10Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar". Es la Cruz en la palabra del Crucificado: "... mis palabras en tu boca", destruir, derribar, arrancando hacia arriba, tirando. Ese es el poder de la Cruz. El Señor hace eso respecto a nosotros mismos. La Cruz produce estragos en nuestra carne. Nos lleva a un fin. Pero hay otro lado de la Cruz, y ese es para edificar, y para plantar. Esa es la obra de la Cruz en la resurrección. Así, pues, tenemos la Palabra en la boca de un hombre crucificado. Es la Palabra de la Cruz en efecto. Es Cristo crucificado, el poder de Su cruz trayendo a la vista un Hombre celestial, a través de la encarnación del Verbo de Dios. La Cruz se deshace de ese otro hombre que se cierne tan grande, y que se resume en el Anticristo, el super-hombre, que se sentará en el templo de Dios proclamando que él es Dios; algún grande de esta antigua y maldita creación, del mismo modo se levantó en el orgullo que asume ocupar el lugar mismo de Dios. La Cruz le echa, y pone al hombre de Dios a la vista, mayor que él. Mas contra el Anticristo está Cristo, y no hay comparación. La Cruz introduce ese Hombre, pero sacándolo del otro. Todo lo que está en nosotros de ese otro hombre, la Cruz lo lleva a la nada, y por lo tanto da lugar a la revelación del Hombre Celestial, personal y corporativamente, y nos da un ministerio que es el resultado de la labor de Su Palabra en nuestro interior. Es un ministerio que es una obra, no un ministerio de declaraciones. Por eso hemos insistido en las palabras de Juan 14:10, "Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras". La morada del Padre en Él estaba haciendo Sus obras. Las palabras que Él habla, no las está hablando de Sí mismo, sino que están saliendo de las obras del Padre. Así, pues, no es un caso de la verdad, de enseñanzas, de palabras, de ideas; es un ministerio (acreditado, tal vez, no por simples palabras, sino por "las palabras, las que enseña el Espíritu Santo") resultante de la entrada de obras, las obras del Espíritu dentro de nosotros. El Señor nos enseñe más en esto.

89


Capítulo 12 TOMANDO LA POSICIÓN DEL HOMBRE CELESTIAL

“13Por lo cual pido que no desmayéis a causa de mis tribulaciones por vosotros, las cuales son vuestra gloria. 14Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, 15de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra” (Efesios 4:13–15). “16Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, 17todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo. 18Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles, entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal, 19y no asiéndose de la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios. 20Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos 21tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques 22(en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso? 23Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne” (Colosenses 2:16-23). “1Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. 3Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. 4Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria. 5Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; 6cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, 7en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. 8Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. 9No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, 10y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno, 11donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos” (Colosenses 3:1-11). Hay una aplicación particular de toda esta gran verdad integral, que creemos que se debería destacar en este momento. Tiene que ver con nuestra posesión del terreno del Hombre Celestial. Tanto si lo consideras personal o colectivamente en la Palabra, verás que lo único que está siendo señalado como absolutamente necesario, es que el terreno del Hombre Celestial será tomado, es decir, que el hombre vendrá al territorio del Hombre Celestial. Dios no tiene nada que decir a los hombres, nada que ver con


ellos, por cualquier otro motivo que no sea el del Hombre Celestial. Su actitud es que, si tú quieres que Él te hable a ti, que tenga algo que ver contigo, tienes que venir a Su esfera, que es la del Hombre Celestial. Tú tienes que salir de tu propio terreno de lo natural, cualquiera que sea tu pensamiento en torno a esto, y tienes que venir a Su terreno. Debes dejar la esfera del hombre terrenal, el Adán caído, dejar el terreno natural, y avanzar en el reino del último Adán, en la esfera celestial, que es terreno espiritual. Si fueras a tener que pensar, y comenzaras a leer de nuevo el Evangelio de Juan, y luego pasaras a las epístolas, especialmente las de Pablo, aunque no te limitas a ellas, verías que esta es la única opción de todas, y esto te daría una maravillosa vislumbre de la Palabra. CRISTO, EL ÚNICO FUNDAMENTO DE LOS TRATOS DE DIOS CON EL HOMBRE Empezamos, entonces, viendo que el Padre ha establecido al Hijo como Su esfera única para tratar con los hombres, y Él no se ocupará con el hombre a través de ningún otro ámbito, "porque a éste señaló Dios el Padre" (Juan 6:27). Jesús de Nazaret fue ungido por Dios. Ahora este es el terreno de Dios. "Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia" (Mateo 3:17); "Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd" (Mateo 17:5). Él ha establecido al Hijo, y si tú quieres tener algo que ver con Dios en todo, si quieres que Él tenga algo que ver contigo, tienes que venir al terreno del Hijo, la esfera del Hombre Celestial. Dios se encuentra con nosotros en Él. Dios comienza Su obra con nosotros sobre ese terreno. Dios adelanta Su obra con nosotros sobre esta única razón. Por el interés y la actividad de Dios con nosotros, Cristo es el Primero y el Último. Él es establecido, señalado, ungido, y sólo con Él vamos a encontrar un cielo abierto. Refiriéndonos de nuevo a Jacob y su sueño, se lee: "Y llegó a un cierto lugar, y durmió allí... Y soñó: y he aquí una escalera que estaba apoyada en tierra, y su extremo tocaba en el cielo; y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían por ella. Y he aquí, el Señor estaba en lo alto de ella, el cual le dijo" (Génesis 28:11-13). El Señor recurrió a este pasaje, como lo puedes recordar, en Su encuentro con Natanael, y le dijo: "De aquí adelante veréis el cielo abierto, y los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el Hijo del Hombre" (Juan 1:51). El Señor se comunica con el hombre por medio de esa escalera, que es el Hijo del Hombre, por medio de Su Hijo único; Él nos habla al final de estos tiempos "en su Hijo, a quien constituyó heredero de todo". Creo que apenas se necesita subrayar que es ahí donde comenzamos, y esto es lo que el Padre ha hecho. Él ha constituido al Hombre Celestial, Su Hijo, el único medio para tener el encuentro con hombre. EL SIGNIFICADO DE LA DESIGNACIÓN DIVINA DEL HIJO 91


Al utilizar el término "Hombre Celestial", estamos haciendo algo más que sólo referirnos a una Persona Divina, el Hijo de Dios. Estamos en la implicación de un orden magnánimo de Hombre, un tipo de Hombre constituido por todas las características, recursos y facultades celestiales. Todo gira en torno a este Hombre es celestial, y cuyo valor es práctico. Nada en Él es sin sentido, sin valor. Es algo de un tipo que puede tener aplicación, es decir, todo lo que está en Cristo es de uso, de uso celestial para nosotros, de valor celestial, de sentido práctico. Por eso hablamos de Él como el hombre celestial, el tipo que Dios tiene en vista. Dios sólo puede ocuparse de este tipo, y es por eso que tenemos que salir de nuestro propio terreno y llegar al terreno de Cristo, porque Dios sólo puede ocuparse de este tipo. Eso es lo que se entiende por la frase tan familiar, "Cree en el Señor Jesucristo..." (literalmente, cree en el Señor Jesús). Esta no es la mera adopción de una actitud hacia Él, diciendo: Por supuesto que yo le creo, yo creo que es perfectamente confiable. ¡No! Se trata de confiarse uno mismo, pasarse a Su terreno, tomarse el terreno del Hombre Celestial. Hasta que no se haga eso, no hay esperanza. Con el fin de hacer eso, tenemos que salir de nuestro propio terreno, y eso no es tan simple como suena. Se trata de una educación permanente. Puede suceder un hecho al principio, donde a través de ese inicial y primer sentido, creemos en el Señor Jesucristo, en el que avanzamos más hacia Él en la fe, y nos comprometemos con Él, y confiamos en Él, no más que para el resto de nuestras vidas aprendemos lo que es salir de nuestro propio terreno y tomar el Suyo. Del mismo modo debemos obrar nosotros para llegar a Su plenitud, la plenitud de la estatura de Cristo. Esto puede ser como aprender a salir de nuestro propio terreno y entrar en la esfera del Hombre Celestial. Todos los días de nuestra vida, tenemos, se nos ofrece, un montón de oportunidades para hacer eso. Se trata de un largo ciclo de vida, aunque no es el acto inicial, al comienzo, de lo que hemos hablado. LA VERDAD ILUSTRADA EN EL CASO DE: (A) NICODEMO Tomemos algunos ejemplos. Nicodemo se presenta al Señor Jesús como interesado en las cosas divinas, interesado en lo que él llama el reino de Dios. Él percibe que Jesús le puede decir algo, y darle un poco de información. "Rabí, sabemos que tú has venido de Dios como...” (Juan 3:2). Bueno, Tú nos puedes decir algo. El Señor no se apresura a darle la información. No empieza a satisfacer sus investigaciones, y a abrirle a él secretos divinos. Él Señor no tiene respuesta a esa pregunta, pero le dice, en efecto: Nicodemo, como autoridad de los judíos que eres tú, tienes que abandonar tu propio terreno y llegar por completo a otra esfera; tienes que nacer de nuevo. Mientras percibes el significado de esa conversación, y de lo que dijo el Señor, puedes ver con toda claridad que Él sólo está diciendo, en otras palabras: Tú tienes que venir y entrar en mi terreno. Tú debes estar donde Yo estoy, antes de que puedas conocer lo que Yo conozco. ¿Tú quieres saber lo que Yo sé? Bueno, Yo no te lo puedo decir, pero tú lo sabrás cuando hayas nacido de nuevo; tú tendrás mi conocimiento


celestial cuando estés ocupando mi terreno celestial. Sólo se puede ocupar mi terreno celestial habiendo antes nacido de arriba, como Yo lo he sido. Ese es el ámbito de un hombre celestial para el conocimiento de un hombre celestial. Tú debes salir de tu propia esfera. ¿Qué significa salir de mi ámbito? ¿Qué hay de malo en mi terreno? Yo soy un buen israelita, justo y recto, un fiel maestro de la ley. Sí, pero tienes que dejar esa esfera terrenal. El Señor Jesús le decía: Yo no estoy tratando con un hombre y su posición en torno a la Ley; estoy tratando contigo, Nicodemo, un principal en Israel; tienes que dejar tu terreno, e ir conmigo al mío. Eso es lo que claramente se deduce del capítulo 3 de Juan, y el mismo principio puede ser seguido en todo el Evangelio. Esa es la ley que se está aplicando a través de todo el camino. (B) LOS GRIEGOS QUE BUSCAN AL SEÑOR Leguemos ahora al capítulo 12, donde leemos: «Había ciertos griegos entre los que habían subido a adorar en la fiesta. Estos, pues, se acercaron a Felipe... y le rogaron, diciendo: Señor, quisiéramos ver a Jesús» (Juan 12:20,21). Entonces los discípulos se acercaron, y le dijeron al Señor Jesús que ahí estaban ciertos griegos deseando verlo. ¿Qué actitud tomó el Señor Jesús como respuesta? ¿Les dijo: Muy bien, iré y me les mostraré a Mí mismo? ¡No! "Jesús les respondió diciendo: Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado. De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere lleva mucho fruto" (versículos 23,24). ¿Quieren ellos verle? Entonces ellos deben venir a Su terreno. ¿Qué es ese terreno? Es terreno celestial, terreno de resurrección. No es el fundamento de esta creación, sino que se necesita morir para llegar a esta esfera. No es el fundamento de esta vida terrenal, sino que tienes que morir para llegar a eso. Estos griegos jamás podrían "verlo" si su pensamiento acerca de Él siguiera siendo como el de alguien con intereses fundados aquí en esta tierra; como si hubieran venido a ver a alguien de quien habían oído cosas maravillosas, y que estuviesen buscando un hombre maravilloso que ha estado realizando milagros, como si se tratara de uno de los lugares de interés de Jerusalén para los que habían venido a la fiesta, una de las personas que entran en contacto con aquello. Ellos deberán abandonar ese terreno por completo, y dejar todo esto a través de la muerte (volveremos de nuevo a esto en breve); entonces ellos lo podrán ver mediante la relación corporativa. "Si muere, lleva mucho fruto". Un grano de trigo debe convertirse en una espiga, y entonces en una cosecha. Así es como el Señor Jesús puede ser conocido, mediante nuestra conversión en una parte del Hombre corporativo Celestial, a través de la muerte y resurrección. Tienes que dejar el terreno de lo natural si deseas verlo. No es por la contemplación de Jesús como una figura histórica que lo ves, ya que sólo se le puede ver por la resurrección en unión con Él, y esa resurrección se da en el terreno del Hombre Celestial. 93


¿Qué tan cierto estaba eso con relación a los discípulos? Él estuvo con ellos por espacio de tres años y medio, pero en realidad ellos no le conocieron, y no lo "vieron" a Él, sino después de que Él se hubo ido de ellos; entonces lo pudieron ver y conocer. El conocimiento es algo que trasciende con mucho ese día de Su carne. (C) PEDRO Y LOS GENTILES Vamos más lejos, en los primeros capítulos del libro de los Hechos, y llegamos a los párrafos que tratan de la historia de las primeras cosas en la vida de la Iglesia, donde Pedro ha estado ayunando y orando. Él cae en un trance y ve el cielo abierto y un gran lienzo que descendía desde el cielo. En el lienzo se encuentra toda clase de cuadrúpedos y de reptiles, y una voz le dice: "Levántate, Pedro, mata y come" (Hechos 10:13). Frente a esto, Pedro replicó: "Señor, no; porque ninguna cosa común o inmunda he comido jamás" (versículo 14). Nosotros conocemos lo que está relacionado con esto. Distante del interior del país hay un hombre piadoso pero con muy poca luz, esforzándose con todo su corazón para conocer al Señor más perfectamente, para continuar con Dios, con hambre por el Señor, pero sin saber la forma de hacerlo. En sus intentos por llegar al Señor, es visitado por un ángel de Dios, el cual le dijo que enviara a determinado lugar, en tal o cual dirección, pues allí había un hombre llamado Pedro, quien, si le pidiese que viniera, él le diría lo que necesita saber. Mientras tanto, con relación a este hombre, que no es un judío, que no es de Israel, y que está fuera de la alianza, el Señor está teniendo estas relaciones con Pedro. Ahora, para Pedro, ese hombre sería como uno de esos reptiles, esas cosas que se arrastran, como la carne impura, porque estaba fuera de Israel. Pedro dice: "Señor, yo no puedo; esto no se puede". Ahora, Pedro tiene que dejar esa motivación. Esa es su esfera judía, y debe salir de ese terreno y venir al terreno del Hombre Celestial. ¿Cuál es la esfera del hombre celestial? Es esa donde no hay ni judío ni griego, donde no se deben hacer estas distinciones. Tú no estás para hacer estas distinciones, Pedro. Tú no estás separado para que estés diciendo: Yo soy un judío, y él no es un judío; no tenemos ninguna relación. La comunión es la marca del Hombre Celestial, y estas distinciones se han perdido de vista. Tienes que separarte de tu esfera terrenal, histórica y tradicional, Pedro, e irte al terreno del Hombre Celestial. El Señor ha dejado perfectamente claro que Pedro tenía que hacerlo, y que las cuestiones hubieran sido muy graves y críticas, si no lo hubiera hecho. Pedro tuvo la gracia de la obediencia para salir de su propio terreno, y subir a Cesarea, donde se encontró con una de las mayores sorpresas de su vida, al encontrar que el Señor estaba allí. Él tenía que darles el informe a los demás apóstoles judíos que, a pesar de que había ido con todo el miedo y recelo, allí encontró al Señor. Sí, el Señor estaba en la esfera que Él mismo había previsto, el terreno del Hombre Celestial. Siempre encontraremos al Señor a través de esta esfera. Deja tu propio terreno, y ven al mío, y me reuniré allí contigo, y te mostraré algo que te sorprenderá. Así fue en este caso: "¿Quién era yo, que pudiese estorbar a Dios?", les dijo Pedro. El Señor les había dado el Espíritu a los gentiles, y yo tuve que salir de mi propio ámbito, y llegar al terreno del Señor, el terreno del Hombre Celestial.


