Issuu on Google+

Universidad  de  Los  Andes   Departamento  de  Historia  del  Arte  

  Reseña  crítica  “The  Chariot  and  the  Donkey”   Pablo  Londoño  Urdaneta  –  201126508  

  El  capítulo  abordado  hace  parte  del  libro  The  Clash  of  Gods:  A  Reinterpretation  of  Early  Christian  Art   de   Thomas   Francis   Mathews,   historiador   del   arte   americano   especializado   en   arte   bizantino,   y   arquitectura   y   arte   del   Cristianismo   temprano.   Con   esta   publicación,   el   autor   busca   explorar   las   múltiples  y  variadas  interpretaciones  y  representaciones  artísticas  de  Cristo  entre  los  Siglos  III  y  XI.     A   lo   largo   de   este   segundo   capítulo   Mathews   examina   una   imagen   muy   específica   dentro   del   Cristianismo,  la  entrada  de  Cristo  en  Jerusalén,  y  busca  esclarecer  la  conexión  que  se  ha  establecido   frecuentemente   en   la   historia   del   arte   entre   esta   imagen   y   aquella   de   la   entrada   imperial   de   Constantino   en   Roma.   Para   ello,   estudia   una   variedad   de   representaciones   y   textos   que   le   permiten   establecer   relaciones   iconográficas   entre   estas   dos   imágenes,   y   explicar   las   connotaciones   imperiales  en  la  entrada  de  Cristo.     El   autor   comienza   por   ubicarnos   con   el   mandato   de   Constantino   en   el   Imperio   Romano   entre   los   años  306  y  324  d.C.  Más  allá  de  dar  cuenta  de  su  legado  político  o  económico,  el  interés  de  Mathews   está   dirigido   a   su   impacto   como   patrón   en   la   evolución   del   Cristianismo   y,   más   propiamente,   su   arte.  Así  mismo  habla  de  la  imagen  del  adventus,  la  ceremonia  de  entrada  del  emperador  a  la  ciudad   tras  una  campaña  militar  victoriosa.  En  esta  celebración  el  Emperador  se  consagra  como  el  siempre   vencedor   comandante,   y   como   líder   magnánimo   del   Imperio   Romano.   “The   adventus   was   a   military   parade  designed  to  strike  fear  and  awe  into  the  hearts  of  the  bysanders”1.  En  las  imágenes  de  este   evento   se   ve   al   Emperador   en   vestimenta   militar,   sentado   en   un   trono   montado   en   imponentes   caballos;   la   comitiva   va   encabezada   por   miembros   de   la   caballería   cargando   escudos   y   lanzas,   dejando  una  ciudad  –a  mano  izquierda-­‐  en  camino  a  otra  en  el  costado  derecho.    En  el  centro  de  la   escena  el  Emperador  se  muestra,  como  lo  dice  el  autor,  como  una  estatua  más  que  como  un  hombre.   Como  referencia,  Mathews  muestra  una  talla  en  piedra  de  una  entrada  imperial  perteneciente  a  un   arco  en  la  ciudad  de  Tesalónica,  en  el  año  300  d.C.   Tras   explicar   los   elementos   iconográficos   en   la   imagen   del   adventus,   el   autor   establece   acertadamente   que   pese   a   que   ambas   imágenes   presentan   a   una   persona   que   es   recibida   en   las  

                                                                                                                1  Mathews,  Thomas,  The  Clash  of  Gods:  A  Reinterpretation  of  Early  Christian  Art  (Princeton:   Princeton  University  Press,  1999),  27.  


puertas   de   una   ciudad,   es   un   argumento   muy   pobre   como   para   leer   en   la   entrada   de   Cristo   algún   tipo  de  intención  imperial.  Seguidamente,  el  primer  ejemplo  que  utiliza  es  un  sarcófago  del  325  d.C.,   donde   se   muestra   a   Cristo   (en   el   centro)   en   compañía   de   tres   de   sus   apóstoles,   todos   en   túnicas;   Cristo   viaja   en   el   lomo   de   un   burro,   acompañado   por   un   potro,   y   frente   a   ellos   un   hombre   (que   representa   a   la   multitud)   extiende   una   prenda   en   el   suelo.   “Neither   chariots,   nor   horses,   nor   armor,   nor  weapons,  nor  banners,  nor  any  of  the  trappings  of  the  emperor’s  parade  figure  in  the  Entry  into   Jerusalem”2.  Más  allá  de  los  elementos  que  el  mismo  autor  nota,  parece  claro  desde  un  comienzo  el   carácter  “pasivo”  de  esta  imagen,  en  especial  si  se  compara  con  aquella  del  arco  de  Tesalónica.  En   esta  última,  la  composición  es  mucho  más  agitada  y  poblada  de  figuras,  que  a  su  vez  parecen  más   rígidas.  Así  mismo,  la  figura  del  emperador  en  ella  es  inmediatamente  reconocible,  es  el  elemento   dominante   en   la   pieza;   el   Cristo   del   sarcófago   por   otro   lado   es   apenas   reconocible.   El   autor   no   hace   referencia   a   ello,   pero   enfatiza   en   elementos   muy   puntuales   como   el   tipo   de   ropajes   en   cada   una   de   las  escenas.   Más   adelante   en   el   capítulo   Mathews   habla   de   la   práctica   escultórica   en   el   Imperio   Romano,   concretamente   de   los   sarcófagos,   y   de   la   relación   entre   imágenes   bíblicas   y   temas   pre-­‐existentes   romanos.  Como  ejemplo  toma  el  mito  de  Endimión  y  Selene,  que  llegó  a  ser  adaptado  a  la  parábola   de  Jonás.  De  forma  muy  acertada  el  autor  explica  la  apropiación  formal  que  hicieron  los  escultores   romanos,   a   partir   del   repertorio   de   imágenes   de   su   mitología,     y   así   “acomodar”   una   parábola   Cristiana  a  modelos  ya  existentes.  “(…)  the  pre-­‐existing  supply  of  images  at  the  sculptor’s  disposal   restricted   his   flexibility.   The   Christian   subject   had   to   be   bent   somewhat   to   fit   what   the   artist   was   familiar   with”3.   A   continuación   el   autor   explica   que   el   potro   en   la   imagen   del   sarcófago   es   en   realidad   un   perro,   que   viene   de   la   imagen   de   un   cazador   a   caballo,   igualmente   frecuente   en   el   Imperio   Romano.   Este   argumento   no   es   muy   convincente,   no   sólo   porque   el   autor   lo   explica   de   forma   muy   superficial,   pero   también   pues   la   conexión   parece   muy   forzada,   y   al   ver   la   imagen   del   sarcófago  en  ningún  momento  se  intuye  esta  relación  que  Mathews  establece.     Seguidamente,   Mathews   llega   a   un   punto   clave   en   el   entendimiento   de   la   imagen   de   la   entrada   a   Jerusalén,   su   valor   simbólico.   Más   concretamente   el   autor   habla   del   significado   de   la   historia   tras   la   imagen,   y   su   mensaje   de   epifanía   y   resurrección   de   Cristo:   Bendito  el  que  viene  en  nombre  del  Señor.   Por  otro  lado,  se  habla  de  las  diferencias  entre  las  representaciones  occidentales  y  orientales  de  la   entrada,  donde  se  señala  que  uno  de  los  puntos  clave  en  el  entendimiento  de  las  intenciones  anti-­‐

