Page 1

Universidad de  Los  Andes   Departamento  de  Historia  del  Arte  

Reseña crítica  “Sobre  la  actitud  estética  en  el  arte  románico”   Pablo  Londoño  Urdaneta  –  201126508       El   capitulo   abordado   hace   parte   del   libro   Estudios  sobre  el  románico,  una   recopilación   de   ocho   ensayos   en   torno   al   arte   de   este   período   de   Meyer   Schapiro,   historiador   del   arte   americano   especializado   en   arte   cristiano,   medieval   y   moderno.   A   lo   largo   de   este   capítulo   particular   Schapiro   busca   examinar   la   opinión   popular   de   que   el   arte   medieval   fue   exclusivamente   un   arte   religioso,   limitado   por   sus   objetivos   didácticos   y   comunitarios.   Ante   esta   concepción   general  el  autor  pretende  demostrar  que  no  sólo  el  arte  románico  no  se  limitó  al  didactismo   religioso,   sino   que   fue   fecundo   en   valores   de   expresividad,   individualidad   y   espontaneidad   propios  de  un  ámbito  artístico  exento  de  ataduras  religiosas  y  funcionales.  Para  ello  acude  a   textos   de   la   época   y   estudia   una   variedad   de   edificios   y   muestras   artísticas   que   le   permiten   evidenciar  un  sentimiento  estético  y  secular  dentro  del  arte  románico.    

El  autor  comienza  por  hablar  de  la  relación  entre  el  arte  medieval  y  la  religión,  y  la  forma  en   que  la  Iglesia,  con  su  gran  poder  económico  y  social,  se  involucraba  en  la  esfera  artística.  Así   mismo   habla   del   papel   del   artista   dentro   de   esta   marea   de   relaciones   de   poder   e   intereses   políticos   y   religiosos,   desacreditando   la   opinión   popular   de   que   la   producción   artística   medieval   fue   obra   de   artesanos   laicos   entregados   al   servicio   de   la   Iglesia.   Esta   opinión   “(…)   descansa  sobre  el  supuesto  de  que  ese  arte  es  religioso  de  cabo  a  rabo,  y  de  que  la  población   de   la   Edad   Media   sólo   estimaba   el   arte   en   la   medida   en   que   éste   fuera   útil   y   devocional”1,   visión  que  deja  de  lado  el  estudio  edificaciones  y  textos  que  son  prueba  de  intereses  seculares   en  el  repertorio  arquitectónico  y  artístico  del  románico.  Como  muestra  de  ello  Schapiro  acude   a   elementos   puntuales   de   la   arquitectura   románica,   como   fustes,   capiteles   y   basas,     y   los   ornamentos   que   los   decoran,   hallados   en   diferentes   monasterios.   Con   ello   da   cuenta   del   interés  del  artista  por  sobrepasar  las  necesidades  puramente  programáticas  del  edificio  para   imprimir  en  él  una  belleza  que  deja  atrás  cualquier  función  didáctica  o  utilitaria.           El   estudio   de   estos   monasterios   lo   lleva   al   análisis   de   la   carta   de   San   Bernardo   al   abad   Guillermo  de  Saint-­‐Thierry,  del  Siglo  XII,  que  sirve  como  punto  de  partida  para  dar  cuenta  de   la  actitud  estética  en  el  románico.  En  el  testimonio  el  santo  habla  de  las  tallas  en  los  capiteles  

                                                                                                              1  Schapiro,  Meyer,  Estudios  sobre  el  románico  (Madrid:  Alianza  Editorial,  1995),  15.  


de la   columnata   al   interior   del   claustro,   donde   una   variedad   de   bestias   decora   espectacularmente  el  elemento  estructural,  pero  que  tienta  al  fiel  a  “leer  el  mármol  más  que   los   libros”.   Schapiro   destaca   una   dualidad   en   la   carta   de   San   Bernardo,   quien   si   bien   es   rotundo  y  contundente  en  su  postura  frente  a  este  ornamento  innecesario  y  distractor,  parece   mostrar   gran   interés   y   gusto   por   la   destreza   en   su   ejecución.   “Sólo   una   mente   profundamente   atraída   por   tales   cosas   sería   capaz   de   recordarlas   con   tanta   viveza,   y   sólo   una   mente   que   tuviera   cierta   afinidad   con   sus   formas   podría   aplicar   a   estas   tallas   la   frase   paradójica   <<esta   hermosura   maravillosa   y   deforma,   esta   hermosa   deformidad>>”2.   El   ejemplo   escogido   por   el   autor   para   ejemplificar   esta   paradoja   en   el   entendimiento   del   arte   románico   es   de   gran   utilidad  pues  evidencia  la  ruptura  entre  intereses  religiosos  y  seculares,  y  refleja  el  creciente   aliento   –   tanto   por   parte   del   artista   como   del   espectador-­‐   por   atender   los   fines   puramente   estéticos  y  formales  de  la  obra.       El   texto   de   San   Bernardo,   de   igual   forma,   abre   las   puertas   a   un   debate   central   en   el   entendimiento   del   arte   románico,   donde   pareciera   que   aquel   arte   que   no   sea   religioso   será   entonces   meramente   decorativo.   Bien   hace   Schapiro   en   preguntare   si   serán   acaso   estas   dos   las  únicas  alternativas  de  la  finalidad  artística.       Seguidamente   el   autor   nos   remonta   a   dos   textos   más   con   los   que   busca   hacer   una   contraposición  al  texto  de  San  Bernardo,  que  evidencian  las  reacciones  positivas  ante  el  arte   de   la   época.   El   primero,   y   quizá   más   evidente,   de   ellos   fue   escrito   por   un   monje   de   Durham   en   el  siglo  XII,  y  da  cuenta  del  gran  interés  y  sensibilidad  hacia  los  asuntos  estéticos  en  la  obra   artística   contemporánea.   En   él   Reginaldo   describe   las   telas   con   que   se   envolvió   a   un   santo   para  su  traslación,  pero  más  allá  de  prestar  atención  al  evento  en  sí,  el  testigo  se  detiene  con   gran  minucia  en  el  trabajo  del  textil,  en  las  formas,  colores  e  imágenes  que  lo  ornamentan,  y   en  la  riqueza  de  su  ejecución.      Más  allá  de  la  detallada  observación  y  admiración  del  objeto,  lo   que   llama   la   atención   a   Schapiro   es   “(…)   la   perspicaz   observación   de   la   obra   misma,   el   esfuerzo   por   leer   las   formas   y   colores   y   sopesar   sus   efectos”3.   Por   otro   lado,   el   segundo   apartado  habla  de  las  construcciones  que  llevó  a  cabo  el  obispo  Guillermo  de  Le  Mans  en  su   hacienda  en  1158,  y  hace  gran  énfasis  en  las  cualidades  espaciales  y  emocionales  de  la  obra   arquitectónica.   Nuevamente,   más   que   la   descripción   detallada   de   los   espacios   o   del   rigor   arquitectónico,   lo   que   llama   la   atención   al   autor   es   “(…)   el   entusiasmo   ardiente   por   el   color,   la  