(D) PABLO E ISRAEL Lo que era verdad de Pedro tenía que ser cierto de Pablo. Creo que Pablo estuvo un largo tiempo desarraigándose completamente de su propio terreno. Pablo se había aferrado a Israel tanto como pudo. Había otras cosas que debían ponerse rápidamente en claro, y su salida a los gentiles lo había alejado en gran medida, sin embargo, de su ámbito, pero él se seguía aferrando a esa esfera judía en cierta medida. Ese voto, y el haber subido a Jerusalén, que lo llevó a experimentar esos problemas, era el fruto de su apego a Israel, estimando a sus hermanos en la carne por encima de otros (cfr. Hechos 21). Para él no era fácil desprenderse de eso. Pero cuando por fin Pablo se soltó de esa esfera, entonces fue capaz de escribir la Epístola a los Efesios. La Carta a los Efesios es la expresión del glorioso terreno celestial que haya sido alcanzado en plenitud. ¿No es eso? Efesios trata acerca de estar en los lugares celestiales en Cristo. Efesios habla de la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. El varón perfecto es el Hombre Celestial. Por fin Pablo llegó a salir de su propio terreno, el de la tradición, el terreno natural, el relacionado con su nacimiento, el de la esperanza natural; y ahora, al estar en el terreno del Hombre Celestial, Pablo cuenta con una plenitud para transmitir. Él dice –y esto reviste estas palabras con tanta riqueza cuando tú ves lo que ellas representan la posición a la que él ha llegado–: "Y vestíos del hombre nuevo, creado según Dios en justicia y santidad de la verdad" (Efesios 4:24). En este terreno celestial, no puede haber ni judío ni griego. Tú debes dejar el terreno del judío, y dejar la esfera de los griegos. Sobre este terreno no puede haber ni circuncisión ni incircuncisión. Tú tienes que salir de esas dos esferas. En este terreno no puede haber ni bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es todo, y en todos. Este es el terreno del Hombre Celestial. TODA MOTIVACIÓN NATURAL DEBE SER ABANDONADA En esta dispensación, Dios no está convocando a judíos en cuanto judíos, y a gentiles a cuanto gentiles, y una gran cantidad de personas están cometiendo el error de pensar que Él lo está haciendo. Su Palabra para el judío es: Tú debes salir de tu propia esfera judía, para estar delante de Dios, no como un judío, sino como un hombre, y hasta que hayas asumido tal posición, Dios no tiene nada que decirte; Dios no tendrá ninguna luz para ti mientras tú insistas en venir delante de Dios en tu propio terreno. Lo mismo ha de decirse de todos los demás. Tenemos que salir de nuestro propio terreno en todos los sentidos. Como eso se aplica en esas direcciones a nivel nacional, también se aplica en todo lo demás. Tú le puedes insistir al Señor, y responderle de nuevo: Pero yo soy esto o aquello, o algo más; o: pero yo no soy esto o aquello. No es lo que tú eres, sino lo que es el Hijo; eso es lo que se tiene en cuenta. Vamos a Su terreno. El Señor no se reunirá contigo en el terreno de lo que tú eres, ya sea bueno o sea malo. Se reunirá contigo en el terreno del Hombre Celestial. Tú le puedes replicar: ¡Me siento tan débil! El Señor no va a encontrarse contigo en ese terreno; se encontrará contigo en la esfera de Su 95


Hijo. Eso es lo que el Espíritu Santo quiere decir con palabras como Él las habla a través de Pablo: "Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús" (2 Timoteo 2:1). Dios nos oye clamar: ¡Pero soy tan débil, Señor! pero Él no presta oídos a lo que queremos significar e indicar por medio de esa confesión, que es: ¡Señor, desciende al terreno de mi debilidad y álzame! Él dice: Abandona ese terreno, y ven al terreno de Mi Hijo, y allí encontrarás fortaleza. ¡Soy tan tonto, Señor! El Señor dice: Tú seguirás siendo un tonto hasta que llegues al terreno de Mi Hijo, Quien está hecho para vosotros sabiduría. Eso se aplica a todo lo largo del camino. Tomamos nuestro propio terreno ante el Señor, y nos sorprendemos de que el Señor no nos eleve justo fuera de nuestro propio terreno y nos ponga en una mejor posición, pero nunca lo hace. Nos quedaremos allí para siempre, si esa es nuestra actitud. La palabra del Señor para nosotros es: ¡Deja tu propio terreno y llega al mío. Yo he proporcionado un Hombre Celestial que está lleno de todo lo que tú necesitas, y ahora ven a ese terreno. No importa lo que eres, o lo que no eres. Todo es ajustado y hecho bien. EL TESTIMONIO DE LOS TESTIGOS DE LA VERDAD: (A) EL BAUTISMO Este es el significado de los testimonios del bautismo y la imposición de manos, como se menciona en Hebreos 6. Estos testimonios van juntos. El bautismo es, por un lado, el proceso de dejar tu propio terreno de lo natural, muriendo a tu propio terreno y ser sepultado. Por lo que se refiere a tu propio terreno natural, eso ha terminado con: "Vosotros habéis muerto ...". Te ha separado de tu propio terreno de lo natural. En tu bautismo, por el contrario, tú te levantas junto con Cristo, y vienes al terreno de Cristo, el Hombre Celestial. "Porque somos sepultados juntamente con él para muerte con el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos an vida nueva". Es así que esta verdad de lo que hemos estado hablando se establece en Colosenses. Y el apóstol va a instar el reconocimiento de la misma. "Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos...?” ¡Ya habéis muerto! ¡Ya habéis muerto! Ahora vosotros estáis en el terreno, el terreno del Hombre Celestial. En la resurrección, habéis resucitado con Cristo, buscad, por lo tanto, aquellas cosas que están por encima, las cosas de arriba. Nosotros tenemos libertad para decirlo aquí, para no caer en el peligro que reconocemos en la mencionada declaración, que entre las cosas mencionadas se dice que vosotros habéis muerto a estar bajo la esclavitud del sábado. Eso es completamente cierto como una cosa legal, como parte de un sistema jurídico impuesto sobre vosotros; vosotros habéis muerto a eso, y ya no sois esclavos de eso. Pero, no lo dudes, no creemos que un hombre resucitado, un hombre espiritual, viole el principio del sábado. No creemos que un hombre realmente espiritual, lo haga. Existe esa parte de nuestro tiempo que es la porción del Señor, que debe ser abrogada por el Señor, aparte de todas las otras cosas en materia de tiempo, que debe dar al Señor su lugar y


darle un espacio libre para las cosas del Señor en el curso de nuestra semana. Se trata de una reiterada ley de carácter espiritual que se encuentra detrás de la ordenanza del sábado. No puedo creer por un momento que un hombre que esté bajo el gobierno del Espíritu Santo, trate todos los días por igual, y convierta el día del sábado en un día de placer y ganancia personal. El Espíritu Santo refrenaría un hombre espiritual en un asunto de este tipo, al mismo tiempo lo mantendría libre del sábado legal, por lo cuál él limita el sábado a Dios, y no como parte de un sistema religioso legal. Ahora decimos eso entre paréntesis para salvaguardar lo que se ha expresado en contra de la conclusión errónea. Oh, bueno, puedo hacer lo que quiera, porque no estoy bajo la Ley, alguien va a decir. ¡Oh, no! ¡En absoluto! Podemos tener el Espíritu Santo, ahora en la resurrección, y en el terreno del Hombre Celestial nos mantendremos al lado del Señor en estos asuntos. Tú ves que el bautismo establece, por una parte, haber dejado por parte nuestra nuestro propio terreno de lo natural, a través de la muerte, y, por otra parte, el hecho de haber venido al terreno del Hombre Celestial en la resurrección. (B) LA IMPOSICIÓN DE LAS MANOS Pero entonces llegamos a la imposición de manos. Eso sigue inmediatamente al bautismo en la Escritura en Hebreos 6. ¿Cuál es el significado de la imposición de manos? Da testimonio de nuestra llegada a la esfera del Hombre corporativo Celestial, el único Cuerpo, de modo que la imposición de manos es el testimonio dado por dos o tres, o más, por un acto de identificación, de que no somos unidades aisladas, sino que somos un cuerpo colectivo o corporativo, el Hombre corporativo Celestial. La esfera del Señor mismo fue el de un solo Cuerpo, ese del Hombre corporativo Celestial. No hay duda de que es en esa vida de unidad en el Espíritu, como la vida del Hombre Celestial, donde se encuentra la mayor plenitudes de Cristo. Siempre hay algo más en dos que en uno. Siempre hay algo más del Señor en la relación que en el aislamiento. El Señor lo indica muy claramente cuando el autor de Hebreos dice: "No dejando de reunirnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca" (Hebreos 10:25). ¿Por qué debería decirse: "cuanto veis que aquel día se acerca”? Porque es el día de la plenitud, el día de la consumación. Nuestro caminar juntos "tanto más" en vista de ese día hace posible que el Señor esté dando mucho más hasta esa plenitud final. Lo necesitamos tanto más cuanto más nos acercamos al final, y se acerca el principio de "aquel día". El terreno del Hombre Celestial, personal y corporativo, es el terreno que tenemos definitivamente que tomar. En Cristo, el Hombre Celestial, todo vive. El principio rector del Hombre Celestial es la vida eterna. Todo vive en Él. Hemos venido diciendo que en Él la Palabra de Dios vive. En el terreno del Hombre Celestial, la Palabra se hace vida. Introdúcete en este terreno y se te demostrará que las cosas son realmente vivas. Renuncia a tu propio terreno, y al tener el Suyo, encontrarás la vida. Pon esto a prueba, si lo deseas. Si te mantienes en tu terreno, te vas a morir, o te mantendrás en la muerte. Tú dices: Pero, 97


Señor, ¡soy tan débil! Bueno, permanece en ese terreno y verás si no te mueres. Señor, ¡soy tan tonto! Bueno, quédate allí y verás la cantidad de vida que disfrutas. El reino de "lo que soy" es el reino de la muerte. Y aunque sea otro tipo de "yo" que piensa que es algo, es decir, que goza de una cierta satisfacción, de auto-plenitud, eso es muerte. El terreno de "lo que soy," lo que sea, es el terreno de muerte. Esto no es el terreno del Hombre Celestial. Introdúcete en el terreno del Hombre Celestial, y encontrarás vida. Renuncia a tu propio terreno y tendrás el Suyo, y habrá vida. Si te molesta, te ofende, y sales y te pones de mal humor, y alimentas tu pesadumbre, tú morirás. ¿Estás esperando que venga el Señor a ti allí y te ruegue: ¡Oh, no estés tan molesto, no te sigas portando de esa manera!? El Señor no hará nada por el estilo. Él no nos sigue de esa forma. Él nos dice: Tú tendrás que renunciar a ese terreno y volver a la esfera mía! ¡Corres el riesgo de morir ahí afuera! Y tú sabes que eso no es sino hasta que te sitúes por encima de tu propia altivez, y vuelvas al terreno del Señor, que empiezas a vivir de nuevo. Las cosas celestiales son prácticas, no míticas. En cualquier otra esfera que no sea el terreno del Señor, reina la muerte. Si nos separamos, si renunciamos a esa comunión, a esa asociación que es nuestra relación espiritual en la voluntad de Dios, vamos a empezar a perder, y ser como Tomás. Estamos fuera, perdiendo terreno, y nuestras vidas se vuelven pequeñas, encogidas, miserables. El Señor no va a salir en seguimiento de un Tomás. El Señor nunca salió en búsqueda de Tomás. Cuando los otros discípulos se reunieron y Tomás no estaba con ellos, porque estaba ofendido, el Señor no lo buscó y le dijo: ¡Vamos, Tomás! El Señor se reunió con ellos cuando estaban juntos, y esto no sucedió hasta que Tomás llegó hasta donde ellos estaban, que encontró al Señor, y entró en la vida, y vino a ver lo tonto que había sido. Entonces Tomás cayó de rodillas, y dijo: "Señor mío y Dios mío". Esa es su confesión de haber sido un tonto. Si nos separamos y salimos por cualquier causa que sea, vamos a morir. El Señor no se acercará a nosotros en vida. Él nos va a decir todo el tiempo: Vosotros debéis abandonar ese terreno, y volver de nuevo a donde Yo pueda conoceros, donde está vuestra vida. Esta es la base del Hombre Celestial corporativo. El Señor nos enseñe el significado de eso.