                                                                                                                2  Ibid.,  29.   3  Ibid.,  33.  


imperialistas  en  los  motivos  orientales  es  el  sentado  de  Cristo  en  su  bestia.  “In  fact,  it  is  this  motif   that  serves  most  effectevely  to  advertise  the  anti-­‐imperial  role  of  Christ,  for  no  emperor  ever  rode   side-­‐saddle”4.   Más   adelante   se   habla   de   que   este   sentado   era   propio   de   las   mujeres,   y   que   al   representar   a   Cristo   en   esta   postura   se   le   atribuye   un   rol   femenino,   lo   que   descarta   automáticamente   las   connotaciones   imperiales   en   la   imagen.   Este   punto   parece   un   exagerado,   y   parece   extenderse   demasiado   a   fin   de   probar   el   punto   del   autor,   y   las   comparaciones   con   imágenes   de  la  Virgen  María  y  su  montura  no  tienen  mayor  conexión  con  el  argumento  central.     El   ejemplo   anterior,   sin   embargo,   abre   el   caso   de   Mathews   para   explicar   que   el   carácter   de   la     entrada  de  Cristo  es  de  humildad  y  de  paz,  y  no    de  guerra  como  en  las  imágenes  imperiales.  De  esta   forma  el  autor  acude  a  un  riguroso  estudio  del  papel  del  burro  en  la  iconografía  clásica  y  cristiana.   Ya   era   frecuente   la   aparición   de   esta   figura   en   el   arte   Dionisiaco   en   las   procesiones   al   monte   Olimpo,  y  el  mismo  Dionisio  montaba  una  mula.  Haciendo  referencia  a  los  frescos  de  las  catacumbas   cristianas   en   Roma,   el   autor   habla   del   papel   protagónico   del   burro   en   las   escenas   del   Antiguo   Testamento.  La  forma  en  que  el  autor  expone  su  argumento  hace  clara  la  intención  de  representar  a   Cristo  montando  un  burro,  y  permite  ver  los  atributos  anti-­‐imperialistas  en  la  imagen  de  la  entrada.   “What  is  clear  is  that  the  ass  was  not  just  incidential  to  the  imaginery  but  carried  a  heavy  load  of   powerful  associations,  all  of  which  have  been  washed  out  in  the  attempt  t  oread  the  scene  as  if  it   were  an  imperial  adventus”5.  Para  concluir,  el  autor  señala  que  el  debate  sobre  el  carácter  de  estas   imágenes  se  ha  dado  en  gran  medida  por  el  interés  en  conocer  la  identidad  de  Cristo,  definir  quién   era  él.  Por  ello  su  interés  en  contrarrestar  interpretaciones  superficiales,  comunes  en  el  ámbito  de   la  historia  del  arte,  entre  la  relación  de  las  dos  imágenes  abordadas  por  este  escrito.     Para   finalizar,   es   pertinente   reconocer   el   riguroso   estudio   que   se   propone   Mathews   en   su   interés   por   la   imagen   de   la   entrada   de   Cristo   a   Jerusalén.   Con   los   ejemplos   descritos   anteriormente   y   algunos   más,   el   autor   logra   exponer   convincentemente   su   caso   y   mostrar   comparativamente,   con   el   uso   de   diversas   referencias   artísticas   y   textos,   las   diferencias   y   similitudes   de   la   imagen   Cristiana   con   el   tema   romano   imperial.   Si   bien   no   todos   sus   argumentos   son   convincentes   o   explicados   en   detalle,   el   texto   logra   plenamente   su   cometido   de   establecer   y   esclarecer   las   conexiones   entre   estas   dos  imágenes  de  la  historia  del  arte.      

                                                                                                                4  Ibid.,  41.   5  Ibid.,  50.  


Bibliografía   •

Mathews,   Thomas.   The   Clash   of   Gods:   A   Reinterpretation   of   Early   Christian   Art.   Princeton:   Princeton  University  Press,  1999.  

 


The Charriot and the Donkey