                                                                                                              2  Ibid.  19.   3  Ibid.  23.  


luz, el  lustre  y  el  contraste  rico”4.  Aunque  Schapiro  no  lo  menciona,  llama  la  atención  en  este   último   texto   la   evidencia   que   representan   estos   esfuerzos   arquitectónicos   por   construir   edificaciones   que   más   allá   de   responder   a   un   uso,   atiendan   a   nociones   espaciales   subjetivas,   a   intenciones   de   trabajar   la   arquitectura   no   desde   su   uso   sino   desde   las   experiencias   sensoriales   que   se   dan   a   su   interior.     Es   muy   valeroso   que   el   autor   hable   no   sólo   de   la   producción   puramente   artística   sino   también   de   la   rama   arquitectónica,   y   que   establezca   paralelos   que   evidencien   en   los   dos   campos   el   cambio   de   actitud   frente   al   problema   de   la   estética.       Por  último,  al  final  del  capítulo  Schapiro  habla  de  las  conexiones  que  existieron  entre  el  arte   románico   y   culturas   anteriores   y   contemporáneas,   y   la   receptividad   con   que   la   esfera   artística   románica   acogió   diversos   modelos   propios   de   otros   contextos.   Para   ello   el   autor   menciona   múltiples   ejemplo   de   incorporaciones   de   motivos   ajenos   al   arte   románico,   que   sirven   como   evidencia   para   demostrar   la   curiosidad   del   artista     por   formas   estéticas   diferentes,   por   explorar  nuevos  recursos  formales  y  estilísticos.  Enfrentado  a  contacto  permanente  con  obras     de  tierras  lejanas,  el  artista  tiene  la  posibilidad  de  experimentar  y  reflexionar  sobre  diferentes   etilos   y   tradiciones.   Se   nos   presenta   aquí   el   tema   del   gusto,   clave   en   el   texto   de   Schapiro,   pues   da  cuenta  de  la  posibilidad  de  una  elección  personal,  de  la  individualidad  en  los  intereses  del   artista;   ahora   él   tiene   a   su   disposición   un   repertorio   de   estilos   y   obras   de   donde   tomar   modelos,   y   será   su   gusto   y   su   orientación   estética   la   que   guie   su   obra.   Estas   nuevas   posibilidades  abrieron  campo  a  la  valorización  del  papel  del  artista,  e  incluso  dieron  pie  a  su   identidad  personal,  pues  a  menudo  inscribían  sus  nombres  en  su  obra.       Para  finalizar,  es  importante  reconocer  el  gran  valor  que  tiene  el  tema  tratado  por  Schapiro,     el  rigor  con  que  trabaja  su  argumento,  y  la  claridad  en  los  ejemplos  utilizados  en  su  texto.  El   entendimiento  de  nociones  puramente  estéticas    en  el  arte  medieval  cambia  dramáticamente   la  lectura  del  período,  pues  se  desvaneces  las  nociones  de  que  la  producción  artística  estaba   supeditada   a   las   funciones   religiosas   y   dogmáticas.   Para   Schapiro   resulta   claro   el   cambio   frente   a   la   estética   que   ha   habido   en   el   arte   medieval,   donde   “(…)   nos   parece   estar   en   un   mundo  europeo  que  empieza  a  asemejarse  al  nuestro  en  cuanto  a  la  actitud  reinante  hacia  el   arte  y  los  artistas.  Hay  arrebatamiento,  juicio  inteligente,  coleccionismo;  adoración  de  la  obra   maestra  y  reconocimiento  de  la  personalidad  del  gran  artista;  aceptación  de  lo  bello  como  un   ámbito  que  tiene  sus  propias  leyes  y  valores,  e  incluso  su  ética  propia”5.    

                                                                                                              4  Ibid.  25.   5  Ibid.  32.  


Bibliografía •    

Schapiro, Meyer.  Estudios  sobre  el  románico.  Madrid:  Alianza  Editorial,  1995.  

Segunda reseña  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you