Capítulo 13 LA EXPRESIÓN CORPORATIVA DEL HOMBRE CELESTIAL

“17para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, 18seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, 19y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios. 20Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, 21a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén” (Efesios 3:17–21). “1Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, 2con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, 3solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; 4un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; 5un Señor, una fe, un bautismo, 6un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos. 7Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. 8Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres. 9Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra? 10El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo” (Efesios 4:1–10). El hecho de que el Señor Jesús es el Hombre Celestial es tocado en varios puntos de esta lectura. Aquí, en el capítulo 4, tenemos la afirmación de que Cristo "subió por encima de todos los cielos", mientras que todo lo que sigue en el capítulo se refiere a la expresión actual del Hombre Celestial, mientras permanece aquí en el mundo. Ya hemos observado esta característica en el Evangelio de Juan, pues hemos visto al Hombre Celestial en persona tanto presente en el mundo como al mismo tiempo en el cielo. Ahora nos encontramos con esto de nuevo en Efesios, pero esta vez en un significado más amplio, porque aquí tenemos que ver con la expresión corporativa del Hombre Celestial mismo en Su Cuerpo, la Iglesia. Estos dos son uno, no sólo por su parentesco, sino por su propia vida, uno en sus recursos, uno en su mente, uno en su conciencia, uno en su propia naturaleza, uno en las leyes de su vida, uno en su propósito, uno en su método, uno en su tiempo. No hay nada que se refiera a ellos como el Hombre Celestial en el sentido de que no son uno. Esta no es sólo la unidad que brota de un entendimiento o un acuerdo, sino la que es el resultado de ser uno en el fondo, uno en esencia. Una vez más, estamos hablando de Cristo como el Hombre Celestial, y no de Él como Dios. En esta expresión corporativa, esto no es un caso del Cuerpo actuando para la Cabeza de la Iglesia, que actúa para el Señor. No hay independencia ni 99


responsabilidad separada. Es el Señor mismo continuando con Su propia vida y la obra en Su Cuerpo y por medio de Su Cuerpo, y ese todo es un Hombre. No es que el Señor nos haya dado una identidad personal y hayamos dejado de ser una persona independiente, sino que como fuera de Su humanidad muy celestial Él ha dado Su propia sustancia, Su propia esencia, su propia vida, para constituir un Cuerpo, que es lo que es uno con Él, de esta manera absoluta, para ser parte de Él. Ese es el Cuerpo de Cristo como se indica aquí. Ese es el Hombre Celestial, colectivamente expresado. El Cuerpo, la Iglesia, nunca ha tenido la intención de ser algo en sí mismo, sino que desde la eternidad ha sido siempre la designada para ser "la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo". Por lo tanto, no tiene existencia al margen de Él, ni tiene existencia aparte del propósito de Dios en Él. Estos hechos, tan simples como están en el relato, son muy profundos, y muy completos en su significado. Ellos rigen y determinan lo que es la Iglesia. Nada de lo que lleva el nombre de "Iglesia" (en la acepción del Nuevo Testamento de ese término) y no es la continuación de Su Hijo en este universo, existe en el pensamiento de Dios. Ahora bien, esto implica varias cosas, y estas se presentan en el capítulo que tenemos ante nosotros. UNA VIDA EN CRISTO En primer lugar, se trata de la vida que por el Espíritu Santo está en todos los miembros de Cristo. "Hay un solo Espíritu"; "solícitos en guardar la unidad del Espíritu". Es la vida por el Espíritu Santo. Sólo de este modo Cristo ha llegado a Su plenitud en Su Cuerpo; la Iglesia cumple el pensamiento divino de su existencia; ella logra el fin Divino. Ya hemos tratado de ver cómo el Hombre Celestial en persona en cada detalle ha sido regido por el Espíritu, puesto que sobre lo cual un gobierno dependía del cumplimiento de la revelación de Dios sobre Él. Toda la Escritura que había sido antes apuntaba hacia Él, y esperaba su cumplimiento en Él, y Él iba a ser el cumplimiento en detalle de todas las Escrituras. Hubiera sido una imposible, abrumadora y aplastante responsabilidad haber asumido todo eso mentalmente, haber percibido un conocimiento interior cada instante de Su vida de que Él era responsable de todo lo que estaba escrito en las Sagradas Escrituras. Tener eso en mente habría sido una intolerable carga imposible de soportar. Hubiera sido la persona más introspectiva que hubiera vivido. Cada momento se hubiera estado preguntando: ¿Estoy haciendo lo correcto? ¿Lo estoy haciendo en la forma correcta? ¿Estoy haciendo lo que debería hacer de acuerdo con ese libro, esa norma? Sin embargo, Su vida estaba siendo regida por la unción, estaba bajo el control del Espíritu, significa que Él de forma espontánea, y por el conocimiento interior de eso que era Suyo por el Espíritu Santo, tanto lo que era como lo que no era el pensamiento de Dios, ha cumplido conforme toda la revelación. Ahora, lo que es cierto respecto de Él personalmente, tiene que serlo de Él en el sentido corporativo. He aquí una revelación acerca de Jesucristo, que ha salido de los eternos consejos de Dios, una revelación de un amplio significado, un destino, un sistema espiritual y celestial resumido en Él, y que debe ser expresado, debe ser


forjado, debe ser realizado en Él corporativamente como en Él personalmente. Pero ¿cómo es posible para nosotros llevarlo a cabo, percibirlo, alcanzarlo, a fin de que tenga su cumplimiento y su expresión en nosotros? Sólo sobre la base de la vida de uno regida por el Espíritu Santo en todo. Eso es lo que da fuerza a la exhortación en esta misma carta a "ser llenos del Espíritu". Eso le da el verdadero sentido y valor a toda la enseñanza sobre el Espíritu Santo –la recepción del Espíritu, caminando en el Espíritu, guiados por el Espíritu, porque sólo así puede ser alcanzado eso que se ha producido por la mente de Dios acerca de Su Hijo, y que tendrá su plena realización en el Cuerpo de Cristo, se puede alcanzar. Cómo es necesario, entonces, para todos nosotros vivir en el Espíritu. No es suficiente con que algunos de nosotros deba vivir en el Espíritu; es importante que todos deberían hacerlo, y que ninguno debe caminar después en la carne. UNA VIDA INTER-RELACIONADA E INTER-DEPENDIENTE El segundo aspecto, que es realmente una parte de la misma verdad, pero tal vez con una aplicación bastante más cerca de eso, es la necesidad de un reconocimiento y diligencia para mantener una vida inter-relacionada e inter-dependiente. Es algo que se reconoce en primer lugar, que debe tenerse en cuenta, y entonces algo hemos de ser diligentes para mantener. Es decir, todos los miembros de Cristo se relacionan, hay una interrelación. No somos así como muchas partes separadas, fragmentos, individuos; todos estamos relacionados, y no sólo eso, sino que todos somos dependientes unos de otros. Para los fines de Dios, para el propósito de Dios, no podemos prescindir unos de otros. En cualquier otro nivel fuera de ese podríamos ser capaces de actuar el uno sin el otro. Si estuviéramos viviendo en cualquier nivel natural, tal vez podríamos decir de algunas personas, que podríamos actuar sin ellos, pero cuando llegamos a la luz del propósito de Dios, entonces nos regimos por una interdependencia. Nos parece que nos necesitamos unos a otros, que somos dependientes unos de otros, respecto de la plenitud de Dios. De este hecho tenemos una indicación clara en las palabras "capaces de comprender con todos los santos". No somos capaces de comprender estando aislados del resto. Ninguno de nosotros jamás será capaz de aprehender la totalidad. Necesitamos de la fuerza de todos los santos para lograr comprender con todos los santos. Esto no es sólo una declaración de hecho, sino una verdad por la que somos inmediatamente puestos a prueba. Decimos: Bueno, hemos visto el Cuerpo de Cristo, hemos visto la Iglesia. En cuanto a si hemos visto eso correctamente, será probado por si nos damos cuenta de nuestra interdependencia. Si alguno de nosotros debiera tomar la actitud de que podemos prescindir de otro miembro de Cristo, o bien ser de ese espíritu, esa persona no ha visto verdaderamente el Cuerpo de Cristo. Tal vez ha tenido una visión de algo, pero no del Cuerpo de Cristo; no ha visto que este Cuerpo debe ser la plenitud de Cristo. Para que se dé esa plenitud, son necesarios todos los santos (cfr. Mateo 25:45). El Señor Jesús a Su manera, en Su propia manera parabólica, estaba poniendo el dedo sobre principios y leyes todo el tiempo. "Mirad que no menospreciéis a uno de estos pequeños" (Mateo 18:10). "En cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños" (Mateo 25:45). Esto no es sólo una especie de cosa de la comunidad, una fraternidad; estamos frente a una ley, cuando se dice que tomará 101


todos los santos para llegar a Su plenitud, y expresarla. Si hemos visto el Cuerpo de Cristo tenemos que haber visto la interrelación y la interdependencia de todos los miembros, y debe estar viviendo sobre la base de que el Cuerpo es uno. El apóstol exhorta a ser diligentes con relación a eso. Debemos reconocer que el Cuerpo es uno, y luego llevar a la práctica esa diligencia para mantener la unidad del Espíritu. Considero que el apóstol, para el momento en que escribió su carta, sabía muy bien cuánta diligencia requería eso. Él estaba empezando a ver lo fácil que era para los cristianos renunciar el uno del otro, tener esa actitud de que ellos lo podían hacer el uno sin el otro, o sin algunos, en todo caso, cuán fácil era para ellos desmoronarse, tomar una actitud negligente, no ser diligentes en guardar la unidad. Esto de guardar la unidad es una cosa positiva. Representa a un ser completamente extendido hacia algo. No es sólo un caso de que lo deseemos, de que lo queramos, de que consideremos que es lo mejor, e incluso necesario, sino que lo llevemos a la práctica, a nuestra propia aplicación. Esto requiere de la aplicación a fin de ponerle diligencia al guardar la unidad del Espíritu. Esto es lo que se entiende por ser "renovados en el espíritu de su mente", lo cual, de nuevo, está dentro del revestirnos del "hombre nuevo", el Hombre Celestial corporativo. Así, en el pasaje frente a nosotros, la exhortación práctica que sigue inmediatamente: "Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno de vosotros con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros". La renovación del espíritu de nuestra mente trabaja en cada uno al hablar verdad con su vecino, desechando toda falsedad. ¿Por qué dices una mentira? Nosotros no lo haríamos de manera deliberada. ¿Cuál sería el punto en mi diciéndome a mí mismo algo que no es cierto? ¿Cuál sería el sentido de mi mano izquierda haciéndole una herida a mi mano derecha, ya que en última instancia, ambas tienen que sufrir tanto? Del mismo modo "somos miembros los unos de los otros". En la otra mente, la mente del hombre viejo, que se menciona aquí, hay una falta de este sentido de la vida corporativa, esta interdependencia, esta interrelación, donde se reconoce que todo el mundo es necesario, indispensable. Tú puedes poner a la gente fuera de ese ámbito, tú puedes deshacerte de ellos, puedes obtener tu fin, obtener una ventaja sólo por la suspensión de la verdad. Pero aquí estamos tratando con una entidad, y esa entidad no debe estar en conflicto, no debe ser diferentes cosas, sino una sola cosa. Tenemos que ser renovados en el espíritu de nuestra mente, poniéndola sobre este nuevo Hombre Celestial corporativo. Estos versos son el valor de nuestro observar nuevamente a la luz de lo que estamos diciendo: “... 21si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús. 22En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. 25Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros" (Efesios 4:21-25). Esa es la nueva mentalidad del "hombre nuevo", que se renueva en el Espíritu sobre el principio, la ley, la realidad de la interrelación y la interdependencia.


Te necesito; tú eres indispensable para mí. Aparte de ti, nunca puedo percibir mi destino, el propósito de mi ser. Entonces, ¿cuál es el punto en mí para que te haya mentido? Si hay alguien sin los cuales es imposible nuestro destino, el propósito de nuestro ser y nuestro objetivo general, se pierde, y frente a tal hecho, una relación engañosa y mentirosa, es una contradicción. Esa es la fuerza de las palabras aquí. "Somos miembros los unos de los otros", por lo tanto debemos tener una mente renovada; hablando verdad el uno con el otro es una señal del "hombre nuevo", el Hombre Celestial, que tiene sólo una mente. Todos se mienten al hablar con mente contraria. DONES EN CRISTO La tercera cosa que esto implica es que para la realización progresiva y la expresión de este Hombre Celestial en el tiempo y en la eternidad, la Cabeza celestial ha dado dones. "Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres. Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra?. El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo" (Efesios 4:8-10). Éste es el Hombre Celestial en persona, como la Cabeza celestial, repartiendo dones entre los hombres para la realización progresiva y la expresión de Sí mismo como el Hombre Celestial corporativo. Ahora tenemos que romper eso y mirar este paréntesis en los versos 9 y 10. Esto lleva consigo este hecho, que Él descendió antes de ascender. Él no tuvo Su comienzo aquí. Por supuesto, esto lo sabemos, pero, este es el argumento del apóstol, Su origen no estaba aquí. Por Su ascensión se debe entender que Él primero descendió. Allí está el Hombre Celestial que desciende para estar aquí entre los hombres; el Hombre Celestial en la encarnación se vino abajo desde el cielo. Después de bajar, subió, para Él llenar todas las cosas. El universo entero se llena con el Hombre Celestial. Ahora tienes que conseguir los antecedentes antes de que puedas entender y apreciar lo siguiente acerca de estos dones. Con relación a la acción de llenar todas las cosas por parte del Hombre Celestial, antes debe darse el incremento del Cuerpo. Este capítulo de la carta a los Efesios es de una sola pieza. Cristo no está aquí como separado de Su Cuerpo. He aquí que el Hombre Celestial en persona y el Hombre Celestial corporativo se unen como uno en el mismo propósito. A principios de la carta, el apóstol ha demostrado que antes de los tiempos de los siglos, en el pensamiento de Dios, este Hombre Celestial ha salido del cielo para ser encontrado aquí, pero mientras está aquí, aún está en el cielo. Ahora Él, personalmente, ha de ser la plenitud universal, y esa plenitud ha de ser por la Iglesia: "la gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, y por los siglos de los siglos". Con relación a esa llenura universal, antes tiene que darse este incremento del Cuerpo: "En quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor". En la Carta a los Colosenses hay una palabra muy similar: "Y no asiéndose de la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios" (Colosenses 2:19). 103


