Page 14

14 | ny

chuck chinatown Siempre creí en tu moral y admiré tu imparable lucha por los derechos de muchos civiles, Chuck. Sé que diste la vida en pos de un mundo mejor, más justo y sobre todo más libre de extranjeros, comunistas, negros y otras culturas diferentes a la tuya. Te recuerdo ahora Chuck, porque estoy en el barrio chino, en un comedor en el que soy el único occidental. Y te aseguro que parecen gente buena, Chuck, cordiales, que no detentan la violencia que practicaban contigo. No lo entiendo, Chuck, les rompí las bolas a más no poder, les solicité todo el té del mundo, demoré horas en decidir qué comer mientras otros comensales de ojos rasgados me daban sus platos para degustar la comida, les cagué el baño… Fueron cordiales y atentos sin ser falsos, Chuck. Me pregunto por qué tanto encono contigo. Claro, capaz que yo no los ando bardeando como vos, Chuck, porque reconocé que te gustaba meterles un dedo en el culo para molestarlos y revolvérselo a ver si respondían. Eras un sádico de mierda, Chuck. Además, recordá que ellos serán muy buenos pero saben

técnicas de lucha milenarias, que no precisan de tu brutalidad para agarrarte de las pelotas mientras se violan a tu hija y dejan a tu mujer por vieja, Chuck, porque todos sabemos que han pasado los años y los tuyos también, y que ahora seguramente estás algo acabado. Andá con cuidado, Chuck, porque acá siempre hay un chino en cada esquina. Y seguro que no está solo como vos, que te gusta la soledad para reflexionar en quién sabe qué cosas. Porque no serán fuertes, Chuck, pero son flaquitos y fibrosos y no quiero saber lo que representará para tu hija el culo de esos ocho chinos moviéndose y dale que te dale. Mirá, Chuck, capaz que hasta le gustan estos amarillos contra los que tanto luchaste. Qué paradoja, ¿no? Y ahora que te pienso bien, Chuck, más allá de que sos un referente para mí, también te lastimaría hasta hacerte sufrir porque me doy cuenta de que sos un caracagada, Chuck, un tipo serio y aburrido. Pero sucede que tengo lumbalgia, Chuck, por lo que ando con la espalda a la miseria y no puedo hacer fuerza por prescripción médica. Igual, seguro que vos estás peor, sin fama ni amigos ni nada. Me decepcionaste, Chuck.

Nicolás Der Aropián  

Pincipio y Fin

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you