Él está para llenar todas las cosas por medio de Su Cuerpo, que es Su plenitud. Entonces, el Cuerpo debe crecer, el Cuerpo debe aumentar, el Cuerpo debe añadir a su estatura, hasta que llegue a la plenitud de Cristo. Ahora, con miras a este aumento, los dones celestiales están dados por el Hombre Celestial a este Cuerpo celestial. Entonces quiero que tengamos en cuenta otra cosa. Estos dones son en sí mismos una medida de Cristo: "Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo" (Efesios 4:7). Los dones son una medida de Cristo, y por lo tanto todos están destinados a producir la plenitud de Cristo, para llevar a la plenitud. A su modo, representan la plenitud de Cristo expedida en el Cuerpo. Son para completar la plena medida. Después de haber visto eso, somos capaces de mirar los dones mencionados. AUTORIDAD EN CRISTO "Y él dio unos, apóstoles..." (no dice "ser" apóstoles). Entonces tenemos que saber lo que el apóstol representa como una medida de Cristo. ¿Cuál es su valor para lograr la plenitud de Cristo por medio del Cuerpo, la Iglesia, el Hombre Celestial corporativo? Es impresionante reconocer que el apóstol por primera vez está teniendo en cuenta el valor asociado con el apóstol. ¿Qué son los apóstoles? Hay una palabra que expresa el significado de los apóstoles, y esa palabra es "autoridad". Autoridad es lo primero. Sabemos que gramaticalmente la palabra apóstol significa "enviado". Pero mira de nuevo para que veas su significado en la Palabra de Dios. Toma la palabra dondequiera que la encuentres y mira qué hay en ella. Mira, por ejemplo, en la parábola del padre de familia que plantó una viña. Les envió a sus siervos a recibir del fruto. Esos siervos vinieron con la autoridad de su señor, y los labradores malvados, matando a los criados, totalmente repudiaron la autoridad del propietario de la viña. Verás, la aplicación de la parábola a Israel es del mismo modo penetrante. El punto de la parábola es que ellos se niegan a reconocer la autoridad de Dios en Cristo. Cuando el dueño de la viña venga él mismo para hacerle frente a esa situación, lamentablemente va a destruir a los labradores. ¿Sobre qué base él les hará esto? ¿Debido a que no consiguió su satisfacción personal en los frutos? ¡No! Debido a que ellos se habían negado a reconocer su autoridad en su hijo. "Finalmente les envió su hijo". Dondequiera que se encuentre el "enviado" del Señor, se encuentra la autoridad del Señor. Ese es un apóstol. A medida que consideres cuidadosamente la cuestión del apostolado, verás que todo lo que constituía un apóstol representaba lo que hizo por la autoridad. Un apóstol era especialmente constituido siervo del Señor. Había una ley muy rígida que regía el apostolado (por lo que se refiere a los Doce), que un apóstol debe haber visto al Señor en la resurrección. No podía ser un apóstol si el Señor no se le había aparecido a él, si él no había tenido conocimiento de primera mano del Señor resucitado. Ese conocimiento de primera mano del Señor resucitado le investía de autoridad. Se trataba de que el Señor mismo se le hubiese aparecido a él. Si repasas y observas la Carta a los Hebreos, encuentras que allí habla del Señor Jesús como el Apóstol y Sumo Sacerdote de Dios. La misma frase a la vez nos lleva de vuelta en el pensamiento a los escritos de Moisés, y eso señala la forma en que


combina lo que Dios ha establecido en Moisés y Aarón, respectivamente. Moisés, como el apóstol, y Aarón como sumo sacerdote, representan dos aspectos del Señor Jesús. Moisés representa la autoridad. Desde que Dios comenzó a usar a Moisés, hasta el final, Moisés representa la autoridad de Dios. La vara que fue la vara de Moisés, se convirtió en la vara de Dios, y por eso se muestra la vara de la autoridad de Dios. La autoridad de Dios era mucho más personal, por lo que Dios fue capaz de decirle, con relación a Aarón: "... y tú serás para él en lugar de Dios" (Éxodo 4:16). Más adelante veremos la forma como funcionó esto. Cuando fueron los que intentaron desplazar a Moisés, o tratado de tener un lugar de igualdad con él, mira cómo halló expresión la autoridad. Moisés nunca tuvo que luchar por su posición. Cuando surgió la controversia al tocar su posición, siendo Moisés el más humilde de los hombres, él acaba por decir al Señor, en efecto: "Señor, ¿estoy aquí por Tu autoridad, o no lo estoy? ¿He entendido esta posición? ¿He buscado la autoridad, o Tú me pusiste aquí con ella? Cuento contigo para que se sepa si mi posición es tomada por mí mismo, o si es de Tu nombramiento. El Señor llamó al pueblo a la puerta del tabernáculo, y tomó en Sus manos el caso de Moisés, y tú sabes lo que pasó. Fue a causa de lo que él representaba como un apóstol. "Toda potestad me es dada en el cielo y la tierra. Por tanto, id a todas las naciones..." (Mateo 28:18,19). Así, un apóstol es alguien que es sostenido por la autoridad divina para el establecimiento, el ejercicio y la prosecución del testimonio divino. Se puede ver eso en Moisés. El Señor se le apareció a Moisés y habló con él cara a cara. Nadie más entró en esa esfera. A pesar de que subió al monte, ellos no entraron en el mismo lugar, como Moisés. Fue con Moisés que el Señor tuvo comunión, y le hablaba como un hombre habla con su amigo, cara a cara. Entonces, para siempre, lo único que gobierna Israel es lo siguiente: "... como el Señor habló a Moisés..." Al final de la constitución del tabernáculo, hay todo un capítulo en el que unas siete u ocho veces se produce esta frase: "... como el Señor mandó a Moisés". Eso habla de gobierno autoritativo el que había llegado por medio de Moisés, el apóstol de Dios. Bueno, él estableció el testimonio por medio de esa autoridad, y lo ha mantenido; la autoridad fue para ese fin. O, una vez más, toma al apóstol Pablo, quien tal vez por encima de todo se destaca como un apóstol, y observa que su comisión y su autoridad fue, en primer lugar, el establecimiento del testimonio en todas partes, y luego impulsar y mantener ese testimonio. Él le dice a los corintios que si les llega usando de la autoridad que ha recibido, esto traería dificultades a algunos de ellos, porque él está investido con esta autoridad para mantener el testimonio en pureza. Ahora, ¿qué nos dice esto a nosotros? Esto es el Señor. Este es el factor de la autoridad celestial de Cristo en el Hombre Celestial corporativo. Esto puede ser administrado a través de los individuos. El punto es que es una característica del Hombre Celestial, y está activa en la Iglesia. Estamos frente a frente con el hecho de que Cristo en Su autoridad celestial está en la Iglesia para el establecimiento de Su testimonio, y el ejercicio y mantenimiento del mismo. Cuando el testimonio del Señor es por el Espíritu Santo, ahí está la autoridad del Señor, y la gente tiene que considerar eso. Por supuesto, aunque tenemos que tomar estas cosas muy en serio en nuestras 105


propias vidas personales, las estamos diciendo como a los que tienen que instruir a otros. Como siervos del Señor, ustedes pueden tener un reconocimiento muy claro de cómo es definitiva esta operación de la autoridad de Cristo en Su Cuerpo. Ninguno en cualquier lugar puede entrar con relación a la expresión corporativa de Cristo, que está constituido por el Espíritu Santo, sin llegar a ser responsable del testimonio del Señor que está ahí, y si violan esto, deben sufrir. Tú no puedes justamente adherirte a ti mismo, y escapar de las consecuencias. Si cometes una violación del testimonio, de la unidad del Cuerpo de Cristo, cuando te has puesto en contacto real con el mismo, y no te propones en enderezar eso, te vas a morir. Puedes morir físicamente. Puedes tener un final trágico. Sin duda, pasarás a través de sufrimientos y castigo, porque no te has convertido en un miembro de un movimiento, en algo meramente del hombre; tú has entrado en el lugar de la custodia del propósito eterno que es investido por el Espíritu Santo en el espíritu del apostolado, y la autoridad de Cristo está allí. Este es el significado exacto de los que buscan palabras en la primera carta a los Corintios: "Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí. Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen". "Sin discernir el cuerpo del Señor" (1 Corintios 11:29, 30 ). Tú has entrado en un reino donde las cosas no deben tomarse como mera doctrina, como una organización, como algo del hombre con el que puedes hacer lo que quieras; has venido al lugar donde la autoridad de Cristo es una realidad en operación. Es una cosa terrible entrar en la Casa de Dios si no eres de una mente para que seas debidamente conformado. Esta es una cara y un aspecto terrible. No obstante hay otro aspecto que obra para descanso del corazón y garantía para aquellos que tienen una responsabilidad adicional en la casa de Dios, donde es posible decir: "Bueno, no tenemos que asumir la plena responsabilidad que propiamente está en manos del Espíritu Santo, en la autoridad de Cristo, para encontrar eso que es contrario a la verdad y a la ley de la casa de Dios". No tenemos que estar ansiosos, en ese sentido, porque esa es nuestra responsabilidad. El Señor celestial ha puesto en funcionamiento Su autoridad en la Iglesia. Ahí puede haber una disputa en torno de dicha autoridad en el vaso. El infierno puede disputar, como ocurrió en Filipos, o en Éfeso, o en muchos otros lugares, y puede mostrar su mano por medio del antagonismo y la vehemente resistencia. Pero ¿cuál es el problema? Cada vez triunfa la autoridad de Cristo. El establecimiento del testimonio en todo el Imperio Romano a través del apóstol Pablo, es una manifestación maravillosa del señorío supremo de Jesucristo sobre todos los poderes. No se trata sólo de conseguir lo mejor de la mentalidad del hombre, de superar los prejuicios y dificultades entre los hombres; es la conquista de las fuerzas malignas del infierno. Las fuerzas cósmicas son golpeadas y rotas cuando el testimonio es establecido a través de un apóstol. Es el hecho de la autoridad celestial de Cristo en el Cuerpo, por el Espíritu. Cristo verdaderamente expresado en la asamblea, realmente no puede dejarse de lado sin sufrimiento. LA VOLUNTAD DE DIOS EN CRISTO Ahora, ¿cuáles son los profetas en la asamblea? En una palabra, el profeta es el instrumento para la expresión del pensamiento del Señor, y esto se traduce


habitualmente en contra de la expresión del pensamiento del hombre. De un momento muy grande es el mandato que ya hemos señalado: "renovaos en el espíritu de vuestra mente". Porque, en el Hombre Celestial corporativo, el Cuerpo, el pensamiento del Señor está para predominar, para obrar, para ser supremo. La mente del Señor es la mente sólo en este "hombre nuevo", este Hombre Celestial. Si tú vas a venir a la mente del Señor, debes ser renovado en el espíritu de tu mente. La mente del Señor llega a través de un instrumento llamado profeta. Él es el intérprete de la mente del Señor. Él trae al Cuerpo el conocimiento de la mente del Señor. Eso, como hemos dicho, implica la anulación de la mente del hombre. Estamos pensando, por supuesto, en cómo los profetas del Antiguo Testamento son una fuente de confirmación de lo que acabamos de decir; porque si tú examinas el punto, encontrarás que ellos llegan antes que la gente con relación a los derechos de Dios en Su Casa. Esos derechos son subestimados por Su pueblo. La mente del hombre estaba tomando el lugar de la mente de Dios, y eso obró por lo general hacia un mal muy grande, por lo que en poco tiempo los derechos de Dios le fueron negados en Su propia casa, entre Su propio pueblo. Toma a Elías como ejemplo. Elías se destaca por excelencia entre los profetas, con relación a los derechos de Dios, y el Carmelo es el escenario de la gran crisis por igual para los derechos de Baal y los derechos de Dios en Israel. Elías es el instrumento para establecer los derechos de Dios de una manera absoluta, hasta la destrucción absoluta del pensamiento de otros, representados en los profetas de Baal. Estos derechos se expresan en términos de la voluntad de Dios para Su pueblo, y si todos los profetas introducen la mente de Dios, al interpretarla, al mantener la mente de Dios ante el pueblo de Dios, y luchar con relación a ella, Dios tendrá Su lugar, tendrá las cosas de acuerdo con Su mente. Esto, de nuevo, es un funcionamiento del Hombre Celestial en Su Cuerpo, para mantener las cosas de acuerdo con la mente de Dios. No estamos pensando, por el momento, en particular de personas de las que podemos pensar llamarlas profetas en medio de nosotros. No estamos pensando en el oficio, sino en la función. El funcionamiento vital es lo que está ante nosotros, y cualquiera que sea ungido y dotado por el Espíritu Santo para mantener claros los pensamientos de Dios en medio de Su pueblo, para que Su pueblo conozca la mente de Dios, para que Dios reciba Su lugar y Sus derechos , y todas las otras mentes sean rechazadas, estará cumpliendo el ministerio de profeta. Del mismo modo estamos inclinados a iniciar por el otro extremo, en la línea técnica de las cosas, esa de establecer profetas. Echemos un vistazo a la función, no al hombre, y veamos que es Cristo quien es el profeta, y que en este carácter Él ministra a través de algunos de los que da para la expresión de la mente divina, como en Sí mismo. Es muy posible combinar estas funciones en un solo individuo. EL CORAZÓN DE DIOS EN CRISTO Ahora, ¿cuáles son los evangelistas? En una palabra, el evangelista es el que hace conocer a Dios a través del Evangelio, revela el corazón de Dios en gracia; y la función del evangelista es conseguir material para la expresión del Hombre Celestial, 107


corporativamente. Así, comenzamos con autoridad en Cristo, Cristo en el lugar de la suprema autoridad sobre todos los cielos. Entonces tenemos la mente de Dios en Cristo. Aquí tenemos el corazón de Dios en Cristo. El Evangelio de la gracia es asegurar el incremento de material para el Hombre Celestial corporativo. LOS RECURSOS DE DIOS EN CRISTO Llegamos ahora a los pastores y maestros. Estos dos son colocados juntos. El material está siendo recogido, el Hombre Celestial corporativo está siendo progresivamente traído a la existencia, y a llegar a Su plenitud eterna. Ahora bien, mientras el material está reunido, y el Hombre Celestial corporativo está siendo progresivamente reunido, la siguiente necesidad es de los pastores y maestros, y la función aquí es el ajuste para la instalación de ese Hombre Celestial. El ajuste se realiza mediante la enseñanza, por la instrucción. El propósito de la instrucción es ajustarnos, ponernos en nuestro lugar, en nuestra correcta relación, introducirnos en un conocimiento de Cristo, en nuestra relación con Él, y en nuestra relación con los demás en Él. La instrucción tiene que ver con cuestiones tales como los asuntos de los creyentes en Cristo, y todo lo que es representado por el Hombre Celestial. Esta es la obra del maestro. El pastor es aquel cuya función es la de ajuste, guiar, nutrir. La edificación por el cabal ajuste conforme la verdad revelada es lo que tenemos aquí. Pero todo eso no termina allí. El apóstol, el profeta, el evangelista, el pastor y maestro, son dados a ese Hombre Celestial corporativo, derivando los valores de estas funciones, será su propio ministro de edificación recíproca, para la completa realización de los santos para la obra del ministerio, para la edificación del Cuerpo de Cristo. La mutua edificación, el ministerio mutuo, es el resultado de estos dones. Debido a que estamos recibiendo los beneficios de este ministerio en Cristo para nosotros, tenemos que lograr los beneficios de un ministerio mutuo, de modo que ese Cuerpo se edifique, creciendo con el crecimiento que da Dios, cada parte por separado creciendo en su justa medida Si para ti esto suena como técnico, tenemos la libertad de instarte a que te alejes de la enseñanza, y de algo como un sistema de verdad, y recibe al Señor a la vista. Mantén al Señor mismo a la vista, y ve que lo único que rige todo es la venida de Cristo en plenitud de vida y expresión cada vez mayor en este universo por medio de la Iglesia que es Su Cuerpo.


Capítulo 14 1. JUDAS, LA MORADA DE SATANÁS EN SU MANIFESTACIÓN EXTERIOR 2. EL HOMBRE CELESTIAL, LA PRESENCIA DE DIOS EN EL INTERIOR

“21Habiendo dicho Jesús esto, se conmovió en espíritu, y declaró y dijo: De cierto, de cierto os digo, que uno de vosotros me va a entregar. 22Entonces los discípulos se miraban unos a otros, dudando de quién hablaba. 23Y uno de sus discípulos, al cual Jesús amaba, estaba recostado al lado de Jesús. 24A éste, pues, hizo señas Simón Pedro, para que preguntase quién era aquel de quien hablaba. 25El entonces, recostado cerca del pecho de Jesús, le dijo: Señor, ¿quién es? 26Respondió Jesús: A quien yo diere el pan mojado, aquél es. Y mojando el pan, lo dio a Judas Iscariote hijo de Simón. 27Y después del bocado, Satanás entró en él. Entonces Jesús le dijo: Lo que vas a hacer, hazlo más pronto. 28Pero ninguno de los que estaban a la mesa entendió por qué le dijo esto. 29Porque algunos pensaban, puesto que Judas tenía la bolsa, que Jesús le decía: Compra lo que necesitamos para la fiesta; o que diese algo a los pobres. 30Cuando él, pues, hubo tomado el bocado, luego salió; y era ya de noche. 31Entonces, cuando hubo salido, dijo Jesús: Ahora es glorificado el Hijo del Hombre, y Dios es glorificado en él. 32Si Dios es glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo, y en seguida le glorificará. 33Hijitos, aún estaré con vosotros un poco. Me buscaréis; pero como dije a los judíos, así os digo ahora a vosotros: A donde yo voy, vosotros no podéis ir” (Juan 13:21-33¿. “17para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, 18seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, 19y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios” (Efesios 3:17–19). “25de la cual fui hecho ministro, según la administración de Dios que me fue dada para con vosotros, para que anuncie cumplidamente la palabra de Dios, 26el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos, 27a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria” (Colosenses 1:25– 27). Vamos a ver al Señor Jesús con relación al primer Adán, y todos los que entraron a través de lo que sucedió con el primer Adán en su caída, no sólo hace referencia a este hombre y su condición, sino a toda la secuela que los actos de desobediencia de Adán deja en este universo, y en este mundo. Ese acto de desobediencia abrió la puerta para que las fuerzas del mal estuviesen en posición, a la espera de acceso. Adán fue esa puerta. Esas fuerzas nunca hubieran podido entrar sino por Adán, pero él abrió la puerta por su desobediencia, y las fuerzas del mal se precipitaron en la creación de Dios, y tomaron una posición de gran fuerza, para lograr en ella un estado de cosas contrario a Dios, y eso en la más poderosa y terrible forma. Frente a todo eso, frente a las propias potencias, y el estado causado a través de permitir el acceso, y todas sus consecuencias, el Señor Jesús fue y es, la respuesta de Dios. Pero había un secreto 109


acerca de Él, un secreto que sólo las inteligencias espirituales podían realmente discernir, y esto fue que Dios estaba en Él. Él era un Hombre, no obstante Él era mucho más que eso, Él era Dios. En estas meditaciones, nuestra preocupación ha sido en torno a que el Señor Jesús es el Hijo del Hombre, el Hombre de Dios, el Hombre Celestial, en el que Dios era, y es. Ese secreto, ese misterio escondido desde los siglos, oculto a los hombres, es el factor más importante a tener en cuenta En lo que se refiere al enemigo, su principal objetivo con el Señor Jesús fue buscar interponerse entre Él y esa relación divina, para abrir una brecha, y de alguna manera lograr que se moviera sobre un terreno al margen de esa interior y muy profunda realidad del Padre. El significado de las tentaciones en el desierto es que eran un ataque a fin de clavar esa cuña en el medio, para conseguir que el Señor Jesús actuara al margen del Padre, y avanzara en Su propio terreno humano. El enemigo sabía muy bien que si sólo hubiera tenido éxito en conseguir que hiciera eso, hubiera efectuado con el último Adán lo que había logrado con el primero, y hubiera vuelto a establecer su dominio y ganado de nuevo el gobierno. El secreto de la victoria de Cristo era que Él era uno con el Padre, que Él en todo se regía por el Padre, que habita en Él en el interior. La vida del Hombre Celestial, el Hijo del Hombre, una y otra vez nos invita a prestar atención a la cuestión que una vez vino de Sus propios labios: "¿No crees que yo soy en el Padre y el Padre en mí?" (Juan 14:10,11). Fue sobre esa base que Él vivió Su vida y tuvo Su encuentro con el enemigo, y porque se mantuvo en esa base, el enemigo fue incapaz de destruirlo. Muchas veces los ataques fueron hechos por el diablo para destruirlo, tanto directamente como a través de los hombres, pero era imposible mientras Él permaneciera sobre esa base; y así lo hizo hasta el final, y triunfó debido a esa relación interior, toda vez que Él estaba viviendo deliberada, consciente y persistentemente; el Padre estaba en Él, y Él y el Padre eran uno, Él habitaba en el Padre y el Padre moraba en Él. Pero –y este es uno de los principales puntos que queremos que el Señor nos muestre en este momento– ese era el gran secreto, el secreto maravilloso que los hombres no podían leer, porque Él mismo dijo: "Nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre" (Lucas 10:22). Juan, al escribir su epístola muchos años después, dijo: "El mundo no nos conoce, porque no le conoció a él" (1 Juan 3:1). El mundo no le conoció. En su propia oración estampada por Juan, tenemos estas palabras: "Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido" (Juan 17:25). Fue sobre la base de esa relación secreta que iba a haber una glorificación de Él. La glorificación del Señor Jesús estaba ligada a ese secreto. Ahora necesitamos saber que la glorificación del Hijo es la glorificación del Hombre Celestial. Una vez más, tomamos posesión de la cuestión con relación al Hombre Celestial en persona, y luego ver cómo lo mismo se aplica al Hombre Celestial corporativo. "Entonces, cuando hubo salido, dijo Jesús: Ahora es glorificado el Hijo del Hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios ese glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo, y en seguida le glorificará" (Juan 13:31,32). No tenemos que estar preocupados por el momento con la forma de la declaración.


Esto suena un poco envolvente y difícil, pero vamos a tomar la declaración central completa: "Ahora es glorificado el Hijo del Hombre, y Dios es glorificado en él". Es sobre la palabra "ahora" que cuelga todo, y el Señor Jesús pone en esa pequeña palabra un significado tremendo. ¿A qué se refiere esa palabra? "Entonces, cuando (Judas) hubo salido, dijo Jesús: Ahora es glorificado el Hijo del Hombre". EL HOMBRE NATURAL RECHAZADO Confieso que Judas fue un problema para mí durante muchos años, pero yo creo que estoy cerca de la verdad sobre él, y este pasaje parece darnos la pista. El problema, por supuesto, tiene su motivo en la declaración del Señor Jesús, que sabía a quién Él había escogido: "¿No os he escogido yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo?" (Juan 6:70). Él eligió a Judas y lo puso con relación a Sí mismo, de tal manera que Judas tenía todas las ventajas de los demás y que todas las facilidades también eran suyas, y todos los beneficios de los otros estaban abiertos para él. No hay rastro de parcialidad. Él ha colocado a Judas, al parecer, exactamente en el misma fundamento, excluyéndolo de nada de lo que estaba abierto a los demás, todo deliberada y conscientemente, sabiendo lo que estaba haciendo, y sabiendo en todo momento lo que Judas era. Entonces todo rige finalmente con esta declaración: "Ahora es el Hijo del Hombre glorificado". No sé la mejor manera de decirlo, y quisiera tener el lenguaje y la sabiduría para expresarlo, lo cual capturaría vuestros corazones como ya ha capturado el mío, que estoy interiormente haciendo gala de lo que nos ha traído aquí. Para empezar, esto representa el desarrollo pleno del hombre en virtud de la bondad de Dios, "que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos" (Mateo 5:45). Dios no ha mostrado parcialidad entre los hombres. Él ha hecho posible que todos los hombres puedan disfrutar de Sus beneficios. Él ha mostrado gran amabilidad a incrédulos, sin Dios, hombres rebeldes. Él no ha discriminado a nadie. Todos los hombres pueden conocer Su amabilidad y Su bondad. El hombre es así representado en Judas, que de esta manera figurativa está aquí establecido con relación al Señor, para que lo que está disponible para aquellos que son realmente del Señor, también está disponible para él, él puede entrar en ello, está abierto para él. El Señor no ha demostrado ninguna parcialidad. Sin embargo, el hombre, viviendo bajo la benéfica, misericordiosa y clemente voluntad, propósito, pensamiento y deseo de Dios, puede desarrollar esto. Vamos a tratar de explicar esto. El hombre ha sido juzgado en virtud de todas las condiciones desde el principio. En primer lugar, fue juzgado en virtud de la inocencia. ¿Cómo se comportó el hombre? Fracasó. Luego, en su estado caído fue juzgado de nuevo, sin ley. ¿Cómo procedió? Volvió a fracasar. Luego, fue juzgado bajo la ley, pero no como antes. El hombre ha fracasado bajo todas las condiciones. Él ha sido juzgado por Dios en cada estado y establecimiento, y ha fracasado totalmente. El fin siempre ha sido una tragedia. No importa cuál sea la actitud que Dios tenga hacia el hombre, en sí mismo es un fracaso, y enfrentará la tragedia más terrible. Mira a Israel. ¿Cuál es la actitud del Señor hacia Israel? ¡Qué maravilloso es el camino del Señor tratando con Israel. Mira la paciencia de Dios con Israel, la bondad 111


de Dios con Israel, el terreno sobre el que Israel fue puesto delante de Él. En efecto, Dios dijo: Sólo tienes que mostrar algo de fidelidad a Mí, y de inmediato recibirás bendición. Algunos de nosotros hemos deseado recibir bendición tan instantáneamente como lo hizo Israel cuando eran fieles al Señor. Ellos fueron objeto de tales cuidados especiales, pero fracasaron. Su condición y tratamiento es en sentido figurado establecido en la higuera estéril, que no dio frutos, a pesar de años de cuidado. La justicia exigía que fuese cortada sin demora, pero aún se le da otra oportunidad. "Vamos a excavar en torno a ella, y abonémosla con estiércol este año también". Vamos a mostrarle bondad por otro año. No obstante es igual de grande el fracaso. Así que el hombre, juzgado en virtud de cualquier condición, puesto en contacto con la voluntad benéfica de Dios, es aún un fracaso. Judas reúne al hombre, el hombre a quien Dios ha abierto todo eso, el hombre que se ha puesto en contacto con todo lo bueno y perfecto de Dios, y sin embargo en sí mismo es el fracaso más terrible, porque este hombre, cuando llega a su plenitud, va a traicionar a su Señor, él está del mismo modo sin esperanza. El hombre en sí mismo, a pesar de que la misericordia de Dios puede salir de él, llegará a esto. Este es un final terrible. Dice el salmista: "Aun el hombre de mi paz, en quien yo confiaba, el que de mi pan comía, alzó contra mí el calcañar" (Salmo 41:9). Así hará este hombre en medio de la riqueza misma de la gracia de Dios. Judas representa aquí a alguien que se ha puesto en contacto con el Señor, y para quien son abiertas todas las bendiciones que son sistemas abiertos como lo están al resto de los del Señor, y esto es lo que él arroja de sí. Esa es una imagen del hombre en sí mismo. ¿No es cierto? El pleno desarrollo del hombre viejo, del primer Adán, en quien Dios no se detiene, se muestra aquí con nosotros. Justo en el punto donde este hombre está rodeado de todas las ventajas, todas las instalaciones, todas las bendiciones, todas las oportunidades, todo lo que pudo haber sido suyo, justo en ese punto va a traicionar a su Señor: "... y era ya de noche" (Juan 13:30). Hay un mundo de significado en eso. LA ELECCIÓN DE DIOS DEL HOMBRE CELESTIAL Al instante en que este hombre ha salido, el Señor Jesús dice: "Ahora es glorificado el Hijo del Hombre". ¿Qué significa esto? Esta es la respuesta de Dios a todo eso. Dios tiene otro Hombre, cuya senda debe ser totalmente diferente de esa tragedia, esa oscura calamidad, un Hijo del Hombre que puede ser glorificado. Dios ha preparado Su propio Hombre para tomar el lugar de este otro hombre, tan pronto como ha llegado a su fin, y finaliza lo malo que es. ¿Ves lo que está significado en el final de Judas? Cuando sale, Dios trae Su Hombre que puede ser glorificado. ¿Ves por qué el Señor Jesús escogió a Judas? ¿Ves por qué es que tan pronto Judas salió, Jesús dijo: "Ahora es glorificado el Hijo del Hombre”? Ahí aparece el que representa al hombre adámico, y eso lo alcanza a pesar de toda la gracia y la misericordia de Dios que están abiertas para él. Hasta que no haya en él algo distinto de sí mismo, eso lo alcanza a él. Y justo cuando esa naturaleza, ese hombre, esa raza es vista en su plena veneración, su completa manifestación exterior, levantando su talón de traición contra el Dios de toda gracia, justo cuando el hombre va alcanzando la


plenitud, sale a la oscuridad, a la noche eterna, Dios comienza Su nuevo día, trayendo Su nuevo Hombre para que tome su lugar. ¿Cuál es el secreto? ¿Qué clase de hombre será glorificado? Hemos visto al hombre que no puede ser glorificado, que sale a la oscuridad. ¿Qué clase de hombre es el que puede ser glorificado? ¿Cuál es el principio y el secreto de Su glorificación? El secreto es que Dios está en Él. ¿Cuál es la glorificación del Señor Jesús? Es la irrupción y manifestación del Padre en Él, y es tal ese secreto que lo hace distinto del tipo representado por Judas. La esperanza de gloria en Su caso, la certeza de la gloria, fue la morada del Padre en Él. "Ahora es el Hijo del Hombre glorificado, y Dios es glorificado en él". Eso es una completa declaración universal sobre la glorificación del Hijo del Hombre. Es notable que esta declaración se debe encontrar en el Evangelio de Juan, en el que el Señor Jesús es, por excelencia, establecido como el Hijo de Dios. LA GLORIFICACIÓN DEL HOMBRE CELESTIAL CORPORATIVO

Ahora, por supuesto, llegamos a sentir el beneficio y el poder de esto, cuando se transfiere desde el Hombre Celestial personal al Hombre Celestial corporativo. Así dice el apóstol Pablo: "Que Cristo habite por la fe en vuestros corazones" (Efesios 3:17); "Cristo en vosotros, la esperanza de gloria" (Colosenses 1:27) .Leemos a principios de la Carta a los Efesios que somos "morada de Dios en el Espíritu" (2:22). ¿Qué significa esto en su valor y sobrecarga? Este Cuerpo, por Él mismo creado y viviendo sobre ese hecho, es tan indestructible como el mismo Cristo, está tan seguro de la victoria, como lo estuvo Cristo. Desde el principio este Cristo habita en el corazón por la fe; este Cuerpo puede entrar en lucha con los principados y potestades, los gobernadores de este mundo de tinieblas, huestes espirituales de maldad en los lugares celestiales, y salir vencedor en el campo. ¿Cuál es el secreto de la glorificación de la Iglesia, Su Cuerpo, el Hombre corporativo, y cuál es la naturaleza de la glorificación? Es la misma cosa. Es la manifestación del secreto, la transcendencia del secreto a la exposición abierta de lo que es la verdad, y esa verdad es Cristo en el interior. En el curso de esta dispensación, el secreto está en la Iglesia, en los miembros de Cristo, pero "el mundo no nos conoce, porque no le conoció Él" (1 Juan 3:1). Visto desde el exterior somos muy poco diferentes de cualquier otro pueblo del mundo. Sin embargo, el secreto está ahí, y este secreto significa que si tú tocas a uno, o a esa iglesia, tocas a Dios. "Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?", dijo el Señor cuando Saulo estaba tocando Sus miembros. Él está en Sus miembros. Tú tienes que contar con Él. Ellos son indestructibles, no pueden ser destruidos. No estamos hablando de la destrucción del cuerpo. La verdadera Iglesia es una entidad indestructible. Cuando Satanás ha hecho todo lo peor, esa Iglesia aún se mantendrá triunfante, y permanecerá para siempre, cuando él y todos los suyos hayan sido desterrados del universo. Al final de esta dispensación en la que se ha mantenido este secreto oculto, habrá una manifestación de Cristo en Su Iglesia, cuando aparezca con Él en gloria, y será glorificado sobre el mismo principio sobre el cual Él era glorificado.

113


LA BASE ESENCIAL DE LA VIDA COTIDIANA DEL CREYENTE

Ahora, hay algo que tenemos que llevar a nuestros propios corazones fuera de estos factores inclusivos. Tenemos que vivir todo el tiempo sobre esta base que hemos expuesto, y al hacerlo el poder del enemigo se hace absolutamente nulo. Nuestro problema es que no vivimos sobre esta base. Vivimos mucho sobre nosotros mismos. Vivimos en nuestros propios sentimientos, nuestras propias condiciones, nuestro propio estado, cualquier cosa y todo lo que es de nosotros mismos; y debido a que hacemos eso, simplemente jugamos con el diablo. Cuando penetramos en nuestro propio estado de ánimo, qué desorden que el diablo hace de nosotros. Cuando nos introducimos en nuestros propios sentimientos, o nuestros propios pensamientos, qué caos que hay. Todo lo que es de nosotros mismos, si nos metemos en eso, y vivimos de eso, le estaremos dando al enemigo la oportunidad de hacer lo que quiera. Siempre que los creyentes se introducen en sí mismos, sobre el terreno de lo que son, aunque sea sólo por un momento, empiezan a perder su equilibrio, su serenidad, su descanso, su paz, su alegría, y se arrojan sobre la voluntad del Diablo. Pueden llegar al punto donde incluso se preguntan si son salvos. Recordemos que esa parte de nosotros aún pertenece a la creación caída, y no va a sobrevivir, es el campo de juego del enemigo, y esto no es de utilidad para nosotros tratando de hacerla sobrevivir. Tenemos, por ejemplo, una vida física. Dentro del círculo de la vida natural, física, como parte de la vieja creación, cualquier cosa es posible. La oscuridad mental es posible. La alteración de nuestro sistema nervioso puede ser de tal naturaleza que nos haga sentir esa ira del infierno que se libra en nuestro propio ser. Cualquier cosa es posible en materia de estados de ánimo y sentimientos y sensaciones, o de total debilidad y entumecimiento; y si vivimos en esa esfera, el diablo hace estragos. Él acampa en todas esas cosas a la vez, si tomamos nuestra condición natural como criterio. No hay esperanza de gloria en ese reino natural. ¿Cómo es que debemos vencer al enemigo, para que sea anulado, para que sea despojado de su poder? Sobre el mismo principio operado en la vida del Señor Jesús, por medio de nuestro vivir en el Padre. Debemos vivir en el Cristo que mora en nosotros. Nuestra actitud deberá ser siempre hacia el Señor. Señor, Tú eres en mí otro que no soy yo, no eres lo que soy; Tú eres distinto de este estado de ánimo, de este sentimiento, de esta ausencia de sentimientos; Tú eres distinto de todos estos pensamientos, otro que no soy yo. Estoy muerto en lo que se refiere a mis sentimientos, pero Tú eres distinto, Tú eres la vida. Me siento oscuro, Tú eres la luz, y Tú estás en mí. Este soy yo, este no es el Señor. Si sólo tú y yo aprendiéramos de manera constante (esto llevará tiempo, será progresivo) vivir en Cristo, sobre lo que Él es, sobre el hecho de que Él es otro ser distinto de lo que somos –no sobre nuestra experiencia de esto, sino sobre el hecho desnudo de que Él está dentro de nosotros–, si cada vez aprendiéramos a vivir sobre esa base, por esa gran realidad divina, entonces el enemigo no tendría nada en nosotros. El Señor Jesús fue capaz de decir: "viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí" (Juan 14:30). ¿Qué estaba buscando el adversario? Estaba buscando que el Señor Jesús llegase a vivir en alguna parte de Sí


mismo, consultando Sus propios sentimientos, apoyado por Su propia comprensión, siguiendo Sus propios juicios, Su propia voluntad. Si el diablo hubiera podido sorprenderlo en ese terreno, hubiera tenido algo en el Señor, y hubiera podido alterar el equilibrio de Su vida. El Señor Jesús era capaz de decir: "Yo vivo por el Padre" (Juan 6:57). Yo vivo por el Padre, no por lo que soy. Él jamás dijo que, como un ser perfecto y sin pecado que era, podía vivir así fuese en el menor grado sin esa dependencia del Padre todo el tiempo. De esto tenemos Su propio testimonio: "No puede el Hijo hacer nada por sí mismo" (Juan 5:19). "Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras" (Juan 14:10). Él vivía todo el tiempo sobre la base de Su morada dentro del Padre, y debido a eso el enemigo no tenía fundamento alguno. Esta es la lección de vida para nosotros. Para cualquier gloria ahora, o para cualquier esperanza de gloria en el gran día de la manifestación, el único motivo de confianza debe ser Cristo en nosotros, porque la gloria es simplemente la manifestación de Cristo en el interior, así como Su glorificación es la manifestación del Padre en Su interior. LA IGLESIA, UN MISTERIO DE LA INHABITACIÓN DIVINA Ahora, con relación a la expresión corporativa de este Hombre Celestial, en la Carta a los Efesios, el apóstol Pablo nos dice que algo está pasando en lo invisible, el propósito de lo cual se afirma de la siguiente manera: "Para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales". Me pregunto ¿qué significa eso? No lo sé del todo, pero creo que puedo ver algo de lo que eso significa. Creo que las inteligencias invisibles están observando para ver cómo pueden obtener una ventaja. Ellos están viendo con toda su astucia, su diabólica agudeza, sabiduría e ingenio, con toda su inteligencia sobrehumana, para ver cómo pueden obtener una ventaja, cómo pueden dar un golpe, si por cualquier medio puedan obtener ventaja en esta desconcertante creación, la Iglesia. La multiforme sabiduría de Dios se hizo conocida a los principados y potestades por medio de la Iglesia. ¿Cómo es que esto fue realizado? Una cláusula de un verso de la primera carta de Pablo a Timoteo, creo que nos ayuda con la respuesta. "E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, justificado en Espíritu, visto de los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria" (1 Timoteo 3:16). Una parte del misterio del que aquí se habla en esta afirmación, es un tanto oscura, esa de que Él fue "visto de los ángeles". No podemos estar satisfechos con la idea de que esto significa que sólo lo vieron los ángeles celestiales, ya sea cuando estaba en la carne, o después de su resurrección. Esto parece decir a mi corazón (por supuesto, no puedo probarlo, pero estoy comparando texto con texto, y teniendo en cuenta que es el Espíritu Santo que ha puesto de manifiesto este hecho y lo trajo a nuestro conocimiento) de que estos otros ángeles, estas inteligencias espirituales habían visto una oportunidad contra Su vida, en busca de una ventaja, utilizando su astucia, vieron ahora quién era Él, vieron el 115


pleno significado de Su ser, y el por qué nunca habían logrado buen éxito en el ámbito de sus designios, sino que se habían visto obligados a aprender su impotencia respecto a Él. Ellos lo saben ahora, porque el secreto ha sido revelado. Este Hombre es distinto del primer Adán, Él es diferente del primer Adán. Ellos tuvieron su oportunidad con el primer Adán y la tomaron, y a esa raza indujeron la sabiduría diabólica de que habla el apóstol Pablo: "Porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica [demoníaca]" (Santiago 3:15). Estas inteligencias habían estado esperando una oportunidad para introducir su sabiduría en este otro Adán, este último Adán, y no pudieron conseguirlo. Ellos fueron golpeados y derrotados en todos los puntos, y ahora el secreto es revelado, y ellos ven a Uno sobre quien no pudieron obtener ninguna ventaja. ¿Cuál fue la razón? Debido a la morada del Padre en Él. Es a esta misma verdad que Pablo se refiere cuando dice que Cristo crucificado, tan lejos de ser la sabiduría de este mundo, es la sabiduría de Dios. Su sabiduría trasciende más allá de la sabiduría de este mundo, la cual en su naturaleza es demoníaca. Dios está desplegando aun más Su multiforme sabiduría a los principados y potestades a través de la Iglesia, el Cuerpo de Cristo, el Hombre Celestial corporativo. ¿Cómo es que se consigue esto? Por este misterio de Cristo en el interior, derrotando cada plan de ellos, cada uno de sus sistemas, por la gran realidad de la sabiduría del Señor que mora en nuestro interior, la cual es mucho mayor que la de ellos. ¡Oh, que pudiéramos vivir en la gran realidad, la gran esencia, el gran secreto de la existencia misma de la Iglesia de acuerdo con la mente de Dios, ese secreto fundamental del Cristo morando en nuestro interior; no en lo que somos en cualquier momento, sino en lo que es Cristo. Si tú asumes esa posición, estarás en una posición de sabiduría que se burla de toda la astucia del diablo, y muestra que es superior. Pon esto a prueba; porque esto está abierto a la prueba práctica en cualquier momento. Si cuando tú te sientas próximo a experimentar una sensación desesperada, y te veas sin esperanza y lleno de maldad en ti mismo, como si todo lo que habías creído ya le faltara agua viva y todas las cosas hubieran sido hechas pedazos, y todas las sensaciones están sobre ti eso es posible que uno lo tenga, aun pudieras pensar que estás perdido; si, cuando esto es así, tomas la posición de que todo tiene que ver con tu pobre y fragmentada creación, y que Cristo en ti es diferente de eso, y por la fe permanecer en Él, entonces el poder del diablo es destruido, y su engañosa sabiduría, y no hay gloria. Esa es la lección que tenemos que aprender. Cristo en vosotros, y en la Iglesia, como la morada de Dios en el Espíritu, es el símbolo de gloria, de victoria, de poder y sabiduría. ¡Bendito sea Dios!, hay épocas cuando esto llega a nuestros sentimientos y disfrutamos de la constatación de que el Señor está en nosotros, pero no siempre es así. Un ataque de indigestión puede tener el extraño efecto sobre nuestra vida espiritual, en lo que se refiere a nuestra conciencia. La cosa más insignificante puede venir y cambiar toda la situación, si por nosotros mismos nos dejamos apartar tras las cosas. ¡Qué cosas que pone el enemigo, para atraernos hacia ellas! Él está ocupado poniendo trampas por todas partes, ideando situaciones a nuestro alrededor, siempre listo con algo que nos molesta. Cómo está esto hábilmente dispuesto, justo en el momento cuando menos deseamos ser perturbados. Ve a casa desde cierto tiempo con


el Señor entre Su pueblo, con el sentimiento gloriosamente en alto, y, probablemente, cuando entres a través de la puerta hay algo que te espera. ¿Cómo puedes tú ser más astuto que el diablo, más táctico que él, y derrotarlo? No siendo arrastrado por las cosas. Esto no es fácil, pero al no ser arrastrados por las cosas, al no ser arrastrados hacia la esfera de la vieja creación a fin de participar en ella, sino permanecer sobre el terreno donde el adversario tiene que encontrarse con la perfección de Cristo, es el camino seguro de su derrota, aunque puede que tengamos que soportar la difícil situación, y soportar el dolor y la angustia de ella por un tiempo bastante considerable. Pero nuestra posición es que Cristo es más que eso, Cristo en nosotros es más fuerte que eso; y debemos rechazar volver a caer y descuidar la fe en el Cristo interior, llegando al Cristo interior como la fortaleza en esta situación. En mucho viene David a favor de nuestro rescate en este ámbito. Tú recordarás que en una ocasión David estaba diciendo todo tipo de ideas depresivas, cosas sin esperanza porque la situación parecía absolutamente imposible, y entonces se acordó de sí mismo y dijo: "Enfermedad mía es esta; traeré, pues, a la memoria los años de la diestra del Altísimo" (Salmo 77:10). Hoy tengo las gafas azules! Esta es mi manera de ver las cosas. Así es como las cosas me afectan. Este soy yo, no es el Señor. Vamos a colocar las cosas en su sitio adecuado, y dar al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios. Estoy seguro de que aquí está la clave de todo, la clave de todo es Cristo en vosotros, Cristo en mí, Cristo en Su cuerpo, y que debe ser vivido por fe. Esto es la clave de la sabiduría superior, para burlar y aventajar al enemigo. Él será derrotado si vivimos en Cristo y nos negamos a vivir en nuestro propio terreno. El Señor nos haga claro esto a nosotros.

117


Capítulo 15 EL HOMBRE A QUIEN ÉL HA DESIGNADO

“Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos” (Romanos 8:29). “Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros” (Gálatas 4:19). “15aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, 16y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades” (Efesios 2:15,16). “15Nosotros, judíos de nacimiento, y no pecadores de entre los gentiles, 16sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado” (Gálatas 2:15,16). “24mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios. 25Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres. 26Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 27sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; 28y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, 29a fin de que nadie se jacte en su presencia. 30Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención” (1 Corintios 1:24-30). “Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu” (1 Corintios 12:13). “27porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. 28Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3:27,28). "Por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos" (Hechos 17: 31). Las palabras "por aquel varón a quien designó" nos llevan de nuevo al punto donde comenzamos nuestra contemplación de las cosas, en los consejos de Dios antes de los tiempos de los siglos. Fue entonces cuando este Hombre fue designado. La historia de este mundo, entonces, es que todo será reunido, compendiado en este Hombre, Su destino está determinado en Él.


Hagamos algunas declaraciones globales, aunque muy concretas, con relación a este hecho. En primer lugar, la explicación del universo por parte de Dios, es un Hombre. Si queremos conocer el significado del universo, debemos mirar a un Hombre, y si tenemos en cuenta que el Hombre a quien Él ha designado, y lo vemos con los ojos de nuestro corazón iluminado, a través de un espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de Él, le veremos como explicación de Dios acerca del universo. En segundo lugar, la respuesta de Dios a todo lo que ha sobrevenido como resultado de la caída de Adán, es un Hombre. Eso es muy amplio. Eso comprende mucho más allá de lo que podemos manejar por nuestro propio esfuerzo, pero no importa en qué punto toquemos el resultado de la caída de Adán, o en qué fase toquemos el resultado, tú encontrarás esas respuestas de Dios en el Hombre, en este Hombre. Puedes tomar cualquiera de las cuestiones de la caída tal como se ven expresadas en diferentes puntos, eso representa un status lleno de dificultades, lleno de complejidad, lleno al parecer de tragedia, y preguntarán ¿cómo es tratado esto para que sea subsanado? La respuesta de Dios es un Hombre, y este es el Hombre que Él ha designado. No quiero extenderme en un curso de ilustración, pero te daré un ejemplo de lo que quiero decir con esto. Toma a Babel. Por supuesto, Babel es ahora un problema; la dispersión de la población, la confusión de lenguas, y todo ese resultado de Babel en las naciones y la diversidad de lenguas, con todas las debilidades que sobrevinieron como consecuencia de eso, una determinada e intencionada debilidad, es un problema de considerable magnitud. Fue un acto soberano de Dios, en contra de cierto tipo de fuerza que se encargaría del mundo aparte de Dios. Pero Babel representa en sí un problema muy grande, y un complejo estado de cosas, pues es en sí misma algo que Dios nunca quiso. Babel es la manifestación exterior de la caída, y la expresión de una maldición. Eso tiene que ser tratado. Todo esto tiene que ser aclarado. Esto nunca hubiese podido ocurrir si Dios hubiese tenido las cosas como Él pretendía. ¿Cuál es la respuesta a Babel? La respuesta es un Hombre. Es este Hombre. Toda esa situación, esa confusión, esa tragedia, ese mal, será finalmente aclarado por medio de un Hombre. Habrá en ese Hombre una unidad de todos los que están divididos y dispersos. En este Hombre habrá un entendimiento. Tenemos la certeza de todo esto ahora en Cristo. Hay algo cosa como comprensión espiritual, y no importa si podemos entendernos unos a otros en nuestro lenguaje humano o no, todos podemos entender por el Espíritu Santo lo mismo, y hablamos un lenguaje interior. Hay una unidad de comprensión y plena seguridad de comprensión en Cristo. Simplemente cito esto como un ejemplo, y que no nos detengamos para lograr acabarlo. En tercer lugar, la proclamación de Dios a los hombres, con respecto a su salvación, su satisfacción, su plenitud, es un Hombre. Vamos a desmenuzar eso en un minuto o dos. En cuarto lugar, el objeto de Dios, en todos Sus tratos con los Suyos, es un Hombre. El objeto de todos los extraños y misteriosos tratos del Señor, y de todos Sus dolorosos tratos con los Suyos, es un Hombre, y Él está totalmente regido por Su punto de vista de ese Hombre en todo lo que Él hace con nosotros. Nada en todos Sus actos es algo en sí mismo, sino que todo está relacionado. Él tiene Sus ojos todo el 119


tiempo puestos sobre un Hombre, y Él actúa con relación a nosotros con ese Hombre a la vista. Sin nuestra experiencia bajo la mano de Dios, es un incidente por sí mismo. No vienen a nuestras vidas debido a esto, o aquello, o algo más allá. Si nos equivocamos, Dios no nos juzgará por esto o lo otro como algo en sí mismo. Los castigos de Dios no son casuales, no están separados, pero con relación a un objeto, el objeto en Su ojo, un Hombre. Los tratos de Dios, no sólo con los Suyos, sino también con el mundo, son de diferentes tipos de relaciones, en lo que respecta a este Hombre. Si fuéramos capaces de reconocer lo que eso significa, y lo aplicamos, trayéndolo al reino de la verdad aplicada, nos ayudaría mucho en nuestra vida cotidiana. Ahora, en las declaraciones hemos establecido ampliamente el objetivo de Dios, la realidad del gran gobierno. Todo tiene su explicación en un Hombre, y por medio de un Hombre, y ese Hombre interpreta la historia y el destino del universo. Se podría poner de otra manera, y mucho más de lo que de la Palabra de Dios puede ser citado para mostrar cómo esto es así, pero tenemos que detallar esto aún más. DIOS NO HA DESARROLLADO O PRODUCIDO UNA RELIGIÓN Dios no ha desarrollado o producido una religión, es decir, un sistema de enseñanza y práctica religiosa. Ahí es donde muchos se han extraviado, y, en consecuencia, han percibido las ingeniosas y académicas obras sobre la religión de los semitas, y todo ese tipo de cosas. A eso son añadidas las obras sobre religiones comparadas, incluidos el judaísmo y el cristianismo. Todo el asunto se reduce a valores comparativos en las religiones del mundo, en cuanto a cuál es la mejor, y si se puede demostrar, como muchos han tratado de hacerlo, que el judaísmo era mejor que todas las religiones antiguas y el cristianismo mejor tanto de las religiones antiguas como de las modernas, entonces se puede concluir que el cristianismo es la religión para el mundo. Se trata de un falla en este asunto. No es un asunto de que sea probable que se nos pille en ello, sino que nosotros mismos tenemos que reconocer esta verdad, y ser conscientes de que los hombres han ido por mal camino. Dios no ha desarrollado o producido una religión: Dios ha presentado un Hombre. DIOS NO HA PRESENTADO UN CONJUNTO DE TEMAS Dios no nos ha presentado (en primera instancia) un conjunto de verdades, temas, asignaturas, aunque la Biblia puede estar llena de todo eso. Él no nos ha presentado eso, sino a un Hombre. Nunca somos llamados a predicar salvación a nadie; somos llamados a predicar a Cristo y a la salvación que es en Cristo Jesús: "Pero cuando agradó a Dios... revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles" (Gálatas 1:15-16). Toda verdad, toda doctrina, cualquier tema, cualquier asignatura que no sea una revelación de Cristo, y una ministración de Él, y que no sea traído en Cristo y hecho por Cristo mismo lo más grande y más pleno en la vida, ha perdido su intención, se ha divorciado y separado del propósito de Dios, y no se sitúa con Dios en todo. Dios no nos ha presentado, en primera instancia, un conjunto de verdades,


temas, materias, aunque se encuentran grandes temas en la Palabra de Dios, como expiación, redención, y muchos otros, Él nos ha presentado a un Hombre. Todo con Dios desde toda la eternidad está inseparablemente ligado a un Hombre. Tal vez tú te estés preguntando cuál es el valor práctico de decir estas cosas. El valor práctico es esto, que nunca entran en el significado y el valor de las cosas, incluso en caso de que hayas lidiado con esto a lo largo de la vida, si son tomadas como cosas en sí mismas. El único dinámico en cualquier verdad es el Cristo viviente. La santificación es Cristo, incluso la justificación es Cristo. Estas no son cosas para ser tomadas y declaradas, controladas y apropiadas como cosas en sí mismas: Cristo fue hecho para nosotros santificación y redención. Ahora bien, debe hacerse una o dos declaraciones de calificación al margen de esto. Si bien es cierto que Dios no nos ha presentado, en primera instancia, verdades, y así sucesivamente, sino a un Hombre, si bien es cierto que Dios no ha evolucionado religión alguna, sino que presentó un Hombre, mientras que estamos llamados a predicar, no la salvación, sino al Salvador, hay que recordar que, incluso entonces, no es con un Hombre oficialmente que tenemos que hacer, sino con lo que Él es personalmente. Por oficialmente no nos referimos al oficio que ocupa como Redentor, Salvador, Mediador, o cualquier otra de las designaciones que se le pueda dar a Él, en representación de Su trabajo oficial, con el que tenemos que estar interesados. Eso no es lo primero, sino el Hombre mismo. No somos salvos por venir a Él en Su capacidad oficial como Salvador; somos salvos por la unión vital con Él como persona. No es por nuestra visión objetiva del Hombre que recibimos todo el significado de Dios. Hay un gran significado y gran valor en Cristo, considerado objetivamente, es decir, por haber resumido en Sí mismo todo lo que necesitamos, y nuestra rápida participación por el hecho de la integralidad de todo en Cristo. Hay un valor real para el corazón en ello, pero no está en tener que ver con el Hombre sólo objetivamente, sino subjetivamente, que entramos en la intención divina. La plena esperanza en Cristo no es Cristo en la salvación, sino que es Cristo en ti. Hay valores asociados con Cristo en la salvación, pero tal concepción no puede ser más que valores oficiales de Cristo tal como se encuentran por ahí. Los valores prácticos de Cristo sólo se conocen subjetivamente, son lo que Él es en Sí mismo, y no lo que está involucrado en el oficio. Tú podrás ver lo que queremos decir a medida que vamos avanzando. Es muy importante para aquellos de nosotros que tenemos responsabilidad en las cosas de Dios el reconocer estas diferencias. LA UNIÓN VITAL CON CRISTO ES LA BASE DEL ÉXITO DE DIOS El punto es este, que la base del éxito de Dios es la unión vital con Cristo, lo que a veces hablamos como de la identificación con Cristo. El éxito de Dios depende totalmente del Cristo interior, y por lo tanto, como hemos dicho antes, de la única cosa que Dios está detrás, y de la única cosa que el diablo está en contra, y se opone por todos los medios que signifiquen sustitución, imitación, falsificación, y así sucesivamente, es que Cristo more en el interior de los hombres. ¡Oh, cuán lejos pueden ir las cosas, y sin embargo quedar cortos en eso! Aquí es donde viene la importancia de reconocer la diferencia entre la doctrina –incluso la doctrina de la salvación–, y el Hombre, la Persona. Podemos predicar la doctrina a los hombres y 121


obtener un dictamen favorable, el consentimiento de la doctrina en la mente, de manera que llegamos a tener nuestros catecúmenos, nuestras clases para instruir en doctrina a los conversos; y cuando han llegado al punto donde dicen; Ahora entiendo la doctrina; todo es claro para mí ahora; entonces pensamos que están listos para ser introducidos en la Iglesia. El asunto es mucho más simple que eso, y debe ser más que eso. No se puede educar a nadie en el reino de Dios, ni siquiera con la doctrina cristiana. Nadie traspasa el umbral del reino de Dios mediante la comprensión intelectual de la doctrina cristiana. Tú puedes tener todo eso, y aun afrontar una grave crisis en poco tiempo. Tú puedes afrontar una situación terrible entre tus así llamados convertidos frente a todo eso. Puede ser encontrado a largo plazo que nunca fueron realmente salvos, a pesar de que fueron bautizados por los motivos que habían entendido en torno a todo lo que les pudieron decir a ellos acerca de la doctrina cristiana. Así, por un lado, las personas perfectamente honestas pueden cometer un grave error y, por otra parte, el diablo ha salido a dar una enorme cantidad de lo que viene justo antes del nuevo nacimiento. Él fácilmente permitirá que las cosas vayan muy lejos, siempre y cuando que no vayan a ir tan lejos. Pero una vez que la cosa está realmente acabada, tú tienes la base para todo. Una vez que Cristo está morando dentro, tienes la base para la doctrina de un modo de vida, la base para garantizar la completa seguridad, la base de todo. El objetivo de Dios es alcanzado con relación a ese punto de partida, y todo es posible. Eso es lo que quiero decir por la diferencia entre la doctrina y la Persona, entre lo oficial y lo personal. La base del éxito de Dios es Cristo en vosotros, la unión con Cristo, la identificación con Cristo de una manera interior. Así se establece en la Palabra de Dios como el principio en el que Dios obra en esta dispensación de principio a fin. LA PERFECCIÓN DE LA PROVISIÓN DIVINA CONSIDERADA CON RELACIÓN A: A) EL PROBLEMA DE LA VIDA HUMANA Tomemos algunos de los pasajes de los que nos hemos referido al comienzo de nuestra meditación, y ver cómo no son sino una continuación de este principio establecido como base sobre la que Dios trabaja a través de esta dispensación. Vuelve a Gálatas 3:28: "Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús". Esta es la manera por la que Dios resuelve el problema de la vida humana. Cómo nos encontramos con la vida humana en esta tierra, es realmente un problema. Es contra de ese problema que todas las personas bien intencionadas siempre asisten a conferencias tipo mesa redonda de carácter internacional. Tú eres invitado a una conferencia tipo mesa redonda, y asisten representantes de las diferentes naciones de la tierra, de Oriente y Occidente, del Norte y del Sur; asisten representantes de las diferentes esferas sociales. Son llamados tanto hombres de trabajo como aristócratas; asiste el capitalista, el empleador y el empleado, con el fin de obtener diferentes puntos de vista; estarán presentes tanto varones como de las filas femeninas. Realizan un trabajo laborioso; es lanzada una proposición, pero alguien desde el otro extremo


de la tierra no puede aceptar eso; aquello no es adecuado con su forma de vida, luego no se puede aceptar en su nación. Entonces, por supuesto, el empleado no puede resignarse a ver el punto de vista del empleador, ni el empleador el punto de vista del trabajador; y hay un poco de dificultad en un hombre frente al punto de vista de una mujer. ¿Cómo es que se han celebrado muchas mesas redondas, y cuántas de ellas han tenido éxito? Lo asombroso es cómo los hombres han continuado con sus conferencias. Mientras hemos estado viviendo, los hombres han tenido conferencias, y ¿cuál ha sido el resultado? Cada una obtiene justo cuanto puede, y entonces llega un punto muerto. Pero ellos tendrán otra, y van a ir hasta el final tratando de resolver el problema de la vida humana a través de ese nivel de discusión, de las conferencias. Ahora bien, Dios es perfectamente consciente de esa situación. Él es mucho más consciente de las dificultades y los problemas que cualquier otro. Desde Su punto de vista hay muchos otros factores y características en la situación de conjunto que nunca se han manifestado a los hombres. Pero Él tiene una solución, una solución infalible, y que ha provisto plenamente donde quiera que se haya recibido. ¿Cuál es la solución de Dios al problema de la vida humana? Esa solución es dada por medio de un Hombre. (B) EL PROBLEMA DE LA RAZA Aquí lo tenemos, en Cristo, "no hay ni judío ni griego". Ese es el problema nacional. Si estás familiarizado con el trasfondo, los antecedentes de los gálatas, sabrás que era un problema de nacionalismo lo que dio lugar a dicha carta. Los creyentes judíos estaban asumiendo un status por encima de los demás creyentes. Ellos decían: Bueno, nosotros somos judíos, y ellos son griegos; nosotros nos encontramos en un ámbito y ellos en otro. Nosotros, como judíos, tenemos ciertos privilegios y ventajas que ellos no tienen; estamos en una posición más favorecida que la de ellos; somos totalmente superiores. Los griegos o gentiles son llamados “perros” por los judíos; para ellos, los gentiles son los de afuera. ¿Cómo vas a lidiar con el problema del nacionalismo? Finalmente, tú nunca vas a resolver ese problema por medio de una conferencia tipo mesa redonda. Éste es el problema tan acuciante en el mundo de hoy, entre el superior y las razas inferiores, entre los que tienen la ventaja y los que no la tienen. La solución de Dios al problema es un Hombre. En Cristo no hay ni judío ni griego. ¿No ha resuelto este Hombre el problema? Tú y yo, que hemos venido a la esfera del Hombre Celestial, que hemos abandonado el ámbito de lo terrenal, que hemos abandonado el terreno del nacionalismo, y vamos al terreno de Cristo, encontramos esa bendita comunión. ¡Oh, qué perfecta comunión! ¡Qué comunión tan beneficiosa! ¡Qué perspectivas se alzan a la vista, qué fructífero es todo esto! Lejos de ser una forma de pérdida, esto está afortunadamente lleno de valor. ¡Qué tragedia que incluso muchas de las personas del Señor: no hayan abandonado el ámbito del nacionalismo! ¡Qué prejuicios y limitaciones implícitas hay por el orgullo. Cómo se limitan, cómo se restringen, cómo se mantienen fuera de la plenitud de Cristo, e imposibilitan la intención de Dios. Es preciso que bajen de este terreno y se ubiquen en la esfera del Hombre Celestial de Dios, donde no puede haber ni judío ni griego, y el problema del nacionalismo, como parte del problema humano, esté resuelto. 123


(C) EL PROBLEMA SOCIAL Entonces aún se dice: "No hay esclavo ni libre". Se trata del problema social, del problema del amo y el esclavo. ¿Cómo vas tú a resolver el problema del empleador y el empleado? Sólo lo puedes resolver con el Hombre, pero en Él se va a resolver mediante la verdad. Entonces, si el judío piensa que a nivel nacional tiene una ventaja sobre los griegos, y si el amo cree que tiene una ventaja sobre el criado, y, como suele ser el caso, especialmente en el Oriente, el hombre cree que tiene ventaja sobre la mujer, ¿cómo superar estos problemas? La salvación de Dios es un Hombre. Por supuesto, tú no te libras de estos hechos, ni las diferencias son abolidas aquí en la tierra –y Dios nos libre de intentar tal cosa–, sino que en el terreno del "hombre nuevo" es donde nos hacemos como uno solo. Nos encontramos en un terreno completamente diferente. En Cristo no hay ni judío ni griego, ni hombre ni mujer, ni esclavo ni libre, ni superior ni inferior. En Cristo, esas inconvenientes ventajas desaparecerán. (D) EL PROBLEMA RELIGIOSO El apóstol Pablo hace referencia de nuevo tanto a los problemas nacionales como a los sociales, como se observa en Colosenses 3:11, pero también se expande un poco, cuando dice: "Donde no hay griego ni judío, circuncidado ni incircuncidado". Tal vez aquí está poniendo el dedo un poco más firme en el problema entre el judío y griego. Ahora está destacando, no sólo el nacionalismo, sino también el problema religioso. Cómo era de agudo eso. En Cristo no hay ninguna ventaja sobre los demás religiosos, y nadie está en una posición de menor ventaja por motivos religiosos que otros. Luego se habla de los bárbaros y escitas. Esta es una nueva referencia a la cuestión racial. Estos representan los diferentes niveles de la civilización y el culto, y el apóstol Pablo aclara el problema diciendo que en Cristo tales distinciones no tienen cabida. (E) EL PROBLEMA DEL DESTINO HUMANO Entonces se presenta ante nosotros otro aspecto de esto en el pasaje de 1 Corintios 1:24,30: "Mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios. Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención". Aquí hay otro problema, el del destino humano, y esto se reúne en dos palabras, y palabras que se repiten con frecuencia: sabiduría y poder, poder y sabiduría. La cuestión aquí en Corinto es un reflejo de la filosofía griega, que se había deslizado con sus sutiles y perniciosas sugerencias. La cuestión es esa de llegar al status de super-hombre. Esa es la cuestión de la filosofía –la más alta sabiduría y el poder más grande. La sabiduría y el poder son los dos componentes del superhombre. La filosofía siempre ha tenido en cuenta el pensamiento de que el hombre llegue a su destino, la idea de que el hombre tiene un gran destino. El hombre, indudablemente, tiene un significado, un gran significado; ahí está ligada con el hombre una gran idea. Para muchos paganos, la idea era la de la deificación de la humanidad, del hombre que


evoluciona lentamente hasta que se convierte en deificado. Así que el súper hombre debe ser adorado. Sus héroes eran venerados como una aproximación a su ideal, y todo esto era un movimiento hacia el final de la deificación de la humanidad; y las características de este supremo super-hombre, tal como es concebido, es la sabiduría y el poder. Siempre se extendía por una sabiduría superior para ponerlas en un lugar de poder superior, y así hacer realidad el gran destino del hombre. El problema del destino humano, es tratada a la luz de la sabiduría y el poder. Esto subyace en el mundo de hoy. ¿No es esto lo que estamos encontrando ahora entre los dictadores, en los hombres que quisieran dominar el mundo? Se trata de un caso donde la sabiduría y el poder llegan a esta actitud de la condición humana donde todo es traído bajo el dominio del dictador. Él es considerado como la encarnación de la sabiduría más alta del mundo y el poder más eminente. Ese es el hombre. Tal será el hombre del Diablo en el plano humano. La cuestión del destino humano es completamente una vida para nosotros. Es tan real e importante y acertado la cuestión para los creyentes, como lo es para el mundo. No es que el mundo esté realmente en consonancia con el destino del hombre. No hay forma de obviar el hecho de que el hombre tiene un destino maravilloso. Dios creó al hombre con un objetivo mucho mayor que cualquier cosa que los príncipes de este mundo alguna vez hayan concebido, de modo que la pregunta del destino humano es acertada y adecuada, y tal vez una de las más importantes. Pero la pregunta que va con esto es, ¿cómo es el fin que debe ser alcanzado? La sabiduría es del todo acertada. Este "nuevo hombre" surge para mostrar la multiforme sabiduría de Dios a todas las inteligencias sobrenaturales, para ser la encarnación de la sabiduría divina en todos sus contornos. El poder es del todo acertado. No hay duda de que este "nuevo hombre" es constituido el instrumento del ejercicio del poder infinito de Dios, que es una exhibición del gran poder de Dios. Estas cosas son una consideración adecuada para nosotros; ellas presentan una pregunta legítima, el problema de cómo llegar al status de superhombre. Esa fue la pregunta entre los griegos todo el tiempo. La respuesta de Dios a través de Su Palabra es un Hombre a quien Él ha designado. La respuesta está en Cristo, el poder y la sabiduría. Cristo en el interior, en el poder de la muerte y resurrección, resuelve el problema del destino humano. Este mundo ha tratado de resolver este problema mediante numerosos sistemas de filosofía. Si tú te sientas a investigar cualquiera de esos sistemas, encontrarás que es un intento de resolver el problema del destino humano, el sentido del hombre, y el sentido del universo, y cómo están el hombre y el universo para alcanzar su fin predestinado. El mundo está lleno de sistemas filosóficos que tratan de responder a esta pregunta. El Señor responde de una manera simple y directa, y dice que la solución al problema es un Hombre, y ese Hombre, en el poder de la muerte y resurrección, habita en el interior del hombre. ¿Cómo estamos tú y yo para entender el propósito predestinado de Dios? Esta es la respuesta: "Cristo en vosotros, la esperanza de gloria" (Colosenses 1:27). Pero esto es Cristo en nosotros como la sabiduría y el poder de Dios. Esta sabiduría es muy sencilla. ¿Qué significa Cristo en nosotros con relación a ese gran objetivo final de Dios? Esta es la garantía para que el apóstol por el Espíritu en otra parte exprese: "también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo" (Romanos 8:29), y otra vez: "hasta que Cristo 125


sea formado en vosotros" (Gálatas 4:19). Cuando eso suceda, el mundo será ocupado por un Hombre corporativo del propio tipo de Dios, y al final esto será alcanzado. Ese Hombre es Cristo, en Su plenitud –Su cuerpo. Entonces, ¿cómo vas a resolver estos problemas? Bueno, Platón te dirá todo sobre eso en su obra La República. ¡Oh, las leyes y los reglamentos! ¡Oh, las observancias! Mira todo lo que tienes que tener en cuenta, hacer, y no hacer, iniciar y llevar a cabo. Es todo un tremendo sistema para llevar al hombre a las normas. La respuesta del Señor es mucho más sencilla que eso. Deja a Cristo que habite en tu interior, y trabajará para traerte hasta Su propio nivel. Dale una oportunidad en el interior, y estarás conformado a Su imagen; Cristo será formado plenamente en ti. Y cuando eso sucede con todo el Cuerpo, tienes al nuevo Hombre universal. ¿No es eso sabiduría? ¡Oh, los pobres filósofos! ¿Cómo se han agotado sus cerebros, y muchos de ellos se han vuelto locos en el intento de resolver el problema del destino humano. La sabiduría del Señor es tan sencilla. Cristo en ti es la sabiduría de Dios. Así es como se mira todo el problema. Tú no tienes que pensarlo todo, planearlo todo, trabajar en un sistema colosal de normas y reglamentos y observaciones; sencillamente tienes que limitarte a dejar que el Señor dentro ti tenga Su manera, y el fin es seguro. El problema del universo se resuelve sin ningún agotamiento mental. Se trata de un asunto de vida. La locura de Dios es más sabia que los hombres, y la sabiduría de Dios es muy sencilla. Los hombres han estado pasando los siglos gastándose a sí mismos, y ¿cuál es el resultado? Mira hoy en día. ¡Qué triste imagen la marcha progresiva de la humanidad! Pero Dios está efectuando Su propósito, y en lo invisible hay un Hombre que cada vez más está llenando el universo. El camino de Dios es muy sencillo y muy eficaz. Si tú deseas resolver la cuestión de la sabiduría y el poder, eso está ahí. La sabiduría es la cuestión de "cómo". Entonces se convierte en una cuestión de capacidad cuando tú sabes cómo. Cristo es a la vez el "cómo" y la "capacidad". Todo esto y mucho más (la Palabra está llena de esto y nunca lo agotaremos todo) vuelve a una sola cosa: TODAS LAS COSAS EN CRISTO. La respuesta de Dios a todo, la explicación de Dios de todo, el significado de Dios de la realización de todo es un Hombre, "el Hombre Cristo Jesús". Cuando este mundo haya seguido su curso en pos del mal, la tierra habitada será juzgado en un hombre. Los hombres serán juzgados según cuál haya sido su relación interior con ese Hombre. La cuestión en el juicio no será de cuánto bueno o malo, correcto o incorrecto, más o menos, se establezca en un hombre; esto se convertirá en este punto: ¿estás tú en Cristo? Si no, el más o menos no hace ninguna diferencia. La intención de Dios, la proclamación de Dios es que todas las cosas estén en Su Hijo. ¿Estás tú en Él? ¿Por qué no? La base del juicio es muy simple. Todo está reunido en un Hombre, y lo que de Dios está en ese Hombre, es para nosotros. Esa es la base del juicio. Todo regresa a la muy simple, pero completa y bendecida verdad, que lo que Dios cumple en Cristo, se encamina al propósito de Dios, y cumple con todas nuestras necesidades. Todo se resume en un Hombre, "el Hombre Cristo Jesús". El Señor nos seguirá abriendo los ojos para ver Su glorioso y celestial hombre, quien también es el Siervo Divino


La Economía del Misterio  

libro de Austin Sparksd en Español

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you